El inexorable y languideciente paso del tiempo es algo aborrecible. Algo que como el aburrimiento, debería de ser borrado de la existencia. Si nadie se quedase sin inspiración podrían hacerse tantas cosas divertidas. Pero no, existen reglas, regulaciones y demás cosas aburridas, incluso en la emocionante vida de detective privado, la gente sigue llamando para conseguir trabajos del tipo, "Mi perro se ha escapado" o "Me han engañado en la tienda" pero ahora mismo, paga las facturas.

Pese al aborrecimiento de Luffy y el hecho de haberse graduado de este tipo de trabajos de mierda cuando dejó la tutela de su mentor el detective de lujo conocido como Shanks el Pelirrojo, las facturas son las facturas y una persona debe de comer. Aunque sea por trabajos mal pagados y clientes cabrones que olvidan a quién deben los cuartos y la felicidad que sienten.

Zoro y Chopper llevan toda la semana detrás del loro del Práctico del Puerto. Buscan que confiese si el hombre se va o no de putas. Es el uno de los únicos trabajos en los que Chopper puede destacar dado que originalmente era un animal y entiende el lenguaje de estos tan bien como el de las personas. Eso y en descubrir peleas de perros y animales perdidos. Casi nadie cuenta realmente que es un médico certificado. O un animal con una Fruta del Diablo.

Sanji lleva semanas infiltrado en un restaurante junto con Nami, buscando a la persona que desconecta las cámaras cada noche para robar de la caja registradora. Y Ussop lleva dos meses buscando entre armas confiscadas por la culpable de un asesinato entre dos expolicías. Un trabajo de minucioso.

Robin lleva un mes infiltrada como bailarina en ese club, al tiempo en que Franky hace de portero. Buscan al agresor de una bailarina entre bambalinas, esperando el momento en que alguien pueda agredir a Robin y Brook está metido en la Orquesta Filarmónica, buscando evidencias de tráfico de influencias.

Al mismo tiempo, Luffy lleva dos meses detrás del joven empleado prometedor de la Eastern Blue General Company en busca de un hilo que destapar y que lleve a la infidelidad de la joven esposa de cierto directivo de la compañía.

Y Nojiko y Yamato estaban hartas de pasear por el parque en busca de cierto ladrón de perros raros. Y parecía que todo se dirigía a un punto muerto. Y Jinbe anda en el puerto, en busca de pistas sórdidas que nos lleven a un nuevo caso. Ha estado haciendo esto mucho desde que vio como arrestaban a su amigo Arlong en Cocoyashi. No sabe como lidiar con la culpa.

Tomando su cámara del escritorio, baja a la calle en busca de su moto de cara al tráfico en Goa y enfila por la calle principal. Al salir le hace un gesto de despedida a Carrot, quien está buscando pistas entre unos perfiles policiales y poder atrapar así al asesino buscado por las autoridades. Ella suele hacer eso desde que era una policía en la Isla viviente de Zou.

Nadie corresponde a su gesto y se encoge de hombros con la seca despedida. En fin, tiene a un joven emprendedor que atrapar.

Horas más tarde…

Es increíble lo mucho que puede torcerse todo en una mañana. En la misma mañana y cansado por la falta de resultados, el hombre ha conducido hasta su casa y casi atrapa a los dos follando. Por suerte, Luffy estaba allí para indicarle dónde se escondía el tramposo.

Ha sido estimulante. La mujer gritando al marido y a Luffy, el joven amante corriendo de la casa en calzoncillos, solo para ser derribado por Luffy y los oficiales de aplicación de la ley locales interviniendo en el flagrante caso de infidelidad. No se volverá a soltar en la vida.

