¡Okey, hace mucho que quería escribir esto!, es solo una estúpida idea que obtuve al mirar Ralph el demoledor 2, varios Fanarts y publicaciones en Tumbrl. De ahí obtuve la inspiración, por lo que la historia se basa en esa película, aunque no puedo imaginarme a los personajes con la apariencia que le dieron, no me agradaron mucho, aunque comprendo perfectamente que lo hicieron para que pudieran encajar con la estética y entre sí. En conclusión, me gustaría que al leerlo tuvieran en mente la película, pero la apariencia original de los personajes.

Posiblemente ponga un bonus.

Este es mi primer One-shot, sean amables conmigo :c


JELSA ROMPE INTERNET

-Elsa, por favor, volvamos a casa- Anna lloriqueaba mientras jalaba del brazo de su hermana mayor que insistía en seguir el plan inicial.

-Anna tiene razón, no deberíamos estar aquí- Rapunzel susurró escondiendo sus ojos verdes tras las gafas –Nos reconocerán-

-Con tu nuevo corte de cabello no lo harán- señaló el cabello recién cortado y teñido de un tono castaño oscuro.

-¡Claro que lo harán!, literalmente somos tres de los personajes más populares del estudio- Anna gruñó con ira.

-Vamos chicas, ¿Qué pasó con ir mucho más allá?- la rubia platinada les dio una mirada maliciosa.

-Al menos cubre tu cabello- Anna subió la capucha de su sudadera con cremallera color azul bebe cubriendo su reconocible cabellera.

-Ten- la hermana mayor deslizó por el puente de la nariz de la chica un par de gafas oscuras y recogió su cabello en una coleta alta.

-Estamos listas- se mordió el labio inferior con emoción.

Con una gran seguridad en sí misma se dio media vuelta dispuesta a salir de ese callejón oscuro y dirigirse al exclusivo club nocturno conocido como "La furia nocturna".

-Esta es una terrible idea- Anna miró con preocupación a Rapunzel antes de seguir a su hermana.

-¿A quién rayos se le ocurre escabullirse en los terrenos enemigos solo para entrar a un sucio club lleno de personajes del estudio rival?-

Elsa suspiró poniendo los ojos en blancos –Francamente estoy cansada- admitió.

-¿De qué hablas Elsa?- preguntó Rapunzel confundida.

Ella volvió a suspirar pero esta vez con cierto dolor -¿Es así como viviremos siempre?, ¿usando vestidos y tiaras mientras todos los días hacemos exactamente lo mismo?- hasta ese momento no había tenido el valor de soltar aquellos sentimientos que mantenía reprimidos en lo más profundo de su corazón –Siempre haciendo el mismo ¿Qué princesa Disney eres?, cantando las mismas canciones una y otra vez a cada minuto del día sin descanso en un lugar donde lo más fuerte que lograras probar es el estúpido Caramel Mocha Frappuccino del maldito Starbucks-

Las otras dos princesas jadearon al escuchar las palabras estúpido y maldito.

-A eso me refiero- la mayor las señaló de nuevo.

Anna la miró con compasión –Creo que te entiendo, Els, nuestro trabajo es agotador y creo que todos necesitamos un respiro de vez en cuando así que si esto es muy importante para ti entonces… hay que hacerlo- su tono de voz era animado.

Elsa le sonrió con tristeza, apreciaba el intento de apoyo, pero ella seguía sin entenderlo… nadie lo entendía.

.

.

.

-¡Ya llegué y ya me voy!- Jack Frost gritó entrando por la puerta del apartamento para solo tomar su chaqueta de cuero negra y ponerla sobre su camiseta azul rey.

-Alto ahí jovencito- La voz de Norte retumbó desde la cocina.

Jack suspiró con impaciencia –Se me hace tarde-

-¿Otra vez saldrás de fiesta?- El gran hombre con tatuajes en los brazos apareció con un delantal rosado y una bandeja de galletas navideñas recién horneadas -¿No cenaras con nosotros?- levantó levemente el plato de galletas.

