Total y absoluto silencio.

Eso era lo que se vivía en el palco una vez la voz de Grayfia anunciase la derrota de Ni, Li e Izabella.

-«Pensar que Izabella sería derrotada de esta manera... -El ceño de Roldan se volvió frio y duro como glaciar-. Es simplemente increíble. ¿A qué clase de entrenamiento se han ceñido estos niños para igualar a los miembros estrellas de la Nobleza de Raiser?»

-Ya no pareces tan seguro de ti mismo, ¿eh, Roldan? -comentó Zeoticus con diversión-. Incluso diría que estás... ¿Preocupado?

-Como padre, siempre estoy preocupado -respondió Roldan, cerrando los ojos brevemente-. Lo estuve cuando cada uno de mis hijos estuvo a punto de nacer, cuando Ruval y Raymond se casaron y cuando nació mi primer nieto. En todos y cada uno de los momentos de mis hijos, vivo el doble de la angustia que uno normalmente sufre: vivo la suya y vivo la mía.

Roldan abrió los ojos.

-Pero como padre, ¡mi orgullo también es alto! -Miró a Zeoticus con un enorme fuego en los ojos-. ¿Preocupación? ¿Miedo? ¡Ja! ¡Soy un Phenex igual que mi hijo: mostramos mayor fuerza cuando estamos a punto de morir! ¡Prepárate, Zeoticus, el juego apenas está comenzando!

-Bien dicho, querido -Ravena sonrió, orgullosa-. Las derrotas y las victorias son cosas de las que se aprende, y una madre siempre abrazará a su hijo con orgullo siempre que lo dé todo. ¿Pero qué clase de madre pierde la fé incluso cuando la tempestad se cierne sobre su retoño? Por lo menos no el tipo de madre que soy yo. ¡Mi hijo me ha dado catorce hermosas hijas más, y estoy orgullosa de todas y cada una de ellas! ¡Creeré en el poder de su amor hasta al final!

-Tu dignidad es majestuosa, querida. Como era de esperar de la Condesa Inmortal de Alas Abrazadoras -alabó Venelana, para luego sonreír peligrosamente-. Pero si de orgullo y amor se trata, no me quedo atrás. El amor de Gremory y el orgullo del Rey Bael pasan por la sangre de mi hija, y ya estás viendo la consecuencia de ello. ¡Prepárate, que de aquí en adelante todo irá de mal en peor!

-Como siempre, parece que nuestros padres se han dejado llevar con su rivalidad con Lord Zeoticus y Lady Venelana -comentó Raymond con una sonrisa, una gota de sudor resbalando por su nuca.

-Casi pareciera que la pelea fuera de ellos y no de sus hijos -comentó Ruval con la cara plana, pero también con una gota de sudor resbalando por su nuca.

-MA-RA-VI-LLO-SO -Por su parte, una emocionada Runeas daba saltitos como si de verdad fuera una niña pequeña. De vez en cuando el castillo temblaba como si sufriera un terremoto a causa de eso-. ¡Simplemente MA-RA-VI-LLO-SO! Ha pasado tanto tiempo desde que he visto a una oruga florecer a mariposa... Estoy impresionada. He visto voluntades muy fuertes el día de hoy y apenas van dos batallas. ¡Ya estoy impaciente por lo que puede ver la chica que parece tener mucha de la sangre de mi madre sobre ella!

-Hmp -Elmenhilde la miró con diversión y mofa-. Vieja terca. Pareciera que nunca vas a madurar. Ya te pareces a ese anciano estrafalario.

Volteó a ver a Zekram, solo para verlo soltando un montón de escandalosos «Hakhakhak» que hacían que todo reverberara como si una fuerza invisible lo agitara.

-Tranquila, Tiffania -decía un Regulus con una gota de sudor en la nuca-. Yo te protegeré si sus risas empiezan a desintegrar cosas.

Una asustada Tiffania asintió enfáticamente ante eso.

Viendo eso, Issei preguntó en que mundo loco vivía.

-«¿Unos saltitos y unas risitas están causando tanto alboroto? -Parpadeó, incrédulo-. Menos mal que casi todos los Demonios Ancestrales están muertos. No me quiero ni imaginar el caos que habría si no fuese así»

Salió de sus pensamientos al sentir como Asia jalaba la manga de su camisa con emoción.

-¡¿Vió eso, Issei-san?! ¡Koneko y Mil-tan ganaron! -gritó, emocionada.

-Claro que lo ví, Asia -respondió con una sonrisa divertida-. ¿Y no habíamos quedado en que «solo Issei»? ¿Hasta cuándo seguirás con el «san»?

-Lo siento, I-Issei -Asia dio una sonrisa nerviosa-. A veces lo sigo añadiendo sin querer.

-Es por su rosario -explicó Eve repentinamente, haciendo que Asia agarrase el sudario que tenía oculto entre su ropa-. El hechizo de traducción que utilice trasmite la intención de las palabras, no la traducción literal como tal. El que Asia enuncie su nombre con «san» solo quiere decir que todavía tiene una cierta distancia con usted.

-Oh -Issei se desanimó un poco al oír eso-. Ya veo.

-¡No se sienta mal, Issei-san! ¡Y-yo lo estimo mucho, pero...!

-Es porque soy un chico, ¿cierto? -dijo Issei, haciendo que el corazón de Asia casi se detuviese-. No puedes tener conmigo el mismo trato que tendrías con Aika, y naturalmente vas a estar un poco a la defensiva en ciertos temas. Si para ti es extraño tener un amigo, imagino que el que sea varón solo lo vuelve aún más difícil de procesar.

-Sí -Asia asintió de manera temblorosa, para luego desviar la mirada-«Pero... No es como si fuese la única razón de que mi corazón tiemble»

-«¿Hmn? ¿Y ahora qué le pasa? -Issei dio una mirada confundida al ver como el rostro de Asia repentinamente se llenaba de rubor extremo-. Vaya que las mujeres son complicadas»

[No niego su nivel de complicación, pero tu ceguera es simplemente asombrosa] -murmuró Ddraig con cansancio.

-«¿Dijiste algo, Ddraig?»

[Nada -Ddraig suspiró-. Sólo que la pelea de la chica de ojos raros parece estar a punto de empezar]

Issei desvió la mirada al oír eso.

Y efectivamente, la pantalla mostraba ahora a Aika.

-Esto será un duelo interesante -apuntó Eve-. Presiento que podremos ver que tanto ha evolucionado la anomalía latente en ese par de ojos.


Juego de Cuchillas


Antes de que Aika pudiese dar un movimiento, una cuchilla de viento fue apresurada en contra de su vientre.

-«¿Hmn?»-Con ligero asombro, Aika dio una ágil voltereta, para luego correr y esquivar una rápida andanada de más cuchillas de viento. Dio rápidos movimientos para dar un poderoso salto, y una vez que tuvo la suficiente distancia, se dio unos segundos para analizar la situación.

-«Estas cuchillas de viento... ¿las lanza ella?»-Miró a Mihae con ojos analíticos.

La mencionada la miró a los ojos con una compostura igual a la de una servicial geisha, y de un rápido movimiento desde su manga izquierda otra cuchilla de viento se apresuró en su dirección.

En vez de esquivarla, Aika se permitió desviarla al crear un muro de hielo en frente suyo. Cerró los ojos un momento, reviviendo lo que acababa de ver, y miró hacia al piso, encontrando extraños trozos de papel por doquier.

-En Japón, las creencias tienen una fuerza particular -recordó Aika decir a Eve-. Lo has visto en animes antes, ¿no? Trozos de papel de origami pueden servir como sacrificio a una deidad; también pueden ser amuletos en contra de los malos espíritus. Imbuidos con poder mágico, quiere decir que una simple figurilla es igual a una bomba que desencadena un determinado efecto una vez activado.

-Eres una sacerdotisa, ¿cierto? -le cuestionó a Mihae-. Sigues la doctrina del Shinto, y alabas a Fujin o a Susanoo; quizás incluso a ambos. ¿Me equivoco acaso?

La única respuesta que dio Mihae fue sonreír. Hizo un rápido movimiento con sus mangas, lanzando al aire un montón de amuletos de papel en confirmación de las palabras de Aika. Esos amuletos de papel luego brillaron en el aire, y dispararon cientos de cuchillas de viento en contra de la Peón Gremory.

Esta respondió creando una enorme barrera de hielo que la cubría como en una especie de iglú.

-Ufufufu -En el cielo, Ravel río de manera ufana mientras utilizaba un espejo de mano para acomodarse su peinado-. Estaba esperando que hiciera eso.

Alzó su dedo índice. Juntó poder mágico sobre él, y un pequeño y casi insignificante punto de flamas apareció. Siguió juntando poder mágico, y el insignificante punto creció y creció; en segundos, se volvió una pelota de basquetbol. Cuando fue simplemente más grande que Ravel, está la lanzó al aire con un grito elegante:

Everysunny! (Siempre Soleado)

El instinto natural de cualquiera seria pensar que la gigantesca esfera de fuego seria dirigida contra Aika y desencadenaría una gran explosión. Ese instinto era un error. Lo que hizo la esfera fue subir y subir por los cielos de la Dimension de Bolsillo, como queriendo toparse con una especie de limite que develase que no era la realidad normal. Al no encontrarlo, simplemente desapareció de la vista de todos; pero eso no quiso decir que Ravel hubiese utilizado poder mágico en vano.