Y gracias a Luffy, ahora tienen pruebas en los tribunales. Después de todo, la infidelidad es un delito en el Reino de Goa. Por suerte, ha guardado un par de pinchos con imágenes, llamadas y mensajes intervenidos para que los tribunales no tengan ninguna duda en condenarlos con cualquier cosa que se les ocurre. Wapol, dueño de la Eastern Blue General Company se ha librado de su mujer y su joven amante

Y el anciano señor dueño de la Eastern Blue General Company encantado, dispuesto a recomendarle a sus contactos la agencia de Luffy, Strawhats Investigations & Co.

Como si fuese un encanto hecho por una varita mágica los demás también logran avances en sus casos. Chopper ha logrado hacer amistad con el loro y lo traen a la sede.

Brook ha encontrado un lead y Franky ha detenido a una persona que buscaba dañar a Robin. Lo ha detenido para protegerlo de una iracunda Robin, quien estaba dispuesto a destrozarlo por las insinuaciones que ha sugerido, pueden tener un caso más amplio de lo que pensaban y tratarse de una red organizada.

Nami y Sanji por fin tienen una imagen del ladrón de la caja registradora y Nojiko y Yamato siguen a un hombre que ha tratado de tomar a Yamato, antes de que esta se transformase de vuelta en su forma original y persiguiese al infeliz. Nadie que quiera tener una buena vida decide tratar de robar a Yamato y se sale con la suya. Las frutas del diablo son impresionantes.

Yamato lo perseguirá implacablemente por el resto de su vida.

Al cabo de unos instantes, Yamato pide refuerzos y son nuestros agentes de la aplicación de ley local, Coby y Helmeppo los que se presentan en busca de los problemas que haya ocultos, para luego ser entregados a la policía en Loguetown, lo que significa la custodia del Capitán Smoker y la Teniente Tashigi.

Si hay demasiadas evidencias en contra del hombre, pasará el resto de su vida en Impel Down. La única cárcel en la que solo se sale de dos formas. O por un trato con el gobierno, o muerto.

Contento con los acontecimientos acaecidos, Luffy se va silbando a comer. De nuevo, le pregunta a Carrot si quiere algo, pero no responde y Luffy se va al supermercado en busca de la marca favorita de zanahorias de Carrot. Esa chica puede comer bastantes zanahorias. Y no de las del otro tipo.

Cuando sale del edificio, se fija en la limusina de cristales tintados a las afueras del edificio pero piensa que irá a Teach Investigations, la marca rival y que se encarga de los casos más ricos del Reino.

Más de una vez les han quitado contratos que ya tenían apalabrados y consiguen éxitos relativos que acaban en muertes no esperadas, casos de enriquecimiento súbitos y tratos de doble raseros en callejones o en clubes de la Yakuza. Y los casos sin resolver.

Una agencia turbia si las hay.

Cuando regresa de la compra del mediodía, puede ver al mismo Teach tratando de hablar con la persona del interior y no conseguirlo. Cuando quiere seguir se da cuenta de que el antiguo miembro del Gobierno Mundial, Shiliew de la Lluvia le corta el paso.

"¿No te quedaste satisfecho la última vez Shiliew?" Por supuesto se refiere a la última vez en la cual Shiliew, Avalo Pizarro y Vasco Shot entraron ilegalmente en la agencia y rompieron todos los informes de casos realizados por los Strawhats en pedazos e incluso quemando varias carpetas con información importante.

Cuando fueron a denunciar un presuntuoso Akainu apareció y tras ver el estado golpeado de la agencia y de sus miembros declaró que había sido una pelea de broma entre amigos y cerró la investigación con una sonrisa mientras que el mismo Teach le pasaba un maletín con dinero.

"Mugiwara. No sé porque pero esa señorita dice que solo hablará con los Strawhats y se niega a hablar con nosotros. Convéncela de lo contrario y no tendremos que repetir lo de la última vez"

Gruñe y se cabrea, enseñando los dientes, pero cuando piensa que está perdido, una espada aparece junto al cuello de Shiliew, silenciándolo por completo.

