Disclaimer: No soy dueña del programa, Disney Channel tiene todos los derechos y fue creado por: Bob Schooley y Mark McCorkle


I. El lado correcto

– Cuartel General Secreto -Base Possible –

Sintió una gota de sudor caer sobre su rostro, su cabello se movía por el fuerte aire.

- ¡Nunca lo destruirás, Kim Possible!... - Dijo la voz del doctor azul desde la distancia.

- Oh Drakken… siempre olvidaste mi eslogan… Puedo hacer lo que sea… - Se acercó a la pared de metal y le dio una ágil patada a la máquina frente a ella. Cuando el dispositivo casi se descompone, la pelirroja sacó un pequeño láser de uno de sus aretes, destruyendo con éxito a su enemigo metálico. - ¿Ves? ¡Cualquier cosa! - Ella sonrió triunfante, disfrutando de su victoria.

- Sí, sí, tú ganas, como siempre Possible, solo tengo una pregunta… ¿Era necesario destruir mi prototipo?

- ¡Seguro! es más realista de esa manera, ¡como los buenos viejos tiempos!

- ¡Excelente trabajo Kim! - Dijo Wade y abrió la puerta metálica de su cápsula de entrenamiento. - ¡Y lo mejor es que mi láser funciona perfectamente!

- ¡Sí, Wade, eres excelente! ¿Puedes agregarlo al kimmunicador?

- ¡Sí! Tengo algunas clases, pero tal vez esta noche esté lista.

- ¿Y mi dispositivo? Era un excelente enemigo, ¿verdad?

- Sí Dr D, excelente entrenamiento y creación robótica letal! ¡Ahora tengo que irme! Es mi…

- ¡Noche de cita de viernes! - Drakken y el joven genio dijeron al mismo tiempo.

- Ok, ok, hasta luego ¡Equipo Possible! - Encendió su mochila propulsora, con dirección a su residencia. Disfrutó del aire fresco, el sol y la paz de la hermosa ciudad de Sidney. - Y tengo 5 minutos extra… ¡excelente! - La joven heroína aterrizó en un pequeño balcón y se quitó el casco, arreglando su larga cabellera que descansaba en una cola de caballo. - ¡Estoy en casa! - Le dijo a su compañera de cuarto.

- ¡Hola Kim! ¿Cómo fue el entrenamiento? - Preguntó la chica de cabello castaño, mientras guardaba su trabajo en su computadora.

- ¡Genial! Ya sabes cómo lo disfrutan Wade y Drakken. - Abrió la nevera buscando un poco de agua. - ¿Y tú cómo vas con tu tesis?

- No tan mal, debo admitirlo. Y hablando de la tesis… tengo noticias de la tuya…

- ¡Por favor háblame, mujer!

- Dr O'Brien llamó... tienes que llamarlo...

- Oh… estoy tan nerviosa… Sienna, ¿Dijo algo más?

- No, solo salón 121 a las 8 en punto.

- ¡8 en punto! ¡Es en cinco minutos! La joven casi se atragantó con su refresco.

- Oh… sí… ¡corre Kimmie! ¡Corre!- la animó su amiga. La heroína saltó por la ventana tan rápido como había llegado, últimamente su vida era aún más un interminable ir y venir.


– Buen Nacho - Sucursal 1783 - Sídney -

- Te lo dije Ben, tienes que enfrentar tu problema, con la cara hacia arriba, mira a la araña y dile: ¡Oye monstruo, ya no me vas a asustar! ¿Entendido?

- ¡Sí señor Imparable! Gracias - Dijo el pequeño mientras tomaba el chimirrito del mostrador.

- ¡No es nada! ¡Es solo mi trabajo! - Dijo con orgullo y sonrió hasta que sintió una mano en su hombro.

- ¡Oye Imparable! - Su jefe habló con él. - Déjame recordarte… todavía no eres psicólogo… Ahora eres nuestro Gerente de Sucursal, por favor… ¡No detengas nuestras filas!

- Lo siento Sr. Grayson… Pero… ¡Otro cliente feliz para mi tesis! ¡Boo-yah! - Ron y su mejor amigo-mascota chocaron sus manos.

- ¡Hola Ronald! ¿Qué hay? - Una chica morena apareció frente a ellos con una cajita en la mano.

