Cada vez se me hace más difícil publicar aquí... Se me llena de signos los archivos...


Hola linduras.

Esto se me ocurrio cuando vi la escena que adaptaron en el anime de Juno buscando a Louis en su etapa de mafioso, esta ambientado en que si Louis siguiera en esos pasos. Es más lemon que otra cosa.

Avisos: LouisxJuno, lemon.

Beastars pertenece a Paru Itagaki, solo la historia es propiedad de LagrimasSolitarias.

.

.

.

TE ODIO

Lo beso con tanta rabia que bien pudo rasgar sus labios.

—¡Ah!.

Y por ese jadeo con tinta de dolor y ese metálico sabor lo confirmo.

Cuanto lo odiaba, lo odiaba demasiado.

—¿Así que quieres jugar rudo?.

El ciervo se lamió su maltratado labio inferior, con una mirada retadora que para nada mostraría miedo. Cualquier otro en su lugar ya estaría aterrado por sentir garras filosas sujetando sus antebrazos.

Esa excitante hembra sentada de frente en su regazo con rostro hermoso y mirada rabiosa si que podía ser amenazante, pero para el líder del Shishigumi solo causaría el incrementar su deseo.

—¿Acaso quieres matarme?.

Las garras rasgaron más que su ropa tocando su piel.

—¡Ahg!.

Bien ese si fue un quejido más alto.

—¡Solo calla!.

Exigió Juno que beso con hambre y enojo a nueva cuenta al ciervo, arrancando algunos de los botones que no alcanzo a desabotonar bien en la fina camisa que abandonó a Louis, sentir su piel era un premio y la peor condena.

—Aah.

Pero como le gustaba ese delicado contacto que volvía tosco.

—Si sirve de algo.

Dijo su víctima rompiendo el beso haciéndola gruñir con recelo.

—Me apeteces más cuando estas molesta.

Juno se sonrojó sin dejar de fruncir su ceño, pasando a quitarse la blusa con una rapidez torpe por lo urgida de sentir sus torsos rozándose, el ciervo la ayudo con el sujetador con las manos temblando de anhelo. Juno era tan calidad aunque jugará a la niña mala.

—Cuanto te odio.

Le susurro a su oreja izquierda antes de lamerla y comenzar a dar pequeños saltos en su entrepierna levantándose su falda, ya sintiendo el efecto de su castigo.

—Aaah es la primera vez aaam que alguien que me da acceso a su cuerpo aaah me lo dice aaaah.

Río por lo bajo porque esta vez el gruñido de rabia fue mayor, leyéndose cierto rasgos de celos en lo que acariciaba sus piernas largas con pelaje erizado.

¡Diablos! Este era el sexo más insano que había tenido.

Pero que bien se sentía ser mordido con enojo sangrando su pecho, que estimulante eran esas lamidas sobre la herida, que soñadas esas letales garras recorriendo su espalda y dejando alguna marca. Pero sobre todo el sentir sus pantalones estorbosos ser prácticamente arrancados con la loba apartándose medio segundo para retirar las últimas prendas propias y las ajenas, el sentir su húmeda intimidad rozándose con más dureza en su erección que pedía hundirse en ella era un delicioso tormento.

—Si te sigues jactando de esa suerte te ataré las muñecas.

De acuerdo eso lo excito a un punto que jugando con esa dichosa suerte y necesidad se movió rápido en un mezquino agarre pasando a tomar las caderas hermosas chocando con la suya en una penetración fuerte sin aviso alguno.

—¡AAAAAAHHH!.

Soltó un grito carrasposo la dominante fémina.

—¡Idiota!.

Le recriminó moviéndose con rapidez.

Las oleadas de placer en esas estocadas acariciaban su cuerpo, las garras ahora habitaba sus hombros y los labios cazadores chupaban su cuello ahogando gemidos satisfechos en el.

Si esta era la manera de castigar de Juno y mostrar su odio por su actual vida que consideró falsa y conformista en la mafia.

Deseaba ser castigado de esta y mil peores maneras cada noche en su existencia.

—¡Louis senpai!, ¡Aaah!... ¡ashm!.

Aunque claro que era consciente que esos movimientos cada vez más rápidos y fogosos de Juno le terminarían rompiendo la cadera (y probablemente no podría caminar bien en días).

—¡Juno!, ¡Aah Juno!, ¡Aaaah!.

¡Que importa!.

Al fin y al cabo no solo Legoshi era el suicida en ese mundo que habitan.

—¡Aah te odio senpai!.

Rodeo su cuello con un brazo y con sus garras libres se apoderó de una de sus imponentes astas, asiendo que su rostro se hundiera entre sus hermosos senos.

