Los habitantes de Privet Drive describirian a los Dursleys como una familia comun, Vernom un hombre trabajador quien llegaba todos los dias a las 5:30 de su trabajo, Petunia una clasica ama de casa que se enorgullecia de su jardin y Dudley un niño que tenia todo el amor paternal que alguien es capaz de tener, una familia normal como la de cualquier otra casa del vecindario, salvo el cuarto residente de aquel hogar, Harry Potter.

Segun Petunia su sobrino de cinco años era un pequeño demonio quien se portaba horrible con cualquier persona que tuviera la desgracia de brindarle atencion, asi que las madres de los niños del vecindario les prohibian a los pequeños que entablaran amistad con el niño problematico.

Segun Vernom Harry tenia poco aprecio por lo que se le compraba, cualquier camisa o pantalon lo destruia en cuestion de instantes asi que como castigo se le hacia vestir con la ropa de su primo Dudley hasta que el supiera a cuidar su propia ropa, ningun vecino siquiera se cuestiono que nunca lo vieron con esa supuesta ropa suya y lo aceptaron como verdad.

Segun Dudley Harry tenia piojos... no tan inteligente mentira como sus padres pero entre eso y promesas de violencia contra cualquiera que quisiera ser amigo de Harry, hacia maravillas para isolarlo aun mas de los niños de su edad.

A menudo se podia ver a Harry con tan solo cinco años quitando las malas plantas del jardin con sus manos desnudas, sacando bolsas de basura mucho mas grandes y pesadas que el, estando solo en el parque del vecindario sin ningun amigo o supervision adulta, claramente con frio y asustado, pero el vecindario pensaba que todo eso eran castigos muy bien merecidos por los horrores que el causaba en los interiores del numero 4 de Privet Drive.

¿Que persona sensata acusaria de mentirosos a la pareja que desinteresadamente adopto al infante justo despues de que sus padres murieron al conducir en estado de ebriedad?

Asi que Privet Drive siguio ignorando a Harry Potter salvador del mundo magico mientras este sufria silenciosamente su infancia sin amor familiar.

Claro que esto solo hizo mas facil a cierta pareja que no encajaba en tan normal vecindario empezar su plan para cambiar la vida del elegido para mejor.

Harry Potter se encontraba solo en el parque de juegos, su tio tenia una cena con los altos mandos de la compañia en el hogar y su tia le advirtio que no deseaba verlo cerca de la casa, el pequeño solo esperaba que si le demostraba a su tia que podia seguir sus ordenes le dejara comer las sobras de aquel banquete de asado, pure de patatas y shepard´s pie, odiaba cuando su tia se le olvidaba darle de comer (o almenos esperaba que fuera por que se le olvidaba y no la alternativa)

El sol se empezaba a poner inundando la caja de arena donde se encontraba el pequeño Harry con tonos anaranjados hermosos, lastimosamente aquel paisaje no le distraia lo suficiente para olvidar los frios aires de otoño que golpeaban sus brazos desnudos, deseando por sexta vez que su Tio Vernom le hubiera dejado agarrar una de las chamarras que heredo de Dudley el niño de ojos esmeralda se dirigio a las bancas del parque para tratar de refugiarse minimamente del aire glacial de ese dia.

Pobre Harry, tan concentrado se encontraba conservando su calor tapando los agujeros de esa larga y raida camisa pertenecioente a su primo que nisiquiera noto que alguien se acerco hacia el, mucho menos noto que el ruido de las aves, los carros y la gente habian desaparecido.

Primero noto como una sombra tapaba la luz naranja del atardecer, para despues sentir como una larga bufanda lo empezaba a cubrir, por alguna razon aunque no estaba ni cerca de cubirle todo el cuerpo una calidez le recorrio de pies a cabeza.

"Asi debe de estar mucho mejor ¿no lo crees pequeño camaron?" decia la voz jovial que le pertenecia al hombre que lo envolvio en aquella bufanda.

Harry por fin alzo la mirada para ver la cara del adulto que se encontraba frente a el...

y siguio alzando la vista...

y siguio alzandola.

Si Harry creyera en los gigantes definitivamente pensaria que esta frentre a uno, el hombre era mucho mas alto que su Tio y en vez de estar gordo como el podia notar que el ropaje que usaba poco hacia para ocultar su cuerpo definido.

