CAPITULO 15.

Lo único que Kakashi quería hacer en este momento era correr lo más rápido y lo más lejos posible, hacia un bosque vacío y gritar con todos sus pulmones.

Ya él sabía que su tiempo en esta realidad se acercaba a su fin, porque finalmente había conseguido, en aquel libro de cuentos que Sakura había sacado de la biblioteca, la historia que nombraba al clan Arai. Ni siquiera podía llamarlo un cuento, era más bien una anotación sobre como el emperador había escuchado una historia de un jutsu secreto del clan Arai, donde las personas viajaban por 7 dias al futuro. Pero por más que buscó a las personas que experimentaron dicho viaje o algún miembro del clan con ese jutsu tan particular, nunca logró encontrarlos.

Si solo eran 7 días, entonces este era el último día. Desde el momento que lo leyó supo que sería difícil decírselo a Sakura, pero no imaginó que tanto hasta que la tuvo en frente y entre todo el enredo emocional en el que se habían envuelto los dos, no sabía cómo romperle el corazón. El solo verla desmayarse hace unos pocos minutos le confirmó que no sería una noticia fácil de digerir para la mujer. Y para él, entre la culpa de mantenerlo en secreto y no saber cómo compartir esa información, se había convertido en un terrible dolor de cabeza.

"Kakashi, de verdad creo que debemos hablar antes de ir a casa de Shikamaru" la voz de Sakura interrumpió sus pensamientos. Él todavía le daba la espalda sentado en el escritorio, masajeando su frente nuevamente "¿Estás bien?" la voz de Sakura venía frente a él, no se había dado cuenta cuando la mujer se había movido "Déjame ver"

Kakashi quitó la mano de su frente y subió la mirada. Un segundo después la mano de Sakura estaba sobre su frente y comenzaba a emanar chakra. Kakashi cerró los ojos y trató de relajarse, en poco tiempo estarían frente a Maki y ella les explicaría realmente cómo funcionaba todo esto. No era necesario alarmar a Sakura aún, en especial cuando no tenía nada concreto que decirle o como explicarlo.

El dolor latente en la cabeza de Kakashi cedió, la mano de Sakura viajó de su frente hasta su pecho. Y Kakashi no quiso abrir los ojos. Por alguna razón, la mano de esta mujer en su pecho siempre desarmaba su armadura.

"Tienes que hablar conmigo, ayer en la mañana estábamos en la misma página. Ya no sé dónde estamos parados" dijo la mujer y una imagen de Sasuke apareció en su mente. Kakashi abrió los ojos y se alejó de Sakura. Dio la vuelta a su escritorio, para posicionarlo entre los dos, porque necesitaba algo entre ellos.

"Yo necesito saber exactamente que es todo esto. Tú y yo tomamos decisiones influenciados por lo que hemos vivido estos días. Y creo que de momento no debemos continuar haciendo cosas de las que podríamos arrepentirnos luego" trató de explicar Kakashi. Por un par de segundos vio muchas emociones atravesar el rostro de Sakura. Pero antes de hablar la mujer tenía el ceño fruncido.

"Entonces eso es todo esto, estás arrepentido de lo que ocurrió entre nosotros" Kakashi no sentía eso, si había algo en toda su vida que se había sentido correcto, perfecto, fue esa noche con ella. Pero Sakura ahora estaba cegada por su amor por los niños, no se había dado cuenta aún que todavía puede hacer todos sus sueños con Sasuke realidad. Kakashi no pudo seguir mirándola, no iba a mentirle pero tampoco le diría lo que realmente sentía, así que desvió su mirada al escritorio "No te preocupes" dijo Sakura luego de varios segundos de silencio. Kakashi subió la mirada para mirarla, pero estaba de espaldas caminando hacia la puerta "Pronto volveremos al pasado y esa noche nunca habrá ocurrido" la mujer abrió la puerta, atravesó el umbral y la cerró detrás de ella con más gentileza de lo que Kakashi esperaba.

