Todos los personajes que aparecen en este fics son propiedad exclusiva de Rumiko Takahashi, pero teniendo en cuenta que no voy a sacar ningún bien económico con esto solo lo hago pura diversión.

Destino.


En el dojo Tendo Nodoka hablaba con toda la familia, intentaba explicar porque se quería llevar a Ranma y porque iba a anular el compromiso. Habían pasado horas de eso pero ciertas personas lo seguían pensando.

Akane

"Lo perdí, él se va para siempre. Sabía que este momento llegaría, pero nunca pensé que tan rápido. Debo admitir que es mi culpa porque nunca fui amable, nunca lo escuchaba, siempre lo agredía, jamás me atreví a decir lo que siento por él.

Pero yo comenzaba a creer que él sentía algo por mí, pero me equivoqué, él decidió irse, pero quién no lo haría si en donde está tiene una tropa de prometidas insoportables, miles de enemigos, y una chica que no sabe más que molestarlo. Sé que soy un desastre como prometida y entiendo que él se quiera ir, pero como lo entiendo no lo acepto.

Me enamore, nunca lo acepte pero me enamore, pero lo hice del hombre equivocado, del hombre que no siente lo mismo por mí.

Es el destino.


Ranma

"Me voy, será lo mejor, ella no me quiere y yo no sé demostrarle lo que siento por ella. Va a ser lo mejor. Aunque yo me muera por dentro ella va a tener la oportunidad de encontrar un hombre de verdad, lo que ella desea. Siempre la molesto, pero las cosas que digo no son las que siento, y ella me contesta con cosas que me rompen el alma, aunque no lo demuestre.

La amo, jamás se lo dije y de eso me arrepiento, pero ella no siente nada por mí, sin contar un odio increíble.

Es el destino.


Hoy es él ultimo día de Ranma aquí, el y su familia preparan todo. Akane esta en su cuarto, no tiene el valor de salir ni de verlo por ultima vez, y a la vez Ranma se siente muy parecido, pero una persona quiere hablar con la linda chica del cabello azul.

Nodoka, (tocando la puerta del cuarto) "¿puedo pasar?

Akane: sí, claro.

Nodoka: hola Akane, quiero darte algo antes de irme.

Al decir eso Akane puso cara de dolor así que Nodoka prefirió seguir con lo que tenía que decirle.

Nodoka: toma, es una joya que me dio mi madre cuando yo era pequeña y como no tengo hijas pensé en dártela a ti.

Akane miro el hermoso collar que le estaban dando, una cadena de planta con un colgante de piedra celeste, y dijo.

Akane: tía, ¿está segura que quiere dármelo?, bueno, es hermoso.

Nodoka: no sólo eso quería darte.

Le entrego una carta.

Nodoka: no lo leas hasta que nos vayamos ¿de acuerdo?

A Akane se le apretó el pecho, ¿qué diría esa carta?, ¿Por qué se van?.

Esas preguntas aparecieron en su cabeza pero sólo pudo responder con un movimiento de afirmación con su cabeza.

Nodoka: llegó la hora de que nos vayamos. Adiós, Akane, espero verte pronto.

Akane quiso decir algo, pero el llanto llega primero y lo único que pudo hacer es llorar en silencio mientras la veía salir por su puerta para dejarla sola, muy sola.

Nodoka: es el destino.


2 horas después.

Ranma

Hemos salido de Nerima hace un buen rato, está muy callada desde que salimos, lo único que me a dicho es: es el destino. Odio esa frase, si no fuera por el destino yo no estaría aquí, ella estaría conmigo y todo seria como siempre, le podría decir lo que siento, lo que guardo en mi corazón.

Ranma y Nodoka seguían caminando hasta que unas siluetas se acercaron por el camino.

Ranma: oh, no, ellas no.

Shampoo: ¡Aireen, Shampoo no dejar que tú irte sin ella!.