Jack sintió una leve arcada, estaba un poco asqueado de siempre comer lo mismo –Tal vez si hicieras algo para variar…-

-Si tanto te molesta deberías cocinar tú en vez de pasarte noche tras noche con tus amigos divirtiéndote mientras el resto nos quedamos encerrados-

Jack refunfuñó –Te lo he dicho, no salgo de fiesta, estoy trabajando-

-Divertirse no es un trabajo verdadero-

-Te lo he explicado- Jack estaba cansado de que no entendieran –Si salgo y socializo podre generar conexiones y si consigo el apoyo de las personas adecuadas seguro volveremos-

Norte suspiró y dejó el plato de cerámica sobre la mesa –Jack, han pasado 8 años- comenzó a decir –No vamos a volver y sabes bien eso-

Los labios de Jack se apretaron en una delgada línea de frustración -¡Al menos tenemos que intentarlo!- estalló –No quiero volver a ser invisible, no quiero ser olvidado-

-Jack…- El sujeto de gran barba blanca intentó decir algo, pero el chico no lo dejó.

-Nuestra película era buena, solo no obtuvimos el apoyo necesario de nuestro estudio- argumentó el peliblanco –Todos los días veo a nuestros fans, ellos creen en nosotros-

Norte solo pudo negar con la cabeza mirando el suelo –Es tiempo de dejarlo, Jack-

El muchacho cerró los ojos tomando aire para tranquilizarse, finalmente pudo hacer que sus piernas se volvieran a mover en dirección a la puerta.

Todos estos años él se había intentado mantener positivo y trabajó duro para mantener su nombre vivo, hizo grandes amigos dentro del estudio, todos lo adoraban, pero aun así el tiempo seguía corriendo y el seguía varado en el mismo lugar preguntándose si volvería a ver la luz algún día.

Se frotó los ojos llorosos y puso su mejor sonrisa al llegar a aquel lugar, "La furia nocturna".

-¡Hey!- levantó su mano chocando los cinco con el guardia de seguridad, Skipper, un sujeto bajito pero de muy mala pinta.

-¡Jack, viejo amigo!- el sujeto le dedicó una media sonrisa –Cuanto tiempo sin verte-

-Así es, han sido unas largas 14 horas- él se bromeó.

-¡Trata de no volver a irte a las 7 am de nuevo!-

-Ya sabes como soy- con estas palabras entró por la puerta de cristal blindado que el mismo Skipper había insistido en instalar.

-Jack, ¿otra vez usaras nieve?- un chico aún más bajo que Skipper le preguntó con tristeza mientras sostenía un trapeador.

-Lo lamento, ¿me pasé mucho ayer?- él asintió mirando el suelo con vergüenza –Tratare de mantenerlo calmado hoy- me despedí subiendo por las escalera hacia aquella habitación de paso restringido.

Abrió la puerta de golpe –¡Hipo!- saludó a su mejor amigo y dueño del lugar.

-Vaya, me sorprende que sigas de pie después de lo de anoche-

-Oh, ya sabes, nada que unos fideos instantáneos y dos litros de café no puedan arreglar-

-¿Alguna vez comes algo que no sea basura?- Astrid, su novia lo miró molesta.

-Bueno, no todos tenemos quien nos cociné a diario- le di un codazo a Hipo burlándome de él.

-Al menos yo si tengo a quien cocinarle- me señaló con el dedo.

-Como sea, ¿alguna novedad?- se acercó a la ventana de vidrio espía, el chico adoraba el hecho de los que se encontraban abajo eran observados secretamente por él. Lo hacía sentir en una de esas series policiacas.

-Nah, lo mismo de siempre- Hipo se encogió de hombros –Aunque hoy es noche de micrófono abierto, ¿Por qué no te animas a participar de nuevo?-

Rio para sus adentros recordando la última vez que él había intentado presentarse ante los demás.

-Pero estando sobrio esta vez, supongo-

-Exacto- Astrid le dio una palmada en la espalda.

Suspiró –No lo sé…-

-Escuché que esta noche vendría Shrek- él pudo percibir el tono malicioso en la voz de su amigo.

