Bien, aquí el segundo capítulo de la re escritura de esta historia, lamento tardarme mucho en esto, pero entre que tengo que reescribirlo todo de la manera más adecuada para que concuerde con mi actual forma de escribir, corregir errores que antes no note, entre otras cosas, también resulta que concuerda con un periodo complicado para mí, finales de semestre, pero bueno.

Y ahora mi parte favorita de cualquier historia que haga, los reviews;

CCSakuraforever; Pues sí, algunos cambios van a haber, desarrollar más algunas cosas, pero de momento lo quiero dejar en la inopia.

Carlos29; Mil gracias Carlos, me alegro que te haya gustado.


Naruto caminaba cabizbajo sin tener ganas de levantar la mirada del suelo, ya habían pasado el tiempo y se acercaban cada vez más a la aldea y podía sentir un mal presentimiento formando un nudo en la boca de su estómago y el Anbu que les hacía compañía no ayudaba en nada con ese sentimiento, en realidad solo lo incrementaba y le hacía sentir nervios al punto de que quería vomitar.

Desde hace días que sus compañeros de equipo no le habían dado la mínima atención, cada vez que lo veían, casi siempre cuando creían que él mismo no los veía, lo veían raro y evitaban hablarle solo que la diferencia era que Sasuke le lanzaba una que otra mirada fría sin razón aparente. Solo podía pensar que fue culpa de sus ojos, desde que habían aparecido la estrecha relación de compañerismo que tuvo con Sakura y Sasuke, especialmente con Sasuke, se desvaneció repentinamente, él creía que había hecho un pequeño avance, pero parece que se equivocó.

Movió levemente las vendas que cubría casi toda la cara que según kakashi le evitaría que sus ojos fueran descubierto a simple vista, recordó que su maestro le hablo un poco más sobre el Rinnegan, su Doujutsu. Kakashi le comento sobre el origen y la leyenda de los ojos del antiguo creador del Ninjutsu, aquel que derroto, según decían los mitos al poderoso demonio de diez colas y consiguió la paz mundial, temporalmente, pero paz mundial era paz mundial.

La historia le sirvió en algo a Naruto para saber sobre un poco de su…Doujutsu pero le hizo sentir una suma ansiedad por poseer otra cosa que nadie jamás había tenido por más de dos mil años aproximadamente, si es que para empezar el mito era cierto, eso le sumaria mucha más soledad más de la que tenía.

Era obvio que muchos se alejaran de el por poseer el Doujutsu más raro de la existencia y sumando que tenía al kyubi, sus esperanzas de ser aceptado estaban disminuyendo cada vez más y nadie le hacía sentir mucho mejor, su maestro solo se dedicó en vigilar el camino mientras era ignorado por sus compañeros y la Anbu le ponía el ojo en algunas ocasiones, simplemente pasaba de él, como si creyera que en algún momento comenzaría a atacarlos a todos o algo así.

Naruto suspiro una vez más y alzo su mano derecha donde se había apuñalado para hacer una promesa, de nunca echarse para atrás y era gracias a eso que aún no se ha suicidado, nadie le entendía que tener algo que los demás no tienen aumentara su soledad y no sabía cuánto tiempo esa promesa podría ayudarle a permanecer vivo, sentía que lo poco que había podido construir de su vida se estaba derrumbando a un paso terriblemente rápido, pero no lo suficiente como para que no pudiera ver como se desmoronaba.

Entre los árboles se encontraba Zabuza junto con Haku vigilando al grupo de ninjas de la hoja, en parte sirviendo como escoltas para el grupo, claramente concordaron que era mejor tomar caminos distintos para que los genin no se sobresaltaran para después encontrarse en Konoha, de preferencia cuando los genin recibieran y digirieran, la noticia de que los que intentaron matarlos ahora serían parte de la aldea.

Por otro lado, Haku noto algo, algo que hizo que saltara hacia los genin que al verla se pusieron en guardia mientras que Yugao y Kakashi la miraron esperando del porque su presencia, cuando era tan consciente como cualquiera de los efectos que eso podría tener, pero sus expresiones se llenaron de confusión cuando la joven del elemento hielo se acercó directamente a Naruto para darle un leve abrazo ante la mirada desconcertada de los más jóvenes.

Haku había notado desde hace mucho que Naruto estaba completamente en un conflicto emocional y eso lo comprobó al ver los músculos tensos del rubio y como mantenía su mirada en el suelo. Al principio no le dio importancia ya que Naruto debía estar aun en shock por poseer un Kekkei Gekkai pero eso duro más de unas cuantas horas y supo correctamente cuando el rubio estaba a punto de sufrir un colapso nervioso.

