N.A.: ¡Hola! Esta es mi primera historia así que os agradecería que me dierais vuestra opinión (¡no sean crueles con migo!). Espero que os guste.

POR CINCUENTA GALEONES

Capitulo 1: A Hermione se le cruzan los cables, a Harry se le va la hoya y Ron solo quiere un amigo que le entienda.

-¡Vamos Hermione!, ¡Ayúdame!, ¡Si no entrego el trabajo a tiempo McGonagall me va a matar!- Ron iba corriendo por los pasillos suplicando a su amiga mientras Harry les seguía con cara de resignacíon.

-No, Ron, ya sabes que no te pienso dejar copiar mi trabajo sobre el riesgo de las transformaciones en animales- contesto Hermione con un tono de voz que no dejaba duda sobre el enfado que tenia- ¡Me niego!

Ron dirigió una mirada desesperada hacia Harry

-Esta chica es demasiado moralista- le susurro Ron a este y dirigiéndose a Hermione dijo- Te pagaré lo que quieras.

-Vamos, Ron que no todo se puede comprar- contesto la chica- yo no me vendo por dinero ¿Sabes?

-¡¿Ni siquiera un trabajo?!- dijo el pelirrojo mirando a su amigo con cara de incredulidad, el cual sonreía ante el comentario- Pues yo por cierta cantidad de dinero haría lo que fuera.

-¿ah ,sí?- intervino Harry ya que se daba cuenta de que si seguían con el tema del trabajo de transformaciones Ron y Hermione se saltarían a la yugular y montarían una escena, lo cual no le apetecía en ese momento.

-Sí, aunque dependería de la cantidad de dinero, claro-contesto Ron aceptando el cambio de tema que había hecho Harry, hoy no le apetecía discutir con Hermione además ya daba esa batalla por perdida tendría que quedarse hasta las tantas de la noche para hacer el maldito trabajo.

-Por. cincuenta galeones ¿Qué harías?- pregunto Hermione que, de repente, parecía que la conversación le parecía la cosa más interesante del mundo- Se me acaba de ocurrir un juego- dijo sin esperar respuesta con un asomo de sonrisa que, por una extraña razón, puso muy nerviosos a sus amigos.

-¿cual?-pregunto Harry casi con miedo -Pongámonos pruebas, retos, quien no supere el reto queda eliminado del juego. Al final el último se lleva los cincuenta galeones que habrán sido pagados por todos los participantes antes de empezar el juego- explicó Hermione

-Me parece interesante pero le veo unos problemas al juego uno: entre tres es aburrido y dos: entre tres es carísimo- dijo Ron

-Sí, Ron tiene razón- dijo Harry- ¿por que no se lo decimos a más personas? Al resto del curso

-Eso estaría genial pero. ¿a todo el curso o solo a los de Gryffindor?- preguntó Ron

-A todos, claro-contesto Harry y con una sonrisa traviesa añadió- también a los de Slytherin.

-Y ¿Cómo piensas reunirles a todos?- pregunto Ron.

Harry iba a contestar pero Hermione intervino en ese momento- Yo me encargo de los Ravenclaw, conozco a algunos de ellos por la clase de Aritmancia- se volvió hacia Harry- y creo que tu deberías encargarte de los slytherin, escríbeles una carta. Retales, no podrán negarse.

-¿Por qué?-dijo Harry sorprendido

-precisamente porque eres tu-se explico Hermione

Harry pareció dudoso pero asintió.

-Podemos convencer a Neville de que se lo diga a los Hufflepuff- sugirió Harry

-Ahora solo nos queda saber cuando y donde- dijo Ron-¿Por qué no en el Bosque?

-Sí, claro, y ¿Podría el hombre de las ideas brillantes explicarnos cómo piensa convencer a Neville de que vaya? O sin ir tan lejos ¿Piensa este tan valiente señor vagabundear por un bosque lleno de ACROMANTULAS?-pregunto Hermione.

Ron pareció pensárselo por un momento- Eh.sí, realmente sí- y recuperándose rápidamente del ataque de su amiga, dijo- ¿Y tiene la señorita sabelotodo algo mejor?

-Pues.

Harry era vagamente consciente de que sus amigos habían vuelto a su rutina habitual, es decir, descargar su tensión sexual a base de gritos. Pero su cerebro estaba muy lejos de allí.

-La Cámara de los Secretos-dijo de repente

La impresión fue tal que Hermione y Ron dejaron de practicar su deporte preferido y se quedaron mirándole boquiabiertos durante varios segundos, tras los cuales Hermione cerró la boca tomo aire profundamente, y se dispuso a explicarle los problemas de aquella proposición como una madre explicándole a un hijo particularmente lerdo porque no se deben hacer ciertas cosas.

, no se si lo recordaras pero.¡HAY UN BASILISCO MUERTO ALLI DENTRO!

-No, Dumbledore lo limpió-les informo Harry.

-Además- siguió Harry-¿En qué otro sitio estarán más dispuestos los slytherin a encontrarse con nosotros? ¡Es terreno neutral!

Ron salio por fin de su ensimismamiento y dijo- No, no, no-y volviéndose a Hermione dijo como un niño pequeño-¡Dile que no!-señalando acusadoramente al otro con el dedo.

Pero Hermione tenia una expresión pensativa en la cara- No es tan mala idea después de pensarlo un rato.

-Entonces estamos de acuerdo-dijo Harry

Y sin más que añadir ambos emprendieron su camino, él a la Sala Común y ella a la Biblioteca dejando al pobre Ron confundido, tras mirar en ambas direcciones decidió seguir a su amigo, por nada del mundo quería pisar la Biblioteca un domingo.

N.A.: En el próximo capí gryffindor se sienten obligados, los hufflepuff tienen miedo, los ravenclaw se interesan y los slytherin tienen mucho que decir.

Le doy las gracias a mi amiga Altariel por prestarme el titulo del fic y su tiempo libre. Para aquellos que se hayan leido el Quinto Libro: ¡GUAU! aun no he salido del estado de shock en el que entre al terminar de leerlo ¡Me encanta Neville!