Intentando hacer el cambio adecuado, de cada capítulo, como habría de corresponder, aunque tengo un pequeño asunto que tratar, de inicio pienso agregar al harem un personaje de cada aldea, como mínimo, de momento tenemos a Hinata de Konoha, a Haku de Kiri, aunque su posición es cuestionable, mientras que la chica de Kumo es una de las antes mencionadas, aun me queda pensar en las otras dos, aunque podría al final no quedarme con ninguna de ellas, aunque tengo pensado poner más que a estas cinco.

Y ahora mi parte favorita de cualquier historia que haga, los reviews;

CCSakuraforever; En cuanto al "nuevo" sensei, en realidad no es tan nuevo, pero sí quiero intentar cambiar las cosas, tal vez darle más variación, o quizás un poco más de consciencia, será lento en terminos de resultados, pero creo que lo harán quedar mejor.

Troybolton; ¡Espero entonces que lo disfrutes, y muchas gracias por los ánimos!


Zabuza no estaba seguro de que pasaría, tenía muy poca experiencia entrenando a otros, Haku era la única que había durado, los que entrenó cuando aún era parte de la aldea de la niebla habían acabado muertos, por lo que creía tener motivos para estar inseguro sobre cómo acabaría este entrenamiento, eso sin contar que estaba siendo vigilado por media docena de ANBU y que a quién tenía que entrenar era a alguien con los ojos de dios y con una fuerza de la naturaleza encerrada en su interior, si las cosas terminaban mal no creía poder adivinar las magnitudes que alcanzaría.

— ¿Y qué haremos... Zabuza-sensei? —La voz del rubio había sonado decidida, antes de pasar al paso de confusión, y la verdad es que el propio Zabuza no sabía si le gustaba el honorifico.

Pero el chico lo estaba viendo fijamente, esperando una respuesta, confiando en cierto modo en él, y aunque esos ojos le provocaban una extraña sensación que recorría su cuerpo poniéndolo ligeramente incómodo, no pensaba dejar tirado a algún alumno suyo, y no pensaba empezar hoy.

— Puedo enseñarte, realmente, dos o tres cosas, ninjutsu, taijutsu y kenjutsu, el resto de ramas las conozco lo básico —Reconoció, pensaba entrenar al chico en lo que podía y en lo que sabía— Pero me aseguraré que lo que te enseñe lo enseñaré bien, y lo aprenderás bien, preguntas y comentarios hasta el final, porque quiero que escuches con atención lo que te enseñaré ¿Entendido? —Cuestionó mientras se sentaba en una de las piedras que había en el campo de entrenamiento.

— Entendido —Aceptó el rubio antes de hacer lo mismo que su nuevo mentor sin cejas, sentándose frente a él, esos anillados ojos que incomodaban si te miraban fijamente el tiempo suficiente estaban llenos de determinación, y le agradaba.

— Antes que enseñarte taijutsu y ninjutsu formalmente, jutsus o un estilo de pelea, te enseñaré control de chakra para que aprender las dos cosas sea más fácil —No sabía cómo enseñaban las cosas en Konoha, y no le podía importar menos, lo que le importaba era enseñarles a sus alumnos de la manera más efectiva— Cuando alguien piensa en control de chakra piensa en la forma de hacer las cosas gastando la menor cantidad de chakra posible, y al aplicarlo en el chakra elemental no es tan diferente, como canalizarlo y controlarlo desde el aspecto más pequeño hasta lograr cosas casi masivas, pero la gente solo piensa en aplicarlo en sus jutsus, no en su estilo de vida —Tal vez era por el estilo de enseñanza de Kiri, compactar y transmitir la información de la manera más rápida y efectiva posible, pero quería asegurarse de que toda la información se quedara grabada en la mente del chico que parecía cabeza hueca.

— ¿A mi estilo...? —El rubio iba a preguntar, o terminaría de formular la pregunta, pero antes de que lo lograra Zabuza lo detuvo con un simple golpe en el centro de la frente con el nudillo.

— Te dije que las preguntas al final —Le recordó con firmeza— Si transformas el chakra dentro de ti desde antes, el trabajo para entrenar y moldear el chakra fuera es más fácil, y si aprendes a hacerlo correctamente, podrás golpear más y mejor a tus oponentes —Comenzó explicando tal cual le habían explicado a él cuando era más joven, sintiendo una especie de oleada de una extraña nostalgia— La manipulación de la naturaleza, si se puede hacer externo al cuerpo es tan sencillo y banal como recubrir tus extremidades del elemento, es lo más normal, pero de manera interna, puedes obtener muchos más beneficios de los que crees ¿Puedes imaginar uno? —Cuestionó, aunque sabía que iba en contra de su indicación de no hacer preguntas, pero quería ver hasta dónde podía imaginar su nuevo alumno.

— En realidad no sé nada de la naturaleza del chakra, así que no —Admitió el rubio con simpleza, ambos desertores de Kiri pudieron sentir los tintes de pena y vergüenza por la respuesta, pese a que parecía querer parecer tranquilo.

— Me lo imaginaba —Admitió, más para tranquilizar al chico que por otra cosa, aunque tampoco mentía, normalmente alguien con el chakra de ese chico sería un monstruo en ninjutsu, y siendo que en su enfrentamiento se limitó a usar clones, no le sorprendía que en realidad no tuviera conocimiento— Al cambiar la naturaleza interna del chakra, los efectos en tu cuerpo varían, mayor flexibilidad, oxigenación, flujo sanguíneo y una larga lista más, y eso es lo que te enseñaré ¿Alguna duda? —Cuestionó, podía imaginarse la larga lista de preguntas que tendría el chico, y eso es lo que quería, en muy poco tiempo la vida del rubio había cambiado, quería, por una vez, darle algo de tiempo para pensar.

