Todos los personajes que aparecen en este fics son propiedad exclusiva de Rumiko Takahashi, pero teniendo en cuenta que no voy a sacar ningún bien económico con esto solo lo hago pura diversión.

Este es el último capítulo final contiene LEMON gracias por leer.

Capítulo 20.


"Eres una tonta, Akane, -escupió esas palabras con rabia, antes de mirarla a los ojos y de deslizar sus manos sobre las muñecas de ella, para luego bajarlas a sus brazos, con suavidad.

"¿Y sabes por qué eres una tonta?, -su voz era ahora suave, casi suplicante. Sin esperar respuesta, continuó "Yo estoy aquí preocupado por ti, por no hablar de mantener a raya mis celos y tú hablas de estar aterrorizada, ¡Dios, Akane! He estado aterrado desde que me di cuenta de que estaba interesado en ti la primera semana que te conocí. ¡Por no hablar de cuando me di cuenta de que te amo! ¡O que no pueda defenderte o perderte como paso en China! ¿Pero sabes lo que me aterra más que nada? La tranquilidad con la que has decidido renunciar a nosotros. Y no -ella impidió su protesta antes de que llegara a sus labios. "No te atrevas a decirme que no te rindes, que no me amas o que es mi culpa. Tengo mis defectos, Akane, pero no me he rendido, no me voy a rendir, no sabría como hacerlo.

Al final de ese discurso, Ranma estaba sin aliento. No podía decirle que él sabía que ella lo amaba porque la había espiado, pero eso no podía impedirle jugarse el cuello y expresar toda su frustración.

Akane estaba sorprendida. ¿Ranma hablaba en serio? Era la primera vez que contemplaba realmente esa opción. Sacudió la cabeza: esa no era la cuestión, se dijo de nuevo. Incluso si Ranma la había amado de verdad, y ella aún no estaba segura de que eso fuera cierto, realmente tenían demasiados problemas, el principal de ellos su propensión a mentirle y dejarla en la oscuridad en los momentos más importantes de su vida, por no mencionar su costumbre de echarse atrás en los momentos de presión.

"¿Fácil? ¿Crees que esto es fácil para mí? Ya no sé cómo hacerlo, Ranma!", -ahora era ella la que estaba sin aliento y aunque seguía cubierta por la toalla, se sentía demasiado expuesta ante su intensa mirada, así que trató de calmarse respirando profundamente antes de continuar", "Estoy tratando de encontrar la mejor manera de manejar todo esto, pero lo estás haciendo casi imposible necesito que me des espacio, que me dejes en paz porque me dejaste sola siento que me estoy quedando sin aire porque has decidido abandonarme.

"He decidido quitarnos uno de los obstáculos que le impedía nosotros dos podamos hacer felices. -Dijo Ranma".

"Deja de decir tonterías -comento Akane.

Por primera vez esa tarde Ranma dibujó una media sonrisa, "Lo entiendo, era bueno ocultando mis sentimientos, pensabas que no te amaba cierto pero ahora sabes que esta idea es errónea. De hecho, es absurdo, se lo puedo asegurar. Así que deja de usar esta historia para justificar tus miedos. Yo también tengo miedo, Akane. Tengo miedo, pero juntos podemos hacerlo. Sabes que podemos.

La chica no sabía cómo había sucedido, pero ahora había una dulce sonrisa en la cara del chico mientras le acariciaba la mejilla.

"No tengo miedo.

"¿Akane entonces, por qué no me crees?

¿Por la joya reversible doble cara?", -susurro Akane.

"Sabes bien que aunque intenté recuperar el amor de Shampoo, nunca dije que la amaba, mientras que a ti te lo he dicho varias veces. ¿Sabes por qué no pude decírselo? Tanto porque no era cierto, pero sobre todo porque tenía miedo de perderte. Así que sí, Akane, estoy siendo sincero cuando te digo que te amo...

Ranma se sintió nervioso y avergonzado, pero también satisfecho, porque realmente esta vez había conseguido hablarle con calma y confesarle su amor sin gritar, sin huir e incluso modo intencionado. Su futura esposa, sin embargo, permaneció en silencio mientras buscaba algo en su mirada, tal vez una pista de que le había dicho todo, de que podía confiar.

