Capítulo 3: Otra vez?

Se introducen por el agujero y con una antorcha encendida que llevaba Ginny cogiéndola de la entrada del boquete del suelo pudieron mirar con todo detalle lo que había por el lugar atravesando varias salas hasta llegar a una habitación funeraria donde se podía apreciar por el ojo experto de un Auror experimentado que allí había habido una lucha encarnizada entre unos magos y las criaturas guardianes del lugar. Jones (Harry) lo notó pero no comentó nada y siguió a Ginny hasta una pared donde había una mezcla de grabados entre jeroglíficos y una lengua muerta que sólo Jones (como la compañía esa o Comunidad mágica sabía) había visto en algunas de sus expediciones antes de que el lugar se derrumbase saliendo éste ileso con la reliquia y con conocimientos nuevos.

-Interesante- dice Jones poniéndose unas gafas modernas y circulares acercándose aún más a los grabados de la pared- Son una mezcla de jeroglíficos egipcios y arameo antiguo que se hablaba en la época antes del imperialismo egipcio.

Jones sacó una libreta de uno de los compartimentos que llevaba en el cinturón y empezó a escribir un escrito mientras murmuraba palabras como "interesante", "vaya" y cosas por el estilo. Hasta que al final dejó de terminar de escribir y solo mirar a su alrededor como interesándose por otras cosas.

-¿Qué has descubierto?-pregunto la joven pelirroja arqueóloga con impaciencia.

-Verás, esta civilización es muy interesante. Descubrieron una manera muy sabrosa de comer carne humana. ¿La has probado?- pregunta y ella niega con la cabeza con asco y sorpresa- Pues es muy empalagosa para el paladar.

Se quedan un rato en silencio, Ginny con cara de pocos amigos y Jones (Harry) riéndose abiertamente hasta que éste último no puede más y se ríe aún más hasta que suena en toda la sala.

-No sé como puedes llamarte arqueóloga, señorita. Eso no es una receta ni mucho menos sino una forma extraña de resurrección que te confiere los poderes de la naturaleza y la inmortalidad pero con el inconveniente de que es necesario la búsqueda de cuatro instrumentes que representa a los cuatro elementos, una sala de ceremonias especial y sobre todo te indica el lugar de un mapa donde buscar todo eso- dice triunfante desde una de los sarcófagos que había en la sala- Y todo esta en la libreta. Págame y la tendrá.

-Está bien. Salgamos de aquí y te daré lo prometido- dice ella con una sonrisa.

Los dos se encaminan hacia la salida pero esta vez Jones iba por delante y antes de salir a la luz del día, éste oye detrás de él el hechizo desmauses, dándole de lleno y cayendo en un sueño profundo.

A las pocas horas Jones se despierta en una cama mullida y cómoda oyendo de fondo el sonido de niños riéndose y jugando. Se levanta de la cama y se dirige a la habitación principal temiéndose lo peor.

Allí se encontraba la mujer, algunos hijos de Hassan y el nombrado sentados tomando el té.

-Buenas tardes Jones- dice Hassan con una cara sonriente.

-Buenas a ti también- dice el mencionado.

-Me ha dicho Hassan que el trabajo ha sido productivo-dice Kat, la mujer de Hassan.

-Eso parece- comenta Jones con el ceño fruncido- Hassan, ¿me puedes indicar donde he dejado las reliquias que nos han dado?

-Por supuesto- dice Hassan un poco extrañado por el comportamiento de su amigo.

Se levanto de la silla donde estaba sentado y fue hasta una habitación seguido por Jones donde se ve que había varias cajas llenas de vasijas y papiros antiguos.

-Aquí esta todo lo que nos dieron. Ayer viniste con cuatro de la compañía y dejasteis todo esto aquí.

-Esta bien- se da la vuelta- Otra vez lo han hecho.

Se fue de la habitación a donde antes estaba acostado y miró sus pertenencias. Estaba todo igual y recordaba todo. Jejejeje que pardillos siempre pensaban que me hacían lo de borrarme la memoria y todo ese rollo. Abrió una de las maletas y encontró dentro a uno de la compañía inconsciente, lo enconje y lo guarda en uno de sus bolsillos.

Había puesto una serie de hechizos protectores sobre sus maletas haciendo que todo aquel que no fuese el mismo o una persona autorizada por él ya que en una ocasión le robaron el material que había en su interior y por el cual había arriesgado su vida. Para ello había practicado magia sin varita durante varios años hasta perfeccionarlo causándole algunos días postrado en la cama sin poder moverse de allí, esto era debido que no se atrevía a utilizar su varita por miedo a que lo localizasen y lo llevasen de nuevo al mundo mágico.

