Corazón de Caballero Por Syaoran Li.

Palabras del Autor.
Hola de nuevo. Creo que es tiempo de que me emprenda en una nueva aventura y explore una de las series que me ha gustado desde que era muy pequeño. Es verdad que estoy manejando varios proyectos a la vez, pero estoy seguro y determinado a seguir cada uno de ellos hasta llevarlos a una conclusión. Ahora bien, como algunos ya lo saben este fic salió a partir de un juego que comenzamos a realizar en el Foro de Pokemon Crystal Gym ( . ). Como siempre me ha gustado ser partícipe de toda idea, trato de hacerlo mejor posible. Como no me es posible tener una participación activa en el Foro, tomé la decisión de crear mi propia historia a partir de esta. Paulatinamente iré publicando este fic capítulo a capítulo; y más de un fragmento en el tema que realizamos. Pero a quienes leerán el fic, no se preocupen que estará completo y no se perderán detalle alguno. Así que espero lo disfruten. Antes de empezar solo quiero decir que siento gran admiración por el Caballero Dorado de Géminis; Saga, puesto que soy de este signo y además este personaje define muy bien cual es mi forma de ser.

Capítulo 1: Quien soy. Lucha de mil días que no acaba.

El Santuario estaba sumido en un momento de total oscuridad, puesto que Hades, el Dios de los Muertos ha escapado de su prisión y está decidido a todo por apoderarse de la Tierra. Su primer paso es acabar con el Santuario y Athena, la única que es capaz de poner un alto a sus ambiciones. Los ochenta y ocho caballeros de Athena y los ciento ocho espectros de Hades tuvieron una gran batalla tiempo atrás, en la cual sólo hubieron dos sobrevivientes. Ahora Hades cuenta con nuevos vasallos, los caballeros que fueron derrotados por los Caballeros del Zodiaco (Seiya, Hyoga, Shiriu, Shun y Ikki). Debido a su odio y rencor por quienes acabaron con su vida, han vendido su alma a cambio de nueva vida. La batalla por el Santuario dio inicio, donde los Caballeros Dorados deben enfrentarse con los Espectros que a enviado Hades para tomar la vida de Athena.

Uno de ellos, Saga quien fuera el Caballero Dorado de Géminis, caminaba sin saber cual era su objetivo. Hades le dio una nueva vida a cambio de su fidelidad, pero ni siquiera el Dios de los muertos sabia con exactitud lo que en el interior de este caballero había. Así que Saga llegó al Santuario siguiendo las órdenes de Hades, pero en el fondo sus intenciones eran otras. Cuando llegó a la casa de Géminis se llevó una gran sorpresa al ver que su hermano, Kanon, era quien estaba encargado de proteger la que fue alguna vez su casa. Por un momento esto pareció tomar por sorpresa a Saga, quien no recordaba muy bien lo que pasaba, su mente era un torbellino que no dejaba de dar vueltas. Después de unos momentos de fuerte lucha, Kanon logró hacerle desistir de su absurda lucha, además de unir fuerzas para combatir a los espectros de Hades (aún sabiendo que él era uno de ellos). Además tuvieron que hacer frente a Baal, uno de los más leales Espectros de Hades. Sin embargo fueron incapaces de hacer algo contra él, siguiendo su paso por las doce casas. Es aquí donde comienza nuestra historia.

* * * * *

Saga observaba con un poco de sosiego a su hermano, quien tampoco pudo hacer nada para detener a Baal, quien busca terminar con la vida de Athena. Como Caballeros Dorados que son no pueden permitir que eso suceda, puesto su deber es y siempre ha sido protegerla de todo peligro. El manto sagrado de Géminis frente a ellos, luciendo su brillo, haciendo un llamado a los dos. Era tiempo de hacer algo.

-Saga - dijo Kanon rompiendo el silencio - no importa lo que pienses de mi o de Athena en este momento, pero debemos protegerla a toda costa.

-Yo, no estoy seguro - admitió Saga.

-Podrás irte si eso deseas, pero primero debes ayudarnos. Eres un Caballero de Athena y tu misión es protegerla

Por un breve instante, Saga buscó algo que decir, pero era inútil; Kanon estaba en lo cierto, bien o mal, su deber era velar por la seguridad de Saori.

-Tu ganas, además hay algo que quiero preguntare a Athena.

-Si vamos, podrás hacerlo.

-Esta bien - asintió Saga, al tiempo que una leve sonrisa se dibujaba en su rostro.

