:v

^~Medea~

horas después.

La hermosa mujer estaba acostada en una cama, perezosamente comenzó a abrir los ojos.

"De cabeza"- Hermes sonrió al ver a la mujer en la cama.

"Pervertido"- Artemisa señalo a Hermes el cual solo sonrió y la despidió.

-*Que me paso*-Pensó aquella mujer ya que lo último que recordaba era lanzarse al vacío cuando inútilmente trato de orar a un dios.

Artemisa frunció el ceño, esa tonta mujer hizo eso por un simple hombre.

"Pues un Dios te escucho, pero no fue el mejor.."- Zeus dijo y pensó que hubiese sido mejor que el la hubiese salvado.

"¿Porqué no es el Mejor?"- Anfitrite pregunto, para ella, no había mejor Dios que Naruto, No era Lujurioso, y era centrado, no como los Demás.

Antes de que Zeus respondiera, Poseidón intervino.

"Es mejor seguir la Lectura."- El dijo de forma tranquila.

La mujer jadeo al ver que una toga color azul, los bordados se veían que estaban hechos de algún metal precioso.

La mujer observó la habitación que era la más extraña que había podido conocer, una especie de mueble estaba a la par de esta extraña de cama que no era echa de paja o algún material similar ya que era uniforme y sumamente cómoda, las almohadas no eran plumas de animal eso podía estar segura y las cobijas eran muy cómodas y suaves.

Se sobresalto al ver que una mujer idéntica a ella estaba viéndole, lentamente como un niño observó que esa mujer copiaba todos sus movimientos a la inversa, mientras que ella movía su brazo derecho la mujer el izquierdo.

La mujer con los ojos abiertos se llevó la mano a su cabeza comprendiendo que esa mujer era ella.

"Qué Gillipollas"- Dionisio rió un poco ante eso.

Nadie dijo nada, realmente fue tonto.

-¿Qué clase de hechicería es está?-Se preguntó la mujer al ver que no había rastro de magia en el aire.

Grrrrrrrr.

El estómago de la peliazul sonó como una fiera salvaje, un olor la hizo que su boca se llenará de saliva.

Guiada por el hambre busco un objeto que le sirviera para matar a alguien, no sabia que estaba sucediendo y tampoco quería ir sin algo con que defenderse aparte de la magia.

Observó un cuchillo cuando misteriosamente la parte de en medio de aquel mueble se corrió para adelante.

Con cuidado camino a la salida de aquella habitación.

Afuera.

La mujer observó como una muchacha rubia estaba acostada en la sombra de un árbol durmiendo.

"Aguanten un momento..."- Apolo dijo con una mirada entrecerrada observando a la mujer...

"¿Que ocurre?"- Hestia pregunto con una ceja alzada.

Todos los demás esperaron.

"Eva.. Eva.. ¿No se os hace conocida?"- Apolo pregunto pero todos negaron.

"Mmm... no. ¿Deberíamos?"- Hermes pregunto.

"Claro que si..."- Apolo dijo recordando bien a Eva." Eva.. Esposa de Adán... el padre de la humanidad..."- Apolo dijo y Todos abrieron los ojos y algunos de los mas viejos que conocieron a Eva y Adán, observaron bien a la mujer y era cierto..

"Esto..."

"No"

"Puede"

"Ser"

Algunos dijeron-

"... ¿Pero porqué es esposa de Naruto y no de Adán?" Hera pregunto.

"¿Quizá Adán no exista?"- Apolo respondió con otra pregunta.

"No le deis muchas vueltas al asunto"- Poseidón intervino." Debe de ser otra Eva, no se alarmen."- El dijo y algunos asintieron pero dudosos.

Dio un paso para atrás pero sintió que una brisa de mar soplaba atrás de ella.

-Te sugiero que no lo hagas Medea-Habló una voz masculina.

"Opa, se prendió esto"- Hermes sonrió reconociendo la voz.

La mujer conocida como Medea sin medir nada giro sus talones y empujó aquel cuchillo a la altura que estaba el pecho de un hombre normal.

"Miren el tamaño de esos ovarios."- Hermes volvió a decir, Los tenía grande Medea al atacar a Naruto.

"Bueno, no todos los días puedes atacar a un Dios y salir con vida."- Apolo dijo.

"Ya, ¿Pero que hará Naruto? ¿La matará? ¿La encarcelara? ¿O la añadirá a su Harem?"- Ares dijo, pero los celos en su voz eran claros al pronunciar lo último.

Todos contemplaron eso. Hermes, Apolo, Poseidón, Tritón, Dionisio y Hades se vieron entre si y asintieron.

"La añadirá a su harem, respuesta definitiva"- Todos dijeron al mismo tiempo, cosa que hizo a los demás, la mayoría de las mujeres, fruncir el ceño.

"Si, de eso esta claro. Primero Eva, luego Athena"- Al escuchar su nombre, la Diosa de la Sabiduría se sonrojo levemente." Después Afrodita y su hija, Artemisa esta en veremos"- Artemisa simplemente se crispo al escucharlo, al contrarió de Afrodita que solo se lamio los labios" Y por último, Bentesicime"- Hermes termino de decir, cosa que hizo a la hermana de Naruto abrir sus ojos mientras un leve rubor se asomaba en sus mejillas.

