N/A: Hola! Bueno, hemos llegado al final del Fictober. Sinceramente, no pensé que pasaría de la primer semana, pero ahora me siento orgullosa de haber escrito cada día de este mes. ¡Gracias a todos los que añadieron a favoritos y siguieron esta serie de drabbles! Me gustaría hacer una mención especial para Adrimazofeifa por sus reviews en cada capitulo. Pusieron una sonrisa enorme en mi rostro : )

Por ultimo, para este drabble me base en un fanart de la artista "deimlacquer" que pueden encontrar en DeviantArt. Disculpen si esta un poco desordenada la idea. Lo escribí en tiempo record, porqué siendo sincera, esté fue uno de esos días del reto con el qué no me sentí muy inspirada…

¡De nuevo, gracias queridos lectores!


Día 31. Dulce o Truco.

—¿No es adorable nuestra pequeña calabacita? —preguntó Hermione, acariciando suavemente las mejillas de su hijo.

Draco se gira para mirar a un risueño Scorpius divertido por las caricias de su madre.

—Pienso… que deberías darle un respiro, Hermione —responde Draco, mirando de nuevo a su esposa.

Hermione le dirige una mirada ceñuda desde su posición.

—Cariño, ¿recuérdame porque estamos haciendo esto? —continua Draco, antes de darle tiempo para replicar algo.

—Ya te lo dije Draco —le dice Hermione, con su característico tono mandón—. Tenemos que tener una foto familiar para celebrar el primer Halloween de nuestro Scorpius.

Draco arquea una ceja, con una mirada escéptica.

—¿Eso qué tiene que ver con qué Scorpius deba usar esté raro disfraz? —pregunta, ganándose un codazo por parte de Hermione.

—No es raro, es tierno.

—Bien… pero ya que estamos vestidos para la ocasión, deberíamos ir a Londres muggle e intentar eso que ellos llaman… —se detiene tratando de recordar las palabras—. Ah si, dulce o truco. Suena interesante —concluye, con una sonrisa traviesa tirando de sus labios.

—Algo me dice que no es la posibilidad de recibir dulces lo que te entusiasma… así que no Draco, de ninguna forma tendrás la oportunidad de hechizar a la gente por diversión.

Por supuesto —piensa Draco— debí anticipar qué Hermione diría que no.

—No estas siendo divertida, Hermione —le recrimina alegremente.

—Deja de quejarte Draco —le susurra, desviando su atención de Scorpius para mirarlo—. Además luces muy guapo esta noche. Saldrás muy bien en la foto.

Él rubio pasa sus ojos rápidamente por su atuendo. Esta vestido con una impecable túnica formal negra y un sombrero de mago adornando su cabeza. Es el estándar normal para cualquier mago que se respete.

Por supuesto, que saldrá más que bien en la foto.

Pero antes de que Draco tenga la oportunidad de responder, Hermione desliza un suave y firme beso sobre sus labios.

Cuando Draco esta a punto de profundizar el beso, escuchan el suave llanto de Scorpius a su lado, reclamando por la atención de sus padres.

Draco sonríe, experimentando la maravillosa sensación de estar rodeado de las dos personas que más ama.