Bien, aquí el segundo capítulo de la re escritura de esta historia, lamento tardarme mucho en esto, pero entre que tengo que reescribirlo todo de la manera más adecuada para que concuerde con mi actual forma de escribir, corregir errores que antes no note, entre otras cosas, también resulta que concuerda con un periodo complicado para mí, finales de semestre, pero bueno.

Y ahora mi parte favorita de cualquier historia que haga, los reviews;

CCSakuraforever; Pues sí, algunos cambios van a haber, desarrollar más algunas cosas, pero de momento lo quiero dejar en la inopía.

Carlos29; Mil gracias Carlos, me alegro que te haya gustado.


Crujía sus dientes con fuerza, no podía creer en cómo terminaron las cosas, él no quería que sucediera esto, que su compañero de equipo resultara herido, o peor, muerto, no, no quería eso, sabía bien que Sakura se enojaría por ello, todos lo harían, todos le odiaran por ser el causante indirecto de la muerte de Sasuke Uchiha, el último Uchiha en toda la aldea.

Apretó los párpados, no aceptaba que su frío compañero se haya sacrificado para salvarle la vida, Sasuke siempre fue alguien frio, antisocial, un poco antipático, e incluso un poco obsesivo, pero jamás espero que sacrificara su vida por él, por la de alguien patético, que tiraría su venganza por la borda por alguien que tenía un sueño desesperado que intentaba llenar un agujero en su pecho.

Naruto sentía los segundos como si fuesen horas, sentía que el tiempo mismo se hacía más lento, como si el mismo mundo quisiera recriminarle, que tuviera la eternidad para enumerar las razones por las que debió morir y no Sasuke, abrió de nuevos los ojos para ver el rostro pálido y lleno de cortes, y raspones, de Sasuke, crujió los dientes por tal escena, era demasiado para él.

— Parece ser que es la primera vez que ves morir a un compañero…es compresible, somos shinobis…nuestras vidas se rigen por la muerte…. —Naruto escucho las frías, pero ciertas, palabras de Haku, no tenía la fuerza, o la convicción, para gritarle, ya que tenía razón, un shinobi vive para la muerte, pero es duro aceptarlo, y lo es más cuando tu compañero se sacrificó por ti, lo único que atino a hacer es abrazar el cuerpo frio de Sasuke con él cariño y él respeto que podía darle a un camarada— Pero es tiempo que sigas a tu amigo…

Algo se rompió en la mente de Naruto, escuchar que no solo había perdido a un compañero de armas sino a un amigo, y que su sacrificio no serviría para nada porque igualmente moriría allí, fue un shock, como un golpe imprevisto, una creciente ira crecía en su interior, a la vez que una emoción salvaje llenaba su sistema, deseos de matar, deseos de matar a quien había matado a su camarada, a su amigo, lo quería muerto, cuando levanto la mirada sus ojos eran completamente rojos.

— ¡Voy a matarte! —

Su grito junto a un estallido de chakra de color rojo, que tomo la forma de un zorro demoniaco, hubiera iniciado lo siguiente: Naruto salvajemente atacando cada espejo del jutsu de Haku, usando fuerza bruta más una creciente y aumentada velocidad, después de atraparla atinarle un golpe que la enviaría a varios metros de distancia, después de conocer la identidad de la kunoichi de Kiri, esta desaparecería para cubrir a Zabuza del raikiri de Kakashi para después ser asaltado por Gato junto con un grupo de bandidos, pero que son finalmente derrotados por Zabuza y muriendo durante el trascurso de la batalla.

Pero eso jamás sucedió.

Konoha.

Sarutobi leía con calma algunos informes de misiones que habían enviado, solicitando algunas grupos o ninjas famosos en la aldea, siguió haciendo todo aquel papeleo hasta que se topó con una notificación que no había leído con atención, al leerla solo alzo una ceja, incrédulo, aparentemente el Raikage deseaba que se forme nuevamente una alianza, haciéndose el loco por lo del asunto Hyuga claro está, solo que esta vez para la formación de la alianza se pide un matrimonio de jóvenes ninjas.

Sarutobi al principio se mostró incrédulo, pero al final suspiro cansado al entender del porque aquella petición cuando solo piden unos clanes en específico, el raikage pide que, para la formación de la alianza, él represéntate de la hoja debe de ser alguien de un clan esencialmente extinto, de entre todos los clanes que cumplían dicha condición, que para su pesar la lista no era tan escasa como le gustaría después de las guerras, solo había uno que a la aldea le interesara resucitar, el clan Uchiha.

El raikage de forma sutil aun deseaba el poder de un doujutsu para aumentar el prestigio de su aldea, por ello necesitan al miembro de un clan extinto para asegurar la continuación de ese clan, y obviamente para que la alianza de las dos aldeas sea oficial, Sarutobi suspiro de nuevo, sabía bien que esto no era una clase de trampa, simplemente era un movimiento político muy sutil, pero funcional, ya veía en el futuro como sus concejales aceptarían esto sin demasiado interés en lo que pensaran los clanes, pero seguro que los Hyuga se negarían, siempre había sido un clan rencoroso, en el pasado habían ido a guerras solo por un clan que les había herido el orgullo y habían eliminado a otros por razones semejantes.

Los del consejo verán esto como una buena jugada, Danzo desde hace mucho que ha hablado del resurgimiento del clan Uchiha, un resurgimiento controlado, solo los muy escasos que sabían la verdad de la masacre de dicho clan habían escuchado al hombre hablar de que esta vez sería uno fiel a la aldea, y todo empezaría con Sasuke, pero Sarutobi sabía qué más que fiel a la aldea sería fiel a Danzo, planearon un poco después de la masacre Uchiha, para la resurrección del clan debían de eliminar la ley de prohibición de los matrimonios libre, donde una persona se puede casar con varias personas a la vez siempre que se cumplieran unas cuantas condiciones, de este modo se asegura una gran cantidad de descendiente del dicho clan, y aunque Danzo creía que era solo para el clan Uchiha, él confiaba en que los otros clanes casi extintos dentro de la aldea aprovecharan para recuperarse y evitar quedar en el olvido.