Hasta ese dia Harry no sabia que un adulto podia verlo de forma tan tierna ni con una sonrisa tan ancha, para el solo habian sido miradas de desprecio en dias buenos y en los malos sus tios y sus vecinos ignoraban completamente su existencia.

"Vaya tan niño y ya eres tan socialmente incomodo que no le das a tan carismatico hombre como yo las gracias o tu nombre, eso te vendra a morder el culo cuando crescas niño, te lo puedo asegurar" aquel gigante decia con un tono burlon mientras se sentaba junto al pequeño Harry, el contraste de tan pequeño niño incluso para su edad y aquel joven adulto tan alto y ancho podia verse hasta comico.

"Mi... mi tia me dijo que no debia de hablar con extraños" decia timidamente el niño por fin

Aquel alto hombre se vio sorprendido por eso "¿En serio? Nunca imagine a esa horrible familia diciendo cosas sensatas"

"Dice que si lo hago sabran que soy un fenomeno y vendran a molestarla a la casa" podia ver como la mirada de aquel hombre se oscurecia y su seño se fruncia.

"Claro, no podia esperar otra cosas de tus tios" decia el hombre mas para si mismo con su mirada en el espacio. Solo basto unos segundos para recobrar la mirada animada y de su abrigo saco dos pastelillos circulares cada uno con una cubierta de dulce encima de ellos similando liquido "Oye camaron hasle a este pobre anciano un favor, veras tengo estos dos deliciosos pasteles de caldero pero solo quiero uno, te podras tu comer el otro? Seria una pena desperdiciarlo y no quiero pasearlo por todos lados.

Con un rugido en su estomago recordandole que aun no habia comido en todo el dia Harry rapidamente acepto aquella comida chatarra sin siquiera pensar si era buena idea, al primer mordisco Harry decidio que aquel pastel de caldero como el alto hombre lo habia llamado era la cosa mas deliciosa que habia comido en todo el mundo y en pocos segundos aquel pastel fue comido.

Aquel hombre solo lo vio con una sonrisa "Vaya y mi esposa me decia que yo comia como un cerdo, ten camaron puedes comerte el otro tambien"

Sabiamente ignorando el comentario sobre su forma de comer Harry empezo con su segundo pastel esta vez comiendolo lentamente para saborear aquel sabor tan divino.

"Gracias señor" entre bocados por fin pudo agradecerle no solo la comida si no la bufanda.

"¿En serio camaron? ¿Señor? Tu si que hacer sentir a este jovenzuelo que aun atrae las miradas de las chicas (No se lo digas a mi esposa, me mataria) como un anciano".

Tan agradecido estaba Harry que nisiquiera se molesto en decirle que no hace mas de unos minutos aquel hombre se habia llamado a si mismo un pobre anciano, bueno tal vez era mas por que estaba distraido comiendo su pastel.

"¿Como lo deberia llamar?" decia Harry chupandose los dedos al acabar su golosina "Mi nombre es Harry por cierto" por fin se presento, esperando que el gigante le dejara de decir camaron.

"¿Harry? Mmm... tienes mas pinta de camaron que de un Harry. Y bueno camaron diria que regalar a un pobre niño hambirento pasteles de caldero nos hace los mejores amigos para toda la vida, al menos en mi experiencia"

"¿Tu experiencia?" Menciono Harry lamiendose los dedos, sin percatarse que aquel hombre no contesto su pregunta

"Asi es camaron, mi mejor amigo de toda la vida compartio conmigo todo un carrito de todos los dulces posibles y creeme que cuando eres un niño pobre eso realmente llega al alma" una sonrisa calida acompañaba a una mirada distante de aquel sujeto, perdido en sus recuerdos de la niñes mientras Harry solo afirmaba con su cabeza lo anterior dicho como si palabras mas sabias jamas hubieran sido dichas.

