Algo que hice en un momento de ocio.

advertencia personajes un poc fuera de sus personalidad y algunas faltas ortográficas, me dio flojera revisarlo bien :V

.

.

.

.

Solo curiosidad.

Hora. 17:30 p. M.

Jean Gundilhuir la gran maestra Dandelion de Monstant en estos momentos se encuentra en su oficina como es costumbre rellenando documentos como es lo habitual, en un día como cualquier otro donde seía pasar el día con su interminable tarea, hasta que llegara Lisa con una taza de café y le recordara que debería descansar un poco.

Solo si cierto evento no se estaba reproduciendo en su cabeza desde la mañana del día de hoy.

El día de hoy más temprano en Mondstadt 14:25 PM Lugar Biblioteca de los caballeros de favonius.

Jean caminaba a paso tranquilo por el edificio de los caballeros, dirigiéndose a la biblioteca en busca de Lisa con algunos documentos en sus manos, una petición de un mago para descifrar ciertas runas, como ella no es muy conocedora de ese arte la primera persona que se le vino a la mente fue Lisa, ella sabía mucho en estos temas y con suerte sabría lo que significará estás runas.

Con esa tarea en mente se había dirigido dónde normalmente estaria Lisa.

Sin caminar mucho de su oficina a la biblioteca Jean se encontró con el guardia que normalmente custodiaba la entrada a la biblioteca quien estaba dando un largo bostezo.

Jean se rió internacional ver cómo los ojos del guardia se agrandaron cuando la vio y trataba de arreglar su postura rápidamente y pararse de forma derecha y firme enfrente de la gran maestra.

- ¡B-buenas tardes Gran maestra! ¿Q-que la trae hoy por aqui? - Saludo nerviosamente el guardia.

Ocultando su diversión por su cara habitual de seriedad Jean dió un asentimiento en reconocimiento al saludo.

- Buenas tardes. Solo estoy buscando a Lisa - Dijo rápidamente Jean mientras abría la puerta que daba en dirección a la biblioteca.

El guardia carraspeó un poco mientras se movía nerviosamente en su sitio.

—A-amm uhm ... Lisa-sama no se encuentra en la biblioteca hoy Gran Maestra— Dijo el guardia.

- Uh ... ¿Lisa no está? - Pregunto Jean en confirmación.

El guardia comenzó a sudar y ponerse más nervioso mientras asentía efusivamente, creyendo que la gran maestra descargaría su ira en el por culpa de la bibliotecaria.

- ¡S-si Lisa-sama no está en este momento Gran maestra! P-pero si necesita algo quizás podría preguntarle a su asistente el está en este momento atendiendo la biblioteca mientras Lisa-sama no está, también el capitán Kaeya está adentro! - Exclamó él nervioso guardia.

Jean solo asíntio mientras ingresaba a la biblioteca.

- ¿Desde cuándo Lisa tiene un asistente? - Pensó con duda Jean.

Mientras caminaba en en la biblioteca Jean se dió cuenta que no había mucha gente hoy al parecer ya que no podía ver a nadie a simple vista, solo estantes llenos y llenos de libros, mirando en dirección al escritorio de Lisa estaba vacío, tampoco había rastro del supuesto asistente de Lisa, tampoco Kaeya se veía por ningún lado.

- A lo mejor están en el piso de abajo - Pensó para si misma Jean, mientras se dirigía a las escaleras.

Sin embargo se detuvo al escuchar una voz proveniente del piso de abajo.

- ¿Entonces quien te parece más caliente aquí en Mondstadt ?.

Esa era definitivamente la voz de Kaeya reconoció a Jean mientras detenía sus pasos.

- ¿Que rayos está diciendo Kaeya? - Penso Jean. Pero antes de que pudiera seguir cuestionandose una segunda voz respondió a la pregunta de Kaeya.

- A-am u-uh Creo que ... La Maestra J-jean me parece bastante l-linda.

Los ojos de Jean se agrandaron y sin saber exactamente por qué al mismo tiempo que seía rápidamente en un pilar cercano.

- Esa era la voz del caballero honorario ... - Ya imaginando quien era el asistente de Lisa.

Una tercera voz se unió a la de Kaeya y el caballero Honorario, la cuál Jean reconoció como la de Paimon.

- ¡Oh si la Maestra Jean es muy bonita! Aunque Paimon piensa que todos son hermosos - Escucho Jean a Paimon decir.

- Si, si todos son hermosos por supuesto Paimon-chan, pero yo lo que le estoy preguntando al caballero honorario es quien le parece más "caliente", y dime algo en específico - Dijo la voz de Kaeya - Y si tú respuesta es la misma dime qué encuentras caliente de la Maestra Jean.

- ! ¿Que diablos está preguntando Kaeya ?! ! ¿No debería estar atendiendo sus deberes que estar perdiendo su tiempo con estas cosas ?! - Pensó Jean con cierto enojo, pero aún así se mantuvo en silencio mientras trataba de agudizar sus oídos para oír la respuesta del caballero honorario.

-! Kaeya es un pervertido! - Exclamó en conmoción Paimon.

- S-si te refieres a algo en específico s-seria ... S ... u ... ras ... o - La voz del caballero honorario volvió un murmullo inentendible al final.

- jajajaja ¿Que dijiste? dilo más alto - Al parecer nisiquiera Kaeya pudo oírlo bien.

- ... u ... a ... ro ...

-! Dilo más fuerte no te escucho !.