— ¿Es igual con todos los elementos? —Preguntó con una mirada nerviosa, probablemente ya tenía una idea de la respuesta, y sí Haku adivinaba bien, se sentía tonto.

— No, pero es una buena pregunta —Intentó aliviar al chico, hacer las cosas más fáciles y tranquilas para el chico, darle un pequeño alivio— Cada elemento provoca efectos diversos, el elemento agua ayuda con el flujo sanguíneo y ayuda a mantener la calma, el viento ayuda a mantener, o mejorar, la oxigenación, la tierra ayuda a reforzar los huesos y los músculos, el fuego para mantener los músculos y órganos calientes para reducir el culatazo y poder saltarte los calentamientos, el rayo estimula el sistema nervioso y la sinapsis neuronal para reaccionar más rápidamente —Explicó, sabía que era la base del jutsu de armadura del rayo del Raikage, aunque el jutsu secreto seguía siendo secreto por una razón, pero también era la base del entrenamiento elemental en Kiri.

— Increíble —Murmuró el chico, el espadachín no podía evitar recordarse a sí mismo cuando lo escuchó, siendo a penas un jovenzuelo, el rubio sonaba más inocente que él, pero le traía recuerdos— ¿Qué más puede hacer? —Preguntó emocionado, todo un niño queriendo saber más de su juguete nuevo.

— Facilita el moldear y transformar la naturaleza, sí combinas la manifestación externa con la interna te arriesgas a que supere a tu cuerpo —Si, era uno de los mejores trucos que podrías poner dentro de tu repertorio, el propio Zabuza lo sabía, pero siempre habría un "pero"— Y si supera lo que puede soportar tu cuerpo, entonces te harás bastante daño, lo mejor es mantener solo una de las opciones, interna o externa, y no variar entre los elementos si puedes evitarlo —Había la suficiente cantidad de "peros" para que fuera necesario aprender a usarlo con medida— Algunos elementos combinan muy bien juntos, pero sí no los combinas bien te jugaras el cuello, y pasar de uno a otro que contrasten negativamente hará que lo pases mal después, esto es muy bueno, pero debes aprender a medirlo y eso es lo que te enseñaré —Ofreció con calma.

— ¿Cuándo empezamos? —Cuestionó con una genuina sonrisa de emoción, le gustaba un poco ver al chico más animado, después de los últimos días al chico le hacía falta algo que lo aliviara un poco.

— Muy pronto, pero antes quiero preguntarte algo —Reconoció el hombre vendado, había algo que le había inquietado desde que fue testigo de la aparición del rinnegan, y pensaba resolver su duda en ese momento— En condiciones normales ¿Cuántos clones podías hacer antes de la aparición de esos ojos? —Podía recordar su primer encuentro y cuando intentó hacer clones después, y ciertamente había sido diferente, muy diferente.

— Cientos, quizás más, pero creo que hacer eso mejor lo dejo en el pasado —Honestamente el rubio preferiría poder seguir usando su jutsu "estrella" pero la vista compartida le hacía sentir que en cierto punto el jutsu había quedado inservible para él— En realidad dudo poder volver a usarlo, veo lo que ellos ven y es... difícil —No había mejor modo de describirlo en la mente del rubio.

— No, no, —Negó Zabuza con firmeza— Si pones a los clones correctamente, significa que no tendrás puntos ciegos, siempre sabrás lo que pasa a tu alrededor y nunca podrán tomarte desprevenido —Observó Zabuza, pensando a toda velocidad en las posibilidades, era cierto que no pensarías en ello a la ligera, necesitabas un poco de la experiencia en combate y en el campo de batalla, cosa que sabía que Naruto no tenía, para pensar en esas posibilidades— Creo que cuatro serán suficientes, no más de ocho, intenta hacer los clones —Pidió, sí tenía razón, sí Naruto podía dominar lo que estaba pensando, entonces el chico bien podría volverse casi intocable.

— No estoy muy seguro de que eso esté bien, pero lo haré —Aceptó mientras se rascaba lentamente la nuca, indeciso, antes de suspirar pesadamente mientras se levantaba, formó una cruz con los dedos de sus manos antes de gritar— ¡Jutsu clones de sombras!

Seis nubes de humo enmarcaron a Naruto, tres a cada lado, y cuando la niebla se disipo seis clones habían hecho aparición, aunque sí Zabuza podía permitirse opinar, no eran del todo como el original, en realidad ni siquiera eran idénticos entre sí.

El primero a la izquierda tenía un aspecto más salvaje, desde los cabellos más revoltoso, colmillos más largos, e incluso las uñas tenían más parecido a unas garras, además de que las marcas en sus mejillas eran más pronunciadas.

El segundo a la izquierda era más pequeño y le daba una sensación de fragilidad, era considerablemente más pálido que cualquiera de los clones y le daba la sensación de que estaba enfermo.

El último a la izquierda parecía una extraña mezcla entre los otros dos, incluso un poco más alto que el Naruto original, ligeramente pálido y de cabellos desarreglados, sus uñas no estaban cerca de ser garras, pero sus colmillos si eran más pronunciados.

A la derecha eran otro conjunto por sí mismo, el primero a la derecha era el más parecido al propio Naruto, la única diferencia visible era que este clon tenía el cabello lacio en lugar de en pincho.

El siguiente era el más alto de los clones, lo suficiente para reconocerlo a simple vista, su rostro estaba completamente vacío de expresión, su corte de cabello era el más corto, de lo que sería el reglamentario en las fuerzas militares shinobi, aunque nadie lo usaba en realidad.

El sexto, y último clon, tenía el cabello más corto, aunque no tanto como el anterior, su altura era idéntica a la del Naruto original, en general Zabuza podía decir que era el más parecido a cómo debería ser un clon.