"Está muy mal que hagas amenazas, Bison de tres al cuarto. Mejor vuelve a tu cárcel donde puedes sobornar a los presos idiotas o matarlos con tu espada cuando no te satisfacen, basura" El tono de voz seco y el cabello verde de Zoro Roronoa llaman la atención de ambos involucrados ganando un suspiro aliviado de Luffy y un gruñido de Shiliew. Realmente no les gusta perder.

Finalmente y dejando a Zoro a cargo de todo, Luffy se acerca a la limusina. Hay mucho que hacer y no puede estar pendiente de si Shiliew y Teach siguen teniendo su período.

Cuando Teach le ve acercarse no puede evitar mirar hacia atrás a dónde está Shiliew y gruñe su nombre con un: "¡Mugiwara! ¡Te dije que te quedaras atrás!"

Luffy sonríe, confiado esta vez. No teme a Teach. No cuando solo es un cobarde que necesita de un doble rasero para tratar de salvar la cara y su tasa de éxitos es inferior al 27%. Hay mejores maneras de derribarle y quitarle un negocio es una de ellas. Después de todo, esta vez han tomado medidas para evitar lo sucedido la última vez.

"¡Teach! ¡Pensé que estabas engañando a un jefe de la mafia con tus mentiras y falsedades! Creo que la última vez que lo hiciste, Big Mom quería tu cabeza en una pica, ¿no? Mírate. En vez de ser detective privado, deberías de poner tierra de por medio. Puede que le haya contado a esa buena mujer sobre tus tratos con Kaidō a sus espaldas y que no le hayan sentado nada bien. De hecho, ambos querían aclarar las cosas contigo, personalmente"

La cara de Teach palideció más de lo que puede estar Lafitte cuando tiene la crema de Teach encima. Miró a Luffy con horror y con renovado reconocimiento, antes de marcharse corriendo y tomando a Shiliew del brazo para escapar de ahí cuánto antes.

Luffy los vio salir con alegría. Suficientes problemas han causado ya, aunque sabe que no han escuchado lo último de Teach, por lo menos se lo han quitado de en medio. Acercándose a la susodicha limusina, Luffy se acerca a la ventanilla que ahora está bajada y se pone su sombrero característico encima.

Finalmente la puerta del conductor se abre y pueden ver a un hombre con traje y gorra, que se encuentra custodiando la puerta de atrás del vehículo. Por la ventanilla bajada vislumbra a ver a una dama de pelo rubio, ojos azules y nariz respingona que le mira con curiosidad.

"¿Eres Luffy Sombrero de Paja?" pregunta el hombre para el asombro de Luffy de que alguien se dirija a él por el nombre. Normalmente contratan a la agencia no a él y menos por el nombre.

Se decide a contestar. No hay nada malo en ello. "Yo soy Monkey D Luffy o Strawhat Luffy según venga al caso" El hombre lo evalúa en busca de amenazas, antes de abrir la puerta para dejar pasar a la hermosa joven que hasta ahora se recuesta en el interior del vehículo.

La joven rubia tiene el pelo rizado, los ojos azules, la nariz puntiaguda y respingona, posee curvas pronunciadas y busto generoso, se cubre con vestido de cocktail y zapatos de tacón a juego, va vestida como una princesa y no es para menos.

Incluso Luffy y sus despistes reconocen a la heredera de la familia Nantokanette, Sarie. Se dice que su familia es tan rica es tan rica que podría comprar las tres primeras compañías en Goa y no haber gastado más del 20% de su fortuna. La chica le miró por unos instantes y luego le ofreció su brazo derecho levantado.

Luffy entendió sin palabras y ofreció su brazo izquierdo como garantía del que se asió la susodicha chica. Con una mirada más, Luffy extendió su brazo derecho en un gesto de invitación que la chica tomó como si nada. Al menos, tenía los suficientes modales como para entretener a una dama de su alcurnia.