Mientras tanto, él no se había dado cuenta de que se había acercado tanto, pero con un movimiento suave, pero muy lento, como si le pidiera permiso, juntó sus frentes para que se tocaran.

"Sin embargo, hace unos segundos estabas dispuesto a irte, a dejarme aquí sin...

"No, Akane, sólo quería evitar una discusión. No tengo intención de irme. En lo que a mí respecta, mi lugar está contigo.

"Las otras prometidas.

"Yo lo he resuelto todo. No volverán a interferir en nuestra vida.

"No vas a dejar de nuevo solo me vas amar me a mi y no dejarme plantada con mi vestido de novia". -ella había cerrado los ojos antes de hacer esta pregunta, por lo que sintió que él sacudía la cabeza, a través del contacto entre ambas frentes… "Akane empezó hablar". "¿Aprenderás a creer en mis capacidades pelea?, continuó mirándolo.

Ante esta pregunta Ranma se encogió de hombros, dándole la espalda. Parecía que Akane empezaba a aceptar sus sentimientos, pero todavía había algo muy equivocado en sus palabras. Sintió que contenía la respiración y se volvió para mirarla.

"No puedo hacer esto, no puedo prometer que aprenderé amarte, Akane. No puedo porque ya lo hago. Eres una de las personas en las que más confío en mi vida, y no sólo porque seas digno de confianza, sino porque sé que puedes hacer todo lo que quieras. "Segundo esta vez si voy estar el altar esta vez no voy salir corriendo.

"Menos nadar de lo que tú crees, -le contestó con una carcajada, antes de tomarla de la mano y arrastrarla al lado de la alberca. La soltó y se quitó la camiseta roja que llevaba dejándola caer al suelo y se quito sus pantalones quedo con el short de baño, antes de quitarle la toalla que cubría a Akane, levantándola y saltando al agua.

La llevó a un lugar en el que no se tocaba mientras protestaba, antes de dejarla entrar en el agua.

Automáticamente Akane comenzó a mover suavemente sus brazos para mantenerse a flote.

"Verás Akane, no creo que no sepas nadar, -comenzó mientras se acercaba, pero tengo un problema con la idea de que un instructor te ponga las manos encima.

Extrañamente le pareció muy fácil admitirlo, se dio cuenta. Mientras tanto, ayudó a la chica a adoptar, una tras otra, las posturas adecuadas para nadar, pasando su mano primero por la espalda, luego por el abdomen y finalmente por los hombros. Akane mientras tanto estaba respirando con dificultad: a pesar de estar sumergida en el agua fría las manos de Ranma parecían brillar sobre su cuerpo y la distraían de la sola idea de nadar.

De repente, la atrajo hacia él, bajando para susurrarle:

"¿No crees que es un contacto demasiado agradable?

Él le agarró la cintura con ambas manos y ella se encontró aferrada a sus pectorales al darse cuenta de cuál era el verdadero problema.

"Estás celoso.

Había sido poco más que un susurro, pero le vio sonreír mientras asentía y, por primera vez, dejó que se diera cuenta de que lo que tenía entre manos era un chico, uno más, capaz de ser rencoroso y feliz, celoso y enamorado, y que tal vez ese chico la necesitaba de verdad y podía permitirse el lujo de quererlo, aunque cuando luchara pareciera más un dios que un adolescente, un adolescente que, como ella, amaba las artes marciales.

"¿Y las artes marciales? Necesito que me tomes en serio. Soy la heredera...

"Sí, tienes razón y lo siento, es que me he acostumbrado a medir a mi contrincante como un peligro. Y simplemente no puedo hacer eso contigo, al igual que no puedo mirarte y pensar en cómo derrotarte, porque podría hacerte daño... Pero -continuó él, haciendo caso omiso de sus protestas aprenderé a hacerlo, es más, aprenderemos juntos. También porque necesito tu ayuda cuando abramos el dojo Tendo.

Se puso serio de repente antes de continuar.