Aunque eso se planeó hace al menos tres años, Sasuke tendría que aceptar a varias pretendientes a los dieciséis, tanto sus pretendientes, sus descendientes, tendrían la protección de la aldea, Sarutobi solo suspiro de nuevo pensando que todo eso sería un buen plan, si no fuera que Sasuke tenía problemas tanto psicológicos como emocionales, sería imposible que él fuera alguien para aceptar tal cosa, no sin mucho tratamiento previo, o sin forzarlo. Aunque la petición del raikage pide un clan en extinción, existían otros, cuyos herederos podían estar mucho más dispuestos a aceptarlo, pero aquellos eran menores y no muy conocidos en la actualidad, en pocas palabras se especificaba al clan Uchiha, aunque existía otro clan que rivaliza con el clan Uchiha, el Uzumaki.

Cerró los ojos, buscando concentrarse en cualquier cosa que no hubiera captado con sus ojos, no sintió mayor presencia que la de sus Anbu guardaespaldas, ni siquiera los de Danzo, sintiendo un deje de confianza al saber que no había nadie que lo estuviera vigilando, se quitó su sombrero de hokage para ver un sello singular.

— Kai —Susurró, se liberó el sello, donde se mostraba uno más complicado y con muchos más trazos, poniendo el dedo en este expulso un poco de chakra, cuando quito el dedo noto que el sello se modificaba para abrir un agujero en el centro donde al final no había nada— No puede ser —Susurro en shock, había sucedido, había esperado que eso sucediera cuando Naruto estuviera en su primera misión rango A, o quizás que nunca ocurriera, pero él estaba en una misión de rango C ¿Cómo pudo ser posible que Naruto haya visto la muerte en una misión así?— ¡Anbus! —Llamó, con un deje de pánico en la voz

— ¿Sí, Hokage-sama? —Llamó uno con mascara de gato que apareció al instante en que había pronunciado la primera letra.

— Quiero que vayan inmediatamente a la mansión Hyuga y le informen únicamente a Hiashi Hyuga que "ha sucedido" solo dile eso y envíen un Anbus hacia las tierras de las olas donde se encuentra Kakashi Hatake —Ordenó intentando tranquilizarse, no solo la misión debía ser mucho más que un rango C, no había forma que una misión de ese rango se le complicara tanto a Kakashi como para que Naruto viera la muerte ¿Cierto? ¡¿Cierto?!

— ¿Algo más? —Cuestionó con voz plana.

— Esta misión se toma como una de rango S, nadie debe de saberlo, ni los consejeros ni los jefes de clanes, envíen al Anbus más rápido —Exigió, no quería ni pensar en lo que estos dirían, o preguntarían, si descubrían que enviaba a un anbu a esa misión, y qué lo había provocado.

— ¡Si, Hokage-sama! —Tanto rápido como apareció, desapareció, en un parpadeo, Sarutobi se dejó caer en su asiento, agotado como no lo había estado en años, ya había llegado la hora, debía de llamar inmediatamente a Jiraiya para que entrenen a Naruto, no quería ni empezar a escucharlo cuando supiera lo que había ocurrido por fin.

— Naruto ¿De verdad eres el niño de la profecía? —Él no le prestó atención a su alumno la primera vez que le dijo mencionando a Minato, pero ver en quien se convirtió, y como su descendiente tiene en su sangre la mismísima voluntad de fuego, le hace pensar que quizás, él sea el salvador del mundo.

Vio de reojo con la notificación y solo suspiro fuertemente, ahora el clan más importante de Konoha sería el clan Uzumaki y ya imaginaba todo el papeleo que se armará por eso, las futuras peticiones de matrimonios y el resurgimiento del rinnegan que pedirá el consejo como el problema de que el raikage exigirá poner a Naruto en un matrimonio arreglado, si, las cosas se complicarán, y mucho.

— Espero que todo salga bien —Rezó.

En Nami.

Naruto alzo el rostro mostrando una expresión de dolor y furia, sus ojos rojos brillaban de manera amenazadora y profunda mirando en dirección de Haku, quien se sintió pequeña ante esa mirada, el aire de pronto fue apartado por el chakra demoniaco del kyubi inundándolo a la vez de un deseo de muerte tan fuerte y espeso que le hacía sentir algo que hacía demasiado no sentía, terror. Zabuza y Kakashi percibieron ese instinto asesino deteniéndose levemente en su combate, Zabuza que trataba de recordar en qué lugar percibió una sensación de muerte semejante, y Kakashi quien reconoció de inmediato el chakra del kyubi y pretendía lanzarse para detener todo ese embrollo antes de que terminara con todos muertos.

Pero, igual de repentina que fue su aparición, lo fue su desaparición, Haku, Zabuza y Kakashi quedaron incrédulos al percibir que el aire cambió de una manera tan repentina que parecía casi imposible que hace un segundo estuviera cargado de muerte, pero no pudieron decir nada más al sentir como un pulso de chakra exploto desde el centro de la zona de espejo de Haku desviando toda la neblina, destruyendo los cristales volviéndolo en fino polvo, el agua bajo el puente se ondulaba, el propio puente tembló, forzando a todos los que podían a sujetarse al suelo con chakra, y aquellos menos preparados, como Tazuna y Sakura, cayeron al suelo.

Naruto veía hacia arriba, centrado en sus pensamientos, o eso parecía para quienes lo vieran ya que estaba quieto, sus ojos estaban en su normal color azul cielo, pero estaban vacíos, como los de un cadáver, como si no estuviera mentalmente en ese lugar.

Antes de que alguno pudiera procesar que había ocurrido vieron impactados como Naruto lanzaba un grito desgarrador mientras llevaba sus manos a sus ojos rápidamente mientras se encorvaba en ese lugar, Sakura noto eso y sintió temor de que algo le estuviera sucediendo a su rubio compañero, pero se quedó impactada al ver el cuerpo de Sasuke, haciendo soltar un grito desgarrador, pero antes de lanzarse imprudentemente a ese lugar se quedó corta cuando otra onda de chakra fue expulsada por Naruto quien no dejaba de gritar fuertemente.

— ¡Naruto! —Grito Kakashi lanzándose para ayudar a su alumno, e hijo de su sensei, esa actitud ya le estaba preocupando, Naruto estaba expulsando chakra de manera fuerte y errática, pero esta vez no tenía nada que ver con el kyubi, parecía venir de las ya de por sí masivas reservas del chico, pero fue detenido por un corte descendente de parte de Zabuza que por suerte pudo esquivar pese a la distracción que significaban las ondas de chakra.

