DIALOGOS—

"PENSAMIENTOS"

LOS PERSONAJES NO ME PERTENECEN SIN EMBARGO LA ADAPTACION ES MIA Y NO PERMITO SU USO SIN MI PREVIA AUTORIZACION

9

Sakura dejo escapar el aire de sus labios y su garganta quemo casi al instante. Habían conseguido atrapar al asaltante de trenes pero en el camino terminaron en quien sabe donde. Tuvieron que actuar tan rápido que su equipaje y armamento había quedado en el tren, solo se habían quedado con sus trajes de héroes y ya era de noche. Estaban en medio del bosque y el frio del invierno entrante comenzaba a sentirse.

La nieve caía y a este paso ellos quedarían inconscientes en ella.

deberíamos dejar de buscar civilización y comenzar a buscar refugio Tamaki — dijo antes de extender su mano y ver como los copos de nieve comenzaban a descender nuevamente. —o no lo lograremos—

Tamaki abrazo sus propios brazos buscando algo de calor

Sakura entonces lo cogió de la mano para dirigirlo al interior del bosque. Hasta que finalmente encontró el lugar perfecto. Había muchos arboles y eso le ayudaría a que el viento no los golpeara directamente. Uso una de sus técnicas y creo una cúpula de una gruesa roca

aquí estaremos bien— murmuro Sakura y Tamaki asintió. Ambos se sentaron en el frio suelo y se abrazaron a si mismos —Ojala tuviéramos fuego—

traje esto. Pensé que tomarlos antes de que la nieva los humedeciera era buena idea — menciono el azabache antes de mostrar un par de regordetes troncos.

Los ojos de Sakura se iluminaron y de inmediato comenzó a ahuecar uno con ayuda de su kunai —dios— murmuro una vez que prendió una diminuta fogata y comenzó a sentir como el calor cubria su cuerpo —tenia miedo de que no la contáramos—

tu siempre tienes todo controlado— menciono Tamaki y Sakura le vio. El sintió su rostro ponerse caliente y casi de inmediato aparto la vista.

Sakura sonrió antes de regresar la vista a la diminuta llama. A pesar de los años Tamaki parecía seguir siendo el mismo.

El azabache solo la miro por el rabillo de sus ojos. La forma en como el tono Naranja del fuego cubría el rostro de Sakura era hermoso. Sakura era la chica mas bonita que el había visto en su corta vida y asi podria quedarse admirándola toda la vida. Pero fue entonces reparo que algo parecido a una medalla colgaba de su cuello. La misma placa que llevaba la flor que le regalo. Esa que le dijeron que era para un mensaje pero el decidió que solo le grabaran un corazón.

Levanto la mirada y se dio cuenta de que esos ojos jades lo estaban viendo nuevamente y… ya habia notado lo que el estaba viendo pues la tomo entre sus dedos

hace unos días— comenzó a relatar la pelirosa sujetando esa placa dorada —me llego un regalo anónimo. Una peonia— relato nostálgica haciendo círculos en la tierra —la placa venia con ella, era hermosa—

Tamaki trago —¿anónima? —

Sakura asintió. Aunque sabia que fue el azabache quien se la había mandado. Pobre Tamaki, Sai no sabia guardar secretos y tampoco se le hubiera hecho difícil averiguar quien se la había mandado. Solo Ino y el sabían que las peonias eran sus flores favoritas. E Ino jamás le regalaría algo así.

ojala supiera quien me la mando—

¿Por qué? —

si sabe que es mi flor favorita… bueno... debe de ser alguien especial— dijo y observo como el azabache abría la boca para decir algo. Pero simplemente no se atrevía a emitir ni una sola palabra .

Sakura negó con la cabeza. Tamaki no diría nada y ella tampoco lo obligaría a decirlo.

Ambos se quedaron en silencio hasta que el sonido de su estomago comenzó a hacer eco en el pequeño lugar.

Sakura sintió sus mejillas enrojecer, abrazo sus piernas contra su pecho y se hizo bola.

Tamaki solo sonrió ligeramente antes de quitarse el chaleco que portaba y comenzar a abrir cada puerto que tenia.

-no tengo mucho, pero podemos comer algo- dijo antes de extenderle las reservas que tenia para el uso de kosei.

Sakura le sonrió antes de coger una barra de goma. El azúcar le serviría para recuperar fuerzas.

El azabache tomo la misma que ella

Tu kosei me sigue pareciendo muy curioso—

El azabache suspiro antes de negar con la cabeza -¿aun sigues pensando sobre lo que pasaría si me comiera algo de una persona?

Sakura rio – no lo digas así, lo haces sonar como canibalismo. Pero si me parece muy interesante como tu cuerpo se adapta a lo que comes. Estuve pensando mucho eso en estos años—

"¿pensandolo mucho en esos años?"

¿pensando en mi? — pregunto en un hilo de voz. Mas que una pregunta a Sakura era una pregunta mas a si mismo.

Pero se dio cuenta tarde de que había dicho esa pregunta en voz lo suficientemente alto para que ella lo escuchara

si e pensando mucho en ti— acepto la mujer de cabello rosado. Aunque eso iba en doble sentido. —pero, no tienes que comer nada de otra persona, con un intercambio de ADN debería ser suficiente, un beso por ejemplo— dijo mientras un sonrojo adornaba su rostro. Aunque esperaba que con el color del fuego en su rostro alcanzara a disimularlo

¿un beso? — pregunto el con el corazón en la garganta. De solo escucharle decir eso sintió como la cabeza comenzaba a darle vueltas.

si— "conmigo por ejemplo"claro, cuando encuentres a una persona con la que te sientas cómodo— agrego para que no sonara como una insinuación.

Tamaki sintió un nudo en su garganta. La única persona a la que el había pensado en besar en toda su vida, estaba justo aquí, a su lado y estaban solos

y... tu... — dios, no podía hablar con fluidez, estaba muy nervioso y eso se veía reflejado en su voz –y tu- Tamaki tomo su mano y se dio cuenta de que Sakura estaba muy fría. -tienes frio- dijo con preocupación.

-¿esto? No tienes de que preocuparte, dentro de poco entrare en calor-

Tamaki negó antes de llevar sus dedos al broche de su capa. Sakura noto las intenciones que el tenía por quitársela

No Tamaki- dijo poniendo su mano sobre la de el para que no se la desabrochara

tienes frio—

tengo una mejor idea— dijo y Sakura se puso ligeramente encima de el hasta el punto en que sus narices se rozaron.

Tamaki solo trago al sentir a Sakura arriba de el, y la forma... la forma en que sus labios se encontraban solo a un par de centímetros le parecía como una tortura.

Inconscientemente comenzó a acercar sus labios a los de ella. Pero fue algo que Sakura no noto pues así como de rápido subió así de rápido se quito de el.

Sakura se acomodo entre sus piernas a forma de que ella quedara entre ellas.

El calor humano— es lo mejor dijo

Tamaki sonrió antes de que tomara su capa y con ella los cubriera a ambos.

Los dos se quedaron en silencio por largos minutos

se que no es la mejor manera de reencontrarnos— dijo Sakura recargando su cabeza en el pecho del azabache— pero me gusta que nuestros caminos volvieran a juntarse —

La mano temblorosa de Tamaki se poso encima de la de Sakura —a mi también y... no sabes cuanto— susurro mientras sus miradas se encontraban