Kakashi conocía a Sakura desde más de una década, y sí había un constante en ella era su amor por Sasuke. Al menos una vez le escuchó decir el discurso de "cuando una chica se enamora lo hace para siempre." Sí Sakura accedió a casarse con él fue por no tener una mejor opción. Aunque no dudaba que ella tuviese sentimientos por él como todos le decían, nunca se acercarían a lo que ella sentía por Sasuke. Y tal vez el punto de todo este viaje era que ella descubriese que todavía podía tener fe en Sasuke, que el amor de su vida estaba realmente dispuesto a darle lo que ella necesitaba.

Ahora ella solo podía pensar en los niños, Kenta y Sayuri, y lo entendía. Él tampoco podía dejar de pensar en ellos, los amaba, los amaba como nunca había amado algo en su vida. Pero…él no se merecía a Sakura, él no era digno de ella. No que él piense que Sasuke la merece. Pero con Sasuke, Sakura podría cumplir todos sus sueños. Podría tener hijos también, con el hombre que ha amado toda su vida.

Tal vez para Sakura, este vistazo al futuro le había mostrado que debía intentarlo con Sasuke de nuevo. Pero para Kakashi…para él había sido un viaje muy cruel. Sostuvo todo lo que no sabía que necesitaba en sus manos, ahora tenía que dejarlo ir para siempre. La historia de su vida ¿no?

Ayer, cuando caminaban hacia la casa y Sakura le dijo que quería esta vida con él, quería creerle, porque él también quería esta vida. Pero verla entrar con lágrimas en los ojos luego de despedir a Sasuke…ella merecía el mundo, y si lo que ella quería era Sasuke…dos niños por perfectos que fueran no debían detenerla, ella podría tener más niños con Sasuke. Con respecto a él, pues Kakashi viviría el resto de su vida atesorando estos días con los hijos que nunca tendría.

Kakashi respiró profundo y se decidió a hacer lo que seguía, hablar con Arai Maki. El Hokage salió de su oficina. Shizune no estaba por ninguna parte. Lenta pero firmemente camino hacia la entrada del edificio. Justo afuera, de pie con la mirada perdida, estaba Sakura. Kakashi soltó un suspiro, se detuvo juntó a ella y la miró. El rostro de la mujer era inexpresivo "Sakura" susurró. La pelirosa lo miró de reojo y comenzó a caminar

"Vamos" dijo Sakura antes de comenzar a caminar y Kakashi la siguió. Y aunque todo en él le pedía abrazarla, consolarla, hacerla hablar con él. Algo se había roto entre ellos con su última interacción en la oficina. El privilegio que tenía con ella de acercarse y tocarla, lo había perdido. Y tal vez así era mejor.

Pronto tuvieron la mansión Nara a la vista y Shikamaru estaba al frente fumando un cigarrillo. Al verlos, tiró el cigarrillo al piso y lo apagó dándole un pisotón.

"Imaginé que al escuchar la noticia de Naruto y los otros pronto estarían aquí" dijo el hombre como saludo "La chica está aquí y quiere verlos" Kakashi asintió, pero la atención de Shikamaru se concentró en Sakura "¿Estas bien?" Kakashi la miró alarmado, esperando tal vez que se desmayaría de nuevo, pero lo que vio fue a Sakura limpiando unas lágrimas y asintiendo.

Sakura respiró profundamente antes de decir "Llévame con ella"

Shikamaru los llevo dentro de la casa y los dejó en una oficina "La chica está afuera con Temari, pero prefiero que hablen aquí, en privado. Solo ustedes tres. En un momento estará aquí" dijo antes de salir de la oficina y cerrar la puerta.

Todos los instintos de Kakashi le apuntaban consolar a Sakura, era algo que había hecho desde que la conoció, estar ahí para ella, consolarla cuando estaba triste, darle promesas vacías. Pero esta no era la niña de doce años, esta era una mujer, una que para este momento no estaba feliz con él. Y él no sabía qué hacer.