-¿Q-qué...?

Con asombro, Aika vio cómo su hielo empezaba derretirse y volverse menos solido de lo que debería, al punto de que, pasando de ser capaz de soportar todas las cuchillas de viento de Mihae, pasó a soportar simplemente la mitad.

Y como si eso no fuera suficiente, Aika vió como las cuchillas de viento de Mihae de repente ganaban un tono ígneo en su núcleo.


Rudiger dio una exhalación de asombro.

-Ruval, ¿acabo de ver lo que acabo de ver?

Ruval asintió con un orgullo inusual.

-Sí, es la misma magia que yo y mi madre usamos.

-Conocida como la Condesa Inmortal de Alas Abrasadoras, Lady Ravena es una de las Phenex más poderosas que ha existido a lo largo de la historia de su clan -comentó Sona al ver la mirada confusa de Issei-. Su marido, primo segundo de su persona, fue aquel que asesinó al rebelde Demonio Ancestral Phenex; pero eso no quiere decir que ella se quede atrás en términos de fuerza. Como muestra de esto, está el hecho de que creo su propio estilo de magia: la Magia del Sol

-¿Magia del Sol? -parpadeó Issei.

-El Demonio Phenex, basado en Fénix, tiene el atributo «sol» en su núcleo -recordó Sona-. Esto es algo que viene desde eso. Condesando el calor de sus flamas a un punto inimaginable, Lady Ravena ha aprendido a manipular el medio ambiente a voluntad. El hechizo que acabábamos de ver, Everysunny, es su movimiento insignia: la creación de un pseudo-sol artificial que pone el campo de batalla a su favor.

-¡¿?!

Issei se asombró.

-¿Un pseudo-sol? -repitió, asombrado-. Pero, el calor necesario para eso sería...

-Unos 6000 C, aproximadamente 600 veces la temperatura del agua cuando hierve -completó Sona-. Y por supuesto, esto solo es aplicado a la superficie. El núcleo es miles de veces más caliente. Es abrumador, pero para Lady Ravena, tales temperaturas son simplemente nada.

-«Ya veo -Issei miró a Ravena con ojo agudo-. Eso explica porque su hijo tiene el poder de un Maou»

-Se te ha olvidado mencionar, Sona -dijo Ravena repentinamente con una ligera sonrisa-, que el proceso es mucho más complicado que manejar la temperatura del sol. Crear un sol artificial significa generar una estrella flamante que se mantenga a si misma por un determinado tiempo con solo el poder mágico que se le ha sido previamente suministrado. Eso, en mi opinión, es lo verdaderamente difícil.

-Podría decirse que es un orgullo que nuestra hija pueda utilizar tal magia -dijo Roldan con el pecho inflado-, pero no somos arrogantes. Obviamente no puede usarla como se espera. Si pudiera manejar la temperatura del sol, chamuscaría a toda la Nobleza enemiga por sí misma. Ese Everysunny solo es una copia teórica del original, lo que para Ravel lo hace igual que un truco de circo.

-Pero conociéndola como la conozco -Ravena sonrió, divertida-, debe haber alguna razón muy importante para gastar poder mágico en algo como eso


Por unos segundos, Aika, desconcertada ante el hecho de que su preciosa Magia de Hielo le fallase, se quedó congelada.

Luego a su mente vino la voz de Elmenhilde gritándole «¡Nunca puedes bajar la guardia!», y un dolor fantasma la hizo estremecerse y reincorporarse.

Cerró los ojos, cargando poder mágico en ellos. Los volvió a abrir, develando un majestuoso e inhumano iris color arcoíris. Miró a su alrededor, todo pareciéndole ir casi en cámara lenta. Entonó entonces con fuerza:

Shinsen!

Creó una cuchilla de hielo en su mano, y procedió a «cortar» las cuchillas de viento que se apresuraban en su contra. Su Magia de Hielo era mucho más débil de lo que normalmente debería ser, y como tal el cuchillo en su mano no tenía mucho poder ofensivo; pero debido al poder de sus ojos, eso en primer lugar no era requerido. Al mirar con un destello a través de sus Ojos Místicos, le era posible interactuar de manera directa con lo que «veía»; esto se traducía, literalmente, que ante su mirada todo se volvía un lienzo en el cual ella podía dibujar o borrar a voluntad. Incluso si se tratase de un mondadientes o un lápiz, siempre que «tocase» aquello que quería afectar, podría ignorar la defensa del enemigo y asestar exactamente el daño que quería realizar.

... Siempre y cuando pudiese ver a su enemigo correctamente, claro está. Desafortunadamente, la información captada por sus ojos era simplemente demasiada como que para su cerebro la procesase de manera paulatina, y ni siquiera quería hablar de la exagerada cantidad de poder mágico que conllevaba mantener sus Ojos Místicos durante mucho tiempo. En batalla, podría mantener sus Ojos Místicos activos por un máximo de cinco minutos antes de que su cerebro empezase a verse sobrepasado por la información activa. Como tal, la cantidad de veces que podría usarlos variaría, y hasta podría luchar por una hora a base de Shinsens si se gestionaba adecuadamente; pero en cuanto «al máximo tiempo en que los Ojos Místicos podían estar activos y percibiendo», cinco minutos era su máximo.

Era un poder absurdo del tipo trampa que le permitiría acertar K.O de un golpe; pero por sí mismo, debido a que era la portadora, no significaba nada. Como el caso del caído Raynare, podría causar daño fatal incluso a alguien más fuerte que ella, pero solo si en primer lugar podía acertarle un golpe a esa persona. Y no todo el tiempo estaría presente la ventaja de que el oponente no supiese lo que podía hacer.

En pocas palabras, la única manera de vencer era ser la más veloz.

No la más fuerte ni la más resistente, sino la más veloz. Eso era lo que significaba el Shinsen en sentido estricto.

Pero, ¿cómo podía ella, que no era un Caballero de la clase de Yuuto Kiba, llegar a ser la «más veloz»?

La respuesta a esa pregunta es...»

Aika concentró Poder Mágico en sus extremidades, mirándose brevemente por un segundo. Vió sus huesos, cartílagos, sus meridianos, sus xues e incluso fue más profundo de lo que la ciencia y la magia podrían comprender. Vió los «puntos fuertes» y «los puntos débiles» de su organismo, y pudo mandar mana a los «puntos débiles» para volverlos «puntos fuertes».

El resultado fue más allá de lo esperado. De un momento para otro, su figura se tornó borrosa, y apenas y fue distinguible como «algo» cortaba las cuchillas de viento de Mihae a una velocidad atronadora.

-«¿Refuerzo?»-se cuestionó Mihae al ver eso.

El Refuerzo era una técnica mágica sencilla, tanto que ni siquiera podría llamarse técnica en sí. Rodeando el cuerpo de energía mágica, se volvía imposible incrementar las capacidades básicas de un individuo más allá de su base. Algo que casi todos los seres con poder mágico hacían la hora de pelear.

Excepto, claro, que ese no era el Refuerzo que Aika estaba usando.

Enseñado por Eve, la idea base no fue simplemente «rodearse de energía mágica y obtener un impulso cinético» o «usar la energía mágica como armadura». Fue «llenar los huecos débiles del organismo para fortalecerlos». En pocas palabras, fortalecer las «partes débiles» en los músculos, huesos y hasta en los xues.

No era un método desconocido. La mayoría de los magos de hecho lo conocían. Pero no era muy usado, porque en primer lugar llenar algo tan pequeño como un hueso de energía mágica podría traer consecuencias graves de hacerse incorrectamente; ni hablar de lo que pasaría de tratar de fortalecer un xue. Se requería un control extremo del poder mágico y un conocimiento anatómico incluso aún más asombroso. Podría decirse que era de esperar que Eve usase algo como eso, pero, entendiéndose que era una novata, cualquier mago llamaría a Aika «suicida» por atreverse a usar una técnica como esa en pleno combate.

Pero esos magos no sabían que Aika contaba con el poder trampa de sus Ojos Místicos, que como una especie de Ojos Puros compuestos, le permitían entender su propia anatomía con la misma precisión de Eve. Por supuesto, eso quería decir que para usar su Refuerzo tenía que mantener activos sus Ojos Místicos, por lo que solo podría usarlo por un máximo de cinco minutos.

-«Pero cinco minutos son más que suficiente»-se dijo Aika.

Y con un destello, cortó a través de las hojas de viento y apareció ante Mihae.

-¡Shin...! -empezó a gritar.

-De nuevo, esperaba que hicieras algo como esto.

-¡¿?!

Sorprendida ante la inesperada voz, los reflejos de Aika generados por el entrenamiento de Elmenhilde le permitieron desviar su Shinsen aun en curso en contra de una esfera de fuego dirigida hacia su espalda, tomando además carrerilla para golpear a su atacante en el estómago con su cuchilla de hielo.