- ¡Monique! ¡Estás aquí! ¡Finalmente! ¿Está listo? ¿Está todo bien? ¿Lo perdiste, verdad? Se honesta por favor, puedo manejarlo.

- Detente Imparable, por favor, relájate… Te lo dije, nunca te fallaré, aquí está la cosa. - La chica emocionada puso "la cosa" en sus manos temblorosas, mientras el pequeño roedor miraba asombrado la caja. - Monique, además de KP, ¡eres la mejor!

- Gracias, lo sabía y mi gira con Brittina estuvo bien, quiero decir, gracias por preguntar.

- Lo siento... lo siento... Estoy tan nervioso por esta noche... 5to aniversario, es un gran asunto.

- Sí y una gran hazaña, nadie creía que llegarías tan lejos y por tanto tiempo.

- ¡Y yo soy el primero sorprendido! Pero… espero que algún día tenga más suerte que ahora…

- Ustedes dos recordarán mis palabras y… - Sonó el Ronnicador desde su muñeca. Después del primer semestre de la universidad, Ron y Kim decidieron que este nuevo dispositivo era vital para los dos, con todas las clases, diferentes campus y villanos alrededor del mundo, además, Ron ahorró dinero al no usar un teléfono celular.

- ¿Wade? ¿Qué hay? ¡Realmente me encanta decirlo! - le susurró a la chica, quien solo puso los ojos en blanco ante las interminables travesuras de su viejo amigo.

- ¡Oh, no te preocupes, no es un villano o un problema mundial, solo te diré que Kim salió del edificio! - Dijo Wade desde su salón universitario.

- Dios mío… ¡Ya viene!

- ¡Tómatelo con calma chico! Ella necesita mostrar su tesis primero, así que relájate, así que estoy aquí para ayudarte, ¿de acuerdo?

- Tienes razón… vamos Mon, ¡hora de trabajar!


– Selva –

Desde la espesa selva oceánica, una gran figura caminaba impaciente, no había ningún animal cerca, su sola presencia los espantaba a todos, hasta que sonó un dispositivo en su mano y en él apareció el mensaje que tanto había esperado escuchar.

"Es hoy" .

- ¡Finalmente! - sonrió complacido, después de años de planificación, había llegado el día de la venganza.


– Facultad de Derecho - Salón 121 –

- Entonces, como les había explicado a todos ustedes, esta será mi solución para resolver los problemas entre las áreas fronterizas y proteger los derechos humanos. Gracias por su atención. - La ahora mujer Possible, sonrió nerviosa, pero segundos después su público estalló en aplausos.

- ¡Excelente Señorita Posible! ¡Tu tesis fue perfecta!

- ¿Entonces eso significa?

- ¡Sí, lo aceptamos!

- ¡Boo ya! - Saltó feliz, hasta que recordó dónde estaba en realidad. - Quiero decir, gracias. Sería un honor ayudarlos a implementar mi plan.

- Excelente trabajo Srta. Possible… y por favor, dele mis saludos al Doctor Possible. - La mujer sonrió.

- Eh… claro… - El hecho de que la ex-novia de su papá fuera su maestra por años era muy incómodo para la heroica joven. Sus maestros salieron de la habitación y ella finalmente respiró tranquila. - ¡6:00! ¡Perfecto! Ahora Ron es libre y ahora puedo hablar con él sobre...

- ¿Señorita Posible? ¿Estás sola?

- No te preocupes Harry, ahora estamos solos. - Le sonrió a su maestro que entraba por la puerta del salón.

- ¡Perfecto! No quiero hablar con Margaret por ahora... ¿Entonces? ¿Dame la noticia?

- Harry… te extrañaré…

- ¿Te expulsaron? Pero solo has tenido dos intentos, no te preocupes, hablaré con esa mujer testaruda, como tu asesor, no te dejaré con esto, lo llevaremos a la corte si es necesario y…

- Oye relájate, te voy a extrañar porque… ¡Aprobé!

- ¿Realmente? ¿En serio?

- ¡Sí Harry! ¡Seré una abogada internacional!

- ¡Felicitaciones Kim-Ley, lo lograste!

- Y gracias a ti. Y a un chico rubio que me está esperando….

- ¿Eh, Imparable? Realmente no hace honor a su nombre, realmente te detiene...