Ukyo: cállate Shampoo, ¡Ranma como te vas así si decirme nada, no voy a dejar que me dejes de nuevo!.

Kodachi: jo jo jo Ranma, mi amor ¡no me dejes!.

Después de eso las tres se pusieron a pelear, olvidándose completamente de Ranma o de cualquier otra cosa.

Nodoka y Ranma decidieron irse de ahí lo más lejos posible para continuar su viaje a no sé dónde.


En Nerima, en el dojo Tendo, en un cuarto en especial.

Akane decidió que ya era hora de abrir la carta de tía Nodoka. La carta decía así:

Debes aprender que cada uno forma su propio destino.

Nodoka

P.D: Kyoto, hacia el norte las montañas Hiei.

Ella no entendió la carta pero después de unos momentos al fin lo entendió todo.


En las calles de Nerima.

Akane

Al fin lo entendí, por fin la pude comprender. Ojalá llegue a tiempo. Al principio no lo entendío pero al final todo fue más fácil, decía que "cada uno hace su propio destino", eso quiere decir que yo debo decidir quien o que hago en mi futuro, no esperar a que todo pase, ¡No te voy a dejar ir tonto! Kyoto quiere decir que están ahí en las montañas de hiei Le diré lo que siento por él y veré si él siente lo mismo por mí, ¡sin miedos!.

Al pensar eso ella acelero el paso y se dio cuenta que estaba saliendo de Nerima, !Está cada vez más cerca de su amor!


En un lugar, en las montañas cerca de Kyoto.

Ranma y Nodoka deciden acampar.

Nodoka: ve a buscar leña mientras yo hago el campamento, ¿de acuerdo?

Ranma: pero estoy cansado.

Pero al ver la cara que había puesto su madre decidió ir sin decir más.

Nodoka: lo hago por el bien de ambos, o eso creo.

Ranma se dedicaba a buscar leña cuando una figura apareció detrás de él.

Akane: ¿Ranma?

Ranma se da vuelta y se encuentra con la figura de su bella prometida. Ella se ve cansada, como si hubiera corrido kilómetros, pero a la vez se ve muy atractiva; él lo único que puede decir es...

Ranma: Ak..Aka...Akane.

Akane: tengo que decirte algo, por favor escúchame.

Ranma: ¿qué haces aquí? -al hacer ese comentario ella puso cara de enfado, tanto camino para que él sea así de grosero.

Akane: si té molesta, me voy.

Ranma: no lo mal interpretes, tú nunca entiendes los comentarios.

Akane viendo que se avecinaba una discusión prefirió cambiar el tema y seguir con lo que ella quería decirle.

Ella se acercó a él sintiendo como su corazón latía sin control pero no paro hasta que la distancia física entre los dos era mínima.

Akane se había puesto roja fosforescente, y Ranma estaba igual. Pero seguían parados uno frente al otro. A Akane las palabras no le salían, no podía decir nada, era como un nudo en su garganta.

Ranma también quería decir algo pero estaba completamente pasmado.

Ranma: si no quieres decirme nada me voy.

Él se dio la vuelta sin saber porque había hecho eso. Por fin tenía la posibilidad de decir lo que sentía y la desperdiciaba. Se sentía como un cobarde.

Cuando le dio la espalda Akane supo que era el momento de actuar, le tomo la muñeca y le dijo...

Akane: Ranma yo.

Ranma: tú que, Akane, (él sentía que se le iba a salir el corazón por la boca)

Akane: Ranma yo...yo...yo...

"TE AMO".

Ranma no podía creer lo que oía, era su sueño, lo que quería escuchar desde hace mucho tiempo, pero cuando necesitaba decirle que él también la amaba algo ocurrió; al parecerse había quedado pensando demasiado tiempo porque de repente sintió como le soltaban la muñeca y le decían.

Akane: entiendo que no sientas lo mismo por mí, pero sólo te lo quería decir para liberarme de esta carga.

