Capitulo 3

Mary encontraba de cierta forma gratificante su tiempo a solas en su consultorio. Mientras esperaba a su próximo paciente, podía tontear todo lo que quisiera y nadie podía reprocharla, plus: le pagaban por adelantado y no hacia más que jugar al Plantas Vs Zombies en su celular.

Mary concentrada en la pantalla de su celular y con su juego móvil de batalla contra caricaturescos zombies veía la hora en la parte de arriba del celular: las 17: 30

Su paciente estaba llegando tarde o mejor dicho no iba a venir en lo absoluto, al menos fue lo que le confirmaron los padres de Clyde por teléfono hace dos días disculpándose cada 3 palabras. Resulta que Clyde tenía un "importante examen" de historia esta semana y tenía que estudiar y no tenía el tiempo para su sesión de hoy.

Mientas Mary acomodaba la nuez gigante adelante de la planta gatling tira semillas para que le sirva como escudo cuando la próxima oleada de zombies venga, pensaba para dentro suyo ese "examen" tan importante que tenia Clyde esta semana.

Clyde es uno de los mejores estudiantes de la escuela y siempre está en el cuadro de honor y sus notas son más que perfectas... ¿en serio iba a cancelar su día de terapia por una examen de historia simplón que lo podría pasar con relativa facilidad? Era ciertamente... "conveniente" para él joven moreno no haber venido el día de hoy después de la semana pasada haber hablado tan extendido sobre el tema de la sexualidad y como tenía como "trabajo" conocer a una chica de su edad.

-Espero Clyde no te estés haciendo el tonto...- decía Mary sin apartar los ojos de la pantalla mirando fijo como las plantas se batían a duelo contra las oleadas de muertos de todas las formas que venían para irrumpir en nuestra casita.

Al menos Mary ya tenía la paga por la sesión de Clyde y tenia tiempo muerto para gastar mientras su próximo paciente viniera.

-Solo espero que no estés perdiendo tu energía en el asunto de tu amigo Clyde... -murmuraba entre diente y con el seño fruncido Mary mientras iba acomodando mas girasoles para cosechar mas soles e ir abasteciendo su ejército personal de plantas contra la horda de no muertos.


Clyde se sentía súper fuera de lugar ahora mismo y en cierta forma las miradas de las personas que estaban presentes se lo hacían notar constantemente. Nunca había estado ahí antes y de cierta forma no tenía la "pinta" de ser alguien que iría a esos lugares y menos acompañado por una hermosa jovencita rubia.

-¿Te estás divirtiendo Clyde? - preguntaba la joven rubia de flequillo a su amigo delante suyo.

-Mmm y... tengo sentimientos encontrados.- decía Clyde con expresión temblorosa mirando para sus costados mientras la gente iba y venía.

Los dos jóvenes se encontraban dentro del centro comercial en una espaciosa área que simulaba ser una especie de bar/discoteca retro de los 80, llamada "Happy Days" Con una edificación circunferencial y de dos pisos, tenia bonitos asientos que tenia forma de butacas de auto y cada parte estaba adornado de manera diferente entre sí, algunas eran temarías, como de música rock y otras tenia la temática de un país especifico. Ciertamente no servían bebidas alcohólicas por que los que frecuentaban en su mayoría eran menores pero los que iban por lo general eran chicos "populares" de las escuelas del distracto que lo usaban como punto de encuentro para reunirse o ir para otro lado. Lucy lo había invitado para pasar la tarde juntos ahora que los dos entablaron una especie de "amistad" desde que se encontraron hace una semana.

-Me dices que siempre venias con Leni seguido aquí ¿cierto? - preguntaba él joven moreno a la chica que tenía en frente. Lucy se encontraba mandando mensaje con su celular antes de responderle.

-Oohh totalmente, por supuesto. Desde hace ya un par de años venimos seguido por aquí... nos queda de paso cuando salimos a comprar ropa - decía jovialmente Lucy mientras su cabeza seguía el ritmo de la canción que estaban pasando.

Desde hace ya un buen tiempo Lucy se había hecho muy cercana a su hermana mayor Leni. Cuando Lucy y Clyde volvieron a tomar contacto, muy para sorpresa del moreno, ella quería saber si Clyde le pasaría su número para salir un día, tal vez a tomar algo o a ir al Happy Days.

