Dolorosa despedida

Los personajes no me pertenecen, le pertenecen a MISASHI KISHIMOTO yo sólo los estoy usando para mí historia sin intenciones de lucro, sólo para pasarla bien junto a los lectores

Los licántropos, lycans o sencillamente hombres lobos, criaturas legendarias presentes desde los inicios de la humanidad, tan temidos y alabados por otros.

Pero ¿Como describirías a un Lycan?

-Bestias salvajes, asesinos a sangre fría, abominaciones, monstruos sin piedad, criaturas vengativas, seres sin razonamiento ni inteligencia, máquinas de matar.

Probablemente eso es lo que dirían la mayoría de las personas pero. . . ¿Realmente eso es lo que son?

Sólo aquellos que se han topado con uno podrán contarlo, sólo aquellos que se han atrevido a adentrarse a sus dominios podría saberlo, sólo a aquellos afortunados que se han topado cara a cara con uno de ellos podría decirlo.

Los pocos que no huyeron al encontrarse con ellos, solo un puñado que se atrevieron a bajar sus armas, que tuvieron el coraje enfrentarlos a la cara, aquellos afortunados que forjaron una amistad con ellos.

Sólo ellos nos podrían decir cómo realmente son...

Ahora ¿Qué dirían esas personas?

-Territoriales, sobreprotectores, precavidos, instintivos, leales, juguetones, inteligentes pero sobre todo verdaderos protectores

Lamentablemente para ellos no fue suficiente, las voces de aquellos que los apoyaban quedaban opacados con aquellos que exigían su muerte, sus esfuerzos no fueron suficientes contra aquellos que le daban caza, con cada grupo de invasores que logran eliminar aparecían cientos de más, exigiendo sus cabezas, celebrándo con estas como el mayor de los trofeos

No hobo más opción ya no podían protegerse ni a si mismos debían huir, escapar de sus cazadores abandonar sus territorios y renunciar a todo lo que alguna vez juraron proteger

Pasaron siglos y aún así ellos nunca volvieron a ser lo de antes sus números seguían bajando mientras los de sus invasores seguía en aumento. Obligados a esconderse y a vivir en los confines de sus territorios para enfrentarse a la única cosa que toda especie teme su eminente extinción.

En algún lugar en una Costa

La tormenta llegó con fuerza a las costas, las marea las golpeaban sin piedad, el rugido de los truenos resonaban por cada rincón, los vientos huracanados arrasaban con todo a su pasó, mientras que los rayos caían por mar y tierra iluminado aquél temible paisaje donde se podría ver la fuerza de la naturaleza y su ira siendo desatada castigando a todo aquel que se interpongan en su camino.

Aún con semejante tormenta en un pequeño puerto escondido entre frondosas colinas donde la vegetación era tan densa que hasta el más experimentado le sería muy difícil adentrarse, se podía distinguir un navío mediano siendo muy a prisa preparado para zarpar de un pequeño puerto de madera, entre todas esas personas resaltaban tres de ellos que aún no subían al navío, parecían mantener una discusión entre ellos

¿?—¿¡Como que no podrán irse con nosotros!?- grito uno de ellos

¿?— Entienda por favor esa es nuestra mejor opción— trató de calmar el que parecía ser el más mayor

¿?—Concuerdo, ellos aún no te han visto por lo que tú eres el que tiene más probabilidades de sobrevivir— dijo con voz autoritaria la tercera persona, poniendo una mano en el hombro del primero tratando de esa manera tranquilizarlo

¿?— Me reuso a aceptarlo, prometimos que juntos restauramos a nuestra raza, que tendríamos una nueva vida allá juntos, ¡Ahora me dicen que no podrán venir con nosotros!—grito el primero con rabia al verse traicionado por los dos que no cumplirían su promesa

¿?—¡Mael entiende! Tu eres el último descendiente de los alfas pura sangre, un verdadero lycan, por eso mismo tu eres el que tiene más probabilidades de restaurar nuestra raza ahí donde te lleve tus instintos— dijo la tercera persona sujetando de ambos hombros al ahora identificado como Mael

Mael- Aunque no sean de sangre o sangre pura ustedes siguen siendo lycan, siguen siendo mis hermanos, ¡Siguen siendo mi familia! Me reuso a irme sin ustedes— protesto arto de fundamentos tontos, empezaba a desesperar le todo esto