"Pero te necesito para todo esto. Y yo... Y sé que te exijo demasiado, que no me lo merezco, pero necesito que me dejes tenerte en mi vida, estar cerca de ti, -lo detuvo negando con la cabeza y sonriendo.

"Ranma, ¿qué quieres realmente de mí...? ¿Qué sentimiento quieres que tenga por ti? -ante esta pregunta, se dio cuenta de que por fin le había escuchado. La abrazó, escondiendo su cara en el hueco de su cuello, antes de susurrarle:

"Todo lo que quieras, todo lo que tengas estoy listo para tenerlo todo nuestro destino es estar juntos a Akane, -ahora tomo su rostro con mis dos manos pero la pego hasta sentir sus pechos en mis abdominales, "Te amo desde hace mucho…te deseo desde hace…la misma cantidad de tiempo…yo…no puedo pensar en una vida sin ti.

"Oh…Ranma, no sabes cuánto he soñado con esto. Con que me dijeras que me amas…y yo…te amo…y…

Ella no siguió hablando, porque no pude soportar más las ganas de besarla. Y así lo hice. Solo basto el te amo que anhelaba escuchar de ella para rendirme.

La toma de la nuca y la bese como siempre había soñado. Tantas noches queriendo probar esos labios que ahora estaba saboreando. Es exquisita. En el instante en que nuestros labios se tocaron, una bola de fuego y calor abrazó mis pulmones. Con tan solo un leve golpe metí mi lengua y ella me respondió ansiosa. No podía parar. Era adictiva. Toda ella. La rodee con mis brazos, y ella se entrelazo a mi cuello descansando sus manos en mi cabello. Yo la seguía besando con urgencia hasta hacer que retrocediera y pegarla en la orilla de la alberca. Mi miembro se apretó en mi traje de baño ardiendo en llamas. Solté sus labios y aspiré el olor de su cuello.

Embriagante.

Lo aspire más. Lo lamí. Lo bese. Ella me estaba volviendo loco. Toda cordura la perdía a medida que la saboreaba más y más. Toque sus suaves muslos. Toqué su pequeña cintura mientras ella acariciaba mi espalda desnuda y yo con más fuerza recorrí la suya. Ella gemía al igual que yo por las caricias que nos dábamos. Luego con mi boca deguste la piel de su sostén de su bikini. Ella gimió tan sensual y por Dios y mande todo al diablo.

Mis brazos la rodeaban más y por un momento, me quedó sin aliento al contemplar aquellos impresionantes ojos marrones. La pasión crepitó entre ambos recorriendo nuestros cuerpos. El mío. Robándome la respiración y prendiendo fuego a mi sangre.

Baje mis manos y tome sus caderas alzándola provocando que ella rodeara las mías con sus piernas. Ante su acción solté un gruñido pues su intimidad choco con mi hinchado miembro es muy doloroso. Ella también gimió de una manera tan sexy que mi hombría se puse más duro por su causa. La volví a besar apasionadamente siendo correspondido gratamente volviendo ella a tomarme por mi cuello. Nuestras lenguas jugaban.

Mi cabeza quedo otra vez en su exquisito cuello. Toda ella era deliciosa. Además aun me faltaba seguir probándola. Sin soltar sus labios la deje pegado con mi linda marimacho. Recorrí con mi boca su mejilla, mandíbula, cuello hasta llegar nuevamente a su escote. Vi su rostro sonrojada y excitada. El mío estaba igual. El tirante de su bikini descendió y eso fue suficiente para desearla más que nunca y querer tomarla en este momento.

Quite su sostén dejando sus pechos libres y me quedé impresionado mi apetito por ella creció más y tome sus grandes pechos con mis manos y sus pezones se pusieron más duros. "Ahhhh gimió fuerte y yo me detuve a saborear la sensación de tener mis manos en esos pechos que tanto había deseado tocar.

