Los derechos de las obras originales pertenecen a Kugane Maruyama, Noboru Yamaguchi y Hasbro respectivamente, esta es una obra con el fin de entretener y de ser posible sacar una sonrisa, agradezco nuevamente a 'The Hat Man', por haberme dado permiso de usar material de su historia en la mía, y no, lo siento, esta vez ya no aparecerá Turing Test, en esta historia ya no tratare su trabajo, pero algunos elementos prevalecen dada la línea argumental formada en la historia anterior, solo haré referencias, pero se las recomiendo es una historia bastante buena.

NOTAS

EEA = Eight Edge Assassins, (abreviare porque es un gorro escribirlo cada vez Xd)

DK = Death Knight

SD = Shadow Demon

SE = Supresor emocional de no muerto.

Primero que nada una gran disculpa a todos mis queridos lectores por la extensa demora, me cambiaron el horario en el trabajo y casi no tengo tiempo para escribir, pero seguiré esforzándome tanto como me sea posible para no retrasar demasiado la publicación de capítulos, esta es la parte final de esta 'side story' espero sea de su agrado, con esto dicho, ¡a la historia!


Los Días Frenéticos de Henrrietta

Tercer día

Por la mañana, disfrutaron de un maravilloso desayuno, que, aun siendo sensacional, ninguna pudo evitar sentirlo algo simple al recordar las comidas del reino hechicero.

Grande fue la sorpresa de las halkeginias cuando al entrar al comedor para el almuerzo, cinco yeguas desconocidas se encontraban a la mesa, cinco yeguas con estilos tan variados y diferentes que era fácil decir que no tenían nada en común.

Una que tenía piel de tono azul cielo, usaba lo que parecía una chaqueta con motivos de apariencia militar, bajo, esta, un vestido de patrones azules y grises era visible, lo más llamativo en ella era su cabellera y cola, estas poseían una multitud de colores que empezaban a perder brillo con la edad y entre estos uno que otro cabello gris era visible.

La segunda tenía una cabellera muy rizada que parecía tener propiedades mágicas por si misma a juzgar por todo lo que había visto salir de ella hasta ahora, ella era por mucho la más animada de todas y lo más intrigante y extraño de ella era su habilidad para desaparecer y aparecer por todos lados.

Una yegua de piel bronceada y cabellera rubia, con un atuendo que gritaba a los cuatro vientos 'campesina', algo que era totalmente reforzado por su manera de hablar, estaba sentada directamente frente a ella, pero extrañamente, a Henrrietta le parecía que era alguien honesta y trabajadora.

La cuarta yegua, tenía piel amarillenta y un rostro sumamente amable, hablaba y reía ocasionalmente con todos, incluso entablo conversación con ellas durante el desayuno, tenía una voz adorable y dulce que al principio era demasiado baja para ser escuchada, lo más remarcable sobre ella era su larga melena rosada que usaba en un intrincado peinado de moño, mientras que su larga cola arrastraba ligeramente detrás de ella cuando caminaba.

Un dragón macho de colores morado y verde que tenía una forma humanoide y un físico que sería envidia de muchos hombres en Tristain, se sentaba junto a la emperatriz, al principio le había dado un gran susto al verlo, pero cuando Twilight lo presento como su asistente y un embajador de su reino, pudo analizar mejor la situación y se preguntó a si misma si se trataba de alguna subespecie de 'dragón de rima' como alguna vez existieron en Tristain.

Por último, una yegua de apariencia elegante sentada a su lado, hablaba con toda la elegancia de la alta clase, una yegua de piel casi tan blanca como la leche que contrastaba maravillosamente con una melena purpura bien estilizada, un mechón gris se podía observar entre esta; se encontraba enfundada en un hermoso y elegante vestido de color blanco ostión, adornado con diminutos diamantes y un abrigo a juego con su melena que estaba adornado con amatistas y tenía bordes afelpados en lo que parecía ser pelaje de un tono ligeramente más claro, lo que impulso su conversación sobre la marca de este, grande fue su sorpresa al averiguar que ella era la dueña del negocio en que había comprado el vestido que estaba usando, cosa que había comprado el día anterior durante su salida con la emperatriz, aun no dejaba de estar asombrada por la facilidad con la que había cambiado no solo su apariencia, sino también su estatura durante su paseo; al saber que se encontraba hablando con la dueña de un negocio con tan maravillosa calidad en todos sus productos, Henrrietta expreso su profundo aprecio por la calidad de sus productos, después de todo, ella había gastado poco más de la mitad de sus 'viáticos' en su tienda ese día; su conversación se había extendido hasta ya terminado el desayuno.

En definitiva, el único rastro visible que compartían las hembras a su alrededor, era su edad, todas ellas eran mujeres algo mayores

"¡Pero por supuesto su alteza!, ¡nada me hace más feliz que saber que mis creaciones son del agrado de mis clientes!"

