Disclaimer: todo de Rowling.

Warnings: AU, yaoi/slash, creo que un poquitín de Dom/Sum, pero no mucho. ¿Un poquitin de humor? Creo que es todo.

Sumario: Estamos en una dimensión donde los werewolf tienen todos sus derechos y en cierto modo tienen mas privilegios que los demás. Todos quieren estar relacionados con ellos. Remus no quiere casarse con alguien que este tras su posición social y, siendo un aventurero decide no atarse a nadie; claro, eso es hasta que conoce a Harry a quien nunca ha tenido la oportunidad de conocer... hasta ahora.

Parejas: HP/RL, JP/LE (Het), SS/SB, RW/HG (het)

Clasificación: Este capi contiene Lemmon.

Summer Night: Parte II

Remus sentía que iba a estallar. Ese chiquillo malcriado se había atrevido a interponerse entre su elegido y él. Oh, pero él no lo iba a permitir, así tuviese que secuestrar a su pareja y llevárselo al otro lado del continente para poder marcarlo como suyo.

Se detuvo en seco. Ahora que se ponía a pensar no sabía el nombre del chico. Lo único que recordaba entre la marejada de pasión que lo había consumido era que el joven tenía una estatura media-alta, cabellos negros y maravillosos ojos verdes.

Se sentía con ganas de azotar su cabeza contra la pared; lo había dejado ir sin preguntarle siquiera su nombre. Aunque estaba seguro de que teniéndole en frente lo reconocería, no por su rostro ni su cuerpo, pero por el maravilloso aroma a chocolate y fresas. En cuanto antes lo encontrara, mejor. Ciertamente, mañana tendría un día muy agitado.

Siguió paseando por su habitación. En realidad, esa no era su habitacion, pero Remus había decidido aceptar la oferta de los Potter y quedarse con ellos durante unos días. A fin de cuentas, en su casa, su madre solo conseguiría fastidiarlo tratando de conseguirle 'el perfecto esposo' y su padre no lo dejaría en paz acerca de los negocios de la familia. Salió al balcón, solo para percibir la perturbadora fragancia una vez mas.


Harry se acostó, pero el sueño no venía a él. Una y otra vez, la imagen de su misterioso... bueno, no tan misterioso amante volvía a su mente. Harry supuso que él era Remus; principalmente por sus ojos dorados que es una característica de los licántropos y siendo que él era el único hombre-lobo invitado a la fiesta... solo era cuestión de deducción.

Remus era de porte alto, elegante, pero tenía algo feroz en su persona, tal vez era algo en su sangre. Un escalofrío lo recorrió. No podía esperar a volver a verlo.

Dio otra vuelta en la cama, tratando de ponerse cómodo y es que no era algo fácil con su... estado. Desde su encuentro con Remus, sus hormonas no se habían calmado en lo mas mínimo y él se rehusaba a complacerse a si mismo.

Abu Tommie lo mataría si se diera cuenta que su querido nieto sucumbía a los deseos de su cuerpo, en vez de controlar sus reacciones físicas. Decidió salir al balcón, tal vez un poco de aire fresco le calmaría un poco.

Estaban ya a inicios de agosto, por lo que las noches estaban bastante frescas, a pesar de las altas temperaturas en el día. Harry se apoyó en la baranda, observando la encantadora vista del lago que desde allí se ofrecía.

No supo cuanto tiempo pasó observando el paisaje, pero de pronto escuchó una de las puertas de los balcones abrirse. Se volteó hacia el origen del sonido y se encontró con los increíbles ojos dorados de Remus.

-Remus...- el nombre salió en un callado suspiro... que Remus alcanzó a oír. Lanzándole una interrogadora mirada, preguntó:

-¿Como sabes mi nombre?-

-Bueno, siendo que eres el único werewolf en la casa, creo que es bastante obvio- Remus sonrió. La única forma de poder disfrazar su origen es con el uso de lentes de contacto.

Inhaló de nuevo disfrutando del aroma, luego se acercó al joven, inclinándose en la baranda junto a Harry.

-¿Cual es tu nombre?-

-Harry Potter- Remus arqueó una ceja, aunque luego de observarlo detenidamente llegó a la conclusión de que el joven tenía un remarcable parecido con James, aunque sus ojos y labios eran los de Lilly. La forma de caminar y sostenerse eran las de Padfoot.

Se preguntó quien mas habría dejado una huella en el hermoso muchacho.