"Dime Harry, ¿Es normal que te dejen tus tios solo tanto tiempo? Eh estado varias horas en el parque y ninguna vez vi que tu familia o vecinos siquiera se fijaran en como te encontrabas" Harry podia sentir que aunque el hombre preguntaba eso el ya sabia la respuesta, sabia que no podia deciir la verdad o su tio se enojaria con el y no lo dejaria salir nuevamente de su "cuarto"

Sus oscuros pensamientos fueron interrumpidos cuando una enorme mano empezo a acariciar su pelo, aquel hombre que por alguna razon aun no le habia dicho su nombre pero se habia proclamado su mejor amigo (aunque la logica de alimentar a alguien y recivir eterna amistad suena demaciado correcta) lo miraba con una sonrisa triste, Harry solo podia concentrarse en que tan bien se sentia aquel tacto tan afectuoso en su pelo, sus tios podran odiarlo pero en ningun momento recibio violencia fisica, salvo una cachetada de parte de su tia la primera y unica vez que se defendio de los abusos de su primo, dicho esto jamas recivio alguna muestra de afecto por parte de ellos, ningun abrazo, palmada, palabras de amor, miradas tiernas, nada. Aquel gesto de las manos de su nuevo ¿amigo? eran algo que instantaneamente le encantaron, junto al calor de la bufanda y los pasteles de caldero.

"No te preocupes camaron, si quieres no hablaremos de ellos... mmm... de que estaria bien hablar" con una mano acariciando su gruesa barba se preguntaba "oooh ya se, sabes Harry los mejores amigos se cuentan ¿todo lo sabias?" Harry empezo a asentir con la cabeza (no tenia idea de eso)

"Quiero contarte un secreto mio" miro jugetonamente hacia todos los lados como si creyera que alguien los espiaba, para despues acercarce al oido de Harry para susuttarle "La verdad es que yo soy un mago"

Harry abrio los ojos como platos ante la revelacion, definitivamente su tio se enojaria con el por hablar con su nuevo amigo, deberia de alejarse y esperar en otro lado lejos de el , pero realmente hablar con alguien que se ve alegre por su compañia lo hacia tan feliz que ignoro su miedo "¿un mago? Mi tio me dijo que la magia no existe y solo los fenomenos con problemas mentales creen en ello"

"Bueno Harry tu tio y primo son dos cerdos que por alguna razon aprendieron a hablar como los humanos, si eso no cuenta como magia no se que sea" Harry trato de no reirse de eso, el mejor intento que un niño de cinco años puede hacer. El hombre en eso saco una pequeña vara que se encuontraba escondida en la manga de su abrigo y con unos movimientos de su mano y unas palabras que sonaban graciosas para Harry aquel hombre convirtio una hoja que se encontraba en el aire en una hermosa mariposa verde, Harry no podia creerlo, su nuevo amigo le daba sorpresa tras sorpesa.

"¿Bastante genial verdad?" Harry no podia abrir mas la boca del asombro aunque quisiera "hay cientos de magos como yo en todo el mundo camaron, mi esposa por ejemplo o incluso tus padres"

Este comentario hizo a Harry dejar de mirar la mariposa/hoja y darle toda la atencion a aquel gigante.

"Tu... ¿conociste a mi papa y mama?" El como cualquier niño siempre quiso saber sobre sus padres, todo lo que sus tios le comentaban era que ellos fueron unos alcolicos que eran la verguenza de su familia,

"Lamentablemente no camaron, pero mi mejor amigo era familiar de ellos... se sobre ellos gracias a el, fueron personas justas y amorosas se ganaban la confianza y la amistad de todos a su alrededor y te amaban mas que a ninguna otra cosa el mundo, ellos no murieron en un accidente, fueron asesinados por hacer el bien por la persona mas mala que ah pisado la tierra." la mente de Harry se sentia como si fuera a estallar de tanta informacion, sus padres eran magos, buenas personas, lo amaban, y no habian muerto por ser alcoholicos. La unica razon por la que no lloraba era por que aun no podia asimilar todo

"Entonces tu mejor amigo es pariente mio, ¿el querra conocerme?" mencionaba el pequeño de cinco años con la esperanza que tuviera un pariente que pudiera actualmente quererlo y contarle sobre sus padres. El adulto lo vio por un momento fijamente y con una mirada melancolica empezo a extinguir las esperanzas del pequeño Harry

"Lo lamento Harry... hubo un accidente que nos separo probablemente para siempre... el probablemente le hubiera encantado conocerte son basicamente identicos, solo que el es ligeramente menos camaron que tu, solo ligeramentem" Podia ver como sus palabras afectaban al niño asi que trato de animarlo y sabia perfectamente como "Sabes el me conto varias historias de tus padres cuando estos acudian a la escuela de magia, ¿que tal si te cuento algunas de ellas?"

