¡Hola amigos!

Aquí el ninja más rápido de todos los tiempos reportándose con una nueva historia algo rara, pero de igual forma a mi modo.

Inspirado en el anime Mahou Shoujo Tokushusen Asuka, anunciándose que será un fic de la protagonista Asuka Otori con un OC masculino. Será una especie de remake cambiando varias cosas del anime y metiendo algunos elementos nuevos.

Disclaimer. Mahou Shoujo Tokushusen no me pertenece, los créditos a Makoto Fukami y Seigo Tokiya.

Espero que les guste.

Sin más, comencemos…

.

.

.

El mundo transcurría en una paz que la gente se estaba acostumbrada luego de un acontecimiento que se había llevado a cabo provocó una gran Guerra entre unas criaturas maléficas, pero de aspecto tierno que llegaban a transformarse en unas bestias de matar horribles.

De suerte, el mundo tuvo el privilegio de contar con unas guerreras llamadas Mahou Shoujo o Chicas Mágicas, las cuales podían contactar con los espíritus y usar una fuerza sobrehumana y habilidades nunca antes vistas.

Aunque luego de la creación de 11 chicas, al final de la guerra terminaron solamente 5 de estas sobrevivientes, llamadas Five Magical.

Tres años pasaron desde esa Guerra y las chicas sobrevivientes tomaron sus distintos caminos, aunque siempre recordándose entre sí, aunque el contacto se había perdido.

Durante ese tiempo, la líder del grupo, se había desaparecido sin dejar rastro, ni siquiera se sabía que había sido de ella… hasta ahora.

En una Academia de la ciudad de Osaka, a principio de año había sido declarada mixta, por lo que algunos chicos asistirán a sus aulas a recibir clases, pero justo había pasado medio semestre y había muchas cosas interesantes que se iban a dar.

En la cancha de basquetbol de la Academia, se podía ver a algunas chicas entrenar con normalidad, aunque una de ellas se destacó más por su gran rendimiento y físico envidiable.

Dos chicas observaron esto y quedaron idas por la chica.

- ¿Qué opinas? – una chica de piel morena y cabello negro miró a la persona de la cual se habían interesado mucho. De cabello gris y ojos azules, la chica hizo una cesta y eso llamó mucho la atención.

- Es impresionante – respondió la otra chica de cabello castaño oscuro y con lentes.

- Si mal no recuerdo, se llama Asuka Otori – decía la morena – sus tiempos en natación y en atletismos son de nivel alto, tanto que podría llegar a campeonatos interescolares.

- Increíble.

- ¿Tienes curiosidad por ella?

- N-No, solo que…

- Una estudiante transferida en un momento extraño de primer año, es algo que llama mucho la atención – la morena lo pensó un poco - ¿crees que sea la heroína de algún anime nocturno?

- ¿Anime nocturno? – la chica de lentes lo pensó un poco y solo miro de reojo a la peli gris – claro que es misteriosa, pero… me pregunto que hace en sus tiempos libres.

.

Al mismo tiempo…

En la cancha de futbol de la Academia…

Cuando el sitio se volvió misto, varios chicos entraron, aunque eran minoría, siempre se llevaban bien entre ellos y aunque algunos eran más serios que otros, el respeto siempre estaba presente.

Aunque uno de ellos llamó la atención poderosamente, no solo de chicos, sino que también del sexo femenino.

- ¡Al centro! ¡Cubran el centro! – gritaba un joven mientras uno en específico corría muy rápido, tanto que dejaba a los rivales sin oportunidad de alcanzarlo.

- Bárranse, no hay que dejar que anote.

- Maldición, cubran la defensa – gritaba el portero del equipo rival, pero cuando notó como el joven que estaba corriendo estaba cerca se puso nervioso.

- Aquí voy – el chico disparó con fuerza la pelota y el portero no tuvo tiempo de reaccionar y solo miró como el esférico llegó a la red de anotación.

- ¡Gooool! – gritaron varios chicos llegando con el joven el cual solo chocó algunas manos y en otras fue felicitado. En la banca, algunos chicos miraban a este joven.

- ¿Qué opinas amigo? Ese tipo es muy bueno.

- Sí, lo sé. Es el chico que se transfirió hace poco ¿no?

