Todos los personajes que aparecen en este fanfic son propiedad exclusiva de Rumiko Takahashi, pero teniendo en cuenta que no voy a sacar ningún bien económico con esto solo lo hago pura diversión.

Un día cómo hoy hace un año atrás publique mí primer fics Fiesta en Furinkan y me recibieron con los abrazos abiertos y con el tiempo estuve mejorando mí ortografía y tener menos erros, gracias por los comentarios y por tenerme paciencia, éste capítulo se lo dedicó a ustedes los seguidores qué les gusta leer fics de Ranma y medio y también quiero agradecer a la comunidad de las cuentas oficiales de Mamá Nodoka, Ranma Fanfics Por Siempre y Mundo Fanfics Inuyaha y Ranma, y por darme la oportunidad pará poder llegar más lectores en sus cuentas oficiales ustedes son la parte más importante del mundo fics de verdad gracias, hoy estoy de fiesta mí primer aniversario, disfruten la lectura el especial de mí aniversario.


Ranma observo el pequeño reloj de mesa una vez más, eran casi las once de la noche, pero su decisión estaba tomada no esperaría un día más, ya sea una hora, un minuto o un segundo más en ese lugar que le causaba tanto dolor penas.

Al fin tomó su vieja mochila de viaje él puso en ella algunas cuantas cosas y empezó a caminar lentamente hacia la puerta de su habitación, se detuvo un instante y esbozo una débil sonrisa veía a sus padres dormidos acurrucados juntos y su padre convertido en panda dormitaba serenamente abrazando a su madre.

"Adiós viejo siento que nunca hayamos podido ser una verdadera familia, cuida a mí madre por mí". -salió por fin del cuarto y empezó a caminar hacia la habitación de ella.

Ranma se paró frente a su puerta y por largo rato observo el viejo patito de madera amarillo que se mecía un poco al compás del viento que entraba por un hoyo recién abierto en el techo.

"¡Maldito hoyo!". -dijo mientras él recordaba la pelea en la que tal hoyo se había abierto.

Lo mismo de siempre, Akane había sorprendido a Ranma cuando Shampoo trataba de besarlo y antes de que él pudiera decir algo la chica del mazo descargo sobre él, toda su furia y después sin mas, ella se encerró en su habitación y ella no le volvió hablar a pesar de que él le rogó por varios días de eso hace una semana, al fin dejo los recuerdos y siguió hablando.

"Malditas peleas, maldito orgullo que no nos deja ser felices ni a tí ni a mí". -abrió un poco la puerta y le dio una ultima mirada, ella se veía tan pacífica estando dormida en su cama.

"Ojalá siempre fueras así Akane". -cerró la puerta con mucho cuidado y por fin bajo las escaleras y Ranma salió de la casa y llego al portón del dojo pero justo cuando estaba a punto de pasar por el portón principal, pará salir de la casa y nunca más volver, pero una voz lo detuvo.

"¿Te vas a ir ahora Ranma?". -Ranma volteo confundido al escuchar esas palabras volteó hacia atrás y ahí estaba la dulce Kasumi quien lo veía con una mezcla de lastima y reproche.

Ranma le dio la espalda.

"Sí Kasumi me marcho, me marcho, porque no puedo más, está situación ya me cansé, no puedo seguir viviendo así". -agachó la cabeza y Ranma se dispuso a partir de nuevamente pero esta vez Kasumi lo tomó por el hombro le dio la vuelta completa y con todas sus fuerzas propinó al muchacho una fuerte cachetada que lo sentó en el piso.

"¡Eres un idiota!". -Ranma la observo sorprendido la hermana mayor de Akane.

"¿Qué?". –Ranma miró asombrado a Kasumi, ella nunca le había gritado a él y a nadie.

Kasumi volvió a repetir la frase.

"¡He dicho eres un idiota, un idiota y cobarde eso es lo que eres Ranma Saotome!". -Ranma se levanto y hablo con furia.

"¿Cómo te atreves a decir eso? Tú mejor que nadie sabes lo que he tenido que sufrir, tú mejor que nadie sabes cuanto he hecho porque estemos juntos...pero me di cuenta que ya no es posible seguir con esto, vivo en una…en una maldita telaraña de pleitos, promesas hechas, venganzas por todos lados y maldiciones que yo no cree de todo y todos mis problemas son culpa de otras personas no míos, las promesas de mi padre, las venganzas de Mousse, Ryoga, Taro, Kuno, el dizque amor de mis otras prometidas pará las que más bien soy un juguete pará ellas, los chantajes de Nabiki, las presiones de tu padre y por sí fuera poco la única persona que me importa...no me escucha, no me entiende, me desprecia, se que yo no soy perfecto ¿pero porque siempre me golpea primero y pregunta después? ¿Por qué me lastima? ¿Por qué nos lastimamos? Ya no puedo Kasumi no puedo yo". -Ranma no pudo más y estalló en lagrimas se arrodillo y empezó a golpear el piso del pavimento del dojo con furia incontrolable una furia como nunca se le había visto ni siquiera en un combate.

La hermana mayor de Akane posó su mano en el hombre del muchacho.

"Vamos Ranma ¿vas a dejar que eso te destruya? ¿Dónde está el gran Ranma Saotome, altanero y orgulloso que todo lo puede?". -reclamó la chica.

"Se murió Kasumi, lo mato su indiferencia, lo mato su eterno ¡eres un pervertido, un mujeriego, un fenómeno, los gritos y sus indiferencia, su mazo!". -Kasumi se quedo callada un rato pero reacciono.