"Monkey D Luffy, el señor Wapol me dio tu nombre. Te recomendó como la mejor opción para este caso que me atañe"

"Espero ser suficientemente válido para una recomendación de tan alto nivel"

"Por supuesto. Acompáñeme a su despacho, Señor Luffy"

"Le va a decepcionar. No hay un despacho. Todos nosotros trabajamos juntos, para actuar como una caja de resonancia entre nosotros"

Le costó una mirada severa. Pero pareció entender.

"Creí esperar un poco más del protegido de Shanks el Pelirrojo"

"Configuré este despacho para que fuese uno entre los iguales, no que haya distinción por rango"

"Eso es increíblemente idealista y falto de lógica"

"Me guío más por mis instintos"

"¿Oh? ¿Y que le dicen?"

"Me dicen que finge llevar una vida maravillosa, pero que aún no se ha acostumbrado a que le falten tanto el padre como el hermano, por lo que lleva zapatos sin tacón y un vestido descuidado en los bordes"

Esto llevó a la mujer a alzar mucho las cejas.

"También, solía vivir en un tiempo pasado, es por eso por lo que no ha cambiado el reloj de hora y el maquillaje es uno que ha cogido en una boutique de menor nivel al que está acostumbrada. Incluso se ha olvidado de empolvarse la nariz y hacerse las pestañas, lo que le confiere un look descuidado"

Esto le valió un rápido postureo de la mujer tratando de arreglarse. "No es culpa mía" dijo con un siseo. Luffy solo le dio la razón.

"No, no lo es. Es culpa de su prometido" Esto le hizo mirarle sorprendida.

"Es un hombre de menor familia pero tradicional. Es posesivo y muy anticuado a la hora de tratar a una dama, exigiendo siempre la perfección a pesar de no ser el sinónimo de esta ni por lo más mínimo y usted y sus modales de hace dos siglos le permiten hacer todo lo que quiere. Incluso gobernarla, cuando no tiene el más mínimo derecho."

Ahora ya tenía la atención de la heredera era hora de rematarla. "En otras palabras. Es un novio abusivo que no le conviene en absoluto" Desde el fondo del vehículo pudo escuchar una voz gritar: "¡ESO NO ES CORRECTO!"

Tanto Luffy como Sarie miraban al vehículo, si bien se podía ver el cejo fruncido de la heredera al pensar en su ocupante y que era nuevo en su expresión. Era evidente que estaba pensando en lo que decía y que sus opiniones empezaban a estar lejos de ser favorables.

Del vehículo surgió un joven de pelo naranja y rostro poco agraciado, con el pelo liso y cortado en forma de cuenco. Iba vestido con una camisa con volantes blanca y debajo de una traje de diseñador de Goa. Poseía una banda azul por encima de la chaqueta, como si fuese una especie de Rey o de noble (que no era) y completaba el look con un pañuelo atado en el cuello actuando a modo de corbata.

Poseía una cara deformada por la rabia y miraba a Luffy con ira, por darle a su mujer semejante cuadro de él. Extendió su brazo derecho, señalando el musculoso pecho de Luffy con un dedo. "¡Te prohíbo que le digas a mi prometida semejantes mentiras, maleante! Después de todo solo yo puedo decir lo que tiene que hacer"

Todo en él resultaba ridículo y si no fuese el prometido de la heredera de la corporación más grande de Goa, Luffy se reiría. Pero parecía que había en esto más de lo que se planeaba a simple vista.

"Lo llamo como lo veo, si se siente ofendido deberá de cambiar su actitud, además, es ella la que tiene el dinero y tú el pobre chico de la calle que quiere casarse con ella"

Cuando Sterry agarró a Luffy del chaleco para darle un puñetazo fue interrumpido.

"¡Basta!" Sarie los miraba con ira a ambos.

"Esperaba algo mejor de los dos" Luffy se llevó las manos sobre sí mismo en incredulidad, pero esto no disuadió a Sarie quien en este momento estaba mirando a Sterry con desdén.