"Bueno, esa es mi honesta opinión después de todo señorita Rarity."

En ese momento, la emperatriz llamo la atención de todos los presentes golpeando suavemente su vaso con un tenedor.

"Les agradezco mucho a todas por haber podido venir, pese a que no es la fecha de nuestra reunión habitual." -Dijo la alicornio dando una mirada amable a sus queridas amigas-

"La reina Henrrietta y su reino están actualmente pasando por momentos difíciles, su nación, Tristain, reciente mente ha sufrido batallas que les tomaron por sorpresa," -la alicornio se volvió a la reina- "afortunadamente para ella, una estudiante de magia durante su examen final de primer año, le trajo la ayuda que necesitaría para salir adelante," -todas los presentes sintieron alivio al escuchar las palabras de Twilight- "esto la puso en contacto con el reino hechicero y actualmente tiene firmado un tratado comercial con el mismo." -al escucharla todas mostraron sorpresa en el rostro-

"Si, el mismo contrato que Equestria firmo con el reino hechicero casi al final del gobierno de Luna y Celestia."

"Entonces podemos estar seguras que todo mejorara pronto para ella y su reino." -dijo con confianza la yegua de voz suave-

"Esa es sin duda una de las mejores decisiones que podía haber tomado en toda su vida su alteza." -hablo Rarity con una mano sobre su pecho y una expresión amable- "Estaré encantada de visitar su reino en el futuro y quien sabe, tal vez pueda iniciar una franquicia con algo de suerte." -dijo terminando con una sonrisa pícara en el rostro que decía que sus palabras no eran totalmente una broma-

Rodando los ojos por el apetito industrial de su amiga, Twilight agito ligeramente la cabeza antes de continuar hablando.

"No estoy muy segura de que puedas hacer tales planes aun Rarity, me temo que el reino de su alteza esta algo fuera de nuestro alcance aún."

"¿Huh?, no lo 'ntiendo queri'a, ¿'n que rincón 'scondido de Equestria se 'ncuentra su reino?, ¿que lo hace tan 'ifícil 'e alcanzar?" -agrego Applejack-

(¿Huh?, no lo entiendo querida, ¿en qué rincón escondido de Equestria se encuentra su reino que lo hace tan difícil de alcanzar)

"Ese es precisamente el detalle, no se encuentra en Equestria."

*SSPPPUUUUUUUUUUURRRRRRRRTTTT "¡¿QUE?!" -exclamo Pikie Pie, escupiendo lo que estaba bebiendo sobre Agnes-

"A ver, a ver, a ver, ¿Por qué dices que no se encuentra en Equestria?, ¿Dónde más podría estar?, ya no hay muchos lugares sobre Equs que no sean conocidos." -dijo Dash, elevándose ligeramente sobre la mesa usando sus alas mientras mantenía los brazos cruzados y se inclinaba un poco hacia adelante-

"Eso es porque tampoco se encuentra en Equs."

*SSPPPUUUUUUUUUUURRRRRRRRTTTT "¡¿QUE?!" – volvió a escupir Pinkie sobre Agnes que recién había terminado de secarse con su servilleta-

"La reina Henrrietta, viene de otro mundo, y su reino Tristain, por lo pronto solo es accesible para el rey hechicero y sus subordinados."

Pinkie estaba a punto de escupir nuevamente sobre una Agnes molesta que ya apretaba fuertemente la empuñadura de su espada ropera, sin embargo, fue oportunamente detenida por AJ antes de que las cosas tomaran un tono desagradable.

"Ya h'ue suficiente terroncito, 'eja que Twili nos termine de contar to'o."

(Ya fue suficiente terroncito, deja que Twili nos termine de contar todo.)

"Muchas gracias Applejack, efectivamente, la reina solo está de visita en nuestro mundo por un par de días," -Twilight miro con una amable sonrisa a la humana, que estaba llena de determinación y amabilidad- "por lo que le invite con una intención principal."

Poniéndose de pie, la alicornio puso un rostro serio.

"Reina de Tristain, Enriqueta Ana Estuardo de nombre rúnico 'la marea', nada me complacería más como emperatriz de Equestria, ex portadora del elemento de la magia y princesa de la amistad, que ofrecerle toda ayuda y apoyo posible de mi reino y todos sus territorios, si necesita ayuda no tiene más que pedirla, y la tendrá tan rápido como me sea posible."

La sonrisa amistosa al final de las palabras de la emperatriz, calentaron el corazón de Henrrietta, incluso una pequeña lagrima de felicidad rodo por su mejilla, y aunque nada le haría más feliz que aceptar la grandiosa amabilidad de la emperatriz Twilight, sus manos estaban atadas, por lo que, tras un pequeño suspiro, dio su respuesta poniéndose igualmente de pie y haciendo una ligera reverencia.

