Día 20. Zapatos.

Hermione se dejo caer sin gracia sobre la fría piedra de la escalera. Lentamente la ira que habia sentido momentos antes, se fue apagando. Todavía estaba molesta con Ron por sus tontos celos, pero una parte de ella, lamentaba haber arrastrado a Harry a su discusión.

Cuando Hermione despertó esa mañana, jamás imagino que terminaría el día de esa forma. Llorando en el baile de navidad.

Se limpio el resto de las lagrimas con una mano, y se saco los zapatos con la otra. Fue entonces que lo escucho, el sonido de alguien acercándose.

Al levantar la cabeza, se encontró con un par de ojos grises.

Fantástico.

Lo único que le faltaba para terminar la noche, era que Malfoy la viera llorando y se riera de ella. Y honestamente, Hermione no se sentía con la fuerza para reñir con él. Se limito a lanzarle una mirada desafiante.

Un minuto. Dos minutos.

Hermione comenzo a sentirse incomoda, cuando Malfoy no hacia más que mirarla. Esta no era la reacción que habia estado esperando por parte del rubio. No encontró ni un asomo de burla en su rostro, al contrario, estaba demasiado serio.

Estaba pensando en algo para decirle o gritarle, cuando lo miro dar un paso hacia ella. Hermione comenzo a preguntarse, si tanta poción alisadora en su cabello, no le estaba haciendo imaginar cosas.

Malfoy parecía a punto de decirle algo.

—¡Draco! —grito Parkinson, acercándose por detrás de Malfoy.

En un instante, Malfoy se giro dándole la espalda. Vio como esté, tiraba del brazo de Parkinson arrastrándola lejos de ahí.

La Slytherin no alcanzo a mirarla, y Hermione se quedo pasmada con la extraña certeza de que Malfoy se la habia llevado antes de que lo hiciera.

Esa noche, contrario a lo que pensó, Hermione no se durmió pensando en su pelea con Ron. En su mente seguía reproduciéndose la imagen de Malfoy mirándola.


N/A: Como me gusta que Pansy, les interrumpa el momento. XD