- Habíamos hablado de ello, mi respuesta sigue siendo no.

- Pero Kim, eres increíble, contigo en mi corte, ¡seremos indestructibles!

- Sí, pero... Una vida aquí en Sidney no es mi plan... Ya sabes lo que es.

- Sí, pero..

- ¿KP? ¿Estás aquí?

- ¡Silencio Harry! Él está aquí. ¡Estoy aquí Ron! - Le hizo señas a su novio para que pudiera verla.

- ¡KP, por fin! ¿Estás listo para nuestra gran... ah!- Gritó muy fuerte, en el último segundo estaba disfrutando de la cara de su amada, y en el siguiente, se cayó por las escaleras. - ¡Gran cita! - Dijo con dolor, mientras Rufus salía de su bolsillo, sacudiendo la cabeza ante la torpeza del chico, y revisaba "los daños".

- Cariño, ¿estás bien? - Le tomó la mano para comprobar su pulso.

- Sí… estoy bien… o tal vez necesite algo de respiración boca a boca. - La pelirroja se sonrojó un poco, hasta que su asesor se aclaró la garganta, intentando no ser el mal tercio, otra vez, y llamar su atención.

- Bueno, tengo que dar una clase, y mis alumnos suelen estar muertos después de Wade, así que me voy... pero piénsalo, ¿de acuerdo?

- Hasta luego. - Cortó la conversación antes de que le revelará más información a Ron, ahora nadie arruinaría sus planes. - ¿Estás seguro de que estás bien?

- He sobrevivido a cosas peores, anoche un ataque mutante, ¿recuerdas?

- Sí, mi hombre es genial. - Kim le dio la mano al chico, quien con cuidado se levantó, su mano lo hacía sentir seguro, pero algo dentro de él no lo dejaba calmarse.

- Kim, ¿qué quiso decir el Sr. Bennet?

- No es nada, ya sabes cómo nos fue con la tesis...

- ¿Cómo les fue? Recuerda, si vuelves a fallar no importa, yo llevo 6 intentos y...

- Tendrás que llamarme Kim Possible, heroína y abogada internacional. - sonrió con falso orgullo.

-¡KP! ¡Lo hiciste! - ¡El chico la rodeó con sus brazos y le dio a su chica un dulce beso! - ¡Eres la mejor! ¿Verdad Rufus?

- ¡Sí! ¡Perfecta!

- ¡Gracias chicos! Pero no soy perfecta… Solo soy una chica normal que…

- Salva el mundo, todos los días, derrota a los villanos y protege a los inocentes con leyes y, mi extra favorito... es una excelente novia...

- ¡Ay Ron! ¡Gracias!

- Y… te ganaste una sorpresa…

- ¿Una sorpresa? ¿Se trata de nuestra cena?

- Nop, uno extra… Wade me ayudó un poco… toma mi mano, por favor.

- Por supuesto Sr Imparable… pero ¿a dónde?

- Oh, tengo que tapar tus hermosos ojos, solo confía en mí, ¿de acuerdo?

- ¡De acuerdo! Lo haré… - Kim cerró los ojos mientras Rufus y Ron le vendaban los ojos con cuidado. Una vez que terminaron su tarea, Ron comenzó a llevarla escaleras arriba.

- Ya verás, mi señorita abogada-heroína.

El camino se hizo un poco largo, hasta que tras un pequeño tropezón, debido a una mala ejecución del guía, Kim sintió una brisa fresca sobre su piel.

- ¿Estamos en el techo?

- ¡Pero quién te lo dijo!

- Tú ahora mismo.

- Oh... bueno, me lo pensaría dos veces...

- ¿Qué? Pero si es...

- ¡Tadah! - El rubio destapó sus ojos verdes, dejando al descubierto frente a ellos el gimnasio decorado para su baile de graduación, donde cinco años atrás habían aceptado sus sentimientos y comenzado su relación.

- Pero.. ¿Cómo es posible?

- Te lo dije… Wade me ayudó un poco con la ambientación, no es el gimnasio real de Middleton, sino que es una copia virtual.

- Ron… es tan dulce…

- Y aquí… ¡tu regalo!

Kim miró la pequeña caja frente a ella, abrió los ojos con sorpresa... tal vez finalmente era su gran momento.