— Eh... chico ¿No pudiste... intentar hacerlos iguales? —Cuestionó, había visto que el chico podía hacerlos exactamente iguales, ni siquiera podía entender por qué es que los había hecho tan diferentes entre sí.

— ¿A qué te refieres? —Cuestionó el rubio quien se había doblado, en realidad ahora que lo veía, los seis clones estaban haciendo lo mismo, mirando al suelo, sí debía apostar intentando evitar el mareo viendo algo parecido. Lo curioso fue lo que ocurrió después, el momento en que los seis clones se irguieron y se voltearon a ver entre sí— ¿Qué diablos! —Rugió el rubio antes de levantar la mirada para ver a sus clones— ¿Por qué se ven así? —Cuestionó pasando su mirada de un clon al otro.

— ¿Significa que no lo hiciste a propósito? —Cuestionó Haku con tono suave, extendiendo su mano para agarrar la mano del chico, intentando calmarlo.

— No —Musitó el chico rubio antes de que los clones se esfumaran— No sé qué diablos pasó, pero voy a volver a intentarlo —Con una mirada decidida volvió a hacer la cruz con sus dedos— ¡Jutsu clones de sombras! —Rugió una vez más, seis nubes de humo aparecieron, cuando estas se disiparon había seis clones y se veían exactamente igual que los anteriores.

Zabuza no era experto en los clones de sombra, pero esto era extraño, los clones por sí mismos no parecían inestables, lo único que podría hacerle creer que estaban mal hechos es que no eran iguales al creador, pero sobre todo eso había notado algo más, todo rastro del mareo que había sentido el chico al principio se había esfumado, no sabía si es que se estaba centrando en el problema de sus clones o sí se estaba acostumbrando a la visión compartida a una velocidad desconcertante, pero era algo que simplemente no podía ignorar.

— Intentemos hacerlos uno por uno, quizás sea mejor —Ofreció Zabuza, viendo que el chico parecía estarse frustrando, y no es que pudiera culparlo, sí un jutsu que usabas constantemente de pronto no te saliera debía resultar molesto.

— Bien —Gruñó el joven con molestia, los clones se disiparon, hizo la cruz con los dedos una vez más, una nube de humo y apareció el clon de cabello corto, una nube más y le siguió el pálido con cabello salvaje, le siguió el más alto, luego el más pequeño, el de cabello lacio y por último el de apariencia salvaje— Esto no está funcionando —Bufó Naruto, aunque la expresión molesta y cansada la tenía desde que apareció el primer clon.

— Intenta hacer uno más —Pidió Zabuza mientras su expresión se volvía pensativa.

— Claro, veamos cómo vuelvo a fallar —Bufó el usuario del rinnegan con voz cansada, volvió a hacer el sello de manos antes de que una nube de humo apareciera y al disiparse se vio otro clon— A ver cómo salió este —Murmuró mientras se sentaba, recargando su rostro en su palma a la vez que los seis clones miraban al nuevo, y en ese instante el genin se dio cuenta, al igual que Zabuza, de que esto era diferente— Este... es... normal —Susurró mientras los seis clones se movían para ver mejor al nuevo clon.

— Seis clones —Susurró Zabuza, no había cambiado nada de cuando creo a los otros clones, pero este había salido como habían esperado, lo único que había cambiado era que fue el clon número siete— Espera, no puede ser eso —Bufó palmeando su rostro.

— ¿Sabe qué ocurrió, Zabuza-sama? —Cuestionó Haku girándose a ver a su maestro que tenía una expresión de cansancio. Naruto a penas y les estaba prestando atención, viendo con renovada alegría al clon.

— No puedo garantizarlo, pero tengo una fuerte sospecha —Admitió antes de sentarse— Rinnegan, el sabio de los seis caminos, seis clones, ¿Puedes verlo? —Cuestionó. No es que tuviera mucho sentido que un doujutsu alterara los clones, pero era la única respuesta que podía encontrar, especialmente algo que cuadrara de manera tan ridícula.

— ¿Entonces por mis ojos ahora hago clones raros? —Cuestionó Naruto girándose a verlo, al igual que los siete clones, okey, eso estaba resultando un tanto perturbador para Zabuza.

— Parece ser —Admitió— Pero podría darnos una pista sobre las otras cosas que podrían hacer esos ojos —Añadió antes de que el rubio se quejara de sus ojos, no quería pasarse todos los entrenamientos escuchándolo quejarse.

— Entonces no estamos tan perdidos como creíamos —Afirmó el chico con una sonrisa, u ocho sonrisas, mientras Naruto comenzaba a celebrar junto a sus clones.

— Si —Dijo con tono plano, no quería ser quien le dijera a su alumno que sí bien podrían guiarse por eso, seguían sin saber que habilidades tendría cada uno, o sí para empezar los caminos tendrían habilidades diferentes, pero no quería arruinarle la fiesta al chico— Por cierto ¿No te sientes mareado? Digo, tienes siete clones...

Haku y Zabuza se dieron cuenta, principalmente por la expresión de shock del rubio, que este no se había percatado de que el mareo, que lo había acompañado a sus clones desde que el doujutsu había hecho aparición, había desaparecido.

— No —La expresión de shock en su rostro había comenzado a retroceder, al tiempo que una sonrisa comenzaba a formarse— ¡No! —Chilló, ahora con una sonrisa de oreja a oreja— ¡No estoy mareado! —Río el chico dejándose caer en el pasto, riendo emocionado.

Aunque Haku no podía evitar sentirse alegre de ver la sonrisa del chico, mismo que llevaba días con el gesto decaído, no podía ignorar de que sin lugar a dudas aquello no había ocurrido porque sí.

