HISTORIA DE UNIVERSO ALTERNO, LOS PERSONAJES DE RANMA 1/2 NO ME PERTENECEN, SINO A RUMIKO TAKAHASHI

¡Hola!

Acá les traigo una historia nueva para mi participación en la página de Facebook Mundo Fanfics Inuyasha y Ranma para la #Dinámica_del_amor #Nuestra_primera_vez

Por cierto, gracias por la invitación =D

- Los personajes hablan: aaaa

Pdta: Disculpen cualquier error que se me haya podido escapar…

Sin más disfruten

.

CAPÍTULO XIII

.

¿Quién o quiénes habrán venido de visita?

Me pregunto mentalmente… aunque lo que me molesta de algún modo es que justo fue cuando me estaba animando a hacerle mis preguntar al señor Ra y él al parecer estaba dispuesto a responderme.

Suspiro frustrada sola en la que es mi habitación desde hace casi tres meses.

Bueno, solo espero que la valentía por hacerle preguntas al señor Ra me regrese en otro momento, pues no quisiera incomodarlo con las mismas.

Comienzo a tomar mi almuerzo en silencio.

.

.

XxXxXxXxXxXxXxX

.

.

Nunca me imaginé ver a esta persona sentada en la sala de mi casa.

Por cierto…

¿Qué me habrá querido preguntar Akane?

¿Me habré salvado de preguntas incómodas?

Aunque estaba dispuesto en responderlas…

Suspiro algo asqueado con esta visita.

Aunque… pienso otra…

- Disculpe señor por la visita imprevista, pero es que después de ese incidente… estuve preocupado, además de que Akane es una buena trabajadora… para mí… - dice el fulano que llegó a interrumpir la conversación que iba a tener con Akane.

¿Cómo es que dio con mi casa para buscar a Akane? Aunque claro, no es algo que él sepa.

- No se preocupe… pero ahora que ya sabe que está todo bien… - digo a modo de invitar a retirarse. – Además… ¿Cómo es que llegó hasta aquí usted?- le hablo de usted para guardar las apariencias, pues es un mocoso menor que yo… aunque tampoco es que yo sea realmente un viejo, aunque mi apariencia actual dice lo contrario.

- Claro… pero… ¿Usted cree que pueda… pueda verla? - ¿Y a este qué le pasa? – Y bueno… resulta que cuando Akane se desmayó por la fiebre, bueno… tomé su celular y ahí estaba la dirección, por lo que supuse que era su casa y bueno… la seguí y acá estoy.

¿No entiende mis indirectas o qué?

¡Y es un maldito husmeador!

- ¿Usted tiene algún interés en ella… en Akane? – pregunto rápidamente, aunque quizá fue algo directo o bueno mucho, pero es que tipo me está poniendo de malas, aunque parezca inofensivo o eso quiere hacer creer.

- Oh… somos compañeros de trabajo… no tiene nada de malo el visitar a una compañera enferma y más aun después de esa abrupta salida que tuvo… diría que usted es su padre, pero no después de que ella le dijo señor la primera vez que nos vimos ¿Recuerda? Si no es indiscreción… ¿Usted quien es para ella? - dice tranquilamente, aunque no sé pero no le creo del todo, siento que hay algo más, pero por ahora dejaré el tema.

- Bueno… tendría que preguntarle a Akane si está de acuerdo en que la vean… ya sabe… y ¿Cómo olvidarlo? Y yo soy alguien que vela por ella… - le digo tratando de desanimarlo, pues a una mujer hasta donde sé no le gusta que la vean mal… además de que eso ultimo es cierto… ya qué piense lo que quiera, aunque no quisiera que mal interpretara las cosas… - Y yo soy… soy su padrastro…

Definitivamente me he coronado como el número uno en decir mentiras.

¡Soy un completo mentiroso!

Me gustaría decir que a la única que no le he mentido es a Akane, pero eso no es verdad.

Solo puedo decir que me iré al infierno a este paso.

¡Soy horrible!