Pero su atacante se convirtió en fuego, y su ataque simplemente la atravesó sin hacer nada.

-¿Eh?

Lo único que Aika pudo entender fue lo que vio: a Ravel apareciendo en una llamarada de flamas a varios metros de ella junto a Mihae.

-Sabía que podrías sobreponerte al bombardeo de Mihae -reveló Ravel con una sonrisa algo presuntuosa-. No habría sido divertido si no hubieras sido capaz ni siquiera de eso... Dicho eso, que seas tan veloz es algo molesto. Tendrás que ponerte un poco más seria a partir de ahora, Mihae.

-Entendido, Ravel-sama.

Mihae sacó un amuleto de papel de su hombro, y lo rompió. O eso fue lo que Aika vio, porque al romperse el papel pasó a ser un Oni de origami y una especie de manta o cortina apareció mágicamente en las manos de Mihae.

-Horishuraudo: Moretsuna Oni (Sabana Santa: Ogro Furioso)


-¡N-no puede ser! -Tsubaki se levantó bruscamente de la silla en donde estaba y golpeó sin darse cuenta en la mesa en la que había estado sentada, totalmente atónita-. ¡¿La Shinpo de la familia Isonokami?!

-Ten compostura, Tsubaki -regañó Sona, haciendo que Tsubaki se sonrojase y se sentase mientras decía: «Lo siento, Kaichou». Al ver eso, Sona asintió-. Ahora, ¿a qué te refieres con lo que dices? ¿Qué es una Shinpo?

-Las Shinpo son los diez tesoros sagrados de los cielos que Amaterasu-sama le entregó a su nieto Nigihayahi para liberar la antigua provincia japonesa Yamato de los Onis y demás seres malignos -explicó Tsubaki, ya más calmada-. Son artefactos divinos, no únicos en su tipo, pero aun así de un nivel suficiente como para poner en aprietos a ejércitos de liberarse su poder total. Por eso, ver uno aquí es simplemente...

-Sorprendente, ¿no? -Roldan dió una sonrisa algo arrogante-. Lo comprendo. Si soy sincero, incluso con lo fuerte que son Izabella y Yubelluna, considero que Raiser se llevó el premio gordo con Mihae.

-Es entendible -Venelana miró a Roldan con aburrimiento-. Al fin y al cabo, la hija segunda del clan Isonokami es una fuerte conexión política con el Shinto. Para el Clan Phenex, ella debe tener un significado especial en comparación con aquellas como Karlamine o Izabella, que son parias dentro de sus propias familias.

-Es la segunda que vez se menciona ese nombre -Latías ladeó la cabeza, curiosa-. ¿Se puede saber quiénes son? En mis registros, no hay ningún clan con un nombre así

-Querida, creo que tú los conoces como los Mononobe -explicó Ravena-, el clan del periodo Kofun conocido por su rivalidad al clan Soga. Un antiguo defensor de la supremacía de las deidades locales, cuyo antepasado divino es Nigihayahi-no-Mikoto y su fundador es el príncipe Inishiki, hijo del misterioso emperador Suinin Tenno.

-Eso es... -Latía jadeó-. ¿Pero por qué el cambio de nombre?

-En el año 668, el clan se reformó con una idea más abierta al cambio, incluso aunque naturalmente siguieron religiosamente fieles a la supremacía local -explicó esta vez Roldan-. Con el nombre de Isonokami, dado por un santuario que funcionó como armería imperial, decidieron seguir a su antepasada a Amaterasu en ideas. Por eso es que esta chica Mihae terminó en la nobleza de mi hija. Un encuentro así como así, donde nosotros los Phenex visitamos Japón y ella y Raiser se llevaron muy bien. El resultado es lo que ves: una pequeña alianza en la forma de que la segunda hija del Isonokami llevará algún día los hijos de un Phenex.

-Hubo algunos desacuerdos en aquellos con aquellos de ideas más conservadoras, pero nada que un montón de Lágrimas de Phenex no resolvieran -comentó Ravena-. Esa Shinpo, la sábana santa Horishuraudo, es la prueba de ello.

Al oír eso, la mirada de Issei se afiló.

-¿Qué tan poderosa es esa cosa, Eve-sensei? -cuestiono Issei.

-Es una de las sabanas que el Dios del Viento Fujin usaba para propagar tormentas -contestó Eve-. Si se revela su máximo poder, un solo agite puede provocar una tempestad que ponga en aprietos a una ciudad. Incluso en manos de un mortal, es un artefacto al que hay que tenerle cierta consideración.

Al oír eso, el gesto de una callada Asia se llenó de preocupación.

-«Por favor; ¡ten cuidado, Aika!»-suplicó.


-Horishuraudo: Moretsuna Oni

Unas simples palabras y un agite poderoso, y la situación dio un giro de 180 grados.

El oni de oragami, fragmento del amuleto con el que la sábana santa había sido invocada, voló por los aires. Y mientras Aika retrocedía al ser empujada hacia atrás por la repentina tempestad que se había creado, con su vista empeñada y Ojos Místicos desactivados vió como el oni de origami crecía y crecía rodeado en vientos hasta ser un gigantesco Oni hecho de aire y de alrededor de seis metros.

-¡...! -«rugió» el Oni de viento, expidiendo otra monumental ráfaga de aire que obligó a Aika a usar su Refuerzo para evitar salir volando.

-¿Qué te parece esto? -cuestionó Ravel. Aun en medio de la tormenta de aire, su voz fue clara como arroyo para Aika-. ¿Difícil, verdad? Y eso que lo mejor aún está por venir.

Alas de fuego surgieron en la espalda de Ravel. Flexionó levemente sus rodillas, y salió volando por los aires, haciendo uso de Magia de Viento para evitar que la tempestad de aire dañase su curso. Terminó aleteando al lado del hombro del Oni de viento.

-¡Mihae, ven aquí! ¡Usa tu Sacred Gear en el Moretsuna Oni!

-Entendido, Ravel-sama.

Y Mihae dijo:

- Will of Phoenix: Overhang Wing (Will of Phoenix: Sobrevuelo)

Fue como una repetición de lo sucedido hace unos segundos. Alas de fuego crecieron desde la espalda de Mihae, y le permitieron volar inclusive en medio de la tempestad. Terminó al lado del otro hombro de su Moretsuna Oni, agitando sus alas por un segundo, para luego desencadenar una ráfaga de proyectiles ígneos con formas de «plumas» que hicieron que el Oni de viento ganara un tenue tono ígneo.

-Démosle un poco más de fuerza -Ravel sonrió pretenciosamente. Y desde su mano un chorro de flamas salió disparado hacia el Moretsuna Oni. Al mismo tiempo, el sol artificial sobre su cabeza pareció brillar con más intensidad.

-«Ku»-gruñó Aika, sintiendo extrañamente como si su cuerpo ardiese. Lo achacó inevitablemente al estar tan cerca de una gigantesca masa de aire caliente


-Esta tal Mihae parece estar llena de sorpresas -observó Kuisha con ligero asombro.

-Es el primer miembro de la nobleza de Raiser que demuestra tener un Sacred Gear -comentó Sairoarg.

-No es uno tan asombro -dijo Latía, agarrando un cuaderno y ojeándolo rápidamente-. Will of Phoenix, Las Alas del Paso Flameante. Un Sacred Gear de Tipo Elemental de nivel bajo, que dota a su portador de un par de alas de fuego semejantes a las de un Fénix para volar y atacar. Es solo un poco más raro que un Twice Critical

-Pero tomando en cuenta que esa Alfil posee un objeto divino -recordó Seekvaira-, es más que suficiente


-¡...!

Imbuido de fuego, el Moretsuna Oni rugió con ímpetu, desencadenando una oleada de aire caliente a su alrededor.

Luego, atacó. Movió sus piernas hasta quedar lo suficientemente cerca de Aika, y luego dirigió su puño en contra de ella.

La mencionada no se quedó quieta al ver eso. Incluso aunque una ráfaga de aire caliente la atravesó mientras el puño descendía, mantuvo una concentración admirable y con ayuda de sus Ojos Místicos utilizó el Refuerzo para incrementar la fuerza de sus piernas. Así, dando un veloz salto magistral, esquivó el puñetazo y ganó distancia.

Pero el enorme tamaño del Moretsuna Oni le jugó en contra, y con un solo paso la distancia ganada fue cerrada. Así, se vio una vez más en la obligación de repetir el salto que acababa de realizar.

La escena se repitió durante un par de minutos. El enorme Oni de viento, pese a su enorme tamaño, falló por los pelos en golpear a la Peón Gremory. Fue así hasta que Aika se hartó.

-«¡No puedo permitir que esto continúe así!»-se dijo. Al ritmo que iba, llegaría a su límite máximo de cinco minutos, y perdería inevitablemente.

Dió un salto veloz, y sacó sus alas de demonio. Aun el aire, hizo maromas para evitar ataques de viento y fuego de una lejana Mihae, y centró sus ojos en el Moretsuna Oni.