"Agradezco desde lo más profundo de mi corazón su amable ofrecimiento su alteza," -todos notaron la mirada deprimida en el rostro de Henrrietta- "lamentablemente, la actual disposición de mi reino hacia las razas no humanas es algo que actualmente me es causa de suma vergüenza como gobernante, por lo que temo que aceptar su amabilidad en este momento solo haría más daño a las relaciones entre nuestras naciones," -tras la disculpa que solo la mitad de los presentes entendieron de inmediato, pero al final todos lo entendieron, el problema de su nación era obvio con solo haber pensado un podo sus palabras, racismo-

Dejando el tema rápidamente atrás, la reina de Tristain, puso una sonrisa más alegre.

"Recientemente inicie pasos para corregir este problema, la ayuda del reino Hechicero sin duda me inspiro a ello, sin embargo, mi gente aún no está lista para el cambio, por lo que nada me encantaría más que poder aceptar su oferta si aún está disponible más adelante." -termino la reina con una respetuosa reverencia-

"Bueno, no creo que realmente sus problemas sean imposibles de resolver," -dijo Fluttershy ganando la atención de todos- "el acuerdo que firmó con el reino hechicero es el mismo que firmo Equestria hace ya algunas décadas, estoy segura de que su nación se beneficiara tanto como lo hizo la nuestra con ello, así que, no este triste, estoy segura que todo mejorara pronto."

"Muchas gracias a todas por sus amables palabras."

Henrrietta estaba asombrada por la profunda amabilidad de la emperatriz y sus amigas más cercanas por lo que su sonrisa era la más real que había agraciado su rostro desde la muerte de Wales.

"Y nada me haría más feliz que poder conocer su nación la próxima vez que nos vemos." -respondió Twilight recuperando su sonrisa amable-

"¡Maravilloso!," -exclamó Rarity- "Pero dejemos por ahora esos temas tan serios, su alteza, según tengo entendido, el día de ayer tuvieron la oportunidad de recorrer la capital, ¿o me equivoco?"

"Eso es correcto señorita Rarity."

"Entonces hay que aprovechar antes de que tenga que regresar, ¡permítanos el honor de mostrarles los mejores lugares de toda Equestria!, o lo más que logremos antes de que tenga que partir al atardecer."

"¡Ho!, agradezco mucho su oferta, pero no me gustaría ser una carga."

"No tiene de que preocuparse," -irrumpió Pinkie apareciendo desde su espalda sorprendiéndola- "todas ya teníamos desde antes el día completamente libre desde antes, no es algo que deba preocupar esta cabecita preocupona."

Agnes se molestó por la cercanía, familiaridad y falta de respeto mostrada por la yegua rosada, pero antes de que pudiera decir nada, esta desapareció nuevamente tras la espalda de la reina y la silencio llenándole la boca abierta con un pastelillo delicioso que hizo desaparecer su ira, ante un sabor tan divino no podía mantener su molestia.

"Entonces," -continuo Henrrietta con una ceja levantada al ver las acciones de la yegua antes de volver nuevamente su mirada a Rarity- "acepto humildemente su oferta."

-O-

Las horas pasaron en un abrir y cerrar de ojos, el primer lugar que visitaron fue en la capital, Rarity insistió en tomar las medidas de la princesa para regalarle un vestido especialmente hecho a medida para ella como recuerdo, la confusión de Henrrietta fue absoluta cuando supo que la Rarity que conoció en el castillo y la que vio en la boutique, como le llamaban aquí a la tienda de ropa, no tenían relación alguna, se trataba de dos individuos simplemente idénticos.

Su segunda visita fue propiciada por la yegua de habilidades incomprensibles, todo el grupo fue transportado por Twilight a un lugar de nombre Fillydelphia, donde conoció la residencia y parque/salón de fiestas/fábrica de material de fiestas de Pinkie Pie y a su esposo Cheese Sandwich, donde quedo maravillada por el tamaño del lugar así como la incontable cantidad de risas que podían escucharse desde diferentes lugares a su alrededor sin importar donde se encontrara, el título de la pareja fiestera más grande que presumió su marido no era en vano, de este lugar recibió algunos recuerdos sorpresa por parte de la peli rosada, que para su asombro estaban etiquetados con nombres que no debería de conocer, pero antes de que preguntara algo la emperatriz le dio el consejo que más le sirvió durante el resto del día, ' no lo cuestiones, es Pinkie siendo Pinkie'.