Zabuza bufo frustrado saliendo entre los arbustos, le había enseñado a Haku no permitirse llevarse por las emociones, pero debía de recordar que, aunque eran shinobis y eran armas, podían tener emociones y eso lo demostró su pupila a hacer eso que muchos antes jamás serían capaces de hacer, mostrar en público alguna reacción emocional, algo que era casi un tabú dentro de las propias filas shinobi.

Naruto al notar el leve abrazo que le dio la kunoichi del elemento hielo hizo que se le humedecieran los ojos y manteniendo el poco orgullo que aún tenía contuvo las lágrimas, pero internamente agradeció al menos tener a alguien que le importara lo suficiente como para abrazarlo, sintiendo como un peso en la espalda, un peso que no sabía que tenía, caía, liberándolo.

Después de eso el grupo siguió su camino, ahora incluido con los fugitivos de Kiri, Sakura le pregunto sobre la presencia de los dos ninjas renegados a su maestro, pero Kakashi le dejo claro que ellos, ahora mismo, eran aliados, Sakura no volvió a objetar ya que confiaba ciegamente en su maestro y Sasuke podía hacerles frente una vez más.

Por otro lado, el Uchiha no podía sacarse de la cabeza al ver su compañero con esos ojos, esos anillados ojos de color morado, él sabía que eran un Doujutsu ya que obviamente el poseía uno, el Doujutsu de Naruto era sumamente diferente al Sharingan y al Byakugan, pero según escucho a escondidas de parte de su maestro, el Rinnegan, como se llama aquel extraño Doujutsu, era simplemente superior a los otros Doujutsu existentes causando que un sentimiento de furia y celos creciera por ello.

Miro de reojo a Naruto que se encontraba un poco atrás siendo abrazado por los hombros por Haku, noto que estaban hablando en voz baja y que Naruto tenía los ojos vidriosos, clara señal de que lloro en silencio, eso encendió la furia una vez más de Sasuke, su estúpido compañero debería de estar orgulloso de poseer un Doujutsu nunca antes visto, o que como mínimo mantuviera la cordura, no que se volviera una gallina, eso era un golpe para su orgullo por ver a alguien tan débil con –Aunque le dolía en su ego pensarlo- el Doujutsu más fuerte, aún más que el Sharingan.

Naruto se encontraba levemente mejor gracias al abrazo y las palabras profundas de Haku logro calmarse y soltar en parte toda su ansiedad, ella le platico como se sintió cuando comenzó a manejar su Kekkei Gekkai, cómo se sintió nerviosa durante mucho tiempo, como los que sabían que lo tenía esperaba que supiera usarlo incluso si no tenía a quién le enseñara, que, incluso si era un camino que tenía que recorrer sola, el apoyo de Zabuza, su confianza en que podía aprender a dominarlo, le había servido, le comprendía ya que al no tener nadie que le hablara como usarlo fue una experiencia... difícil. Pero Haku le hablo con sumo cariño- Sin saber porque- que fue gracias al apoyo de su maestro Zabuza que le incitaba en convertirse en la mejor arma de todas, pudo lograr dominar su elemento y de ahí pudo avanzar por sí misma. Naruto no le gusto escuchar que Haku se consideraba un arma, pero se sintió mejor que al escuchar que con el apoyo de Zabuza pudo avanzar y dejar atrás la ansiedad de sus desconocidas habilidades.

Kakashi miro todo aquello levemente y solo sonrió bajo su máscara al ver que al menos su alumno se encontraba emocionalmente mejor, como lo dijo una vez su maestro "Para curar nuestras penas es mejor la compañía de una buena mujer" aunque su maestro le dijo que eso le había dicho el Sannin Jiraiya, por lo que era muy claro que no se había dicho con las buenas intenciones que su maestro quería transmitirle.

Zabuza miraba de vez en cuando por todas partes, ya se estaban acercando a Konoha y sabía bien el desmadre que se amaría con su presencia y no solo eso, sino por los ojos del pequeño genin y él sabía que lo más codiciado en el mundo ninja es el poder y el rinnegan es el máximo poder, eso dice la leyenda de Rikudo sennin, pero si metemos al Kyubi a la ecuación, tendrían a alguien con el poder de un dios y Zabuza quería estar junto a ese muchacho durante su travesía y ver lo que le haría al mundo.

Zabuza siempre ha seguido al más fuertes, o había buscado ser el más fuerte, o en modo de decirlo de otra forma, es un instinto de supervivencia el seguir al más fuerte y eso era lo que iba a hacer. Zabuza miro a un lado suyo, viendo como el rubio jinchuriki hablaba con su arma personal con suma calma.