"Sakura…"

"No importa, no me interesa. Somos dos adultos, lo que pasó entre nosotros yo lo quería y lo instigué, no te voy a culpar por eso. Está claro que malinterpreté tus gestos ayer en la mañana, supongo que es por mi falta de experiencia. Yo creí…No importa"

"Sakura…" Kakashi siempre tuvo una gran capacidad para pensar rápido, especialmente bajo presión. Podía analizar un situación en cuestión de segundos. Pero ahora, se sentía como un idiota. No sabía que decir, no sabía que pensar. No entendía como ella no parecía ver que realmente no estaba amarrada a él, que no tenía que despedirse de Sasuke con lágrimas.

"Sakura sensei" grito alegremente una joven mujer al entrar en la oficina y correr hacía Sakura. Shikamaru cerró la puerta de la habitación detrás de la chica.

"Maki-chan, estás tan diferente. Te has vuelto una mujer muy hermosa" dijo Sakura con una sonrisa.

"Ya tengo 20 años, Sakura sensei" dijo la chica sonrojándose. Y fue cuando notó la presencia de Kakashi "Hokage-sama, está igual como lo recuerdo"

"Maki-chan, sí que nos metiste en un aprieto la última vez que te vimos" dijo él como saludo.

"Fue un obsequio, cuando menos esa fue mi intención hace cinco años" dijo la chica haciendo una pequeña reverencia.

"Maki-chan ¿Qué fue exactamente lo que hiciste?" preguntó Sakura.

"Solo es un viaje, Sakura-sensei. Un vistazo al futuro para que reconozcan todas sus posibilidades" respondió la joven mujer con una pequeña sonrisa.

"¿Esto es el futuro?" preguntó Kakashi con recelo, no quería hacerse ilusiones. La chica negó con la cabeza.

"Solo una versión de él. Es una posibilidad ¿Alguna vez se ha realizado una pregunta hipotética? Como ¿Qué pasaría sí tomó el camino más largo a casa? Yo puedo mostrarle el resultado de eso" respondió mirándolo fijamente, evidentemente la chica ya no sufría de miedo escénico.

"¿Y qué es esto? ¿Qué pasaría si Kakashi y yo nos casamos?" preguntó Sakura, pero la chica negó con la cabeza.

"Yo puedo sentir cuando alguien tiene un camino frente ellos y no logran mirarlo, yo no sabía que les deparaba el futuro si lo tomaban. Solo sabía que se sentaban uno frente al otro pero no se miraban, no realmente. Mi instinto me gritaba que había un camino muy feliz si lo caminaban juntos, podía sentirlo" Kakashi y Sakura la miraban sorprendidos.

"Entonces, todo esto" dijo Kakashi apuntando a su alrededor "es el futuro. Sí…"

"Solo es una posibilidad…El Kazekage me hizo entender que lo que hice no estuvo bien. Siento mucho haberlos metido en todo esto sin su consentimiento" dijo la mujer poniéndose seria, haciendo otra reverencia "No juzguen tan fuertemente a mi versión de quince años, que se dio cuenta que la felicidad era una opción para ustedes, cuando ustedes no lograban notarlo"

"¿Cuánto tiempo dura este viaje?" preguntó Sakura.

"Son siete días. La octava mañana despertaran de nuevo en su tiempo" respondió la chica y Kakashi podía ver en la expresión de Sakura que contaba mentalmente por un segundo antes de poner una expresión de alarma en su rostro.

"¿Cuánto tiempo tienen aquí?" preguntó la chica.

"Siete días" respondió Kakashi sin mirarla, aún concentrado en Sakura.

"¿Cómo hago para tener esta vida en cinco años? Para tener a mis hijos en cinco años" Preguntó Sakura con lágrimas sin derramar en los ojos.