-«El núcleo de esta cosa es ese pedazo de papel»-se dijo, viendo el Oni de origami que estaba en el centro del Moretsuna Oni-. Si lo golpeó con mi Shinsen, desaparecerá por completo»

Aika hizo una mueca ante ese pensamiento. Una cosa era cortar de un golpe, pero continuar perforando hasta llegar al núcleo resultaría difícil. El Moretsuna Oni no era un ser vivo. Mientras su núcleo siguiese intacto, no importaría si Aika lo desmembrase, sus extremidades volverían a crecer. Y Aika no quería estar en el medio cuando eso pasase.

-«Solo hay una manera»-se dijo Aika, haciendo otra mueca.

Aleteó velozmente, acercándose al Moretsuna Oni. Cortó a través de las ráfagas de viento ígneo que eran lanzadas en su contra, e inclusive cortó el puñetazo de viento que el Oni tempestuoso trató de lanzarle. El miembro volvió a crecer, pero le dio a Aika el tiempo suficiente para lograr su objetivo.

Overhang Wing! -gritó Mihae al verla cerca, dispersando desde su Will of Phoenix proyectiles de fuego en contra de Aika. Al otro lado del Moretsuna Oni, Ravel repitió calmadamente el movimiento con su propia ráfaga de fuego.

Aika cortó a través de ambos ataques; pero, contrario a lo que cabría esperarse, no se lanzó ni en contra de Ravel ni en contra de Mihae. En su lugar, hizo algo completamente inesperado:

Se metió dentro de la boca del Moretsuna Oni.

-¡...!

Tan sorprendido como las chicas que estaban a su lado, el Moretsuna Oni rugió, tratando de expulsar a Aika de su interior.

Falló miserablemente. Girando sobre sí misma como una especie de taladro, Aika hizo el máximo esfuerzo con sus Ojos Místicos, dispersando cualquier ráfaga de viento antes de que pudiese tocarla. Continuó con eso hasta llegar al centro del Moretsuna Oni, aquello que vendría a ser cu corazón, y cortar el Oni de papel que era su núcleo.

Y con otro rugido, el Moretsuna Oni desapareció y Aika, cerrando los ojos brevemente para descansarlos, aterrizó en cuclillas.

-He de decir que estoy impresionada con la forma en que lidiaste con el Moretsuna Oni de Mihae -alabó Ravel-. Hay que tener unos cuantos bríos para hacer algo como lo que hiciste. Y también uno que otro tornillo suelto... Pero no cantes victoria -Ella sonrió-. El método fue inesperado, pero el resultado no. ¡Sabía que harías algo como esto!

Le dio una mirada a su compañera Alfil.

-¡Cambio de estrategia, Mihae!

-Entendido, Ravel-sama -asintió la doncella Shinto. Y aun en el aire, sacó su Horishuraudo y, guardando su Will of Phoenix, se sentó sobre ella. Para asombro de Aika, la sabana actuó como una alfombra voladora al mantenerse mágicamente a sí misma y su dueña en el aire.

-¡Jo, jo! ¿Sorprendida? -rió Ravel-. ¡Pues lo estarás aún más!

Y mientras su cuerpo ardía en flamas, Ravel empezó a encogerse hasta terminar del tamaño de una muñeca de plástico. Con su espejo de mano, tan encogido como ella, se sentó entonces en el hombro de una Mihae sentada en posición de meditación sobre su Horishuraudo.

De repente, Aika tuvo un mal presentimiento

-Dios del Viento que eres mi patrón -entonó Mihae, cerrando los ojos mientras ponía sus manos en forma de rezo-, séase tu paso igual al mío. ¡Hogo-fu! (¡Vientos Protectores!).

Y como un avión, la Horishuraudo descendió en picada, generando con su paso una colosal ráfaga de viento que mandó a volar a Aika.

-«¡KU!»-gruñó la Peón, usando el Refuerzo para lograr recomponerse y no chocar con nada. Trató de volar hacia Mihae y Ravel, pero la Horishuraudo se alejó rápidamente de ella, y cuál tubo de escape trasero mandó una gigantesca ráfaga de aire que la volvió a hacer retroceder. Apenas y tuvo tiempo de reincorporarse cuando notó que varios amuletos de vientos, generadores de cuchillas de aire, se apresuraban en su dirección.

Shinsen! -gritó, cortando con dificultad todas y cada una de las cuchillas con una daga de hielo. Sintió un extraño acaloramiento a los segundos, momentos antes de que el sol artificial generado por el Everysunny brillase más intensamente y su cuchilla de hielo se diluyese en agua.

-«A cada segundo la temperatura aumenta -se dijo Aika con alarma-. ¡A este ritmo ni siquiera voy a poder formar mi cuchillas!»

¡Debía terminar rápido con la pelea!

-«Busca una abertura, Aika»-Se dijo, mirando a una sonriente Mihae en los cielos.

-¡Hogo-fu! -volvió a enunciar la sacerdotisa, cayendo en picado en su contra, un huracán de inercia haciendo retroceder a Aika, segundos antes de que cientos de amuletos/cuchillas de viento se apresuraran en su contra.

SHINSEN! -Con dificultad, Aika cortó a través de todos ellos con veloces movimientos. Miró a una Mihae que volvía a alzar vuelo en los cielos, y se lanzó en contra de ella con sus alas, pero de nuevo la Horishuraudo expulsó viento en su contra que le impidió acercarse.

Debo tratar de golpearla mientras se reincorpora -se dijo, aterrizando en el piso con elegancia gatuna-. Si lo hago cuando cae me mandará a volar, y si lo hago mientras se aleja también. Debe ser exactamente en el intermedio»

Como una repetición de la escena anterior, Mihae volvió a caer en picada.

Hogo-fu!

Colocando una gran cantidad de mana en sus piernas vía Refuerzo, Aika trató de no retroceder tanto esta vez, lográndolo, aunque no como hubiera deseado. Cortó mediante su Shinsen una vez más las cuchillas de viento que iban directo en su contra, esquivando las que no tenían tanta precisión.

-«Espera un momento -se dijo, viendo a Mihae lanzarle otra cuchilla de viento-. ¡Ahora!»

Sonrió, victoriosa, moviéndose antes de que Mihae volviese a su posición en los cielos. Alzó su cuchillo, apuntando al estómago de la sacerdotisa Shinto... solo para ver un destello de fuego y no golpear nada.

-¡¿?!

Un destello de fuego después, y Mihae apareció a unos metros de su persona, la mini-Ravel en su hombro riendo mientras se acomodaba el pelo y veía su mini-espejo.

-No te esperabas eso, ¿verdad? -dijo con una voz un poco chillona-. Pues lo que se viene ahora menos lo vas a esperar... ¡Mihae!

La sacerdotisa asintió.

-Estás en el santuario a mis Dioses -le dijo a Aika, apuntándola con un dedo que brillaba en poder mágico-. Ahora ya no puedes escapar. ¡Shi no Ba! (¡Campo de Muerte!)

Estremecimiento.

El instinto de supervivencia de Aika como humana gritó ante esa palabra. Un escalofrió recorrió su columna vertebral, y por un momento, sintiendo que todo iba en cámara lenta, pudo contemplar sus alrededores: como todos los amuletos que había esquivado previamente en lugar de cortar con su Shinsen brillaban en el piso, antes de lanzar y lanzar ráfagas de viento en contra de ella en un perfecto ángulo de 360 grados.

Una, diez, cien, mil... Aika trató de contarlas todas, pero le fue imposible. Para su supervivencia, mantuvo su tiempo ocupado usando su Shinsen para tratar de repeler todas las cuchillas.

Pero le fue imposible. Por más rápida que pudiese ser con su Refuerzo, había un límite de lo que se podía incrementar desde la base. Recibiendo un aluvión de más de mil cuchillas, fue simplemente imposible reaccionar ante todas. Una rozó uno de sus tobillo, generando un ligero corte; otra, mientras tanto, cortó ligeramente su codo izquierda; eso sin mencionar las que cortaban su torso mientras trataba de esquivarla.

Por habilidad o por suerte, Aika logró que ninguna la cortase directamente; pero mientras sentía la sangre resbalar por sus heridas y el calor en su cuerpo incrementándose, se dio cuenta que no podría hacer eso por siempre. Ella no era como el resto de los integrantes de su nobleza. Era el joker (comodín) dentro del tablero de ajedrez. Su resistencia era nula, y lo único que le permitía ponerse en igualdad era un poder trampa. A diferencia de Mil-tan o Koneko, no podía soñar en mantener una pelea mientras estaba herida.

¡Debo hacer algo! -se dijo, mordiéndose los labios para contener el dolor.

Pero, ¿qué podía hacer? A menos que pudiese volverse más rápida, no tenía salvación.

Espera...»

«Cuando entra en el territorio enemigo, el Peón puede promoverse y ganar los atributos de cualquier pieza menos la del Rey».

Miró a Mihae en el cielo. ¿Qué tantos saltos había dado esquivando al Moretsuna Oni? ¿Cuánto había retrocedido debido al Hogo-fu?

-«Solo hay una manera de averiguarlo»-sonrió Aika. Y luego dijo:

PROMOCION A CABALLERO!

Lo que sintió no fue fácil de explicar. Era como si «algo» en su pecho -Las Evil Pieces- estuviese agitándose, liberando energía e incrementando las capacidades de su cuerpo.