— Kakashi, debes de dejar que los muchachos combatan, aunque esto es raro ¡Jutsu de Ocultación en.…! —Antes de terminar de nombrar su jutsu, se sintió una gran explosión que levanto una gran cortina de humo, pero antes de decir algo, Zabuza recibió en brazos a una inconsciente Haku y al alzar la mirada quedo en shock igual que los presentes.

Ante ellos caminaba Naruto con un semblante perdido, ignorando las lágrimas de sangre que caían de sus ojos, pero eran sus ojos los que dejaron sin alientos a los shinobis, ya no eran esos ojos azul cielo, no, ahora eran morados con un patrón de anillo con otro más pequeño dentro y en el centro un punto negro, tres anillos en total.

Naruto veía todo diferente, los colores eran más vividos, podía percibir todo de una manera tan amplia, no sabía qué carajo estaba sucediendo, pero podía ver hasta donde se encontraba su maestro y Zabuza con perfecta claridad, y eso que estaban a más de diez metros lejos de su persona, llevo sus manos a su rostro limpiándose las lágrimas que le habían salido, notando impactado que se trataba de sangre, usando la manga de su chaqueta se limpió todo rastro de sangre para parpadear nuevamente y seguir viendo de una manera tan diferente, tras unos segundos percibió algo que había cambiado.

Movió sus ojos morados entre su maestro, su compañera y amor platónico, el jonin de la neblina viendo que estos le veían impresionados, y temerosos en el caso de Tazuna y Sakura, confundidos saco un kunai para ver el reflejo de su rostro.

— ¡Ah! ¡¿Qué mierda es esto?! —No sabía que le sucedió, sus ojos eran diferentes ¿Diferentes? eso era una mierda, sus ojos estaban de la peor manera posible, pero podía ver diferente, más no mal, no entendía que pasaba.

Hasta que recordó que estuvo enojado por la "muerte" de Sasuke y la ira junto con las ansias de sangre hizo que algo se quebrara en su interior, liberando una gran cantidad de chakra, de un color rojo que tenía rastro de ansias de sangre ¿Conclusión? El kyubi, pero, aunque duro unos segundos en ese estado salvaje supo que se trataba de ese maldito zorro que le jodió toda su vida, fue ya hace tiempo que supo sobre el kyubi gracias al imbécil de Mizuki, él mismo averiguo unas cosas para entender que el kyubi era un ser de chakra.

Podía deducir que ese chakra que no era suyo debía ser del kyubi, pero ¿Esas cosas? ¿De dónde salieron? De una manera se parecen al sharingan, pero eran totalmente diferentes, alzo la mirada para ver el sharingan en el ojo izquierdo de su sensei que lo veía intensamente.

Estaba confundido, no sabía que pensar o hacer hasta que recordó el cómo inicio todo, haría como siempre hacia cuando no entendía algo, lo ignoraba y se concentraba en lo más importante en el momento, se dirigió hacia Sasuke que aún se encontraba acostado en el suelo sacando de sus pensamientos a los presentes.

— Sasuke, Sasuke —Su amigo seguía pálido, crujió los dientes por la rabia e impotencia, sin notar como los anillos de su aún desconocido doujutsu giraron, aunque ver anillos girar probablemente no fuera precisamente de notar, una leve chispa de vida se encendió en el cuerpo de Sasuke quien se movió levemente atrayendo la atención de Naruto— ¡Sasuke! ¡Sakura! ¡Sasuke sigue vivo! —Exclamó aliviado a la vez que los anillos en sus ojos dejaban lentamente de girar

— ¡Sasuke-kun! —Naruto rápidamente se apartó de sus otros compañeros, se sentía incómodo con personas a su alrededor, la confusión persistía, aún seguía impactado, pero escuchó algo chocar contra el suelo.

Llevo sus ojos morados hacia donde podía ver a Zabuza levantar con un solo brazo su espada Kubikiri boucho contra un kunai que sostenía fuertemente Kakashi, Naruto se concentró en eso y se lanzó para, quizás, apoyar a su maestro, pero este le apuntó con la palma para detenerle.

— Naruto, después hablamos, ahora necesito que cubras al constructor del puente —Exigió con un deje de asombro y pánico en su voz, alarmando más al rubio.

— ¡Pero Kakashi-sensei! —Intentó hacerlo cambiar de opinión cuando era obvio que no era tan fácil como quería hacerlo parecer.

— ¡Es una orden Naruto! ¡No sé qué te ha sucedido! ¡No debemos de arriesgarnos! —Exclamó desesperado, confundido.

— ¿Arriesgarnos dices, Kakashi? No te hagas el tonto, sé que tú también sabes que son esos ojos —Intervino en la conversación Zabuza con voz seria, apartándose de un salto de Kakashi y Naruto, puso a Haku en el suelo donde Naruto impactado vio que se trataba de la chica que había conocido hace unos días.

— No sé de qué me hablas, Zabuza —Mintió, era obvio que mentía, no solo por la mirada que le lanzaba cada pocos segundos al chico, sino por la propia forma en que lo miraba.

— No te hagas Kakashi, investigue sobre los doujutsu para enfrentarme ti, obvio que descubriría ese, y no me creo que tú no lo conozcas —Anunció el hombre mientras le dirigía su propia mirada al rubio.

— ¿Doujutsu? —Cuestionó Naruto, no tanto porque la palabra le resultara desconocida, sino porque una parte de él seguía demasiado confundida para entender bien todo lo que estaba pasando.

— ¿Qué? Interesante Kakashi, no le pudiste enseñar a tu alumno que son los doujutsu —La voz del hombre tenía un claro tono de burla, pero al mismo tiempo, escondida en esa burla, había un profundo alivio.

— Si lo hice, solo…

— ¿Con el Sharingan? Que mal maestro eres, un verdadero maestro instruye lo más rápido posibles a sus alumnos sobre las artes shinobis, especialmente las bases —Zabuza lo entendía mejor que la mayoría, cuando asesino a todo ese curso de estudiante en su examen siendo apenas un niño, le fue instruido todas las artes shinobis de una manera rápida pero efectiva, convirtiéndolo en hoy alguien reconocido por todo el continente elemental.

— No te metas Zabuza o te callare asesinándote inmediatamente —Advirtió el hombre, aunque él mismo no sabía a qué temía, aunque con todo lo que estaba ocurriendo al mismo tiempo tal vez solo era la adrenalina hablando.

