¿Y ahora qué?
Es la pregunta que apareció en la mente Mirabel mientras observaba la fiesta que había al interior de Casita .
Había devuelto la magia .
Y trajo a su tío perdido de vuelta .
Pero al parecer , en sus ansias de devolver la magia se había olvidado de que su hazaña traería consecuencias incómodas cómo por la que estaba atravesando ahora mismo , rodeada de gente felicitando y llenando de cumplidos al por mayor a su persona …
Mirabel estaba empezando a entrar un poco en colapsó :
¿Había sido buena idea?
Claro que sí – se contestó ella misma .
¿Cómo podía siquiera pensar en que no era buena idea?
Pero entonces … ¿Por qué todo esto se sentía mal?
Siempre había añorado la atención y el orgullo de su familia , pero ahora que lo tenía , ¿Por qué se sentía tan … extraña?
La joven se disculpó con las personas que la rodeaban y como pudo , subió al techo de Casita .
Era un cielo estrellado magnífico .
Lo había hecho .
Había devuelto la magia .
Pero … ¿Y ahora qué?
Cambiarían las cosas …
¿O volverían a la vieja rutina? .
Por su bien rezaba en que no pasara eso último .
En los héroes de las historias que leía , siempre se hablaba de la gran hazaña del héroe , de sus luchas , de su camino para llegar ahí y de su sufrimiento durante las pruebas .
Pero después de la hazaña , cuando la adrenalina de la aventura pasaba y todo el mundo continuaba …
¿Qué pasaba a partir de eso?