Y con un nuevo brillo en los ojos de Harry aquel hombre empezo a contarle las historias de James y Lily Potter, como causaban caos con sus bromas pesadas, como su madre era un as en todas las materias ("Justo como mi esposa") como su padre estuvo prendidamente enamorado de su madre y esta solo lo acepto hasta el septimo grado ("Algo triste si me lo preguntas camaron, mi esposa estaba rendida a mis encantos desde segundo grado") de como eran amigos de un hombre lobo y como su padre y mejor amigo podian transformarse en animales para poder estar con el en la luna llena ("pero eso es un secreto, si alguien te pregunta tu no sabes nada) entre demas anecdotas ajenas.

Harry estaba en la septima nube, entre los relatos de sus padres, el calor que le daba la bufanda a todo su cuerpo, algunos trucos magicos mas, los dulces que su amigo tenia consigo que eran interminabes (los pasteles de caldero siendo sus favoritos seguidos de las ranas de chocolate una vez que el le afirmo que no eran ranas de verdad y solamente era un encantamiento que las asi moverse como unas) y por sobre todo aquel adulto que le regalaba sonrisas y carcajadas, Harry podia sentir que asi debia de sentirse tener un papa.

El sol finalmente se habia ocultado y Harry sabia que por mas placentero que fuera esto tenia que volver a su "hogar" o si no sus tios le gritarian o peor aun se les olvidaria que existe y lo dejarian durmiendo al aire libre.

"Y-yo tengo que irme" sus ojos lagrimeaban mientras que su cuerpo temblaba incuso con el calor de la bufanda "Mis tios se enojaran si los molesto llegando tan tarde" mientras el pequeño Harry reunia toda su fuerza de voluntad para pararse de aquella banca que le habia dado probablemente los mejores momentos de su corta vida aquella mano gigante y calida le detuvo del hombro delicadamente haciendo que Harry volviera su atencion en aquel magico sujeto.

"Sabes Harry, actualmente quisiera pedirte un favor, ¿crees que me puedas ayudar?" aquel niño rapidamente asintio, el era el primer adulto que lo trataba bien y no queria perder eso al negarle un favor, ¿Asi funcionaban las amistades, verdad?

"Bueno veras... tengo una pequeña hija de tres años, que es la cosa mas hermosa que te podrias imaginar, es una bola de energia como su padre y tan enojona como su madre" aquel hombre rio "Ella esta destinada a ser presa de la mirada de todos los niños cuando vaya a la escuela de magia con su belleza y caracter, necesita a alguien quien la proteja de todo eso, alguien como un hermano mayor, ahi es cuando entras tu camaron, ¿que te pareceria ser parte de mi familia? Tu recibes un grandioso padre como lo soy yo y yo evito que mi esposa (quien seria tu madre) pueda hacer un golpe de estado en el hogar sabiendo que son dos mujeres contra un hombre"

Si antes Harry pensaba que su cabeza le daba vueltas ahora sentia que esta llegaba al espacio, la mejor persona que habia conocido queria ser su nuevo papá, queria darle lo que siempre quiso, Harry estaba esperando en cualquier minuto despertar en su pseudo cama y descubrir que todo habia sido un sueño.

"Y-yo no se, m-mis t-tios jamas me dejarian" estaba seguro que sus tios negarian solamente para que el no fuera feliz "ellos se enojaran y me dejaran encerrado, ellos me dicen que personas como tu, como mis padres... como yo son unos fenomenos y no quieren que me vuelva aun mas fenomeno de lo que soy" Harry sabia que habia dicho de mas y que si su tio Vernom se entera lo dejaria encerrado sin comida, el solo pensar en eso hacia que el pobre niño derramara lagrimas.

Harry se alarmo cuando sintio que su nuevo conocido ponia sus grandes manos en sus costados y cargandolo como si no pesara nada lo llevaba a su pecho y lo envolvia en un abrazo, Harry quien aun no se acostumbraba al afecto fisico (o cualquier tipo de afecto) podia sentir como si se derritiera ante aquel sentimiento de calidez y proteccion.