- KP, mi mejor amiga y la única para mí… un pequeño regalo para ti… Feliz aniversario, gracias por hacer mi vida increíble cada día. - La caja reveló un hermoso collar con un corazón de oro negro y pequeñas piezas de ónix en la cadena.

- Ron… es… hermoso… ¡Gracias cariño! ¡Tú también me haces feliz cada día!

Se tomaron por la cintura, se abrazaron y se besaron dulcemente como en aquel baile, después de salvar al mundo, otra vez.

- Esto no podría ser más perfecto. - Ella sonrió.

- De hecho, puede. Ve a tu habitación, te veré y te recogeré en una hora.

- ¡Ay Ron! - Kim se despidió con un beso y rápidamente bajó las escaleras, corriendo por el campus, ansiosa por llegar a su dormitorio, donde encontró a sus dos mejores amigas, con dos grandes sonrisas que revelaban que sabían lo que estaba pasando.

-¡Monique! ¡Regresaste!

- Así es amiga, ¡tenía que ayudarte!

- ¿Ayudarme? ¿A qué? ¿Qué sabes?

- Cosas. - Se burló su compañera de cuarto. - Así que vamos a trabajar antes de que llegue tu Romeo. - Las chicas rieron entre ellas, mientras la tomaban del brazo, casi a la fuerza, y la arrastraban hasta su habitación.

Afuera del departamento, Ron la esperaba ansioso y nervioso, la hora casi había pasado y suspiraba soñador.

- Esta cena va a estar perfecta Rufus, ¿viste como le gustó el collar? Ella es tan bella.

- ¡Muy romántico! ¡Somos los reyes del romance! - Asintió su mejor amigo.

- Creo que está lista. - Ron pudo escuchar como las chicas, excepto la suya, salían de la habitación y se sentaban cansadas en la sala.

- Sienna, llámame loca, pero ¿no crees que Kim se está equivocando?

- ¿Qué quieres decir? - Preguntó la chica, confundida.

- ¿Qué quiere decir ella? preguntó Ron desde afuera, esa sensación de que se perdía algo, seguía creciendo en su interior.

- No sé. - Dijo el ratopín rasurado y pusieron más atención a la conversación de adentro.

- Sí, quiero decir, todo este asunto de Ron y la propuesta de Harry.

- ¿La propuesta de Harry? - Dijo Ron enojado y siguió escuchando a las chicas.

- Sí, es muy buena Moni, pero Kim lo pensó durante meses y está bastante segura de lo que quiere.

- Sí, sé lo determinada y obstinada que puede ser Kim sobre Ron, pero ser la líder del movimiento internacional de protección de los ciudadanos, suena totalmente a Kim. Es una gran oportunidad para su carrera. Se merece lo mejor para ella.

- Y estoy de acuerdo contigo, pero tal vez lo mejor para nuestra amiga sea su novio, es decir, rechazó a esa universidad alemana por Ron y vive feliz.

- ¿Qué? Ella rechazó esa universidad... pero dijo que... Oh Rufus, soy el peor.

- ¡No! ¡No lo eres!

- Sí, yo soy.

- Tal vez tengas razón esta vez, ayudante. - Escuchó una conocida voz femenina.

- Elektra… oh, ok… - Su enemiga mitad-robótica apareció frente a él, tratando de atacarlo con su rayo mortal.

- ¡Aquí está mi venganza, hombre! ¡Destruiste mi felicidad!- Gritó.

- Oh por favor, solo era Drakken, puedes encontrar otro hombre mejor para ti. De verdad, cualquiera.

Volviendo a la habitación de las chicas, Sienna y Monique estaban hablando hasta que apareció su amiga con su hermoso vestido azul claro, una copia exacta del que llevaba esa noche.

- ¿Qué dicen? - Preguntó ella, totalmente emocionada.

- ¡Ay Kim! ¡Es como si tuvieras 16 otra vez! ¡Felicidades! ¿Estás lista? Porque tu novio te está esperando afuera.

- ¡Él es tan lindo! Compró el mismo vestido y hasta lo quemó por debajo, como aquella noche.

- No entiendo, ¿por qué recrearlo? ¿No pudiste ajustar el mismo?- preguntó Sienna.

- Hubiera sido lindo, pero fue destruido cuando esos extraterrestres volaron mi casa.