Creo que esta fue la mejor opción»-se dijo. Elegir al Caballero en lugar de la Reina tendría más pros para ella. La Reina tal vez tendría un poder defensivo, ofensivo y velocidad de 8 o 7, 5; pero el Caballero tenía una velocidad de 10, tal vez incluso de 15. De nada le serviría aumentar atributos bajos. Con su Refuerzo y sus Ojos Místicos, seria innecesario.

Un solo grito sostenido lo demostró:

SHINSEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEN!


-Que velocidad -Sairoarg, parpadeó asombrado-. Diría que incluso es más veloz que Kiba Yuuto.

-A mí lo que más me interesa son sus Ojos Místicos -comentó Latía, anotando algo en una libreta-. ¿Exactamente que hacen? ¿Son los Ojos Místicos de Distorsión que alteran el espacio, los Ojos Místicos de Dispersión que obligan a que las cosas se separen o tal vez un tipo de Ojos Místicos aun no descubiertos? ¡Las posibilidades me matan!

-Es un poco irrelevante para la situación actual, Latía -opinó Seekvaira-. Sin embargo, entiendo tu duda. Parecen ser demasiado semejantes al efecto cortante del Canis Lycaon para ser un simple par de Ojos Místicos.

Los adultos no dijeron mucho, pero en secreto compartieron la opinión de las herederas.

Zekram y Runeas, sin embargo eran una historia distinta.

-¡Hakhakhakhak! ¡Algo interesante se ha deslizado por aquí! -comentó Zekram, mirando a Aika con un destello de reconocimiento.

-Ufufufufu. Destellos del pasado parecen cortar hasta este presente -dijo Runeas de una manera misteriosa.

-«Como era de esperar -Eve los miró brevemente con indiferencia-, han reconocido el origen espiritual de ese par de ojos»

Sin mucho que decir, todos volvieron a centrar su vista en el Rating Game.


Una, dos, tres... cuatro, ocho, dieciséis... sesenta y cuatro... De una en una, a dos en dos, Aika fue mitigando el Shi no Ba a tal velocidad que pareció simplemente un rayo. Prontamente, ya no hubo nada que la atacase. Prontamente, fue ella quien se lanzó en contra de Mihae.

SHINSEN!

Golpeó la Horishuraudo, para su alegría. Como era un artefacto divino, el mero Shinsen no bastaba para destruirlo, pero el efecto de «imposibilitar la canalización de energía» se seguía aplicando. En un sentido estricto, acababa de sellar la Sabana Santa por lo que restaba de batalla.

Pero no pudo cantar victoria, porque Mihae una vez más desapareció en una ráfaga de fuego, apareciendo a unos metros de ella con su Will of Phoenix activado.

Lo extraño fue que no había ningún rastro de alarma en su mirada o en la de Ravel.

-Fue tal como dijo, Ravel-sama -le comentó la sacerdotisa a la mini-Phenex en su hombro-. Eligió al Caballero en lugar de la Reina al verse presionada por el Shi no Ba.

-Ufufufu. Ahora ya no tiene salvación -respondió Ravel.

Confusión combinada con ligera burla llenó a Aika. ¿Qué no tenía salvación, dijo? Con su velocidad actual, bastaba un mero movimiento para acabar la batalla.

Cometió sin saberlo un error garrafal: subestimó a su oponente.

-Koku Yattsu no Kami (Ocho Dioses del Vacío)

Remarcadas con un tono elegante, palabras fúnebres marcaron lo que iba a suceder.

-«¿Eh?»

Y antes de que Aika se diese cuenta, estuvo encerrada en una esfera de aire


-Parece que la Peón de tu hija bajó la guardia -comentó Ravena a Venelana, ante la mirada impasible de la segunda.

-Ciertamente, pero, ¿qué se puede esperar de una novata?

-Novata o no, su error le costará caro -dictó Roldan-. No puedo sentenciar, ya que toda la nobleza de tu hija ha demostrado una extraña cualidad para romper las expectativas; pero el Koku Yattsu no Kami de Mihae es un movimiento fatal, por lo menos imposible de recibir para aquellos que no sean por lo menos de la categoría suprema. Es la acumulación de todos los amuletos de su Shi no Ba en un simple punto. En pocas palabras, una esfera cortante creada con el poder y presión de más mil dagas.

-Sin contar que la esfera genera un vacío y hace imposible respirar -agregó Ravena como quien no quiere la cosa.

Zeoticus y Venelana prefirieron callar. En esta ocasión, prefirieron que la misma situación hablase por ellos.

Sin embargo, como sensei de Aika Eve era un poco más objetiva que ellos

Cometiste un error. Ahora la pelea ya no está en tus manos -pensó, mirando a Aika como una instructora militar que veía a su batallón desobedecer su orden-. Te lo dije: todavía eres demasiado débil en parámetros físicos. Un golpe fuerte y estás fuera de batalla. Con la cantidad de poder mágico acumulado en ese movimiento, incluso Mil-tan saldría notablemente herida, por lo que no hay ni hablar de ti. Parece que este es tu final... Sin embargo... »

-¡Vamos, Aika! -gritó Asia de improvisto, llenándose de valor para hablar en una habitación llena de demonios-. ¡Tú puedes! ¡No te dejes vencer!

Eve cerró los ojos, sonriendo ligeramente.

Los humanos crecen mientras más dificultades afrontan, rompiendo los esquemas de aquellos que están por encima de ellos»- se dijo, para luego volver a abrir los ojos y ver la pelea


Corte.

Corte.

Corte, corte y corte.

Esa es la forma más sencilla de decir lo que le paseo a Aika.

Rodeada por el Koku Yattsu no Kami, el aire a su alrededor fue «aspirado» como si alguien estuviese tratando de succionarla. Se encontró con dificultad para respirar, que luego se convirtió en imposibilidad. Y mientras eso pasaba, pequeños hilos de viento se iban deslizando de lado a lado por su cuerpo en un perfecto ángulo de 360 grados, cortando ligeramente cada parte de su cuerpo. Los hilos luego fueron creciendo en grosor, generando cortes cada vez más y más profundos, todo sucediendo con tal velocidad que el para simple ojo lucia como si cientos de destellos abriesen cortes en la piel de Aika.

Quiso gritar, pero el vacío le impedía trasmitir sonidos. Quiso tratar de salvarse con su Shinsen, pero le era imposible moverse. Quiso hacer algo, lo que fuera, y evitar perder; pero no pudo.

Simplemente no pudo.

Y eso fue mucho más frustrante de lo que le gustaría admitir.

-«¿Otra vez? -dijo una voz en el fondo de su cabeza-. ¿De nuevo piensas volver a fallar?»

-«No -negó Aika-. Pero no puedo hacer nada. Este es el límite al que mi cuerpo ha llegado»

-«¿Limites? -La voz en su cabeza resopló-. ¿No los ha entendido? En tu mirada existe el poder para cortar todo lo que mires. Objetos, conceptos, personas, dioses e incluso la misma muerte. Siempre que logres mantener su mirada sobre él, puedes cortarlo. Incluso los límites de tu cuerpo, ¡tú puedes cortarlo!»

-«¿Pero cómo?»

-«Yo soy tú. Tú eres yo -La voz tomó un tono de fuerza magnificente que no parecía respaldar tal declaración-. Fluye conmigo y desatar el poder sin límite en tus ojos. ¡Vamos! ¡Grita con fuerza...!»

SHINSEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEN!

De repente, algo imposible. Una cantidad descomunal de poder mágico salió expedida del cuerpo de Aika, y el Koku Yattsu no Kami a su alrededor se rompió. Centró su vista, vigorosamente llena de poder gracias a sus Ojos Místicos, en Mihae, y avanzó, dispuesta a acabar con la pelea de un golpe.

... pero de la nada, se cuerpo ardió en flamas, y cayó sobre sus rodillas, perdiendo toda clase de impulso.

-«¿Qué...?-Jadeó, sintiendo como sus pulmones ardían. Como todo su cuerpo ardía-. ¿Qué está pasando?»

-Vaya, vaya. ¡Al fin! -Sobre el hombro de Mihae, la mini-Ravel sonrió, segundos antes de que su cuerpo ardiese en flamas y apareciese en un destello en frente de la arrodillada Aika con su tamaño normal, su espejo estando presente en su mano-. Ya estaba impaciente. ¡Tardó mucho más de lo que imaginaba!

-¿Qué...? -Aika la miró con desconcierto, sin entender.

-Durante la batalla, ¿no sentiste de vez en cuando una especie de calorón? -preguntó Ravel con una sonrisa, sin molestarse a prestarle atención a la respuesta de Aika-. Pues supongo que lo achacaste a mi Everysunny, porque esa fue justamente la intención que tuve al conjurarlo: confundirte. La verdad es que todo se debe a mi hechizo Burster, con el cual puedo aumentar la temperatura corporal de mi rival hasta que su sistema inmune no pueda manejarlo.

-¡!

Los ojos de Aika se llenaron de asombro al oír eso. Eso explicaba bastante. Pero...

-¿Cómo...?