— Estas nervioso, lo sé, igual yo lo estoy Kakashi, estamos viendo la resurrección de lo imposible, lo que dio origen al mundo como conocemos según dicen los mitos —Afirmó el hombre, ni siquiera sabía por qué estaba dispuesto a explicarlo, explicarle a un mocoso que tenía los ojos más valiosos y peligrosos de todo el maldito mundo, no, tenía que corregirse, sí que sabía por qué lo hacía, mientras más lo dijera en voz alta más lo pensaba, mientras más lo pensaba más lo procesaba, y mientras más lo procesaba se sentía más preparado para enfrentarlo.

— Basta Zabuza, esto no es tu asunto —Intentó cortarlo, necesitaba serenarse y con los eventos recientes necesitaba toda la concentración posible para ello.

— Sí que lo es, estoy siendo el espectador del renacimiento del doujutsu más famoso...

— Es hora de terminar con esto Zabuza... —Le interrumpió Kakashi

— ¡Alto Kakashi-sentei! —Grito a más no poder Naruto, deteniendo a su maestro que pretendía crear otro raikiri, el mencionado vio de reojo a su pupilo quien lo miraba con suma seriedad, bastante rara en él, y una horrible mezcla de temor y confusión haciendo que se le estrujara el corazón, él volteo la mirada concentrándose en Zabuza— Habla ¿Qué es esta cosa que tengo en mis ojos? —Preguntó con un tono que casi parecía de suplica

— Niño, lo que tienes ahí es el tesoro más preciado por más de mil años, tienes el arma más poderosa de todas —Empezó con un tono dramático, intentando ampliar el momento aún más, en su caso para pensar en algo, mientras que para Naruto parecía que solo quería aumentar su tortura.

— ¡Habla ya! —Exigió sintiendo sus emociones arremolinarse caóticamente en su interior.

— ¡Naruto, no es…! —El hombre intentó retrasar la noticia, no sabía lo que el hombre podía decirle a su alumno, y lo que podía hacerle aquella información.

— ¡Ahora no, Kakashi-sensei! ¡Quiero saber! —Rogó el rubio, desesperado.

— Naruto… —El jonin nunca había visto tan enojado a su pupilo, era compresible, estar tan confundido, y que nadie te preste unos segundos para ayudarte con ello te hace llegar al enojo, quizás lo mismo con lo del kyubi, por ello Kakashi guardo silencio y envió una mirada silenciosa a Zabuza de que el también hablaría, qué no permitiría que tergiversara todo— Está bien, Naruto, los doujutsus como había mencionado antes son técnicas oculares que solo se obtienen mediante el Kekkei Gekkai...

— Es como el sharingan niño, solo que diferente, en el mundo existe una gran cantidad de doujutsu con habilidades peculiares cada uno, pero…solo hay dos reconocidos como los más poderosos, el sharingan y el byakugan….bueno tres por lo que veo mocoso… —Anunció con notorio interés, pasando su mirada de Kakashi a Naruto, a sus ojos.

— ¿Entonces lo que tengo yo es, el sharingan? —Cuestionó, no solo es que fuera diferente, es que no se parecían ni remotamente.

— No, Naruto, lo que tú tienes es... más raro, el rinnegan— Sentencio serio Kakashi dejando sorprendido a Naruto, pero antes de decir algo vieron como una turba de bandidos aparecían en el otro lado del puente dejando su conversación a un lado.

— Vaya, vaya, los ninjas que he contratado se juntan con la escoria…, Zabuza, me has decepcionado, parece ser que tendré que matarte junto a la perra que siempre te acompaña —Entre la multitud salió Gato con una sonrisa confiada por la cantidad de ninjas le acompañaban.

Kakashi miro seriamente a Zabuza, quien sonrió con malicia viendo a dirección del mafioso, Naruto solo miraba con furia hacia Gato ya que fue él quien envió a unos bandidos a hacerle daño a Tsunami y a su hijo Inari, Zabuza hablo con un deje de diversión.

— Vaya Kakashi, parece que ya no somos enemigo —Anunció con serenidad, girándose para encarar la turba, con su mirada ganando un tinte peligroso, uno que demostraba la sed de sangre que lo caracterizaba.

— Así parece, igual ya se perdió el aire de combate ¿No? —Cuestionó el hombre de cabellos claros mientras hacía lo propio, no solo para liberar esa tierra de un tirano, no solo por la empatía que podía sentir por Tazuna y su familia, sino que había aprendido con los años a serenarse durante el combate, y ahora necesitaba enfriar la cabeza.

— Sí, fue por este niño, en fin, no tengo nada que hacer ¿Nos encargamos de ellos? —Señalo despreocupadamente el ninja renegado de Kiri al grupo que no se dejaba intimidar por los dos jonin, ilusos.

— Sí, necesito liberar tensión —Aceptó con un suspiro— Naruto cuida al constructor, Zabuza ya no le atacara, pero estos bandidos si —Ordeno el peli-blanco poniendo su banda encima de su ojo izquierdo, Zabuza miro de reojo a Haku para verificar que se encontraba en buen estado, con un asentimiento de los dos jonin se lanzaron hacia el grupo quien respondió igual.

En Konoha.

— Se ha activado, esto es preocupante —Menciono Hiashi con seriedad, en ese momento se encontraba sentando frente al Hokage quien fumaba de su pipa para despejar los nervios.

— Y en su primera misión fuera de la aldea, no sé qué habrá pasado, no lo entiendo —Admitió el hombre mientras miraba aquella pipa, ahora él también quería, y necesitaba relajarse— Quizás haya sucedido algo traumático, como lo dijo Fugaku, cuando atuviera un fuerte shock, el genjutsu se disiparía de inmediato y se revelaría el Rinnegan —Intentó explicar, aunque personalmente no podía saber las verdaderas razones.

— Eso lo sé muy bien Hiashi, es que es la misma cuestión, la única forma que le haya tenido un fuerte shock mental seria la muerte de un compañero o el primer asesinato o…. —La última opción estaba intentando encontrarla en la carrera.

— La aparición, o verdad, del kyubi….aunque….