Tras haber visto algunos lugares de la ciudad, el grupo fue nuevamente teletransportado, esta vez visitaron un lugar llamado Rainbow Falls, donde pudieron presenciar un espectáculo aéreo por cortesía de Rainbow Dash, la actual capitana de un grupo llamado los Wonderbolts, tras el espectáculo conoció de cerca a los mismos y recibió como regalo algunas botanas exclusivas del espectáculo, así como una especie de camisola sumamente suave que solo le llegaba a la cintura, (una camiseta promocional) con una gran imagen alusiva al show al frente y en la espalda.

Después de haberse despedido de las hermosas cataratas de arcoíris, el grupo se transportó a un lugar hermoso que brillaba como una gema, las Halkeginias no podían creer lo que sus ojos veían, incluso los pobladores parecían ser de cristales, la paz que se podía respirar en el lugar les lleno de un sentimiento agradable, visitaron el palacio, donde conocieron a la regente del imperio de cristal, a princesa Flurry hart y su madre, la princesa del amor Mi Amore Cadenza, cuyo nombre le pareció bastante curioso, ya que le recordó algo al idioma de Romalia; de esta última, recibieron algunos cristales con propiedades mágicas como recuerdo y un paseo por el castillo de cristal, tras lo cual se despidieron para seguir su viaje.

Su siguiente parada las llevo a la ciudad de Vanhoover, donde visitaron 'Galoping gore', donde conocieron a muchos animales hermosos que nuca habían visto antes; el ver como Fluttershy se comunicaba completamente con las criaturas, tanto pequeñas como grandes era poco más que asombroso, tras una travesía algo difícil visitaron un lugar sumamente mágico, esa era la primera vez que Henrrietta veía hadas, aunque por alguna razón los equestres les llamaban Breezies, tras recibir un ungüento de polen especial que era capaz de curar completamente cualquier herida superficial sin dejar cicatriz alguna, se despidieron de las pequeñas criaturas.

Con un destello, el grupo apareció al centro de una pequeña ciudad, de nombre Ponyville, donde conoció un negocio salido de cuentos de hadas, parecía estar echo de galletas y dentro se vendían los más exquisitos postres que jamás había probado en toda su vida, también conoció el castillo de la amistad, algo que le maravillo de sobre manera, parecía un árbol de cristal en toda regla y sus destellos eran hermosos y armoniosos, pero la cereza del pastel fue la visita a la granja de la familia Apple, y no fue solo por lo hermoso de su huerto, sino porque ahí fue donde recibió una mermelada única hecha de frutas mágicas conocidas como zapa manzanas, de la cual se enamoró en cuanto la probo, lamentablemente esta fue la última parada, era hora de regresar a Canterlot, el sol estaba casi por comenzar a ocultarse y pronto tendrían que tomar el tren de regreso a el reino hechicero.

-O-

Cuando reaparecieron en centro de la sala del trono de Canterlot, Henrrietta de inmediato ordeno se reunieran sus mosqueteras ya que estaban próximas a retirarse, y mientras estas se preparaban continúo conversando con las portadoras de los elementos.

"Fue una tarde grandiosa, agradezco mucho su amabilidad y de ser posible, en el futuro me encantaría conocer mas de su hermosa nación emperatriz Twilight." -dijo con muchos ánimos Henrrietta-

"Me alegro mucho de que el paseo haya sido de su agrado, y recuerde que Equestria siempre le recibirá con los brazos abiertos, además, por favor llámeme solamente Twiligth, prefiero mantener el trato informal mientras no estoy en reuniones oficiales."

En ese momento la yegua de piel blanca como la nieve, atravesó la pueta de la sala y se acercó al grupo, en uno de sus antebrazos cargaba una gran bolsa con el logo de 'Rarity for you'.

"¡Gracias al cielo!, por un momento pensé que no le había alcanzado, estaba a punto de salir corriendo a la estación cuando vi a una de sus mosqueteras."

Sin perder tiempo, esta se acerco a la reina de Tristain y le entrego la bolsa con una gran sonrisa en el rostro.

"Este es mi humilde obsequio, una muestra de la buena voluntad de Equestria, ¡un vestido digno para una reina!" -dijo la modista, para después mirar alrededor de la sala asegurándose que no hubiera ningún potro cerca-

"Y bajo el fondo falso de la bolsa se encuentran algunas cosas mas para cuando quiera sorprender a alguien especial." -termino con una sonrisa pícara y un guiño-

Henrrietta agradeció de todo corazón la amabilidad de la modista, pero en el fondo aun sentía tristeza por la reciente muerte de su amado Wales.

Al cabo de algunos minutos mas de conversación, la vice capitana de las mosqueteras, Babette, en compañía de su guía, la mujer conejo Judy, les anunciaron que las tropas estaban formadas y listas para partir.

El profesionalismo de sus mosqueteras lleno de orgullo su corazón; sin perder el tiempo se encaminaron a la estación ferroviaria de Canterlot, donde ya les esperaba su transporte de regreso, el mismo tren lujoso, sin embargo, había algo diferente, esta vez, un grupo de potros jóvenes estaban cargando una gran cantidad de bolsas y/o maletas en uno de los vagones posteriores, lo que la hizo levantar la ceja y dirigir una mirada inquisitiva a la capitana.