"Será mejor que contratemos a otros detectives…" dijo con marcado desdén.

"Recuerda quien tiene el dinero Sterry…" Esto pareció detenerlo en seco, pese a su hostilidad hacia Luffy y su compañía.

Realmente era una mujer de armas tomar cuándo la sacaban de su comodidad.

"Será mejor que vuelvas a tu casa, mientras termino los detalles con el Señor Luffy"

"Pero cariño yo…"

"He de descubrir quién mató a mi padre y mi hermano, incluso si debo detener la boda para ello"

"Pero la boda…yo…"

"¡No, esto es más importante que la boda!"

Agarrando a Luffy del brazo, subió hacia el ascensor con la nariz en alto, mientras que Zoro le abría la puerta de este.

Puso una mirada de disgusto ante el look de Zoro, pero lo reconoció y negó con la cabeza antes de entrar en el ascensor pisoteando con fuerza.

Marcó todos los números, antes de que el ascensor subiese a la segunda planta, donde Luffy y co tienen su despacho.

El lugar huele a cigarros y está desordenado, pero a diferencia de otras agencias, rebosa de familiaridad y de ambiente hogareño. Una pequeña chimenea calienta todo el lugar y le confiere un olor a pino y roble que no se obtiene en muchas partes.

Los muchos papeles se ordenan en carpetas con post-it de colores y las fotografías interesantes están pegadas en las paredes junto a los pósteres de "Se Busca"

Hay orden en el caos y Sarie puede ver a Carrot dejar y coger perfiles de una pila en su mesa con gran familiaridad y sin duda alguna, realizando su trabajo a la perfección.

Por las escaleras nota como llega su prometido y arruga la mirada con disgusto y desdén, pero a Sarie le parece fascinante.

"Por aquí" dice y la trae hacia su mesa, donde un sinfín de papeles descansan sin mucho orden. "¡Zoro, bebidas!"

Zoro ha ido a traer bebidas y Chopper habla con un loro en una percha para pájaros con comida y agua. Todo aquí es pintoresco y descuidado pero bueno.

Sarie no lo tendría de esta forma. No obstante, tiene preguntas.

"¿Acaso ese chico está…?" Luffy vuelve la cabeza y ve a Chopper, que levanta la mirada cuando nota la atención en él. Luffy agita la mano en un saludo y Chopper se tranquiliza.

"¿…hablando con el loro? Sí. Chopper era originalmente un animal, pero se comió la fruta humano-humano y se convirtió en un hombre. Es también un médico y veterinario certificado y nuestro experto en asuntos de índole animal o medicinal.

Sarie sonríe con alegría. Nunca había visto a un animal hablando. Además era tan adorable. Tendría que darle verdura después. Parecía un pequeño mapache lindo.

"¿Qué hay de ella?" dijo, señalando a Carrot con la cabeza. No había ofensa por medio y Luffy lo tomó tal cual, aunque tuvo que evitar al prometido para no darle un puñetazo.

"¿Quién? ¿Carrot? Carrot es una Mink mosquetero, bajo el servicio del duque Inuarashi y uno de los mejores policías del Reino de Mink y de Goa. Es una máquina con los perfiles y una vez que ve una cara y la identifica nunca la olvida. Además es muy precisa y siempre presta atención a todos los pequeños detalles"

Sarie pareció mirarla con un asentimiento, mientras que su prometido no podía evitar el "desdén" por la "raza inferior" Sin duda Carrot ya se había percatado pero le daría la misma importancia que a alguien de la calle. Poco importante. Hasta que terminase por serlo.

Cuando Zoro volvió con las bebidas, trajo un té matcha de frutos rojos para Sarie y un café para su prometido, aunque no miró mucho al segundo hasta que se atrevió a lo impensable. Y sacó a Enma de su saya.

"¡Esta es una magnífica espada, no merece estar con un zafio inculto como tú!" Y luego la espada empezó a chupar el Haki como si fuese un deportivo con la gasolina.

