Harry se estiró en la cama. Sus ojos aún permanecían cerrados. Se desperezó, y sintió sus músculos agarrotados. Tentativamente abrió los ojos, para darse cuenta de la incómoda posición en la que estaba acostado. Aún con la ropa del día anterior, y sus lentes torcidos. Lentamente se acomodó, y luego se sentó. Imágenes de lo que fue el día de ayer, o cuando haya sido ya que sentía como si hubiera dormido durante días, volvieron a su cabeza como un dolor infernal. Se sentía irreal. Rápidamente metió su mano en su bolsillo, sólo para encontrar los restos de su varita. Eso confirmó que todo había sucedido.

Un gemido escapó de su boca, al darse cuenta de la situación en la que se encontraba. Y más aún, dónde se encontraba. La habitación que creía, era de Salazar Slytherin. Se rió ante la ironía de toda la controversia del Heredero de Slytherin.

Se puso de pie, y un quejido resonó. Le dolía todo el cuerpo. Estaba exhausto. Pero supuso que era normal por todo lo que había pasado. Mental, física, y toda la magia que había salido de su cuerpo. Y sin dudas, lo mayor fue el componente emocional.

Se dirigió al baño, que no había llegado a ver antes de derrumbarse del cansancio. Era lujoso, obviamente adornado con colores verdes y plateados. Una gran bacha, el servicio, una ducha muy amplia, y unos escalones que conducían a lo que era una gran y lujosa piscina, con varios grifos. Gimió ante la ostentación, y se acercó a ella. Abrió todos los grifos y el agua caliente empezó a correr y llenar la bañera.

Rápidamente se quitó la ropa, y una vez que estuvo llena, el chorro de agua se detuvo. La temperatura estaba ideal, y cuando ingresó, una sensación de satisfacción recorrió su cuerpo. Se sumergió por completo y luego con sólo su cabeza fuera del agua, y apoyada contra el borde, se quedó quieto disfrutando de la cálida sensación. No supo por cuánto tiempo estuvo así, hasta que se sintió satisfecho. Mágicamente aparecieron toallas, y cuando se secó y se dispuso a ponerse la ropa que se había quitado, no estaban.

Volvió al cuarto, un poco entrando en pánico de no tener vestimentas, pero se acercó al armario y lo abrió. Dentro encontró muchos juegos de túnicas en distintos tonos de verde, negro y plateado, con detalles de los tres colores en cada una de las túnicas. Optó por una verde oscuro con negro, y se dio cuenta que el talle le quedaba la perfección. Un par de pantalones negros de seda, y unas botas con escamas. Si tuviera que adivinar, eran de dragón o, Merlín no quisiera, basilisco.

Una vez limpio y un poco recuperado, volvió a la zona central de la cámara. Cuando su mirada se posó en el asiento detrás del escritorio, se congeló en el lugar. Estaba cansado, si, pero no para no darse cuenta del cuadro que ahora estaba presente. Estaba seguro que el día anterior esa pintura no estaba.

Acercándose con cautela, sabiendo que debería ser una pintura mágica, se paró enfrente del recuadro. Un hombre muy parecido a la estatua que adornaba afuera estaba sentado en el mismo asiento donde descansaba el marco. Una gran serpiente muy similar al basilisco que había matado rodeaba el cuello y los apoyabrazos del gran trono, aunque su tamaño obviamente no era tan grande. Lo miró con el ceño fruncido y una expresión de leve repulsión, antes de cambiar sus facciones a una más neutral.

"Bienvenido mi heredero, he esperado este momento durante mucho tiempo" siseó en pársel la pintura. "Como bien deducirás, soy Salazar Slytherin, y estos son mis aposentos. La gran Cámara de los Secretos" terminó con voz sedosa.

Harry no podía creer lo que estaba escuchando. ¿Heredero de Slytherin? No, eso era imposible. No podía hacer frente a esa situación otra vez.

"Eh, no creo que sea el Heredero de Slytherin" dijo Harry nerviosamente.