- Así es, si mal no recuerdo era un alumno extranjero ¿verdad?

- Sí, con solo ver sus rasgos ves que es de otro país, si mal no recuerdo creo que era de un tal país llamado Honduras – los chicos miraban al joven que era de cabello negro, ojos color café y piel ligeramente morena – ese tipo es muy bueno en el futbol, es un as.

- Si mal no recuerdo, se llamaba Ramón Antonio Maldonado ¿no?

- Así es, ese tipo realmente es un genio en el futbol – el joven miró a varias chicas que lo veían muy emocionadas y con halagos – demonios, ese tipo se ganó muchas chicas.

- Las chicas les encanta los chicos de actitud fría y serios y buenos en los deportes como él.

- ¡Buen gol Maldonado-kun! ¡Sigue así muchacho! ¡La sangre hondureña se demuestra!

- Ese tipo… es realmente interesante.

El juego terminó y el equipo de Ramón finalizó con un marcador de 5-1, siendo el hondureño, el autor de 4 de los 5 goles de su equipo.

.

Las clases terminaron y cada quien tomaba rumbo a sus respectivos hogares, aunque para Asuka y Ramón, la cosa era distinta.

Ambos eran gente solitaria, que no les gustaba estar mucho con personas, aunque en el caso del hondureño tenía varias invitaciones, aunque este las rechazaba ya que argumentaba que tenía que estudiar para mantener sus notas excelentes.

En el tren de regreso a casa, se veía a Asuka parada frente a la puerta del transporte y Ramón estaba sentado en una de las sillas escuchando música con sus audífonos puestos en específico, su canción favorita en el mundo, Like a Stone del grupo Audioslave.

Ninguno de los dos se conocía, pero llegó un momento en el que Ramón desvió la mirada y notó el rostro serio de Asuka, pero enseguida volvió a lo suyo.

Curiosamente, ambos se bajaron en el mismo sitio y siguieron casi el mismo camino, aunque llegó un momento en el que la peli gris notó algo en una de las pantallas gigantes de un edificio cercano, el cual mostraba una imagen la cual llamó poderosamente su atención y de muchas personas que estaban cerca.

- Según expertos, la persona que aparece en esta foto es probablemente Mia Cyrus, miembro de las fuerzas armadas americanas – la imagen mostraba la silueta de una chica de cabello rubio, short de jeans, camisa negra y un arma en sus manos – Mia Cyrus es una de las Mahou Shoujo que pusieron fin a la Guerra contra Distonia hace 3 años…

- Mamá, una Mahou Shoujo.

- Hija, ¿quieres un globo? El señor gato espera – una madre le decía eso a su progenitora, pero Asuka notó en el disfraz del gato, una similitud con un Disa que hizo daño a muchos inocentes, pero se contuvo ya que supo que no era un monstruo, simplemente alguien disfrazado.

La peli gris solo sacó su karambit el cual era su dispositivo para transformarse en una Mahou Shoujo, pero sabía que de nada servía ahora que estaban en paz.

- ¿Por qué solo las llaman Five Magical? – dijo en voz baja el moreno el cual llegó cerca de Asuka y esta lo volteó a ver disimuladamente – se supone que eran 11, no les hacen caso a las demás que murieron.

- … - Asuka abrió grande los ojos al escuchar eso y solo volteó a ver al moreno el cual se había comenzado a alejar de ella - ¿Cómo sabe que éramos 11?

La curiosidad mató a Asuka y sin pensarlo dos veces, siguió al chico, aunque de forma sigilosa ya que no quería ser descubierta, pero es que la verdad tenía mucha curiosidad.

.

Mientras Asuka seguía al hondureño a donde fuera que se dirigía, las dos chicas que se habían fijado en Asuka iban hablando.

- ¿Sabes? Me gustaría que alguien más se uniese a nuestro equipo.

- ¿Cómo quién? ¿La estudiante transferida?

- Sí, su cuerpo, la forma en la que se mueve, ella lo ha usado todo, es realmente atlética – justo cuando la morena estaba hablando con su amiga, notó cuando un hombre que pasaba a su lado lanzaba un cigarro que cayó cerca de su pie – oye tú.