"Sabes Harry, mi amigo del que te comente tambien vivia con familiares que no lo querian" Harry se sobresalto ante esto y secretamente se sintio un poco mejor al saber que no era tan raro lo que el pasaba con sus tios "el no nos decia nada sobre eso y nos decia que todo estaba bien, pero cada año mi esposa y yo nos dabamos cuenta de su verdadera situacion, cada vez que le demostrabamos afecto, que le regalabamos algo, cuando mi madre lo llenaba de amor y el no sabia que hacer y como sus familiares lo encerraban con barrotes en las ventanas. Por alguna razon los adultos nunca hicieron nada por el y siempre nosotros tres nos cuestionabamos el por que y sinceramente cuando tuvimos las respuestas no fue una razon satisfactoria, mi familia siempre trato de darle todo el cariño que se merecia pero yo sabia que no era suficiente, siempre quise poder hacer algo mas por el. Tu me recuerdas demaciado a el, casi se podria decir que son la misma persona y primero muerto antes que deje que la historia se repita Harry" aquel hombre lo alejo lo suficiente de su pecho para que dos pares de ojos llorosos se vieran mutuamente "Mi esposa y yo queremos darte el hogar que te mereces Harry, queremos que jamas pases hambre o frio, que sientas lo que es tener adultos que esten para ti en cada etapa de tu vida, queremos que sepas como se siente volar por las nubes sin ninguna preocupacion o correr alegremente por el pasto, quiero que conozcas toda parte del mundo magico del que tus padres y tu pertenecen."

"Harry me enorgulleceria enormemente decir que tu eres mi hijo"

Harry ahora estaba seguro que esto era un sueño, un hermoso sueño que le prometia todo para despues devolverlo con sus tios al despertar.

Pero si este era un sueño ¿Por que no aprovecharlo por lo que dure?

"M-me encantaria que fueras mi papá"

Con un fuerte abrazo y una gran sonrisa su nuevo padre lo recibio a lo que seria su segunda y mejor vida, mientras este se paraba sentaba a Harry en sus hombros quien por un momento se asusto por la altura pero luego no podia parar de sonreir al ser cargado de esa forma mientras caminaban.

"Te prometo que no te arrepentiras camaron, ahora vamos tu madre debe de estarse volviendo loca mientras evita que los gatos anden de curiosos por aqui"

"Los gatos" se preguntaba el niño sintiendo que lo que decia su nuevo papa no tenia ningun sentido

"Asi es hijo" Harry no pudo evitar sentirse calido ante esa palabra "los gatos reportan directamente a una vieja cabra loca que no desea que las cosas cambien a mejor"

Harry abria los ojos como platos mientras recordaba como un gato gris con rayas negras lo miraba fijamente muchas veces mientras salia.

"Si Harry los gatos son aterradores y maquiavelicos, si tu madre tiene deseos de conseguir un gato viejo y naranja has todo lo posible por que cambie de opinion por un perro, el nos protejera de las cabras"

Al final del parque Harry pudo ver a una mujer quien esta lo veia con una mirada amorosa, ella a diferencia del hombre era mas bien de estatura corta y se encontraba cargando una bebe quien tenia el mismo pelo esponjado que ella pero con un tono pelirojo anaranjado como su papá. El hombre se agacho para poder cargar a su bebe mientras su esposa retiraba a Harry de sus hombros y lo atraia hacia ella, para darle un fuerte abrazo y un beso en la frente.

"Hola Harry, soy tu nueva mama" ella le decia con una voz suave y arrulladora "Estoy segura que nosotros cuatro seremos muy felices a partir de ahora. Bienvenido a la familia Granger, Mi nombre es Hermione y como estoy segura que mi esposo no se presento el es Ronald Granger. Hoy es el primer dia de tu nueva vida."

Al final todas las nuevas emociones le ganaron a la cantidad gigantesca de azucar que comio con su padre, quien por fin supo que se llamaba Ronald y con el calor del cuerpo de su mama empezo a dormitar solo alcanzando a escuchar como sus nuevos padres discutian sobre algo,

"¡Ron no debiste!"

"Tranquila Mione, tendran el suficiente tiempo de salir antes de que la casa se destruya y esto solo sera despues de unas cuantas semanas"

"Pero de todas formas Ron ¡piensa en el estatus de secreto magico!"

"¿Te das cuenta que basicamente estamos raptando al elegido verdad? Si ya vanis a cometer un crimen por que no cometer dos?"

"Vas a ser una mala infuencia para Harry"

"Vamos amor... ¿Quien crees que me enseño eso?