"¿Por qué tu pársel es tan primitivo? Suena como si estuviera… manchado" dijo Salazar, con el ceño fruncido y claro disgusto en su voz. "Suenas casi como ese otro muchacho con aire de grandeza que vino hace unos años" añadió siseando.

Harry supuso a quién se refería.

"¿Te refieres a Tom Riddle?" preguntó con cautela.

"Si, ese mismo. Un muchacho tonto que se creía el Heredero porque pudo ingresar aquí" el disgusto seguía estando presente en su tono de voz.

"¿Pero no era él el Heredero?".

"Claro que no. Debe haber sido descendiente para hablar la noble lengua de las serpientes, pero nunca mi legítimo Heredero".

"¿Cómo lo sabes?" preguntó Harry con curiosidad.

Salazar lo miró como si hubiera hecho una pregunta muy tonta, pero el disgusto seguía estando en sus facciones.

"Será mejor que hablemos en inglés, no puedo soportar el sonido que escapa de tu boca. La lengua pársel es algo mágico y ese sonido no es lo que debería ser" dijo con severidad.

"Lo siento" dijo Harry avergonzado, bajando la cabeza.

"Levanta la cabeza Heredero. Nadie de mi sangre se menosprecia así" dijo con enojo, y la serpiente siseó furiosa acompañándolo. "En cuanto a tu pregunta, sólo sangre de mi sangre puede ingresar a esta Cámara, pero sólamente cuando mi Heredero legítimo ingresara mi retrato se daría a conocer" explicó, acariciando a su familiar.

"¿Y cuándo Tom Riddle estuvo aquí no te diste a conocer?" preguntó sorprendido. Ante el asentimiento del retrato, volvió a preguntar. "¿Cómo supiste que estaba aquí?"

"Esta es mi Cámara Heredero, estaba aquí, pero no era visible. Y no podía interactuar. Sólo con tu llegada pude liberarme finalmente" dijo, claramente molesto por no poder hacer más que observar.

Harry pensó seriamente en lo que le dijo. Pero aún seguía incrédulo ante la idea de que él fuera realmente el Heredero de Slytherin.

"¿Cómo puede ser eso cierto?" preguntó Harry luego de unos momentos de consideración.

"Heredero, no soy sólo un retrato. Soy Salazar Slytherin. Momento antes de morir aquí, en la soledad de mi Cámara, alejado de todos, y con mis últimas energías, canalicé mi magia y me introduje voluntariamente. Me confiné a esta representación, encantada para darme a conocer cuando el verdadero descendiente de mi ingresara por esta puerta. Cómo estoy hablando contigo, no hay dudas que eres tú" dijo Salazar solemnemente. "Aparte, si hay algo que lo puede confirmar, son tus ojos. Acércate y observa los míos".

Harry se levantó y se acercó a la pintura. Dos orbes brillantes esmeraldas parecían que brillaban, idénticos a los suyos, y a las dos esmeraldas que adornaban la puerta de ingreso.

"Pero eso es imposible. Yo los heredé de mi madre, y ella era nacida de muggles" dijo pensativo.

Salazar consideró sus palabras por unos momentos.

"¿Ella podía hablar pársel?" preguntó con seriedad.

"No hasta dónde yo se" dijo luego de pensarlo bastante.

"Entonces quizás no tenía el suficiente poder mágico en su sangre, al venir de muggles. Mis descendientes se deben haber casado entre sí o con gente no mágica para llegar al punto de generar muggles. Qué desperdicio" siseó casi en pársel. "¿Tu madre se casó con un mago sangre pura?" preguntó luego.

Harry no sabía bien la historia de los Potter, pero había leído que eran una familia antigua.

"Creo que sí, aunque no estoy seguro" admitió.

"Bueno, ese debe haber sido el desencadenante, su mezcla de sangre activó la magia dormida para que se desarrolle en ti. Pero dime tu nombre Heredero".

"Mi nombre es Harry Potter" dijo con timidez.

"Potter, me suena vagamente familiar ese apellido, aunque no es seguro. Y no seas tímido, llevas mi sangre. Eso ya es motivo de orgullo" lo reprendió, a lo que Harry asintió levemente.