-¿De verdad?- se giró rápidamente para verlo -¿Por qué?- preguntó confundido.

-Supongo que se aburrió de su pantano- se refería a la lujosa y multimillonaria mansión que poseía aquel personaje.

-Nunca le he agradado- él se frotó la frente pensando.

-Casi llevas a la compañía a la banca rota… por segunda vez- Astrid le recordó ese pequeño molesto detalle.

-¿Cómo querían que tuviéramos excito si nunca creyeron en nosotros?- gritó molesto.

-Lo sabemos Jack, sabemos que no fue tu culpa- Hipo coloco una mano tranquilizadora sobre su hombro –Pero así es el mundo de los negocios-

-Ustedes no son como ellos, chicos- les sonrió ligeramente.

-Eres un gran chico y tienes potencial- Astrid también lo consoló -¿Por qué no lo sé lo demuestras?-

.

.

.

La peliblanca sonrió al observar el lugar, era justo como se lo imaginaba. Era enorme, con paredes negras, las luces la dejarían ciega en cualquier momento, la música reventaría sus tímpanos y el olor a humanidad y alcohol quemaba sus fosas nasales.

-Wow- la quijada de Elsa cayó al observar la arquitectura era muy moderna y las luces del techo bailaban al ritmo de la música, las luces de neón contorneaban el suelo lo cual agradecía profundamente ya que podía ver donde estaba pisando.

-Esto no se parece nada al "Zapato de Cenicienta"- Rapunzel inspeccionaba el lugar de arriba abajo comparándolo con el club de su estudio.

-¿Bromeas?, dudo mucho que cierren este lugar a las 12 pm- Elsa puso los ojos en blanco –Además, mira, no veo ni un Frappuccino- sin entender porque se sintió profundamente aliviada de solo ver alcohol y sodas.

-Es… interesante- Anna murmuró intrigada –Es bueno probar cosas nuevas- tomó la mano de su hermana y prima y las arrastró a una de las mesas desocupadas del segundo piso cerca del barandal donde podían ver a la multitud bailando frenéticamente frente al escenario.

-¡Lo conozco!- Rapunzel señaló al muchacho que usaba una camiseta de resaque y pantalones holgados, al parecer él era el DJ encargado de la música –¡Es el muchacho cavernícola de aquella película!-

-¿Has visto películas de DreamWorks?- preguntó Anna asombrada por aquello.

Su prima se encogió de hombros –Solo algunas, las más importantes-

-¿Qué hay de ti, Elsa? ¿conoces alguna película?- Anna la miró inquisitivamente.

-Un par, solo eso- sonrió nerviosa rogando porque no le preguntaran más cosas.

-¿Tu no lo has hecho?- Rapunzel le preguntó a la más joven del grupo.

-Realmente no- negó con la cabeza –Pero he escuchado de algunos personajes, como él- señaló al escenario donde un chico de cabello castaño era recibido en una ovación.

-¿Él es Hipo?- La joven de cabello corto volvió a quedar pasmada –Es igual a como creí que se vería-

-Gracias, gracias- Hipo saludó a la multitud –Siempre es un honor recibirlos… siempre y cuanto paguen su boleto, claro- un grupo de risas resonó.

-Es adorable- Anna chilló.

-Como sabrán hoy es noche de micrófono abierto y en mis manos tengo la lista de quienes se presentarán- levantó la tabla de madera que sostenía una hoja con nombres impresos –Si no pudieron registrarse esta vez, lo lamento, ¡pero podrán volver a intentar la próxima semana!- La multitud vitoreó.

-El tema de esta noche es… redoble de tambores por favor- le hizo una seña a Guy quien inmediatamente colocó un sonido de tambores con el propósito de crear tensión –Juventud-

Otra ronda de gritos de júbilo se escuchó.

-¿Y quién mejor para hablarnos sobre eso que nuestro jovial Jack Frost?-

-¡Oh por Dios!- Rapunzel cubrió su boca con sus manos tratando de reprimir el grito.

-¡No puede ser!- Anna, por su parte, no pudo evitar chillar -¡Elsa!, ¿escuchaste eso?- sacudió a su hermana por los hombros.

