Disclaimer: No soy dueña del programa, Disney Channel tiene todos los derechos y fue creado por: Bob Schooley y Mark McCorkle.


VI. El lado Imparable

Cientos de gritos, robots atacando a la gente, bombas explotando a su alrededor… todo sonaba a desastre, hasta que una cálida voz la llamó…

- Kim, Kim… KP despierta, por favor…

-Ron… ¿eres tú? - Abrió los ojos, sin reconocer el lugar donde se encontraban.

- ¡KP! ¡Estás bien! Y por fin eres tú! - Su novio la tomó en sus brazos con fuerza, y Kim sintió una pequeña mano razurada tomando la de ella.

- Yo… no entiendo… ¿Qué pasó?

- Bienvenida a la realidad, señorita Possible. - La saludó cortésmente el alienígena verde con capa roja.

- Eres un…

- ¿Un lorwardiano? Sí señorita, déjeme presentarme.

- ¡Oh, lo harás! - La mujer intentó incorporarse en posición de ataque, pero un fuerte mareo la devolvió al suelo, a los brazos del divertido rubio.

- KP, relájate, ¡Lowar es nuestro compadre! - El chico y su roedor hicieron unas señas amistosas que el alienígena correspondió, aumentando el escepticismo de la chica hacia ellos.

- Pero es lowardiano y… la guerra, Warmonga, su hija, yo… no entiendo, ¿dónde estamos?

- Déjame hablar contigo, joven heroína, mi nombre es Lowar, soy el lorwardiano más viejo del mundo. Estudié sobre las profecías de mi raza. Tú y el gran azul fueron profetizados hace muchos siglos, como la resolución final entre nuestras razas, pero el clan de Warmonga cambió los significados de las cavernas, encontrando más guerra y destrucción, para su propio beneficio. Pero como pensé, tú y el Gran Azul...

- Espera un minuto... ¿Quién es El Gran Azul?

- KP, es tu servidor y amorcito. – El chico sonrió victorioso, mientras Rufus daba pequeños saltos, como si presentara una estrella.

- ¿Tú? ¿Eres? Pero…

- ¿No soy azul? Sí, lo sé, excepto…

- Excepto cuando usas tus poderes místicos de mono... ¡wow! Ron, amor, ¡eres increíble! - Se dieron un fuerte abrazo, disfrutando por fin, de la seguridad de estar juntos.

- Y, sobre tu otra pregunta, ¿dónde estás en la Zona Cero, o también llamada ZC? Es el espacio entre realidades donde podemos esperar hasta que todo vuelva a la normalidad.

- Sí, nuestro nuevo amigo y fan, detuvo la tecnología que creó Wartence para crear mundos.

- Oh Ron... todas estas cosas que hice... yo estaba...

- No fuiste tú cariño, alguien te obligó a hacerlo, pero no te preocupes, cuando volvamos a nuestra realidad, será como si nunca hubieran pasado.

- ¿Y dónde están los demás? Ya sabes, Shego, Drakken, Yori, Monique...

- El único con memoria era Wade, resulta que las rocas que tenía Yori eran unas falsas que Wartence nos había dado como trampa. Así que como parte del proceso de restauración, fueron devueltos a la realidad, no recordarán nada, fuiste salvada porque te puse el anillo original antes de que todo pasara... y me quedé con esto. - Ron descubrió un poco su cuello, mostrando el collar que ella había recibido.

- ¡Mi collar!

- Así es, pero no te preocupes, en cuanto termine la limpieza, te lo devolveré para que por fin puedan estar juntos.

- ¿Juntos? Pero el anillo era de Wade, ¿verdad?

- Bueno, en realidad… - Dijo el hombre nervioso, hasta que una gran luz interrumpió su charla.

- Listo.. volveremos en segundos…

El intenso resplandor los cubrió, obligándolos a cerrar los ojos...

- Entonces... ¿Ya regresamos? - Preguntó la joven temerosa.

- Eso parece, abre los ojos. - Su novio la tranquilizó.

- ¡Es... nuestro campus! - Gritó alegremente.

- Así es, todo volvió al punto de partida, todo volvió a la normalidad. Gracias viejo amigo.

- No te preocupes, este fue el destino del Clan Warmonga, con sus muertes nuestras civilizaciones están a salvo. Ahora debo irme, pero tienes nuestra lealtad y agradecimiento.

El anciano verde se inclinó ante los héroes guerreros y decidió irse a casa. La pareja lo miró a lo lejos, mientras desaparecía de sus ojos.

- Parece que todo es como debe ser.

- Sí, así parece ser, Sr. Gran Azul...

Observaron a los jóvenes caminar de un lado a otro del campus, con indiferencia, sin darse cuenta de que habían estado a punto de ser destruidos.

- Bueno, parece que todo está donde debe estar y... ahora podemos hablar de nosotros. - Kim comenzó la conversación. - Quiero decir, solo quedan unas pocas horas de nuestro aniversario.

- Sí… es hora de ser honesto… KP… ¿por qué me mentiste?

- ¿De qué estás hablando?

- Fuiste aceptada en Londres hace 5 años… ¿Por qué los rechazaste? Fue por mi culpa, ¿verdad?

- Ron, ¿cómo sabes?...

- No importa cómo, solo respóndeme, por favor Kim.

