John Kramer, Jill, Amanda, Hoffman, Doctor Gordon y Logan Nelson son personajes propiedad de Lionsgate


La mañana para el señor John Kramer comenzaba desde las 5:00 de la mañana, tan puntual como lo era este hombre en su habitual día. Sin descanso entre lunes a domingos, repartía a destajo pruebas como desafíos a quienes consideraba desaprovechados de la vida.

El hombre consideraba ayudar al prójimo en su poco tiempo de vida, dado su cáncer que avanzaba lento pero estruendoso cada mes. Cada vicio, pecado o error sería remediado por este hombre a través de sus maquinas con especial motivo.

Muchos conceptos se habían perdido cuando se automatizaron los procesos de castigo y re-inserción, especial los que envolvían al proceso de ritual. Pero al olvidarse de ellos, el aburrimiento como dolor de la prisión no estaba funcionando para reparar lo dañado (tanto la victima como victimario). Por ello John y sus aprendices trabajan con mínima investigación en la vida personal de los individuos para proporcionarles un ataque critico a la personalidad de estos.

Nunca fue psicólogo o profesor, pero sus conocimientos en ingeniería le ayudaron en lo técnico para sus fines. El resto lo reponía con sus breves tiempos para estudiar dichas materias con suma dedicación.

Levantado ya, el hombre tenía una extensa jornada que administrar. Ya que tener a tu disposición 4 aprendices que deben vivir en sigilo de la justicia legal, y además 2 de estos no deben conocerse entre ninguno de ellos, salvo circunstancias específicas y comandas por el.

Su desayuno oscilaba entre avenas y cereales infantiles muy nutritivos. El hombre no debía perder tiempo en placeres derivados en situaciones intestinales muy embarazosas. Para pausas mas considerables, aveces se podía considerar el tiempo de merienda como también el almuerzo.

Revisar cada tornillo, cada polea y cada elemento para mantener dormido al sujeto el tiempo necesario antes de su prueba, era ya hecho como si fuese una maquina o un juguete de cuerdas.

Sus fotógrafos eran puntuales como él. Pero no eran personas de su calibre, dado que estos vivían de manera taciturna. Si para el existían las pirañas en la industria de los seguros de vida, también existía un animal para aquellos seres nocturnos. Los definía muy a pleno como Murciélagos, puesto que sabían pillar de las peores maneras cuando el caso así lo meritaba a los próximos jugadores.

El crimen, así como los astutos bribones preferían la noche antes que el día para cometer sus actos. Tan solo los solitarios como los tenaces o seres caídos en el mar de la psicopatía obraban sin respetar horarios.

Logan Nelson, uno de sus cuatro aprendices, era el primero en recibir información para trabajos tras a la aparición de los primeros rayos del amanecer. Lo suyo era circunstancial en cuanto a trampas, más bien prefería tener ayudar como consejos para temáticas de estas o como estas reflejarían las actitudes de la gente a ser probada.

La relación entre ambos hombres, era muy complementaria a la hora de trabajar en estos puntos. El hombre tenía la mejor disposición para aprender los conocimientos de ingeniería, tanto en la teoría como en los errores y aciertos de la practica.

Su mensaje para dicho discípulo: El seguimientos como análisis del porvenir de un grupo específico unos hombres y mujeres. Todos extrañamente absueltos tras un brutal incendio, incluso cuando habían pruebas para culpar a un buen numero de ellos por la destrucción como muertes ocasionadas por aquel incidente.

El siguiente aprendiz para enviarle su respectiva lista, sería el detective Hoffman. Sus encargos se alternaban entre trampa y personas, tal cual sucedía con Amanda. Era el segundo en estar despierto en la madrugada, gracias a su aparente vida policial sin errores.

Era tan oyente como lo podía ser el primero, pero según creía el mismo John, debía ser más pulido con el pasar del tiempo. Esa brutalidad como de una mula terca, tendría que transformarse en algo mejor por el bien del legado y por el bien del hombre. El cual derivado de esto, tenía por mal habito ser propenso a largas extensiones de insultos y maldiciones.

Su mensaje estaba compuesto por personas para diversos juegos. Este seguidor a diferencia de los demás, tenía mas facilidades de conseguir información sin comprometer o levantar sospechas dada su profesión.

De manera posterior, el siguiente sería el Doctor Gordon. El hombre que salió de su juego o trampa maestra, de la cual cada hecho estaba calculado para ser la cúspide de nuevos juegos de mayor envergadura como desafío; ya no meros carruseles para bebes.