Clyde no podía salir de su asombro cuando, no solo como había cambiado Lucy en este tiempo tanto visual como de personalidad, sino que también parecía muy interesada en saber como había estado Clyde todo este tiempo.

Él moreno tosió un poco para aclarar su voz y se acomodo en el asiento antes de volver a hablar con la joven dos años menor que el

-Ciertamente Lucy... haz cambiado bastante desde la última vez que te vi... - decía solemnemente Clyde mirando a la joven en frente suyo. Los ojos de Lucy estaban cubiertos por su flequillo rubio pero aun así podía ver con claridad a Clyde.

-Mmm podría decirse que si...- sopeso Lucy bajando un poco la mirada con la mano izquierda en su celular arriba de la mesa.

-Perdón si fue directo... es que nunca pensé que te vería... así... - decía Clyde algo apenado.

-¿Así como? - decía Lucy de regreso.

-Bueno... tú sabes...- decía Clyde entrando un poco en calor y algo nervioso. -... muy "rosa"... para alguien que le gustaba mucho el color negro y temas oscuros como el ocultismo y literatura gótica... verte así es...- Clyde se acomodo los lentes por que el sudor hacia que se le resbalen. -... es raro.

Lucy no le contesto de inmediato solo aparto la mirada un poco para ver ir y venir a los felices adolescentes en aquel bar donde estaba con Clyde. Aun con el semblante estoico de Lucy, Clyde podía notar que la joven rubia estaba algo incomoda por los comentarios, aunque claro Clyde no estaba equivocado en nada de lo que dijo.

-Digamos que... simplemente ya no tenía ganas de ser gótica...- contesto por fin Lucy volviendo a ver a Clyde.

-¿Acaso paso algo que te hizo cambiar de idea?- pregunto Clyde poniendo los brazos sobre la mesa. Lucy volvió a bajar la cabeza como si estuviera apenada antes de volver a enderezarse y contestar.

-Podría decirse que si... - fue todo lo que dijo Lucy en su tono grave característico.

Antes de que Clyde pueda hablar de regreso Lucy se puso de pie y camino unos centímetros para fuera de la mesa.

-Vamos Clyde... hagamos otra cosa. Aquí es aburrido. - dijo extendiendo su mano en el hombro del joven moreno, cosa que extraño al chico pero decidió hacer lo que quería Lucy y ambos se fueron de aquel bar.

La pareja ahora estaba caminando por el centro comercial sin ningún tipo de dirección aparente, solo caminando alrededor de las tientas y ocasionalmente parándose para ver las vidrieras.

Clyde quería preguntarle muchas cosas a Lucy prácticamente tenía una lista pero no quería incomodar a la joven rubia que lo había invitado a salir. "Todavía no caigo que una chica me invito a salir" pensaba para dentro suyo.

La pareja decidió parar en la fuente del centro comercial y sentarse en uno de los bancos que estaba enfrentado a la misma fuente.

-Lucy... - decía Clyde poniéndose serio mirando a la joven rubia a su izquierda.

-¿Si, Clyde? - decía en su tono grave por lo bajo la ex chica gótica.

-¿Cómo haz estado en todo este tiempo que no nos vimos? – dijo Clyde arrugando la frente

La pregunta fue algo extraña para Lucy, quien la interpreto de manera literal.

-Bien Clyde... Creo que ya me habías hecho esta pregunta antes...-

-Sí, pero no me refería a eso Lucy. - interrumpió el moreno. – ¿Como haz estado de verdad?. En tu casa... con tus hermanas... con Lincoln.- decía Clyde mirando contra su flequillo rubio que cabria sus ojos.

Lucy sentía un poco de frio de repente y se cruzo de brazos mientras apartada un poco la mirada. Por la postura de sus brazos, parecía estar más a la defensiva que otra cosa

-Las cosas cambiaron mucho estos últimos años... ¿no? - dijo Lucy mirando hacia el frente. Clyde se acomodo mejor en su asiento para prestarle más atención a Lucy.

-Si... demasiadas... diría yo...- Dijo Clyde arrugando un poco la boca.

