Todos los personajes que aparecen en este fics son propiedad exclusiva de Rumiko Takahashi, pero teniendo en cuenta que no voy a sacar ningún bien económico con esto solo lo hago pura diversión.

Solo fue un beso.


"¡Oh, sí, y debería creerte, Ranma!" -los estudiantes escucharon a Akane gritar por todo el patio de la escuela.

"¡Cuántas veces te lo tengo que decir! ¡Sólo fue un beso!". -gritó Ranma de nuevo, persiguiendo a su prometida mientras ella pensaba alejarse de él tan rápido como pudiera por supuesto, ella solo tenía que entrar a la habitación cuando Kodachi lo rodeó con sus brazos, él reaccionó demasiado tarde en estado de shock y ella ya estaba presionando sus labios contra los suyos. Se liberó de ella casi a la velocidad de la luz y luego corrió tras su amor secreto. ¿Por qué siempre tenían que tener un maldito mal momento?".

Al oír su última frase, Akane se detuvo de golpe. Se giró hacia él, le miró la cara de rabia por un momento y luego se dirigió hacia él. Su sangre hervía y se disparaba por todas las venas de su cuerpo. ¿Cuántas veces había tenido que escuchar sus excusas cuando las mujeres se pegaban a él, lo besaban, se frotaban contra él, dormían en su cama o se sentaban desnudas en la bañera con él? Demasiadas veces ella decidió en ese momento.

Ranma sintió miedo de repente, la miró a los ojos y sólo vio rabia y determinación. Ya se estaba preparando para un golpe demoledor, pero nunca llegó. Había pasado por delante de él y cuando se dio la vuelta la vio detenerse frente a Hiroshi, ponerle una mano en la mejilla y besarlo suavemente en los labios. "¡QUÉ!".

Se volvió hacia él, pasó junto a él como si nunca hubiera pasado nada y cuando estaba a unos pasos delante de él se volvió de nuevo hacia él y le dijo con dulzura

"¿Sólo fue un beso, no Ranma?". -y con eso siguió caminando.

Un sonido ahogado detrás de él le hizo girarse de nuevo y vio a Hiroshi en el suelo, con las piernas caídas, con la sonrisa más soñadora que jamás había visto. De repente, sacado de su estado de shock de nuevo, la ola de rabia y celos en estado puro se apoderó de él y si las miradas pudieran matar, Hiroshi ya estaría muerto en ese mismo momento.

Los estudiantes que habían observado el espectáculo con arrebato y asombro ahora se retiraron lo más silenciosamente y rápidamente posible fuera del alcance de Ranma. Los chicos que antes habrían estallado de envidia porque Hiroshi era el afortunado que Akane había utilizado para su venganza, ahora sentían pena por él y esperaban que sobreviviera en cierta medida. Pero tenían demasiado miedo de que Ranma se atreviera a venir en su ayuda ahora.

No se escucharon gritos de dolor, Hiroshi ya había sido noqueado tras el primer golpe de Ranma y ahora yacía en el suelo con un ojo morado, para decepción de Ranma. No había podido expresar sus sentimientos ni un poco con esta "pelea" y todavía estaba hirviendo por dentro. De un salto se subió al tejado más cercano y corrió por las casas hacia el Dojo Tendo.


Una vez allí, no hizo ningún esfuerzo por anunciar su presencia a los demás, sino que se dirigió directamente al dojo donde esperaba encontrar a su prometida.

De hecho, ella se movía por la sala en una mezcla de kata al estilo Tendo y Saotome y normalmente él se habría tomado el tiempo de admirar su gracia y perfección, pero hoy no. ¡No después de lo que acababa de pasar! De un salto, él se puso delante de ella y ella lo esquivó en una voltereta para volver a poner espacio entre ellos.

"¡Qué fue todo eso!". -Ranma la regañó.

"¿A qué te refieres, Ranma?". -preguntó tan inocentemente como si nunca hubiera pasado nada.

"¡Sabes exactamente lo que quiero decir! ¿Por qué besaste a Hiroshi, precisamente a ese idiota?". -exigió saber, apretando los puños con tanta fuerza que sus nudillos ya estaban blancos.

"Sólo me apetecía...por qué te molesta tanto, sólo fue un beso tu mismo lo dijiste no". -con eso chasqueó la lengua y se encogió de hombros.

Que me condenen la horca ella se ha había lavado los dientes a llegar a casa. ¿Realmente no quería besar a ese pervertido? su rabia y frustración se habían apoderado de ella, sólo quería vengarse de Ranma por lo que le había hecho. Quería que él viera lo que era estar en este extremo, que viera lo que ella siempre veía, que sintiera lo que ella sentía. Y maldita sea, ¡debería ser por fin un hombre y decirle honestamente lo que ella quería oir!".

"¡Sólo...sólo fue un BESO!". -Akane le gritó ahora.

"Tu no te hagas el tonto aquí, después de todo esas fueron tus propias palabras no". -ella le lanzó de vuelta ahora.

Quién era ella para que le gritara de esa manera. "¡Tú estás loca! No volverás a besar a nadie, ¿me entiendes?". -Ranma gritó y sintió que su ojo izquierdo empezaba a temblar sin control.

"¿Tú quién te crees que eres? ¡Tú no tienes nada que decirme!". -replicó ella, que ahora apenas mantenía su ira bajo control, le había pinchado en el pecho con un dedo con cada palabra, haciéndole retroceder unos pasos.

"¡YO SOY TÚ PROMETIDO Y ME DEBES RESPETO !". -Ranma le replicó, dando unos pasos hacia ella de nuevo para colocarse amenazadoramente frente a ella.