"No conozco los detalles de su camino. La vida es una combinación de decisiones y no solo propias, las decisiones de otras personas también nos afectan. Las cosas que experimentaron aquí serían difícil de replicar exactamente, pero no imposible"

"A que te refieres?" preguntó Kakashi.

"Temari-sama me dijo que tenían dos hijos. Si su primer hijo es concebido en otro momento diferente al que este hijo fue concebido, podrían tener otro niño diferente en cinco años. O tal vez la fecha de su boda que vieron ahora, podría cambiar. El futuro no es exacto. El futuro no está escrito en piedra. Pero los aspectos generales de lo que vivieron aquí serían los mismos, como…como por ejemplo la reacción de sus amigos y familiares a su relación, porque son sentimientos, no acciones."

"¿Entonces cuál es el propósito de venir aquí?" preguntó Sakura mirando el piso con una expresión desolada.

"Sakura-sensei…" susurró la chica al ver a Sakura tan triste.

"Todavía puedes tener a tus hijos, vivir la experiencia completa esta vez. Casarte con el Hokage" dijo la chica sorprendida por la forma en la que Sakura estaba tomando todo esto.

"No, no puedo. Porque el Hokage no quiere tener esta vida. No quiere tener estos hijos. Y como muy bien acabas de explicar, el futuro no está escrito. Ya él tomó su decisión" al escucharle decir esas palabras a Kakashi se le rompió el corazón, se le rompió el corazón por los dos. Pero ahora Sakura estaba muy emocional, por lo niños. Ella entendería, ella merecía tener hijos con alguien a quién ame de verdad. Maki chan lo miró sorprendida y frunció el ceño de forma pensativa.

"Sakura-sensei, perdóname. Perdóname por hacerte vivir siete días con unos hijos que no verás más. Merezco que me odies." La chica se arrodilló frente a Sakura. La pelirosa se agachó frente a la otra mujer y sosteniéndola por los hombros la obligó a mirarla.

"No puedo odiarte, creo que prefiero haber vivido siete días con ellos, que no conocerlos nunca. Y solo puedo estar agradecida contigo por eso" Las dos mujeres se abrazaron con lágrimas recorriendo sus rostros.

Kakashi entendía lo que Sakura decía, porque el también prefería el recuerdo de siete días con sus hijos que ninguno. En especial porque eso era lo único que tendría, Con esta experiencia entendió que no quería ser un padre si no era el padre de esos niños. Sakura si podía tener un futuro, con Sasuke y tener todo lo que siempre quiso. Y sí, se torturaba repitiéndose eso una y otra vez, porque ese era el mejor camino para ella.

Sakura no lo amaba a él, Sakura amaba a Sasuke.

"Mañana despertarás en tu cama la mañana siguiente a la noche que dormiste con la piedra en la almohada" le escuchó decir a Maki-chan respondiendo una pregunta de Sakura que él no había escuchado perdido en sus pensamientos "Si recordaras todo esto"

"¿Cómo si fue un sueño?" preguntó Sakura, la otra mujer negó con la cabeza.

"Como un recuerdo"

"Maki-chan ¿Por qué hay tanto secreto alrededor de tu Kekkei Genkai?" preguntó Kakashi de pronto.

"Mi clan ha sido secuestrado y asesinado por años. Por lo que podemos hacer, la gente se obsesiona con estos posibles futuros y en lugar de tratar de hacerlos realidad secuestraban a miembros de mi clan y los obligaban a usar el jutsu hasta matarlos. Hace muchos años, el Kazekage de ese momento clasifico toda la información sobre mi clan como Secreta, y desde entonces somos solo un rumor. Nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que hacemos. Para este momento, en la aldea de la Arena, solo quedamos mi abuela y yo. Y ella me pidió que negara hasta al Kazekage el poseer esos poderes. Por mi protección."

"¿No puedo de alguna forma extender unos días más mi viaje?" preguntó Sakura. La chica Arai negó con la cabeza.