Cuando ella se dio la vuelta sintió como el corazón se le caía en mil pedazos, por lo menos ella se lo había dicho, pero por qué se siente así si sabia que él no la quería. Quizás una pequeña esperanza habitaba en su corazón pero cuando él no le dijo nada supo que no valía la pena alimentar esa esperanza que no se podría cumplir... jamás.

Después de eso quiso salir corriendo, pero algo la detenía, unos brazos la habían rodeado, ella sentía sus corazones galopar como dos caballos en plena carrera. Esos eran los brazos del hombre que le había robado el corazón y la manejaba como una marioneta, el amor de su vida.

Ranma: yo también TE AMO".

Al decir eso ella se dio la vuelta rápidamente y se quedo mirándolo perdidamente a los ojos, esos ojos azules como el mar la cautivaban, la atrapaban en un sueño increíble. Él por su parte estaba igual de embelesado con ella, su cara, su cuerpo tan bello, sus ojos, y su hermosa sonrisa que a cautivado a muchos hombres y ahora él caía a su encanto.

Luego él hizo algo que en cualquier minuto de su vida no se hubiera atrevido a hacer pero ahora las ganas pudieron con él.

Con un movimiento rápido el tomo su cintura obligándola, por así decirlo, a que ella lo abrazara por el cuello, así eliminando la distancia que existía entre los dos, se volvieron a mirar y se fundieron en un tierno beso.

Fue el beso de dos personas sin experiencia previa, porque admitámoslo, ni el uno ni el otro se habían besado jamás sin que fuera un accidente, pero ese beso inexperto se fue convirtiendo en un beso apasionado de unos chicos que se deseaban hace mucho tiempo.

Detrás de unos árboles se encontraba Nodoka Saotome, se sentía muy bien. por fin después de tanto tiempo su plan para juntar a su hijo con la linda muchachita Tendo funcionaba; porque toda esa idea de llevarse a Ranma era para ver si alguno de los dos reaccionaba, pero al ver que su hijo no hizo nada confío en que Akane lo iba a hacer con la carta que le dejo, y lo hizo.

Nodoka se da vuelta y se va, ella piensa que el campamento ya no va a servir para nada.

Al separarse, ambos estaba muy agitados pero felices, Akane se apoya en su pecho, Ranma puso su cabeza sobre la suya y disfruto el momento. Por fin le podía decir lo que sentía, por fin se sentía feliz, ella lo amaba ese era su sueño desde hace mucho tiempo. Akane se sentía de una manera muy parecida, pero algo le molestaba, ella sabía perfectamente lo que era pero le costaba decirlo, cuando tomo el valor.

Akane: Ranma, sabes que no podremos estar juntos en Nerima.

Ranma: ¿A que te refieres?

Él sintió como todo su cuerpo se tensaba rápidamente, al parecer ella también lo sintió.

Akane: no es lo que crees, me refiero a todas tus prometidas, los chicos de la escuela, nuestros enemigos, etc. No podremos ser felices, tranquilos.

Cuando Akane calló se hizo un silenció muy incomodo hasta que Ranma hablo, pero a diferencia de lo que Akane pensaba él le hablo muy dulcemente.

Ranma: vámonos, en otro lugar seríamos la pareja más feliz del mundo.

Después de otro laaaaaaaargo beso Akane lo tomo de la mano y salió corriendo.


Dojo Tendo, unas horas después.

Soun: !COMO QUE MI HIJA SE FUE¡

Nodoka: ¿no crees que es lo mejor?

Nabiki: por fin mi pequeña hermanita se decidió.

Así siguió una conversación muy desesperante para Nodoka.


En algún lugar del planeta, dos días después de todo.

Se ve un hermoso amanecer, unos enamorados se besan, se ven muy enamorados, la chica rompe el beso, lo mira a los ojos y piensa.

"Yo hice mi destino, tal como debí haber hecho hace mucho tiempo".

Y lo besa de nuevo.

El FIN