Con el objetivo claro, Kanon incendió su cosmo, respondiendo al llamado de su armadura, la cual se dividió en muchas partes. Poco a poco cada una se fue incorporando sobre el cuerpo de Kanon, quien al igual que Saga explotaba al máximo su cosmoenergìa. Cuando estaban listos, con la mirada se indicaron que era tiempo de ponerse en marcha, pero antes de que lograran salir de la escombrada Casa de Géminis, el camino fue segmentado en dos partes debido a una enorme grieta de gran profundidad. No era necesario que Saga y Kanon lo pensaran mucho, sabían muy bien de quien se trataba.

-No den ni un paso más - dijo una voz entrecortada.

-¡Shura! - exclamó Saga al ver al Caballero Dorado de la Casa de Capricornio.

-No puedo permitir que interfieran en nuestros planes - dijo Shura en un tono desafiante.

-Crees que haremos caso a tus amenazas

-¡Silencio Saga! Tu mejor que nadie sabes muy bien el por qué de nuestra presencia en el Santuario - la mirada de Shura reflejaba odio - es nuestro deber asesinar a todo aquel que se interponga en nuestro camino, incluso Athena.

-¿Qué sucede contigo? - preguntó Kanon lleno furia- tú, quien se supone es el caballero más leal a Athena, te atreves a decir esta sarta de tonterías

Shura rió maliciosamente antes de continuar.

-Veo que Athena a conseguido a un nuevo perrito faldero, eso esta bien para alguien como tu, que no es más que la sombra de un Caballero, el reflejo de un sombra que nunca llegará a ser más que eso, una sombra.

Estas Palabras parecían no tener efecto alguno sorbe Kanon, quien a diferencia de Shura, centraba su atención en el cielo, como si esperara algo, ver algo. Cuando la falta de atención comenzaba a irritar a Shura, este levantó su brazo derecho, empuñando a Scalibur, la espada legendaria, la cual reposa en sus brazos y piernas. Cuando estaba listo para lanzar su ataque, una veloz ráfaga de viento helado lo detuvo.

-No te entrometas en esto Camus.

-¿Acaso deseas desobedecer mis ordenes Shura? - exclamó el Caballero de la Casa de Acuario.

-Esta es la oportunidad que he esperado por mucho tiempo, acabar con Saga y su hermano de una vez por todas.

-Guarda la calma, además ellos no son nuestra prioridad - dijo Camus mientras caminaba lentamente hacia Kanon y Saga.

-¿Qué es lo que quieren? - preguntó Saga al ver que Camus no daba marcha atrás.

-Me dejarás pasar si sabes lo que te conviene - respondió Camus de manera despectiva.

-¡Saga! No seas impertinente, como uno de nuestros aliados deberías saber muy bien a que hemos venido. -Yo no soy como ustedes - repuso Saga enfadado por lo que escuchaba. Camus y Shura solo reían.

-Ahora me dirás que no recuerdas nada verdad - dijo Camus mientras tomaba posición de ofensiva - no recuerdas que nuestro objetivo es tomar la vida de Athena a como de lugar.

-¡Mienten! - Saga estaba perdiendo el control.

-Adelante, haz cualquier movimiento, te será inútil ya que conocemos todo sobre ti - aseveró Shura, bajando su brazo derecho al ver que no lograba amedrentar a Kanon.

-Eso es lo que creen, pues les demostraré que no soy quien ustedes piensan.

-Shura, lo dejo en tus manos - dijo Camus tomando asiento en una de las columnas derribadas.

-Esto será muy fácil, pero es mi deber.

-¡Calla y pelea! - dijo Saga encendiendo su cosmo.

-Eres mío.

Saga estaba furioso, debido a su orgullo no dejaría que nadie se burlara de él, y mucho menos que dijeran cosas que no eran cierta sobre él. Pero a la vez no estaba seguro, puesto que no recordaba algunas cosas de su pasado, así que la incertidumbre rondaba su corazón, pero eran detalles que en ese momento no eran importantes. Era tiempo de luchar. El calor de su cosmo era suficiente para realizar su ataque más poderoso.

-Que Athena me perdone - Saga estaba listo - Viajarás a otra dimensión.

-Muy predecible.

-¿Qué cosa? - para este momento Saga había realizado su ataque, realizando un movimiento de manos hacia el frente, manipulando el tiempo y espacio, creando un vacío cósmico en el cual arrastraría a Shura a otra dimensión, pero a su vez Shura ambos brazos en distintas direcciones, creando una especie de canal de aire comprimido, el cual desintegró por completo la técnica de Saga.