-¿Cómo lo hice? -Ravel sonrió, solo para desaparecer en un destello de flamas y aparecer a unos metros. Repitió el movimiento una vez más, y estuvo otra enfrente de Aika-. Fue gracias a mis Phenexs Wings (Alas de Phenex), técnica en que me descompongo en cuerpo para trasladarme en un movimiento cercano a la teletrasportacion. Cada vez que te acercabas a Mihae, yo la alejaba de ti, y al mismo tiempo usaba mi Burster sobre ti.

A la mente de Aika vino el recuerdo del destello de fuego que aparecía cuando trataba de golpear a Mihae.

-La verdad fue algo aburrido -Ravel levantó su espejo y acomodó su pelo con desinterés-. Desde el principio fue todo como lo planeé, solo que más lento. Lastimosamente siempre cumpliste las expectativas.

Por un segundo, Aika no entendió.

Pero luego, casi como un rayo las palabras de Ravel la taladraron.

-¿T-tratas de d-decir...?

-Sí -Ravel asintió con una impasibilidad llena de desprecio-, todo lo planeé.

-¡!

-Las dagas de viento me permitieron analizar de cerca tu Shinsen. El Moretsuna Oni me permitió desatar el Everysunny y medir tu capacidad de respuesta corporal. Con el Hogo-fu te cansé, y di paso al Shi no Ba y al Koku Yattsu no Kami. El resultado óptimo hubiera sido que cayeras en cualquiera de ambas técnicas, pero lo que en verdad buscaba era obligarte a elegir ser un Caballero y debilitar tu resistencia para que mi Burster te dejase de rodillas

Todo tenía sentido, pero una sensación de duda embargo a Aika al recordar un detalle.

-Pero, ¿por qué te dejé llegar hasta el territorio de mi hermano? -habló Ravel teatralmente consigo misma-. Por dos razones. La primera era para hacer que te confiaras y bajaras la guardia. Y la segunda...

Ravel alzo el espejo que había estado sosteniendo durante toda la batalla, y con un destello este se transformó en un espejo de mano dorado y lleno de joyas ornamentales

-Este espejo es una Shinpo al igual que la Horishuraudo -reveló-. Es el Shinkyo: un espejo de mano que Amaterasu usaba para peinarse; es decir, el espejo que reflejaba la belleza del Sol Naciente. Puede mostrar el futuro a corto plazo, incluso aunque no puede mostrar un resultado definitivo real; pero su mayor uso es utilizar la energía del sol como ataque. En el Inframundo, donde no hay sol, lastimosamente no es muy útil. Pero...

Ravel sonrió, cerrando los ojos elegantemente y ladeando la cabeza. Fue una expresión hermosa digna de una princesa, pero fue tan depredadora y arrogante como un halcón que jugaba con un ratón. Una expresión hermosa cuya belleza solo aumento cuando un gigantesco Circulo Mágico apareció alrededor, con ella, Mihae y Aika en el centro.

-Mihae tomó medidas para eso -La sonrisa de Ravel se volvió más ancha-. Toma algo de tiempo para cargar, y ni se diga de las preparaciones. ¡Gracias al Maou que nos dieron tiempo para planear una estrategia! De no ser por eso, habría tenido que armar un plan más complicado. Al principio pensaba usarlo con la Sacerdotisa del Rayo, pero al verte supe que tenía que usarlo en ti.

La sonrisa de Ravel desapareció, remplazada por una seriedad inusitada.

-Eres la amenaza más grande para mi hermano -señaló-. Esos ojos tuyos causan un daño que es demasiado difícil de regenerar. E incluso si se regenera, deja una marca trascendental. Un solo golpe y cualquier Phenex normal caería. El que tú siguieses y llegases hasta donde mi hermano... ¡no podía permitirlo! Por eso, tomé todas las medidas. Lo vi, tú y tus amigos crean milagros cuando están a punto de caer. Pero los milagros son limitados, y ya los has gastado todo. ¡Ya no...!

Repentinamente, Mihae tosió.

-Oh, lo siento -Ravel sonrió en disculpa-. La costumbre de no tener con quien hablar. Siempre hago y hago monólogos sin parar. Mejor acabemos con esto ya.

Ravel alzó el espejo en su mano. Una luz gigantesca se desprendió desde este al cielo en consecuencia.

-Este es tu fin, Peón de Gremory.

En el piso, Aika jadeó. Sentía como sus pulmones se quemaban, y como todo su cuerpo ardía con una fiebre insoportable. En su estado actual, la simple concentración era imposible.

Pero...

Esta vida no es mía, sino de Rías Gremory»

Eso Aika lo sabía. Siempre lo había sabido. Había muerto por tonta, atrevida e impulsiva. Si hubiera actuado de otra manera, el Ángel Caído Raynare no le habría causado aquel daño tan fatal que la llevó a casi morir. Fue solo por la misericordia de Rías, que aceptó revivirla a petición de Issei, que estaba ahí. Debía agradecer eso dando todo por ella.

Pero no era solo por eso.

-«Shirk...»-Aika jadeó, temblando en el piso.

El recuerdo de esa Dragona estaba presente en su corazón desde aquel día. No habían hablado mucho tiempo, pero le había parecido alguien admirable. La forma en como murió, por lo tanto, fue algo simplemente trágico. Fue la primera vez que alguien murió en frente de Aika. La primera vez que entendió que no estaba en un amigable mundo de fantasía mágica, sino en el cruel mundo en el que siempre había vivido, pero con magia.

Niña, ¿no lo sabias? En este mundo solo sobreviven lo fuertes»

Las palabras de aquel perro bastardo perseguían a Aika día y noche.

«Solo el fuerte sobrevive».

Para poder vivir, había que jugar toda carta que se tuviese. Desde niña, Aika había comprendido esa verdad. Sufrió bullying, y para resistirlo tuvo que humillar a sus abusadores. Sabía que había que ser mala en contra de los malvados. La pureza y la bondad no tenían cabida en el mundo. Y sin embargo...

-Incluso si nadie se preocupa por mí, no está mal querer preocuparme por los demás

-«Asia»

Lo que había en esa niña, aquello tan maravilloso que Aika podía «ver», Aika sabía que debía resguardarlo.

Y no solo ella, Sus amigos: Issei y el Club de la Investigación de lo Oculto. Por ellos, Aika estaría dispuesta a todo. Hasta volverse la villana (asesina) más grande de la historia.

Por lo tanto, su motivación (sueño) era...

Volverme el Peón más fuerte que exista»

Para aplastar a cualquiera que tratara de aplastarla y proteger todo lo que le importaba: ese era el objetivo de Aika. Por lo tanto...

-«¡NO VOY A CAER ASI! -rugió Aika-. ¡SI VOY A CAER, SERA BAJOS MIS PROPIOS TERMINOS»


Una gota de sangre.

-¿Ara? -Eve miró su dedo con ligero asombro, notando una ligera herida en el. No parecía la gran cosa, pero tomando en cuenta el poder defensivo que ese simple dedo ostentaba, esa mera gota de sangre equivaldría a la muerte de cualquier ser menor. Para que una simple chica que no llevaba ni un mes en el mundo sobrenatural pudiese hacer algo de ese nivel...

-Estoy sorprendida -Eve sonrió con orgullo, solo para mirar a una Aika tirada en el piso con seriedad inusitada-. Pero te prohíbo que utilices eso otra vez.

-¿Qué? -Aika la miró con molestia-. ¿Por qué?.

Eve se le acercó y le toco la frente con un dedo. Aika gritó como si la hubiese electrificado desde adentro.

-Por eso -respondió-. Poder derrotar a cualquiera a cambio de derrotarte sola... ¿qué clase de carta triunfo sin sentido es esa? Tan solo mira como estas. Te cure tan rápido y bien como pocos podrían hacerlo, y tienes daños en niveles absurdos. Ni siquiera es mi culpa. Todo lo hiciste tu misma con tu tonto invento. A menos que quieras desperdiciar tu segunda vida, no puedes usar eso


-«Que chica tan obstinada -Eve miró a Aika a través de la pantalla con un deje de molestia-. Para atreverse a desafiarme... Si muere, yo misma la resucitaré para matarla con mis propias manos»


Contaba una leyenda que Amaterasu era tan hermosa, que su piel blanquecina era tan brillante como el sol mismo. Que incluso ella misma al ver su propio rostro por primera vez, quedó tan aturdida y asombrada que pensó que era otra clase de deidad.

En pocas palabras, que la Amaterasu que vivía en los cielos era algo tan resplandeciente que sería difícil mirarla.

¿Qué significaba eso cuando se tomaba en cuenta que el símbolo de Amaterasu eran los espejos?

Shinkyo, un simple espejo de mano creado para Amaterasu en remplazo del Yata-no-Kagami que entregó a sus descendientes. Algo que tenía el poder de «reflejar».

Pero como su tamaño era simplemente pequeño, esto podía entenderse como el reflejo de una lupa. Algo que «amplifica lo que se refleja».

Si lo veías desde una perspectiva sencilla, quería decir que literalmente reflejaría la belleza (luz) de Amaterasu sobre la tierra, generando un daño devastador.