Y empezaron los gritos.

"¡Aaaaaahhhhh! ¡Quítamela! ¡Quítamela! ¡Quítamela!" dijo agitando la espada, a pesar de que ya solo tenía hueso en sí dado que el músculo y las venas habían desaparecido. Pero esto no fue suficiente y la punta de los dedos empezaba a desaparecer.

"Zoro, ya ha aprendido la lección"

"Entendido"

Y tras el breve diálogo, Zoro puso la mano sobre la Tsuka de la katana, sacándola de la mano del desafortunado y metomentodo Sterry, quien gritaba como un poseso y logrando controlarla, para el asombro de los dos aristócratas.

Tras una mirada intensa al hombre desafortunado con la cual Zoro logró intimidarlo con su único ojo, regresó su arma a su saya. "No juegues con lo que no entiendes, niño estúpido" Fue a protestar, pero la mirada dirigida por Sarie lo silenció y no volvió a decir nada si bien se pasó toda la tarde mirando la espada.

"Entonces, Heredera, cuéntenos lo que sabe del caso" comenzó Luffy mientras se sentaba encima de una mesa junto a Zoro. No se dieron cuenta de la llegada de Sanji y Nami con buenas noticias en el caso que se quedaron en algún lugar apartado del asiento principal.

"Ya se lo expliqué a la policía. Todo comenzó con una comida con mi padre y mi hermano. Nos encontrábamos en el tenedor de oro comiendo los cuatro y todo iba bien, cuando de repente los ojos de mi padre y mi hermano se paralizaron, la piel se volvió gris y ambos cayeron al suelo, muertos".

Luffy y Zoro en cambio se miraron con preocupación.

"Siga, por favor" esta vez fue la voz de Nami, quien se había sentado cerca. Hizo un gesto de ligero asco cuando sintió al prometido de Sarie pasando los ojos por su cuerpo con mucha lujuria, generándole incomodidad y escalofríos.

"No sabía lo que les pasaba. Hice que llamaran a la policía, pero tardaron más de una hora en llegar. Para entonces, la piel de mis familiares se había vuelto clara de nuevo y la policía no creyó lo que les expliqué. Sterry ha tratado de apoyarme, pero sé que tampoco me cree".

"Cariño, yo te creo" dijo poniendo su mano encima de la mano de Sarie.

"Entonces, ¿por qué no llamaste tú a la policía? ¿Por qué tuviste que hacer que llamara ese camarero tan asustado?" mientras empezaban una pequeña guerra de acusaciones, Luffy notó a Sanji, Nojiko y Yamato tomando notas diligentemente. Al menos había alguien competente en esta empresa. Tendría que felicitarlos después. O subirles el sueldo, cuando todo estuviese correctamente asentado.

Luffy vio a Carrot empezando a pedirle a Coby y a Helmeppo fotos del atentado y asintió hacia ella. Luffy tendría que darle todas las zanahorias que compró. Esta chica es muy eficiente. Tendría que hacerse valer sobre el caos.

"¿Sabe de algo más que pasase? ¿Algo inusual? ¿Cualquier detalle sería muy apreciado para nosotros? Sobre todo porque ahora no tenemos nada. Necesitaremos empezar en algún lugar"

El hombre, Sterry empezó a negar, al igual que su prometida, pero de repente esta abrió mucho los ojos.

"Estuve con varios socios de negocios en ese restaurante, antes de ir con mis familiares y hubo algo que me desconcertó. Había al menos tres miembros nuevos en tan solo un día. El aparcacoches, el Maître y uno de los camareros. Puede parecer inusual, pero se comportaban como expertos y yo nunca los había visto en mi vida. Eso y un hombre que odiaba a mi padre estaba cenando al mismo tiempo que él cuando llevaba décadas evitándolo y sabía cada movimiento para poder estar lo más lejos de él. Eso es bastante inusual".