Quería sentirlo tan cerca, convulsionando de placer con cada estocada que ella guiaba.

Maldito Louis hermoso que adora y odia por esta vida de mentira.

Odia el lugar donde están y a la vez ama el sofá donde estos encuentros se dan seguido.

—¡AAAAHH!.

Los olores mezclados eran exquisitos.

Las manos del ciervo rojo no podían quedarse quietas, a pesar del daño en sus antebrazos no desaprovecharía tocar esas curvas codiciadas.

—¡Aahm Louis aaah!.

Esa espalda escultural de bailarina que se arqueaba, esas piernas a cada lado suyo que se apretaban, y maldita sea su cola que no paraba de agitarse mostrando sus emociones de felicidad con las caricias.

—¡Aammm!.

Jadeo sofocado aspirando el aroma hipnótico de sus senos.

Que cárcel más bella para su condena.

—Eres un pervertido, Louis.

Le dijo la dama que en un movimiento rápido sin dejarlo salir de ella lo acostó boca arriba en el sofá, agradecía internamente lo largo y cómodo que podía ser, aunque la loba que aumento el tronar de sus caderas se lo tenía muy maltratado con esas peligrosas y excitantes garras de tantas veces que se aferró a el.

—Ah que tú lo digas aam es una honra aah.

Le susurro aventurándose a tocar sus senos y jugar con lo duro de sus pezones excitados.

—¡AAAAAAH!.

Las estocadas continuaron, los besos con desesperación se intercalaban con las mordidas que marcaban territorio.

Juno quería que Louis volviera a la escuela, que dejara esa terrible vida en el mercado negro, que no siguiera en esos pasos oscuros con la idea tonta que era sincero con sus ideales.

Idiota.

Se lo repetía tantas veces por ese absurdo.

Pero a la vez se lo decía a si misma por haberse en estos encuentros que se dieron de un día para otro enamorado de este tipo.

—¡AAAH ASÍ ASÍ ASÍ SENPAI!.

Ese bendito punto G que ya sabía a estas alturas el como llegar su actual presa.

Se sujetó de sus caderas, mientras Juno clavaba su juego de garras en el sofá, inclinándose para besarlo ahogando gemidos por las últimas estocadas más bestiales y desesperadas antes de llegar al devastador orgasmo.

—¡AAAAAAHHHH!.

Escucho el grito de placer de la hembra sobre suyo que dándole la visión más erótica arqueando la espalda bañada en placer, le provocó de igual forma terminar al poco tiempo aferrando el corto de sus uñas en sus majestuosas caderas.

...

—Ven al club de teatro.

Ese tono era una mezcla de regaño y disfrazada suplica.

—Ya hablamos de eso, Juno.

El anterior aspirante a Beastar reposaba entre sus senos, no se cansaría de su suavidad, así como de las piernas enredadas entre las suyas, sus sexos aún se rozaban y sabía que si la loba hacia el mínimo movimiento provocaría que mañana ella no fuera a la escuela y él a los trabajitos de sus felinos.

—Por eso te odio.

Hizo que levantara el rostro y se topara con sus brillantes colmillos con una mirada asesina de tinte similar al rojo.

—Eres tan cruel Louis con mis sentimientos que solo me provocas castigarte.

El mencionado pudo sentir como su actual cansancio era remplazado por un látigo de excitación con esa visión que a otro herbívoro le diría fue su último día contado.

—Acepto los cargos.

Pronuncio arrogante tomando sus piernas jalándola más a su cuerpo asiendo sus pieles se rocen en aumento.

—Aash, aaaah, aaashm.

Y de nuevo una mezcla de jadeos con gemidos se mezclaban en esa oficina del jefe de la peligrosa mafia Shishigumi.

Bien podría importarle poco si sus machos de confianza escuchaban todo el escándalo, amaba este juego de Juno molesta dominándolo, lo que ayer le irrito en una hembra más fuerte que él hoy lo satisfacía de una manera que no podía expresar y descolocaba sus sentidos.

Amaba a la hembra entre tierna y exquisita segura de su fuerza y con anhelo de querer comerse la vida que se volvió la loba gris.

Se término enamorando de ella y término volviéndose un adicto a estos tratos y juegos creados por ella.

No sabía cuanto durarían, si había un mañana y si esto crecería en el futuro.

Solo sabía que Juno podía castigarlo cuando quisiera y él con gula gustoso lo aceptaría.

(Fin)

.

.

.

Louis muerte por snu snu jajaja la verdad varios creemos eso jajaja.

Muchas gracias por leer.

Nos vemos/leemos.