Pienso entre molesto y triste, pues esto sé que me costará caro… muy caro.

- Entiendo… ¿Le podría preguntar entonces señor? – este tipo creo que no entiende mis indirectas… o no quiere entenderlas...

- Bien… - y me levanto para ir a la habitación de Akane y consultarle.

Insisto… tiene algo que no me agrada ese sujeto.

Toco la puerta de la habitación de Akane y ella me indica que puedo pasar.

- Akane… alguien vino a visitarte- le digo al ingresar.

- ¿A mí? ¿Quién? Si ni amigos tengo… y mi padre vive lejos además de que no quise molestarlo, por lo que no sabe de mi resfrío. – me contesta algo extrañada.

Suspiro.

- Es ese abogado que trabaja contigo… el tal Siosuk o Shickosuke o lo que sea… - le digo algo incómodo.

- ¿El abogado Shinnosuke? – pregunta sorprendida abriendo los ojos.

- Si… ese… y quiere verte… quedé en consultarte si deseas que te vea… - le digo esperando una negativa.

- Ohh, bueno… sería una falta grande si después de haberse tomado las molestias en venir me negara ¿No cree? - dice ella, lo cual me molesta un poco aunque no sé por qué exactamente.

- ¿Estas seguras? Y hay otra cosa más… – le pregunto tratando de que desista y con intenciones de decirle esa última mentira que me inventé.

- Si… puede venir aquí y ¿Qué cosa? – responde segura

- Ok… - ¡Rayos!

Salgo rápidamente olvidando lo que le iba a decir con el afán de que se vaya lo más rápido posible ese tipo.

.

.

XxXxXxXxXxXxXxX

.

.

Bien… eso fue extraño, pues realmente no me esperaba una visita así para mí e incluso pienso que el señor Ra quiso decirme algo más, pero salió incluso como

¿Enojado?

Deben ser ideas mías.

Suspiro.

Aliso mi edredón sobre mis piernas, pues sigo metida en la cama, cuando siento que alguien toca la puerta, me arreglo el cabello rápidamente, me alegro de que felizmente me lavé los dientes y me eché algo de perfume, cuando indico que pase.

Me siento algo nerviosa, pues debe ser el… el abogado Shinnosuke.

Abre la puerta y efectivamente es él, aunque me llama un poco la atención que ingrese solo, pues… hasta podría mal interpretarse, pero me imagino que si el señor Ra y la señora Mey no ingresaron, no creo que haya problemas.

- ¡Hola Akane! ¿Cómo te sientes? – me pregunta inmediatamente el visitante.

- Abogado Shinnosuke, no debió molestarse… gracias por visitarme y me encuentro mucho mejor felizmente – le digo agradecida en serio por su visita.

- Ohh… no es nada, más bien ten estos mochis, espero sean de tu agrado… – me dice colocando una cajita con mochis de diversos sabores sobre la cama.

- Ohh gracias, insisto no se hubiera molestado – digo algo cohibida por tantas atenciones de su parte.

- No es nada, en serio… y me alegra que estés mucho mejor, se nota que tu padrastro te ha cuidado muy bien... aunque es algo extraño... pero bueno...- me dice amablemente, pero parece algo incómodo.

O eso creo.

- ¿Padrastro? – lo miro como se le hubiera salido un tercer ojo en la frente como Tenshinhan Dragon Ball, pero lo disimulo bien o eso creo – Ohhh… es una larga historia con mi padrastro… pero sí, todo fue gracias a él.- le sonrío, pues es la verdad gracias al señor Ra es que yo estoy mejor, aunque tiene que explicarme como es que dice el abogado que el es mi padrastro.

- Me alegro… Akane… yo…

Está por decirme algo el abogado Shinnosuke, cuando de abre la puerta abruptamente.

- Ohhh… disculpen… Akane, es hora de tu medicina y quizá hasta quieres hacerte algo de ¿Aseo? – dice el señor Ra… ¿Sonriente?

