HISTORIA DE UNIVERSO ALTERNO, LOS PERSONAJES DE RANMA 1/2 NO ME PERTENECEN, SINO A RUMIKO TAKAHASHI

¡Hola!

Acá les traigo una historia nueva para mi participación en la página de Facebook Mundo Fanfics Inuyasha y Ranma para la #Dinámica_del_amor #Nuestra_primera_vez

Por cierto, gracias por la invitación =D

- Los personajes hablan: aaaa

Pdta: Disculpen cualquier error que se me haya podido escapar…

Sin más disfruten

.

CAPÍTULO IX

.

- ¡Aaaah! – grito frustrada dentro de la que ahora es mi habitación, encerrada claro.

Agradezco que las paredes al parecer sean tan gruesas y nadie me escuche.

Me siento extraña… sé que ha pasado un tiempo prudencial para que me acostumbre a todo esto, pero realmente no… sé que le debo mucho al señor Ra, pero no sé… es demasiado sobre protector…

¡Más que mi propio padre!

Aunque no es para menos después de todo lo que me sucedió justo antes de venir a vivir a esta casa, pero es que

- ¡Aaah!- vuelvo a gritar.

Por favor… el señor Ra no me deja sola ni a sol ni a sombra…

Tampoco quiero ser malagradecida ni mucho menos descortés con él después de todo lo que viene haciendo por mí…

Tampoco es que me pueda enojar con él… pues simplemente no puedo y no me nace tampoco el poder hacerlo… es extraño… pues con él me siento protegida y cómoda, pero es que…

¿Será que me acostumbré mucho a mi independencia?

Realmente me incomoda estar avisando por cada cosa que tengo que hacer o ir y estar esperando a que me recojan de tal lugar … y eso que realmente gran vida social no tengo…

¡Ni si quiera tengo vida social realmente!

Pero es que… después de tanto tiempo de estar viviendo sola como que ahora estar haciéndolo, realmente me choca estar informando o estar esperando que pasen por mí.

Creo que después de estar gritando ya me siento mejor. Casi y me desconozco, pero es que el estrés de la pasantía… el evitar al abogado Hibiki después de todo lo que me pasó por su culpa, el vivir aquí, la enfermedad de mi padre, el no poder verlo, el no poder movilizarme como antes porque el señor Ra está detrás de mí… me causa estrés y ansiedad a la vez.

Bueno ahora ya casi solo me falta una semana y un día para que mi pasantía culmine… pero…

¿Qué haré después?

Me preocupa mi futuro, mucho en realidad, pues prometì que sería una excelente abogada; sin embargo con todas estas cosas en mi cabeza siento que solo voy a explotar… Pienso algo apenada, preocupada y ansiosa a la vez.

Por otro lado… el señor Ra…

¡Ni siquiera me deja ir a la tienda más cercana de aquí sola!

Incluso cuando estoy en el jardín de la casa me vigila…

Aunque como digo no quiero ser grosera, soy sutil con el señor Ra, pero a veces me gustaría decirle más… aunque entre tercos no nos entendemos…

¿No será exagerado el señor Ra respecto a mi protección?

A veces me siento como si estuviera encarcelada… sin libertad…

Aunque también puedo decir que pese a todo ello, le estoy sumamente agradecida al señor Ra y dentro de todo, me agrada su compañía y como digo no sé pero no puedo ni me nace enojarme con él.

Suspiro frustrada, me desnudo e ingreso al baño de mi habitación para tomar un baño.

Creo que dentro de todo lo raro y hasta malo que me ha pasado ha añadido algo de diferente a mi aburrida vida.

Un baño no me caería mal… siempre ayuda a despejar la mente.

Ya estando dentro del ofuro, me pongo a pensar… espero que nadie se haya dado cuenta de mi comportamiento fuera de lo usual…

Avergonzada esperando que de realmente nadie se haya dado cuenta de mi reacción inusual, me sumerjo en el agua del ofuro.

Lo que me pone contenta es que mañana podré ir a ver a mi padre, solo que me preocupa un poco ese tema del mismo modo.

.

.

XxXxXxXxXxXxXxX

.

.

Akane ha estado actuando muy extraña últimamente o eso me parece…

¿Será que está aburrida de vivir aquí?

Y… ¿Conmigo?

Pienso algo angustiado terminando de cenar… me encuentro solo, pues Akane se retiró rápidamente según ella porque quería tomar un baño, aunque le he dicho que no se debe de hacer eso después de comer… pero es que es tan terca…

Suspiro.