Jones/Harry había visto en la sala funeraria una serie de signo indicando que en el lugar había algo más que escondía por lo que sin perder ningún segundo más de su tiempo se puso una capa totalmente blanca que le tapaba entero y una mascara negra con una señal en forma de cicatriz en color blanco en la frente. Se puso la capa y la mascara y con un chasquido desapareció de su habitación para aparecer en la sala funeraria. En ella se encontró a las criaturas supuestamente destruidas regeneradas e inclinadas en señal de servidumbre hacia él. En la oscuridad total comprobó como las paredes brillaban por si solas haciendo que varios escritos salieran a la luz en los cuales revelaban cosas sobre los astrosos y movimientos exceptuando dos uno en una de las paredes que parecía ser una profecía que decía: Aquel que una vez reconstruyo la paz a los dos mundos, liberará a los cuatro espíritus capturados para fines malvados a cambio recibirá por cada liberación un don para luchar contra el Dios de la Oscuridad. Lo otro que le impresionó fue que una vez juntos los sarcófagos formaban un mapa de todo el planeta señalando el lugar exacto donde salía el lugar donde estaba el mapa que indicaba los lugares donde estaban los elementos que servían para activar un instrumento aún sin identificar que te hacía inmortal y poderes ilimitados. Por lo que Harry hizo con una hoja una copia exacta del mapa que se encontraba en los sarcófagos y cuando se iba escucho una voz a su espalda.

-Elegido, estaremos esperando tu llamada para luchar a tu lado contra el enemigo- dijo con voz profunda y áspera una criatura de la cripta egipcia de los cuales Harry se había olvidado por la emoción de las escrituras y al comprobar que éstas eran inofensivas con él.

Harry asintió con la cabeza y salió de allí andando tranquilamente y apareció al desierto donde había un circulo de Aurores rodeando la entrada que en esos momentos estaba sellada y por la cual acababa de salir.

-¡Alto!, entrégate a nosotros y la pena será menor- dijo uno de los aurores que había por allí.

-Seguro- dice Harry con sarcasmo- Pero me parece que lo que queréis más es a éste- y con un movimiento de mano hizo al auror que tenía inconsciente y pequeño a su tamaño real y lo arrogó al suelo con un poco de delicadeza.

-Muchas gracias, señor. Estoy segura que su familia se lo agradecerá por devolverlo vivo y de una pieza- dice una pelirroja que se podía reconocer como a Ginny que estaba mirando el pulso del auror inconsciente.

-De nada, Señorita Weasley. Espero que nos veamos en mejor momento y la próxima vez no seré tan generoso con ustedes- dice desapareciendo a la vez que le tira a Ginny su mascara.

A los pocos segundos Harry se encontraba de nuevo en la habitación donde se alojaba de la casa de Hassan ya con su aspecto de Jones y listo para partir a Washington para recoger el material necesario para sus expediciones futuras ya que no se fiaba de lo que hiciese el ministerio mágico y de los magos oscuros que había allí instaladas. Y sobre todo tenía ganas de ver de nuevo a Ginny por eso lanzó su mascara a ésta ya que sabía que eso se lo había tomado como un insulto y que iría a por él sin vacilar.

En Inglaterra, se encontraba Ginny sentada en su cama con la mascara entre sus manos una vez que ésta hubiese pasado todos los requisitos mínimos de una prueba del departamento de Aurores sin sacar nada claro sólo que era de un material parecido al de los mortifagos pero de la cual sólo emanaba magia blanca muy poderosa. En la cabeza de Ginny solamente le daba vueltas por la cabeza la idea de que ese mago le había retado de manera descarada sabiendo que ella era uno de los mejores aurores de todo el siglo y que por su descaro y osadía ante ella se iba a arrepentir por ello. Pero también por su cabeza aunque no quisiera reconocerlo por el sufrimiento que padecía solo el recordar su pasado y pensar en esa persona llegaba a una conclusión y era que esa persona no podía ser otra, Harry Potter, que le había robado el corazón y que todavía lo tenía aunque no lo quería reconocer. Sabía esto por el comportamiento del encapuchado, la magia que despedía y la mirada de amor que éste le había lanzado a ella y que solo lo había visto en Harry.

Ginny se puso de pie y grito a pleno pulmón comencida totalmente de los cabos que había unido.

-¡Harry Potter o como te llames ahora te encontraré y te daré tu merecido!