-¡Jack Frost!- incluso ella aprovechó la oportunidad de sacudir a la rubia.

-¿Lo conocen?- Elsa preguntó sorprendida por ello.

-¡Por supuesto que sí!, ¿Cómo no voy a conocer a mi cuñado?- Anna estaba incontrolable.

-No digan tonterías- Elsa se irguió tanto como pudo –Esa es solo ficción…- susurró en voz baja fijando su mirada al escenario que comenzaba a ser iluminado con un tono azul y el sonido de una guitarra comenzó a escucharse de fondo.

Y de pronto apareció él.

Elsa ladeó la cabeza analizándolo de arriba abajo, ¿este era él? ¿el chico por el que tanto escándalo hacían? ¿Jack Frost?

Feeling my way through the darkness

Guided by a beating heart

El peliblanco avanzó seguro de sí mismo posicionándose al lado de Guy.

I can't tell where the journey will end

But I know where to start

Le dedico una sonrisa maliciosa al público que le dio una ronda rápida de aplausos.

They tell me I'm too young to understand

They say I'm caught up in a dream

Caminó al centro del escenario y abrió sus brazos siguiendo.

Well life will pass me by if I don't open up my eyes

Well that's fine by me

Se encogió de hombros

So wake me up when it's all over

When I'm wiser and I'm older

All this time I was finding myself

And I didn't know I was lost

Llevó una de sus manos hacia el centro de su pecho colocándola justo sobre su corazón.

So wake me up when it's all over

When I'm wiser and I'm older

All this time I was finding myself

And I didn't know I was lost

Le hizo una seña a Guy y la música al igual que las luces comenzaron a disminuir en su intensidad. Jack levantó una de sus manos hacia el cielo haciendo un movimiento que ocasionó que empezara a caer nieve de la nada. Un copo de nieve aterrizó en la punta de la nariz de Elsa estallando al contacto, esto la hizo parpadear un par de veces mientras asimilaba aquella extraña sensación de felicidad repentina.

La mandíbula de ella cayó apreciando lo hermoso que era la escena, la nieve caía suavemente y las personas comenzaban a bailar conformé el ritmo incrementaba y entonces una explosión de nieve ocurrió haciendo que todos comenzaran a brincar y bailar.

Ella iró su cabeza para ver a Anna y Rapunzel de pie bailando, incluso ella misma se encontraba moviendo los pies al ritmo de la muisca.

El chico parecía estar pasando el mejor momento de su vida viendo bailar a las personas.

I tried carrying the weight of the world

But I only have two hands

Él saltó elevándose sobre el público para aterrizar en el barandal del segundo piso muy cerca de donde las chicas Disney se encontraban disfrutando del show.

Rayos, Elsa maldijo mentalmente aquello.

I hope I get the chance to travel the world

But I don't have any plans

I wish that I could stay forever this young

Not afraid to close my eyes

Caminó sin dificultad alguna sobre el barandal

Life's a game made for everyone

And love is the prize

So wake me up when it's all over

When I'm wiser and I'm older

All this time I was finding myself

And I didn't know I was lost

Él comenzó a bailar sobre el barandal haciendo que todos lo animaran.

So wake me up when it's all over

When I'm wiser and I'm older

All this time I was finding myself

And I didn't know I was lost

Saltó hacia atrás con un giro mortal aterrizando sin problemas en el suelo, se acercó de nuevo al barandal para sujetarse de este

I didn't know I was lost

Se inclinó hacia adelante para gritar desde el fondo de su corazón

I didn't know I was lost!

Su Mirada era seria y reflejaba tristeza.

I didn't know I was lost

La cabeza del chico se sacudió en el momento en el que sus ojos se cruzaron con los de ella por mera casualidad.

I didn't…

Él no pudo continuar con el resto de la canción, pero nadie pareció notar el estado de shock en el que él se encontraba, estaban muy ocupados bailando.

El corazón de Elsa se aceleró al ver que él no apartaba sus ojos de los de ella.