- ¡Cómo olvidarlo! -Recordó la morena, de repente, unos sonidos de batalla llamaron su atención.

- ¡Ataca su pierna Rufus! - Se escuchó desde afuera.

-Bueno, mi aniversario no estaría completo sin una batalla, discúlpenme chicas.

La joven pelirroja abrió la puerta, solo para ver como esa robot enemiga atacaba a sus chicos.

- ¿Todavía no has superado al Dr. D? ¿Qué tan bajos son sus estándares? - se burló Kim, luego de darle una patada que la tiró al suelo. - ¿Ibas a empezar la fiesta sin mí, eh?

- Sin ti nunca KP, ¿me permitirías esta pelea?

La pareja y el fuerte Rufus comenzaron a combatir juntos. Durante los últimos años, Ron estaba progresando mucho en sus habilidades de lucha, y Rufus y Kim, bueno, siempre fueron geniales, después de salvar el mundo, con la ayuda de Drakken y Shego y de que ellos se volvieran sus nuevos entrenadores, una batalla como esta era como un juego de niños para ellos.

- ¿Ya tuviste suficiente mujer robot? - preguntó Kim burlonamente.

- Un día Kim Possible… ¡Me vengaré!

- ¡Seguro!

- Muy divertido ¿eh, Ron?

- Sí KP… al menos, tu vestido es perfecto.

- Gracias por comprármelo. Perdón por la batalla y todo el tiempo perdido.

- No te preocupes KP-amor, es "nuestro" trabajo, ¿no?

- Sí… "nuestro". - Ron miró a los estudiantes que la vitoreaban con orgullo, y como ella sonreía feliz. "Ayudar a los demás", eso siempre había sido lo suyo. -Bueno, tengo que volver a mi habitación.

- ¿Irte? ¿ahora? Pero creí que…

- Sí… Lo siento, tal vez mañana, mañana tengo la presentación de mi tesis.

- ¿Y por qué no vienes y te quedas un rato? ¿Podemos ver una película o algo?

- Lo siento KP… Me tengo que ir… Nos vemos mañana en el almuerzo.

- ¡Claro cariño, nos vemos! - Miró cómo se alejaba, pero no tan feliz como al principio. -¡Impresionante! ¡Gracias Elektra!


— Edificio de dormitorios de hombres —

Ron caminaba triste, se sentía totalmente mal y culpable. Se preguntaba cómo su día especial se convirtió en un desastre total.

Hace unos años se sentía inferior a Kim, que nunca sería menos que su sombra, pero después de derrotar a Warmonga y compañía, finalmente se sintió incluso a la par de ella, ya no de manera arrogante, sino feliz de ser útil y competente. Pensó que esos sentimientos de hacerle daño habían quedado atrás, pero no, la detuvo nuevamente en su brillante carrera...

- No puedo creer que el hecho de no poder entrar ahí la detuviera, pensé que… y ahora va a parar… ¡No puedo ser egoísta! No con ella... ¿Qué puedo hacer?

- Habla con ella, sí. - Dijo el roedor como si fuera lo más obvio.

- No si la estorbé, Rufus. Ella no fue honesta conmigo, ni siquiera me dijo... ¿qué está pasando?


— Habitación de Kim —

Y la futura abogada se sentía de la misma manera que él. Estaba sentada en su cama. Se sentía sola, lo extrañaba.

Buscó su álbum de fotos y lo abrió. Ella sonrió cuando encontró algunas fotos de su época dorada. Él siempre estuvo ahí para ella... ahora, ella ha decidido...

- Sé cuál es mi decisión... tengo que hablar con él y...

- ¿Vas a algún lugar Possible?

- ¿Quién eres tú? - Se volteó y vio a una pareja desconocida allí. - ¿Nos conocemos?

- Aún no cariño... pero ahora... es el comienzo de una nueva historia perfecta...

La mujer le mostró un control remoto muy grande y con algunas luces, ella sonrió y

presionó algunos botones y la apuntó.

- ¡Bienvenida a tu nueva Realidad, Kimmie!

ESTA HISTORIA CONTINUARÁ...


¡Hola chicos! ¡Un gusto estar de nuevo con ustedes! Aquí tienes una nueva aventura... ¡y una más larga! ¿Entonces, qué piensas de la historia? ¡Házmelo saber!