"No funciona de esa manera, solo son siete días" respondió Maki.

"Maki-chan, esto…todo esto se siente muy real. Me cuesta creer que simplemente dejara de existir en unas horas" dijo Kakashi. Para él era más fácil de asimilar si esto era una realidad alterna donde sus hijos seguirían viviendo.

"Es muy real, es el futuro. Pero no se pueden quedar aquí. Al momento de volver, todo esto dejará de existir, se reiniciará. Y podrán tenerlo nuevamente si toman este camino juntos"

"Maki-chan, me gustaría poder pasar más tiempo contigo. Pero el tiempo con mis hijos…Necesito verlos" dijo Sakura mirando a la chica. Maki solo asintió con tristeza. Sakura salió de la oficina sin siquiera mirarlo.

"No lo entiendo…Hokage sama yo estaba segura que de ustedes dos, usted sería el que más quisiera tener todo esto" dijo la chica mirando hacia la puerta por la que Sakura había salido.

"La vida y los sentimientos de las personas son muy complicados. Sakura quiere esta vida conmigo, solo porque quiere ser la madre de nuestros hijos. Pero ella ama a otra persona, ella podría ser la madre de los hijos de la otra persona y ser realmente feliz" de alguna forma esta chica era parte de todo esto y si había alguien con quien se pudiese abrir sería ella.

"Yo creo que la Sakura sensei de este futuro está enamorada de usted, Hokage sama"

"Yo creo que ella piensa que lo está, hasta que se dé cuenta que puede tener todo lo que siempre quiso" respondió Kakashi. En su futuro con Sakura, Sasuke aparecería y la haría dudar sobre su supuesto amor por él. Porque esperar cinco años después, hacerlos sufrir a todos, si Sasuke y ella pueden estar juntos ahora.

Kakashi dejó la mansión de los Nara y no se sorprendió de no encontrar a Sakura en ninguna parte. Así que se decidió a ir a la casa de los padres de Sakura, porque esa era la dirección segura que su "esposa" había tomado. Para cuando llegó al lugar, Sakura estaba saliendo de la casa con los niños, su madre le decía algo desde la puerta y al verlo lo saludo con un gesto de la mano. Kenta lo vio inmediatamente después y corrió hacia él.

"Papá, papá" el niño se estrelló en un abrazo en sus piernas y comenzó a escalarlo hasta posicionarse en su espalda "¿Podemos ir de nuevo a la academia mañana?"

"Si esperas un poco más tendrás que ir quieras o no todos los días a la Academia, no hay apuro por ir todos los días ahora ¿no crees?" luego de decirlo Kakashi se dio cuenta que era una mentira, esta ncohe se acababa la vida de este niño, nunca más iría la academia.

"Si, pero no me gusta esperar"

"Eso lo sé" dijo Kakashi con una sonrisa triste.

"¿Por qué mi mamá está tan triste? ¿Todavía está triste porque su amigo se fue?" preguntó el niño en un susurro en su oído.

"Un poco" le mintió Kakashi, la tristeza de Sakura era indiscutible. Y el niño ya le había dado una forma de excusarlo "Pero no le hables de eso, solo hazla reír hoy y sé muy cariñoso con ella ¿sí?" Ya Sakura se estaba despidiendo de su madre cuando Kenta agregó.

"¿Podemos comprarle una flores? Para que se ponga feliz. Siempre se pone feliz cuando tú le regalas flores" Kakashi miró de reojo al niño, lo mejor que pudo. Él nunca se imaginó a sí mismo como la clase de hombre que regalaba flores a una mujer, pero que sabía él, nunca se había enamorado antes.