El doctor de manera sigilosa ante los demás (tal cual como Logan), proporcionaba información de personas para ser probadas y ejecuto trampas más considerables, ya sea en instalaciones ajenas y lugares públicos.

Para que nadie sospechase, sus sobres o relativos eran enviados escondidos en cuentas de luz, agua o impuesto. Algo de lo nunca sería inculpado sería la evasión de impuestos.

La actitud entre ambos era más recatada y de menor dialogo, pero no por ello menos amistosa. El doctor había mejorado bastante sus relaciones con los pacientes, así como otros colegas de distinto rangos, gracias a John.

Lo único que no pudo enmendar del médico, la vida matrimonial del doctor. Se había separado 5 veces por los mismos problemas en los matrimonios y ya no parecía tener cura para ello. Pero de manera y pequeña victoria, era un padre atento con sus diversos hijos y un medico con mayor calidad de atención.

Por el día de hoy, el doctor se encargaría de racionalizar los datos acerca de los comodines o jugador valioso dentro de los juegos. Es decir, aquel sería valioso para un protagonista enfrentado en una serie de trampas.

A veces dentro de su horario, le enviaba circunstanciales personas para ser probadas a futuro por su ex-mujer. A ella nunca le había gustado entrometerse en su ámbito del todo, pero lo apoyaba porque este hombre, aun con su locura le había sido recíproco en ese sentido como figura de apoyo en los momentos de adversidad.


Jill veía a Kraner como alguien muy precavido y actuar óptimamente a pesar de la gente que estaba bajo su tutela. No sabría que tenía su esposo, pero les daba cierto sentido de rectitud a todos, puesto que ella si estaba al tanto de todos los aprendices y de sus agendas.

Jill Recalcaba el increíble hecho de hacer trabajar en equipo y sin los problemas las de esas personas actitudes que rozaban lo patológico y con necesidad de ser tratado psicológicamente, es decir las tendencias brutales de Hoffman y los arranques emocionales de Amanda. Una palabra de John y ambos obedecían, como si se tratase de su anciano padre o abuelo.

Por ello visitaba sin problemas a su ex esposo dentro de las secretas instalaciones.

Su misión consistiría en aquel día de buscar lugares recónditos como de buen precio para comprar y acomodarlos. Tras ese proceso, se adaptaría para lo que los aprendices estimaran convenientes junto a su maestro.


La última en ser dirigida el, para alguna tarea de secuestro como construcción de sus trampas, era Amanda. La muchacha casi pasaba tiempo completo con el anciano hombre, ya sea asistiendo o comprando cosas sin ser seguida.

Amanda según el, era como el difícil puzzle de resolver o bien, la torre de mondadientes con peor pegamento del mundo. Puesto que, por cada día que le enseñara y remendará sus errores, al otro día volvía a recaer sobre lo mismo, como si su base no lo soportase.

Ella era la integrante más joven como discípulo y esperaba que fuese la cabeza representativa o visible cuando el hombre de métodos intrincadamente doloroso pasara a mejor vida.

En el presente día, ella estaría siendo un jugador comodín en una serie de juegos de prueba. Sería la primera vez para sus aprendices de volver a participar de un juego, pero desde una nueva óptica menos peligrosa claro esta.


Llegado el transcurso de las horas de su almuerzo, el hombre se relajaba en cuanto a la cantidad de comida a comer, mas no el tiempo que demoraría en ello. Varias veces el Doctor Gordon como Logan , le advertían que se decidiera por algo más sano o los enviase a ellos. Pero demonios, ¡Había gente con necesidad de ser tratada y una pizza no le haría daño a nadie!, todos saldrían ganando si el apetito de este hombre se contentaba antes de lo inevitable.

La mayoría del tiempo era enviado Hoffman a comprar dicho alimento, pocas veces lo realizaba Amanda. Y rara vez dejaba pasar hasta cierto punto a los repartidores. Estos últimos para entregar el pedido, se veían inmersos en laberintos de mediana dificultad. Si alguien observase desde el cielo, los compararía con un hamster un laberinto.

John era considerado con los sueldos de esos trabajadores y por qué también disgustaba comer pizza fría, entonces ponía pistas muy obvias para que los hombres dieran con el buzón de entrega.

En la tarde y parte de la noche, se llevarían a cabo la ejecución de las trampas como juegos. Los aprendices pasarían a ser actores como tramoyas de la obra a presentar si así Jigsaw lo requería: estar como comodín junto a otros participantes, estar fiscalizando a los tramposos o simplemente velar por la seguridad de los jugadores. Esto ultimo era referido para evitar que cosas mayores o ajenas al juego terminaran por acortarles la participación a los jugadores.