Los masajeé y apreté tanto como pude. Estaba excitado hasta los más altos niveles que podía ser posible. Esta mujer me volvía loco. Como un animal abrí mi boca y chupé sus deliciosos pechos desatando más gemidos como respuesta de ella. Chupaba sus pezones. Me amamante como un bebe. Ella me empezó tocar mi pecho duro. Yo gemí ante la placentera caricia soltando sus senos que estaba con mi saliva. Aun así lamí sus montes. Luego volví a sus labios. Ella movió su cadera chocando más con mi dura entrepierna. Al instante, me frote fuerte soltando más gemidos roncos por la desbordante y placentera sensación. Nos tocábamos sin dar tregua y ella besando mi cuello me miro con deseo, yo le devolví la misma mirada mientras tome sus bragas azules del bikini se lo quite rápido.

Vi como observaba sonrojada mi miembro de a bajo del agua abultados por mi erección. Yo caliente como estaba podía vaporar el agua de piscina dejarla completamente seca yo tome su mano y deje que ella jugará con en mi miembro todo lo que quisiera, ella sin dudar lo acaricio Akane estaba jugando el miembro de su prometido como se tratara de un juguete nuevo y luego apretó fuerte haciéndome gemir fuerte.

No podía aguantar más. "Ahhh…Akane…te de…deseo…

"Ranma".

Me quite mi short de baño con su ayuda me quede completamente desnudo ante su hambrienta mirada, como mi traje de baño y su bikini el agua de la alberca hizo alejarse de nosotros nuestra ropa.

La contemplaba como si fuera a devorarla allí mismo. Yo la levante y le abrí las piernas frotando por fin mi húmedo miembro en su mojada entrada logrando, así que los dos gimiéramos al unísono. Muy fuerte. Con mis dedos acaricie su caliente sexo. Oh. Estaba cautivado por sus gemía de forma inocente tomo mi duro miembro y lo cerró en su mano manoseándolo de arriba abajo.

Morí del placer ante aquello, "Oh Ranma es…están grande como un bate de béisbol…y…dura…como una roca...aaahh. -dijo maravillada.

Con esas palabras mi pecho se infló como un pavo real "A…Akane…Si…si tócame… así estoy por ti…Ohhh Ahhhh.

"Soy tuya Ranma…tómame aqui y ahora".

Yo cerré los ojos experimentando el bendito deseo haciéndome cortocircuitos en mi cerebro, a diablos, sencillamente lo volvía completamente loco.

No aguantaba más.

Comenzó a entrar lentamente en ella, era glorioso, su estrechez, calidez y humedad no se comparaban con nada, el placer que sentía sólo se interrumpió al notar que Akane clavaba inconscientemente las uñas en mi espalda, trató de controlarse respirando profundamente mordiéndome en mi hombro, y abrió los ojos, ella apretaba los ojos y unas rebeldes lagrimas resbalaban de ellos, mientras apretaba los labios en una mueca de dolor y respiraba agitada.

"Tranquila…te amo Akane –había dejado de moverse, acariciaba su rostro con la nariz y le daba delicados besos en la frente para tranquilizarla.

"Yo estoy bien…sólo…ve despacio". -decía aún con los ojos cerrados, había sentido como si la hubieran atravesado con un hierro ardiendo, sabía que seria así, pero que pronto y sí eran pacientes el dolor pasaría.

Por su lado, él tenía otros datos…sabía que entre más se tardara en penetrarla, más le dolería, así que con algo de arrepentimiento terminó de entrar en ella de un sólo y potente movimiento y la penetré de una sola y fuerte estocada hasta enterrarme en el fondo de su húmeda vaginal.

Aaahhhh -grito ella. Se que debe haberle dolido porque arranque su virginidad que me decía que era virgen. Lo sabía. Me estaba esperando, pues yo también lo era. Aun le duele pero…es que no puedo detenerme. La deseo demasiado.

"¡Ah! ¡Idiota!…te dije lentamente desprecia eres un maldito animal egoísta". -decía con los ojos totalmente abiertos ahora, furiosa y dolorida.

"Lo…lo la-lamentooo, tenía que ser así…ahora relájate marimacho". -decía con los ojos cerrados y con una sonrisa imposible de ocultar, tratando de controlarse pues el placer le impedía pensar con claridad.