"Está bien pero vamos a ir ahora para poder sorprenderla" dijo Kakashi. Y dijo en voz alta a las mujeres que estaban a varios pasos de distancia "Kenta y yo vamos a ir a hacer algo. Las vemos en casa" dijo despidiéndose con una mano, con la risita conspirativa de Kenta en su oído. Y sin esperar respuesta se volteó y comenzó a correr, sosteniendo las piernas de Kenta a su torso con firmeza.

Pronto estuvieron frente a la tienda Flores Yamanaka, Kenta saltó de su espalda y corrió dentro del local. Ino subió la mirada y al verlos les regaló una amplia sonrisa preguntando "¿Para Sakura?" Kakashi asintió con el rostro sonrojado, era la primera vez que compraba flores para una mujer, aunque al parecer para su yo del futuro no era la primera vez "Acaban de llegar las que habitualmente llevas" dijo la mujer comenzando a moverse.

"No, Kenta chan es quien quiere regalar flores a su madre" anunció Kakashi, Ino dirigió su mirada al niño y la mirada de ternura que le dio era hasta graciosa.

"Kenta-chan, es muy lindo de tu parte ¿Qué clase de flores quieres regalar a tu mamá?"

"Tía Ino, quiero unas flores que la hagan sonreír" dijo el niño con una amplia y hermosa sonrisa.

"Estoy segura que cualquier flor que tú le regales la va a hace sonreír ¿Qué te parece si caminas por la tienda y escoges unas flores que te hagan recordar a tú mamá?" El niño asintió y comenzó a caminar alrededor seguido por Kakashi e Ino.

"Es muy difícil, todas las flores son muy bonitas y mi mamá es muy bonita" anunció el niño con frustración luego de mirar todas las flores en exposición. Ino casi se derritió en el piso de la ternura y Kakashi soltó una risita. Ino se arrodilló frente al niño para estar a su nivel.

"Cierra los ojos, y dime en cual flor de las que acabas de ver piensas primero al pensar en tu mamá"

"Las rosadas" Ino y Kakashi se miraron, la mitad de la exhibición eran flores rosadas en variados tonos.

"Muéstranos cuál" dijo Kakashi, el niño asintió y caminó hasta unos bouquets de camelias rosadas.

"Esas son perfectas, Kenta-chan. Tienes el mismo gusto de tu papá" dijo Ino dándole un guiño a él, lo que consiguió sonrojarlo nuevamente. La mujer tomó uno de los bouquets, lo llevo hasta el mostrador y comenzó a arreglarlo para regalo.

"Tía Ino ¿Podrías sacar dos o tres flores y hace run ramo más pequeño para mi hermanita?" preguntó el niño. Tanto Ino como Kakashi lo miraron sorprendidos. Kenta tomó una pose de madures y agregó "Mi papá siempre dice que a las mujeres de nuestra casa no solo tenemos que protegerlas, también tenemos que consentirlas" Ino miró con corazones en los ojos a Kakashi y él miró sonrojado a otra parte.

"Tu padre es un hombre muy sabio, por eso es el Hokage. Necesitas decirle esas cosas a Inojin cuando pases tiempo con él" bromeó Ino.

Cuando llegaron a casa, Sakura estaba sentada en el sofá, revisando unos libros, mientras Sayuri estaba a sus pies sentada sobre una manta con unos juguetes. Pero antes de que pudiese voltear hacia ellos, Kenta gritó "Mamá, cierra los ojos" Sakura los cerró sin dudar. Kenta tomó las flores de las manos de Kakashi y caminó hacia su madre, se paró frente a ella "Ya puedes abrirlos"

Kakashi se acercó para ver la reacción de Sakura "¿Son para mí? ¿de tu parte?" preguntó la mujer con una gesto de sorpresa tan hermoso que Kakashi quería llorar. El niño asintió. Sakura no tomó las flores, agarró al niño con todo y flores abrazandolo a su pecho "Te amo mucho, Kenta chan" dijo Sakura en un sollozo.

"Mamá, pero estas llorando, yo quería que sonrieras al ver las flores" se quejó Kenta aún aprisionado al pecho de su madre.