- ¿Qué quieres?

- No se puede fumar en la calle, tiraste la colilla que cayó en mi pie.

- No quise hacerlo.

- Claro que no, pudiste quemarme, es más, pudiste dañarme a mi o a mi amiga.

- Solo cállate niña – cuando el hombre se quería ir, este fue detenido por la morena.

- Eres un adulto ¿no? Hazte responsable de tus actos – las palabras de la chica molestaron más al hombre, pero antes de que hiciera algo, dos personas aparecieron detrás de él y eran Asuka y Ramón que en menos de un segundo sometieron al hombre que eventualmente dejaron ir, aunque la peli gris quedó impresionada por esto ya que notó que las dos chicas la estaban viendo y esto la hizo sentir mal, pero Ramón no notó esto y solo dejó ir al hombre con una advertencia.

- G-Gracias – la morena y la chica de gafas se levantaron y quisieron agradecerle a la peli gris, pero esta solo pasó de largo sin que le dijeran algo.

- ¿Qué le pasa? – Ramón se levantó y solo llegó con las chicas - ¿están bien?

- S-Sí – respondió la morena.

- Bueno, no se metan en problemas – sin más, el hondureño se fue dejando más confundidas a las chicas.

.

Al día siguiente…

Asuka logró entablar conversación con las chicas las cuales había ayudado, aunque para ella fue algo extraño hablar con personas normales, cosa que había perdido hace tiempo.

Ambas chicas se sentaron junto con ella a almorzar, aunque la chica de piel morena hizo sentir algo incomoda a la de cabello gris.

- ¿Puedo preguntarte algo Asuka-san? ¿Eres un tipo de asesina profesional o qué?

- ¿Qué? – la peli gris casi se ahoga con su té cuando escuchó eso - ¿Por qué lo mencionas?

- Es que cuando derribaste a ese tipo ayer junto con el chico que te ayudó, parecías una verdadera profesional.

- Practicaba aikido de joven.

- Ya veo.

Las tres seguían hablando, aunque en la cancha de futbol, pasaba casi lo mismo. Varios chicos estaban reunidos comiendo.

- ¿Y jugaremos este fin de semana? Dicen que viene un buen equipo de la prefectura de Fukuoka.

- No importa quien venga, mientras tengamos a nuestros mejores jugadores, somos prácticamente invencibles.

- Maldonado, ¿listo para jugar cualquier partido? – preguntó un chico al hondureño, pero el moreno estaba algo distraído que no prestó atención al llamado que le hacían - ¿Maldonado?

- ¿Eh? – finalmente el de cabello negro reaccionó – l-lo siento, pensaba en algunas cosas.

- ¿O pensabas en chicas?

- No, no pensaba en nada de chicas – dijo con sinceridad el chico – solo pienso en el futbol.

- Vaya, que frio llegas a ser a veces – río uno de los jóvenes.

- Ya quiero jugar el partido que viene, será genial – los chicos convivían más entre ellos, Ramón solo escuchaba la conversación, aunque de vez en cuando aportaba algo que dar.

.

Luego de salir ese día de clases, varias cosas pasaron, entre ellas la reunión de Asuka con un hombre de nombre Lizuka el cual era su tutor legal y este le había comentado que estaba haciendo un escuadrón de los mejores guerreros que luchaban contra toda fuerza maligna que involucraba magia.

- ¿Por qué rechazas la oferta? – preguntó Lizuka.

- No quiero seguir luchando como Mahou Shoujo, es la verdad.

- Sabes, War Nurse se ha unido a este escuadrón que estoy formando, siendo una oficial de investigación de guerra mágica en la segunda división de investigación.

- Kurumi – la peli gris recordó a su amiga de cabello castaño – lo siento, pero no puedo aceptar, ya dejé esa vida.

- … - Lizuka no mencionó nada, pero igual estaba decidido a reclutar a Asuka para el escuadrón M – bueno, dejemos eso a un lado.

- Bienvenido – una de las meseras dio la bienvenida a dos personas, cuando Asuka las vio, una de ellas volvió a llamar su atención ya que supo de quien se trataba.

- ¿Qué les llevamos a los chicos, Maldonado?

- Si mal no recuerdo, creo que algunos dijeron que preferían el chocolate, digo que llevemos eso.