-No te imaginas cuanto cambiaron las cosas en casa Clyde... Todos... simplemente ya nada es igual... todos cambiaron por cómo te habrás dado cuenta. - decía Lucy por lo bajo en referencia a si misma.

-¿Porque dejaste de ser gótica Lucy? - pregunto Clyde. Aunque era una pregunta que se hacía desde el minuto 1 que la volvió a ver, evitaba hacerla para no incomodar a la chica. Aunque Lucy no parecía incomodarse, es mas... parecía esbozar una sonrisa.

-Jeje... ¿estuviste guardando esa pregunta todo este tiempo no? - decía astutamente Lucy haciendo que Clyde se sonrojara un poco. - Digamos que simplemente... ya estaba saturada de tanta oscuridad...- Lucy se cruzo de piernas mientras se explicaba mejor. - Me di cuenta que lo que sentía no era angustia de verdad... nunca había tenido problemas de verdad... hasta que...- Lucy se detuvo en seco y reformulo lo que iba a decir. -... problemas de verdad me golpearon a mí y a mi familia... y ahí la tuve a Leni para ayudarme - Lucy le dio a Clyde una sonrisa cálida en aquella banca del centro comercial.

-¿Tu hermana Leni?... - dijo tontamente Clyde queriendo entender lo que dijo la ex chica gótica

-La misma... sabes, antes no era muy cercana a ella... casi podría decirse que éramos polos opuestos... pero el devenir de la vida hizo que nos acercáramos y nos conectáramos... ella me ayudo mucho a afrontar los problemas que se Vivian en casa... y yo estoy agradecida por ello... - Lucy empezó a juguetear con su pelo antes de volver a hablar...- Sabes Clyde... mi pelo natural es rubio... como el de mis hermanas mayores... pero desde que tengo uso de razón... empecé a teñírmelo, no se... sentía que el color negro me representaba, no quería ser rubia... pero Leni me ayudo a estar en paz con ese hecho y la verdad... a sentirme bonita también. - Lucy se sonrojo un poco al terminar decir esto último y Clyde no sabía que contestarle.

-Ahh ...Wouu... no sabía que te teñías el pelo Lucy... jeje... siempre pensé era tu color de siempre...- atino a decir Clyde para posteriormente quedarse callado durante unos segundos de incomodo silencio, antes de que por fin volvió a hablar. -Y todos estos problemas... ¿involucran a Lincoln...? ¿O tienen algo que ver con él?- Clyde se puso serio de repente y Lucy abrió ampliamente sus ojos pero no se notaba por el flequillo de sus ojos.

-... La verdad no hablo mucho con Lincoln últimamente... - decía por la bajo Lucy casi como un susurro.

-¿Porque no? Están peleados o algo?- dijo Cyde ahora ligeramente curioso

-No... no es eso... es solo que... no sabría explicarlo...- Lucy se apretó la cintura con los brazos un poco más fuerte y tensó sus piernas cruzadas. -... Lincoln prácticamente ya no vive en casa... desde hace un año... -dijo la ex chica gótica mirando hacia abajo.

Clyde abrió los ojos incrédulos, quería preguntarle mil cosas pero decidió tranquilizarse para no incomodar a Lucy.

-Él... ¿vive en otro lado? - dijo con cautela

-¿Recuerdas el viejo cobertizo que teníamos? Él se mudo ahí... nos tiene prohibido ir... solo Lynn entra de vez en cuándo pero últimamente ya no lo hace... De todas formas, Lincoln pasa la mayoría del tiempo fuera de casa y solo cae al cobertizo para ir a dormir...- Lucy junto sus manos y se encorvó un poco sobre el asiento.

Clyde ahora tenía una ligera jaqueca, todas estas revelaciones era de verdad confusas para el joven moreno... que cada vez miraba desde otra óptica al que alguna vez fue su mejor amigo.

-¿Pero tus padres no le dicen nada?.- dijo Clyde intentando esconder su ansiedad. Lucy guardo silencio por unos segundos antes de responder. La joven rubia no quería hablar de sus padres y mucho menos de cualquier otra de sus hermanas y hermano.