- Porque… nosotros salvamos el mundo, tú me salvaste… así como ahora, siempre estuviste conmigo, como mi mejor amigo, mi pareja, mi amor, mi todo… la distancia lo complica todo, yo no quería arriesgarme…

- ¡Pero Kimberly! ¡Era tu carrera de lo que estamos hablando! Tu futuro... Nunca te hubiera dejado, sin importar la distancia.

- Lo sé, pero…

- ¿Y tus sueños? y…

-¡Ron, detente! ¡Eres mi mayor sueño! - Gritó, llamando su atención. - Ron, lo eres todo para mí, puedo estudiar en cualquier universidad pero solo existe un Ron Imparable, un tipo tan fuerte, cálido, encantador, brillante, solo tú... Solo existe uno, mi Ron Imparable... Si estás aquí , puedo ser feliz en cualquier lugar, y no tengo ninguna pregunta sobre eso y todas estas falsas realidades lo confirmaron.

- Para ser honesto contigo… No podría imaginar mi vida sin ti también… Pero hiciste un sacrificio por nosotros en el pasado, así que quiero ayudarte ahora… ¡Por favor, acepta tu trabajo aquí!

- ¿Cómo sabes al respecto?

- Tengo mis formas. - Ron se defendió.

- Chismes… - dijo Rufus.

- ¡Lo que sea! Yo también lo rechazaré...

- Pero KP… tus sueños…

- ¡Ay, Ronald, por favor! No necesito que me salven por nada. No quiero vivir aquí en Sidney por el resto de mi vida.

- ¿De qué estás hablando?

- Si no hubieras terminado nuestra cena tan rápido… lo habrías sabido…

- ¿Qué cosa?

- Yo... quiero preguntarte... si tú... Ron... Después del baile de graduación, ¿te gustaría volver a mudarte a Middleton? y… no sé… tal vez podamos vivir juntos… es decir… te conozco desde siempre y… - Ron la agarró por la cintura y la cargó en sus brazos, casi explotando de felicidad.

- ¿Hablas en serio?

- Por supuesto…

- Oh Kim… ¡Te iba a proponer matrimonio!

- ¿Qué? - Abrió sus ojos verdes con gran sorpresa.

- Sí… Los chicos y yo habíamos planeado toda la cena y el anillo… Wade solo lo cuidaba por mí… pero… cuando me enteré de tu propuesta laboral, sentí que estaba siendo muy egoísta y… - Kim besó con todas sus fuerzas, mientras algunas lágrimas caían de sus ojos.

- Ron, cariño… eres cualquier cosa menos egoísta…

- Pero fui un freno en tu camino.

- ¿Prestaste atención a la primera realidad? ¡Sin ti yo era una chica muy común! ¡Yo no hice nada! Fuiste mi inspiración y... tuve la suerte de compartir mi vida contigo... y tendré mucha suerte si quieres compartir el resto...

- ¿Así que? KP… ¿quieres casarte conmigo? - Ron se arrodilló frente a su enternecida novia y deslizó su anillo en su dedo.

- ¡Sí... sí quiero, Ron!

Compartieron un cálido y apasionado beso, mientras la luna los iluminaba desde el cielo.

El pequeño roedor saltaba de alegría, por fin uno de sus sueños se había hecho realidad. Todo era felicidad, hasta que el torpe rubio, siendo él, tropezó colina abajo, sus preocupados amigos corrieron tras él, tratando de amortiguar su caída.

.

.

.

- Entonces, esta fue mi segunda gran batalla, ayudando a tu mamá.

- ¡Impresionante! - La pequeña abrió sus grandes ojos marrones con sorpresa, la historia era increíble para ella. - Papi... eres genial...

- ¡Pues PK, tus padres son de otro mundo! Pero, ¿sabes qué es lo importante en esto?

- ¿Usar siempre rocas espaciales para proteger tus recuerdos?

- No realmente, sé valiente y espera lo correcto.

- Ron, ¿qué haces aquí? ¡Necesito ayuda con el bebé!

- ¡Hola, cariño! ¿con Don, John o Ton?

- ¡Mami, papi me contó la historia de cuando derrotaste a Wartence y salvaste a la raza humana!

- Bueno... espera un momento... ¡Ron! ¡Prometimos que esta historia específica no!

- ¡Pero Kim! fue una aventura extraordinaria!

- Sí, para ti, porque no fuiste una reina malvada.

- ¡Pero tú eras increíble!

- Hora de ir a la cama Payton, hasta mañana mi amor.

- Gracias mamá. Pero... tengo una pregunta más...

- ¿Qué es?

- Si derrotaste al clan de Warmonga, ¿quién era su aliado? Quiero decir, quién los ayudó a espiarte y planeó todo.

- Bueno hija, esa es una muy buena historia... - Ron sonrió y Rufus preparó unos dibujos para contarla.

- Pero para otro día, es hora de ir a la cama, y realmente necesito que mi asistente me ayude con los trillizos. ¡Buenas noches cariño!

- Buenas noches, héroes...

La pequeña pelirroja cerró los ojos, dispuesta a disfrutar de otro increíble sueño sobre las historias de sus padres. Tuvo suerte de nacer como una chica Imparable-Possible.

FIN


Un episodio corto pero lindo para cerrar la historia... Fue muy divertido y todo un viaje para escribir, ¡espero que les haya gustado tanto como a mí!