"No puedo creer que esté hablando con uno de los fundadores de Hogwarts, es increíble". La fascinación de Harry era muy notoria.

"Es agradable esa reacción de tu parte, pero no te menosprecies. Llevas la sangre noble en ti. Cuéntame más de ti".

"Bueno, estoy cuarto año, estoy en Gryffindor.." dijo automáticamente y no pudo continuar por los siseos agresivos que empezó a pronunciar Salazar.

"Mi sangre en la casa de ese idiota. ¿Cómo es posible? Ese sombrero amigo de él, estoy seguro que tuvo algo que ver" el enojo de la pintura muy claro.

"Eh, por lo que vale, el sombrero quiso ponerme en Slytherin, dijo que podía llevarme a la grandeza, pero yo le insistí para que me pusiera en Gryffindor" dijo encogiéndose a medida que hablaba y la mirada de Salazar se posaba sobre él.

"¿Por qué harías algo tan estúpido como eso?" preguntó con claro enojo. "Podría aceptar a regañadientes Ravenclaw, pero ¿Gryffindor? No, esto es imposible".

"Digamos que conocí a diversas personas que fueron a tu casa, y no quería compartir con ellos. Aparte Tom Riddle fue a Slytherin, y no quiero tener nada que ver con él" terminó siseando él ahora.

Salazar se calmó un poco ante sus palabras y la mención de Riddle.

"¿Por qué lo dices? Sé que era un mago brillante, aunque demasiado ególatra para mi gusto, y eso que soy una persona orgullosa, jactándose de ser mi Heredero, pero tú pareces que tienes algo personal contra él".

Harry se mordió la lengua para no coincidir con él con su propia descripción, pero si había alguien a quien podía permitirse tener un poco de ego, supuso que era el hombre retratado enfrente de él. Aparte extrañamente le estaba cayendo bien.

"Tom Marvolo Riddle fue conocido como Lord Voldemort. Es un anagrama de Yo Soy Lord Voldemort, algo para dar algo de razonamiento a tu caracterización de él. Hace 13 años, mató a mis padres, y luego intentó asesinarme. La maldición asesina rebotó en mí, y lo mató, o lo hizo retroceder, no se muy bien qué fue lo que sucedió. Sólo quedé con esta cicatriz en forma de rayo" explicó, levantándose el flequillo y mostrando su frente. Salazar observó con demasiada curiosidad su marca. "Es por eso que lo odio, me dejó sin familia, condenándome a vivir con la familia muggle de mi madre" terminó, siseando enojado la última parte.

"¡Mi Heredero criado por muggles!" explotó, poniéndose de pie por primera vez y haciendo caer a la serpiente que también siseó enojada, sin que Harry supiera si fue por el enojo de su maestro o por haber salido de la comodidad de sus hombros. "'¡Explícame, eso es algo inaceptable! ¿Qué más tengo que saber?" preguntó sin abandonar su enojo y mirándolo con expresión furiosa.

Harry no respondió enseguida. Si supiera todas las cosas por las que pasó…

"Bueno.. Hay varias cosas. De hecho han pasado muchas cosas" añadió un poco inseguro.

"Bien, empieza entonces" dijo Salazar imperativamente.

"Puede tomarnos un tiempo.." dijo tentativamente. "Es bastante que abarcar".

"Tenemos todo el tiempo. Esta sala se puede configurar para ralentizar el tiempo. Una hora fuera de este lugar son tres en el resto del castillo.

Harry abrió los ojos sorprendido ante esa información. Podría pasar cantidad de horas aquí dentro, estudiando y ganando poder.

"¿Cómo hago eso?" preguntó con ansiedad.

"Tienes que lanzar el encantamiento 'Moratempo' en pársel, y ya está".

"¿Así de simple?" dijo con sorpresa. Supuso que sería algo más complicado.

"Los encantamientos no fueron mi campo de experticia. Aprendí bastante de Rowena, que era una de sus especialidades, pero intenté hacerlo lo más básico posible. Y el hecho de que fuera en pársel disminuyó la dificultad" explicó pacientemente.