No quería irse, por supuesto que no, está era su tierra, donde nació y creció, le dolía en el alma tener que irse, pero para poder restablecer su raza era necesario, sus propios territorios se hicieron peligrosos para ellos mismos ya no era seguro estar en este lugar, ni mucho menos sus bosques, ya había visto a muchos morir por todas esas trampas en sus territorios, no soportaría ver a sus hermanos perecer en uno de ellos

Mael— Al menos podrían decirme, ¿que es lo que harán? ¿Que es lo que planean hacer ahora?—dijo tratando de calmarse, tenía una idea el por qué no ir con el, para quedarse aquí aún sabiendo que ellos estaban serca, buscando sus cabezas para luego exhibirlas como si fueran el mayor de los trofeos, y esa idea no le estaba gustando para nada

Ambos se voltearon a verse entre ellos, preguntándose con la mirada si era mejor idea decírmelo, miraron discretamente a Mael que parecía cada vez más molestó por la falta de respuesta, dando ambos un suspiro cansado se decidieron a contarle la verdad de lo que estaban planeando hacer, puesto que una mentira no serviría de nada solo aria que se enfurescá aún más, sabían muy bien que por mejor mentiroso que seas es casi imposible engañar a un lycan aún más si éste es uno de los más experimentados, que era este mismo caso

¿?-Emos decidido pelear, yo iré por el éste y Lusiel por el noroeste, usaremos sus propias trampas en su contra, eso nos dará tiempo para exterminar a tantos los que sean posibles y también para que puedas irte sin que te noten- dijo con toda la seriedad que pudo mostrar su rostro, mirando fijamente a los ojos de Mael mostrándole a si que hablaban en serio

Los ojos y boca de Mael se abrieron ligeramente por la sorpresa e impresión de ésas palabras, no podía creer lo que estaba escuchando, literalmente le estaban diciendo que irían a morir en combate, no era un tonto sabía perfectamente que si ellos se enfrentaban contra ellos no sobrevivirían, eran demasiados, el olfato de un Lycan es lo suficientemente sensible para reconocer olores a kilómetros con lujo de detalles de cuántos son y reconocer si son una amenaza o no, como también lo suficientemente fuerte coma soportar olores fuertes que sin duda harían vomitar a quien sea

El y al igual que sus hermanos sabían perfectamente que las personas que estaban buscándolos para cazarlos eran muchos, aún con esta tormenta podían percibir sus olores, adentrándose a lo más profundo del bosque, asciendo un cálculo de la velocidad con la que se movían y la fuerza de su olor, podría calcular que eran al rededor de 200 a 250 personas, pero también distinguía el olor a plomo, pólvora y el desagradable olor de la plata, sin duda eran cazadores o al menos la mayoría lo era

Era una completa locura incluso para los alfas más experimentados y fuertes sería muy peligroso más en especial tratándose de tantos cazadores y en un territorio tan traicionero como lo era el bosque en estos momentos, puede que en el pasado hubiera sido su hogar y el lugar más seguro para los suyos pero ahora era todo lo contrario, era tan peligroso y sus caminos terminaban siendo una trampa mortal, no solo para ellos sino para todos los habitantes del bosque, que al igual que ellos caían víctimas de las trampas colocadas, que con los años aumentaban no solo de numero si no que también en su eficacia y peligrosidad, antes las trampas estaban diseñadas para atrapar e inmovilizar, pero ahora están echas para dar muerte a cualquier desafortunado que caiga en ellas, ya sean lycan, animales del bosque, domésticos e inclusive para los mismos cazadores, sin duda ese ya no era su hogar, ellos se abrían encargado de que ya no lo sea nunca más

Pero aún sabiendo eso piensan en pelear, tanto él como esos dos saben perfectamente que no saldrán vivos de ésto y que por más que protesté ellos no cambiarán de parecer ni mucho menos le permitirán ir con ellos, era una decisión ya tomada, no había vuelta a atrás

Mael camino con la cabeza agachada hasta quedar en frente del más mayor de los tres, puso ambas manos en el hombro de este, después unos segundos subió su rostro y miró a los ojos del mayor, en sus ojos solo podía verse el dolor, miedo, súplica y un profundo sufrimiento que le estaba causando está dolorosa última despedida