El ninja de Kiri suspiro a su adentro pensando en las posibilidades de las futuras guerras que habrá por el nombre de Naruto Uzumaki pero prefería estar con Konoha que con Kiri, allá podían matar a Haku por su Kekkei Gekkai aunque si recordaba bien, escucho que el reinado oscuro de Yagura, el Yondaime Mizukage había terminado desde hace ya mucho, pero igual seguía en la lista de buscados por Kiri, así que tampoco podría estar seguro.

Poco a poco vieron las puertas de la aldea y Kakashi se tensó, sentía que algo malo iba a suceder, no tan malo, sino que sería incomodo, estresante y cansado, algunas veces maldecía a ese sexto sentido que le decía que ocurría algo muy malo.

— Naruto… —Llamo con voz baja el ninja copia, el grupo se detuvo esperando las palabras del Jonin, pero este solo suspiro e hizo un gesto de mano a un arbusto donde salió un perro con una banda ninja en la frente además de traer algo entre los dientes, Yugao pudo verlo, se trataba del perro espía de Kakashi, Pakkun.

— Aquí esta Kakashi —Menciono el perro con voz ronca sacando un grito ahogado de los más jóvenes al ver a un animal parlante, Kakashi se agacho y vio como entre los dientes había una especia de lentes de visor de color naranja.

— Gracias Pakkun…, Naruto, toma —Después de agradecer Kakashi tomo los lentes y se lo lanzó al rubio que por las vendas no los pudo recibir bien, pero logro atraparlas entre sus manos, al verla más de cerca noto que parecían unos lentes de nieve y miro interrogante a su sensei.

— ¿Qué es esto Kakashi-sensei?

— Son unos lentes que evitaran que todos vean tu rinnegan..., le pertenecieron a un amigo —Explicó sencillamente, aunque Yugao podía escuchar cierto deje de tristeza en su voz.

— ¿En serio?, ¿Y quién es? —Cuestionó Naruto genuinamente interesado, a fin de cuentas, jamás había escuchado de un amigo por parte de su maestro, ni siquiera cuando quisieron ver debajo de su máscara vieron que tuviera algo siquiera parecido a un amigo.

— Pues…, un amigo caído en batalla, aquel que me dio esto, Obito Uchiha —Cuando dijo eso Kakashi despreocupadamente señalo con su pulgar a su ojo oculto sacando el aire a Sakura y Naruto, por otro lado, Sasuke no objeto nada, en realidad estuvo bastante satisfecho al saber dónde su sensei había sacado su sharingan y que no tenía nada que ver con Itachi.

— Pero…, pero sensei ¿Por qué me lo da? —Cuestionó desconcertado el rubio, si era algo que pertenecía a uno de sus pocos amigos, sí los había conservado por vete tú a saber cuántos años, no podía entender por qué se los estaba dejando.

— No hay de otra, son los únicos lentes capaces de ocultar parcialmente tus ojos, además, envié Pakkun para otra cosa…, dime ¿Qué ha sucedido? —Pregunto seriamente el peliblanco, Naruto decidió seguir las indicaciones de su maestro y se puso los lentes, Pakkun miro como Naruto se quitaba las vendas de su rostro logrando ver el Rinnegan.

— Así que era cierto. Escucha Kakashi, parece ser que el Hokage sabe sobre los ojos de Naruto —Cuando dijo eso Kakashi y Zabuza se miraron entre sí para después ver a Yugao, dando a entender que su presencia aseguraba aquello, por otro lado…

— ¡Espera un momento! ¡¿Cómo así que el Hokage sabe de esto? ¡Estoy cansada de tanto misterio! ¡¿Por qué Naruto tiene esos ojos tan extraños? ¡Eso no tiene sentido! ¡Así parece más a un monstruo de lo que ya es! —Las palabras hirientes de Sakura hizo que Naruto temblara mientras se ponía finalmente los lentes de Obito, Haku le lanzo una mirada de muerte a la pelirrosa y le faltaba poco para sacar unos senbon pero la voz de Kakashi la detuvo.

— ¡Suficiente, Sakura! ¡La situación no te concierne en lo más mínimo! ¡Como tu sensei te ordeno que mantengas la boca cerrada! No es el momento para tonterías —Reprendió levemente enojado Kakashi, puede ser que su estudiante estuviera confundida, pero esos fueron palabras hirientes para Naruto, Sakura refunfuño por ello, más no dijo nada, por otro lado, Naruto apretó los dientes en son de impotencia e ira, pero no dijo nada, el siempre guardaba sus sentimientos y no se dejaba dominar por ellos.

— mm Kakashi ¿Qué haremos ahora? —Pregunto desinteresado el perro obteniendo la atención requerida, el ninja Copia lo pensó unos momentos en que deberían de hacer, supuso que debían ir directamente con el Hokage pero debía saber algunas cosas.