Harry asintió y movió su mano para alcanzar su varita. Cuando recordó que no tenía una.

"Oh, maldición. No puedo hacerlo, ayer se rompió mi varita".

"¿Qué hiciste para romper tu varita?" preguntó con el enojo filtrándose en su voz.

"Es una de las tantas cosas que tengo para contar" dijo sin retroceder. Su humor retrocedió bastante al recordar los eventos. La ira se expandía y el aire comenzaba a envolverse nuevamente.

Salazar observó con leve sorpresa lo que sucedía delante de él. El joven delante de él irradiaba poder puro. Estaba más que claro que tenía un gran potencial si podía canalizar su magia de esa manera. Aunque también se dio cuenta que lo hacía inconscientemente.

"Heredero, tranquilízate" amonestó Salazar con firmeza. "Tienes que controlar mejor tu magia".

Harry se enfocó nuevamente y las ondas de energía se disiparon, pero sus ojos verdes brillantes aún crepitaban ardientemente.

"Es impresionante que puedas exteriorizar de esa manera tu magia, más aún a tu edad. Pero no es aconsejable si no puedes maniobrarla. Puedes perder el control y causar daños terribles a tu alrededor" explicó la pintura pacientemente. "¿Sucedió alguna otra vez?" preguntó luego.

"Ayer, o cuando haya sido, ya perdí la noción del tiempo. Y fue bastante más que esto" murmuró lo último apenas audible. "Pero fue debido al enojo que sentí por todo lo que me sucedió" añadió.

"¿Más que esto?" preguntó con sorpresa en su rostro que duró un segundo, antes de volver a su rostro serio. "Eso es inusual. Ni yo ni Gryffindor, que ha regañadientes tengo que admitir que era muy poderoso, pudimos hacer más que unas ondas de energía ya en edad adulta. Pero bueno, no esperaba menos de mi Heredero" dijo con claro orgullo en su voz.

Harry bajó la vista avergonzado. No estaba acostumbrado a los elogios, y menos de uno de los Fundadores y que resultó ser uno de sus antepasados.

"Ahora, explícame qué ha sucedido en tu vida" demandó, volviendo a su seriedad habitual.

Harry levantó su mirada y lo observó atentamente. ¿Podría contarle todo? ¿Sería capaz de narrarle toda su vida? Ni siquiera a sus amigos les contó todo lo que pasó en la casa de sus parientes. Jamás se había abierto completamente en su vida. ¿Qué tenía que perder? Era un retrato, no iba a ser capaz de explotar su vulnerabilidad, y estaba seguro que podía beneficiarse de sus conocimientos y ser su aprendiz, después de todo fue uno de los magos más grandes en la historia. Y Harry quería convertirse en el mejor de todos. Un vistazo a su vida a cambio era un buen trato.

Harry respiró hondo y comenzó a hablar.

"Bueno, como te he dicho, cuando tenía poco más de un año, mis padres fueron asesinados por Riddle, y por lo que sé, fue Dumbledore, el actual director, quien me dejó con mis parientes muggles. Mi tía era hermana de mi madre. Ahora que lo pienso ella también comparte tu sangre" dijo alegremente, consiguiendo que Salazar siseara furiosamente y le advirtiera que no volviera a decir algo así.

"De todas maneras, mi infancia no fue ideal. Mis parientes odian la magia, y todo lo que para ellos es anormal. Obviamente yo no era consciente de lo que sucedía a mi alrededor, con estallidos de magia accidental, cosas que sucedían inexplicablemente. Que mi pelo creciera luego de un corte, cambiarle el color del pelo a una profesora en mi escuela primaria, sanar huesos rotos de un día para otro, aparecerme arriba del techo de la escuela una vez.."

"Espera, ¿pudiste aparecerte cuando eras un niño?" preguntó con incredulidad en su voz.

"Si, aunque como te digo, no fui consciente. Mi primo y sus amigos me estaban persiguiendo para golpearme, y yo bueno, digamos que desee con todas mis fuerzas estar en otro lugar y que no pudieran encontrarme" respondió Harry medio incómodo.