-Debí imaginarlo, en verdad tienes algo de ellos en ti. Puedo inclusive ver a Padfoot –una ceja se levantó-... y a Severus.

-Vaya, gracias, estoy seguro de que ellos se alegraran de oír eso-

-Por lo que he oído de ti, no hace mucho presentaste los NEWTs (N/A: no se la traduccion, lo siento, examenes que se toman a final de septimo año). Y que los pasaste con honores-

-Todo el reconocimiento se los debo a mis abuelos y bisabuelo. Ellos fueron los que me enseñaron-

-¿Y que planeas hacer de ahora en adelante?-

-Quiero viajar y conocer el mundo. Aún no esta decidido, pero lo mas seguro es que me vaya con Peter. Supongo que sabes las investigaciones que él esta haciendo en las Artes Oscuras para Abu Tommie, lo mas seguro es que vayamos a visitar unas cuantas cuevas de vampiros, al norte de Escocia-

-Veo que estas muy interesado-

-Los vampiros siempre me han interesado, especialmente su estilo de vida, sus costumbres y los descubrimientos que han hecho. Según tengo entendido, ellos lograron crear una poción que los suplementa de sangre, solo teniendo que alimentarse de victimas dos veces por año. Lo bueno es que esa misma poción sirve para personas que hayan perdido mucha sangre.-

-Veo que Severus también te ha tomado bajo su ala-

-Por supuesto-

-¿Te gustaría conocer Egipto?- el cambio de tema fue bastante abrupto, pero el joven no le importó en lo mas minimo.

-Oh, Claro que si! Imagínate todos esas tumbas llenas de conocimiento, trampas que nadie ha podido pasar, diferentes enemigos que batallar-

-Te gusta la aventura, ¿eh?-

-Jaja, un poco- Remus lo observó directo en los ojos.

El joven se sonrojó un poco, ante la mirada penetrante de Remus. Hermosos ojos dorados. Sus pupilas estaban un poco dilatadas, las manos de Remus vinieron a descansar contra la baranda cada costado de Harry, mientras éste se inclinaba para aclamar los deliciosos labios.

Con un gemido apenas audible, Harry cruzó la distancia que los separaba, pasando sus brazos por el cuello del hombre mayor, mientras sus labios se unían en un acalorado beso. Las manos de Remus terminaron en la espalda del joven, tratando de acercarlo lo mas posible a su cuerpo.

No podía pasar mas tiempo sin reclamarlo como suyo, su amado; el hombre-lobo levantó las piernas del chico, haciendo que este las envolviera en su cintura, para luego cargarlo hasta su cama. Ambos cayeron en un enredo de piernas y brazos, trantando de quitarse la ropa frenéticamente.

Remus paró por un momento observando al joven bajo él. Labios rojos y húmedos por los besos; entreabiertos en un intento de recobrar su ritmo respiratorio normal. Ojos casi negros por la pasión, mejillas coloradas, una pequeña capa de sudor cubriendo su rostro y lo que se podía ver de su esbelto cuello y pecho. Dos botones habían desaparecido de la camisa del pijama, mientras que el pantalon caía un poco mas abajo de sus caderas.

Si el hombre pensó por un momento que esto lo haría controlarse, estaba muy equivovado, lo único que deseaba en ese momento era poder fundirse con el joven, pero tampoco quería lastimarlo, por lo que se decidió a seguir el asalto a su boca.

Su lengua pronto encontró el labio superior del joven, el cual empezó a lamer y succionar, hasta que sacó un gemido de su presa. La lengua del joven salió un poco, tratando de hacer contacto con la suya, tratando de que sus lenguas volvieran a envolverse en un juego de pasión.

No pasó mucho antes de que Remus decidiera que su joven tenía toda la razón, era mucho mas divertido la batalla de lenguas; cada una tomando turnos para explorar la boca del otro, mientras sus manos recorrían el cuerpo del otro lentamente.

Su lengua entró de nuevo en la boca de Harry, mientras una de sus manos encontraba una de sus tetillas. El joven soltó un gemido y arqueó su espalda al contacto, tratando de obtener mas fricción. Remus solo pudo emitir un gruñido. 'Es tan sensible, quisiera poder devorarlo...'.

Atravez de la neblina de placer, Harry apenas podía pensar, en un momento estaba hablando tranquilamente con Remus y al otro se encontraba en la cama del hombre, siendo consumido por un montón de sensaciones que nunca supo existieran. Trató de seguir el ejemplo de Remus, con su manos empezó a tocar todo lo que podía de su compañero de cama. Sus esfuerzos se vieron recompezados cuando escuchó a su amante gemir.