Lusiel se sorprendió de la forma en que lo estaba viendo, el dolor que sentía en ese momento era palpable en sus ojos, que le pedían a gritos que desistan de esa decisión, como sus fuerzas parecían flaquear, por los ligeros temblores que podía notar, como sus piernas hacían un gran esfuerzo para no caer, como sus brazos temblaban y sus manos apretaban sus hombros con más fuerza, su corazón se estrujó cuando vio el rostro de Mael, que asia todo lo posible para no romperse en llanto y desesperación

El sabía que está decisión lo lastimaría, sabía que le destrozaría el corazón en mil pedazos, pero es necesario para garantizar la seguridad de Mael y de su futura descendencia, sabían muy bien que los estarían buscando a ambos, lo harían sin descanso hasta encontrarlos y tener sus cabezas en sus muros como trofeo, pero Mael tenía una oportunidad de rehacer su vida y poder cumplir el sueño que siempre tuvieron, el de restablecer la raza lycan a la antigua vida que llevaban sus ancestros, donde los únicos problemas que tenían eran el cuidado de los niños y la temporada de celo de los jóvenes, pero eso eran épocas antiguas antes de la llegada de los que ellos mismos denominaron los invasores

El aún recordaba como es que avían pasado de enfrentamientos por encuentros desafortunados a peleas por territorios de casería, para después pasar a ser por mero deporte, fue en ese momento en que todos nos dimos cuenta que estábamos en un grabé peligro, que ya no era algo que se podría controlar, cada año perdían más y más territorios al punto que los antiguos alfas ancianos se reunieron y decidieron que todos debían abandonar sus territorios e ir a las montañas nevadas y establecer una comunidad para así ninguno corra peligro y puedan aumentar sus números, para que así puedan recuperar los territorios perdidos

Ese fue el golpe duro para su raza, ya que ellos se caracterizan por ser posesivos, protectores y fieles a lo que ellos consideraban suyo o que tenían un lazo importante con ellos, sin duda eso golpeó no solo su orgullo sino también su forma de vida, eso no solo afectó a los adultos sino que también a los cachorros que fueron los más afectados, puede que ahora estén con otros cachorros pero no tenían un lugar donde poder jugar abiertamente y poder desarrollarse completamente como debía hacerse con todo lycan, y eso trabajo con sigo algo peor, al verse los cachorros limitados estos optaron por desobedecer y bajar de las montañas a aventurarse en los bosques de abajo que ahora estaban infestadas de cazadores, después de eso hubo enfrentamientos entre ambas razas y con sigo la muerte de muchos, cuando los adultos le dieron alcance ya era demasiado tarde, muchos cachorros avían sido asesinado mientras que otros estaban gravemente heridos

Eso fue la gota que derramó el bazo para los lycan, que al ver a sus cachorros muertos y otros heridos desató la furia, rabia, sed de sangre y sobre todo venganza, mientras que algunas hembras llenaban a sus cachorros heridos devuelta a las montañas los demás derramaban lágrimas y daban aullidos desgarradores por la pérdida de sus preciados cachorros, fue entonces que se desató la locura en ellos, donde todos los sentimientos reprimidos por años asia esos hombres se desató y todo razosinio fue olvidado, los aullidos desgarradores de sufrimiento y dolor se convirtieron en rugidos de ira, odió y una insaciable sed de sangre

Ese dia marco a ambas razas, ese día pasó ala historia con versiones distintas en ambos mandos, por lado de los humanos fue conocido como la gran masacre, el día donde dos pueblos enteros, cada uno con más de 1300 habitantes por pueblo fue masacrado por una manada de lycan rabiosos que acabaron con todo a su paso, hombres, mujeres, ancianos, niños e inclusive sus animales domésticos, incluyendo el ganado, todo quedó devastado y esto no hizo más que reafirmar esa creencia equivoca que tenían asia los lycan, ese día se les puso precio a las cabezas de cada uno de ellos, en cambio por lado lycan fue conocido como el día de "El despertar" por qué fue el detonante para que se desatará toda esa furia que por tantos años fue contenida y que los alfas ancianos se empeñaban en que no saliera a la luz, por miedo de que aquél salvajismo que por años han luchado por mantener el control terminará Autodestruyendo los a todos, por eso y otras cosas más es qué ellos junto a otros jóvenes, bajaron para detenerlos y hacer que retrocedan del tercer pueblo que se encontraba más adelante