Anfitrite, Etna, Oiolica y Poseidón.

"¿Te gusta tu propio hermano?"- Anfitrite pregunto con una sonrisa divertida cosa que hizo a Bentesicime abrir sus ojos mientras su rubor crecía.

"¡No! ¡Madre, no digas cosas que no son!"- Ella grito mientras movía sus manos frenéticamente.

Anfitrite solo sonrió, realmente no tenía nada en contra de que sus hijos estuviesen juntos.

Por su parte, Poseidón solo sonrió con diversión.

"Bueno, si tu lo dices... una lastima que Naruto no exista realmente."- Anfitrite dijo, cosa que hizo a Bentesicime voltear a ver hacía otro lado, pero sintió como algo se posaba en su hombro.

"Una lastima... si Naruto llega a existir... yo me lo quedare."- Etna le susurro al oído, cosa que hizo a Bentesicime voltear a ver a Etna mientras sus ojos brillaban.

Etna solo sonrió de manera arrogante pero ninguna se atrevió a decir más.

Clink.

Medea abrió los ojos al ver que aquel sujeto paraba su cuchillo con un dedo.

-Calmate, no soy un enemigo-Habló Naruto tranquilamente sin verle a los ojos.

Medea fruncio el ceño al ver aquella falta de respetó, ella era la princesa de Cólquida pero este tipejo la trataba como nada, ni siquiera se dignaba mirarle los ojos.

"OMG... le acaba de llamar tipejo a Naruto... el Príncipe del Océano..."- Hermes dijo con una sonrisa divertida.

"¿Quien se cree esta? ¡Ella es la tipeja, Naruto es Un Dios aparte de príncipe!"- Anfitrite grito mientras sacudía su puño.

Algunos solo suspiraron al ver a la mujer hacer eso.

-Quien demonios eres, si tratas de ganar provecho de mi cuerpo juro que haré que lobos te violen y jabalís coman tus entrañas-Amenazó Medea al ver a ese sujetó presente y vistiendo raro.

"Jaja, que inocente."- Dionisio rió en burla.

"Ojala que la maté"- Bentesicime dijo con un ceño fruncido.

Naruto observó con diversión esa amenaza, cada vez le agradaba más esa mujer rota, sólo le faltaba un par de ajustes para que tolerará su presencia.

-Tu no fuiste quien pidió a los dioses su favor-Habló Naruto mientras caminaba a Eva.

"Cierto, cierto. Perra mal agradecida."- Afrodita dijo sacándole la lengua a la imagen de Medea.

Naruto con todo el amor agarro las piernas y la espalda de Eva y la levantó.

"¡Que florezca el amor! ¡Pero entre el y yo!"- Afrodita grito, esperando que su otro yo y ese apuesto dios cogieran como Conejos.

"¿Porqué simplemente no te callas? Puede que ese hombre no me agrade, pero no creo que se meta con una cualquiera como tu"- Artemisa dijo con un ceño y Afrodita solo sonrió.

"No me retes, cariño."- Ella sonrió sin verse afecta, nuevamente, por el insulto de Artemisa.

Artemisa solo gruño, no creía que Naruto fuese tan cerdo. Era un cerdo, pero no tanto... eso creía ella.

Los demás solo suspiraron al ver la Típica pelea entre estas dos.

-~Naru~-Susurro Eva al sentir el olor de su esposo, se acurruco más a la fuente de calor.

"Que monos."- Anfitrite sonrió al ver la escena.

Por su parte, Bantesicime solo frunció levemente el ceño al Igual que la esposa de Zeus.

"Si, realmente se ven adorables, es bueno saber que hay Dioses masculinos que aun amán"- Hestia sonrió al ver la imagen de Naruto.

Demeter asintió de acuerdo con su hermana.

Medea seguía en shock al oír aquella declaración, su rezo fue más un grito desesperado.

"Lo típico."- Poseidón dijo de forma aburrida, siempre le rezaban de forma desesperada.

"Normal."- Zeus le apoyo.

Medea se arrodilló temblando al ver que había amenazado a un dios, abrió su boca para gritar una disculpa por su falta pero Naruto la interrumpió.

-Grita y te mataré, si levantas a mi esposa haré que el tártaro parezca un paseo por los jardines del castillo que solias vivir-Habló Naruto viendo a Medea quién seguía arrodillada.

"Opaaa, se sigue prendiendo esta vara.."- Hermes dijo observando todo detalladamente.

Medea se atragantó con su saliva cuando aquellos ojos conectaron con los suyos, se sentía como si fuera despedazada por agua de mar y llevada a un abismo de oscuridad.

Naruto se apresuró a llevar a Eva a la casa, Medea observó la espalda del dios y lentamente le siguió.

Tiempo después.

Medea observaba como un festín estaba en la mesa, todo tipo de carnes y frutas estaban presentes en aquella gran mesa.

"Y sin pescado"- Zeus dijo desaprobatoriamente.