— ¿Alguien más sabe? —Interrogó, esperaba que la noticia no hubiera corrido en la aldea tan rápido, o al menos no en los miembros del concejo, sería, simplemente, problemático.

— Desgraciadamente, el consejo de la aldea también lo sabe —Eso encendió las alarmas de Kakashi y Yugao, mirándose entre sí asintiendo, la situación era peor de lo que parecía, era bien sabido para todos los shinobis que el consejo de la aldea estaba regido por el Hokage pero los demás miembros tenían voto para decidir en fuertes decisiones de la aldea.

Pero la situación no llegaba hasta ahí, sino que Kakashi tenía como recuerdo las cosas que el Consejo se ha negado en el pasado, pero lo peor era la especie de gusto de hacer miserable la vida de Naruto y tenía muchas pruebas para demostrarlo: Kakashi sabía bien que Naruto era hijo de su sensei, Minato Namikaze y por ello durante años desde el ataque del Kyubi, había intentado de cualquier manera adoptar a Naruto, como mínimo estar más presente en su vida, era, una especie, de deber ya que era el último de los alumnos del Yondaime, pero el consejo se negó, afirmando que él era un ninja muy importante para la aldea como para perder su tiempo criando a un "Demonio" claro que aquel que lo dijo murió decapitado por él.

Sucedió lo mismo con Jiraiya, él también quiso hacer legal su papel como padrino de Naruto, llevarlo consigo para recorrer el mundo y convertirlo en su alumno, pero los consejeros negaron ya que alegaron necesitar a Jiraiya con su legendaria red de espía para la búsqueda de posibles enemigos a la aldea, pero no era todo, sino que muchas cosas el consejo le ha privado a Naruto, como ser adoptado en su niñez, la negación de la mansión de su maestro de parte del clan Namikaze o la trasferencia de los bienes de los clanes Uzumaki y Namikaze y lo peor de todo, algo que aun el consejo sigue peleando, la propiedad del país del remolino, ya que Naruto como heredero del clan Uzumaki, dentro de Konoha al menos, era suya toda la destruida aldea de Uzu.

Eso y más eran la injusticia que le habían hecho a su alumno, en especial que le negaron que lo entrenara al máximo, sino que fue obligado a entrenar a Sasuke por poseer un Sharingan ya desarrollado.

Kakashi suspiro y miro una vez a Yugao que no hacia gesto corporal alguno, pero podía asegurar que estaba disgustada bajo su máscara, ella le era leal al Sandaime por ello tenía aberración contra el consejo igual que Kakashi. El ninja Copia no esperaba que las cosas fueran así, esperaba hablarle de esto al Hokage, después planear que decir al consejo y evitar definitivamente que Naruto caiga en las garras de Danzo, tal vez el único ser igual de despreciable que Orochimaru.

Conocía perfectamente al halcón de guerra, era alguien que creía poder defender a la aldea, pero también tenía deseos codiciosos donde se centraban en una cosa: Guerra. Danzo ha asegurado en el pasado que para hacer a Konoha la aldea más fuerte y segura debían de conquistar y aniquilar a los otros países mediante la guerra, como siempre dice "El sacrificio por un bien mayor" pero el Sandaime no aceptaba esa ideología, y por suerte la mayoría del concejo estaba de acuerdo.

Danzo tenía fama de usar ninjas con habilidades extraordinarias, entrenarlos y, en el proceso de entrenamiento, arrebatarles las emociones convirtiéndolo en simples armas, Danzo siempre es así, en más de una ocasión, después de unos años del ataque del Kyubi, Danzo sugirió usar el jutsu secreto de su sensei en la academia para potenciar el ejército de Konoha y lanzarse a la guerra, algo que el Sandaime y sus allegados, como él y otros Jounin se horrorizaron en pensar del uso del jutsu Hiraishin no jutsu del Yondaime de esa manera, por suerte eso se volvió a replicar.

Pero pensar que Danzo quiera poner sus manos en Naruto le da un temor, no un temor por sí mismo sino para el continente elemental, Rinnegan más el kyubi sería la devastación de todo y todo bajo el mando de Danzo, era simplemente algo que nadie quiera vivir bajo todo ese infierno, pensó Kakashi con seriedad.

— ¿Qué haremos Kakashi? —Cuestionó Yugao con seriedad, inclusive Kakashi pudo notar un deje de temor, probablemente tan preocupada como él de que Danzo ganara en esta ocasión.

— Supongo que el Hokage sabrá que hacer, es mejor ir y hablar con él —Habían pasado unos segundos, pero Kakashi había usado toda su concentración en pesar la consecuencia de esta información igual que Yugao, no por nada fueron, y son, Anbu, Pakkun asintió desapareciendo en una pequeña explosión de humo y el grupo siguió con su camino en silencio.