Como la que tenía más conocimientos médicos entre los tres, sabía que el mareo no debería desaparecer así, no sí habían sido tan fuertes para que Zabuza-sama lo hiciera notar, pero un mareo provocado por algo tan raro como tener puntos de perspectiva diferentes, o lo que podría considerar una especie de mente colmena entre los clones, debería ser algo que tardara mucho en acostumbrarse, y por la mirada que el espadachín le daba a su nuevo alumno, este sabía que aquello no era normal.

— Bien —Comenzó con una notoria sonrisa, incluso a través de sus vendas, llamando la atención de los siete rubios, y Haku debía admitir que probablemente ser observado por siete pares de ojos, bastante peculiares de por sí, debía ser un poco incómodo— Esto nos servirá para entrenar —Por la expresión de Naruto, y todos sus clones, la mirada en los ojos de Zabuza le provocaba el mismo nivel de nervios.

— ¿Cómo? —Murmuraron los siete a la vez, se giraron a ver entre sí antes de bufar.

— Primero, no hablen a la vez, es raro e incómodo —Pidió Zabuza, ya era extraño ser visto por esos ojos, que, a parte, hablaran al mismo tiempo solo sumaba puntos— Segundo, te enseñaré uno de los mayores usos de los clones, o para los humanos promedio como nosotros —Empezó antes de soltar una risa ante su propio chiste— Mientras los clones entrenan el control de chakra, tú entrenaras en lo físico, y ahí sí que puedo ponerme creativo —Y en ese momento tronó sus nudillos

Haku no podía evitar estar de acuerdo con Naruto, aunque este no hubiera dicho ni una palabra, los siete palidecieron, sus expresiones se tornaron planas mientras un notorio escalofrío recorría su cuerpo, el rubio entendió que quizás lo más duro de entrenar con Zabuza sería el entrenamiento físico.

Y si no fuera porque ella sí que sabía los métodos de Zabuza para entrenar a alguien, habría encontrado cómico lo que paso después, el color volvió al rostro de los clones, su expresión cambio por una mezcla de diversión y falso compañerismo, dándole palmadas en la espalda al original, cómo sí se estuvieran despidiendo de un compañero al que nunca más verían.

A diferencia de Haku, Zabuza sí que encontró divertido este hecho y soltó una carcajada, fría y maliciosa, si la usuaria del elemento no conociera tan bien a su maestro pensaría que lo hacía a propósito para asustar a Naruto, pero no, su risa era naturalmente así, aunque dudaba mucho que le molestara ese hecho.

— Bien —Afirmó el original tras tragar en seco— ¿Qué vamos a hacer? —Preguntó levantándose, y Haku pudo notar que el rubio estaba nervioso, pero su expresión era decidida y segura, dispuesto a enfrentarse a algo que sabía que le dolería.

— La verdad es qué no tengo idea de tus habilidades físicas —Admitió el hombre con una mirada plana, mirando al vacío— Me acabó de dar cuenta de qué nunca peleamos cuerpo a cuerpo, ni contra Haku, qué raro —Murmuró por lo bajo— Bien mocoso, necesitó conocer tus habilidades físicas para saber cómo entrenarte así que te haré una prueba sencilla —Explicó el hombre, y Naruto tenía la extraña sensación de que estaba sonriendo, y no le estaba animando— Un combate entre tú y yo, sin tus clones, sin mi espada, solo taijutsu, solo acierta tres golpes, y listo, Haku, serás el árbitro, asegúrate de que no me sobrepase —Ordenó el hombre mientras caminaba hasta una zona más amplía.

— Haku —El rubio llamó a su nueva amiga, o al menos quería creer eso— ¿Qué tan doloroso va a ser? —Cuestionó sin siquiera mirarla, en realidad no dejaba de ver al espadachín, qué había dejado su espada a su lado.

— ¿Honestamente? —La usuaria de hielo solo necesito que uno de los clones asintiera para responder— Bastante —Reconoció dando unas suaves palmadas en la espalda del chico, comenzando a caminar hacia su maestro.

— A ustedes los quiero centrados en el control de chakra, malditos —Gruñó por lo bajo el rubio mientras veía a sus clones, y sabía que se estaban riendo de él, caminó hasta dónde estaba su nuevo mentor.

Al mismo tiempo, en la torre Hokage

Sarutobi no podía evitar dar una profunda calada a su pipa, sabía que Danzo estaba tramando algo, no era propio de él dejar las cosas así, mucho menos a algo que tenía el peligroso potencial de convertirse en el arma viviente que Danzo había querido crear, u obtener, durante años.

Solo le quedaba una opción, estaba planeando y tramando algo más, algo que solo podría ser catastrófico, y lo peor era que no sabía cómo podría ayudar a su figura de nieto, especialmente cuando no tenía ninguna idea de qué podría ser lo que Danzo estaba tramando, podría ser algo que tardara solo unas pocas semanas en ocurrir, como podrían tardar meses, o inclusive años. Eso es algo que en su tiempo respeto de su compañero, y que ahora le provocaba cierto nivel de miedo.

Danzo era paciente, terriblemente paciente, podía actuar lo suficientemente rápido como la oportunidad se presentará, o podría esperar meses o incluso años, sin dejar de trabajar para obtener lo que quería, era planificador, y si bien eso le había gustado de su compañero en su momento, ahora lo consideraba algo temible como oponentes.

— Wun —Llamó a una de sus invocaciones, un pequeño mono que cabría perfectamente en la palma de su mano, de pelaje dorado, y un pergamino rojo del mismo tamaño que el propio mono a sus espaldas— Quiero que busques a Jiraiya, tiene que venir a ver a su ahijado, dile por favor que se dé prisa —Le pidió, no necesitaba mirar a Wun, por lo que oía sabía que el pequeño mono estaba escribiendo sus palabras.