-Ellos... ellos tienen otros problemas a parte de Lincoln... Él no causa realmente problemas a parte de su actitud por lo que ellos no le dan importancia...- dijo Lucy con la voz apagada y poniéndose de pie contra el moreno

-Pe... Pero si Lincoln esta en problemas... deberíamos...- Clyde no llego a terminar lo que dijo porque Lucy lo interrumpió.

-Estoy aburrida Clyde, vamos a hacer otra cosa ¿Quieres? - dijo Lucy mas afirmativamente que una pregunta, tomando a Clyde del brazo y levantándolo con facilidad para sorpresa del joven moreno.

-Ahhh espera Lucy ... ¿a dónde vamos...? - dijo apresuramente mientras se ponía en marcha con Lucy

-A ningún lado la verdad... solo quería seguir caminando...- dijo Lucy tomando del brazo a Clyde mientras ambos caminaban por el espacioso centro comercial sin ningún rumbo fijo.


Ya eran casi las 7 30 y el autobús que recorría el vecindario de Royal Wood estaba medio lleno. Había desde estudiantes cansados a trabajadores y oficinistas cansados y uno que otro despistado que había salido por ahí... entre estos últimos estaban Clyde y Lucy sentados tomando un Smooty.

-Gracias por el Smooty Clyde...- decía Lucy con felicidad mirando al moreno mientras le daba otro sorbo a su bebida

-No hay problema Lucy, yo también quería uno...- admitía Clyde con cierta vergüenza mientras sostenía su vaso descartable vacio. Clyde odiaba ensuciar espacios públicos, así que iba a esperar a que bajaran del autobús para poder tirar su vaso. -...¿ y ahora que harás después Lucy? - pregunto Clyde mirando por la ventana, ignorando las voces de los otros pasajeros.

-Mmm y hay varias cosas que hacer en casa en realidad. Tengo que preparar las cosas para la escuela y preparar la cena para mis hermanas menores... ya es algo tarde igual...- decía Lucy mirando la hora en su celular

-¿Pero, eso no se encargan tus padres? - dijo inocentemente Clyde, haciendo que Lucy se pusiera un poco sombría.

-La verdad no... Ellos ya no hacen la comida como antes...- decía Lucy por lo bajo.

Clyde quería preguntar de regreso pero se dio cuenta que ya estaban en su parada: la Av Franklin.

Lucy se puso de pie y apretó el botón para detener el autobús y detrás de ella la seguía Clyde quien esquivó graciosamente a los pasajeros que estaban en el medio.

Una vez que la puerta del bus se abrió la pareja de adolescente descendió del vehículo y una vez en la vereda este se fue alejando por el horizonte.

Ambos ahora estaban justo en frente de la residencia Loud, quien se veía ligeramente más sucia y bastante oscura al no tener luces exteriores.

Clyde miraba con mastalgia aquel lugar y recordaba todos los momentos geniales que había tenido aquí. Su tren de pensamiento se interrumpió por Lucy.

-Bueno... aquí es mi casa. Gracias por acompañarme Clyde. - dijo Lucy dándole un beso en la mejilla al moreno cosa que dejo sorprendido y algo ruborizado.

-Ahh... ehh... gra.. Digo... no hay de que Lucy...- decía Clyde con algo de vergüenza antes de volver a hablar.

Clyde levanto la vista y al ver aquella casa en la penumbra se volvió hacia Lucy.

-Oye... ¿segura que hay alguien en casa? Parece que no hay nadie...- dijo Clyde mirando el porche oscuro.

-Oh si Clyde, no hay problema. Siempre hay alguien en casa... - ahora la pareja caminaba hacia el porche y mientras lo hacían se dieron cuenta que la puerta de la entrada se abría.

En el umbral de la puerta se podía notar la figura de una chica delgada, bastante delgada en realidad. ¿"Esa es Luna"? pensaba el moreno. Aquella chica llevaba a cuesta una gran bolsa de basura que le cubría el rostro pero le dejaba al descubierto unas delgadas piernas cubiertas de pecas.

La joven bajaba torpemente los escalones mientras hacia un esfuerzo para no tirar la bolsa. En el camino no noto de inmediato a si hermana Lucy, ni siquiera se dio cuenta de Clyde a su izquierda.