En eso nos parecemos mucho la verdad, pienso ahora causándome gracia.

Si antes era un misterio para mí cuando solo trabajaba conmigo, ahora realmente puedo decir que no la entiendo, aunque dentro de todo, nuestra relación ha cambiado mucho y me atrevería a decir que hasta ha mejorado mucho de lo que había antes, si es que había algo antes en realidad.

Antes a penas y hablábamos, en cambio ahora… ahora conversamos de todo y nada a la vez, pues hasta los silencios son cómodos con ella… realmente corroboro lo dicho por la señora Mey… "Akane es un ser de luz en esta casa".

Muevo la cabeza en negación para mí mismo.

Estoy por levantarme de la mesa, cuando la señora Mey se acerca a mí como queriéndome decir algo.

- Joven Ranma… - la miro serio pues quedamos que me diría Ra, no vaya a ser que Akane – Bien… joven Ra… la joven Akane creo que se siente incómoda… ¿No cree que mucho la atosiga con eso de seguirla a todos lados? – me dice de pronto la señora Mey.

- ¿Atosigarla? Solo velo por su seguridad… - lo digo en serio.

- Lo sé y lo entiendo después de lo que ha pasado y casi le sucede más aun… pero es una joven… no la deja ni a sol ni a sombra… necesita algo de espacio para ella misma ¿No cree? Ella tenía una vida antes de vivir aquí… quizá hasta un novio o algo…- me dice la señora Mey queriendo llegar a un punto, lo sé.

- Es que… realmente temo por su seguridad… - le respondo seguro y no sé pero hasta algo molesto por eso último dicho por la señora Mey.

Algo que es verdad pues… dentro de todo le tengo estima a Akane.

¿Solo estima? Me dice mi conciencia.

Además… creo que Akane no tenía novio, pues después de tanto tiempo… algo me hubiera enterado…

O ¿No?

Ya no sé ni qué cosas pienso en realidad… todo esto de la maldición me está afectando seriamente y ahora con Akane viviendo conmig… con nosotros más aun.

- Nunca pensé llegar a verlo preocupado por la seguridad de alguien más…, alguien quien casi es una desconocida… aunque sinceramente la joven Akane es sumamente agradable y en tan poco tiempo se ha ganado el afecto de todos… incluyéndolo a usted… - me dice de pronto descolocándome un poco, pues se desvió del tema inicial la señora Mey.

Pues es la verdad pero no sé por qué eso me hace sentir un poco…

¿Avergonzado?

Pero sí, creo que le tengo afecto además de estima…

Muy cierto y quizá pueda haber algo más, dice mi conciencia creo que mezclada con lo que ¿Pueda querer yo?

Definitivamente estoy trastocado después de todo esto que ha sucedido en estos últimos meses…

- Akane tiene algo especial… - le digo la verdad pero avergonzado a la vez, creo que hasta me he sonrojado.

¡¿Qué diablos me sucede?!

- Lo sé… me parece gracioso como la lleva, trae y hasta sigue joven… si usted no se viera mayor de lo que es… cualquiera podría decir que son una pareja muy unida y con mucho amor… - dice de pronto.

¿Amor?

Esta ultima palabra me causa preocupación y animo a la vez…

En serio… estoy mal.

Ohh … pero ya entiendo su punto.

- Señora Mey… entre Akane y yo no puede haber nada… - le digo serio, pues es la verdad, ya que soy demasiado mayor o bueno, luzco demasiado mayor para ella y tampoco es que sea muy agraciado sino todo lo contrario en realidad – Seguro pensarán que es mi hija… pues otra cosa no podría ser…

- He escuchado comentarios de otras personas cuando voy a hacer las compras con mi esposo e hijo, los cuales dicen que la joven Akane es su conquista… ya sabe cuando alguien mucho mayor sale con alguien mucho más joven por interés económico, social y/o sexual entre otras cosas…, pese a ello… ¿Usted como sabe que no puede haber nada? No sabía que era adivino joven… - me dice la señora Mey algo jocosa con esto último.

- Como si yo fuera ese ¿Suggar Daddy? - le digo sabiendo como lo que pueden estar diciendo.

Ella asiente con la cabeza.