— ¿Me llamó, Hokage-sama? —Se escuchó la voz de Shikaku al mismo tiempo que Wun desaparecía en una nube de humo.

— Pasa Shikaku —Le dejó pasar, en cuanto el hombre entró, cerrando la puerta detrás de él, activo un jutsu de sello para asegurarse de que nadie pudiera descubrir lo que ocurría— Tengo un pequeño, pero importante, encargo que hacerte —Empezó, pero antes de que pudiera añadir más, Shikaku, qué no había dejado de tener una expresión aburrida desde que llego, habló;

— ¿Descubrir lo que trama Danzo? Ya estoy trabajando en ello —Ofreció el hombre con calma, dando una leve sonrisa— A usted también le pareció raro que dejara ir a Naruto, así como así ¿Cierto?

— Tan perspicaz y brillante como siempre, Shikaku —Aceptó, sabía que, pese a su posición de poder, Danzo jamás había intentado acercarse a Shikaku, el Nara era alguien que no estimaba al concejal— No espero que hagas una investigación profunda, Danzo cuida demasiado sus movimientos para obtener pruebas, pero confió en que te hagas de las suficientes teorías para iluminarme un poco —Aclaró el anciano con tranquilidad.

— Me parece bien, incluso si no hubiera sido amigo de Minato no dejaría que Danzo se hiciera con el kyubi, o peor aún, con el rinnegan —Afirmó el hombre con una sonrisa en los labios, antes de dirigir su mirada a la bola de cristal que el hombre mayor tenía en su escritorio— ¿Cómo le está yendo a Naruto con su nuevo mentor? —Cuestionó.

— Estaba por verlo, igualmente —Admitió el anciano, haciendo unos pocos sellos de mano antes de poner su mano sobre la esfera y en un instante pudieron ver con perfecta claridad lo que estaba ocurriendo en el campo de entrenamiento.

En el campo de entrenamiento tanto maestro como alumno se miraban fijamente, Haku tenía muy claro que esto sería muy difícil, para empezar, aunque reconocía las habilidades físicas del rubio, la verdad es que no estaba siquiera cerca de estar al nivel de su maestro.

Zabuza tenía bastante fuerza, una flexibilidad más que admirable, una velocidad y agilidad considerable, cierto, estaba mucho más versado como espadachín que como peleador mano a mano, pero estás habilidades seguían siendo, directamente, temibles.

Haku había creído que Naruto era el especialista de combate cuerpo a cuerpo, era veloz y muy flexible, tal vez aún le faltara desarrollar músculo, pero era un genin, para el nivel que tenía todo parecía prometer un estilo de combate directo, pero luego le había hecho pensar que podría ser un especialista en ninjutsu, ahora, ahora no sabía exactamente qué podría ser el chico.

— ¡Comiencen! —Proclamó la usuaria del elemento hielo. Haku miraba a ambos peleadores, ambos se veían, pero mientras la mirada de Naruto estaba seria, preocupada, reconocía a su adversario como el peligro que era, la mirada de Zabuza, por el contrario, era relajada, calmada.

Y un instante más tarde Naruto se lanzó contra Zabuza, corriendo de frente, y sí los ninjas renegados de Kiri eran honestos, era una muy mala idea, y justo cuando estaba frente al hombre, este lanzó un puñetazo en su contra, al mismo tiempo que Naruto daba un salto hacía un lado, evitando el golpe, girando sobre su costado mientras extendía su pierna para patearlo, el espadachín giró rápidamente su pierna antes de flexionar para saltar, curvando su espalda para caer usando sus manos de apoyo.

Naruto, sí bien había fallado su patada, no se desanimó y comenzó a correr en dirección de su mentor, lanzando su golpe en el momento de que las manos de Zabuza tocaron el suelo, pero volviendo a girar, levantando una de sus manos para agarrar el puño del rubio para tirar de él apartándolo de su camino.

Antes de que Naruto pudiera girarse para volver a lanzarse al ataque fue lanzado por una patada de Zabuza, quien ya había puesto los pies en el suelo, que lo habría hecho caer de cara contra el suelo si no hubiera puesto sus brazos de frente para evitar casi todo el daño, girándose para volver a ver a su entrenador.

— No lo haces mal chico, te faltan pulir los detalles y las habilidades, pero no eres malo —Animó el hombre vendado a su alumno, sabía que debía hacerle ver sus errores, mantenerlo prudente, pero él sabía que tenía que incentivar que confiara en sí mismo.

— Dígalo después de que le acierte el primer golpe —Proclamó el usuario de dojutsu con firmeza. Se levantó antes de volver a correr en dirección de Zabuza, quien ya se había puesto de nuevo en posición de pelea.

Zabuza estaba aprovechando todo el combate como una forma de aprender más de su alumno, era veloz y flexible, esos dos eran sus mejores puntos fuertes, su fuerza no era mala, pero estaba lejos de poder confrontar a alguien que la tuviera como punto fuerte, el espadachín podía ver, con relativa claridad, qué tipo de entrenamiento tendría que darle a su alumno, y justo cuando el rubio estuvo frente a él, lo agarró del cuello de la playera y lo levantó, dispuesto a lanzarlo por los aires, pero al momento el rubio se retorció, quitándose la playera.

Naruto mientras caía frente a su mentor se retorció en el aire para intentar asestar una patada en el rostro de Zabuza, mismo que uso su mano libre para atrapar la pierna, y al instante en que la atrapó el rubio giró su otra pierna para patearlo con esta, el renegado de Kiri bloqueó el golpe con su brazo libre, solo para que en el momento un puño conectara contra su vientre, Zabuza agarró con fuerza la pierna del usuario de dojutsu para lanzarlo por los aires.