Poseidón solo lo observo y alzo una ceja.

"¿Te comiste una polla de payaso? hoy te veo muy graciosillo."- Poseidón dijo mientras veía a su hermano.

Los demás solo escondieron una sonrisa divertida al ver como Zeus se enojaba.

"Maldito bastardo."- Zeus Gruño mientras veía a Poseidón el cual lo ignoro.

Observó como el dios comenzaba a comer con elegancia con unos extraños aparatos de metal.

Naruto observó que Medea le veía tratando de ver que hacía, hasta que como una carroza el problema que sufría su invitada paso por su cabeza.

-No sabes usar una cuchara,tenedor y cuchillo-Habló Naruto seriamente y Medea se encogió

Naruto sin decir nada caminó a Medea quién se tenso al ver que seguramente sería golpeada por su ineptitud.

"A mi me gustaría que Naruto me pegue"- Afrodita rió de forma lujuriosa, cosa que hizo a todos suspirar.

"Y la perra seguía y seguía."- Artemisa susurro con cansancio.

Apolo que la escucho rió un poco nervioso.

-Mira como se usan-Habló Naruto haciendo que la mujer abriera los ojos.

Naruto se había pasado a la par de Medea, lentamente comenzó a comer un poco mas despacio.

Con torpeza Medea comenzó a aprender a comer con aquellos útiles pedazos de metal.

Naruto sonrió internamente al observar como los ojos llenos de odio a los hombre ganaban gratitud y se relajaban ante el.

"Ojala eso pasara con Artemisa."- Demeter dijo mientras le enviaba una mirada a su sobrina la cual solo cerro sus ojos, eso jamás pasaría.

"Ojala, todo sería más tranquilo..."- Hades susurro ya levemente cansado de su sobrina.

Artemisa no abrió sus ojos y dejo que sus Tíos continuaran hablando de ella.

Naruto no quería a Medea para usarla como un juguete y cuando se aburriria la dejarla como un trapo viejo, necesitaba personal que él estuviera seguro que no tratarían de envenenarlo en cada comida o que no lo viera con miedo ya que eso bajaba el nivel de productividad de alguien.

"a"- Hermes dijo, se equivocaron en afirmar que Naruto quería a Medea par su Harem... nahh, esto era parte de su plan para tenerla en la cama, lo más probable.

"Jumm... pensé que la quería para otro tipos de cosas."- Athena dijo con un ceño, el padre de su hija... como le costaba decir eso.

"Bueno, algo me dice que ira salvando a diferentes seres para que le sirvan, que mejor que ellos confíen en ti."- Anfitrite dijo y algunos asintieron.

Naruto tenía claro que necesitaba a un grupo de seres que les podría dar la espalda sin que huyeran o lo apuñalaran, las sirenas y seres marinos eran fáciles de manipular y siempre debía estaba alerta de todo su entorno.

Medea se preguntaba que quería ganar este Dios enseñándole todo este tipo de cosas, aunque no se quejaba ya que ella pensaba que esto era una retribución de la vida llena de mierda que le tocó.

"Nahh, no te creas, no eres alguien especial para tener un tipo de retribución de este tipo."- Bentesicime dijo de brazos cruzados.

Anfitrite solo negó divertida, se notaban a leguas los celos de su hija.

-Ya tienes lo básico con ellos, te toca ir aprendiendo tu sola a poder manejarlos sin complicaciones-Habló Naruto mientras comenzaba a comer de modo normal.

Cada cucharada de comida que caía al estómago de la mujer era como si la cosa más maravillosa del mundo pasará por su garganta.

Medea estaba agradecida con este Dios, hace ya casi diez días que no probaba un bocado de comida debido a que varios bandidos la querían ultrajar y ella estaba escapando siempre.

Naruto se movilizó al frente de la enorme mesa, su cabello tapaba uno de sus ojos y tenia una mirada serena.

"Hmmmmmmm."- Afrodita soltó un gemido al ver la imagen de Naruto, cosa que hizo a todos suspirar... como 20 veces en la lectura.

Ares solo se crispo un poco, había estado ignorando que su mujer estaba viendo a ese mocoso de esa forma, y realmente ya le estaba molestando.

-¿Quien eres?-Preguntó Medea ya que el nombre de este Dios permanecía en anonimato.

-Soy Naruto hijo de Poseidón y Anfítrite-Habló Naruto sin importarle.

Medea asintió insegura y con sospechas, nunca en su vida había oído a un dios llamado con ese ridículo nombre.

"¿Disculpa?"- Anfitrite dijo mientras se llevaba una delicada mano a su pecho de forma ofendida, ella observo como Poseidón estaba de acuerdo con Medea, cosa que la hizo fruncir el ceño." Naruto no es un nombre ridículo, Perseus si lo es"- Ella dijo y al momento gano la mirada de Poseidón el cual tenía un leve ceño fruncido, pero no dijo nada, sabía que no podría ganarle en una discusión a su esposa, ella era terca y cuando veía que iba perdiendo le sacaba en cara todos sus errores, ósea, sus hijos con diferentes mujeres.