- Ay por favor… ¿La gente no tiene en qué más ocuparse…? Solo hablan porque tienen boca…. Pero no piensan ni les interesa lo que pueden causar sus comentarios fuera de lugar….– digo molesto. – Y no es que sea adivino señora Mey… pero es que… solo míreme… eso está descartado… además Akane es muy joven y… - pensaba decir un calificativo más exacto, pero solo puedo decir… - Agradable no podría fijarse en alguien que pueda ser su padre y tan desagradable como yo…

- Así habla la gente, joven… y eso de que usted se vea mayor no tiene nada que ver con lo que usted es en realidad… - me dice intentando al parecer calmarme. – Además… usted no sabe cómo pueden reaccionar las demás personas… solo por acostumbrarse a que las chicas antes iban a donde usted porque les gustaba su físico y seguramente por interés de otro índole, en cambio ahora, ni usted mismo se agrada… muchas cosas pueden pasar y usted no sabe… - me dice calmadamente la señora Mey.

- ¿Y qué soy señora Mey? Un viejo con una chica mucho más joven que hace que la gente piense mal y hable estupideces sin saber… aunque poco o nada me importa lo que diga la gente la verdad, solo espero que no le cause problemas a Akane, ya suficiente con los que ha tenido y tiene… - digo resignado y frustrado.

- Usted joven es un hombre con edad para poder enamorarse y que se enamoren de usted, no por lo que aparenta o tiene sino por lo que es en realidad – dice tomándome el rostro tiernamente como una madre a su hijo para que la vea- Quizá ahora no se ve como el joven que es en realidad, pero… a veces el afecto… el amor va más allá del cómo se ve uno, pues es algo más que eso… - me dice ella.

- Ay señora Mey… si cuando me veía bien igual era horrible por dentro o eso me consideraba y ahora que realmente luzco peor, no tengo esperanzas de nada… la maldición seguirá su curso y bueno… ya sabemos qué pasará luego… - digo triste ahora, pues es la verdad… - Obré mal… y así me quedaré por el resto de mi vida... – apenado miro hacia la mesa, pues me volví a sentar en la silla que ocupaba al cenar.

- No pierda las esperanzas joven y no sea dramático… pues la esperanza debe ser lo último que se pierda, además… quizá usted cometió errores, pero puede reivindicarse y de hecho lo está haciendo incluso ya no tiene ni aventuras con chicas X, así como que también pueden pasar milagros… por otro lado, dele más libertad a la joven Akane, pues seguramente se siente como si fuera alguien sin libertad… no la atosigue… al menos no mucho… acuérdese que ella hacia su vida, tranquila y responsablemente, pero la hacía… no la controle… - regresa al tema inicial.

- ¿Qué aventuras podría tener luciendo así? - digo molesto y frustrado.

- Existen chicas que por interés no les interesa con quien se puedan meter, solo los beneficios que les pueden traer… - me dice seriamente la señora Mey.

Bueno sí es verdad, muchas secretarias se metían con el jefe y el jefe es realmente un viejo horroroso solo que con dinero y posición. Aun así, no es lo que yo quiero… ahora.

- Está bien señora Mey… gracias, tiene razón. – le digo retirándome ahora sí, a mi habitación.

Siempre que hablo con la señora Mey me da palabras de aliento y me hace pensar… pero eso de…

¿Esperanza?

Y más aún… ¿Esperanza con… Akane?

¿Qué Akane me vea de una forma diferente?

Creo que cada vez estoy cayendo más en cuenta que al principio quizá veía a Akane como una posibilidad, sin embargo y como la señora Mey está notando aunque no me lo haya dicho de forma expresa… que yo estoy sintiendo cosas por Akane, pero realmente no porque pueda ver a Akane como una esperanza, sino simplemente porque la convivencia con ella ha hecho que pueda pensar diferente; sin embargo, yo nunca he obligado a nadie y menos lo haría con Akane a que… pueda sentir algo por mí. Algo que me parece completamente imposible.

Si supiera quien soy en realidad, estoy seguro que me rechazaría de nuevo y de frente sin mayor justificación, pues como ya lo dije sentía rechazo por sí, aunque eso último que me dijo hace días atrás, cuando de paso hablaba lo que pensaba de mí, algo que me hizo gracia a la vez, y también a la señora Mey que se terminó burlando de mí, me hace pensar que quizá después de todo tan mal no le caía solo que… no sé o quizá solo es porque ella es acomedida y amable con todos que de alguna forma le llamó la atención mi ausencia y hasta me… ¿Extraña?

Suspiro.