Esta al notar la mirada fija de la reina, se sintió algo avergonzada.

"Ahem, el palacio se ofreció amablemente a enviar todo el equipaje para ser cargado." -dijo la rubia con los ojos cerrados-

"No recuerdo que ninguna de ustedes hubiese traído equipaje consigo."

"Se trata de las compras de todas, su alteza." -contesto Agnes-

"Oh, entonces, ¿acaban de comenzar?, ¿tararan mucho?"

Afortunadamente para la avergonzada rubia, en ese momento se acerco Judy con una gran sonrisa, ignorando totalmente de lo que hablaba el par de mujeres.

"Pueden comenzar a abordar, el tren partirá sin retraso, dentro de poco terminaran de subir todas sus pertenencias, los cargadores mencionaron que les tomo algo de tiempo acomodar adecuadamente las compras de SARH para que no se revolvieran, ¡era casi una tercera parte de todo!, ¿pueden creerlo?"

AN: SARH es la abreviación para Su Alteza Real Henrrietta

"Oh, ya veo," -contesto la reina con algo de rubor en el rostro- "entonces, no perdamos mas tiempo, ¡subamos cuanto antes!"

La vergüenza de Henrrietta ante lo sucedido, duro con ella hasta ya cerca de dos horas después de haberse despedido de la emperatriz y sus amigas; durante el camino de regreso, quien rompió la incómoda atmosfera fue Judy.

"Disculpe mi atrevimiento su alteza, pero, escuche de una de las mosqueteras que recibió un vestido de la mano personal de la señorita Rarity, si me permite hacer una petición egoísta, si no es una gran molestia claro… ¿me permitiría verlo?"

Ante las miradas extrañadas de Henrrietta y las mosqueteras cercanas, la coneja se apresuro a explicarse tratando de no ofender a la reina.

"¡S-S-Si no lo desea no tengo ninguna objeción!, ¡NO!, ¡lo entendería perfectamente!... es solo… que jamás he visto de cerca uno de sus trabajos personales, solamente he escuchado sobre lo magníficos que son… y pues me gustaría por lo menos ver uno, aunque sea una vez."

Las palabras de la coneja causaron que la vista de la reina se enfocara sobre la bolsa a su lado.

Entonces, ¿eso quiere decir que sus diseños son trabajados por otros siempre?, ¿diferirá mucho su trabajo personal al de sus subordinados?

Mientras Henrrietta luchaba consigo misma si abrir o no en ese momento la bolsa, la coneja empezaba a temer haberse propasado con su petición, pero antes de que pudiera disculparse y pedir que ignorara su estúpida petición, la reina respondió.

"A decir verdad, ahora que lo pones así, yo también siento curiosidad, está bien, ¡me lo voy a probar!"

Sin perder el tiempo tomo la bolsa y se metió a una de las cabinas de descanso junto con la vice capitana para que le ayudara a cambiarse, sin embargo, para su sorpresa, una sirvienta ya se encontraba dentro, tras la sorpresa, la mujer de rostro un tanto reptiliano le ayudo a despojarse de su vestido y probarse el nuevo, fue una agradable sorpresa que las escamas de sus manos no fueran ásperas tal como parecían, sino todo lo contrario, eran bastante suaves, al menos fue lo que pudo sentir en cada contacto necesario; al extraerlo de la bolsa su sorpresa fue tal, que pudo escucharse en el resto del vagón.

"¡Oh!, ¡ya lo vieron!, ¡la espera me esta matando!" -hablo Judy con emoción-

Al cabo de unos minutos más, Henrrietta salió de la cabina y el hermoso vestido dejo a todas sin habla.

Se trataba de una prenda sin hombros que acentuaba su figura superior de manera maravillosa, con una falda que fluía y se arrastraba ligeramente sin impedir en lo más mínimo su caminar, parecía cambiar ligeramente de color según la dirección desde que se le mirara, incluía unos delicados guantes y un chaquetin estilo torero como complemento que llegaba apenas por debajo de su pecho.

Era un vestido perfecto, bien podía servir como un vestido de gala o incluso de novia.

"¡Es hermoso!"

La exclamación de la coneja saco a las demás de su trance, con lo que una avalancha de cumplidos y elogios por parte de sus mosqueteras inundo por varios minutos el vagón, pero las siguientes palabras de Judy detuvieron toda conversación.

"¿Y qué encantamientos tiene?"