-Estúpida bolsa...- decía la joven mientras caminaba derecho hacia el contenedor de basura que había justo en frente de la casa.

Clyde pudo distinguir esa voz y se sorprendió al darse cuenta que no era Luna aquella muchacha.

Lucy solo hizo una mueca de fastidio mientras veía pasar a su hermana.

-Y... ¡Listo!- decía la joven mientras metía con esfuerzo la bolsa dentro del pequeño basurero. La joven se limpio un poco las manos y cuando volteo pudo ver a la pareja de jóvenes quienes la miraban algo intrigados. - Aahh... ¿Qué...? - dijo algo confundida la chica mirando a su hermana y a su... ¿amigo? Parados en frente de ella.

-Hola... Lynn... ¿Cómo haz estado?¿ Te acuerdas de mí? - decía Clyde levantando la mano en señal amistosa.

A aquella chica ciertamente conocía de sobra. Era la hermana deportista y marimacho numero 1 de la familia Loud, la deportista musculosa que era un prodigio en los deportes y siempre tenía un semblante de burla y triunfo. O al menos Clyde la recordaba así...

-¿Clyde? ... - dijo Lynn antes de darse cuenta por completo quien era aquel joven. -Oh dios! CLYDE... Hola ¿como haz estado? - decía la joven saludando con una sonrisa a Clyde.

-Yo... ehh... Bien, muy bien... qué bueno verte Lynn- fue lo que atino a decir CLyde poniendo su mejor sonrisa falsa.

Clyde miraba de reojo a Lynn Loud y se dio cuenta que Lucy no era la única que había cambiado este último tiempo, Lynn también tuvo su "metamorfosis" por así decirlo. Aquella chica musculosa y bronceada de palo castaño atado con aires de deportista estrella, tal como lo recordaba Clyde había sido remplazada por una joven de aspecto... algo desgarbado y casi tan pálida como Lucy. Lo que más sorprendió a Clyde era que Lynn ahora era delgada como un palillo, sin ningún atisbo de su entrenado cuerpo de atleta, haciendo que se pareciera bastante a su hermana Luna Loud y su rostro parecía cansado con amplias ojeras, con un alborotado pelo castaño que le caía sobre los hombros. La joven bestia con un short corto que le llegaba a la mitad de los muslos y tenía un jersey rojo bajo una gastada campera de jean celeste que parecía quedarle pequeña.

-Genial Clyde... no sabía que eras tú con quien saldría Lucy hoy. - dijo poniendo una sonrisa mirando a Lucy y devuelta a Clyde.

-En realidad... lo dije, pero en esta casa nadie me escucha.- decía Lucy cruzándose de brazos mirando a su hermana a través de su flequillo.

-Bueno, si hablaras más fuerte tal vez podría escucharte mejor- dijo de regreso Lynn.

-Me escucharías mejor si tal vez salieras de tu habitación más seguido.- contesto Lucy

-Tal vez lo haría si alguien no dejara hecho un asco el baño cuando lo usa- acuso Lynn

-Ah.. ¿Chicas? - dijo Clyde viendo a ambas hermanas

-Oh… tal vez escucharías mejor si hicieras algo más que estar mirando tus viejos trofeos todo el día- dijo Lucy sonando acida en sus palabras.

-O mejor aun... si no estuviera parloteando a los gritos con Leni por la madrugada- decía Lynn levantando mas la voz.

-Chicas... - dijo Clyde sintiendo la tensión

-No tendríamos que estarlo si alguien no hubiera roto el calefactor de mi habitaciónde un patada por estar frustrada de no poder competir mas. - dijo Lucy a su hermana visiblemente más molesta.

-Por lo menos ya no me volví una Leni 2.0 - dijo con la voz ronca poniéndose enfrentada contra su hermana olvidándose de Clyde ahora.

-Obvio que no, más bien te volviste una versión más asquerosa de Lana cuando tenía 5 años. - dijo mordazmente Lucy mirando enojada a su hermana cruzada de brazos.

-¿Ah si? - dijo Lynn arrugando la vista del enojo y con intenciones de abalanzarse sobre Lucy pero no llego a hacerlo por que Clyde las interrumpió de un grito.