¿Me reconoció?, pensó entrando en pánico y poniéndose de pie mientras la música terminaba, la gente aplaudió de forma estruendosa y otro participante tomaba el lugar en el escenario.

Jack seguía aturdido por lo que acababa de presenciar, en su cabeza se debatía si era realmente la persona que creía que era.

Por supuesto que es ella, sus ojos…, él pensó dispuesto a seguirla, pero algo lo detuvo.

-Amigo, ¡Eso fue increíble!- Hipo le dio unos golpecitos con la palma de su mano en su espalda.

-Eh, muchas gracias- el muchacho respondió al cumplido, pero su mente se encontraba en otro lugar. Jack observaba a la chica de sudadera caminar apresuradamente hacia la barra.

-Hey, mira quien viene hacia acá- Astrid señaló al hombre fornido de cabello castaño.

-Shrek- Hipo jadeó –Lo vi disfrutando de tu presentación-

Jack maldijo para sí mismo.

¿Por qué ahora?, pensó el chico dejando escapar un pequeño gemido de dolor.

-Ahora vuelvo- sus amigos lo miraron como si se hubiera vuelto loco y ciertamente era verdad.

-¿A dónde rayos vas?- preguntó Hipo anonadado.

-Dile que debo ir al baño, pero que me gustaría saludarlo después-

-¡Jack!- Astrid le gritó sin entender lo que estaba haciendo –Es Shrek-

-Lo sé- murmuró dándose la media vuelta y corriendo hacia las escaleras.

-¿Qué vas a tomar?- preguntó el sujeto con el cabello peinado hacia atrás que se encontraba tras la barra.

-Agua, por favor- Elsa respondió en voz baja.

El tipo arqueó una ceja extrañado, pero no puso objeción, solo se dedicó a tomar una botella de agua y entregársela.

-Gracias- Elsa abrió la botella y le dio un par de tragos.

Dejó escapar un gran suspiro antes de darse la media vuelta dispuesta a buscar a su hermana y prima para irse.

-¿Es una broma?- la chica pegó un brinco al encontrase cara a cara con él muchacho de cabello plateado.

-Oh por Dios- ella colocó su palma en su pecho tratando de amortiguar los latidos desenfrenados –No digas nada, por favor- miró alrededor preocupada.

-Descuida, no iba a hacerlo- se aclaró la garganta –Pero no lo entiendo, ¿Qué haces aquí?-

-Aguarda, ¿has escuchado de mi?- Elsa estaba sorprendida.

Él dejó escapar una pequeña risa –Por supuesto, ¿Quién no?-

Elsa se mordió el labio inferior sin saber que más decir. Ni en sus sueños más locos se imaginó estar frente a frente con él.

-¿Eso es todo lo que tomaras?- le preguntó inclinándose sobre la barra –Kowalski, opciones-

El bartender sacó de su bolsillo una pequeña libreta –Veamos, tenemos Margaritas, Mojitos, Gintonic, Manhattan, Piñas coladas, Cosmopolitan, Martini, Long Island, Bloody Mary, Cubas y Mimosas- dijo.

-Uhhh, mojitos- le dio una sonrisa maliciosa a la chica quien solo se limitó a mirar sin saber que responder –Bien, dos cervezas-

-¿Puedo ver tu identificación?- el hombre le preguntó a Elsa.

Ella abrió la boca para decir algo, pero Jack se adelantó –Viene conmigo, está bien- el sujeto entrecerró los ojos mirando a Jack sospechando.

-Bien- Sirvió las bebidas y se las entregó.

-A juzgar por tu mirada, esta es la primera vez que probarás alcohol, ¿verdad?- Jack prestó atención a la mirada de pánico de la chica al ver la bebida en sus manos –Hey, no te juzgo, seguro es difícil conseguir algo de esto en el otro estudio-

Ella asintió sin decir nada.

-Salud- Jack inclinó su jarra en dirección a Elsa.

-¿Por qué?- preguntó ella.

-No lo se.. ¿Por finalmente conocernos?- ella chocó su propia jarra de cerveza contra la de él derramando un poco en el proceso.

Esto lo hizo reír, ambos se miraron sin saber que más hacer o decir.