"¿Ranma estás seguro que podrás vivir sin ella?". -dijo con una voz triste.

"No podré Kasumi, lo sé perfectamente, pero prefiero esto a seguir dañándome a mí y seguir dañándola a ella". -dijo él chico de la trenza.

"Muy bien lárgate sí así lo deseas Ranma, solo te digo una cosa sí tu no podrás vivir sin ella ¿acaso crees que ella podrá hacerlo sin tí?". -Ranma se quedo atónito no había pensado en eso de nuevo había pensado solo en él, solo había pensado en su dolor, otra vez había vuelto a fallar.

"Yo no". -pero se callo a media frase.

"¿Ahora lo entiendes verdad? Solo piensas en tí mismo Ranma ¿piensas que sus palabras te hieren? dime ¿que crees que siente ella cuando la insultas, cuando la llamas marimacho pechos planos? ¿acaso crees que no le duele? Y ¡Ser el causante indirecto de su depresión! ¿Mí hermana Akane es una niña muy insegura? ¡Y tu alimentaste esa inseguridad con! ¡Tús insultos!". -Ranma tardo un rato en contestar pero lo hizo.

"Yo sé Kasumi, pero yo". -Kasumi lo interrumpió.

"No hay pero que valga ¡toma una decisión, niño cobarde y deja de hacer sufrir a mí hermana Akane! Sí realmente la quieres lucha por ella Ranma, no te vayas, porque, sí te vas ahora mismo y la dejas así y tú haces eso, entonces tú no la quieres realmente, solo estarás mintiéndote a ti mismo nuevamente portándote tan irresponsable y tontamente ¿como lo hacen todas las demás personas? De quienes, ¡tan amargamente te estás quejando! ¿Así que decide ahora mismo? ¡Ranma Saotome! ¿Que es más importante, tú cobardía o tú amor por ella? ¡Elige ahora porque nunca volverás a tener está oportunidad de ser feliz, nunca más!". -Kasumi comenzó a llorar.

Él chico no sabia que contestar, se quedo en shock ante las palabras de Kasumi, a Ranma se le iban y venían los colores del rostro, se sentía avergonzado, nunca había pensado las cosas así tan conscientemente, se quedo ahí parado por espacio de diez minutos y en ese corto lapso de tiempo recordó todo, sus peleas, sus insultos, su boda fallida, pero luego la recordó a ella su rostro, su sonrisa esa hermosa sonrisa por la que estuvo a punto de dar su vida y por la cual la daría de ser necesario, siguió así un rato más no profirió palabra alguna, pues solo dos palabras deambulaban en su confundida mente.

"ELIGE AHORA". -por fin abrió su boca y armándose de valor lanzo un grito desde lo más profundo de su ser.

"¡YO AMO AKANE TENDO! ¡ME ESCUCHASTE! ¡KASUMI! ¡LA AMO!". -pero inmediatamente Ranma, dejo de gritar ante lo que veían sus ojos azules.

"¿Lo dices en serio Ranma?". -la voz de su prometida que lo observaba con lagrimas en los ojos lo hizo temblar pero él chico de la trenza se repuso de inmediato.

"Sí Akane lo digo en serio, yo te amo, ya no me importa mí orgullo ni lo que piense la gente, te amo sin presiones, tú no eres mí prometida por una promesa hecha años atrás o cómo lo digan nuestros padres, tú eres mí prometida porque así me lo dicta mí corazón, porque a pesar de nuestras peleas, de nuestro eterno discutir, el amor esta por encima de eso y mas, Akane yo te amo y estoy dispuesto a demostrártelo a tí, a todas mis prometidas, al mundo entero y tomare cartas en el asunto para arreglarlo sí es necesario". - aunque se lo dijo Akane, pero en realidad, Ranma miraba fijamente a Kasumi, era a ella a quien le debía una solución.

Poco a poco y sin darse cuenta los dos chicos se fueron acercando el uno al otro y cuando estaban a escasos centímetros de distancia por fin después tanto tiempo, se abrazaron, se tomaron de las manos con todas sus fuerzas como sí temieran que algo los separara, Ranma miro hacia la puerta y Kasumi se había ido.

"Gracias Kasumi". -con un leve susurró, él menor de los Saotome.

"Ranma ¿Te vas a ir?". -dijo Akane con voz temblorosa al percatarse de la vieja mochila de viaje.

"Claro que no mí amor". -respondió él chico.

"Entonces ¿para qué es eso?". -dijo señalando la mochila la chica de ojos cafés.

"Sólo me deshago del pasado". -y acto seguido Ranma tomo la mochila con todas sus cosas de viaje y la arrojo al bote de la basura de la casa de los Tendo y con una sonrisa en los labios, tapó el contenedor de la basura y los vio desaparecer.

"¿Pero Ranma, porque hiciste eso? ¿Acaso te volviste loco?". -dijo asombrada Akane.

"Sí Akane loco por ti". -y antes de que Akane hiciera otra pregunta.

Ranma la abrazo de nuevo y le dio un sorpresivo beso, que la chica acepto con gusto y así entrelazados por fin ellos dos se dieron su primer beso de amor.

Ranma le dio gracias al destino, por ponerme a su futura cuñada Kasumi en el camino correcto y por ayudarlo a elegir correctamente su destino y por ponerlo ante su único y verdadero amor.

EL FIN