"Bueno, Lady Anfitrite... el nombre "Naruto" no es el mejor que podías escoger.."- Dionisio habló, había abierto muy pocas veces la boca durante la lectura, pero justo lo tuvo que hacer para decir esto... estúpido... tuvo que esquivar una concha de mar disparada por Anfitrite.

"Vuelve a decir eso y te castro."- Anfitrite dijo cosa que puso levemente pálido a Dionisio el cual solo cayo.

Los demás solo veían eso nerviosos..

-Si vuelves a llamar el nombre con el que mi madre me nombró ridículo, te mataré-Habló Naruto y Medea abrió los ojos.

Anfitrite sonrió al ver eso, a su hijo le encantaba su nombre.

-Supiste lo que estaba pensando-Habló Medea con asombro al oír eso.

"Somos Dioses ósea..."- Athena dijo con un suspiro.

"Déjala, es una mortal, su ignorancia supera los limites."- Hera dijo...

Nadie dijo nada más... que Hera se dirigiera a un hijo de Zeus era raro y que le diera la razón lo era aun más.

-Algo tan sencillo como leer la mente de un mortal es irrelevante para mí, lo hago más por inercia que porque quiera-Habló Naruto ya que Athena le había enseñado ese truco y siempre lo practicaba cuando jugaba ajedrez con la diosa la sabiduría, lo había perfeccionado sin que el se diera cuenta.

Algunos se rieron dándose cuenta de algo.

"¡Por eso es que logra vencerme en el Ajedrez, el juego que yo cree!"- Ella grito con un ceño. ¿Cómo no se daba cuenta que ese bastardo rubio usaba ese sucio truco.

"Bueno, ingenioso si me preguntas."- Hades comento.

"Si te pones a pensarlo, si, es ingenioso."- Hestia apoyo a su hermano.

Athena solamente se hundió en su trono, le habían ganado con su propio maso.

Medea asintió asombrada al ver el alcance del poder de un dios, con la hechicería nunca habría podido hacer semejante hazaña.

"¿Esta comparando a seres Divinos en Hechicería?"- Zeus ofendido dijo.

"Eso hace... aunque Naruto dijo que los Dioses no eran seres Divinos, sino mortales en cuerpos en cuerpos divinos..."- Hermes dijo y al momento la mirada atronadora de su padre calló encima suyo, cosa que lo hizo sudar levemente.

"¡Soy un ser Divino! ¡El mocoso de la Lectura no es quien para decir lo contrarió!"- Zeus grito, un mocoso no iba a decir que el no era divino. ¡El era la encarnación de la Divinidad por Caos!.

"Si tu lo dices."- Poseidón intervino, no quería escuchar las estupideces de su hermano." Ahora que continuó la lectura, a nadie le importa si eres Divino o no."- Poseidón dijo no prestándole más atención a su hermano.

-¿Qué quieres de mi, no soy nadie para su divinidad?-Preguntó Medea y Naruto alzó la ceja.

-Deja esa porquería por fuera, tratame con respetó no con adulación-Habló Naruto ya que no soportaba que lo tratarán así.

"A eso me refiero, no tiene el ego por la nubes, es arrogante, pero no como Nosotros que queremos que los demás besen por donde pisamos."- Poseidón dijo y gano asentimientos de pocos, de Hestia, Su esposa e hijos, Hades y Hermes. A estos dos últimos le importaba un poco el respeto hacía ellos, claro, si debían de respetarlos eran dioses después de todo, pero no querían que los demás besaran por donde pisaban.

-Mi señor que quiere de mi-Preguntó Medea y Naruto asintió.

-Quiero crear un grupo en el que pueda confiar, ya mortales en cuerpos divinos han estado metiendo su cabeza en mis dominios, necesito poder confiar el alguien que sólo me obedezca a mi-Habló Naruto tranquilamente mientras apoyaba su mejilla en su puño.

Hera frunció el ceño, eso era para ella. El la llamo un mortal. ¿Cómo se atrevía?.

Algunos le enviaron miradas a Hera, ese flechazo iba hacía ella.

-...-

-...-

-...-

-...-

-...-

-...-

-..-

-...-

-...-

-..-

:v

Medea abrió los ojos al oír a Naruto decir eso, de que estaba hablando.

-Pe-Pero tiene a las sirenas y monstruos marinos-Habló Medea y Naruto resoplo ligeramente.

-Y a quien responden a parte de mi, mi padre, Hera, Zeus, mi madre, Océano, Tifon todos y cada uno los pueden obligar a hablar, quiero a alguien quién solo me lo diga a mi y que se lleve los secretos a la tumba, que sepa que soy al único que se arrodillaron-Habló Naruto tranquilamente mientras se cruzaba las piernas y tomaba un poco de vino.

-..-

-..-

-...-

"¿Sospechoso no les parece?"- Apolo dijo." Estos saltos de tiempo totalmente inútiles, creo que nos esta ocultando algo.."- El dijo y algunos asintieron.

Naruto tenía otras razones para tener un grupo de seres que solo respondieran ante el.

Poseidón solo entrecerró los ojos, pero lo dejo pasar.