-Increíble…- Los dos se giraron para ver a Anna y Rapunzel tras de ellos -¿Nos arrastraste hasta acá solo para ligar con Jack Frost?- Anna miró a su hermana acusatoriamente.

-¡Claro que no!- el rostro de ella se puso rojo.

-Hey, no deberías hablarle así a mi esposa- él bromeó pasando un brazo alrededor de los hombros de ella.

-Gracias por la ayuda… esposo- ella le siguió el juego.

-Elsa, no sé si deberías beber eso, recuerda que mañana trabajamos- Rapunzel intentó apartar la bebida de su prima.

-Oh, vamos, Punzie- Jack intervino –diviértanse un poco, debe ser duro estar encerradas todo el día en ese castillo-

-¡Kowalski, dos cervezas más!- Jack le gritó al hombre quien solo asintió.

-Wow, eres mucho más apuesto en persona- Anna se inclinó cerca de él examinando con cuidado su rostro –Y hueles bien- Anna olfateó un poco.

-Me estas asustando un poco- él se retorció un poco en estado de incomodidad.

-Anna, déjalo- Elsa apartó a Anna quien se encontraba manoseando al chico.

La chica rio –Lo siento, hermana, no fue mi intención manosear a tu novio- ella tomó las dos jarras de cerveza que el bartender puso en la barra.

-Anna- Rapunzel la reprendió.

-Anda, estamos aquí para pasárnosla bien- Anna le dio la jarra a la chica y está a regañadientes la tomó –Por cierto, buen show, me encantaron los copos de nieve-

-Gracias-

-Pensé que los chicos Dreamworks no cantaban- Rapunzel se tocó la barbilla pensativamente.

-No es un habito muy común-

-¡Me encanta esa canción!- Anna gritó repentinamente al escuchar "Livin' La Vida Loca" interpretada por Burro y Gato en el escenario -¡Vamos!- arrastró a su prima a la pista de baile para bailar.

Elsa se cubrió el rostro con vergüenza al ver a sus parientes arrasar la pista de baile de forma animada.

-Lo siento- se disculpó.

Jack se rio –Son geniales- le dio unas palmaditas en el hombro a la chica -¿Te gustaría sentarte?-

Ella asintió y con esto se dirigieron de nuevo al segundo piso.

-Bien, Copo de Nieve, no respondiste mi pregunta- Jack insistió -¿Qué trae por aquí?-

Elsa pensó en sus palabras, debía de dar una respuesta ingeniosa, pero nada venía a su mente.

-Yo…-

-Jack, aquí estas, ¿Dónde…?- Hipo se detuvo al ver que Jack no estaba solo –Jack… ¿Qué está pasando aquí?- preguntó el chico al evidentemente reconocer a Elsa.

-Parece que nuestro sistema de seguridad no es tan eficiente contra princesas- respondió.

-Eh, escucha, no puedes estar aquí- Hipo miró a Elsa apenado –Lo siento, pero si te reconoce alguien más…-

-Vamos, Hipo, nada malo sucederá- Jack jaló el brazo de su amigo obligándolo a sentarse a su lado –La chica solo quiere pasar un buen rato, ¿verdad?- sus ojos azules se fijaron en los suyos.

-Sí- respondió tímidamente.

-Bebe con nosotros- Jack le sugirió.

-Bien, solo buscaré a Astrid, le explicare la situación de forma tranquila y traeremos unas bebidas- el muchacho de cabello castaño se puso de pie y se alejó.

-Sabes, este es un momento histórico- comenzó a decir sacando su teléfono celular –necesitamos documentarlo- lo desbloqueó revelando la cámara frontal.

Elsa se rio acercándose a él. La luz artificial del lugar no era la mejor, pero ayudó a obtener una foto decente de ambos.

-Genial- comentó Jack revisando la foto y enseñándosela –Muero por pegarla en mi refrigerador-

Elsa soltó una carcajada –Hey, eso no es justo, yo no tendré nada para pegar en mi refrigerador- una idea se le vino a la cabeza -¿Me darías tu autógrafo?-

-¿Mi que…?- él estaba extrañado.