"Eso es algo extraordinario. Esa magia accidental no debería ser posible a esa edad" dijo más pensativo. "Pero supongo que ahora te debería resultar más fácil, ¿ya lo has dominado?" preguntó.

"Eh, no. Por lo que tengo entendido los menores de edad no pueden aparecerse. Y el Ministerio tiene que avalarte. No sé muy bien cómo funciona la verdad" dijo frunciendo el ceño.

"No importa. Ser mayor de edad no es un requisito para la aparición, y si ya lo has hecho, aunque no hayas sido consciente, te ayudará la próxima vez. Pero sígueme contando".

"Si, bien. Como dije, todas estas cosas sucedieron y mis parientes me castigaban de alguna u otra forma. Siempre supe que de alguna manera era diferente, y eso se cumplió cuando cumplí 11 años y Hagrid, el guardabosques de los terrenos de Hogwarts llegó con la carta de aceptación al colegio. Fue él quien me acompañó y me mostró dónde comprar las cosas y útiles escolares. En realidad, él fue mi primer amigo" dijo débilmente.

Luego pasó a narrar los sucesos de su primer año. El quidditch, el espejo, el troll, la piedra filosofal, los obstáculos y su encuentro con Voldemort poseyendo a Quirrell.

"¿Quieres decir que ese individuo estuvo todo el año enseñándole a los estudiantes? exclamó Salazar indignado.

"Si, nunca lo había visto de esa manera" dijo Harry con una mueca.

"Estoy bastante impresionado con lo que me contaste sobre cómo te deshiciste de Riddle. Tu director dijo que fue el sacrificio de tu madre. Debe haber hecho un ritual basado en sangre para protegerte. Algo extraordinario si me permites decirlo" dijo Salazar, frotándose la barbilla. "Todo eso demuestra que no murió realmente esa noche que intentó asesinarte. ¿Alguna idea de por qué?

"No, la verdad que no lo sé. Sospecho que quizás Dumbledore pueda saberlo, pero no estoy seguro".

"Deberías hablar con él. Quizás pueda darte alguna idea.

"Lo haré".

"Cuéntame de tu segundo año."

Harry se movió incómodo. No le agradaría escuchar sus aventuras y su encuentro con lo que parecía era el familiar de él.

"¿Qué fue esa mirada?" preguntó Salazar penetrantemente.

Harry suspiró. No había nada que pudiera hacer, así que comenzó con los relatos de su segundo año. Su encuentro con el elfo doméstico en la casa de sus parientes, la advertencia del Ministerio, el rescate de sus amigos, la imposibilidad de pasar la barrera a la Estación, el viaje en el auto volador, el aterrizaje en el Sauce Boxeador.

"De alguna manera te las arreglaste para hacer una llegada inusual. Helga te hechizaría por dañar su más preciada plantación" dijo Salazar levemente divertido.

"¿Helga Hufflepuff plantó el Sauce?" las cejas de Harry se alzaron completamente.

"Si, ella era especialista en Herbología, Criaturas Mágicas, curación y un poco de Pociones. Estaba a cargo de los terrenos" dijo despreocupadamente.

"Vaya, pensé que era antiguo, pero no tanto" murmuró Harry.

"No te distraigas, continúa el relato".

Harry retomó la conversación. Como habían aparecido petrificados varios estudiantes, las pintadas en la pared, como él podía escuchar una voz que nadie más podía, la condena de que él era el Heredero de Slytherin, el diario de Tom Marvolo Riddle, su incursión a la Sala Común de las serpientes, el descubrimiento de que era lo que estaba causando todo el terror, y el descubrimiento de la Cámara de los Secretos.

A medida que Harry relataba, el retrato de Salazar fue pasando por varias expresiones. Horror al escuchar que había estudiantes petrificados, ya que suponía que sabía lo que significada. Orgullo cuando lo catalogaban como su Heredero, furia cuando le contó que una alumna había sido asesinada, y confusión cuando llegó a la parte que habían encontrado la entrada.

"¿Y qué hiciste" preguntó.