Lo mismo hizo Anfitrite, era su hijo, no importaba lo que hiciera, lo apoyaría.

Naruto quería crear un grupo como el de Artemisa, rápido y sólido con una fuerza militar de un ejército siendo sólo unas docenas.

-¿Porque a mí?-Preguntó Medea ya sabiendo porque había sido rescatada.

-Eres especial, muy especial, veo en ti la llama del progreso así como el rencor, te puedo dar todo eso y más-Preguntó Naruto mientras sentía que Eva se estaba despertando.

-¿Más?-Preguntó Medea interesada, la propuesta era tentadora.

"Al mocoso deberían darle el dominio de la tentación o el engaño."- Hefesto dijo de repente y algunos asintieron de acuerdo con el.

"O la manipulación, se ve que le queda bien."- Dionisio apoyo a su hermano.

"Si... no le quedarían mal."- Demeter dijo.

"Es así debido a su dominio de la guerra."- Athena dijo de repente y gano la atención de todos a excepción de Ares el cual ya sabía lo que iba a decir." Manipulación, engaño, tentación. Esas son las cosas que utilizas para ganar una guerra, Manipulas para obtener tus cometidos, engaña, miente con cosas que probablemente no cumplirá. Tentación, muy simple, las mentes son muy simples y la tentación de obtener algo mas allá de tu poder es muy atractivo, eso te lleva a hacer cosas por las que te arrepentirás, pero aun así vas a conseguir algo que no puedes obtener por tus medios, sino por otros. Todo eso se puede utilizar para ganar una guerra, dándole esos usos o otros."- Ella les explico a todos los cuales mantuvieron la calma.

[Eso me lo acabo de sacar del culo :v]

Los que no conocían esos datos, por fin se dieron cuenta de lo peligroso que podía ser el dominio perteneciente a la guerra.

-Belleza, poder, riqueza todas las cosas banales con las que sueñan los mortales-Habló Naruto desinteresadamente y Medea asintió.

"Manipulación y tentación, eso es lo que esta haciendo ahora mismo."- Ares dijo mientras se recostaba en su trono y miraba aburrido la gran pantalla en donde se mostraba a Naruto.

"Exacto"- Athena afirmo cosa que hizo a Todos suspirar levemente.

-¿Tu no sueñas con nada?-Preguntó Medea confundida al oír a Naruto decir eso.

-Dios no tiene sentimos de avaricia, Dios no codicia, Dios no cela, soy un ser perfecto desde mi nacimiento algo tan irrelevante como eso no es de mi agrado-Habló Naruto tranquilamente con su cabeza inclinada.

-..-

-..-

-..-

-..-

Nadie dijo nada, las palabras de Naruto se marcaban en su cabeza, o bueno, en algunos, ya que Ares, Zeus y Artemisa les importo una mierda.

Medea sintió un escalofrío al oír la voz de Naruto decir eso.

-Que sucederá si aceptó-Habló Medea y Naruto tomó un sorbo de vino.

-Te entrenará hasta que diga que estas lista, te convertire en un inmortal como las cazadoras de Artemisa o las doncellas de Afrodita, después de ahí me serviras para el resto de la eternidad hasta que te asesinen, podrás actuar a voluntad en mis dominios y en el mundo humano-Habló Naruto ya que lo que hiciera Medea le era irrelevante, pero no soportaría si sus dominios estaban en peligro ahí él tomaría cartas en el asunto.

"Muchos sueñan con eso"- Poseidón comento.

"Si."- Hades le apoyo.

-Muy bien, aceptó-Habló Medea ya que el trato eran sólo beneficios, aparte de eso Naruto se notaba que sería un buen líder.

-Muy bien, elige el nombre de como se llamará el regimiento al que lideraras-Habló Naruto ya que sería la primera de muchas.

Medea pensó y pensó hasta que un nombre golpeo su cabeza, era una palabra divina que había podido oír de su mentora.

-Valkirias-Susurro Medea pero Naruto pudo oírla perfectamente.

"Como las nórdicas?"- Apolo pregunto y Hermes asintió.

-"Fieras guerreras"-Habló Naruto sabiendo que significado de esa palabra.

-¿Te molesta?-Preguntó Medea y Naruto negó.

-No me interesa el nombre que le pongas, sólo que cumplas con tu trabajo-Habló Naruto mientras se levantaba.

-~ Naru~-Un gemido de cansancio se hizo presente.

Medea al oír eso volteo a ver y vio a la misma mujer estar bostezando, lo único diferente era que llevaba una sábana cubriendo todo su cuerpo.

Afrodita se sonrojo al ver a Eva, y sus ojos se llenaron de lujuria mientras se lamía los labios.

Algo parecido ocurría con Zeus y Ares, los cuales se comían con los ojos a Eva, estar cubierta por las mantas la hacían verse endemoniadamente sexy.

Naruto camino a Eva quien se tambaleaba con baba bajando de la comisura de sus labios al ver la comida.

-Vuelve a la cama, yo te llevaré la comida ahí-Susurro Naruto y Eva asintió tontamente.