"¿Huh?, ¿a qué se refiere señorita Judy?" -pregunto extrañada la reina, era impensable que se tratara de un objeto mágico-

"Oh, ¿acaso no lo sabían?, todas las prendas de 'Rarity for you' tienen encantamientos, es por eso que son de las más caras y populares del mercado, y he escuchado rumores que las prendas hechas por la señorita Rarity tienen los mejores."

¡No puede ser!, es una broma, ¿verdad? -pensaban todas las Halkeginias mirando el vestido al mismo tiempo-

En ese momento la sirvienta que se había mantenido al margen, se acercó a Judy con una pequeña carta en sus manos que tenía el logo de Rarity.

"Aquí está el certificado de originalidad."

"¿Mhn?, ¡Oh!, ¡muchas gracias Coraline!"

AN: Coraline por 'coralillo' tipo de serpiente venenosa mexicana.

"Veamos…"

Sin perder otro segundo, la coneja extrajo el certificado y comenzó a leer en voz alta para todas.

"Certificado de autenticidad, esta prenda fue creada y manufacturada por mano directa de la fundadora y copropietaria de Rarity for you, es una pieza única, sin fabricación de serie."

"¿Qué quiere decir con eso de sin fabricación de serie?" -pregunto extrañada Agnes-

"Quiere decir que no es un diseño de venta, es decir, ¡que jamás se hará otro igual!"

Tras responder la pregunta, Judy continúo leyendo.

"La presente prenda fue completamente construida con seda de araña estrella y adornada con gemas cortadas y preparadas por profesionales con la más alta calidad, otros materiales como algodón, refuerzos de micro cable de oricalco trenzado entretejido y piel de animales no sentientes fueron utilizadas para acabados según la necesidad, cuenta con los siguientes encantamientos en todas sus piezas, encantamiento de peso pluma, *snort* ese es bastante básico, lo lleva toda prenda de mucho peso," -pensó en voz alta la coneja- "encantamiento de confort y protección elemental, encantamiento de camaleón, encantamiento de adaptabilidad (no incluye embarazo), encantamiento de tenacidad, encantamiento repelente mayor, *GHASPH* ¡encantamiento de recuperación acelerada de mana y encantamiento de aumento de potencia mágica!; ¡esos dos nunca antes los había visto!" -termino volviéndose a las impresionadas y boquiabiertas Halkeginias-

¡No lo puedo creer!, tantos encantamientos en todas las prendas, ¡eso es imposible!, ¡una prenda como esta habría de ser considerada un tesoro nacional!... ¡Y ME LO DIERON COMO OBSEQUIO!

Henrrietta, quien era la que más comprendía el peso de todo lo que acababa de decir su guía estaba anonadada y paralizada.

Sin embargo, las mosqueteras, quienes realmente no conocían gran cosa sobre magia querían más detalles.

"¿Qué es lo que hace el encantamiento de confort y protección elemental?" -pregunto una-

"Eso significa que la prenda jamás se sentirá áspera fría o caliente sobre su piel siempre será perfectamente cómoda, además no importaría si se encontrase en el desierto o en la tundra no sufrirá los efectos de las temperaturas extremas, incluso podría caminar a través del fuego sin ser arruinado su cabello siquiera; ese es uno de los encantamientos más raros de encontrar en una prenda, el más común es el de confort que solo hace la prenda cómoda en todo momento."

Todas estaban impresionadas.

"¿Qué es ese 'refuerzo de micro cable trenzado de oricalco'?, jamás había escuchado de algo similar." -pregunto Babette-

"Es un refuerzo normalmente utilizado en los uniformes y armaduras de los guardias reales y soldados, eso vuelve la tela prácticamente imposible de cortar para cualquier espada u objeto afilado de resistencia menor al oricalco, básicamente ningún material menor al mitril seria capaz de siquiera arañarlo."

"¿Mitril?" -dijo la vece capitana levantando una ceja-

"Mmmnhn, como lo explico, en cuanto a que metal es más resistente, comenzaríamos con cobre, después hierro, luego acero, entonces vendría el mitril y por encima de este el oricalco."

Todas las mosqueteras estaban impresionadas, ninguna sabia que existieran metales mas fuertes que el acero.

"¿Qué hace el encantamiento de camaleón?" -pregunto otra de las mosqueteras-

"Según se ese encantamiento adapta la paleta de color de la prenda para combinar con los accesorios adicionales."

"¿Y el encantamiento de tenacidad?"

"Ese se suele usar en prendas de trabajo, las hace básicamente indestructibles y aun si llegaran a dañarse se auto reparan con el tiempo, es un encantamiento fuerte que tiene un tiempo de vida definido y alargarlo es usualmente muy costoso, pero sospecho que el vestido de la reina tiene la versión más cara de este a juzgar por la gran cantidad de gemas."