- Bien – los dos jóvenes se pusieron en una de las mesas del sitio mientras que Asuka le daba ciertas miradas al moreno como tratando de analizarlos, cosa que notó Lizuka y quedó extrañado.

- ¿Qué te pasa Asuka? – el hombre miró de reojo al chico el cual la peli gris le quitaba el ojo - ¿Qué tanto lo miras?

- No es nada.

- ¿Te gusta acaso?

- N-No – las mejillas de la chica se pintaron de rojo – es solo que… creo que él sabe algo sobre las Mahou Shoujo.

- Bueno, eso no es importante o relevante, todos saben sobre las Mahou Shoujo desde que terminó la Guerra hace 3 años.

- No es eso Lizuka-san, él mencionó sobre las 11 que éramos – lo dicho por la oji azul llamó la atención del hombre – además, detuvo un hombre con una velocidad muy rápida.

- Ya veo – Lizuka miró de reojo al hondureño el cual parecía que estaba terminando de recoger algunos pedidos con su acompañante – déjame hacer algo.

- ¿Qué cosa? – sin más, el hombre tomó rápido una foto del hondureño justo cuando pasó a su lado y salía de la cafetería - ¿Por qué fue eso Lizuka-san?

- Si tú dices que él sabía sobre las demás Mahou Shoujo que perdieron la vida en la Guerra, ya es algo preocupante. Lo digo porque solo los encargados de la ONU en Nueva York y militares de alto rango conocen a detalle esos datos, pero que un chico común y corriente lo sepa, es algo que me llama poderosamente la atención.

- ¿Qué harás entonces Lizuka-san?

- Lo investigaré, a ver si está relacionado con las Mahou Shoujo o con algún cartel de crimen organizado, porque el que conozca ese detalle ya llama la atención.

- Va a mí misma escuela, así que también podría averiguar algo sobre él.

- Bien, entonces te encargo eso – los dos siguieron en el sitio, aunque Asuka tenía un presentimiento extraño sobre el hondureño.

.

Durante los días que pasaron, Asuka vigiló de cerca a Ramón, pero este solo realizaba sus actividades normales, además de que parecía que se uniría al equipo de futbol de la Academia.

La peli gris sintió que algo andaba mal con el moreno, pero no encontraba motivos para hacerle sospechar que pertenecía a un algún grupo criminal, es más, parecía ser un chico común y corriente.

Aunque no fue lo único que hizo en todo el rato, Asuka también pasó el rato con sus dos nuevas amigas, Nozomi Makino y Sayako Hata, las cuales hacían ver a la peli gris un mundo totalmente diferente al que pensaba.

Lo malo es que aún tenía traumas sobre las matanzas que miró en la Guerra y ver como las personas morían frente a sus ojos era algo que no la dejaba en paz.

Aunque ese día se llevaría a cabo un momento que marcaría la historia entre Asuka y Ramón y fue cuando un criminal muy peligroso escapó.

Un camión de policía llevaba preso a un peligroso reo y justo fue saboteado y liberado, matando a los policías que iban en él y salió finalmente.

- Camarada Kim Kanth.

- Casi me matas sabes – un hombre de cabello blanco salió del auto.

- Lo siento, pero es que nuestra seguridad era muy alta.

De ahí, se armó una matanza monumental ya que ese grupo terrorista comandada por Kim Kanth mató a varios oficiales de policías que iban por el lugar deteniendo aquel horrible acto, pero morían desagraciadamente.

La gente huyó del sitio todos despavoridos, pero en el momento que huían, una chica de lentes cayó al suelo y se reveló que era Sayako la cual quedó a merced del malvado Kim.

Aunque justo cuando el hombre disparó con su arma hacia Sayako la cual solo esperaba su muerte, un escudo la protegió y de ella apareció una chica con traje de maid y creando una barrera frente a ella protegiéndola.

Luego de deshacer la barrera, las balas cayeron al suelo.

- Tu suerte se agotó cuando apuntaste a mi amiga desde un ángulo que he podido ver con claridad – dijo la peli gris.

- ¿Una Mahou Shoujo? Si serás malnacida – el hombre apuntó con su metralleta a la peli gris, pero esta ni se inmutó.