Remus empezó a besar el esbelto cuello de su acompañante, deteniendose por un momento debajo de la oreja, donde succionó durante un minuto completo; cuando observó el lugar de nuevo, pudo observar que una marca empezaba a aparecer...'eso les enseñará a todos que él es mío', pensó con una sonrisa satisfecha.

Decidió adelanter las cosas un poco; con un movimiento de mano, ambos se encontraron desnudos. Harry decidió en ese momento enredar sus piernas en las caderas de Remus, haciendo que sus cuerpos se juntaran.

Ambos cerraron los ojos, ahogando un gemido cuando sus erecciones hicieron contacto. Ambos empezaron a restregarse en el otro de forma que con cada movimiento sus partes mas intimas se tocaran, los gemidos subían en volumen con cada roce, hasta que Remus tuvo que detenerlo. Un poco mas y todo se habría terminado.

Con una mano restringió todo movimiento de caderas del joven, mientras que con la otra, busco alguna clase de aceite o lubricante en la mesa de noche, siendo ese su día de suerte, ya que los Potter le habían dejado un relajante de músculos en el cajón.

Rápidamente lo abrió y se untó los dedos con la crema. La mano que estaba restringiendo las caderas del joven fue hasta los muslos, abriéndolos ampliamente. Harry se sonrojó ante la posición, ya que quedaba completamente expuesto y vulnerable ante el hombre mayor.

Remus solo le sonrió, mientras que uno de sus dedos lubricados fue a la entrada del chico. Movió su dedo en círculos, antes de decidirse a entrar un poco.

Un pequeño grito de sorpresa salió de los labios de Harry, mientras las caderas del joven bajaban un poco para hacer que ese maravilloso dedo lo penetrara un poco mas. Al ver la reacción del joven, Remus hizó que el dedo entrara entero antes de empezar a moverlo dentro y fuera, construyendo un ritmo.

-Oh, merlín, más...por favor, oh, ...- otro dedo se unió al anterior, esta vez el movimiento fue un poco mas rápido, dedos buscando dentro del joven.

-Ahhhhhhh- estrellas estallaron en frente del joven de ojos verdes, moviendo sus caderas salvajemente en busca de mayor contacto- Mas, por favor, Remus, te necesito!-

Ante esos ruegos, Remus no pudo resistir más, mientras agregaba un dedo mas, su otra mano encontró el unguento, untando su miembro, de tal manera que la entrada se hiciera menos dolorosa para el joven.

Los dedos que tormentaban a Harry desaparecieron inesperadamente, dejando al chico vacío, insatisfecho. La cabeza del miembro de Remus contra su entrada lo hizo volver a moverse, pero en esta ocasión, un poco desconcertado. El miembro de Remus era ENORME, no había manera de que su cuerpo lo pudiese recibir.

Percibiendo la aprehensión del joven, Remus se dobló para besarlo, robándole en aliento, mientras una de sus manos iba a la erección del chico, masajeándola.

Los gemidos volvieron a salir de la garganta del joven, quien había olvidado todo menos esa maravillosa mano. Mientras Remus entró lentamentamente en el apretado canal, deteniéndose cuando el joven bajo él se tensó.

Remus se preguntó cuanto tiempo podría resistir antes de penetrar al joven completamente; el ajustado anillo de músculo que lo contenía en ese momento solo aumentaba su deseo y desesperación. 'Merlin, es tan apretado...caliente...delicioso'. Sintió que el músculo se relajó un poco, y con un solo empujón, el hombre estuvo completamente dentro de Harry.

Harry por su parte tuvo que morderse el labio para evitar que el grito de dolor escapara sus labios. Sintió que una lengua empezaba a lamerle tratando de que soltara el labio, lavando la sangre que en él había.

Esa misma lengua empezó luego a succionar sus tetillas, su cuello, su oido, mientras que la mano en su miembro empezó a moverse sobre él, haciendo que este recobrara su antigua erección. No pasó mucho antes de que el joven empezara a desear mas movimiento en su interior, quería que Remus lo llenara completamente, quería que el fuego acumulado en su vientre explotara.

-Lo siento, Harry, pero... tengo...necesito...- sin decir mas, Remus retiró su miembro casi por completo del cuerpo de Harry, antes de volver a entrar con un fuerte empujón, que fue directo a la glándula de Harry.