— Sí, Naruto ya sabe del kyubi, Mizuki se lo dijo cuándo se robó el pergamino del primer Hokage —Desestimó aquella posibilidad, sabía que el chico podía no ser el más sensato, pero no creía que tardara meses en entrar en shock por eso.

— Sí, escuché ese rumor, pero no lo creí posible debido que el Uzumaki mostraba estar estable emocionalmente y como no había mostrado el rinnegan, se me hizo obvio que ese rumor era falso —Sentenció con calma.

— Tus suposiciones serian correctas Hiashi, pero no lo fueron, Naruto supo del kyubi, pero gracias a Iruka pudo con la noticia y logro digerirlo correctamente, por eso el rinnegan no se activó o… —Excusó el hombre, con cierto alivio en la voz, no quisiera saber que habría ocurrido si el chico no se lo hubiera tomado bien.

— Quizás el genjutsu fue disminuyendo desde eso no se puede saber desde que Fugaku murió, yo no podía distinguir ese genjutsu mediante el byakugan —Incluso había teorizado que desde la muerte del hombre el genjutsu hubiera perdido poder.

— Bueno, dejemos el asunto de que como se activó atrás, si Naruto está herido ya envié a un Anbu para ayudarle —Intentó reconfortar al hombre, y a sí mismo.

— Me alegro, aun no olvido la promesa que me hizo hokage-sama, yo he cumplido mi parte revisando si hay alguna clase de alteración en los puntos o sistema de chakra de Uzumaki durante estos años y he mantenido en secreto la noticia —Le recordó al hombre, con una mirada seria que le prometía que no lo quería de enemigo y que no quería que se pusiera del lado del concejo.

— Sí, lo se Hiashi, pero pensé que tu…

— ¿Qué me retractaría? Sí, sé que el muchacho no es la personificación de las buenas costumbres, ni el más brillante, pero es compresible su aptitud cuando se ha vivido en la soledad, no pude brindarle mucha ayuda o sino el clan sería perjudicado de alguna manera por las personas de la aldea… —Admitió con un gesto apenado, sabiendo que no había obrado de la mejor manera, pero tenía que velar por los suyos.

— ¿Pero? —Cuestionó el hombre queriendo terminar de escuchar al hombre.

— Él posee el rinnegan, él tiene un gran camino por delante y si el niño sigue con esa fuerza de voluntad de ser Hokage, será el Kage más joven de todos y deseo que el clan Hyuga esté relacionado con el próximo Hokage —Sentenció con firmeza en los ojos, casi podría decir desvergonzadamente, Hiruzen al menos admitía que el hombre era honesto.

— Las cosas jamás cambian, igual que Fugaku, pensando en el futuro, como ya cumplí mi parte con el poniendo a Sasuke en el equipo de Naruto, es hora de cumplir la tuya… —Si era honesto había tenido pensado decirle la verdad al Uzumaki cuando fuera adolescente, pero por cómo iban las cosas tenía que apurar las cosas.

— Correcto hokage-sama, ya le informé a mi hija, Hinata, que tendremos una conversación esta noche, deseo prepararla y estar listo antes de que el consejo ataque… —Ante lo último no pudo evitar soltar un pesado, e impropio, suspiro de cansancio.

— De eso quería hablarte Hiashi…es sobre el matrimonio… —Comenzó, mejor decirlo de una vez para empezar pronto con el dolor de cabeza que le duraría todo el día.

— ¿Qué sucede, Hokage-sama? —Como respuesta recibió la notificación de Kumo, que comenzó a leer despacio, a medida que leía su ceño se iba frunciendo para al final soltar un suspiro cansado— No me mostraría esto sabiendo que no me agradaría —Murmuró el hombre con una mueca.

— Sé que el clan Hyuga esta enemistada con todo lo referente a Kumo, pero conociendo a Danzo, sé que obligara al consejo aceptar esta alianza, principalmente usarían a Sasuke como medio para la alianza de las dos aldeas —Aclaró, a él tampoco le agradaba la idea de volver a tratar con Kumo, no cuando habían tardado tan poco en mostrarse como unos traidores.

— Siendo el heredero de un clan extinto importante, pero… —Desgraciadamente podía ver la lógica detrás de ello, sintiendo una punzada que prometía volverse un dolor de cabeza.

— Pero cuando Naruto regrese…, eso ya será imposible, ya que el rinnegan alzara a lo más alto al clan Uzumaki y sé que todos los del consejo…es más, apostaría de los representantes de algunos clanes querían que Naruto tengan descendiente con el rinnegan… —El clan en su momento ya había sido prometedor, uno que si no fuera por su pacifismo probablemente su fama hubiera perdurado tanto como lo hicieron los Senju y los Uchiha.

— En poca palabra harán la ley de matrimonio libre…, ya veo, y aprovecharán este tratado para matar dos aves de un tiro —No necesitaba ser un genio para entenderlo, aunque no le gustara en lo más mínimo.

— Yo cumpliré con mi parte del trato, además sé que tu hija quiere y respeta mucho a Naruto —Afirmó, solo esperaba que el chico no se tomara demasiado mal, ya tenía mucho que explicarle.

— Si lo sé, supongo que se desmayara cuando se entere —Sonrió levemente al imaginarse a la niña, le agradaba que su niña pudiera casarse por amor, algo muy raro dentro del mundo shinobi.

— Pero es algo inevitable, Naruto tendrá… que tener varias novias —Los dos hombres se sonrojaron levemente, obviamente nadie sin emociones se sobresaltaría con ese tipo de información, pero al final suspiraron, hasta que el patriarca del clan Hyuga hablo de nuevo.

— Hokage-sama ¿Quién se encargará del entrenamiento de Uzumaki? —Cuestionó con una expresión plana.

— Pienso que con Jiraiya… él tiene experiencia en eso —Reconoció que no era algo que había pensado demasiado, siempre había asumido que Jiraiya se encargaría de ello.

— Pienso que sería mejor que alguien el entrenara en cómo controlar su Doujutsu, quizás Kakashi Hatake, igual es su maestro ¿No? —Inquirió, a sabiendas de la importancia que tenía la red de espionaje del hombre.

— Puede ser, pero en realidad a Kakashi se le fue encomendado la misión de entrenar a Sasuke en el dominio del sharingan —Ese era otro punto, igual que lo más seguro es que necesitaran un profesor particular para Naruto también necesitaban uno para el heredero Uchiha, y la mejor opción seguía siendo Kakashi.