"Bueno, mi amigo y yo bajamos obligando a un profesor inútil para que nos acompañara. Luego hubo un derrumbe antes de la gran puerta de serpientes y nos separamos, quedando yo solo para continuar. Así que ingresé, y encontré a la estudiante que había sido raptada. Estaba pálida y fría, apenas viva. Fue ahí cuando Riddle hizo su aparición".

Salazar perdió todo el color en su retrato.

"¿Fue él quien abrió la cámara la primera vez y asesinó a la estudiante?" preguntó débilmente.

Harry sólo pudo asentir.

Comenzó una diatriba de siseos rabiosos de ambos, Slytherin y su serpiente.

"¡Ese engendro! ¿cómo se atreve a usar a mi familiar para sus sucios y pervertidos fines? ¿Cómo se atreve a manchar a la Reina de las Serpientes matando a una estudiante inocente?". Su enojo era visible.

Harry se sorprendió por ese estallido.

"¿Quieres decir que el basilisco no estaba aquí para asesinar a los hijos de muggles?" preguntó Harry confundido, y apenas terminó se arrepintió de preguntar.

"¡Claro que no! Fundé esta escuela. Fui profesor. Y a pesar que estaba en contra de los muggles, aceptaba que había hijos nacidos de ellos que necesitaban educación. Baskil fue guardada aquí para proteger el castillo en caso de que hubiera alguna invasión, e intentaran masacrarnos como lo estaban haciendo en esa época" el enojo de Salazar siguió aumentando.

Ahora más que nunca Harry se arrepentía de asesinar a la bestia. Pero de alguna forma estaba seguro que Voldemort la había corrompido. Primero para asesinar a Myrtle, y luego para desatar el terror en su segundo año. Le había hecho algo a la serpiente.

"Por lo que creo, Riddle le hizo algo a tu serpiente. Dijo que sólo le obedecía a él, y yo sentía que lo hacía como si estuviera obligada. No creo que haya querido matar a esa estudiante, y no creo que haya querido atacarme" le dijo Harry, cuando sus siseos se calmaron un poco.

Salazar lo miró abriendo los ojos, y luego confundido le preguntó.

"¿Hablaste con Riddle y Baskil te atacó?".

"Si, como te dije, encontré a la estudiante que había sido capturada a punto de morir. A su lado estaba el diario de Tom, y una figura apareció desde las sombras. Era Tom Riddle en una versión más corpórea que un fantasma, aunque no estaba completa. Dijo que estaba extrayendo el alma de la estudiante, y que pronto volvería a la vida. También dijo que ya no le interesaba matar a los nacidos de muggles y que su interés estaba solamente en mí" añadió al final, frunciendo el ceño. Otra vez se demostraba que Voldemort sólo lo buscaba a él.

"Ahí fue cuando me mostró el anagrama contándome que él era Lord Voldemort. Creo que me lo mostró para que supiera quién era en realidad, pensando que me iba a matar. Luego apareció el fénix del director con el sombrero seleccionador, y ahí fue cuando convocó a la serpiente".

Salazar frunció el ceño ante la mención del sombrero.

"¿Qué sucedió?".

"Bueno, sabía que no podía mirarla a los ojos, por lo que comencé a correr para intentar esconderme. No tenía un plan. Sólo la adrenalina y el saber que tenía que hacer algo, lo que sea, para salvar a la estudiante que pronto moriría, y evitar que Riddle reviviera. En ese momento, el fénix cegó al basilisco, por lo que me dio un poco de maniobra, pero aún podía escucharme y olerme".

"Perdió mi rastro por unos momentos, y yo ahí me acerqué a la estudiante. Estaba más pálida que antes, y casi que no respiraba. Ahí la serpiente me encontró de nuevo, y desde el sombrero seleccionador capté un brillo. No tenía mi varita que estaba en posesión de Riddle, por lo que me acerqué y saqué la espada de Gryffindor" relató.

En este punto Salazar abrió los ojos arruinado su perfecta expresión, y luego los cerró con fuerza. Y comenzó a negar con la cabeza. Harry supuso que ya sabía lo que sucedió.