"¿A que te refieres?" -dijo la misma mosquetera-

"¿Han visto antes las tarjetas mágicas producidas por el reino hechicero?" -al ver que varias asintieron continuo- "todas usan una gema para almacenar mana para poder alimentar el hechizo en ellas, todas usan gemas provenientes de Equestria y existen configuraciones que permiten que se recarguen por si mismas con el mana ambiental."

"Yo estoy mas interesada en saber que hace el encantamiento de adaptabilidad y que tiene que ver con el embarazo." -dijo otra, dejando de lado el tema que no entendía cuanto antes-

"Jiji, ese es un encantamiento que permite a la prenda adaptarse al cuerpo si por ejemplo, aumentaras algo de peso, si aumenta la talla del pecho como en el caso de las jovencitas transformándose en mujeres, y el crecimiento normal hasta cierto punto, además, puede hacer lo mismo en caso contrario, como en el caso de pérdida de peso, solo cubre cambios menores y permanentes, por eso que no incluye el embarazo, el cambio es demasiado para el encantamiento."

Una serie Ooh's y aahh's se escucharon.

"¿Y qué es eso del encantamiento repelente mayor?" -pregunto una mosquetera que usaba el cabello en una larga cola de caballo-

"El encantamiento repelente se usa normalmente para repeler polillas, mosquitos y otros bichos dañinos de las prendas y el usuario, pero el encantamiento mayor además de hacer lo mismo, también repele bestias salvajes hasta cierto nivel, por encima de este vuelve al usuario algo sin mucho interés para las bestias, este encantamiento normalmente es muy útil para los trabajadores de zoológicos y exploradores."

Saliendo finalmente de su estupor y habiendo escuchado superficialmente lo que hacían sus mosqueteras, Henrrietta agrego su propia pregunta.

"¿Y los últimos des encantamientos señorita Judy?, ¿sabe algo sobre ellos?"

"La verdad no, como lo dije antes, jamás los había visto o escuchado sobre ellos, pero creo que los nombres son bastante directos, creo que hacen exactamente lo que describen."

Henrrietta se fue a cambiar nuevamente a la cabina con la ayuda de Coraline, durante el resto del viaje, Henrrietta estuvo rumiando todo lo que vio y conoció en el reino de Equestria con una nueva luz.

-O-

Al llegar al reino hechicero, la reina y su escolta bajaron del tren y se dirigieron directamente al palacio, mientras que todo su equipaje, seria llevado a parte al castillo por sirvientes, por lo que sin perder el tiempo todo el grupo se dirigió a la sala del trono.

"¡Ahh, bienvenida de regreso reina Enriqueta, lamento que mis reinas no estén aquí para despedirse, pero en este momento una está ocupada con un proyecto y la otra está supervisando el entrenamiento de mis hijos, dígame, ¿disfruto de su viaje?" -pregunto el rey hechicero sentado en el trono-

"No es ningún problema su alteza, comprendo perfectamente que hay cosas que no se pueden posponer, en cuanto a la visita, la disfrute mucho, no tengo palabras suficientes para agradecer toda su hospitalidad y gracia." -contesto esta haciendo una ligera reverencia-

"No tiene nada que agradecer, no me supuso ningún problema; lamentablemente esta visita ha llegado a su fin, Satoru me informo hace poco que finalmente su tare fue completada, así que, que le parece si cenan algo antes de retirarse, me gustaría me acompañara en mi mesa privada, si mal no recuerdo, aún tenemos un asunto pendiente por tratar."

Oh, cierto, me pregunto ¿de que será que me quiere hablar con tanto secreto? "Sería un gran honor."

Con eso dicho, todas las mosqueteras fueron llevadas al comedor adjunto donde tuvieron una cena digna de reyes, mientras que Henrrietta no creía lo que escuchaba y las lagrimas corrían por su rostro, afortunadamente para ella, en la mesa privada había bastante helado para ella.

Al terminar de comer, todas se reunieron nuevamente en la sala del trono para despedirse finalmente del reino hechicero, y las mosqueteras notaron la cara de convicción con la que salió la reina de su cena, Agnes quería preguntarle qué había pasado y si era algo delicado, pero no era el momento ni el lugar para ello.

"Espero que desee visitar nuevamente."

"Muchas gracias por sus amables palabras, nada me encantaría más que poder volver a visitar su maravilloso reino."

El sonido de la puerta abriéndose llamo la atención de todos.

"¡Excelente!, jajaja, ya han llegado." -exclamo con alegría el rey hechicero-

Un sequito de sirvientes entro en dos columnas, la primera, cada sirvienta cargaba varias mochilas, esta se aproximo de inmediato a la formación, entregando mochilas identificadas con nombres en Halkegino a cada mosquetera, solo Agnes recibió dos mochilas.

"Dentro de estas mochilas se encuentran todas sus compras personales separadas por dueño tal como se encontraban en el tren." -continuo el Overlord enmascarado-

Todas miraron con comprensión las mochilas, después de todo lo que habían visto en esos tres días, algo así ya no les sorprendía.