-Por un momento pensabas que podrías vencerme con esta técnica - dijo Shura riendo malévolamente ante la mirada atónita de Saga - ahora sentirás lo que el dolor verdadero cuando Scalibur corte tu cuerpo en mil pedazos.

-Inténtalo - dijo Saga sin miedo alguno.

Shura recuperó su postura de ataque, pero esta vez no levantó un brazo, sino que unió ambos en el aire, formando la misma figura que Camus cuando este va a realizar la Ejecución de Aurora, aunque estaba claro que Shura no era capaz de hacerla ¿o se equivocaba?

-Siente mi poder - el signo de Capricornio apareció justo atrás de Shura - Rayo de Scalibur.

-Rayo de Scalibur - exclamó Kanon al escuchar aquello por parte de Shura.

-Así es - dijo prepotentemente Camus - No pienses que utilizamos las mismas técnicas de antes; esa fue la causa de nuestra derrota, pero ahora nos hemos preparado. Y no hay mejor forma que compartir lo que sabes hacer. Saga será despedazado por la onda fría que Scalibur es capaz de producir con su velocidad y filo.

-Oh no, ¡Saga!

-Es demasiado tarde para él - Camus presta su atención al lugar de la batalla, donde un desconcertado Saga observa como Shura lanza su ataque contra él.

-¡Muere Saga!

Un potente y cegador rayo de luz fue lo que prosiguió al choque de dos cosmos increíblemente poderosos. El rayo llegó hasta el cielo, irradiando todo ese brillo por el santuario. Cuando por fin esa luz dorada desapareció, Camus esperaba ver a un derrotado Saga bajo los pies de Shura, pero lo que alcanzó a ver estaba fuera de su imaginación.

-Esto es imposible - dijo Shura enfadado al ver la posición en la que se hallaba. Saga contuvo el golpe con sus manos.

-No puedo permitir que alguien con tanta maldad en su corazón siga atravesando el Santuario con libertad - Saga arroja a Shura con su cosmo - y muco menos que pise el suelo de esta casa, mi casa.

-Al parecer Shura se ha confiado - dijo Camus un tanto molesto con el caballero de Capricornio - Veo que Saga esta llegando al siguiente cosmo de un Caballero; la Conciencia Araya.

-No hay mayor cosmo al Séptimo sentido - exclamó Kanon, pensando que Camus sólo deseaba engañarlo para tenerle una trampa.

-Hay cosas que desconoces por ser una sombra Kanon - dijo Camus con un todo de voz serio - Esa es una de las razones por las cuales Saga debe morir ahora, no podemos permitir que alguien interfiera en nuestros planes. Pero antes debo deshacerme de ti.

Con un ágil movimiento de piernas, Camus tomó por el cuello a Kanon, quien no tuvo tiempo de reaccionar ante tal velocidad. Poco a poco el aire comenzaba a ser escaso, ya que Camus apretaba con fuerza su garganta. No era el estilo de este caballero, pero estaba dispuesto a hacer lo que fuera por cumplir con sus objetivos. Por su parte, Kanon trataba de liberarse, pero todo esfuerzo era inútil, en la posición que se encontraba no era capaz de generar ni la tercera parte de su fuerza. Estaba a merced de Camus.

-¡Saga! - gritó Camus llamando la atención del Caballero Dorado. Saga vio como su hermano trataba de soltarse.

-Cobarde, ustedes me quieren a mi no a él, suéltalo, te lo ordeno.

-Tu posición no es la mejor para dar ordenes Saga.

-Además creo que debes preocuparte más por ti - Saga dio un vistazo a su Armadura, la cual sufrió algunas rasgaduras a causa del Rayo de Scalibur.

-Admito que fue un gran trabajo detener el ataque de Shura, pero veo que no lo has hecho del todo bien.

-Esto es insignificante - dijo Saga dejando a un lado algunos trozos de su armadura.

-Por supuesto que lo es - dijo Shura dando un salto para quedar al lado de Camus - El Rayo de Scalibur va más allá de un simple golpe Penetra en el enemigo de manera silenciosa. Paulatinamente irás perdiendo el control sobre tu cuerpo, hasta que seas incapaz de moverte. En efecto, saga sentía como si su cuerpo estuviera sumergido bajo una presión intensa, lo cual no lo dejaba moverse libremente. En cuestión de minutos, Saga perdió completamente el sentido, quedando inmóvil ante sus enemigos.

-Me estoy aburriendo de esto - Camus apretaba con fuerza el cuello de Kanon - es hora de que mueras.

-Saga . . . protege a Saori por favor.