El problema era que la belleza de Amaterasu no atravesaba todas las dimensiones existentes. Solo el Planeta Tierra en su dimensión central gozaba de su belleza. Para que el Shinkyo funcionase, por lo tanto Mihae tuvo que gastar una increíble cantidad de tiempo creando un canal que conectase el mundo humano con la dimensión del Rating Game. Lo más óptimo habría sido literalmente haber manifestado el cielo a través de un hoyo en el espacio, permitiendo a la luz del sol normal tocar el Shinkyo; pero Mihae no tenía el nivel de habilidad requerido para tal tarea. Lo único que pudo hacer fue dispersar el mana del mundo humano sobre la dimensión artificial.

Pero tomando en cuenta que Ravel había creado un pseudo sol artificial, eso bastaba. Al menos tomando en cuenta los detalles del Circulo Mágico creado por Mihae.

El resultado podía observarse en una simple frase:

- ¡Shinkyo: Kagayaki! (¡Espejo Divino: Resplandor!)

En la mano de Ravel, el Shinkyo brillo. Y brilló. Y siguió brillando mientras Ravel abría sus alas de fuego y ascendía a los cielos hasta casi tocar su propio sol artificial. Ella agarró el espejo de mano con sus dos manos desde el mango, apuntándolo hacia Aika con un gesto que hacia recordar a una especie de varita mágica.

Fue ahí cuando desde el espejo un gigantesco rayo láser salió despedido.

Fue la única forma de definirlo. La «belleza de Amaterasu canalizada en un punto» o «la condensación del reflejo de la luz del pseudo sol artificial» eran simplemente frases elegantes. Era simple y llanamente un rayo de luz tan grueso como un pilar. Algo que parecía como si un puntero laser estuviera siendo apuntado contra Aika.

No fue exactamente a la velocidad de la luz, pero la trasmisión del ataque fue casi instantánea. No era algo que Aika pudiera esquivar. Mejor dicho, no era algo que nadie en el Rating Game, ni siquiera la misma Izabella dando todo su QI, pudiera esquivar.

Pero Aika no pensaba esquivar.

SHIHANA! (FLOR MORTAL)

-¡¿?!

En el cielo, Ravel, con el Shinkyo en mano, se aturdió.

Lo que había debajo de ella... ¡¿era una especie de tormenta?!

Bastaría decir que no estaba tan equivocada.

El mundo era un lienzo, y Aika tenía el lápiz que le permitía tachar lo que le disgustaba: esa era la forma de definir sus Ojos Místicos. Pero, en primer lugar, ¿quién había dicho que el lápiz se refería a un punto en específico o a algo material? Si Aika no pudiera usar magia, seria simplemente natural que solamente pudiese contar con medios físicos previamente equipados.

Pero ella sabía magia. Y Magia de Hielo que tenía como base la Magia de Aire y la Magia de Hielo, además.

Esto quería decir, por supuesto, que el mismo truco de las cuchillas de viento de Mihae podía ser utilizado.

Solo que no exactamente.

Aika no podía levantar los brazos, las piernas o cualquiera parte de su cuerpo. Ni siquiera podía generar un Circulo Mágico. No podía apuntar, porque ni siquiera podía levantar la cabeza para mirar. En un sentido estricto, ni siquiera podía crear una cuchilla de hielo en su mano. Crear cientos de ellas en el aire y lanzarlas contra Ravel seria simplemente imposible, sin contar que sería algo impreciso que podría ser esquivado con facilidad y que solo gastaría mana en vano. No por nada esa estrategia no había sido utilizada en primer lugar durante toda la batalla.

Pero la cuestión aquí era que apuntar no era un requisito.

En el cuerpo había una gran cantidad de puntos de presión repartidos por todo el cuerpo en un perfecto ángulo de 360 grados. A esto se les conocía como xues, y eran algo vital para los usuarios de Qigong como Izabella. Pero también eran algo con lo que Aika estaba muy familiarizada a raíz de sus Ojos Místicos.

Desde cada uno de esos puntos, uno podía emitir «presión». Esto era igual a un circuito que se ponía en funcionamiento de manera manual. Podía emitirse energía a través de él, y así lograr un efecto. Era una simple base del Qigong. Pero esa base tomaba medios espirituales como base.

La cuestión aquí era: ¿qué pasaría entonces si se dispersase un medio físico?

Shihana: esa era la respuesta de Aika. Solidificando desde cada punto de su cuerpo magia de hielo, podía emitir una tormenta torrencial que aplicase el efecto de sus Ojos Místicos a todo lo que tocasen. La precisión era cero, pero en primer lugar no era algo que tuviese la necesidad de apuntar.

Técnicamente hablando.

Porque al fin y al cabo, el efecto de los Ojos Místicos se aplicaba a lo que Aika veía. A lo que no veía, su ataque simplemente sería un ataque normal.

Pero en las circunstancias actuales, hacer el esfuerzo de mirar a la Ravel en los cielos incluso mientras sentía que moría era algo que valía toda la pena.

No fue instantáneo, pero fue tan hermoso que cada segundo pareció valer la pena. Fue como si una ventisca girase alrededor de Aika, y petalos azoláceos hechos de nieve apareciesen de la nada. Dada una definición sencilla, sería una ráfaga de viento de petalos de nieve.

Era hermoso, tanto que no aparentaba lo devastador que era.

ZUUZ.

Un sonido seco, igual a la de energía dispersada. Y la ráfaga de petalos giró hacia arriba mientras cortaba el Kagayaki con un único objetivo: cortar hacia Ravel y darle un golpe final.

Y eso Mihae no podía permitirlo.

-¿Eh? -exclamó Ravel, de repente notando que ya no tenía el espejo Shinkyo.

Le bastó un segundo y mirar a Mihae para entender.

-Alegrese, Ravel-sama -La sacerdotisa sonrió hermosamente, incluso cuando una ráfaga de petalos atravesaba su cuerpo y hacia que una cascada de sangre pintase el escenario de rojo-. Su plan fue todo un éxito.

-¡!

Ravel tembló al ver eso. El Shinkyo que había sostenido en sus manos era un artefacto que solo Mihae -o alguien con las mismas cualificaciones de ella- podía utilizar; pero Mihae estaría ocupada manteniendo el Circulo Mágico que permitía utilizar la luz del sol como para usar el Shinkyo. Por lo tanto, Mihae le puso unos cuantos sellos al Shinkyo que permitirían a Ravel alimentarlo con su mana y a ella accionarlo a lo lejos.

En pocas palabras, Ravel fue simplemente la batería y la francotiradora mientras Mihae fue quien accionaba el gatillo. Como Ravel era inmortal, estar en una posición donde estaba completamente abierta un posible contrataque era simplemente lo más lógico. En un sentido estricto, era tomar en cuenta el posible escenario de que, incluso con Aika estando inevitablemente destinada a ser derrotada, un ataque final se deslizase para llevarse a una de ellas o tal vez a ambas.

El que incluso tomase en cuenta algo como eso demostraba lo aterradora que era Ravel; pero en primer lugar, su mente era demasiado estrecha. Porque uno: no concibió la posibilidad de que Aika pudiese atacar a la distancia, y dos: no concibió la posibilidad de que Mihae en primer lugar no estaría dispuesta a que saliese herida.

Ravel-sama, usted es la hermana del maestro, mi querido futuro esposo. Por eso, ¿acaso usted no es como mi hermana?»

Apretó sus dientes, frustrada. Por primera vez, entendió en carne propia la razón de que Karlamine se enojase con ella al sacrificar a Burent y las otras mientras les decía que no hiciesen nada.

-¡Esto no puedo perdonarlo! -gritó, enojada. Creó una gran esfera de fuego entre sus brazos, y la lanzó hacia Aika. Puso poder mágico en ella, pero debido al efecto del Everysunny, resultó tener mayor poder del que debería. Por supuesto, no tenía el mismo poder que el Kagayaki, así que él Shihana de Aika debería fácilmente eliminarlo.

Pero el Shihana de Aika no era una carta de triunfo que se pudiese usar rápidamente, sobre todo en la situación actual. Porque expulsar un medio físico desde el interior de su cuerpo era ligeramente como un puercoespín que sacaba sus espinas: los pequeños «petalos» que Aika había creado habían surgido desde el interior de su cuerpo cortando su carne. Ella misma se había infligido daño, auto-hiriéndose con pequeños cortes desde los cuales fluía sangre sin parar para crear un ataque de área absoluto donde cualquier punto que mirase recibiría un efecto igual al del Shinsen. Como no podía mirar a Ravel -ni tenía el tiempo para hacerlo-, naturalmente eso quería decir que en contra de la bola de fuego lo que se dispersó fue una simple y cutre ráfaga de viento.

El resultado fue simplemente natural. Pero para Ravel fue un poco amargo.

[Un Alfil de Raiser-sama y un Peón de Rías-sama se retiran]


Extra: Análisis del Capitulo y Adelanto

(Latía y Seekvaira)


-Con todo, sigo sin entender qué demonios fue lo que dijiste la otra vez.

-¿De qué hablas? Viento, sol, espejo, princesa, sacerdotisa, alfombra voladora, reflejo... Creo que ya todo es bastante obvio ahora.