"Es todo un caballero."- Anfitrite sonrió al ver la caballerosidad de su hijo.

Hestia y Demeter asintieron de acuerdo con ella, muy pocos hombres quedaban así

Medea observó con gran diversión como la mujer se iba tambaleandose y se perdía en una vuelta.

-¿Quién era ella?-Habló Medea tranquilamente y Naruto agarró un plato limpió y comenzó a poner comida en el.

-Mi esposa, si algo sucede y tienes que elegir entre ella o yo, eliges a ella sin dudar, soy un Dios por lo que puedo formarme unos años después-Habló Naruto tranquilamente ya que su esposa era el único punto débil de el.

Según Afrodita el amor de ambos se podía saborear en el aire, la diosa del sexo era la única que sabía la ubicación del jardín, muchas veces trato de seducir a Eva por un trío pero la inocencia de la Ninfa le hacía imposible avanzar amorosamente.

"Siempre tú"- Artemisa le gruño a Afrodita la cual solo sonrió y se encogió de hombros.

"Bueno, aquí dicen que es una Ninfa, eso me termina de convencer que aquí no existe un Adán."- Apolo dijo y algunos asintieron.

"Tienes razón"- Hermes lo apoyo.

-Tengo que decirle a Afrodita que pare sus intentos-Habló Naruto cansado ya que la diosa siempre que venía veía con hambre a su esposa.

"Jamás lo haría."- Afrodita rió.

-¿Mi señor?-Preguntó Medea al ver a Naruto tan ido.

Naruto fruncio el ceño al sentir a Hera otra vez interrumpiendo en su dominio, se apretó el pecho cuando un dolor cruzó su corazón.

Hera frunció el ceño al ver eso.

Los demás solo suspiraron y más Poseidón, lo mismo le paso en esos tiempos.

-Ven Medea, tu entrenamiento comienza ahora te voy a explicar la situación...-Habló Naruto caminando a la puerta con el plato de comida y un vaso de jugo de uva recién echo.

Medea asintió mientras caminaba a la enorme puerta.

Días después.

Naruto caminaba por el Olimpo, varios dioses le veían con pavor y muchos se inclinaban ante el temblando.

La imagen de [Tirano del Océano] se había cimentado en el Olimpo, se decía que Naruto era un monstruo con máscara divina.

"El dice que hay mortales en cuerpos divinos y a el le dicen monstruo con máscara divina... en fin, la hipotenusa."- Hermes dijo con cara plana.

"Bueno, cada quien tiene su forma de ver las cosas."- Hestia dijo.

Su padre se había enterado de la visita de Rhea a su palacio olimpico, tuvo que pasar una discusión con Poseidón quién estaba celoso de Naruto ya que su madre no lo había visitado en mucho tiempo.

"Hijo de mami."- Hades sonrió leve levisimamente, cosa que hizo a Poseidón cruzarse de brazos.

"Todos aquí nos ponemos celosos cuando Madre visita nada mas a Hestia y no a los demás."- Poseidón dijo, cosa que callo a Zeus que estaba por burlarse al igual que Hades.

Hestia solo sonrió complacida, era la favorita por algo.

Naruto tuvo que ser el mediador entre Zeus y Poseidón cuando discutieron de quien era más querido por su madre, hasta que llegó Anfítrite y arrastró a Poseidón de vuelta al mar bajo las burlas tontas de Zeus.

XD

Naruto se preguntaba como su padre y el dios del Rayo eran tan infantiles, peleaban por todo incluso si se caía una moneda peleaban por la moneda hasta que llegará una de las dos esposas y los molia a golpes.

-*Sólo esperó que Eva no se haga así*-Pensó Naruto recordando que su madre quería visitar a su esposa para darle consejos de ser buena "Esposa".

"No, no lo creo. Se ve muy dulce e inocente."- Hestia dijo y algunos no estuvieron de acuerdos.

"Siempre hay algo más por debajo de la piel, no te dejes engañar por simple apariencia, hermana."- Hades dijo y Poseidón asintió de acuerdo con el, Hestia al igual que Eva era muy dulce y manipulable, o bueno, eso al principio ya luego fue dejando ese lado manipulable cuando casi fue violada.

Medea había comenzado su entrenamiento físico, Naruto había echo de la diosa una inmortal como las cazadoras de Artemisa o las doncellas de Afrodita.

Naruto llegó a una puerta pintada de rosa vibrante.

TOC.

TOC.

TOC.

TOC.

Naruto esperó respuesta cuando tocó al puerta, olía a una fragancia que el conocía muy bien.

PAM.

Naruto se hizo a un lado cuando una bola de carne impactó la pared atrás de el rompiendo la puerta rosa.

"LARGO PENE CORTO, NO TIENES SUFICIENTE VIGOR SEXUAL Y TE VINISTE SOLO CONQUE TE ENSEÑARÁ MIS TETAS"

Todos centraron su vista en Afrodita, la cual rió.

"No quiero a alguien con un pene corto."- Ella dijo haciendo un Puchero.

Algunos negaron y otros solo hicieron una cara de asco-

El bramido hizo a todo el lugar temblar.