"¡Oh, ahora de repente eres mi prometido otra vez! Sólo voy a decir esto una vez, así que será mejor que me escuches con atención Saotome. Tu no tienes ningún derecho lo que pueda o no pueda hacer, a mi no me importa si eres mi padre, prometido, marido, Buda o lo que sea yo decidiré mi propia vida, te guste o no. Quedo claro". -le dijo Akane enojada llevando los puños apretados a las caderas y esta vez no se había echado atrás ni un centímetro, por mucho que él hubiera intentado intimidarla con su mayor estatura, ella se había mantenido firme. Su mirada le había clavado y sus ojos reflejaban esa profunda determinación, ese espíritu de lucha extrema y esa pasión pura que él tanto deseaba en ella.

Sus hormonas tomaron el control de su cuerpo y con un suave pero muy firme balanceo la había inmovilizado contra la pared con su cuerpo y presionado sus labios contra los suyos. No había nada de cariño en ello, era sólo un incómodo empujón masivo, quería desplazar de algún modo el contacto de Hiroshi con los suyos , quería recuperar lo que debería ser su derecho. Era una necesidad primitiva y sin embargo, no podía hacer nada al respecto.

Akane luchó, apoyando las manos en el duro pecho de él, pero éste no se movió ni un poco, era como un peñasco indestructible. Le agarró las muñecas y se las sujetó por encima de la cabeza. Intentó apartar la cabeza de él hacia un lado, pero él sólo apretó más sus labios contra los suyos antes de soltarla con la cara.

"Akane, mírame". -le ordenó con firmeza, pero ella, naturalmente, se resistió.

"Akane, por favor, mírame". -le pidió esta vez con suavidad y ella levantó lentamente la vista hacia él con esa mirada desafiante y apasionada que sólo ella tenía.

"Eres MÍA". -dijo ahora con toda claridad, de forma sencilla y honesta.

Ella disparó rayos desde sus ojos y él podría haber jurado que sintió cada uno de ellos como una oleada de electricidad por todo su cuerpo.

"Eres mía, Akane...al igual que yo soy sólo tuya. Sólo te deseo a ti". -Ranma aclaró ahora tan sensiblemente como pudo y comenzó a dibujar suaves círculos en sus muñecas con los pulgares.

Sus palabras hicieron que sus ojos se abrieran de golpe y su boca se abriera ligeramente. Su cuerpo se tensó una vez más, si es que es posible.

"Suéltame ahora". -Akane le ordenó ahora con firmeza.

"¿Qué?". -preguntó confundido.

"Suelta. Me. Ahora". -repitió lenta y amenazadoramente tranquila.

Algo decepcionado y asustado, la soltó poco a poco. Mientras se preparaba para su ataque por segunda vez ese día, fue sorprendido de nuevo por ella, pero esta vez para bien. En un movimiento fluido, le rodeó el cuello con los brazos, le rodeó la cintura con las piernas y lo besó antes de que pudiera pronunciar una palabra.

Esta vez sus labios se movieron juntos, explorando las suaves curvas, probando los dulces sabores del otro y disfrutando de la cálidas caricias de nuestras lenguas. Akane le mordisqueó ligeramente el labio inferior, provocando un gimido bajo. Su sangre hervía ahora con la pasión que ella despertaba en él y por eso la empujó de nuevo contra la pared, atrapándola allí de nuevo con su cuerpo. Su lengua rozó sus tiernos labios y ella le concedió inmediatamente la entrada. El beso ganó en calor y no dejó a ninguno de los dos "con los sentimientos a flor de piel" un solo pensamiento claro. Cuando tuvieron que separarse el uno del otro por falta de aliento, se limitaron a sonreírse con satisfacción.

"¡La cena está lista!". -oyeron decir a Kasumi.

En el calor del momento, no se habían dado cuenta de que habían sido sorprendidos por la mayor de las Tendo. Se limitó a sonreír para sí misma y volvió felizmente a la casa, guardaría este secreto hasta que los dos estuvieran preparados para anunciarlo públicamente.

Akane fue la primera en volver a controlarse y lo soltó lentamente. Volvió a colocar su gi en su sitio antes de acariciar el pelo de Ranma un par de veces para arreglar su destrozo allí. Él se limitó a sonreírle con picardía mientras lo hacía y estaba a punto de volver a bajar hacia ella, pero ella le puso un dedo en los labios para detenerlo.

"Si te vuelvo a ver con otra mujer como hoy o con una situación aún peor te juro por Kami yo a ere lo mismo, y tú sabes muy bien que lo voy hacer quedo claro". -con eso se dirigió a la puerta y cuando estaba casi fuera se volvió de nuevo hacia él, y lo sonrió la sonrisa que derretiría a cualquier hombre su última palabra me dijo.

"¡Al fin y al cabo. ¡Tú eres todo mía, idiota!". -con un guiño descarado, se dirigió con rapidez hacia la casa.

Ranma sacudió la cabeza para procesar lo que había pasado antes y sólo pudo sonreír de oreja a oreja. Esa sirenita ardiente lo iba a volver completamente loco.

¡Y el la adoraba a su violenta marimacho!

Continuará.


Les agradezco todas las personas que me leen yo se que tengo muchos erros de ortografía yo no soy escritor tener una buena lectura como las grandes escritoras como Alexandraaa417 ella es una gran escritura y a cambio yo como lo estoy pensando en mi mente lo estoy escribiendo yo espero este nuevo fics tener menos erros D-Infinity gracias por tus comentarios para poder mejor más al futuro.