— ¿Qué sucede Kakashi? ¿Hay algún problema? —Pregunto con sorna Zabuza al ninja Copia que le ignoro olímpicamente dejando malhumorado al ninja de la neblina, ahora más serio se atrevió a preguntar— ¿Qué sucederá ahora Hatake?

— Primero, tenemos que hablar con Hokage-sama sobre lo más importante y después veremos que sucederán con ustedes dos —Finalizo Kakashi con una voz despreocupada mientras sacaba su ya usual libro naranja, El equipo siete con compañía cruzó la puerta de la aldea, los guardias reconocieron a Kakashi junto a su equipo de Genin pero se quedaron extrañados por la compañía extra, pero al ver al Anbu que los acompañaba decidieron quedarse callados.

Siguiendo con el camino, Naruto podía ver un poco raro con esos lentes de color naranja y sumando el hecho que tenía el Rinnegan, podía ver de manera diferente todos los colores del lugar, no lo quería admitir pero las palabras de Sakura le dolieron como nunca, eran las mismas palabras que le decían los aldeanos cuando le atacaban, le negaban la entrada a las tiendas o inclusive los murmullos que decían que creían que no oía, Naruto tuvo que usar todo el autocontrol que jamás espero tener para no soltar una lagrima, era unos recuerdo espantoso como para que su compañera de equipo, y amor secreto no tan secreto, le dijera esas palabras.

— Eso fue muy…, cruel ¿Por qué siempre es cruel conmigo? —Pensó Naruto apretando sus manos, él siempre le perdonaba todo a Sakura, era su amiga y no quería perderla por tonterías, pero esto, esto le demostraba que no podía perder su amistad, sino que nunca la hubo. Apretando sus puños con fuerza decidió dejarlo pasar, no sería rencoroso, pero tampoco perdonaría, si fuese rencoroso ya habría matado a algún aldeano, decidido a esperar a hablar con el viejo Hokage.

Haku noto ese hecho de Naruto y sonrió imperceptiblemente por ello, significaba que el rubio había logrado obtener calma, lo que significaba –hasta donde podía deducir- que se estaba alejando de la crisis nerviosa, por otro lado vio a la chica estúpida de cabello rosa que debería dar una disculpa por insultar tan descaradamente a un compañero, pero vio en realidad como la chica que es llamada Sakura, solo se la ha pasado intentado coquetear con el Uchiha, algo que la dejo sorprendida y enojada, por un lado podía entender la necesidad de las habilidades de seducción como Kunoichi, pero la total falta de preocupación, o culpa, por herir a un compañero, y no es como que no se notara a simple vista que el chico había sido herido por ese comentario.

Siguieron con el camino, Haku y Zabuza notaron, sin sorpresa, como los civiles o algunos genin o chunin lo miraban curiosos, y extrañados, pero cuando veían al equipo siete un poco más atrás, más en específico a Naruto, cambiaban sus miradas a odio, y molestia, en la gran mayoría de los aldeanos, algo que no sorprendió para nada a Zabuza, quién ya tenía cierta idea del trato que le daban a un jinchuriki, pero a Haku le causó molestia, mucha molestia. Al final llegaron a la torre Hokage y antes de entrar Kakashi detuvo al grupo pensando en las cosas que debería de hacer, tras unos segundos, ya decidido, se situó frente al equipo de genin y los miro seriamente.

— Sakura, Sasuke, buen trabajo durante la misión, pero necesito que vayan directamente a sus hogares, mañana les daré el pago de la misión, es una orden —Sentencio al ver que Sakura pretendía protestar en algo más, sin más que decir Kakashi entro junto con Zabuza y Yugao, Naruto dudo ya que no lo habían mencionado, pero miro a Haku, buscando alguna respuesta de lo que de momento creía que podía llamar amiga, ella asintió levemente.

— Ve Naruto-kun, Yo te sigo —Con la palabra calmada del usuario del elemento hielo, Naruto se fue para alcanzar a su maestro, por otro lado, Sasuke enojado y celoso partió de inmediato hacia la residencia Uchiha, Sakura no sabiendo que hacer pretendía seguir a su obsesivo amor platónico, para una vez más, intentar coquetear con él, pero sintió como alguien le tomo fuertemente de la muñeca y al mirar noto que era Haku que la miraba con los ojos cerrados y una sonrisa calmada.

— ¡¿Qué haces esperpento? ¡Viste lo que causaste! ¡Ahora Sasuke-kun se ha ido! ¡Eres una...! —Calló de inmediato la genin al sentir una senbon directamente en el cuello causando que, literalmente, sudara la gota fría por ello.