— Mm ya veo, si me disculpe Hokage-sama, debo de hablar con mi hija, con su permiso —Con un asentimiento de parte de Sarutobi, Hiashi se levantó para irse del despacho del Hokage, dejando al sandaime cansando mentalmente y notando que nadie le estaba viendo saco de un gabinete un libro de color naranja, pero antes de leer solo rezó para que Naruto se encontraba bien.

De vuelta en Nami.

Siendo decapitado, el cuerpo de Gato cayo hacia el mar dejando un rastro de sangre cerca de la orilla, Zabuza suspiro con cansancio mientras guardaba su espada en su espalda y se encamino donde se encontraba Kakashi encima de un montón de cadáveres, Zabuza le ignoro, no quería tener un combate en ese momento, además de que no quería terminar ese tiempo de paz y se encamino hacia la aun inconsciente Haku, por otro lado, Kakashi entendió igual, después vería que haría sino debía de concentrarse en su alumno que tendría suerte si no estaba sufriendo un colapso mental.

Naruto se encontraba sentado en el suelo viendo su reflejo en su kunai, sus enigmáticos ojos, no sabía qué hacer con eso, su maestro y Zabuza dijeron que era un dou-lo-que-sea y que el más famoso, aunque en su maldita vida había oído de uno que se pareciera a lo que él tenía, sintió arder sus ojos por la impotencia de no entender nada de lo que sucedía, con sus manos se secó las pequeñas lagrimas que se le habían escapado, se sentía fatal, ya era otra cosa que le ocurría en su vida que no entendía por qué le ocurrían esas cosas, primero que su vida fue una mentira, que en realidad todos le odiaban a muerte por culpa del maldito zorro que fue encerrado en su interior todo gracias al Yondaime hokage sin razón aparente y ahora ¿Esto? Que tiene unos ojos de lo más raro y no sabía qué hacer.

— ¡No! ¡No dejare que esto me desmorone! ¡Seguiré con mi sueño de ser Hokage! —Grito repentinamente Naruto, atrayendo la atención de los presentes, ya que Naruto se encontraba alejados de todos, cobijado y ahora estaba gritando con furia a quien sabe que— ¡Jutsu clones de sombras! —Gritó haciendo la característica posición de manos.

Apareciendo seis clones, Naruto pretendía demostrar que con ojos raros seguía igual que siempre, pero un mareo repentino hizo que cayera al suelo de rodilla llevándose sus manos a la cabeza gimiendo adolorido, Kakashi se alarmo y se acercó a su alumno, pero Kakashi noto como los clones veían, con los ojos bien abiertos, para toda parte, como si estuviera contemplado de una manera profunda el paisaje como si fuera lo más raro que hubiera visto, los clones se miraron las manos y entre ellos hasta finalmente ver a Naruto que mantenía los ojos cerrados hasta cuando todos los clones le vieron abrió repentinamente los ojos.

— ¡¿Qué mierda?! ¡Maldición! ¡Veo todo! ¡Veo todo! —Kakashi se acercó a su alumno quien cayó al suelo por el fuerte shock mientras que los clones imitaban las acciones del original antes de desaparecer en una nube de humo, la situación fue demasiado para él, su maestro tomo a su alumno con suma preocupación.

— Naruto… —Musitó preocupado.

Días después…

Zabuza junto con Haku veía con intensidad a Kakashi, ya habían pasado unos dos días desde la batalla en el puente y sorpresivamente Kakashi dejo vivir a Zabuza, quien junto con la kunoichi de elemento hielo se mantuvieron ocultos, pero cerca de la cabaña donde se hospeda el equipo siete y su sensei.

Sasuke había despertado ese mismo día y fueron tratadas satisfactoriamente sus heridas, por otro lado, Naruto seguía inconsciente, al parecer la aparición de su doujutsu fue un duro golpe, Kakashi había aparecido donde se mantenían ocultos los dos ex ninjas quienes reaccionaron instintivamente ante una posible amenaza, Haku se mantenía en suma alerta por si aparecía algún ninja Anbu de Konoha o de Kiri, Zabuza decidió hablar.

— ¿Qué quieres Kakashi? Nuestro enfrentamiento fue solo porque me contrataron, no fue personal —Anunció con tono calmado, casi condescendiente, pero seguía atento, preparado para retomar el combate con la misma intensidad que antes.

— Lo sé, pero tengo un problema —Aceptó con serenidad.

— Lo siento Kakashi pero no me dejare capturar tan fácilmente —Gruñó sujetando el mango de su espada.

— No, lo que quiero es que se unen a Konoha —Zabuza y Haku se miraron entre ellos para después dirigir una mirada de desconfianza hacia el ninja que copia, en una señal de que le parecía una locura su proporción— Sé que les parecerá una locura, pero es lo mejor, y lo más fácil —Anunció mientras entrecerraba la mirada en su dirección.

— Explícate ninja copia —Susurro Haku con voz helada, ella siempre protegería a Zabuza de cualquier peligro, por ello se puso frente a él con agujas senbon en mano.

— Zabuza, tú mismo lo viste, es el rinnegan lo que posee Naruto ¿Me captas? —Eso llamo la atención del ninja renegado, quien bajo su espada la cual mantenía en posición de ataque, mostrando que estaba interesando de lo que hablaba el ninja copia.

— Habla —Exigió.

— Él posee el Rinnegan, según se dice en los mitos, fue el doujutsu inicial y que le pertenecía a Rikudo sennin, el creador del Ninjutsu —Sentenció, aquello era algo que solo podía considerarse un milagro, algo legendario, algo que no podía dejarse que esa información volase.

— ¿Rikudo sennin? —Inquirió extrañada Haku viendo a Zabuza totalmente confundida, ya que ella no estuvo presente cuando Naruto mostro su nuevo cambio, Zabuza solo gruño diciéndole que se mantuviera callada, orden que fue obedecida por Haku.

— Como sea, Kakashi, eso es un mito —Anunció, estaban hablando de algo que simplemente era descrito como algo divino, algo que se decía daba un poder tan grande como la imaginación, no podía creerlo, no, no quería creerlo.

— Más bien lo era, Zabuza, los ojos de Naruto es la prueba de que ese mito existe y si eso es correcto, Naruto obtendrá un poder por de si superior al del kyubi —Ni siquiera él creía en el mito, o no hasta que vio esos ojos según los describían.