-Tu autógrafo- de su bolso saco un bolígrafo que siempre llevaba con ella, tomó una de las servilletas de la mesa y colocó esto frente a él.

-Oh, okey- Elsa apoyó su barbilla en su mano analizando sus movimientos.

-Sabes, me da algo de vergüenza si me miras así- se rio con nerviosismo.

-Perdón- ella dirigió su mirada a otra parte por unos segundos.

-Listo- él le entregó la servilleta y bolígrafo.

-Gracias- ella se rio –lo enmarcaré-

Ambos siguieron conversando amenamente por lo que parecían segundos, pero en realidad había sido media hora.

La música cambió abruptamente, al parecer las presentaciones habían llegado a su fin y ahora la noche seguía su rutina habitual.

-¿Quieres bailar?- él le ofreció su manó mientras al fondo sonaba la conocida canción de Electric Love- BØRNS

-N-no lo sé, no soy muy buena- tartamudeó.

-Yo tampoco soy bueno, así que no importa- siguió ofreciéndole su mano –Vamos-

Dudando ella aceptó.

Al llegar a la pista él la hizo girar y ambos bailaron al ritmo de la música cautivadora.

Elsa no sabía si era el hecho de que ya había tomado casi toda la jarra de cerveza o lo cómoda que aquel chico la hacía sentir, pero no dudó en rodear el cuello del chico con sus brazos acercándose a él al momento que el ritmo de la canción se hizo lento.

-Awww, mira eso, ¿no son adorables?- Anna le dijo a su prima señalando a la pareja que bailaba cerca de ellas, ambos estaban completamente desconectados a lo que les rodeaba.

Jack la levantó haciéndola girar cuando el ritmo volvió a incrementar.

-¡Jack!- Elsa reía –para-

Él obedeció –Perdón-

Elsa podía jurar que las mejillas del peliblanco se habían tornado rojas.

Siguieron meciéndose siguiendo la música de una forma algo torpe pero no les importaba.

-Oigan, par de tortolos- Rapunzel saltó abrazándolos a ambos.

-¿Estas bien, Punzie?- Jack le preguntó arqueando una ceja.

-¿Bien?, estoy excelente- la chica arrastraba un poco sus palabras.

-Tal vez sea hora de irnos- Elsa suspiró ayudando a su prima a mantenerse de pie.

-¿Segura?, mis amigos y yo podríamos llevarlas a casa más tarde-

-Mhh, no lo sé-

-Oh vamos, Elsa, un poco más- Anna la miraba suplicante.

-Bien- ella no insistió, también anhelaba quedarse.

Los cuatro volvieron a las mesas donde ya los esperaban Hipo y Astrid con otra ronda de bebidas.

-Hey, ahí están, por un segundo creíamos que ustedes dos ya se habían ido a un hotel- Hipo se burló.

-Calla- Jack le dio un codazo en un costado.

-Ohhh, ¡hubiéramos traído a Merida y hubiera sido perfecto!- Rapunzel gritó.

-Definitivamente, los Cuatro Grandes reunidos hubiera sido épico- comentó Astrid.

-Igual, dudo que hubieran podido entenderla- Anna se rio.

El grupo continuó bebiendo y conversando por horas.

-¡Jack!- Rapunzel súbditamente soltó un grito.

-¿Qué sucede?- él preguntó asustado.

-¿Tienes cabello mágico?- preguntó señalando su cabello.

-¿Qué?- el no comprendía.

-¡Su cabello antes era castaño y se convirtió en blanco!- Elsa lo señaló -¡También tiene manos mágicas!-

Rapunzel y Anna jadearon haciendo que el resto del grupo quedara completamente confundido.

-¿Los animales charlan contigo?- preguntó Anna.

-Umh, algunos- respondió él.

-¿Te hechizaron?- Rapunzel volvió a preguntar.

El muchacho pensó en sus poderes –Algo así-

-¿Te atraparon o esclavizaron?- lanzó otra pregunta.

-¡En la película te metieron a un saco!- Hipo gritó.