El rubio giró en el aire para rodar por el suelo, cubriendo su rostro para evitar más daños, cuando dejó de moverse se levantó, limpiándose la tierra del cuerpo, su playera y chamarra estaban tiradas en el suelo, llevando su mano a un costado para sobar el lugar del golpe.

— Te lo dije, no lo haces mal, pero te falta pulir detalles —Repitió Zabuza, con una sonrisa, le daría puntos al rubio tanto por la forma de escapar de su lanzamiento además del intento de combos de golpes— Pero no te duermas en los laureles, chico.

Con esas palabras Zabuza se lanzó contra Naruto, en cuanto estuvo cerca comenzó a lanzar golpes, uno tras otro, y el usuario del rinnegan solo le quedaba intentar esquivar, apartando la cabeza de la dirección del puño apenas esquivando los golpes, dando pasos para atrás cada vez más desesperado para lograr evitarlo.

Zabuza podía notarlo, Naruto estaba reaccionando bien, se movía lo suficientemente rápido para esquivar sus golpes, y por la forma en que lo miraba, parecía estar viendo algo que él no, la misma mirada que Hatake le había dirigido en su primera pelea, pero también notaba que el chico estaba nervioso, si estuviera más calmado quizás no solo lo estaría esquivando, sino que le habría dado ya los golpes que le faltaban, antes de que el rubio se acostumbrara, o recobrara la calma, dio una patada baja para sacarlo de balance y tumbarlo en el suelo, aprovechando para apartarse.

— A ti te gusta golpearme ¿Cierto? —Bufó Naruto antes de erguirse, parándose sin despegar su mirada de su mentor.

— Aún te faltan cosas por aprender —Una sonrisa descarada se formó en el rostro de Zabuza, aunque no era claro gracias a las vendas— Primero, aprende a conservar la calma, sí lo hubieras hecho me habrías golpeado en eso, segundo, siempre atento a tu entorno, aunque suene bajo, cualquier cosa puede ser un arma —Explicó con calma— Tercero, recuerda, aún tienes tus piernas, solo estaba usando mis puños, si hubieras usado tus piernas habrías podido detenerme —Añadió mientras volvía a su posición de combate, haciendo un gesto con su mano, invitando al Uzumaki para que volviera al combate.

— Sabia que esto iba a doler —Admitió el rubio antes de volver a correr contra el mayor, no sabía cómo iba a asestar el golpe, pero debía intentarlo, era lo único que le quedaba.

Naruto tenía claro que no podía simplemente patear a Zabuza, el hombre había logrado detener casi todo su combo anterior, no era precisamente favorable repetir el ataque, para empezar ya no tenía su playera para ello, luego podría simplemente intentar golpear más bajo, el propio espadachín se lo había hecho saber, pero precisamente por eso él estaría más atento a sus ataques.

Si usara algo más que taijutsu seguramente habría podido asestarle varios golpes al hombre, aunque también estaba un poco desconfiado de que hubiera sido tan fácil, a fin de cuentas, el hombre también usaría todo lo que tenía también, pero tenía que ingeniarse el cómo avanzar. Saltando antes de llegar a Zabuza, el puño en alto, preparado para golpear al hombre, este detuvo el golpe, agarrando su puño con una mano mientras que con la otra mano agarraba su brazo para reforzar su agarre.

— Un poco simple ¿No lo crees? —Cuestionó mientras mantenía en el aire a Naruto, al mismo tiempo el rubio sonrió, sonrió descaradamente antes de balancearse para patear el rostro de Zabuza.

— Por eso funciona —Se río El rubio mientras llevaba su pierna para atrás para volver a patear a su mentor, cuando este le soltó para darle un fuerte puñetazo en el estómago.

Naruto jadeó dolorosamente, el aire escapando de su cuerpo, escupiendo saliva ante el impacto, pero antes de que pudiera salir volando por el impacto, las manos del chico rubio agarraron el brazo de Zabuza, para girarse y volver a patear a su mentor, solo que esta vez en el estómago.

Zabuza bajó su mano libre para detener la patada, solo para que el rubio se retorciera para lanzar una patada de talón directamente al costado de la cabeza del renegado de Kiri, mismo que retrocedió su cabeza para evitar el golpe, aunque igualmente rozó el rostro, de último el hombre empujó a Naruto al suelo.

— Muy bien chico, descansa, es cierto que dije tres golpes, pero ya vi lo que tenía que ver —Ordenó mientras se sentaba, viendo como su nuevo alumno estaba intentando recuperar el aliento casi desesperadamente— Te recomiendo que descanses, creo que me pase con ese golpe.

— Un poco, pero estoy seguro de que se recuperará pronto —Opinó una nueva voz en el campo de entrenamiento, Zabuza se giró a verlo, encontrándose con Hiashi Hyuga, recordándolo tanto de la reunión como de la fotografía que el Hokage le había mostrado a Naruto.

— Estoy bien —Gimió Naruto mientras se erguía, presionando su estómago para contener un poco el dolor, levantándose lentamente con ayuda de Haku— Voy a recoger mi ropa —Añadió mientras comenzaba a caminar a por sus prendas.

— ¿Ocurre algo, Hyuga-san? —Cuestionó Zabuza, deteniéndose junto al lugar que habían estado usando para sentarse, viendo al líder de clan.

— Puede llamarme Hiashi-san —Concedió el Hyuga con calma, su expresión no era amable sino seria, pero definitivamente serena— Estoy seguro de que usted también se dio cuenta, Naruto podía predecir sus golpes, más o menos —Aclaró con sencilles, confirmando las sospechas de Zabuza de que aquello no eran imaginaciones suyas— Quería tener una charla con él, para intentar apoyarlo un poco, pero si interrumpo estoy dispuesto a esperar —Añadió con tono tranquilo.