Haku la miraba con frialdad, esa chica no parecía una kunoichi en su opinión, ya que simplemente no ha hecho nada más que gritar, patalear, llorar y chillar durante todo el tiempo que ha conocido al equipo, además de tratar terrible a un amigo y camarada, algo que ella personalmente tenía en alta estima, y a una persona tan amable como resultaba ser Naruto, no podía permitir que aquel remedo de kunoichi siguiera con esa aptitud, presiono levemente su senbon en una asustada Sakura y la miro con suma frialdad.

— Te recomiendo que desde ahora mantengas la boca cerrada y dejes de avergonzar el nombre de las kunoichis ¿Oíste? —Siseó con voz seca y amenazante, presionando un poco más el arma punzante contra el cuello de la pelirrosa en un gesto amenazador ya que cayó un ligero y fino hilo de sangre, Sakura asintió levemente con temor y Haku aun mirándola fríamente la soltó y le dio la espalda.

Haku no se dignó en voltear a verla, por los pasos y los sonidos que pudo percibir gracias a sus sentidos entrenados, noto como la chica de cabello de chicle salió corriendo en un mar de llanto, sinceramente Haku aún se pregunta cómo puede existir tales ninjas patéticos, con pasos lentos alcanzo a su maestro junto a Naruto y el ninja Copia, tras unos minutos estaban frente a la puerta de la oficina del hokage.

— Hokage-sama…, soy yo, Kakashi —Con esas palabras entro junto con tan carismático grupo a la oficina del Hokage, que al sentir la puerta siendo abierta dio vuelta en su silla para ver al grupo. Sarutobi reconoció inmediatamente a Zabuza como un ninja desertor de Kiri además de una joven que por la forma de estar vestida la hace una kunoichi casi al nivel Anbu pero se centró en Naruto que tenía unos lentes visor en sus ojos, que reconoció de inmediato eran los de Obito Uchiha, Sarutobi suspiro pesadamente, ha sucedido.

— Naruto… ¿Ya saben que son esos ojos? —Pregunto con calma, El rubio receloso se quitó los lentes visor para mostrar en todo su esplendor el Rinnegan, Sarutobi analizo los gestos de los Ex ninjas de Kiri y estos no mostraron gestos de sorpresa alguna, por ello haciendo varios sellos de manos activo una técnica que encendió las alarmas de Haku y saco tres Senbons pero Zabuza la detuvo interponiendo su brazo delante de ella.

— No seas tonta Haku, el anciano ha activado un sello de silencio además de restricción, en pocas palabras lo que se hablara en este momento es información clase S —Concluyo Zabuza con seriedad, no por nada fue capitán Anbu y conocía una gran cantidad de procedimientos para asegurar la informaron de cada aldea, y esa en concreto era casi estándar, el viejo Hokage asintió levemente.

— Correcto, además que he tenido muchos problemas con uno de mis concejales —Respondió levemente recordando a Danzo, el halcón de guerra ya quería usar el rinnegan como arma—… Naruto, sé que está confundido, pero…

— ¡Y muy confundido Ttebayo! ¡¿Cómo me ocurrió esto? ¡¿Por qué tengo estos ojos? ¡¿Por qué dicen que pertenece a un tal sennin yo que se? ¡Es mucho con lo del kyubi y ahora ¿Esto?! —Grito de lo más enojado el rubio, y no por nada, se sentía en las últimas, apretó los dientes en un gesto de frustración e impotencia. Zabuza y Kakashi guardaron la compostura, pero suponían que el jinchuriki debería de sentirse muy agobiado pero la única que mostro sorpresa fue Yugao al enterarse que Naruto ya sabía sobre el kyubi.

— Pobre muchacho… —Fue lo que pensó mientras regresaba su mirada al Hokage

— Lo sé Naruto, pero…, esta es la verdad, esto no sucedió actualmente —Todos vieron al Hokage sumamente interesados en lo que diría— Naruto…, tú naciste con esos ojos —Sentenció con firmeza, como sí no quisiera dejar opción a negación.

— ¡¿Qué? ¡Eso…, eso…, es imposible! —Exclamó el rubio.

— Disculpa si intervengo, Hokage-sama —Se disculpó Yugao con voz plana—, pero lo que dice el joven Uzumaki es cierto, el nació con los ojos azules —Recordaba con claridad las veces que llego a verlo de bebe, era el hijo de la mujer qué le incito, y enseño, las bases de la esgrima como ella la conocía.

— Se equivocan, Naruto…, debes de entender que lo del kyubi fue algo… que no debió ocurrir…, la historia es muy larga, pero ¡Tú eres el poseedor del Rinnegan! No pienses que esto solo apareció de por si —Sentencio Sarutobi seriamente, él quería hacerle entender al rubio que el kyubi, u otros hechos, no tenían que ver, el kyubi es lo que se le sumo a la vida de Naruto, desde que nació tenía como destino el rinnegan. Kakashi se mantuvo en silencio por un par de minutos, buscando comprender.