"Estoy tan feliz que una sonrisa no fue suficiente" dijo su madre ahora con una amplia sonrisa, separándolo de su pecho y dándole un beso en la frente.

"Mira, también trajimos uno para Sayuri-chan" dijo apuntando el ramo miniatura que traía Kakashi en las manos. Sakura soltó una risa.

"Si se lo das ahora, probablemente va a romper todas las flores" dijo Sakura.

"No importa, son para ella y si quiere romperlas está bien" dijo el niño acercándose a su hermana con las flores.

Sakura lució más contenta el resto del día y la noche, lo que alivió a Kakashi. Jugaron en el jardín, comieron juntos, fueron una familia el resto del día. Al final del día, luego de que Kakashi había leído un cuento para Kenta hasta dormirlo, con Sakura y Sayuri de audiencia. Mientras Sakura acostaba a la bebé en su cuna, él bajó a la sala y le llamó la atención los libros que Sakura había estado revisando más temprano. Eran álbumes de fotos. Tomó uno que decía en su portada "Nuestra Boda"

No era lo mismo que a diario te digan que esta mujer era tu esposa a ver fotos de cómo se había convertido en la mujer que llevaba su nombre. Sakura era una mujer hermosa, pero la Sakura que estaba en estas fotos vestida con un Kimono blanco, tenía que ser la versión más hermosa que había visto de ella hasta ahora. Él estaba ahí de pie junto a ella, pero no podía concentrarse en él mismo.

Siguió viendo las fotos y consiguió una de todos sus amigos junto a ellos, sonrientes y felices por ellos. Él todavía no entendía en que universo eso podría ser posible, no con su pasado como sensei y alumna. Al llegar al final del albúm lo hizo a un lado y notó debajo de unos libros un cuaderno con una nota pegada al exterior "Fecha estimada para concebir" debajo estaban los nombres de Kenta y Sayuri con unas fechas estimadas.

"Esos son los días que debemos intentar tenerlos" la voz de Sakura lo sorprendió, no la había escuchado llegar al piso de abajo, estaba tan concentrado en lo que estaba leyendo "Memorízalas, porque no me importa si no estás conmigo. Me vas a dar estos niños así yo tenga que irme a vivir a otra aldea con ellos, para que no estés amarrado a nosotros"

"Sakura, no es sobre estar amarrado a ustedes. Ahora tú piensas que quieres esto, Pero hay mucho más para ti allá afuera. Todo lo que siempre has querido, todavía lo puedes tener" Sakura lo miró como si le estaba hablando en otro idioma.

"Para ser un genio, eres un hombre muy tonto" dijo con seriedad antes de voltearse para volver a subir.

Kakashi la dejó ir, porque no sabía cuántas veces más podía rechazarla. Ya no lo hacía solo por ella. La sola idea de tener esta vida con ella, por muy maravillosa que parecía ser, y que solo uno de ellos estuviese real y profundamente enamorado del otro no le parecía justo, no le parecía suficiente. Porque un día, cinco años dentro de esta relación llegaría el verdadero amor de Sakura y todo esto dejaría de ser, ya no podrían aparentar más que son suficiente el uno para el otro. Porque ella amaba a otro hombre y él no podía vivir con eso.

Si Sasuke no hubiese aparecido en este futuro, tal vez se hubiese podido engañar a sí mismo. Pero su antiguo alumno trajo mucha realidad consigo y no podía ignorarla.

Cuando finalmente se llenó de valor y subió a la habitación que compartía con Sakura, se sorprendió al encontrar a los niños en la cama con ella. Sayuri dormía acurrucada en el pecho de Sakura, Kenta dormía junto a su hermana. Sakura los rodeaba con un brazo y acariciaba el cabello de Kenta con la mano.

