Disclaimer: Digimon no me pertenece.

Este fic participa en el Reto Multifandom #68: "Las estaciones del año" del Foro "Hogwarts a través de los años".

El reto consiste en escribir en base a una lista de palabras dependiendo de la estación que elegimos. Elegí verano y el fandom de Digimon (que anda un poco muerto y al que, a decir verdad, había abandonado). ¡Así que aquí estamos!

Palabra: Amigos


Días de verano

1. (Des)conexión

—…luego mencionó a Miyako, pero no comprendíamos por qué era tan importante que ella estuviera. Luego...

La voz de Mimi pierde su nitidez, la chica lleva un monólogo que a Taichi se le antoja interminable. De pronto simplemente ha desconectado de la charla y se fija en el hielo flotando sobre el café de Mimi… Después, es la niña al final del pasillo berreando por un helado quien captura su atención. Niños, Taichi de momento espera mantenerse muy alejado de ellos.

—…y Takeru dijo que el martes, pero era muy tarde. Entonces le propusimos sábado, pero…

Regresa a Mimi mientras se pregunta cómo ha terminado un domingo por la tarde sentado con ella en una cafetería del centro de la ciudad. Es decir, sí, han sido amigos durante años, pero nunca han sido íntimos, sus charlas nunca han trascendido de lo superficial. No cree tener mucho en común con ella. Sobre todo, porque él no es mucho de charlas por la tarde con café y galletitas como dos viejas comadres jubiladas.

—…entonces Matt evitaba que cruce palabra con Sora porque sabía que lo había descubierto. ¡Como si no supiera guardar un secreto! ¡No imaginas lo ofendida que estuve!, pero…

Se suponía que se reunirían todos para celebrar la graduación de Joe. Sin embargo, el chico había cancelado a última hora por una operación a la que le habían dado la oportunidad de ingresar.

Aquello dejó un hueco en la agenda de Mimi, quien decidió igualmente salir de compras. Taichi por su parte había planeado aprovechar el paseo por el centro para comprar un regalo para su madre, su cumpleaños sería el lunes siguiente.

Así que ahí están: Mimi con un café helado, Taichi con su tercera lata de Coca Cola. Entrar a la cafetería había sido una propuesta atractiva por el aire acondicionado y lo frescas que lucían las personas dentro. Pero al terminar la segunda cola, Taichi había comenzado a perderse en la conversación a la vez que sentía que la charla ya se estaba extendiendo demasiado.

—…y es posible que todo aquello haya hecho cambiar de opinión a Sora. De todas maneras, Yamato hará la propuesta en Kioto.

Taichi escupe el último trago de soda. El ruido de fondo ha desaparecido y en su cabeza solo resuenan las últimas palabras de Mimi. Solo entonces comprende qué es lo que le ha estado diciendo la chica todo el tiempo.

—¿Me estás diciendo que Matt le propondrá matrimonio a Sora?

Mimi abre los ojos, estupefacta.

—¿¡Ah!? ¿¡Pero siquiera me has estado prestando atención en algo!? Se supone… se supone que ustedes son mejores amigos, pensé que de entre todas las personas, tú serías de los primeros en saberlo.

—¡Soy el mejor amigo de los dos! No entiendo cómo ha permitido que lo sepas antes que yo... —la mente de Taichi va a mil por hora, hilando teorías sobre lo que sucede—Hmmmm comprendo… comprendo, pero me ofende muchísimo.

Mimi sonríe para sí al notar que acaba de usar la misma expresión que ella minutos antes.

—Me va a oír cuando nos veamos. ¿Cómo es posible que no lo haya notado? Ni siquiera un cambio de actitud o recelo, ¿desde cuándo se lo tiene callado?

Ahora es él quien no detiene la verborrea y Mimi aprieta los labios aguantando la carcajada hasta que finalmente no puede más y estalla. El chico la mira con el ceño fruncido mientras ella pide perdón entre risas.

—Ay Taichi, me lo dejaste tan fácil … Estabas distraído y tenía que probar hasta qué punto me estabas ignorando— finaliza entre carcajadas.

Cuando Mimi se ha calmado, Tai retoma la conversación.

—Entonces no hay propuesta.

—No es exactamente una propuesta— Responde misteriosa.

—¿No es una propuesta? ¡Pero es todo de lo que has hablado hasta ahora! Vamos Mimi, no juegues conmigo.

—Haberme prestado atención antes, por ahora conténtate con saber que su viaje a Kioto no es realmente por vacaciones.

—Las únicas propuestas que existen son las de matrimonio.

—No será una propuesta. Por Kami, ¡no has escuchado una palabra desde que me he sentado contigo!

—¿Qué otra cosa puede ser tan seria?

—Lo sabrás. Lo sabremos todos cuando regresen.

—Eres mala, ¿lo sabías?

Mimi sonríe para sí misma y pide la cuenta.