"Imbécil, siempre tan malditamente egoísta". -estaba furiosa al ver la sonrisa de bobalicón que no podía controlar, mientras ella estaba siendo atravesarla por su miembro, el cual era bastante extra grande…no es que tuviera mucho de donde comparar, pero según la media…sí que era muy grande.

"Akane no sabes cuanto te amo, -le dijo sonriendo y ya con los ojos abiertos. "Siempre, desde que te vi la primera vez, supe que serias la mujer de mi vida, mi hermosa marimacho -dijo esto ultimo besando dulcemente los labios de Akane.

Las palabras de Ranma y su mirada no dejaban lugar a dudas, él la amaba, se sintió tonta por molestarse y sonrió para él de una manera esplendorosa, respondió a su beso, saboreando sus labios, olvidándose de todo, sintiendo la dulce caricia de su lengua jugueteando con la suya, el beso se volvió hambriento nuevamente, y el fuego comenzó a esparcirse de nuevo en su cuerpo, el dolor empezó a desaparecer, Ranma no se movía a pesar de que su cuerpo y su instinto le gritaban que lo hiciera, poco a poco ella comenzó a moverse, despacio, luego empezó montarlo y cabalgarlo con sus caderas deliciosamente…el dolor se esfumo y pronto Ranma también se movía sincronizada menté con ella, arrancando suspiros y gemidos altamente sensuales en ambos.

Él lo embistió salvajemente y se movía como todo un experto, en menos de 10 minutos aprendió lo que hacia sentir más placer a su marimacho, gracias al control de su cuerpo, qué había aprendido gracias a las artes marciales, había podido controlarse hasta el momento para no acabar rápido, quería que ella disfrutara tanto como él.

Aaahhh ohh ssiii Su interior es…exquisito, creí que aquello me mataría.

Akane clavó las uñas en mi espalda mientras me hundía en ella hasta el fondo una y otra vez. Más y más dentro. La alberca parecían olas de tsunami como mi mujercita me cabalgaba sin piedad como una loca salvaje. "Oh por Dios iba a morir de tanto placer. -Pensamientos del chico.

Toda calidez y sensaciones deliciosas fueron las que sentí al estar en ella otra vez mientras las embestidas. Iba mas rápidos quería ir más rápido. Por eso comencé a moverme más fuerte. Otra vez. Y otra vez más.

De nuevo bese su cuello con ansias. Enterré mi cabeza allí.

Ella beso el mío. Me tocaba toda mi espalda. Mi pecho. Mi abdomen. Yo también no dejaba de manosear su perfecta figura. Las penetraciones comenzaron a ser más y más fuertes. Estaba aprendiendo a conocer mi cuerpo y el de ella en esta fabulosa danza del placer que solo quería conocer con ella. La mujer de mi vida. Seguí y seguí empujándome como si fueran estacas perdiendo el control.

"SI Ranma así…más…sigue…Ahhh…quiero…mas…fuerte.

"AH…Akane…eres….Ahh…deliciosa.

La mire mientras tome sus caderas y me enterré tan fuerte que ella arqueaba la espalda pegando el borde de la alberca. Salía y entraba más y más fuerte. No podía parar. Me movía adentro y afuera. Arriba y abajo. Mis embestidas ya eran desenfrenadas. Mi ritmo se incrementó a tal grado que podía ver como sus pechos se movían de arriba abajo. Como el agua salía por todos lados. Excitado los tomé, y saboreé de nuevo. La penetraba duro y yo pude sentir como los músculos de su interior apretaron más mi miembro. Levanto mas las nalgas y rodeo con ellas mis caderas pegarla el morde la picina. Me sentí aún más dentro de ella. La penetración era más profunda. Akane se tensó y su respiración se convirtieron en grandes gemidos. Yo la mire atesorando su expresión. Sabía que iba a acabar. El cosquilleo en mi estomago me lo avisaba. La volví a abrazar. Ella descansaba su cabeza en mi hombro. El sudor de nuestras frente se mezclaba aunque estuviéramos dentro del agua. Metí mi hombría tan dura en ella, que soltó varios gemidos junto con los míos.

