V. … que es incorregible.

No puede llevarlo a casa.

Es imposible.

Sirius está loco. Loco en serio.

Mañana aborda el Expreso de Hogwarts, sólo tiene un día para pedirle a Sirius que se apunte con McGonagall para volver a casa y un par de horas para avisarle a su madre que Sirius pasará las vacaciones con ellos. Excepto que no pasará nada de eso porque todo es un maldito caos. Sirius es un maldito caos.

"¿Estás bien, Canuto?" preguntó Peter, con el entrecejo fruncido y los labios apretados.

"Sí" respondió rápidamente. Abotonó su camisa y asintió sin mirarlos.

"¿Canuto?" llamó Remus. Sirius lo miró con mejillas pálidas e hizo un amago de sonrisa.

"Estoy bien" insistió. "Sólo tengo hambre".

Pero no, eso no era hambre. Sirius apenas y mordisquea un panecillo de nuez evitando mirar a cualquiera.

"¿Terminaste con el ensayo de pociones?" preguntó James, mirando sobre su hombro el montón de pergaminos sobre la mesa

"Si, lo hice durante la clase" respondió sin darle importancia. James elevó una ceja interrogante y se encogió de hombros en dirección a Remus. "¿Estás seguro de que no quieres irte conmigo, Sirius? Tal vez mi papá pueda..."

"No" cortó Sirius. "Está bien, yo…" dejó los labios abiertos para completar su oración, pero nada salió de ellos. James sonrió apretado y asintió, no volvió a insistir en el tema durante toda la clase, ni siquiera corrigió todos los errores que Sirius estaba cometiendo en su poción. Y Sirius ni siquiera había respondido a las bromas de Slughorn. Algo estaba mal, todo estaba mal.

"Sirius" lo detuvo Remus al terminar la clase. El aludido detuvo su caminata y lo observó confundido. "¿Estás bien?"

De nuevo abrió los labios para responder pero no dijo nada, los cerró con un sonido gracioso y asintió.

"Sí es que..." y de nuevo se detuvo. Movía la pierna y miraba el pasillo, como si la respuesta estuviera escrita en algún muro. "Tengo algo que hacer, te veré después, ¿sí?"

Pero no esperó respuesta, besó su mejilla y salió corriendo. Así que algo estaba mal. No había podido decirle que se apuntara con la profesora para ir a casa, y tampoco había podido preguntarle qué mierda le pasaba porque ni siquiera sabía dónde estaba.

Hasta que vio su lista de problemas con sus posibles soluciones desdoblada sobre su cama. Está completamente seguro de que Sirius la leyó, así que necesita decirle ya que irá con él. Pero como es costumbre, tiene un problema: Sirius se porta extraño y no sabe dónde está para preguntarle qué mierda pasa.

Lo peor es que no está en los lugares donde suele estar, hace días que no sostiene un cigarro, pero tampoco sería de ayuda que lo hubiese hecho, Sirius acostumbra fumar en cualquier parte. No está en la sala común, contando historias extravagantes a cualquiera que quiera oírlo, tampoco está perturbando a Peter o Evans con declaraciones inapropiadas, ya lo buscó cerca de las mazmorras y no hay rastros de alguna broma, no está burlándose de James y no está con él.

¿Dónde carajo se metió? De repente no sabe pensar como Sirius, así que no puede dar con él.

"Como Sirius" Mierda.

Remus observa la cama de Sirius por largos segundos mientras comprende todo lo que ha estado ignorando durante la semana. Es increiblemente idiota. Parpadea en dirección a la sombra de la escoba debajo de su cama con indignación, y ya sabe dónde está.

Faltan horas para que el Expreso llegue a Hogsmeade, Remus no le ha dicho que quiere que lo acompañe y Sirius actúa extrañísimo, tan raro que está sentado en las gradas del campo de Quidditch, congelándose y observando los banderines con ojos medio perdidos.

—Ten —dio como saludo, lanzándole una cajetilla de cigarros con cansancio. Sirius observó su viaje en el aire y después la contempló en el suelo. Remus se acercó con pasos lentos mientras Sirius levantaba la cajetilla—. ¿Traes tu varita? —preguntó con cejas elevadas.

Y cuando su respuesta descarada y pornográfica no llega, Remus sabe que la ha cagado en grande.

—No —respondió desconcertado. Remus resopló y le arrebató la cajetilla sin preguntar, extrajo un cigarrillo y lo encendió, ninguno de los dos se escandaliza cuando es Remus el que le da varias caladas en lugar de Sirius—. ¿Qué haces aquí? —preguntó con brusquedad. Rems le da una larga calada y deja salir el humo con irritante lentitud.

—Te estaba buscando —respondió suavemente. Sirius resopló con ojos estrechos.

—¿Para qué? —Remus lo miró con seriedad y le ofreció el cigarrillo encendido, Sirius lo observó consumirse por varios segundos antes de volver la mirada a Remus—. Creí que te molestaba el olor —mencionó dubitativo. Remus sonrió y lo extendió con mayor insistencia.

—Te sorprendería todo lo que se puede oler en la amortentia —murmuró.

Sirius se mantuvo quieto apenas por un par de segundos antes de sonreír con arrogancia y tomar el cigarrillo de la mano ajena, intentando tocar el mayor tiempo posible los dedos helados. Sostuvo el cigarro frente a su rostro antes de acercarlo a sus labios y darle una larga calada que le relajó las facciones.

—Lo siento —habló Sirius, expulsando el humo en un largo suspiro—, me porte como un idiota esta mañana.

—¿Tú? —repitió con fingida confusión, tomando su mano libre entre las suyas. Sirius resopló y se encogió de hombros.