-CHICAS BASTA- dijo Clyde alzando la voz y aturdiendo a ambas chicas quienes se voltearon a ver al joven moreno. Ambas hermanas se recompusieron y se alejaron un poco.

-Si...Perdón Clyde... nos dejamos llevar... tu sabes cómo es esto. El viejo conflicto Loud entre hermanas...- dijo Lynn intentando sonar convincente.

-Sí... el viejo conflicto Loud...- decía Lucy de regreso. Casi parecía la antigua Lucy con su tono monótono y frio característico.

Antes de que Clyde pudiera agregar algo, otra persona se asomo sobre el umbral de la puerta, alertada por aquel grito.

-¿Quien grito? ¿Lynn volviste a romper la bolsa de basura? - dijo la joven rubia en el umbral de la puerta.

-No rompí la bolsa Leni. Ya la tire en el basurero.- dijo Lynn con fastidio en su voz.

-Oh.. Hola Leni...- dijo Clyde torpemente a la joven rubia en frente suyo. La joven solo atino a verlo confundida.

-Ahh...¿nos conocemos? Te me haces familiar...- dijo la rubia entrecerrando los ojos mirando al moreno de lentes frente suyo.

-Claro que si Leni, es Clyde... ¿te acuerdas? - dijo Lucy levantando la voz.

-¿Clyde?... Ahh ¡CLYDE! ¿Cómo has estado?- dijo la rubia alegremente acercándose al joven para darle un abrazo que lo dejo sin aire. - Ah pasado mucho tiempo ¿como haz estado? Este muy alto- dijo Leni soltando a Clyde.

Leni no había cambiado mucho en comparación con sus hermanas, seguía teniendo su personalidad despistada y amigable así como su característico vestido azul marino. Lo que Clyde podía notar era que la bella adolescente Leni, ahora era toda una mujer atractiva con un muy favorable cuerpo estilizado y curvoso... cosa que le hizo sentir algo de pudor a Clyde después de aquel abrazo de oso.

Ya recomponiéndose y acomodándose las gafas, Clyde volvió a hablar

-Hola Leni... un gusto verte de nuevo... Si, ha pasado un tiempo. Vine a acompañar a Lucy de la parada del autobús nada mas.- dijo Clyde todavía sintiendo la presión de aquel abrazo. "No solo es Lynn que tiene una gran fuerza" pensaba Clyde.

-Aaah ¿de verdad? Que caballero Clyde, gracias por acompañar a Lucy a casa. ¿Oye no quieres quedarte a cenar? Ósea, solo hay sobras del medio día… y ya que Lori y Luna no están, sobra bastante...- dijo alegremente Leni.

-Oh... gracias Leni por la invitación pero la verdad es que ahora no puedo, me están esperando mis padres en casa para la cena. - admitió Clyde declinando amablemente la oferta.

-Tal vez la próxima viejo...- decía Lynn dándole una palmada a Clyde en la espalda antes de entrar de vuelta a la casa.

-Claro... tal vez la próxima quieras venir a cenar a casa Clyde. - dijo Lucy como sugerencia.

-Bueno... tal vez.. jeje, seria genial. Como en los viejos tiempos...- Clyde relajo un poco los músculos cuando dijo esto.

-Mmm si, como antes... - Leni bajando la mirada. - Muy bien Clyde, fue Lindo verte de nuevo... cuando puedas vente a cenar un diana casa.- dijo Leni despidiéndose del moreno y volviendo a entrar a la casa.

-Tus hermanas no cambiaron nada... Bueno, casi... Lynn está irreconocible.- dijo el moreno viendo a la joven al lado suyo.

-Y que lo digas... ya no hace ejercicio como antes así que esta de holgazana todo el día en la casa- dijo Lucy como respuesta.

-¿Ah no? Pero...¿no era que siempre hacia algo? - ahora Clyde estaba confundido.

-Pasaron muchas cosas Clyde este último tiempo... demasiadas y todas estamos... diferentes a como nos conociste... Incluso Lincoln.- fue lo único que atino a decir Lucy antes de subir unos escalones sobre el porche oscuro de su casa. -Sera mejor que vayas Clyde, no vaya a hacer que preocupes a tus padres... Nos estamos viendo- dijo con una sonrisa haciendo que le brillen ligeramente los labios color rojo por el maquillaje por la luz de la luna.