— ¿El kyubi? ...no puede ser… ¿Entonces él es? —Zabuza estaba sorprendido, todos sabían que el Yondaime hokage había "derrotado" al biju más poderoso, el kyubi, sacrificando su vida, una proeza impresionante, pero muchos saben que eso es imposible y el único modo de derrotar a una bestia con cola es sellándolo.

— Sí, pero esto no tiene nada que ver, estoy tan sorprendido como tu... —Admitió, mejor mantener todo en "términos pacíficos", al menos hasta que no le quedara ningún otro camino posible.

— Supongo, enviar a una misión así a un niño, con esos ojos y más con ese poder, no puede ser posible, quizás lo del poder de la bestia, pero con esos ojos es inaudito —Incluso si no quería aceptarlo tenía que hacerlo, había visto la prueba con sus propios ojos.

— Correcto, esto es tan sorpresivo que se tiene que tomar precauciones, todas —Aclaró con fiereza.

— Mantener en secreto la información, ya veo, con esos ojos todas las naciones lo querrán de una manera u otra, pero si no tienen la información, no habrá peligro alguno ¿No? —Cuestionó, entendiendo la intención del hombre, o se unían a él o morirían.

— Correcto, es ahí cuando te pido que te unas a Konoha —Aclaró, viendo a ambos ninjas renegados, sabía que podía ser problemático con el concejo, pero en cuanto vieran los ojos de Naruto, probablemente aceptarían todo.

— Siendo yo de Kiri, podría divulgar la información, o raptar al muchacho para Kiri, y que me expíe de mis pecados, aunque eso es imposible, por ello me pides unirme a tu aldea, una manera pacífica de evitar los problemas —Resumió, no solo para él, o para Kakashi, sino para Haku, prefería mantenerla calmada, los últimos días habían sido más impactantes que todos sus años viajando juntos.

— Evitaría que la información se filtrara además de tener un gran aliado para Konoha, es tu única opción, tú mismo lo dijiste podías divulgar esta información, o secuestrar a Naruto, por ello tiene dos opciones, aceptar o morir —Kakashi hablaba en serio y para asegurar que su amenaza fuera cierta en su mano formó el raikiri, Zabuza se carcajeo por la forma de amenazar de Kakashi mientras que Haku se mantenía tensa a un posible enfrentamiento.

— Hahaha me agradas Kakashi, sabes mover bien tus fichas, si es cierto, es la única manera para que la información no se divulgue es teniéndome encerrado en su aldea o matándome —Aceptó, divertido, cuando aceptó este trabajo no pensó que sería tan interesante.

— ¿Qué decides? —Advirtió sin deshacer su jutsu, su mirada fiera preparada para matarlos a ambos.

— Sencillo, nos uniremos a Konoha —Sentencio Zabuza con voz decidida dejando impresionada a Haku que volteo a ver a su maestro, completamente incrédula, Kakashi, por otro lado, no se mostró sorprendido, aunque así se encontraba, especialmente cuando desde el principio una parte de su mente se negaba a creer que aceptaría— ¿Qué? ¿Sorprendido?

— Para serte sincero, lo estoy, creí que no aceptarías —Reconoció mientras deshacía su jutsu.

— Lo hago porque deseo ver que hará ese muchacho, el posee los ojos más poderosos del mundo y deseo estar ahí para ver que hará con ellos, destruir su aldea, dominar el mundo, qué hará —Admitió, con sus ojos brillando de emoción.

— Convertirse en Hokage —Sentenció, aunque internamente se preguntaba sí el chico mantendría su sueño tras todo lo que había descubierto hoy.

— ¡Vaya! Ese mocoso tiene grandes expectativas, si, es una buena decisión ver el camino del mocoso, parece que tenemos visitas —Sentencio viendo a un costado suyo, Kakashi suspiro cansadamente y saco con desinterés su libro Icha icha, de unos árboles cayo finalmente aquel espectador.

Se trataba de un Anbu de Konoha, este tenía el cabello morado y una máscara de gato, Haku nuevamente se puso en posición de guardia mientras veía de reojo, por si Kakashi atacaba a traición, pero ver sus musculo relajado y leyendo ese libro creyó que no haría movimiento alguno.

— Hatake, tú y tú equipo son requeridos de inmediato a la aldea —Sentencio la Anbu que resulta ser Yugao sacando su katana corta y se posiciono en modo de ataque para eliminar a Zabuza ya que lo reconoció como unos de los desertores de Kiri.

— Yugao, cálmate de una vez, seguro que has escuchado lo que dije ¿No? —Cuestionó dedicándole una mirada que parecía perezosa, pero cualquiera que pudiera observar bien, era que esa mirada tenía grabada una advertencia, una que no quería ver cumplida.

— Siempre olvido que fuiste capitán Anbu ¿Cuándo supiste que he estado aquí? —Devolvió la pregunta, pero su voz tenía cierto tono de recriminación por exponer su identidad, misma que debía mantenerse escondida

— Desde el comienzo, no me gusta repetir las cosas Yugao, Zabuza Momochi y la joven Haku se irán con nosotros, yo hablare con el Hokage para introducirlo a la fuerza shinobi —Explicó, independientemente de mantener la información guardada, seguían siendo buenas adquisiciones para la aldea, uno de los espadachines de la niebla, y una usuaria de kekei genkai de Kiri, lo que bien podía hacerla la última usuaria en el mundo.

— Pero Kakashi-San, Zabuza Momochi es un ninja renegado y si la niña le sigue es porque debe de ser igual —Intentó convencerlo, a fin de cuentas, las ordenes habían sido claras.

— La señorita no tiene nada que ver en eso, pero me escuchaste, la introducción a las filas de Zabuza es para mantener la información ¿No escuchaste? —El tono de advertencia en su voz era claro, y prefería no enfrentarse al antiguo capitán, no creía que acabara bien.

— Entendido, solo necesito verificar la información sobre el jinchuriki del kyubi —Desapareció en un parpadeo, Kakashi suspiro nuevamente, ya que no le gustaba que hablaran en ese tono tan duro, una de las razones por que dejo de ser Anbu, una de tantas.

— ¿Ahora qué Kakashi? —Inquirió Zabuza.