- Yo, bueno… espero que te mejores pronto Akane para que… aunque sea puedas ir al último día de tu pasantía… cuídate…ya nos vemos… - dice alejándose de mi cama, pues estaba sentado al lado sobre un sillón de un cuerpo – Hasta luego y gracias señor – se despide de mi supuesto padrastro, del cual yo no tenía ni idea.

- Muchas gracias por su visita, por los mochis y hasta luego abogado, cuídese… – alcanzo a decir algo fuerte.

- Adiós, la señora Mey lo despedirá… – dice el señor Ra, aun ¿Sonriendo? Pero algo extraño.

Esto es realmente extraño…

Después de que el abogado salió cerrando la puerta de mi habitación, volteo a ver al señor Ra algo seria.

Él me mira y parece írsele la sonrisa.

- ¿Qué fue eso? – le pregunto seria.

Realmente toda esta visita fue extraña, hasta al abogado se le notaba algo… raro e incómodo a la vez.

Hasta parecía querer decirme algo, pero justo el señor Ra ingresa y parecía querer que se fuera mejor dicho, pues mi medicina aun la tomo dentro de dos horas, algo que corroboro con el reloj que está sobre mi mesa de noche de lado izquierdo y el señor Ra sabe que ya me asee poco antes de almorzar, con las justas, pero lo hice, ya que un baño como estoy no es lo más recomendable.

- ¿Qué fue de qué? – me dice haciéndose el desentendido.

- Señor Ra… - le digo esperando algo.

- ¿Qué? – insiste en hacerse el desentendido.

- ¡Aaaah! ¿Es en serio? – grito un poco y lo miro feo ya - ¿Mi padrastro? – intento empezar por algo porque de que lo obligó a irse… lo hizo…

- Aaahh, eso…. Pues… no me quedó de otra… no le iba a explicar la situación… ¿No crees? Por lo que no se me ocurrió nada más Akane… - me explica.

- Bueno… puedo haber sido peor, aunque espero que nunca vea a mi padre… - digo pensativa pues sería problemático y quedaría como una mentirosa horrible.

- Tranquila… - me dice el señor Ra.

- ¿Eso era lo que me quería decir no…? – le pregunto.

- Pues si… bueno ya está. – dice él.

- Uhm… ¿No cree que fue algo grosero al botarlo sin que él lo sepa? Incluso parecía querer decirme algo… ¿Qué habrá sido? – le digo de pronto, pues eso pienso.

- ¿En serio? No lo creo, pues debes estar mortificada aun por el malestar… y ¿Quería decirte algo? Lo siento… - se disculpa, bueno no es que haya escuchado tampoco ¿No? En fin…

- No se preocupe… ojalá al menos pueda ir el viernes al trabajo a modo de despedida… y gracias, además de que si es verdad aun no me siento muy bien del todo pero bueno… – le digo pues sin el señor Ra, quien sabe qué sería de mí, ya que aquí me siento bien… aunque extraño a mi padre.

Aunque hasta molesto o mortificado me pareció que estaba el señor Ra…

Creo que fueron ideas mías o ¿No?

En otras situaciones hasta celos hubieras parecido…

Qué gracioso… pienso, pues es algo imposible al menos de su parte hacia mí.

- Por cierto, Akane… ¿Qué era lo que me querías preguntar justo antes de la inesperada visita? - me pregunta de pronto el señor Ra dejándome en blanco.

- Pues… yo… emmm – estoy pensando, pues la valentía de antes se me fue al drenaje… cuando la campana salvadora del ringtone de mi celular me salva…

Veo la pantalla y es mi padre.

Solo pienso, gracias papá…

Le enseño al señor Ra y se retira diciéndome

- Bueno, hablamos luego y envíale saludos a tu padre de mi parte… bueno… evidentemente le dices que eso te dije cuando me viste días atrás… pues él no sabe que vives aquí…

- Lo sé … – alcanzo a decirle antes de que salga de mi habitación cerrando la puerta.

Bueno, a seguir guardando las apariencias con mi papá y con otras personas… pues hay cosas que si se enterara mi padre se caería de espaldas, además de que hay cosas que me suceden por primera vez que lamentablemente no puedo hablar con nadie o casi nadie, ya que no es correcto o me da algo de vergüenza.