-Que tierno - Camus reía con ironía - pues no creo que Saga pueda hacerlo, pero no te preocupes, ambos podrán verse de nuevo en el infierno. ¡Muere!

Antes de que Camus diera el golpe final a Kanon, fue interrumpido por un golpe directo a su brazos, dejando caer a Kanon sobre el húmedo suelo que era victima de la tenue lluvia que se dejaba abatir sobre el Santuario.

-Que fue eso, Shura.

-Es Géminis.

-Imposible.

A pesar de estar inconciente, Saga estaba en posición de ataque. En sus manos se concentraba una gran cantidad de energía, la misma que alcanzó a Camus momentos atrás. Tanto Shura como Camus veían esto con miedo, puesto que Saga debería estar muerto después de recibir el Rayo de Scalibur.

-Ahora lo sé, Saga està llegando a ella, esta llegando a la Conciencia Araya.

-Este no es el momento de tonterías Camus - dijo Shura disgustado con Camus, pero intimidado por el cosmo agresivo que Saga despedía - Un caballero como él no es digno de alcanzar el máximo sentido.

-Este era el temor de Baal, por eso nos encargó que elimináramos a Saga lo más pronto posible, pero veo que lo único que hicimos fue despertarlo.

-Me niego a creer eso; mi ataque tuvo que haber sido efectivo, su vida tuvo que haberse consumido - Shura estaba desesperado.

-Es tiempo de que acabemos con nuestra misión, Athena . . .

En el Santuario de Athena, Saori siento como su cosmo es llamado por dos energías. Una de ellas está perdida en el vacío, mientras que la otra se despide de ella.

-Camus.

-Es hora de que pongamos en practica nuestra última carta sorbe la mesa - dijo Camus tocando el hombro de Shura, quien dudó por un instante, pero al ver la determinación en los ojos Camus, era claro lo que debían hacer.

¡Athena tiene dos caminos Saga! - Camus y Shura ardían su cosmo, llevándolo hasta el infinito - decidiremos ahora cual de ellos tendrá que seguir. El cosmo de Saga aumentaba de igual forma, respondiendo de manera inmediata al de sus adversarios. Por otro lado, Kanon intentó levantarse, pero estaba demasiado lastimado como para lograrlo. Estaba conciente de lo que estaba por venir.

-No lo hagas Camus . . . - Kanon sucumbió ante el dolor.

-¿Estás listo Shura? - preguntó Camus.

-Nunca lo he estado mejor amigo.

-Lo siento Saga - el caballero de Acuario dejó escurrir por su rostro un par de lágrimas que denotaron la tristeza que el cielo podía atestiguar. El ataque final era este. El cosmos de Saga ardió finalmente, abriendo los ojos justamente antes de atacar:

¡Rayo de Scalibur!

¡Ejecución Aurora!

¡Explosión de Galaxias!

Tres gritos resonaron en todo el Santuario. La Casa de Géminis fue cubierta por una luz blanca, pura como el agua y destructiva como el huracán. Los vestigios que permanecían en pie alrededor de esta casa desaparecieron por completo. Una enorme nube de polvo de diseminó por el lugar. Cuando el polvo de acentuó de nuevo sobre la tierra, en donde alguna vez estuvo la Casa del caballero Dorado de Géminis, había desaparecido. En su lugar quedaron esparcidos los escombros de imponente estructura. Cuatro siluetas se alcanzaban a ver tras la cortina de polvo y granito. Tres de ellas estaban tumbadas en el suelo, mientras que la cuarta permanecía de pie con dificultad. Las armaduras (Sapuris) de Capricornio y Acuario completamente destruidas reposaban sobre los cuerpos de sus dueños, quienes la vida les fue arrebatada. Kanon estaba un poco más lejos, pero aún vivo.

-¿Por qué? - Lágrimas de un Caballero de Athena, lágrimas de un hombre que tuvo que acabar con la vida de dos camaradas controlados por el mal, pero que al mismo tiempo peleaban secretamente por un ideal. Saga descubrió esto muy tarde. Shura y Camus dieron su vida para guiarlo al Octavo Sentido, a la Conciencia Araya. Saga estaba listo para enfrentar el máximo desafío.

Continuará.

Bueno, que tal estuvo el comienzo de esta historia. Quizás es un poco ambigua, pero les aseguro que de aquí en adelante todo se irá esclareciendo poco a poco.

Cualquier duda, sugerencia o comentario puede hacer el (Si!); en el Foro de Pkmn ( . ) o bien a mi correo electrónico (delcompa ).

Hasta el siguiente capítulo.