— No hay problema, terminamos por hoy, quiero pensar en un buen modo de entrenar a Naruto de manera más apta —Aceptó el hombre originario de Kiri, sabiendo que no podría entrenar a Naruto del mismo modo que lo habían entrenado a él— O incluso, sí está dispuesto a ayudarme con un entrenamiento para Naruto podríamos avanzar mucho más rápido

— ¿Qué tiene en mente, Zabuza-san? —Hiashi estaba bastante interesado, pese a que el otro hombre se refiriera como "entrenamiento" él tenía muy claro que en realidad era un experimento, y siendo que tendrían que experimentar para ver lo que podía hacer el rinnegan.

— Usar los clones de Naruto para esto —Apuntó a los siete clones, que estaban discutiendo sobre el combate entre Zabuza y el original— Ponerlos a hacer cosas diferentes, Naruto percibe la información que reciben los clones al mismo tiempo, quiero incentivar a que pueda hacerlo constantemente —Explicó su experimento, o entrenamiento.

— Me parece perfecto, mientras yo hablo con el original, o con uno de los clones, usted se llevará a otro para otra cosa, y los otros harán otras cosas en algún otro lugar —Aceptó con una ligera curvatura en la comisura de sus labios— Solo tengo una duda ¿Por qué los clones no son idénticos? —Cuestionó mientras miraba a todos los clones que se veían diferentes al original y entre sí.

— No lo sabemos —Por mucho que tuvieran una idea, ridícula, pero una idea, estaba lejos de poder decir que era seguro— Pero cada vez que hace clones, los seis primeros salen diferentes, y siempre con las mismas diferencias, y en el mismo orden —Aclaró Zabuza mientras los clones levantaban los dedos formando su respectivo número de aparición.

— Curioso, muy curioso —Era, quizás, de lo más raro que había oído que provocara un kekei genkai, aún más en un dojutsu, por lo que activó su byakugan para verlos— Esto es... desconcertante —Susurró.

El chakra de todos y cada uno de esos seis clones era idéntico y diferente a la vez, era complicado de explicar a alguien que no tuviera el byakugan, pero el chakra tenía un color, un flujo, y sí bien podía identificar que todos los clones tenían el chakra de Naruto, mismo que gracias a su visión de 360 grados también estaba en su rango de visión, pero eso no era lo que lo desconcertaba, él conocía el chakra de Naruto mejor que la mayoría, tal vez solo conocía mejor el chakra de sus hijas y sobrino, y es que mientras que los seis clones tenían un algo, ahora que miraba al original notaba que le falta un algo, algo faltaba, aunque no sabría decir exactamente el que.

— ¿Qué es desconcertante? —Zabuza cuestionó, notando gracias a las marcadas venas en el rostro del hombre que estaba hablando de algo que directamente él no podía ver, o que escapaba de su visión "normal"

— He visto el chakra de Naruto desde que hice aquel trato con el Hokage hace años —Admitió sin pena alguna el hombre, en realidad actuaba más como si aquello fuese un trabajo de rutina más que otra cosa— Y ahora, noto que algo falta, algo que estoy seguro no faltaba cuando Naruto era bebe, pero... no sé sí es algo que cambió por los años o sí pudiera ser algo importante —Ni siquiera cuando el rinnegan había sido sellado había notado tal cambio en Naruto, pero no era algo simplemente visible.

Era algo complejo, como si vieras la sonrisa sincera de una persona durante semanas, meses o incluso años, y repentinamente veías que su sonrisa ya no transmitía el mismo sentimiento, era falso y engañoso, era algo que podías sentir más de lo que podías ver en realidad, y quizás era solo porque llevaba todos esos años observándolo que el chakra ajeno le transmitía esas sensaciones.

— Naruto —Llamó Zabuza al chico de cabello rubio, mismo que estaba buscando, junto a Haku, sus prendas faltantes— Deshaz los clones, queremos revisar algo —Ordenó llamando la atención de Naruto para con ellos.

— Okey, sí encuentran mi playera o chamarra me avisan, por favor —Los clones explotaron en una nube de humo, y tal cual Zabuza había esperado, Hiashi se había girado para ver a Naruto con una ligera sonrisa apareciendo en su rostro.

— Es curioso —Aceptó el líder de clan tras unos segundos en los que su sonrisa desapareció— Lo que noté que faltaba en el chakra de Naruto, ha vuelto a él cuando los clones desaparecieron —Mencionó inclinando ligeramente la cabeza— Pero estoy muy seguro de que no lo noté en los otros clones —Añadió, como si quisiera excusarse.

— Naruto, vuelve a hacer los clones —Ordenó, ya fuese porque quisiera continuar con su propio experimento con los clones de Naruto, o porque quisiera darle otra oportunidad a Hiashi de entender aquello— Y tu chamarra está en aquel árbol —Lo último lo bufó mientras señalaba uno de los árboles del lugar.

— Muy bien —Naruto tras lograr agarrar su prenda hizo aquel gesto de manos y solo un segundo después los clones aparecieron, seis, exactamente en el mismo orden que habían mencionado que aparecían, y siendo clones exactamente iguales a los anteriores— ¿Qué sigue ahora, Zabuza... sensei? —El tono desconcertado del rubio al nombrar a su mentor solo añadió más desconcierto a la pregunta.

— Los clones y tú harán cosas diferentes, practicar el que hagan cosas diferentes, así que a preparar las actividades —Afirmó Zabuza mientras se sentaba, invitando al líder de clan a hacer lo propio, aunque este se negó con un gesto, incluso cuando Naruto llegó junto a ellos y él si se sentó.