Ambos gritaron a la sensación que los invadía. Casi salvajemente, Remus entraba y salía del joven cuerpo, sus manos abandonaron lo que estaban haciendo para poder sostener al joven por las caderas, haciendo la penetración mas fácil, mas rápida, mas apasionada.

Las manos de Harry fueron a dar contra la cabecera de la cama, agarrándose fuertemente a ella, empujando contra Remus, deseando mas contanto; mientras gemidos escapaban sus labios.

-Ohh, si, maaaaas. Remus, oh merlín, ohhh, ahhh, siii, mas rapido, ahhhhhh- mientras Remus se mordía el labio inferior, concentrándose solo en penetrar al joven que se retorcía bajo él.

El clímax se aproximaba y ambos lo sabían. Harry volteaba su cabeza de un lado a otro, hasta que por último tiró su cabeza hacia atrás, su espalda haciendo un arco, eyaculando como nunca en su vida a la vez que un grito, que debió resonar por toda la casa, se dejó escuchar.

-AAAHHH, REMUS- las ya de por si estrechas paredes que envolvían a Remus se contrajeron aún mas, haciendo que el hombre también llegara a su orgasmo con un 'Harry' gruñido-grito.

Ambos trataron de recuperar la respiración, Remus sobre Harry, acariciando el sudoroso cabello, su miembro aún dentro del joven.

Remus se volteó en la cama quedando de espaldas y arrastrando a Harry consigo aún unidos. El libido de Remus comenzaba a despertar de nuevo.

Harry se retorció un poco, tratando de acomodarse, con lo que consiguió sacarle un gemido a Remus. Sonriendo maliciosamente, el chico se levantó un poco y se dejó caer sobre el ya completamente erecto miembro.

Remus tomó en su mano la media erección de Harry y con unos cuantos toques, el joven ya estaba duro dando dulces gemidos.

Y fue en esta posisión que los habitantes de la casa los encontraron. James estaba con los ojos abiertos por la sorpresa, totalmente sonrojado. Lilly furiosa de que alguien se atreviera a ponerle un dedo encima a su pequeño ángel, su boca se abría y cerraba como pez fuera del agua. Severus y Sirius estaban divididos entre felicidad por sus seres queridos y el deseo de proteger a su querido sobrino.

Harry, que hasta el momento no los habían notado (Remus tampoco), decidió ese momento para empezar a danzar sobre el vientre de Remus, sus caderas iban de arriba a abajo, moviéndose en círculos. Remus no podía controlar los gemidos que dejaban su boca, su espalda arqueada, sus manos fueron por voluntad propia hasta las caderas de Harry, buscando un contacto mas profundo.

James puso una mano sobre la boca de Lilly justo cuando ella iba a comenzar a gritar, arrastrándola fuera de la habitación, las otros dos hombres le siguieron. No antes de que Severus pusiera unos cuantos hechizos. Cuando la puerta estuvo cerrada detrás de ellos, los cuatro no escucharon sonido alguno.

Sin mas que decir, los cuatro se retiraron a descansar, ya mañana se encargarían de la parejita...


Harry despertó para encontrarse sobre un musculoso y dorado pecho. Los eventos de la noche anterior volvieron a él, haciendo que una sonrisa adornara sus labios. Teniendo cuidado de no despertar a su amante, el joven fue a su habitación, quince minutos después, recien duchado y cambiado, el joven volvió a entrar en la habitación para encontrar a Remus en pantalones, mirando frenéticamente en el baño.

-¿Sucede algo, Remus?- el hombre lobo se volvió hacia él, en unos cuantos segundos se encontró rodeado de fuertes brazos, antes de que su boca fuera tomada en un dulce beso.

-Estaba buscándote-

-Bueno, ya me encontraste, ahora cambiate y bajemos a desayunar-

-No podemos desayunar en cama- dijo Remus con una sonrisa llena de lujuria.

-Nope, tengo hambre. Dime, ¿te ha dicho alguien que eres insaciable?-

-Muchas veces- ante esto, Harry no pudo evitar hacer una mueca.

-Lo supongo- viendo como había cambiado el humor de su Harry, de inmediato dijo.

-Aunque sé que tu serás la unica persona que me lo diga de ahora en adelante-

Una sonrisa afloró a los labios de Harry. Remus era conocido por su independencia, no quería ni pensar en lo que sería de él si el hombre decidiera que solo lo quiere como una aventura pasajera.