Paso por su habitación antes de ingresar a la mía. Se me pasó por la mente tocar la puerta de su habitación para preguntarle como desea hacer mañana… si quiere que la ayude en algo, pero desecho la idea pues debe sentirse… incómoda o molesta pese a que no dijo gran cosa y quiso demostrar lo contrario.

Suspiro, por ahora solo sé que mañana Akane irá a donde su padre y eso va a ser otra travesía… y no sé si de las agradables.

.

.

XxXxXxXxXxXxXxX

.

.

Termino de arreglar mi equipaje para mi visita a mi padre antes de ir este último día de esta penúltima semana al Estudio por mi pasantía.

Arreglé una maleta pues pienso quedarme con mi padre desde hoy viernes y regresar el domingo por la tarde. Solo espero que el señor Ra no me salga con cosas y me deje ir sola, pues de acá hasta mi padre solo son dos horas de ida y dos horas de vuelta en tren.

Salgo de mi habitación pensando el tocarle la puerta de la habitación del señor Ra, pero me arrepiento, estoy bajando las escaleras, cuando noto al señora Ra ya tomando su desayuno en el comedor. Llego y me siento a tomarlo en mi sitio, lo saludo y él hace lo mismo, pero no cruzamos más palabras.

Me siento extraña… aunque el silencio es cómodo, siempre lo ha sido.

¿Será por mi comportamiento de ayer en la cena?

Suspiro, creo que debo disculparme, no sé por qué me siento como una niña pequeña…

¿será por lo que es mayor?

Suspiro, pues en realidad eso es lo de menos para mí, ya que es una persona que se ha comportado de lo mejor conmigo y sin tener ningún deber.

Como dicen, al mal paso darle prisa… además de que en serio tengo prisa sino llegaré tarde al Estudio.

- Señor Ra… yo… lo siento por mi actitud de ayer… - digo apenada.

- No te preocupes Akane… más bien… lo siento por atosigarte… sé que eres una mujer grande, pero es que… entiende por favor… - me dice algo… ¿Tranquilo y hasta el modo de súplica esto último?

Es extraño, pues si bien no es mi padre a veces como que quiere comportarse como uno, pero la mayor parte del tiempo parecemos amigos…

- Y yo le agradezco todo lo que hace por mí, pero es que… entiéndame por favor… tanto tiempo viviendo sola… necesito libertad… además, ya no falta nada para que la pasantía termine… estaré bien… - me mira medio feo – Bueno por favor… entiéndame siempre he sido independiente, bueno nunca he tenido gran vida social, es solo que… me incomoda estar avisando cada cosa que hago o que me acompañe a todos lados al menos… discúlpeme… debe pensar que soy una mala agradecida… pero en serio estoy muy agradecida con usted, es solo que… - no termino de hablar.

- Entiendo Akane… discúlpame tú a mí… - me responde calmado y descolocándome, pues sabiendo que es igual de terco que yo, me sorprende un poco.

- No se preocupe… mas bien… ehh pienso pasar el fin de semana en la casa de mi padre… puedo irme sola… solo son dos horas hasta allá, dos de ida y dos de venida… no quiero molestarlo más… yo puedo hacerlo sola…

- Akane… después hablamos… ¿Sí? Se hace tarde… - me dice revisando el reloj.

- Bien… - espero que eso se buena señal, después de todo mi padre no sabe nada de todo esto que me está pasando y tampoco quiero preocuparlo.

Nos levantamos de la mesa, salimos de la casa, subimos a su camioneta, la cual es muy grande y no pensé que fuera el único coche de la casa, pero bueno y salimos de la casa atravesando los jardines y las rejas de más allá.

Solo espero que este sea un buen día, pienso animada.

.

.

Llego al Estudio, atravieso todo lo que tengo que pasar hasta llegar a mi puesto, el cual desde que el abogado Saotome se retiró, se siente muy diferente.

Suspiro algo melancólica, pues según comentaron, pronto llegará un nuevo abogado a ocupar su lugar, probablemente la próxima semana, mi última semana aquí, pienso entre calmada y a la expectativa.

.

.

Regreso de almorzar, pues desde que comencé a vivir con el señor Ra, en ocasiones me dice que vaya a la cafetería, pues contrató sus servicios al menos durante estas dos últimas semanas, ya que antes muy amablemente la señora Mey me hacía el almuerzo, pero ahora se le juntaron cosas y bueno así es ahora, además de que no quería molestarla más, pues hacerme el almuerzo era o quedarse cocinando en la noche o levantarse más temprano para hacerlo.