— Hokage-sama ¿Podría probarlo? —Pregunto el ninja Copia con seriedad en la voz, pero su mirada estaba más cargada de emociones diferentes, nervios, podía entender que eso podría calmar a su alumno, permitirle aceptar su kekei genkai, pero si era una mentira, y peor, Naruto lo descubría, podría ser incluso más dañino para el chico. El Hokage lo miro por unos segundos y asintió lentamente, quitándose su sombrero de Hokage y susurrando un "Kai", de un sello se liberó una fotográfica que le paso a Naruto que la miro cuidadosamente.

Era él de bebe con…el rinnegan, aunque considerando que en la foto tenía los ojos entrecerrados le había costado un par de minutos en estar seguro, pero no estaba el solo, sino que en la fotografía se encontraban otros cuatro adultos, uno de ellos logro reconocerlo y se trataba del mismo abuelo Hokage. Había un tipo de cabello blanco con unas marcas rojas alrededor de los ojos y una banda sumamente rara, otro de cabello negro y ojos que al verlo atentamente descubrió que era el sharingan y finalmente uno de cabello negro con unos ojos sumamente blancos.

— ¿Quiénes son estos, Viejo? —Cuestionó intentando comprender qué hacían allí, o aún más importante, quiénes eran.

— Eran los líderes de los clanes cuyo doujutsu son hermanos del tuyo, Naruto. Fugaku Uchiha y Hiashi Hyuga —Zabuza, Kakashi y Yugao se miraron entre si ya que estaban hablando de ilustres ninjas en el continente elemental durante la última guerra, más aquel del clan casi extinto, el clan Uchiha.

Naruto se sentó en el suelo y se puso a pensar todo lo que podía ¿Dónde había escuchado esos apellidos antes? Sabía bien que los conocía de algún modo, por lo menos sabía que uno estaba relacionado con Sasuke, o que había un recuerdo de aquellos dos sujetos que le hacía memoria, recordó las palabras del viejo y a la mención del doujutsu solo pudo llegar a la conclusión de que…que se había perdido.

— Me confundí —Admitió sin pena alguna causando que el Hokage se cayera hacia atrás, Zabuza y Yugao solo se golpearon la frente en un gesto de exasperación y únicamente Haku y Kakashi reían nerviosos ante aquella respuesta.

— Naruto, hablo de los doujutsus más fuertes y que son los más cercarnos al rinnegan, el sharingan y el byakugan —Explicó con calma Sarutobi, intentando que el chico entendiera.

Naruto conocía el sharingan, para empezar, lo había visto en Sasuke y en Kakashi, y aunque entendía que el sharingan de su maestro no era "suyo", podía entender que el sharingan era de los Uchihas, por lo tanto, esos ojos blancos, cuyo nombre no se acordaba, eran de los Hyuga, lo que lo llevó a pensar en algo más:

Ese era el clan que pertenecía aquella chica que no hablo mucho con él, pero que jamás le trato de mala manera… se llamaba… Hinata Hyuga, además si lo pensaba correctamente ella tenía los mismos ojos que aquel sujeto en la fotografía.

— Ya veo, Viejo ¿Por qué estos tipos están conmigo en esta foto? —Cuestionó el chico.

— Bueno, Naruto, como dije, ellos eran los líderes de los dos clanes de tus doujutsus hermanos, el sharingan y el byakugan…, necesitaba de su ayuda en ese tiempo —Respondió con un pesado suspiro.

— ¿Cómo cual Hokage-sama? —Interrogó Kakashi, aunque tenía una idea de lo que podía ser, después de todo su alumno nunca antes había demostrado esos ojos, pero aparentemente los tenía desde que nació, y no parecía que pudiera desactivarlos.

— Sabía bien que con el kyubi Naruto no tendría una vida normal, pero cuando tu naciste Naruto, ya tenías el Rinnegan, por ello hable con tu padrino —Explicó apuntado al hombre de cabello blanco en la fotografía, Sarutobi se permitió suspirar con un poco de dolor al recordar que Naruto jamás tuvo una vida normal y con el rinnegan tampoco tendría la de un shinobi común.

— ¿Mi padrino? ¿Tengo un padrino? ¡¿Qué significa esto? ¡¿Si tuviera un padrino, porque mierda no apareció para acompañarme? ¡¿Cuántas veces no desee alguien que estuviera conmigo en mi infancia? —Cuestionó furioso el muchacho, y pese a que Kakashi conocía las razones de ello, no podía evitar sentir empatía con su alumno.