"Ranmaaaaa… AHHHH -ella se retorció.

"Ohhhh…Akane ahhh.

Una dos tres…y otra hasta que sentí mi miembro tan deliciosamente apretado que me derramé sin poder detenerme mi semen en su interior era tanta que me salió yo pudia llenar la alberca y como el agua se mezclaban entre nuestro orgasmos. Al mismo tiempo en que era capturado por una explosión que sacudió mi cuerpo y el de ella sintiendo los jugos de mi amante por todo mi miembro bañándome completamente. Mi primer orgasmo. El primero de ambos. La sentí estremecerse y apretar su rostro contra mi hombro para reprimir sus gritos. Cada poro de mi cuerpo desprendía el éxtasis del momento vivido. Fue un sentimiento de abandono exquisito.

Fue a gloria.

"Ohhh…A…Akane… -trate de decir mientras respiraba agitadamente. "Te…te amo…

"Ra…Ranma…igual…yo… -me respondió. Sentía el subir y bajar de su pecho. Había sido increíble.

Nos quedamos unos momentos más abrazados. Yo aun pegado de ella el borde alberca. Rompí el abrazo para ver su sonrojada carita. Me levanté un poco, y con mi mano derecha la subí y acaricié con ansia su mejilla. Pero fue ella quien hablo.

"Ranma yo no puedo creer que lo hicimos aquí en la alberca deportiva si ubiera llegado alguien que vergüenza.

"Akane fue fabuloso yo había soñado tanto con este momento cuando entré el cuarto del viejo lujorioso del maestro Happôsai me encontré unas sus revistas pornografía hacían el amor en una alberca.

"pervertido.

"Soñar y tener una fantasías con hacer el amor en alberca con la mujer que amo no es ser pervertido boba.

Akane suspiro su prometido el es un tonto pervertido ahora es todo mío.

"Ranma debemos irnos. Todos deben estar preocupados si tardamos mucho.

"Está bien. -respondió no muy contento.

Nos salimos de la alberca empezamos a recoger todas nuestras cosas. Yo tomé mi bikini de baño, pero antes nos fuimos a bañarnos yo me fui al baño de mujeres pero Ranma no me dejo ir sola no pude detener a Ranma me arrastró con el, pues el muy pervertido quiso hacerlo conmigo y…a…hacerlo eso otra vez, pues si nos bañábamos juntos era obvio que podríamos de nuevo perder el control y dejarnos llevar por la pasión por segunda vez.

Después de varios horas hacer el amor en la regadera ambos estábamos listos para volver a casa. El me abrazo y junto nuestros labios en un apasionado beso el me miro a los ojos.

"¿Estas lista para enfrentar a nuestra loca familia ya somos pareja? -me pregunto entre divertido y con convicción.

Dude un momento, pero su determinada mirada me dio seguridad.

"Si estoy lista -sonreímos en complicidad. Ya no éramos unos niños. Debemos afrontar lo que viene para nosotros y eso era el que supieran que estamos juntos.

Ranma hagaro mi mochila. Él quiso cargar con todo demostrando su hombría. Reí ante eso. Pero lo deje. Si eso lo hace sentir bien, por mí es perfecto, nos a aseguramos cerrar bien la escuela deportiva como me lo pidió mi instructor natación Yukito. Cuando salimos el me tomo mi mano con firmeza, eso me agrada porque sabe que es solo a él a quien amo con todo mi corazón mis ojos estaba con mi nuevo novio el camino de regreso a casa como una pareja de verdad y eso me hace muy feliz "Porque".

NUESTRO DESTINO ES ESTAR JUNTOS.

EL FIN


Hoy cerremos un capítulo quiero a agradecer todos los que estuvieron conmigo los veinte capítulos gracias por haberme leído y que le haya gustado quiero dar gracias las personas que comentaron.

James Birdsong.

Guest.

Arianne Luna.

Elsa 2082.

Isabella M Salazar.

O Juan.

Lumami.

Lelek An3li.

Naruto Hyoudou.

Alexandraaa417.

Bayby Face.

Deile Rus.

Nancyricoleon.

Joan.

Alicia.

Mariela