— Uno de los clones vendrá conmigo, quiero tener una charla sobre los dojutsus —Hiashi le dio a conocer la razón por la que había venido para empezar— Quizás dar un concejo, ver sí puedo ayudar un poco en los aspectos más generales, no sé qué tantos aspectos compartan nuestros dojutsus, pero quiero intentar —Ofreció el hombre con tranquilidad.

— El Naruto original y Haku irán a comprar ropa —Naruto enarcó una ceja, confuso, antes de abrir la boca para negarse, o preguntar por qué debía comprar ropa, cuando el espadachín siguió— No soporto verte en ese traje naranja, y si sigues usándolo alguien va a terminar atacando a matar, y podría lograrlo —Sentenció con firmeza, y su mirada no dejaba lugar a replicas— Compren un guardarropa sencillo, que en una misión no llame demasiado la atención en misiones —Señaló con un tono que no dejaba lugar a replicas, cerrando la boca de Naruto.

— Eso deja a cinco clones libres —Declaró Haku, queriendo darle tiempo a Naruto para recuperarse de la orden de su maestro, sabiendo la sensación que dejaba aquellas palabras cuando no estabas acostumbrado— ¿Estos que harán? —Cuestionó con tono amable.

— Uno de los clones irá a por libros, buscará cosas de fuinjutsu y genjutsu, me parece que son dos cosas que podrían venir bien que aprendas —Proclamó Zabuza con un gesto firme pero desinteresado— No te veo precisamente con talento en la medicina o en las toxinas —Añadió con tal simpleza, y por muy poco que le gustará, Naruto admitía que en aquel territorio seguramente no fuera alguien muy hábil.

— Me parece una buena decisión —Interrumpió Hiashi, esperando poder sumar sus granos de arena a la situación— El primero sería un buen modo de entrar en contacto con tus raíces, y el segundo, incluso sí no eres el más hábil, con tu dojutsu ahora activo quizás puedas tener las cosas un poco más sencillas —Opinó el hombre como si quisiera convencer al rubio, aunque lo había comprado con lo primero.

— Eso deja cuatro —Naruto señaló con un gesto ligeramente perezoso, esperando más indicaciones, o en su defecto la señal para eliminar a los restantes.

— Entrenaran control de chakra —Zabuza sentenció con firmeza mientras agarraba una hoja de un árbol que se habría caído— Uno intentará fijar una hoja en su frente, otro seguirá caminando por los árboles, uno practicará el caminar sobre agua, y en lo que encontramos una cascada uno de ustedes buscará mantenerse pegado en el techo, cabeza abajo en los árboles, les servirá —Explicó los ejercicios mientras apuntaba de clon a clon, eligiendo a los que menos se parecían a Naruto para ello.

— Ciertamente es mejor usar a los clones más parecidos para caminar por la aldea —Opinó Hiashi, aprobando las acciones de Zabuza con gestos amables— Aunque, quizás, sea conveniente esconder esos ojos, al menos hasta que descubras algunas de las habilidades del rinnegan, para evitar problemas con posibles espías, nunca está demás ser un poco cuidadoso —Añadió con un intento de gesto tranquilizador.

Hiashi sabía que Naruto no se estaba tomando tan tranquilamente como otros usuarios de dojutsu la aparición del mismo, la información que había recibido era suficiente para que un shinobi adulto y experimentado quedara aturdido por más tiempo del que le gustaría, y si además debía considerar los problemas emocionales y de confianza que el chico tenía, porque no era ignorante del daño que la aldea le había hecho al chico, mucho menos cuando este ya se había enterado del kyubi, que solo podría añadir, quizás, una veta de culpabilidad por algo que había estado muy lejos de su control, y quería, aunque fuese un poco, brindarle un poco de paz.

— ¿En serio creen que haya espías de otras aldeas? —Cuestionó Naruto con un tono casi sarcástico, la mirada que los otros le dieron le dejó en claro que ellos opinaban que sí los había, y, sí era honesto, ahora hasta él comenzaba a creerlo— Bien, ¿Algo que deba saber de la ropa a elegir? ¿O de los lentes? —Volvió a preguntar, llevando su mano a su nuca para rascarse, en un intento vano de calmar la peculiar sensación de nerviosismo.

— Como dije, algo sencillo, de preferencia oscuro o que pudiera ser usado para el camuflaje, y los lentes, con unos visores oscuros que no dejen ver tus ojos claramente —Aclaró mientras se levantaban, dispuestos a emprender cada uno de sus propios caminos— Haku, te lo encargo a ti —Confió en su alumna predilecta, confiando en que ella entendería lo que debían buscar.

Y ahí todos se separaron, Hiashi comenzó a caminar en dirección a otro de los campos de entrenamiento, uno un poco más agradable a la vista, seguido por uno de los clones. El Naruto original sacó su cartera antes de vaciarla y pasársela al clon que ya estaba caminando en dirección a la aldea para comprar los libros. Mientras que el original y Haku comenzaban a caminar en dirección a la torre del Hokage, quizás para poder tomar algo de la herencia de los padres del rubio. Y de último, los cuatro clones restantes siguieron a Zabuza

El primer paso en el camino del entrenamiento ya había sido dado, y de la misma manera, el primer paso en el camino del destino se había tomado, no solo por él, sino por todos los engranajes que formaban parte del dichoso camino.

Solo era cuestión de que el tiempo siguiera, y cada engranaje diera pasos en los caminos que considerasen adecuados.


Sé que el capítulo podría sonar incluso más lento que alguno anterior, pero la verdad es que quería darle más desarrollo al entrenamiento de Naruto, o de parte de los otros miembros del equipo, y que la vez anterior apresuré demasiado la aparición de uno de los caminos, y conté muy poco del entrenamiento.

Este fue simplemente la primera pista de algo que ya mostré en la historia original, como sea, en el siguiente capítulo es un poco evidente lo que habrá en el próximo capítulo.