"En este mundo es común el intercambiar heráldicas entre reinos para reafirmar las alianzas, sin embargo, ya que no es una costumbre de Halkeginia, yo decidí darle algo más útil."

Con una seña de su mano, las sirvientas de la segunda columna que empujaban carritos de servicio con cajas apiladas sobre ellos, entregando una a cada mosquetera.

"Dentro de estas cajas se encuentra un arma especial del reino hechicero utilizada por las fuerzas del orden publico en mis ciudades, son revolver mágicos, armas de nueve tiros por carga similares a sus pistolas de pedernal, pero mucho más rápidas de recargar, mayor precisión y alcance."

Dentro de cada caja, un revolver de acabados plateados adornado con grabados rúnicos, de un cañón de 25cm, una cacha cómoda con caras de maderas finas y una gema en la base de la cacha, descansaba sobre una cama acojinada de seda purpura.

"El arma será personalizada por una gota de su sangre la primera vez que sea empuñada, por lo que nadie más podrá usarlas, salvo hijos directos, al ser un arma mágica no necesita de municiones, para recargarla solo necesitan golpear la gema en la cacha con la palama de su mano y la munición puede ser configurada para matar o aturdir por la voluntad del usuario antes de disparar."

"Y yo que pensaba que ya nada podría sorprendernos." -dijo Agnes para si misma en voz baja-

"Después de todo, ¿qué mejor regalo hay, que algo útil para aumentar su protección?"

Una ultima sirvienta se acerco a Henrrietta con una caja pequeña en sus manos y la abrió frente a ella, dentro, había un hermoso anillo con una esmeralda cortada en facetas como un diamante.

"Y este anillo le permitirá transportar inmediatamente a cualquier cantidad de sus mosqueteras hasta su posición de inmediato una vez al día y tiene un tiempo de recarga de siete días."

*GHASPH*

"No, no tengo palabras, esto es mucho mas de lo que jamás me atrevería a recibir, si me permite una pregunta, ¿tiene este anillo algún significado?" -pregunto la reina con algo de preocupación-

"No tiene ninguna obligación al recibirlo, es solo una muestra de mi compromiso por proteger a mi nuevo aliado."

"Entonces, agradezco de todo corazón su infinita amabilidad rey Gown." -termino Henrrietta con la reverencia más profunda que había ofrecido hasta ese momento-

"Bien, eso es todo por ahora, creo que ya no hay que dejar mas tiempo esperando a su reino, es hora de su regreso triunfal sobre sus enemigos, [Gate]

Con un comando el portal se abrió a un lado del grupo, todas dieron una ultima reverencia y comenzaron a retirarse mientras la reina de Tristain reafirmaba su decisión inicial.

No hay de otra, tener al reino hechicero de enemigo es una sentencia de muerte para cualquier nación, tengo que hacer mi mayor esfuerzo para que las razas no humanas dejen de ser mal vistas en todo Tristain.

-O-

En el patio del palacio real de Tristain, un agujero tan oscuro como la noche se abrió alarmando a la guardia Griffin que de inmediato se formó alrededor preparados para lo que fuera a suceder, cuando la primera figura cruzo el portal, la tensión llego al limite por un momento, el capitán de la guardia pensó que se trataba de una invasión y estaba por ordenar el ataque, hasta que reconoció la figura.

"¡AT..aaa… ¿capitana Agnes?"

Después de ella cruzo la vice capitana y todas las mosqueteras formándose a los costados del portal den filas dobles.

Finalmente, la figura mas conocida de toda Tristain cruzo el portal y este se cerró de inmediato.

"¡SU ALTEZA!" -gritaron todos los soldados postrándose de inmediato-

"¡Su alteza pensamos que había sido raptada nuevamente!, estábamos por formar una expedición de búsqueda y rescate, pero algunos nobles desaparecieron de pronto sin dejar rastro."

"¿Ya probo buscando en los calabozos del castillo?" -respondió ella con una sonrisa- "simplemente estaba de visita en el reino hechicero, pero ahora hay trabajo que hacer, capitán quiero que reúna cuanto antes a todos los nobles que pueda encontrar, tengo mucho que discutir con ellos no hay tiempo que perder."

"¡Sí!, ¡de inmediato!"

"Agnes, entremos cuanto antes, hay que prepararnos para la reunión."

Por Tristain y por ti mi amado Wales hare mi mejor esfuerzo.

Con paso firme y un brillo en los ojos que no había tenido desde la muerte de su amado, la reina de Tristain se encamino a su palacio.


Con esto llegamos al final de esta pequeña 'side story', espero haya sido de su agrado, nos leemos en el ser supremo de zero, cuídense mucho y buena suerte. XD