Suspiro contestando su segunda llamada.

- Hola papá… ¿Cómo estás? Yo también, te extraño mucho…

.

.

XxXxXxXxXxXxXxX

.

.

Eso estuvo cerca, pues ese abogado siento que quiere algo con Akane y no precisamente algo laboral… mi sentido de hombre me lo dice… aunque yo irracionalmente al estar cerca de la puerta, estilo portero solo reaccioné sin pensar…

¿Fueron celos?

¡No lo sé…!

¡Es primera vez que siento algo así!

Espero que Akane no haya notado nada extraño de mi parte…

Solo sé que la señora Mey me vio de lejos y de fue a reír para otro lado.

Pienso todo esto caminando de un lado para otro dentro de mi habitación, pues como que no quiere la cosa, nuevamente es de noche…

Ay Akane…

¿Qué me has hecho?

Ahora sé que estoy enamorado de ti… en serio… pero…

¿Y tú?

¿Te podrías enamorar de mí?

¿Te podrías enamorar de un hombre como yo?

¿De este hombre en cuerpo de un señor mucho mayor que tu aparentemente?

¿Te podrías enamorar de tu ex jefe ogro e idiota?

¿Te podrías enamorar de este rey de las mentiras?

Ya casi son cuatro meses que me encuentro así…

Aunque sinceramente desde hace dos meses que ni me preocupo de la maldición… solo me pongo a pensar en que si alguna vez Akane me mirara de otra manera…

Me siento triste, pues no es por la maldición… solo quisiera que la persona de la cual me he enamorado… me viera de la misma manera…

Suspiro frustrado.

¿Tendré esperanza?

Pues no lo sé…

Aunque hay algo más que me causa curiosidad…

¿Qué me habrá querido preguntar Akane?

Sea lo que sea… pienso responderle…

Sé que soy un mentiroso de lo peor y eso me puede costar caro… pero dentro de lo que pueda… quiero responderle con verdad…

Ay Akane… no sé cómo podría decirte la verdad sin que pienses que estoy loco de remate… aunque las mentiras que ha he dicho, hechas están… desgraciadamente.

Me pongo mi pijama, salgo a rondar la habitación de Akane, la hago tomar otra de sus medicinas y me retiro, para regresar a mi habitación y dormir, aunque ojalá que lo puedo hacer pronto, pues mi cabeza y mi corazón son un lío.

Me echo en mi cama, me cubro y cierro los ojos, pero todo lo que tengo en mi cabeza en este preciso instante no pretende dejarme, así que creo que será una larga noche, pienso desganado.

.

.

XxXxXxXxXxXxXxX

.

.

Abro los ojos y…

¡Por fin puedo decir que estoy completamente curada!

Aunque estoy teniendo sueños algo reiterativos y muy extraños, los cuales no comprendo para nada… pues en ellos veo a gente por la cual tengo sentimientos, pero que a la vez me hacen sentir extraña y me generan dudas, muchas dudas, aunque como dicen los sueños, sueños son, pero para mí siempre son indicadores de algo en ocasiones… aunque creo que está sucediendo por algo que he aceptado que siento y quizá porque echo de menos a alguien o mejor dicho a algunas personas…

Por otro lado… creo que he caído en cuenta de algo que no quería darme cuenta o mejor dicho de algo que no quería aceptar y es algo sumamente… raro, pero… no sé como describir pues… me he dado cuenta que poco a poco el señor Ra se ha ido ganando mi corazón. No sé si fueron sus cuidados, su paciencia, sus atenciones, su cariño… pero ahora lo sé o eso creo… pues no es el sentido que cualquiera podría creer sino algo más… si alguien me escuchara… creería que estoy loca, incluso yo aun lo creo, pues al principio pensé que era como si fuera un tío o un cuasi padre para mí… pero ahora… ahora puedo decir que quiero al señor Ra, pero no como seguro él quisiera… me siento confundida y a la vez triste, pues no creo que esto que estoy comenzando a sentir sea algo realmente bueno y adecuado, pese a que incluso me demoró darme cuenta, aunque mi padre daría el grito en el cielo si se enterara de algo así, pero es algo que en verdad siento, aunque las dudas y el temor me embarga, ya que jamás el señor Ra me verá con esos ojos, es más… creo que comenzaré con mis preguntas hoy cuando regrese de mi último día de trabajo como pasante en el estudio, pues quiero quitarme dudas aunque me dan un poco de miedo sus posibles respuestas.