Si como lo labia, bueno el fue uno de esos jóvenes que tuvo que pelear contra sus propia especie y familiares para evitar que éstos siguieran matando a gente inocente y que en el proceso ellos mismos perdieran todo rastro de gordura que les podría quedar aún, fue difícil, traumante pero sobre todo revelador, por qué en esos días que tardaron en hacerlos volver en si a toda su gente se dió cuenta de la naturaleza que tenían su propia especie y lo destructiva que podría resultar ser, como también las consecuencias de no saber dominarlas, el quedar como una bestia salvaje sin control y sin siquiera con una pizca de conciencia lo aterraba y fue peor al ver lo que tenían que hacer los ancianos cuando encontraban a alguien en ese estado

Se les reducía e inmobilisaban para luego hablar les, si no respondía se asia usó de la fuerza, entre peleas se les volvía a hablar, esto se repetía d días y si no presentaba alguna mejora se le concedía una última pelea a muerte, donde el contrincante tenía que ser un familiar de este, donde se esperaba que el otro reaccionará con la voz de un familiar cercano, si ésto no resultaba se les pedía al familiar de este a que acabé con el de una forma honorable, consistía en atravesar al contrincante con la mano justo en el pecho atravesando su corazón, ésto tenía que hacerse mientras mirabas directamente a sus ojos

Puede que para muchos ésto sería considerado como un acto despiadado, pero para un lycan es considerado como un acto honorable asía tu contrincante, el morir peleando hasta el último aliento, hasta mirar directamente a sus ojos, no es un acto despiadado sino uno revelador, donde ambos pueden ver lo que sienten, la verdad de los sentimientos del otro, todos reflejados hatra ves de sus ojos, no por nada se dicen que los ojos son el reflejo del alma

Por eso, por las palabras de aquel anciano alfa y por este joven lycan que tenía al frente suyo, que aún llamaba cachorro, es que se quedaría a pelear hasta el último aliento, si éste día marcaría el final para los lycan entonces sería de la forma que los antepasados consideren correcto

Miro los ojos de Mael y con toda seguridad dijo — es como abrían querido ellos —vio como este abría ligeramente la boca por la sorpresa y antes de que pudiera protestar añadió — si hoy nos extinguimós, que sea de la forma que un lycan se sienta orgulloso- dijo con firmeza

¿?— Y que de esa forma también traiga admiración y respeto ala siguiente generación, asía nuestros ancestros, la siguiente generación que tú te aras cargo de traer al mundo, como tembien de protegerlo, contamos contigo Mael— dijo Oliver, apoyando la decisión de Lusiel, mirando con firmeza al más joven de los tres

Mael se quedó estático ante tal revelación, se separo de Lusiel y se puso en frente de ambos, su cuerpo temblaba, no sabía si era por rabia, impotencia o las ganas tan intensas de llorar que le provocaba todo esto, pero no podía, no podía romperse a llorar en frente de ellos como un cachorrito asustado, no podía hacerles ésto a ellos, no cuando ya avían dado su decisión, no después de todo lo que tuvieron que pasar, de lo que tuvieron que sacrificar, no podía mandar todos sus esfuerzos por hacerlo el más fuerte ala mierda solo por su debilidad ante esto, debía ser fuerte, debía ser valiente, por ellos, por todos, todos los que dieron sus vidas para este momento, sus antepasados, su familia y en especial por la futura generación que el prometió que vivirían lejos de todo esto

La respiración de Mael era entrecortada, fue necesario de largas bocanadas de aire para lograr controlarse, mientras que Lusiel y Oliver lo miraban expectantes, sabían lo impulsivo que podría ser algunas veces y ya estaban preparandos para cuando esté reaccioné de forma violenta, pero para su sorpresa este los miro fijamente a ambos con seguridad y autoridad, aún así había tristeza pero está estaba bien escondida, Lusiel y Oliver se sintieron orgullosos por la forma en que el pequeño cachorro había decidido afrontar esta última despedida

Mael sentía como todo se caía a pedazos, como sus recuerdos lo golpeaban una y otra vez desquebrajando su ya roto corazón, tenso la mandíbula y apretó los puños con fuerza—*No llores, no puedes llorar, compórtate como un hombre, COMPÓRTATE COMO UN ALFA*— se grito así mismo

Debía tomar una decisión, una que viera como lo viera sería un Martirio para todos los precedentes, pero debía de tomarse, y el tenía la última palabra a todo esto, pero que decisión debía tomar...