-Mejor vamos a comer, me estoy estarvando- dijo el joven.

-Como quieras, prongsy- respondió el otro con burla.

-Para tu información, mi forma de animago es un hermoso lobo negro, así que nada de Prongsy, el unico que tiene cuernos es mi padre- Harry se sonrojó, eso no había salido como él lo quería.

-Woa, voy a tener que hablar con tu padre y Lilly. ¿Quién lo hubiera dicho?-

-Oh, Cállate- el hombre-lobo solo soltó una gran carcajada, mientras se dirigían al comedor.

-Que bueno que al fin se presentan- Lilly levantó una perfilada ceja, sus ojos verdes ardiendo.

-Lilly, umhmm ¿nos esperabas?-

-Ya lo creo. Espero que tengas una buena explicación Remus Lupin, si no quieres que vaya de tras de ti con un látigo y me encarge de castrarte. Si crees que vas a usar a mi hijo como al resto de tus amantes estas muy equivocado...- Remus la interrumpió.

-El es mi elegido. Y pediré formalmente su mano si es eso lo que deseas-

Cuatro pares de ojos los miraban sorprendidos (lil, jamsei, siri y sev), mientras que otros tres los miraban con diversión (albie, tommie, minnie).

-Así que, ¿cuando es la boda?- preguntó Tommie alegremente, para el horror de Remus y Harry.


Una semana después, Remus y Harry se encontraban cerca de la chimenea, despidiendose de todos. Dentro de unos cuantos minutos, ambos partirían hacia Egipto, donde vivirían con Bill hasta que terminaran la misión.

Harry se encontraba superemamente feliz de poder al fin realizar su sueño, a su lado se encontraban Ron, Hermione e, increíblemante, un vivo Draco. No que eso digera mucho, ya que la venganza de Remus no había sido para nada suave, aunque tampoco algo mortal.

Después de unas cuantas palabras con Remus, Harry logró que no lo despellejara, por lo que el hombre-lobo decidió por algo sencillo. Luego de hacer que todo el hermoso cabello platinado se volvieran rizos y los tinturara rosado con mechones verdes y negros (ughh -u) hizo que su piel tomara un color rojizo estilo sonrojo Weasley que duraría por lo menos dos semanas mas.

Aparte de esto, Remus quería usar el hechizo castatrus, pero Harry no creyó que su amigo pudiese soportar eso también. Ante la mirada de cachorrito abandonado que el joven pelinrego le puso, Remus no pudo mas que desistir. Claro, después de una ronda de besos, y hacerse el díficil por cerca de dos horas.

Al menos Draco no los vería sino hasta el proximo año...

Ahora, si Severus pudiese crear una poción que les permitiera tener hijos, claro que no para el futuro cercano, ambos tendrían todo lo que una persona podría desear.


Tres años después

Con la influencia de los Lupin y los Potter, además de las maravillosas pociones de Severus, Harry y Remus tuvieron sus primeros bebes, trillizos. Conseguir una mujer dispuesta a cargar los bebes por los nueve meses sin reclamar derechos parentales había sido dificil, pero lo habían conseguido después de un largo año de espera.

Y esa era la parte fácil, ahora lo que quedaba era que Severus pudiese convinar el material genético de ambos padres en el niño. El brillante cerebro de Severus vino a la conclusión de que convirtiendo los espermatozoides en óvulos y luego fecundándolo sería la solución perfecta; si esto no funcionaba, tendría que haber dos embarazos, un niño con los genes de un Lupin y el otro con los genes Potter.

Gracias a Merlín la idea funcionó y ahora tenían dos niños y una niña. Ambos con los ojos ambar y tintes verdosos, cabellos negros azabache y desordenado, excepto en la niña que tenía mechones rojizos y el cabello era algo rizado.

Y así empezó la nueva aventura de los Lupin-Potter. Misión: ¿Como ser buenos padres?

FIN


Espero les haya gustado. Muchísisisimas gracias por los reviews, me alegro que el inico les haya gustado, espero que me den su opinion sobre este capi. Siento haberme tardado en poner este capitulo, pero no sabía como terminarlo. Besos.

Gracias Especiales a:

RAC, Relley-chan, May Potter, Kat Basted, Herms Malfoy, Amazona Verde, Silvia, Fallen Fan, GabyKinomoto, PotterGrangerHermione, Nevichii, Futhark, Katherine, Pekenyita, Cherry Lestrange