Hoy es el día.

Me siento triste, pues es algo imposible, pero hay cosas que quiero hacer primero y ya después solo me iré a llorar sin molestar, pues hay cosas que no pueden hacer.

Soy patética, pero es verdad, es la triste realidad.

También lastimosamente… recién el último día de mi pasantía pude regresar al estudio, lo cual me genera pena.

.

.

Ya en el estudio, me enteré de que el abogado Shinnosuke pasará la mayor parte del día, si es que no todo, en diligencias, pues consulté su agenda y resulta que tiene tres audiencias juntas.

Me da algo de pena, pues pese a que en si solo he podido trabajar casi dos días con él y hasta tuvo la gentileza de ir a verme, lastimosamente hoy siendo mi ultimo día aquí, probablemente no pueda verlo y a posterior, eso será mucho más complicado, aunque no quita de que no sea imposible, pues en el poco tiempo que lo conozco puedo decir que es una buena y agradable persona.

Podríamos ser amigos… amigos… si ¿Por qué no? Pienso contenta.

Suspiro.

Leo lo que me ha dejado encargado sobre mi escritorio, aunque no es mucho hay cosas que pueden demorar ya que básicamente son gestiones y al final ir a buscar unos archivos en la zona de expedientes.

.

.

Ya habiendo concluido casi todo, solo me queda ir a la zona de expedientes, el cual es un almacén relativamente grande en la zona del sótano.

.

.

Llego y me percato de que solo está el portero, lo saludo e indico lo que tengo que buscar por encargo de mi hasta hoy jefe y me deja ingresar.

Estoy buscando lo que me encargó mi jefe, cuando de pronto alguien me dice…

- Hola Akane…

Esa voz…

Volteo y veo a quien me habla.

.

.

.

Estoy emocionada... hace tiempo que no llegaba a la cantidad actual de reviews que tengo en este fic... awww muchas gracias :D

¡Actualización! Lo sé… lo sé, me demoré algo más esta vez… aun así acá está este nuevo capítulo. (insértese emoji de monito tapándose los ojos) es que la vida de adulto es muy complicada. Ya do quiedo sed adulto =(

Bueno, bueno... ¿Con quién se habrá encontrado Akane ahí abajo? ¿Qué tal les pareció? Cuéntenme… =D amo leerlos a ustedes =D Espero lo hayan disfrutado.

Les cuento que en este tiempo hice dos ONE SHOT, uno de nombre "¿Te Odio?" que es dulce y el otro "El Mejor Pocky" que es una comedia romántica para la dinámica de noviembre 11 11 de la página de Facebook Mundo Fanfics InuYasha y Ranma, ambos con nuestros queridos Ranma y Akane como protagonistas. =D

Muchas gracias por sus reviews, por seguir y agregar a favoritos este nuevo fic mío =D, especialmente a: gatopicaro831, Benani0125, Sandy, Saone Takahashi, Gyggicats, XXlalalulu (tengo que ponerme al día con tu fic "La prisa de nuestro deseo" waaa ) y Rhou916 (que has estado haciendo maratón con este fic y con otros fics míos, así como ponerme al día con tus fics sobre todo con "Un amor que transciende fronteras", me alegro que hayas podido regresar :D), así como a todos los que me leen pero no me entero xD

Actualizaré ni bien pueda… pinky promise.

Gracias por leerme… =D

Cuídense mucho y abrazos de oso virtuales!

Saludos desde Perú!

=)