— ¡Cálmate Naruto! Debes saber que hay cosas que aún no comprendes, pero que me toca decírtelas abruptamente antes de tiempo, una de ella fue que el consejo decidió que nadie te adoptaría —Hablo Sarutobi con seriedad y en un tono de mando que solo se puede escuchar de aquel era llamado líder de la aldea, Naruto dejo su furia a un lado para escuchar atentamente al Hokage, aunque por dejarla de lado no significara que no estuviera allí.

— Habla Viejo ¿Por qué me negaron la oportunidad de tener una familia? ¿¡Por qué!? —Cuestionó adolorido, saber, de pronto, que toda su soledad era, en parte, causada por el concejo era... doloroso.

— Porque tienes al Kyubi, independientemente de quién te cuidara significaría un desbalance en el poder entre los miembros del concejo —Admitió en un suspiro, sí uno de los clanes se hacía cargo del Uzumaki todos los demás se pondrían nerviosos— Los puntos neutros, lejos de los clanes, no eran tan neutrales a favor de la aldea, y si ellos se hubieran hecho con tu custodia, ahora, ahora solo serías un títere sin emociones —Concluyó con frialdad, puede que los clanes estuvieran dispuestos a que Danzo o Jiraiya se hiciera cargo del niño, pero Sarutobi no permitiría que el Halcón de guerra convirtiera en un ser sin emociones al chico, y Danzo a su vez se encargó de que Jiraiya no fuera una opción.

— Bien viejo, aun no me has dicho ¿Por qué estaban estos sujetos en esta foto? —No podía entender, exactamente, todo lo que le había dicho el Hokage, pero mejor centrarse en seguir adelante.

— La razón fue que hicieron que no conocieras el rinnegan, ellos usaron una técnica muy compleja para sellar tu doujutsu, únicamente sería libre cuando tuvieras una gran impresión, pero esperaba que eso fuera cuando tuviera tu primer enfrentamiento a la muerte o cuando liberaras chakra del kyubi —Haku alzo el rostro recordando cuando Naruto se enojó al creer que Sasuke había muerto, noto que por un momento la densidad del aire se había hecho pesada, pero después de eso fue cuando Naruto hizo aparición con su rinnegan.

Naruto atribuyo eso cuando pensó que Sasuke había muerto, pensó el rubio a tal lógica y supuso que podía ser cierto ya que al final no sabía sobre esos doujutsu, quizás en verdad lo había tenido desde siempre, no, eso era innegable con esa foto, sintiendo que la carga en sus hombros se hacía más liviana, se permitió suspirar, si había nacido con ese doujutsu significaba que no era un anormal, así había nacido y así debía de ser, el Kyubi era el factor que no debió aparecer.

Sarutobi se masajeo la frente en un gesto de cansancio, el consejo daría un terrible problema por todo esto, los líderes de clanes dudarían de él, el concejo civil queriendo poner al chico bajo su mando, los intentos de seducción/violación por parte de mujeres de algunos clanes para con Naruto, y eso que solo sabían "que algo grande había ocurrido" ni siquiera estaban, realmente, al tanto de que lo importante era el rinnegan y no el kyubi, pero sabía bien jugar sus cartas y él tenía listos sus movimientos, además de tener como aliado a Hiashi, tenían como misión, preservar la seguridad de Naruto que ha considerado como un nieto y un futuro sucesor al puesto de Hokage.

De pronto sintió la presencia de alguien conocido en el pasillo así que le hizo un gesto a Naruto para ponerse los lentes visor, no quería que nadie del conejo supiera de ellos antes de la reunión, usar el rinnegan como basa de impacto, y desactivo los sellos, Yugao entendió que era el momento de partir así que haciéndole una reverencia al Hokage y un asentimiento a los demás, incluido a los de Kiri, y desapareció en un shushin.

De pronto la puerta es abierta por una mujer de cabello purpura y una vestimenta que no dejaba nada a la imaginación, al entrar vio que se encontraba el Hokage junto al chico Kyubi, Hatake y, para sorpresa suya, al demonio de la neblina, Zabuza Momochi junto a una Kunoichi de unos trece o catorce años.

— ¿Qué sucede Anko? —Cuestionó Sarutobi, aunque en realidad ya se hacía una muy buena idea de que ocurría, solo quería la confirmación de que tendría un dolor de cabeza.

— Hokage-sama, el consejo ya se enteró sobre la llegada del equipo de Hatake, un Anbu me pidió que le avisara —Anunció Anko con un poco de sorna viendo a los presentes, Kakashi y el Hokage se miraron entre sí, y supieron que habían llegado a la misma conclusión.

"Las cosas serán más difícil desde ahora"


No sé si en este capítulo ya se noten un poco más los cambios de los que hablé, pero la verdad es que creo que a partir del próximo capítulo ya deberían comenzar a notarse más las diferencias, especialmente en la propia reunión.

.