Yo antes me preparaba cosas simples, pues realmente nunca he sido buena en la cocina, al menos nunca me envenené yo sola, aunque si me ha costado varios dolores de estómago cada vez que me preparaba algo, por eso en su mayoría compraba comida hecha.

Estoy por ocupar mi lugar en mi escritorio cuando escucho cuchicheos de las secretarias del piso…

- Ay tan guapo el abogado Saotome… según dicen asentó cabeza con una bella y voluptuosa china… - dice una castaña escotada.

- ¿En serio? Unos dicen que se fue pues como tenía fama de mujeriego… se le juntaron y tuvo que huir antes de que le pasara algo… - dice una de cabello ondulado y rubio.

- A mí me llegaron comentarios en donde después de haberse metido en juicios de alto grado de peligrosidad, pues hablaban de grandes sumas de dinero… y de clientes no tan… legales, que lo asesinaron… - dice una peli rosa voluptuosa.

- ¡Oh no! Y yo que quería probarlo una vez más… - dice una pelirroja apretada.

- Jaja golosa… - se ríen todas.

- En serio que era un bombón ese abogado… esperemos que el próximo abogado que tome su lugar también lo sea… por ahora me divertiré con el abogado Hibiki… - dice la rubia coquetamente.

- Que te aproveche porque también ese abogado está que quema y debo decirte que lo hace muy bien… - dice la castaña.

- Ya, ya, sigamos que hay personas con grandes oídos… – dicen antes de retomar su trabajo si se puede decir eso.

Siempre supe que el abogado Saotome tenía mucha fama con las mujeres, pero era bueno en su trabajo y lo admiraba por eso… solo espero que esté bien… pese a que probablemente nunca más lo vuelva a ver, pienso algo apenada, pues aunque era un ogro, idiota y mujeriego, lo estimaba a este tarado de mi ex jefe.

Bueno mejor dicho hasta lo extraño, pues dentro de todo, me hacía sentir cómoda, pese a que era un pervertido mujeriego, espero que esté muy bien sea donde esté ahora.

Mejor me pongo a hacer mis cosas.

Ya solo me falta una semana más aquí, pienso dándome ánimos, pues realmente el ambiente laboral en este prestigioso estudio, deja mucho que desear.

.

.

Después de la jornada de trabajo, debería estar saltando feliz de poder ir por fin a visitar a mi padre; sin embargo, ahora me encuentro acá de copiloto algo disgustada.

Resulta que el señor Ra me recogió y después de decirme que lo hablaríamos luego cuando tomábamos desayuno, su "Después hablamos" era yo te llevo y recojo, pero eso no es todo, pues irá a dejarme, se regresará hasta aquí y luego volverá a ir para luego regresarnos.

Es demasiado… en serio, demasiado.

Realmente yo no quería molestar más de lo que ya lo vengo haciendo… en serio ahora no es tanto por sentir libertad, es solo que después de toda su ayuda, me siento en deuda con el señor Ra y demasiado, algo que no sé cómo pagárselo.

Incluso hace unos días quise darle algo de lo que me pagan en el estudio por mi pasantía, pero me rechazó alegando que eso era para mis gastos o mejor que lo guardara a modo de ahorro.

Aun así, él pareciera que todo lo hace con mucho gusto, algo que me descoloca un poco, pues en este mundo encontrar a alguien que te ayude sin pedir nada a cambio es algo fuera de este mundo.

Si no estuviera conociéndolo como estoy haciendo… pensaría que tiene algún interés extra en mí; sin embargo, el señor Ra no es así, aunque como dicen también… uno nunca termina de conocer a las personas… pero no presiento que esto fuera así, sino que de verdad el señor Ra lo hace porque lo siente y más aun que con su "Es por tu seguridad y por la promesa que te hice".

Sonrío un poco y comienzo a escuchar la música que el señor Ra ha puesto. Noto como me mira de reojo y sonríe.

Pese a mi enojo inicial y nuestra terquedad, el silencio entre nosotros es sumamente cómodo, aun así, me siento angustiada, pues en serio no sé como pagarle todo lo que viene haciendo por mí, pero ahora me concentraré en que veré a mi padre después de muchos meses que no lo hacía.

.

.

XxXxXxXxXxXxXxX

.

.