— Esperar a que Naruto despierte y partir de inmediato a la aldea —Con eso los tres desaparecieron mediante un shushin, para pensar que es lo que harían en el futuro.

Un día después.

Unos ojos morados anillados se fueron abriendo lentamente hasta estar completamente abiertos, movió sus ojos de un lado para otro al notar que veía diferente, seguía viendo... con más claridad, se levantó rápidamente para dirigirse al espejo más próximo que se encontraba en el baño, al llegar empujo con fuerza la puerta del baño y se vio en el espejo, noto de inmediato que seguían ahí, esos ojos, los ojos morados de quien sabe qué cosa, gruñendo une vez más, cerro de un portazo el baño para soltar una leves lagrimas amargas.

En la sala se encontraba Kakashi siendo acompañados por unos curiosos Sasuke y Sakura que veían a una Anbu que se encontraba con ellos, escucharon el portazo de la puerta del baño y Sakura pretendía subir a gritarle a Naruto por ser tan maleducado por eso, pero una mirada severa de Kakashi le hizo quedarse quieta recordando lo que sucedió hace tres días.

Por otro lado, Sasuke se sentía confundido, y dichoso, la dicha debido que logro desbloquear el Sharingan, era un paso más para poder derrotar a Itachi, pero estaba confundido ya que todos se estaban comportando extraño referente a Naruto, cuando le pregunto qué sucedió en la pelea, Sakura le aseguro que Naruto había salido victorioso, pero no dijo cómo y su maestro se ponía serio referente a eso.

Además de la presencia de esa Anbu, aquellos ninjas le daban una mala sensación por lo de su hermano, pero le intrigaba el hecho de que había uno en su misión, solo pudo atribuirle que se dieron cuenta que la misión era rango A en lugar de C, Yugao esperaba pacientemente que llegara el jinchuriki, estaba confundida, aunque no se notaba por su máscara, aunque sin ella tampoco podía ser visto ¿Kakashi proponiendo a un renegado unirse a Konoha? ¿Proteger la información? ¿Rikudo sennin? ¿El rinnegan? Solo esperaba que todas sus dudas se resolvieran cuando el Uzumaki bajara para ver que sucedía.

Después de unas dos horas, se escuchaban los pasos lentos de Naruto, Kakashi le hecho una mirada a Tazuna, que pidió a su familia dejar a los ninjas solos, Sasuke noto este hecho y su ansiedad de saber que sucedía le carcomía mientras Sakura solo se concentraba en Sasuke, cómo reaccionaría al ver esos ojos extraños, pensaba igual Kakashi sobre Yugao aunque no por las mismas razones forma.

— ¿Kakashi-Sensei? —Se escuchó la voz débil del rubio dando a entender que había llorado, Kakashi se llevó su mano a la frente, se le había olvidado que esto podía ser traumático para su alumno, sabía que él ya conocía la verdad del kyubi y podía estar susceptible a los cambios y hechos que uno no puede entender con facilidad.

— Aquí estamos Naruto —Llamó con tono suave, intentaba darle algo de paz y tranquilidad al pobre chico.

Escalón tras escalón, todos sentían la ansiedad en el aire, cuando Naruto bajo definitivamente todos pudieron contemplar, con sorpresa, el rinnegan, debido a que solo se había visto levemente, no completamente, Yugao no pudo evitar dejar escapar un gemido de sorpresa al ver el tercer, y más poderoso, doujutsu de todos, que superaba a creces al sharingan y al byakugan.

— ¿Tengo algo en la cara dattebayo? —Pregunto con inocencia, le incomodaban esas miradas, ya mucho tenía con que todos los vieran con odio y deseos de muerte para que también le vean como si fuera un bicho raro, el primero en recomponerse fue Kakashi.

— Naruto, buenos días —Saludo, sin cambiar su tono de suavidad y tranquilidad.

— Eh… buenos días, sensei —Devolvió el saludo, con cierto alivio en su voz.

— ¿Cómo te sientes? —Preguntó, intentando darle un poco de normalidad al chico, normalidad que al pobre chico le hacía falta.

— ¿Yo? Mareado, confundido… diferente..., sensei —Admitió, abrazándose con uno de sus brazos, en un intento de reconfortarse.

— ¿Diferente? —Inquirió, intentando descubrir toda la información que pudiera para ayudar a su alumno.

— Si, Kakashi-sensei, veo todo con mucha diferencia, mi chakra lo siento diferente…cuando cree lo clones lo sentí diferente…además los clones… —Empezó a explicar con nerviosismo, probablemente temeroso de que lo trataran de loco.

— ¿Qué cosa, Naruto? —Inquirió con amabilidad mientras intentaba alentar a su alumno a seguir avanzando, porque no creía que adelantarse para que terminara de bajar fuera bien para las emociones del joven.

— Es que…, vi lo que veían los clones…, fue raro sensei…, veía todas partes, donde miraban los clones lo podía ver… —Explicó decaído, su mejor jutsu, en realidad el único que realmente podía decir del que estaba orgulloso de haberlo dominado, se había vuelto uno que simplemente ya no podría usar.

— Ya veo, bueno mantente tranquilo Naruto, podrás saber sobre ello después, pero mantén la calma —Dijo Kakashi con voz compresiva, detecto que su alumno sentía ansiedad, recordó sentirse así un poco después de que obtuvo el sharingan ya que obviamente nadie le instruyo como manejarlo.

Naruto sonrió nervioso y noto que sus compañeros lo veían sumamente raro, al tratar de despejar el ambiente pesado les sonrió, pero Sakura desvió la mirada y pretendió hablar con Sasuke, quien miraba a otro lado con una mirada sumamente fría y dura.

Naruto solo bajo levemente la mirada, sentía que fue rechazado por sus compañeros por culpa de sus ojos, aquellos que le hacía sentir incomodo, nervioso, tantas cosas, empuño las manos y solo se encamino hacia la cocina para tomar el desayuno ante la mirada analítica de Yugao.

— Dudo mucho que Hokage-sama me haya enviado a esta misión solo por coincidencia…, esto traerá muchos problemas..., espero que este niño tome una gran decisión…, para bien o para mal… —Aceptó ella en un intento de encontrar algo parecido a serenidad.


Bien, aquí está el segundo capítulo de la reescritura de este fic, como pueden ver, no ha cambiado la gran cosa, y es que creo que lo que realmente será cambiado será después de un par de capítulos.

.