- ¿Cuál es el problema?

- ¡Disparen! – ordenó el peli blanco, pero no fue escuchado ya que nunca sintió cuando sus hombres disparaban - ¡¿Qué les pasa?! Les dije que… ¡dispararan!

- No te escuchan – dijo una voz detrás de él y cuando Kim se volteó a ver, notó como estaban varios de sus hombres caídos y en medio, un chico de cabello negro con una bufanda rosada cubriendo parte de su cara, de la nariz hacia abajo, camiseta azul con la marca de un shuriken en el centro y pantalón del mismo color y zapatos deportivos del mismo color – obviamente están casi inconscientes.

- ¡¿Quién eres maldito?!

- ¡Ahora Rapture!

- S-Sí – la Mahou Shoujo esquivó los balazos de parte del peli blanco y sin más llegó junto a él, el cual quedó paralizado del miedo al verla tan cerca.

- ¿Q-Que harás?

- … - sin decir más palabra, la peli gris cortó las dos piernas del hombre el cual cayó al suelo gritando de dolor mientras que aparecían más elementos terroristas en un tanque, pero Rapture los derrotaría con ayuda del misterioso chico el cual le sorprendió que fuera igual de rápido, aunque ella se miraba que le ganaba en velocidad, pero igual derrotaron a todos los soldados.

Sayako miró a ambos jóvenes los cuales la quedaron viendo en medio de una explosión que había causado el tanque.

Ambas figuras miraban fijamente a la de lentes la cual quedó sorprendida. Asuka y el misterioso joven desaparecieron del sitio dejando todo en manos de las autoridades.

Los dos chicos estaban en la cima de un edificio mirándose fijamente, esperando que alguno hablara, aunque el chico lo hizo finalmente.

- ¿Qué pasa Rapture?

- ¿Cómo sabes quién soy? ¿Quién eres? ¿Por qué me ayudaste? – decía la peli gris.

- Son muchas preguntas a responder – el peli negro guardó silencio antes de responder – Mahou Shoujo Rapture, o debería decir… Asuka Otori.

- ¿Q-Que? – la chica abrió fuerte los ojos ante esto, es más, se le formó una expresión de terror en la cara - ¿c-como sabes mi identidad?

- Si vamos a ser justos, creo que haré lo mismo – el chico se quitó la bufanda que cubría la mayor parte de su cara y al mostrar su rostro, la de ojos azules quedó callada y muy estupefacta - ¿sorprendida?

- P-Pero si tú eres…

- Mi nombre es Ramón Maldonado, un placer, Mahou Shoujo.

Este sería el comienzo de una historia en la que se irían descubriendo secretos y nacerían sentimientos con el tiempo.

Algo extraño… en la vida de una Mahou Shoujo.

.

.

Continuará…

.

.

Y así da comienzo a esta nueva historia.

Realmente no tengo mucho que decir, pero esta historia la he planeado un poco, realmente no creí que la sacaría, pero aquí está.

A lo mejor ya algunos conozcan al OC que estará presente, pero para los que no lo conozcan, aquí está su descripción.

.

Nombre. Ramón Antonio Maldonado.

Apariencia física. Posee el cabello negro, ojos color café y piel ligeramente morena. Posee complexión algo trabajada en brazos, piernas y abdomen, cosa que llama poderosamente la atención de las chicas, cabe decir que sus rasgos dan a entender que es extranjero, específicamente de Honduras. Mide 1.58 m.

Personalidad. Ramón llega a ser algo frio, aunque eso no impide que sea sociable, es un chico el cual, aunque parece ser solitario, hace amigos con facilidad y protege a aquellos que están en problemas, también es muy estudioso y es bueno en los deportes, siendo su favorito el futbol junto a su equipo de Honduras, el Motagua. Su lado frio se debe a un evento trágico que lo marcó de por vida y se lamenta no haber hecho nada para evitarlo, también esconde un secreto sobre su velocidad, fuerza y destreza sobrehumana, siendo capaz de rivalizar con una Mahou Shoujo. No le importa nada su estatura, incluso eso hace atraer más a las chicas que sin querer, enamora.

.

Sin más que decir, este ninja se despide.

Bye.