Cuando la salud le era propicia, entonces el maestro se encargaría de todo con ocasionales ayudas de Amanda o Hoffman. En caso contrario, los 2 últimos estarían encargados de administrar el juego e informarle el desarrollo de estos.

Ese día la salud lo acompaño. Sangre por acá y mensajes de "Fin del juego" como "felicitaciones" se escucharon como salpicaron cada lugar que John vigilo por monitores de amplias pantallas.

El doctor aparte de venir con los propósitos de un aprendiz, también ejercía breves chequeo en la salud de su maestro.

Y Nelson junto a Jill, al ser los mas sigilosos servían para la investigación de jugadores de caso mas cruentos como de convictos de varios años. Y por último, pero no menos importantes, autoridades corruptas en todo sentido de la palabra.


La medianoche se marco en un reloj digital cerca del estudio de John. Lo acompañaba como siempre Amanda y Hoffman, los cuales luego de discutir sobre los preparativos próximos estaban aprontados a retirarse a descansar.

El hombre mas anciano, algo cansado y muy entusiasmado por su pronto panorama no presto atención a que sus discípulos tenían otros planes. Se preparo un café junto con unas galletas de chispas de chocolates, alimentos que puso en una modesta bandeja y entro a una habitación contigua al estudio. Extrañamente para sus observadores, Kramer olvido cerrar del todo la puerta dejando una rendija abierta.

Esta noche una alianza temporal se materializo entre 2 discípulos y rivales, a fin de averiguar que hacia su maestro en esa sala todas las noches. A regañadientes aceptaron trabajar como un equipo, puesto que pensaban que la salud mental de John podía estar en peligro. La situación se podía describir de esta manera:

Oían la risa de este demasiado estruendosa y luego, demasiados gritos de dolor. Estos últimos tenían tintes masculinos con ocasionales caídas de objetos y balbuceos de venganza de ellos, contra quien les producía dolor.

La misma duda estuvo presente en la cabeza de los seguidores casi al mismo tiempo

"Acaso su líder se vio corrupcionado de alguna manera y torturaba a una persona, pero sin seguir sus fines o métodos de redención"

¡El Dúo Amanda-Hoffman lo averiguaría esta noche!

Se acercaron sigilosos hacia la puerta entreabierta, tratando de maximizar y apurar sus pasos cuando la risa del hombre mas viejo perturbaba todo el lugar.

Cada uno se ubico en un apartado despejado de esa pequeña rendija para observar a su maestro. Tras un rato de espiarlo, sus ojos se abrieron bastante y sus manos fueron llevadas a sus respectivas bocas como señal de sorpresa e incredulidad.

Su maestro no estaba torturando a alguien sin razón, mas bien estaba viendo una película. Dicho Film, era nada menos que: "Home Alone 1" . El hombre reía cada vez que los ladrones pegajosos caían en alguna trampa del pequeño.

Se veía emocionado hasta la médula en sus risas, que ocasionalmente le producían aplastar alguna galleta cuando comenzaban ataques de esta. Otras veces, debía agarrarse su corazón si eran demasiadas en poco tiempo.

El dúo converso sobre lo visto en habitación mas lejana a la de Kramer. A pesar de lo visto, consideraron este como el único secreto de ser llevado a la tumba en caso de que fuesen torturados por todo lo que su maestro les ha contando.

Si ellos hubiesen continuado observando a su maestro, se darían cuenta de la segunda actividad relacionada con esa película. John tomaba nota y monologaba acerca de la ingeniería de cada trampa de Kevin McCalister. En su cuaderno, dibujaba y anotaba conceptos para mejorar como aplicar lo visto.

La película finalizo junto a la pequeña merienda. Entonces ya cansado pero satisfecho ante aquel momento de entretención, decidió que era la hora de dejarse caer en las manos de Morfeo.

Dio las buenas noches a los aprendices con insomnio y a Billy. Finalmente se introdujo en su cómoda cama y preparo su reloj despertador, en caso de que su despertar natural no fuese tan fácil.


Basicamente, fue una idea que me era curiosa para desarrollar al pensar como ser comportaría John en su día. Pero con la presente disyuntiva de tener que también administrar las respectivas rutinas de sus aprendices. Ya era una cosa tener al doctor como elemento sorpresa, pero con la incorporación de Logan , no se como se las sorteaba nuestro querido John Kramer para evitar de que estos interactuasen o tuviesen un mínimo conocimiento entre los 4.

Y quien sabe que nos vaya a traer el spin off: Spiral.

Sin mas que decir,

Saludos!.