Luffy lo anotó todo. No quería perderse nada de nada. "¿Nombre de ese antiguo socio?" le preguntó a la mujer. Ella trató de recordar, hasta que finalmente le vino a la mente, pero no por ella. Sino por el recuerdo de Carrot. "Recuerdo ese suceso. Salió hace tiempo en Zou porque era muy racista contra los Mink"

"¿Sí? ¿Qué tienes?" Luffy estaba en el borde.

"Es o fue el jefe de un grupo de vigilancia del gobierno a empresarios ricos. Usó su fortuna para ayudar al gobierno a atrapar a los evasores de impuestos. Su nombre es Spandine, Jefe del CP9"

"¡Eso es! ¡Spandine! Pero esta vez iba con alguien muy similar a él e igual de aborrecible, no recuerdo su nombre"

Esta vez fue Franky quien respondió dado que junto con Robin, había dado caza al ladrón del restaurante.

"Yo si le recuerdo. Es el que envió ilegalmente a la cárcel a mi maestro, Tom por ser un Gyojin. Su nombre es Spandam y es el jefe del CP5 o CP9"

"Spandine fue el hombre que mató a Nico Olvia y al Profesor Clover de la Universidad de Ohara y negoció con el gobierno para evadir la cárcel y persiguió a Robin por 20 años" dijo Nami, recordando instantáneamente sobre todo el asunto que Robin le había contado.

"Bien. Entonces tenemos a Spandine y Spandam en un sitio en el que no deberían y tres nuevos empleados en un restaurante de lujo. Este caso empieza fuerte. Si así lo desea, seremos nosotros quienes llevemos su caso hasta su finalización. Este este es un caso para Strawhat Investigations"

"¡SÍ" dijeron todos al unísono.

"Como tal" dijo Luffy tras el jolgorio inicial. "Necesitaremos tres condiciones".

"Esto es indignante" dijo el pelirrojo, Sterry.

"¡Cállate Sterry! Adelante, no tengo nada que temer"

"Y no es para temer. Sólo serán tres condiciones de nada"

"Condición una. Nosotros, es decir Strawhat Investigations residiremos en su mansión durante el desarrollo del caso y hasta que esté resuelto"

"Iba a pedirlo de todas formas"

"Ya tienen una raza inferior, espero que no tengan a un Gyojin o vomitaré".

"Vaya preparando el balde" dijo una ufana Nami, pensando en su gran amigo Jinbe y sacándole un dedo al lujurioso arribista que lo escandalizó.

"Condición dos. Queremos que lleve en todo momento una pistola consigo, por si acaso el culpable no se rinde a la justicia pacíficamente"

"Un buen condicionante"

"¡No pueden pedirle esto a ella, es una buena mujer que nunca…!"

"Tendré que apuntarme a clases de tiro, no hay problema con la licencia"

"Condición tres. La mitad del pago por adelantado. La otra mitad cuando acabe el caso, le proporcionaremos una cuenta electrónica en la que depositar el…"

Cuando Luffy quiso darse cuenta, ella ya había rellenado un cheque que al tendérselo a Luffy le hizo saltar los ojos por la cantidad y dárselo a Nami, la avariciosa contable de Strawhats Investigations, que guardó inmediatamente el cheque en lo profundo de su cuerpo, lo que le dio una leve hemorragia nasal a Sanji y sacó una sonrisa lujuriosa de Robin.

Hacía tiempo que ella y Nami no participaban en nada.

Luego miró a Luffy, que parecía un poco afectado por ella. Tendrían que sacarle de su fijación actual, pero merecería la pena.

Finalmente, Luffy tomó la mano de Sarie y plantándole un beso en el dorso, levantó la mirada hacia ella, que parecía bastante coqueta.

"Entonces, Strawhat Investigations acepta el caso"

Y con esto, la agencia tomó un nuevo caso, más acorde a sus talentos.