Kakashi tomó su ropa de dormir y entró al baño a darse una ducha, Sakura lo ignoró por completo. Al salir limpio y sin mascara, ya para que ocultarle su cara a esta mujer, se acostó en la cama junto a Kenta. Sakura aún acariciaba el cabello del niño y lágrimas silentes salían de sus ojos. Kakashi estiró la mano y limpió las lágrimas de una de las mejillas de Sakura y en su mente le dijo la única verdad que tenía en este momento, la verdad que no podía admitir en voz alta, una verdad que no sabía cómo en tan poco tiempo había ocurrido, para sentirla con tanta certeza en su corazón "te amo" dijo dentro de sí mientras seguía acariciando la mejilla de Sakura, la pelirosa cerró los ojos.

"¿Puedo pedirte algo?" susurró Sakura, Kakashi asintió "¿Puedes abrazarme?" preguntó con la voz quebrada por la tristeza. Kakashi no necesitó responderle. Se puso de pie y dio la vuelta la cama para acostarse detrás de Sakura. Se acomodó y la apretó a su pecho, con el brazo tomó a toda su familia y los sostuvo. La mano de Sakura que acariciaba el cabello del niño tomó la de él en la espalda del pequeño. Kakashi dio un beso en la cabeza de su esposa.

Kakashi no quería dormir, no podía, tenía la esperanza que si no se dormía tal vez ganaría un día más con sus hijos. Pero se dio cuenta que había perdido esa batalla cuando abrió los ojos y era de día, no supo cuando se durmió, lo último que recuerda es estar abrazado al cuerpo de Sakura, sus piernas entrelazadas, los niños junto a ellos. Ahora, no tenía nada en los brazos, no había nadie más en la cama junto a él. Su mirada viajó a la mesita del lado de la cama de Sakura, donde la mujer tenía una foto familiar, y no había nada.

Kakashi se paró de la cama y corrió hacia la habitación de Kenta, vacía. La habitación de Sayuri, vacía y sin los colores rosados en los que estaba pintada antes "No" dijo arrodillándose en el piso con el corazón roto. Esta sensación de derrota no la había sentido nunca, lo único con lo que podía compararla fue cuando despertó y recordó que había matado a Rin. Y sin embargo era diferente, era peor, se sentía como sí un agujero negro se formaba en el centro de su alma, nada jamás podría llenar es espacio. Golpes fuertes y repetidos sin parar sonaban en la puerta principal de la casa y Kakashi lo ignoró, hasta que sintió el chakra de Sakura elevarse por un segundo antes de que una explosión sonara, no tuvo que ir a ver para saber que Sakura había explotado la puerta, un segundo después estaba entrando en la habitación. 3 Anbus entraron detrás de ella, armas en mano de forma amenazante. Pero no supieron que hacer cuando Sakura se tiró de rodillas en el piso temblando repitiendo en susurros la palabra "no"

Kakashi se puso de pie y se acercó a Sakura "Está bien, pueden dejarnos solos" la guardia Anbu siguió sus instrucciones y un segundo después no había nadie dentro de la casa. Sakura estaba en Pijama, la planta de los pies sucios de la mujer le indicaban que probablemente había corrido descalza desde su casa. Kakashi se sentó junto a ella y la abrazó a su cuerpo, la mujer no opuso resistencia, aunque no dejo de temblar, si dejo de repetir la palabra 'No' cuando comenzó a llorar y esta vez él ya no pudo contenerse, porque tenía el corazón tan roto como ella, dejó sus lágrimas salir y humedecer el cabello de Sakura, abrazándola desesperadamente a su cuerpo.

.

.

.

.

Nota del Autor: Tuve que tomar un par de copas de vino escuchando musica muy deprimente para entrar al estado mental de Kakashi. Espero haberlo conseguido jajaja. Se fueron los niños, lo siento por ustedes y por mí, porque también me había enamorado de ellos. En especial de Kenta. Y por eso quise regalarles un capitulo con mucha de su ternura. Nos leemos pronto, espero leer su comentarios ;)