Después de una hora y media de viaje ya casi son las cinco de la tarde, lo cual es algo genial, pues le gané al tiempo del tren y llegamos aun de día, además del enojo de Akane inicial y sumada a nuestra terquedad, llegamos a lo que parece ser una vieja casa tradicional de acuerdo a las indicaciones que me dio Akane en el camino, además de enseñarme algunas fotos del lugar para ubicarme, aunque el GPS fue de gran ayuda pero nunca están demás las referencias visuales.

Pese a todo, sobre todo al silencio, el cual a veces no me gusta, con Akane se hace cómodo, demasiado y eso me asusta.

Incluso me asomo por mi ventana y noto un letrero desgastado que dice "Dojo Tendo".

Noto a Akane dormida en el asiento del copiloto, por lo que comienzo a despertarla, pues e plan es que la deje sana y salva en su casa para luego pasado mañana en la tarde recogerla y regresarnos a mi casa.

- Akane… ya llegamos – la muevo despacio del hombro. Debo decir que dormida con un pequeño hilillo de saliva se ve linda.

Sonrío, pero debemos apurarnos, pues acordamos que su padre no sabría de mí, al menos no ahora o quizá nunca, pues qué pensaría que su hija este cerca de alguien de mi aparente edad…

Podría mal interpretarlo todo.

Lentamente Akane comienza a despertar y a desperezarse.

- Señor Ra… - no me gusta que me diga señor, pero bueno sería raro que no lo hiciera, pues ella misma podría entender mal las cosas – Ya llegamos, tengo que bajarme pronto para sacar mi maleta y tocar para que mi padre no lo vea. – dice ella aun con voz adormilada.

- Sí, así acordamos que sería, ya el domingo en la tarde nos vemos.- le digo.

- Bien… - y baja de la camioneta que he venido usando solamente desde que ella está viviendo conmig… con nosotros, pues si mal no recuerdo sí me había visto alguna vez con mi Porsche.

Me bajo detrás de ella para ayudarla con su maleta y dejarla delante de la puerta principal de su casa.

Dejo su maleta delante de su casa, mientras ella cierra la maletera de la camioneta, cuando está acercándose a donde estoy y tropieza con algo, yo como arte marcialista que alguna vez fui, pues dejé las artes para concentrarme en mi trabajo, la sujeto de la cintura evitando su caída, la cual le hubiera provocado varios raspones en manos y piernas.

La sujeto y no puedo evitar el poder observarla mucho más de cerca de lo que alguna vez la hubiera podido observar.

Sus ojos son muy bonitos y expresivos adornados de bonitas pestañas largas y curvadas, con una boca rosa que llama .

Ninguno de los dos nos movemos .

Nos seguimos viendo cuando de pronto, escucho un garganteo pesado.

- ¿Quién eres tú? – dice una voz grave y seria dirigiéndose al parecer a nosotros.

Abro mucho los ojos y Akane hace lo mismo.

Nos separamos violentamente como si nuestra cercanía quemara.

¡Mierda!

¡Mierda!

Solo puedo pensar….

.

.

.

¡Holi! ¡Regresé de nuevo!

Creo que se me está haciendo costumbre actualizar los sábados este fic xD aunque casi estuve por actualizar ayer, pero bueno xD y creo que por la demora hasta algo largo salió este capítulo, espero lo disfruten y les guste =D

¿Qué tal les pareció este capítulo? Cuéntenme… que soy muy curiosa =D

Este fic mío, irá lento pero seguro, tanto en la historia como en las actualizaciones, pese a ello, no será tan largo pues no suelo hacer fics largos xD

¿Qué más pasará ahora? Estén atentos… como siempre les digo =P el siguiente capítulo está muy bueno teniendo en cuenta que el de ahora se quedó en una parte =O, y lo digo porque ya tengo varias ideas en mente, ya que recién está por producirse xD

Muchas gracias por sus reviews, por seguir y agregar a favoritos este nuevo fic mío =D, especialmente a: gatopicaro831, Benani0125, Noriitha, Bayby Face , Sandy, arianne luna, Gyggicats (Acaba de actualizar su Fic Deseos de Inocencia que está muy tierno y bonito y que ya culminó), SARITANIMELOVE y XXlalalulu (Que acaba de actualizar ayer su Fic La Prisa de Nuestro Deseo que está muy hot xD), así como a todos los que me leen pero no me entero xD

Actualizaré ni bien pueda =D

Gracias por leerme… =D

Cuídense mucho y abrazos de oso virtuales!

Saludos desde Perú!

=)