Jean trato de forzar sus oídos a tratar de escuchar, al parecer Kaeya se estaba divirtiendo mucho por el sonido de sus risas.

-! DIJE QUE EL TRASERO DE LA MAESTRA JEAN ME PARECE MUY CALIENTE! ¡SE VEE REDONDO Y FIRME! ¡Y CON ESE PANTALÓN BLANCO QUE ELLA SUELE USAR SE VEE INCLUSO MEJOR! ¡ME GUSTARIA APRETARLO! ¡CADA VEZ QUE PUEDO TRATO DE MIRARLO DISIMULADAMENTE !.

- JAJAJAJAJAJA !.

El rostro de Jean se puso rojo remolacha mientras se paraba rápidamente de su pequeño escondite y salía lo las rápido posible de hay dejando rápidamente las hojas con las runas en el escritorio de Lisa.

En la actualidad 17; 30 hrs oficina de Jean.

- Ufff ... - Soltando un suspiro Jean dejo el documento que había estado viendo sin leer por más de una hora, en su escritorio.

Su rostro se puso una ves más rojo miéntras las palabras del caballero Honorario se repetian en su mente.

- ... Tengo un trasero redondo y firme eh - Mientras pensaba esto Jean con un ligero tinte rojo en sus mejillas se levantó de su asiente y se dirigió a la ventana de su oficina donde se podía ver un ligero reflejo de ella en el vidrio , dando un ligero pose Jean se miró su figura concentrandoce en la parte que tanto le gustaba al caballero honorario al parecer.

Su rostro se puso todavía más rojo.

No muchas personas le han dicho eso, nisiquiera que alguna frase de: "eres linda" o "eres linda" o "eres hermosa" en su infancia estuvo entrando para servir a Mondstadt, razón por la cuál nunca se había hecho con personas de su edad, nunca dió su primer beso, con 22 años era algo un poco vergonzoso de admitir para ella, en sus días de caballero nunca hubo tiempo para el romance tampoco y dado que escaló tan rápidamente en posiciones hasta llegar a Gran Maestra nunca pudo salir con sus compañeros caballero aunque hubiera querido, razón por la cuál ser llamada "linda" y de forma extraña enterarse que su figura parecía sexy y caliente a alguien del sexo opuesto le generó un extraño sentimiento de alegría, orgullo y vergüenza.

TOC! TOC !.

Jean dió un pequeño salto en su lugar cuando alguien llamo a su puerta casi sin pensar contesto con un rápido "Adelante", mientras se acercaba rápidamente a su escritorio y tomaba un par de documentos al azar y fingía estar leyendo.

- Dísculpe la interrupción Maestra Jean - Quien entro no era otro que el caballero honorario.

- A-aether ... Ejem ... Caballero honorario - Saludo Jean poniendo su cara de poker y tratando de actuar lo más normal posible Jean saludo - Había escuchado de Amber que estabas en Mondstadt, disculpa no he tenido tiempo de saludar.

Jean se alegro de poder actuar con tanta tranquilidad.

- S-si llegué solo ayer Amber me invitó para el festival que habrá en Mondstadt así que aquí estoy, aunque todavía faltan un par de días para que empiece ... - El rostro de Aether se sonrojo un poco, sin duda recordando su reciente charla con Kaeya supuso Jean.

- ¿Entonces que puedo hacer por ti? - Pregunto Jean.

Aether levantó rápidamente unos documentos, Jean se sorprendió al ver las hojas de las runas que ella había dejado en el escritorio de Lisa hace un par de horas atrás.

- De algún modo estoy haciendo de asistente de Lisa durante estos días y me pido que le trajera these documentos me dijo que ya están revisados y traducidos - Aether estiró los documentos.

- Y-ya veo gracias - Asíntio Jean tomando los documentos sin embargo cuando los agarro también paso a tocar las manos de Aether.

El se debe haber sorprendido ya que retiro su mano con sorpresa, mientras su rostro se sonrojaba un poco, los documentos se cayeron al piso.

- L-lo siento ya los recojo! - Aether Exclamó tratando de agacharse para recogerlos.

Jean nunca estaría segura de porque había echo eso, ni siquiera pensándolo en los próximos días estaría muy segura, sin embargo una emoción lleno su cuerpo y su corazón palpito rápidamente en su pecho cada vez que recordaría esto.

Los ojos de Aether se abrieycomo platos cuando antes de que el pudiera agacharse Jean se agachó primero que el poniéndose de espaldas y levantado su firme, redondo y bien formado trasero en todo su esplendor, la imagen se grabó a fuego en su ment, cada detalle como el pantalón blanco de Jean de apretada alrededor de su trasero como una segunda piel como se veían los contornos de las bragas de jean dónde el pantalón estaba tan apretado a su alrededor como la chaqueta de jean se había levantado un poco y se podía ver una ligera hendidura en su espalda y el comienzo de unas bragas de encaje blancas.

Fue lo más caliente y sexy que le había pasado a Aether.

Su rostro se puso de color rojo remolacha, nisiquiera se dió cuenta que Jean estaba igual de sonrojada que el, solo salió de su aturdimiento cuando la sexy rubia le hablo de nuevo.

- Gracias por los documentos Aether - Agradeció Jean mientras se volvía a sentar en su silla.

Casi en piloto automático Aether asíntio salió y de la oficina.

- ... ¡¿PORQUE HICE ESO ?! - Grito Jean en su mente.

Justo en ese momento se escuchó afuera de su oficina.

- ¡EL MEJOR DIA DE MI VIDAAAAAAAA !.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.