-A mí me parece un montón de basura.

-Eso es porque no tienes clase.

-¡!... ¡Seek-chan!

-¿Qué? Si no lo entendiste, es simplemente por eso

-Geez... Lo que sea. Mejor hablemos del capítulo.

-Bien... Pues este capítulo fue extrañamente corto. Tiene 10k palabras, pero parece quedarse extrañamente corto luego del capítulo anterior.

-Y con razón. Porque si te pones a observar, Seek-chan, esta pelea fue la más corta de todas. Incluso la pelea de Kiba y Karlamine tenía una duración mayor.

-Eso es por la lógica involucrada. El poder de Aika es derrotar a su enemigo de un golpe, así que no tiene sentido que sea larga. Kiba puede disparar y disparar espadas, y en el capítulo anterior todo fue golpe y golpe, pero aquí todo fue simplemente innecesario.

-En resumen, esta pelea fue mucho texto y poca acción.

-No te gustó el capítulo, ¿verdad, Latía?

-... La verdad no. Al principio parecía interesante, pero ese desenlace fue simplemente carente de emoción. No me hizo sentir nada, realmente.

-Tienes razón, pero creo que entenderás que utilizar el argumento de power ups no siempre es posible. Esto fue sobre todo una pelea que mostraba la superioridad mental de Ravel y la mejora de Aika, que, siendo sincera, es bastante aterradora. Podría lidiar con ella de lejos, pero sé que moriría si se me acerca. Y con esa velocidad... Uff, me da escalofríos de pensarlo.

-A mí lo que me asombró fue el poder político de Mihae. ¿Descendiente de Nigihayahi y el príncipe Inishiki? Básicamente los Phenex se llevaron el premio gordo con ella. Imagino, Seek-chan, que junto a la esposa de Ruval ella debe ser la novia que más poder político le ha dado al clan Phenex.

-Podrías verlo de esa forma. Pero ten en cuenta que todavía hay mucho que develar.

-Cierto. Y hablando de eso... creo que deberíamos hacerle ese favor al autor.

-Oh, claro... Verán, querido público, el autor nos ha dado la tarea de hacer publicad. O spam, como quieran verlo.

-Básicamente, les pedimos que vean sus historias originales. Son súper chulas e interesantes (cof, cof, no puedo creer que nos haga decir esto), sobre todo si son de los que gusta mucho este trabajo. Notarán de inmediato la esencia que les fascina si se animan.

-Y sin contar que mejorarán su ánimo, Latía. El sueño de todo escritor es crear su propio libro. Si ven sus historias originales, votan, comentan y hasta lo siguen lo harán tan feliz que saldrá corriendo a tratar de escribir el próximo capítulo de este fic.

-Y ya estando en esa, también sigan esta cuenta, voten y comenten esta historia. ¿A quién le importa el autor? ¡Eso nos hará felices a nosotros! Famosa yo..., ¡¿se lo imaginan?!

-Aparte, el autor ha incursionado en el mundo del dibujo digital. Todavía es un novato, pero si lo animan siguiéndolo en Instagram quizás le ponga empeño y haga sus propios fanarts de la historia. ¿Se imaginan a Lady Ravena, Azkeel y todos los demás personajes originales dibujados estilos novela ligera? Es un sueño lejano, pero con el cariño del público puede lograrse. Solo tienen que clickear los siguientes enlaces que verán más abajo.

https/story/306002323?utm_medium=linkutm_source=androidutm_content=share_writing

https/story/307741435?utm_medium=linkutm_source=androidutm_content=share_writing

https/writteragm/

-Y bien, ¿ya los vieron? ¿Dieron follow a sus historias, a su Instagram y de paso nos dejaron una estrellita a nosotras? Si la respuesta es sí, ¡muchas gracias! ¡Sabíamos que no nos iban a fallar!

-Pero si la respuesta es no, no pasa nada. No están obligadas a hacerlo, pero recuerden que el autor no gana nada de esto y que su apoyo es lo único que lo motiva. Traten de ser un poco empáticos, ¿sí?

-Con eso dicho, creo que llegamos al final. ¿No, Seek-chan?

-Cierto, Latía, y sabes lo que eso significa, ¿no?

-¡El adelanto, claro! Y esta vez voy yo... ¡En el próximo capítulo, Akeno y Yubelluna se baten a duelo! Una batalla explosiva y relampagueante que será fundamental para decidir el ganador del Rating Game. ¿Quién ganará? ¡Descúbranlo en el próximo capítulo!

-Siendo sincera, mi adelanto fue mejor.

-Geez...


Mihae

Will of Phoenix: también conocido como Las Alas del Paso Flameante, es un Sacred Gear de Tipo Elemental de nivel bajo. Consiste en un par de alas de fuego semejantes a las de un Fénix que surgen desde la espalda del portador, permitiéndole no solo volar sino desatar ataques de fuego con ayuda de las alas. En el caso de Mihae, como «un efecto que se desvía de la norma», el fuego de las alas también puede usarse para curarse a sí misma y a los aliados.

Horishuraudo: Es la Sabana Santa del Dios Fujin, uno de los Shinpo entregados por Amaterasu a su nieto Nigihayahi. Tiene el don de alterar el clima mediante su movimiento, y puede usarse tanto como medio de ataque como medio de transporte. Su verdadero poder se traduce en la creación de huracanes con un movimiento, pudiendo hundir una ciudad en el caos de un embate; pero este rasgo solo puede lograrse por aquellos que cuenten con el poder de Fujin o Amaterasu. Aquellos con protecciones de Dioses como Boreas también pueden aspirar a usar su poder; pero el uso adecuado todavía estaría fuera de su alcance.

Shinkyo: Es un espejo de mano de Amaterasu, entregado por la mencionada como uno de los Shinpo. Funciona como una lupa reflectora de alta gama, amplificando la energía lumínica del sol y transformándola en energía mágica para el uso del usuario. Puede recopilar energía, de manera que todavía se puede acceder a sus poderes incluso cuando la luz del sol no está disponible. También se puede usar como artefacto adivinatorio. Solo Amaterasu y sus descendientes pueden utilizarlo.

Horishuraudo: Moretsuna Oni (Sabana Santa: Ogro Furioso): Es un ataque de Mihae mediante el uso de Horishuraudo. Invoca el poder de Fujin mediante un amuleto, y crea un gigantesco Oni guardián que desata ráfagas de viento desde cada parte de su cuerpo.

Hogo-fu (Vientos Protectores): Un movimiento defensivo de Mihae mediante el uso de Horishuraudo. Genera fuertes corrientes de viento, y desvía/devuelve los ataques del rival. Funciona excelentemente contra ataques a distancia; pero puede fallar con ataques cuerpo a cuerpo.

Shi no Ba (Campo de Muerte): Es un ataque de Mihae mediante el uso de la Horishuraudo y amuletos de viento. Lanza amuletos por todo el campo de batalla, y desata una gran andanada de ráfagas de viento cortante desde todas las direcciones.

Koku Yattsu no Kami (Ocho Dioses del Vacío): Es un ataque de Mihae mediante el uso de la Horishuraudo Funciona como un método alternativo de Shi no Ba, aspirando el aire en el área para generar un vacío de oxígeno, no solo cortándole la respiración del rival sino además atrayéndole al centro del campo de batalla. A continuación, Mihae quema los cientos de amuletos que ha dispersado por el campo de batalla, y crea un matriz de ocho puntos alrededor de su enemigo, encerrando al rival en una esfera de viento con un poder explosivo equivalente a la fusión de los cientos de cortes de viento del Shi no Ba.


Ravel

Everysunny: Un truco insignia de la Magia de Sol de Ravena. Es utilizado por Ravel como una especie de versión incompleta. Consiste en la creación de un pseudo sol artificial que reduce el poder de la Magia de Agua y Hielo e incrementa el poder de la Magia de Fuego.

Burster (Generador de Quemaduras/Quemador): Un movimiento creado por Ravel. A través del simple contacto físico altera la temperatura del rival, obligando a su sistema nervioso a entrar en caos, reduciendo así las capacidades del enemigo en gran nivel. Su efecto incrementa conforme avanza la batalla o conforme se usa de manera repetida.

Phenex's Wings: Un truco propio de Roldan y que Ravel aprendió de su hermano Ruval. Al transformador su cuerpo en fuego puro no sólo se vuelve invulnerable a ataques físicos, requiriendo el uso de magia específicas (de agua) para herirla, sino que además puede transportarse en un nivel cercano a la teletransportación. El efecto también permite el cambio de forma, tal y como Ravel demostró al encogerse al tamaño de uns muñeca


Aika

Shihana: Un ataque cuyo nombre tiene shi (muerte) y hana (flor) como caracteres. Es la emisión de cientos de pétalos de nieve a través del cuerpo de Aika, generando así un ataque de área que golpea todo lo que esté a su alrededor en un perfecto ángulo de 360 grados, pudiendo aplicar un efecto semejante al del Shinsen a todo lo que esté en su campo visual. Su debilidad es que Aika se auto-hiere al realizarlo y que realmente no produce mucho daño, por lo que aquello que no está en su campo de visión cuenta como punto ciego