-Ah... claro Lucy... nos estamos viendo... Cuídate...- decía Clyde despidiendo a la joven rubia mientras él se alejaba de aquella casa a paso lento.

Ciertamente haber salido con Lucy fue toda una revelación para Clyde. Haber visto a Lucy después de tanto tiempo y verla así de cambiada y ahora Lynn también, hizo que de cierta forma las alarmas dentro de la cabeza del moreno se dispararan. ¿"Estarán las otras Loud igual"? ¿"Que le paso a esta casa"? ¿"Y que le habrá pasado a Lincoln también"? Fueron las preguntas que se hacia Clyde en la mente mientras caminaba por el vecindario de la Av Franklin yendo a su casa y esperando que por favor sus padres no estén preocupados por su tardanza.

"Si supieran que salí con Lucy estarían histéricos" pensaba para sí mismo. "Me hace acordar que tengo que encontrar una chica para entablar una amistad como me dijo la Dr López", pensaba Clyde mientras cruzaba la calle. "Pero donde rayos encontrare una" divagaba Clyde en sus pensamientos sin haberse percatado que en realidad ya había conocido a una chica y ya había salido con ella e incluso la acompaño hasta su casa.


Residencia Loud. 3am

La cocina de la casa Loud estaba parcialmente oscura de no haber sido por una tenue luz que entraba por la ventana de la cocina e iluminaba la meza redonda que estaba emplazada en el medio y a la joven despierta que estaba comiendo un sándwich de mortadela en la cocina con las luces apagadas.

Mientras mordía el emparedado se sobresalto un poco al escuchar cómo se abría la puerta bruscamente de atrás de la casa que conectaba con la cocina.

-AAAHHHH...- fue lo que dijo la muchacha dejando escapar un grito agudo pero que sonó hueco debido al pan en su boca.

La persona que entro prendió la luz de la cocina y ni se inmuto a ver a aquella chica atragantada con su comida.

-Ahhhg... dios... me asustaste apestoso...- dijo la joven tosiendo si comida para aclararse la voz un poco.

-¿Porque estas despierta a esta hora Lynn? - dijo él joven desviando su mirada hacia el refrigerador y cerrando la puerta con llave detrás suyo.

-No podía dormir de nuevo así que baje para servirme algo de comer...- dijo Lynn levantando su emparedado del suelo y sacudiéndole un poco el polvo del mismo.

-Hace mucho que estas así igual... - dijo aquel joven abriendo la puerta del refri para sacar un poco de mortadela y mayonesa y ponerlo bruscamente sobre la meza.

Aquel joven tenía puesto un conjunto de botas militares sucias atadas finamente con cordones blancos que parecía manchados con tierra, también usaba un par de jeans azules algo sucios que le marcaban las piernas y por arriba tenia puesto una campera cazadora negra con una musculosa blanca.

Su pelo era muy corto y estilo militar planchado hacia atrás y rapado en los costados... su característica principal era que su pelo era completamente blanco.

-Lincoln...- dijo Lynn viendo como el peli blanco se armaba un pequeño sándwich de mortadela con pan y mayonesa y miraba perdidamente hacia un punto de la cocina e ignoraba a su hermana.

Lynn podía notar como su hermano se veía ligeramente sucio y presentaba algunos rapones en su rostro... hasta sus nudillos parecían ligeramente raspados y en carne viva como si hubiera golpeado algo... o a alguien. El peli blanco solo se limito a comer su comida

-Es muy tarde Linc... ¿qué estuviste haciendo?- pregunto Lynn con cautela dejando su comida de lado.

-No te preocupes por eso...- fue la única respuesta de Lincoln mientras terminaba su emparedado y se levantaba para guardar la mayonesa de vuelta al refrigerador

Lynn estaba harta de su actitud y de no haber sido por que ella adelgazo mucho le daría una paliza por contestarle mal. Pero Lincoln ciertamente no solo cambio de actitud sino también que se hizo más fuerte y musculoso y ya no se dejaba intimidar por Lynn como antes.

Ahora era él quien podía someterla a ella cuando quisiera.