Naruto hizo lo más sabio, dio media vuelta y comenzó a caminar nuevamente al pasillo.

Flush.

Naruto desapareció en una nube rosa que olía a rosas.

Segundos antes.

Adentró.

Las doncellas estaban temblando mientras veían a su señora quien estaba echa un mar de furia.

Lo que parecía ser dioses estaban regados en el suelo despedazados.

-...-

-...-

-...-

Afrodita gimio cuando sus dedos acariciaron su clítoris tratando de mitigar aquel calor.

"Que asco.."- Artemisa aparto su mirada de la imagen, al igual que unos pocos. (Mujeres) Los demás hombre solo observaron todo con una mirada algo lujuriosa.

Las doncellas observaron como a su maestra se le iluminaba la mirada y saltaba con las piernas abiertas a la cama.

Todas se estremecieron de excitación al ver al hombre abajo de su señora.

-Detesto que hagas eso Afrodita-Habló en un gruñido Naruto.

-Vamos seré tu perra, sólo cogeme como aquella ocasión, vamos mi tirano partamos la cama mientras me follas por el trasero -Habló desesperada Afrodita mientras meneaba sus caderas y besaba el cuello de Naruto.

-...-

-...-

-...-

-...-

"¡¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ?!"- Fue el grito colectivo de TODAS las mujeres cuando a sus oídos llego eso.

Al momento, una fuerte presión se sintió en el aire cuando el poder en conjunto de Anfitrite, Bentesicime, Etna, Oiolica y Athne exploto.

Anfitrite tenía una mirada roja mientras veía a Afrodita la cual estaba sonrojada mientras comenzaba a masturbarse, su otro yo había cometido su deseo, se había comido a ese bombón.

Los Dioses solo tragaron poco al sentir el poder de las mujeres.

"¡Tu, perra!"- Anfitrite grito, mientras apuntaba con un dedo a Afrodita la cual estaba gimiendo mientras se masturbaba.

Artemisa solo maldecía a Naruto, el bastardo se acostó con esta perra.

Hera solo tenía su seño fruncido, nada más.

Hestia y Demeter suspiraron, ya se veían venir, le quitaban puntos a Naruto porqué probablemente le fue infiel a Eva.

"¡Si, soy una perra que me comí al hombre mas guapo que he visto!"- Afrodita grito mientras llegaba al orgasmo, con la simple idea de ella siendo follada por Naruto la hizo estar muy sensible y la hizo llegar al orgasmo al momento.

Anfitrite libero más de su poder cosa que tenso a muchos, era hija de Océano y su poder era muy grande.

En ese momento Poseidón su puso serió, si su esposa liberaba todo su poder, sería peligrosos para todos e incluso para Afrodita que era hija del Mismo Uranos.

"Esposa, cal"

Poseidón no pudo continuar cuando la mirada furiosa de Anfitrite se clavo en el, cosa que lo hizo callarse.. que murieran el resto, no el.

Tritón que estaba al lado de sus hermanas y madre, sintió que en cualquier momento se desmallaría.

La misma Afrodita alejo su orgasmo y observo a Anfitrite, Sabía muy bien que no tenía un puño incrustado en su estomago por esa cosa rara que Madara hizo, sino ahora estaría volando a miles de kilómetros por el golpe de la diosa.

"¡No me calmare, esta zorra se metió con mi hijo, me da igual con quien se acueste, pero contigo... no, eso simplemente hace que me enoje.!"- Anfitrite gruño molesta.

Lo mismo pasaba con sus hijas, que estaban molestas, pero su poder no era comparable con el de ella.

Igual que ella, Athena estaba enojada, no lo sabia porque, tal vez por que su otro yo tenía una hija con el, y sus celos salieron a flote.

Pero esto ya tenía que llegar a su fic y una inmensa presión se cernió sobre todos.

"Les pido que mantengan la calma."- Una voz fue escuchada por todos y todas" me desagrada lo que están haciendo, ustedes están aquí para leer, no para pelear. Así que hagan eso, por favor, sino... los matare."- Los que la escucharon antes, sabían de quien era, Madara, ese hombre estaba hablando.

De repente un chasquido se escucho en todo el lugar, haciendo que Anfitrite y las demás dejen de liberar poder, cosa que los hizo abrir sus ojos al sentir algo, algo les faltaba y ese algo era...

"¡Mi poder!"- Zeus grito con furia mientras intentaba utilizar su poder pero no logro nada.

Los demás hicieron lo mismo pero nada, Madara les había arrebatado su poder.

"Cuando terminen de leer, les devolveré su poder, no antes."-

Todos volvieron a escuchar y Zeus bramo molesto y maldijo el nombre de Madara, así por unos minutos pero ya no hubo respuesta, Madara les había dejado.

Con las mujeres ya sin poder liberar su poder la lectura continuó, pero aun así las mirada de muerte dirigidas a Afrodita no desaparecieron.

Las doncellas rogaron a los dioses que el Tirano las volviera tomar.