-Y ahora la pregunta más importante- Rapunzel tomó la barbilla de Jack obligándolo a verla directo a los ojos -¿Los demás piensan que tus problemas se acabaron porque un hombre fuerte te salvó?-

Jack pensó en Norte –Si-

Las tres chicas abrieron los ojos y comenzaron a brincar y aplaudir.

-¡Si es una princesa!- las tres gritaron al mismo tiempo.

-¿Qué?- Jack se quedó atónito.

Hipo y Astrid lo miraron para luego mirarse entre sí y estallar en carcajadas.

-Chicas, ustedes dos son increíbles- Astrid dijo en medio de risas.

-Elsa, deberíamos llevarlo a casa- Anna abrazo el brazo del chico –De seguro no ocupa mucho espacio y míralo, es adorable- ella aplasto las mejillas del chico con sus manos.

-Hablas de mi como si fuera un cachorro o algo así-

Elsa se rio –Perdónalas- le susurró.

-No importa, si te hace reír entonces está bien- él le sonrió.

-Bien, ahora sí, creo que es hora de ir a casa- Elsa dijo con cierto tono de dolor en su voz al darse cuenta de que pronto seria las 4 am.

-Yo las llevaré- todos se pusieron de pie dirigiéndose al estacionamiento donde se encontraba el navegador personal de Hipo. Afortunadamente los seis pudieron entrar en esté.

Primero hicieron una parada para dejar a Astrid en su apartamento, en seguida se dirigieron a los territorios de Disney.

-Ahí, ese es nuestro bloque de apartamentos- Elsa señaló el lujoso edificio.

-Bien, aquí estamos- Hipo aparcó cerca para que las chicas pudieran bajar.

-¿Van a estar bien?- preguntó Jack preocupado.

-Descuida, entraremos sin que nadie lo note- Elsa ayudó a su hermana y prima bajar –Gracias por el baile y por todo lo demás- ella se inclinó para decirle al chico.

-De nada- él le extendió la mano y ella la tomó –Fue un placer finalmente conocer a mi esposa-

Esto la hizo reír –Lo mismo digo-

-Vamos Elssss- Anna estaba más dormida de despierta.

-En seguida voy- Elsa le hizo una seña para que esperara.

-A veces suelo dar una vuelta por FanFiction u otras páginas para leer o ver cosas sobre Jelsa- admitió avergonzado –Me resulta gracioso, en un buen sentido-

-¿En serio?- ella preguntó mordiéndose el labio inferior.

Él asintió –Pero, tal vez, sería más divertido ir contigo-

-Oh…- En su rostro se dibujó una tonta sonrisa.

-¿Te gustaría ir algún día?- preguntó rascándose la nuca con nerviosismo.

-Por supuesto- ella le dio una sonrisa tranquilizadora.

-¡Elsa!- Rapunzel le gritó a su prima.

-Ya voy- Ella gimió con fastidio –debo de irme, ¿nos vemos?-

Él asintió con una amplia sonrisa en su rostro y con esto ambos se separaron.

.

.

.

Una vez finalmente llegó a su habitación se dio una ducha rápida, finalmente pudo ponerse su pijama y derrumbarse sobre la mullida cama.

Justo cuando estaba a punto de cerrar sus ojos algo le vino a la mente.

-¿Cómo nos vamos a comunicar?- ella jadeó dándose cuenta de este detalle.

Tomó su almohada y hundió su rostro en ella ahogando un grito desesperado.

Extendió su mano a la mesita de noche donde descansaba la servilleta que tenía grabada la firma de Jack, ella la examino con detalle y entonces algo se le ocurrió.

Le dio la vuelta para ver el reverso y no pudo evitar sonreír al ver los números garabateados en el reverso. Él había anotado su número telefónico sin que ella lo hubiera notado.

Jack Frost era mucho más increíble de lo que ella alguna vez había soñado y había valido la pena armar ese descabellado plan para finalmente conocerlo…


Por cierto, la cancion que canta Jack es la de Wake me Up de Avicii, siempre pensé que esa cancion le quedaba muy bien al personaje.