"Luchamos por unos momentos, yo intentaba asestar algún golpe, y ella intentaba morderme. En una de esas embestidas, la espada voló de mi mano a un costado, y ella aprovechó la oportunidad para atacarme. Cuando abrió la boca, alcancé la espada y la clavé en su paladar" contó retorciéndose y viendo como Salazar se entristecía y cerraba los ojos nuevamente.

"La serpiente murió, pero a su vez, uno de los colmillos se había incrustado en mi brazo, y el veneno de basilisco comenzó a surtir efecto".

"¿Baskil te mordió y sigues vivo?" preguntó incrédulo. "¡Eso no es posible, el veneno de basilisco es el más letal de la tierra!" exclamó.

"Si, lo sentí" admitió con una leve sonrisa. "En mi agonía, Riddle se burló de mí de que sólo me quedaban segundos de vida, y yo sabía que tenía razón. Así que hice lo único que se me ocurrió. Tomé el diario de él, y clavé el cuchillo en la tapa. Tom intentó evitarlo, pero fue demasiado tarde. Para cuando el diente estaba incrustado, la sombra de él empezó a agrietarse, y del diario comenzó a salir una especie de líquido negro espeso. Abrí el diario por la mitad y volví a clavar el colmillo. Ahí fue cuando la sombra de Riddle se destruyó por completo, y la estudiante volvió a tomar color y recobró el conocimiento".

"Le expliqué que no tenía tiempo, y que tenía que ir a buscar ayuda. Sabía que estaba a segundos de morir. Ahí fue cuando el fénix apareció nuevamente, y dejó caer un par de lágrimas en mi herida. Sentí como se introducían en mi sistema, curándome del veneno de basilisco" terminó Harry su relato de lo que había sucedido en la Cámara.

Por lo que pareció una eternidad, se hizo un silencio entre los dos. Ninguno de los dos dijo nada más. Harry esperaba que Salazar lo echara por matar a su serpiente.

Luego de quitarse los dedos del puente de su nariz y de suspirar pesadamente, Salazar abrió los ojos, y miró al joven que tenía enfrente. Harry no pudo distinguir su mirada y no lo que quería reflejar.

"En todo tu relato.." comenzó con una voz temblorosa "..me has hecho varias revelaciones impactantes. De las cuales, puedo hacer muchas conjeturas y algunas cosas que me llamaron la atención toman sentido ahora".

Harry lo miró confundido.

"En primer lugar" dijo luego de otros momento de silencio. "¿Sabes por qué pudiste sacar esa maldita espada del sombrero?" preguntó temblando levemente.

"El director me dijo que un verdadero Gryffindor podía obtenerla" respondió Harry encogiéndose de hombros.

Salazar suspiró, y asintió con la cabeza.

"Esto es una pesadilla". Luego lo miró fijamente. "Eso es correcto, en caso de necesidad extrema y para proteger a la escuela, la espada se le presentaría a un Gryffindor que demostrara la valentía requerida para blandirla" explicó pesadamente.

"Entonces..¿soy tu heredero, pero también soy un Gryffindor?" preguntó Harry confuso.

"Si, supongo que también encarnas algunas cualidades que el mismo Godric poseía. Por lo que me has contado hasta ahora, eres un joven noble, desinteresado que arriesga su vida, que se lanza al peligro sin pensar o importarle las consecuencias" dijo con un poco de burla en su voz. "Aunque me gustaría que a partir de ahora pensaras más en las palabras que el sombrero te dijo. Que mi casa te guiaría al camino a la grandeza. A pesar de que era propiedad de Godric, los 4 trabajamos en él, y pude alcanzar a tener una relación especial con él. Ambos llegamos a respetarnos y a pasar horas y horas charlando sobre diversos temas".

Harry se quedó pensativo por un momento.

"Supongo que puedo hacerlo" dijo luego. "Puede que de ahora en más necesite más de las cualidades que representan tu casa. En este momento más que nunca, necesito astucia y autopreservación" terminó con seriedad marcada en su rostro.