El incidente había ocurrido hace ya tres años cuando Poseidón, Zeus, Hades y Naruto habían tenido un concurso de bebidas siendo el premió el favor de los tres que perdieran, el ganador fue Hades quien tenía un hígado de oro celestial.

Hades solo soltó un sonido en afirmación ante su Hígado de oro celestial.

Naruto debido a que el vino fue echo por el Dios del vino Dionisio afectaba a seres divinos, la ingente cantidad de alcohol que ingirio tumbaria a medio Olimpo.

Debido a los efectos de alcohol Naruto iba a ir a declararsele nuevamente a Sariel aunque la misma estuviera en las cazadoras y termino perdiéndose entre los pasillos de Olimpo.

-...-

-..-

-...-

Nadie dijo nada, y los hombres pensaron que eso era patético.

Afrodita había aprovechado aquella oportunidad para tener a uno de los pocos dioses que se le habían negado, incluso Zeus había pasado por su cama.

"Como siempre, tú sucia serpiente."- Artemisa dijo con asco en su voz, pero nuevamente Afrodita la ignoro.

Anfitrite y las demás, no todas, le enviaron otra mirada a Afrodita.

Lo que sucedió después no fue lo que ella había planeado, Naruto la había tratado y cogido como una simple puta.

"Lo que eres."-

Nadie dijo nada, ya que sorpresivamente eso salió de Apolo, que al darse cuenta que el lo dijo, se tapo la boca rápidamente y comenzó a sudar.

Afrodita se le rompió el corazón, o bueno, el que hizo con sus manos.

Afrodita al ya no poder mas con el vigor sexual de Naruto pidió ayuda a su doncellas pero fue en vano ya que una a una cayeron.

Ese fue conocido como el "mes blanco" debido a que tuvieron sexo un mes sin descanso, incluso cuando comían seguían teniendo sexo.

Afrodita sonrió con ojos grandes al escuchar eso. ¡Un mes entero follando!.

Las demás mujeres abrieron sus ojo y un leve rubor bailo en sus rostros. Un Mes, eso era mucho, incluso para dioses.

Los dioses solo sintieron que sus egos se caían al ver eso, un mes entero... los dejaría secos.

-Lo que sucedió aquella ocasión fue un error-Habló Naruto mientras usaba toda su fuerza para quitarse la hermosa diosa de encima.

Afrodita no se podía ver mucho pero ella fue creada por la sangre y carne de Urano.

Afrodita era la segunda diosa más poderosa del Olimpo siendo sólo superada por Hestia y era una diosa primordial, después de todo nadie estaba tan loco aparte de Artemisa para meterse con una persona que te haría para el resto de tu vida enamorado de un caballo o un pez del mar.

-..-

-..-

-..-

Afrodita intento frenar la fuerza de Naruto, ella sabía que no la lastimaria así que intento dar todo de si misma.

-Si entrenarás podrías frenar mi fuerza-Habló Naruto mientras cuidadosamente ponía a Afrodita a su par.

"Bueno, por lo menos fue un error, no lo hizo queriendo"- Hestia dijo, ahora se daba cuenta que Naruto en realidad no era como los demás dioses, bueno, no del todo.

Anfitrite solo frunció el ceño y se cruzo de brazos al igual que sus hijas y Athena.

Afrodita se puso "estilo perrito" mientra veía a Naruto con un sonrojo increíble en sus mejillas.

-Vamos Naru ningún hombre me a satisfacido después de que cogieras tan fuerte no sintiera mis piernas, eres el único con el que me he cansado-Habló desesperada Afrodita mientras agarraba uno de los guantes de Naruto.

Ares ahora si estaba destrozado, bueno, su ego... al igual que Zeus.

Naruto hizo una mueca al sentir un dolor pasar por su mano.

Afrodita al ver la mueca de Naruto se le quitaron las ganas de tener relaciones sexuales y su cara fue reemplazada por una de culpa.

"Qué?"

La misma Afrodita se sorprendió por eso. ¿Ella sin ganas de coger.? ¡Imposible!.

Las doncellas vieron a Afrodita de manera extraña, era imposible que su señora se le quitaran las ganas de tener sexo así de la nada.

-Perdón-Habló Afrodita al saber que había sucedido.

La muñeca izquierda de Naruto tenía un problema serio, incluso Apolo no podía curar aquello que aquejaba a Naruto.

"Y los saltos de tiempo nos vuelve a ocultar cosas."- El dios del sol dijo con un ceño-

-No es tu culpa, vístete que tenemos que hablar-Habló Naruto serenamente mientra cuidaba su muñeca.

Afrodita asintió mientras caminaba a sus doncellas que estaban esperando a su señora, todas decepcionadas al saber que no había acción está noche.

Tiempo después.

Naruto estaba sentado al frente de Afrodita que estaba vestida con una toga sin ropa interior o algo se cubriera sus zonas privadas.

-Tengo varias cosas que decirte pero hay una demasiado importante...-Habló Afrodita tomando la palabra.

Los ojos de Afrodita brillaron de rosa y Naruto se acordó que había herido a Sariel física y mentalmente.

¡FINNN!

ME DESPIDO Y YA ESTA :V