-Bueno... me voy a dormir... nos vemos- dijo Lincoln caminando hacia la puerta de atrás para dirigirse al cobertizo donde ahora vivía.

-Espera Linc! - dijo Lynn llamado la atención de su hermano.

-¿Que pasa Lynn? ¿Quieres venir a dormir de nuevo a mi cuarto? No estoy de humor para eso ahora mismo...- decía Lincoln frotándose las manos lastimadas mientras bajaba la mirada. Lynn solo se ruborizo un poco y sacudió la cabeza para despejar sus pensamientos.

-Eso no Linc... sabes... hoy Lucy vino con alguien a casa...- empezaba Lynn jugando con su largo cabello.

-Aja... ¿y? - dijo Lincoln queriendo terminar con esta charla para irse a la cama

-Bueno... vino con alguien que hace mucho no venia por aquí...- decía Lynn mirando fijo a su hermano.

-Pff... Si es su estúpida amiga lesbiana puedes decirle que se vaya a la mierda, Lucy ya dejo de ser gótica hace mucho tiempo.- decía Lincoln ahora ya fastidiado y sintiendo el dolor de sus nudillos rojos.

Lynn dejo pasar el insulto gratuito que le dio a la vieja amiga de Lucy: Haiku y solo cerró los ojos en señal de molestia antes de continuar.

-No... No era eso...- dijo Lynn intentando ocultar la molestia en su voz. - Sabes tu hermana mayor sale con una chica…- dijo Lynn en referencia a Luna.

-Y así le va a esa degenerada- dijo en un tono grave y acido el peli blanco. - Pero eso es el menor de sus males, si sigue consumiendo como lo hace va a morirse de una sobredosis antes que de Sida- dijo Lincoln burlonamente. Lynn ahora si estaba molesta.

-¿Cómo puedes decir eso de tu hermana? - decía indignada con su hermano.

-¿Qué? Si tengo razón... la vida que escogió Luna la va a llevar a una muerte segura... Su "rock star life" solo la va a transformar en otra cara decadente "bien pensante" cómplice del sistema.- decía Lincoln arrugando la frente. Lynn esperaba que no empezara con otra verborragia suya pseudo intelectual.

-Ella es familia Lincoln... y se respeta. - dijo Lynn entre dientes. - Pero no era ella de quien estoy hablando... ¿te acuerdas de Clyde McBright? ¿Tu..."mejor amigo"? - decía cruzándose de brazos la castaña mirando como Lincoln abría los ojos de incredulidad y después de unos segundos volvió a hablar.

-See... lo recuerdo...- dijo en un tono seco mientras le devolvía la mirada a su hermana - ¿Vino con Lucy a casa hoy? - preguntado algo extrañado. Hacía mucho tiempo había dejado de hablar con Clyde y no esperaba volver a saber nada de él.

-Si... y no solo eso! Si no también salieron los dos juntos... ¡en una cita! Hoy...- decía Lynn como si le estuviera informando a Lincoln de un gran secreto.

El peli blanco se quedo callado un momento y puso su mano en el picaporte para abrir la puerta.

-Mmm bueno... será mejor que hable con Lucy después. No tengo ganas de ver a Clyde merodeando a una de ustedes... Ven, vamos. - dijo Lincoln la puerta.

-Ahh... ¿ah donde? - decía Lynn frotándose el brazo.

-A mi cama- decía en una sonrisa Lincoln viendo como Lynn se sonrojaba. - Ven y cuéntame lo que sabes... y quédate a dormir de paso... Por favor...- esto último Lincoln lo dijo de una forma tal que le hizo latir el corazón a Lynn a mansalva y mientras su adrenalina golpeaba su cuerpo. se empezó a mover hacia la puerta.

-Bu... bueno... pero solo dormir... no tengo ganas de otra cosa...- decía con una sonrisa temblorosa en su rostro.

- Lo prometo- fue lo último que dijo Lincoln mientras salía con Lynn de la casa Loud rumbo al cobertizo donde viva Lincoln ahora. Al salir cerró la puerta detrás de si pero la luz de luz cocina todavía seguía prendida y ambos se perdían en la lejanía, dejando detrás de si el característico ruido de pasto y maleza al ser pisado.


MXRgrunt