—También lamento que no puedas arreglarme —murmuró. Remus apretó el agarre de sus manos y negó, pero Sirius continuó hablando: —Ayer vi la lista, no sabía si querías que la viera así que… no dije nada. ¿Por eso has estado preguntando cosas tan… extrañas?

—Algo así —admitió en voz baja. Sirius resopló una risa y lo observó con una ceja enarcada.

—¿Planeabas tener un romance de invierno, Lunático? —preguntó burlón.

—En realidad sí —susurró. Sirius enarcó una ceja y sonrió tentativo.

—¿E ibas a darme una lista de… defectos para excusarte o...?

—Quiero que vengas conmigo a casa —soltó con facilidad. Sirius cerró los labios y frunció el entrecejo.

—¿Cómo? —consiguió responder.

—Puede que mi mamá sepa que salgo contigo y… no sé, sólo quiero que estés conmigo durante todas las vacaciones —dijo con ligero nerviosismo, y que Sirius lo mirara como esperando la broma no ayudaba en absoluto. Remus habla muy en serio.

—¿Y la lista para qué? —preguntó con ojos entrecerrados. Remus suspiró y sonrió avergonzado.

—Son las cosas que sueles hacer y que definitivamente no puedes hacer frente a mi mamá —respondió entre risueño y avergonzado—. Lo siento, me equivoqué —admitió bajito—, si no hicieras esas cosas… si tú te portaras como hoy todo el tiempo…

—¿Sería mejor? —interrumpió Sirius.

—No estaría contigo —resolvió finalmente—. No serías mi Sirius. No me gustarías.

Y ese es el fin de la historia. Si su madre quería conocer a Sirius, lo conocería, pero conocería al Sirius del que Remus está enamoradísimo, con todo y problemas, defectos, lo que sean. Sólo así, jamás debió intentar presentarle a otro Sirius. Un Sirius que tendría que evitarlo todo el tiempo para no ser como siempre, un Sirius aislado en el campo de Quidditch.

Sirius lo observó en silencio mientras una sonrisa se extendía por su rostro. Una sonrisa burlesca. Carajo. Sí, ya metió la pata.

—¿"Mi Sirius"? Que… posesivo, Lupin —bastardo. Remus rueda los ojos y bufa ante la risa de Sirius, la risa se acerca hasta que está contra su cuello, siente el calor de su aliento, el olor a cigarrillo y una extraña pero agradable sensación en el estómago—. ¿De verdad quieres que vaya contigo? ¿Quieres que tu mamá me conozca… así?

Así respirando contra su cuello, emanando olor a tabaco, calentando sus manos, ofreciendo interpretaciones múltiples y poemas al oído. Sí, claro que quiere.

Si a lo que sea.

—Definitivamente —respondió. Sirius exhaló una risa y asintió antes de besar su cuello.

—Bien, iré contigo —sentenció con tono amenazante. Remus se siente menos amenazado que nunca—. Tendrás que acompañarme con McGonagall.

—¿De verdad? ¿No quieres que te deje a solas con ella? Seguro que te va extrañar, necesitas despedirte como es debido, Canuto —comentó con gracia. Sirius soltó una carcajada escandalosa mientras se incorporaban, botando el cigarro a alguna parte de las gradas.

—Esta vez no, Lunático —cortó Sirius—, porque llevo toda la mañana queriendo quitar esa bufanda de sus hombros para deshacerme de esa túnica y poder jalar tu corbata para besarte. Así que pondremos mi nombre en la lista e iremos al dormitorio. Te recitaré un poema en el oído hasta que te lo aprendas, o hasta que te corras, ¿qué crees que pase primero? Si estaré tocándote por todas partes, ¿podrás siquiera escuchar el poema?

Sirius lo mira con deseo y verdadera curiosidad en los ojos. Remus no puede responder, siente las mejillas calientes y sólo quiere escribir "Sirius Black" en la lista de la profesora para poder largarse al dormitorio, o cualquier lugar. Quiere sentir y escuchar a Sirius en todas partes.

—Siempre te escucho, sólo no puedo responder —masculló. Sirius rió y besó sus labios. Entrelazó sus manos y comenzaron a bajar de las gradas. ¿Siempre han sido así de largas?

—¿Rem?

—¿Mmm?

—¿Cómo rayos pudiste creer que fumaría frente a tu madre? ¿O que insinuaría algo frente a ella? Creo que tú eres el del problema, Lunático.

—Cállate, Sirius.

—¡¿Fantaseabas con ello?!

—¡Nó, cállate!

Por Circe, Remus pudo evitar todo esto si sólo lo hubiera pedido en un inicio, pero es que Sirius no es el tipo de chico que uno lleve a casa y presente como su novio porque, Merlín, tiene una moto voladora, fuma todo el tiempo, no tiene filtro al hablar, hace insinuaciones obscenas y no puede evitarlo.

Así y ya.

Sirius es el tipo de chico que uno lleva a casa y presenta como su novio porque tal y como es está bien. Es el tipo de chico que le calienta las manos con aliento a tabaco, que dice todo lo que quiere tocar en cuanto termine la clase, que susurra poemas al oído y que Remus no cambiaría por nada ni nadie.

Sirius no es el tipo de chico que alguien lleve a casa y presente como su novio. Pero Remus quiere hacerlo, sin detalles que arreglar.

-X-

¡Y eso es todo!

Me gustó mucho escribir esta historia, la terminé en tres días y siento que no terminé del todo. Es algo que Sirius y Remus hacen conmigo, simplemente se quedan.

Espero que les haya gustado :D.

¡Comenten!

Seguiré trabajando en nuevos proyectos así que siganme para que estén enterados ;).
Tambien pueden seguirme en instagram, en una nueva cuenta donde daré a conocer futuros proyectos o citas sobre mis ships :).

¡Nos leemos pronto!

-Danny :).
(05/10/2020. 22:31)