Quedarse y pelear junto con ellos, hasta el último aliento y perecer junto con ellos a su lado, dando un final a toda la raza lycan y mandar ala mierda tanto esfuerzo

O irse, dejar que sus hermanos aquí, dejar que mueran a manos de ésos cazadores, reiniciar su vida lejos, dar una oportunidad más a la raza lycan y aprovechar esta oportunidad única para escapar de este infierno

Mael toma una última bocana de aire para darse fuerza par poder tomar su decisión y responder sin que su voz fallé, que su cuerpo tiemble, pero sobretodo para no romperse en llanto delante de ellos

Mael—si éste día los lycan se extinguiran de este mundo, que sea con honor, honor que les dejó a ustedes cumplir, vayan y dejen en alto el nombre de los lycan—dijo con firmeza y seriedad digna de un líder, digna de un Alfa

Tanto Lusiel y Oliver se quedaron sorprendidos de que su hermano menor alcanzará tal grado de seguridad y autoridad, sorpresa que sólo duró unos segundos para luego sonreír con orgullo, su hermano sería todo un Alfa ahí a dónde fuera

Lusiel-Oliver—que así sea, por la memoria de nuestros ancestros— dijeron al unísono con orgullo y convicción, pero antes de irse decidieron darle una última muestra de cariño a su amado hermano menor

Mael se dió la vuelta para subir al navío cuando sintió dos pares de brazos abrazarlo de un de repente asiendo que se detuviera, no se atrevió a voltear, sabía que si lo asia flaquearía y está ves no estaba seguro de que pudiera soportarlo

Lusiel— siempre serás nuestro hermano menor, sin importar que suceda de ahora en adelante, serás nuestro amado hermanito menor, siempre... Nunca te olvides que sin importar que, siempre estaremos contigo—dijo dando rienda suelta a todo el remolino de sentimientos que le causaba está última despedida

Oliver— puede que no en forma carnal pero si nuestros espíritus, junto con nuestros ancestros y toda la raza lycan, nunca te dejaremos solo Mael, estaremos a tu lado siempre que nos nececites, cada vez que te sientas solo, no dudes en llamarnos y estaremos allí para tí y los tuyos

Mael— Gracias, por todo lo que han echó por mí, por ser mi familia, nunca los olvidaré a ninguno de ustedes, se los prometo— en el momento que termino de decirlo sintió como sus hermanos lo soltaban y con todo el coraje que pudo reunir dijo— ¡Vayan! Dejen en alto a nuestra raza, si hoy los lycans se extinguen que lo aga con honor— no sabía de dónde había sacado fuerzas para decirlo pero ya estaba dicho y no avía vuelta atrás

Parándose recto ambos sonrieron con orgullo y devoción, mirando a su querido hermano menor dijeron— que así sea, por el honor de nuestra familia— voltearon y empezando a caminar al bosque, se detuvieron para mirar una última vez a su hermanito, en un susurro que la tormenta no dejó escuchar a oídos humanos se despidieron

Mael siguió su camino, subiendo al navío y dirigiéndose a la popa de este miro como sus hermanos corrían y escalaban para luego perderse de su vista en aquel frondoso bosque, los marineros guardaron silencio por respeto asía los hermanos y dejaron a sola a Mael para que esté se pueda despedir de ellos

Cuando el navío empezó a moverse dirigiéndose a alta mar Mael apoyó ambas manos en el borde de la madera, con voz ahogada se despidió de sus hermanos, dejando caer aquéllas silenciosas lágrimas que con tanto esfuerzo avía ocultado, ahora caían libremente por su rostro, aguantando el deseo de gritar dijo con mucho dolor— yo también los amaré por siempre, adiós por última vez mis amados hermanos...

~~~~~~~AUTORA~~~~~~~~ _

Se que el capítulo es un poco largo pero quería dejar en claro algunas cosas hacerca de esta historia que si los hubiera puesto en los siguientes capítulos no encajaría, por ende decidí ponerlo y así dejar en claro algunas cosas

Este es mi primera historia así que espero que les haiga gustado tanto como Ami me gustó escribirla

A quienes no les gustó pos no lo lean y listo, se que tiene algunos errores ortográficos pero bueno ya iré mejorando,

HASTA LA PRÓXIMA