Esto… me pregunto quien leerá todavía este fic.

Pues, me da mucha pena publicar los capis tan dispersos, sobre todo porque comencé muy bien, y la verdad yo creo que ya perdí varios lectores porque ya no recibo tantos reviews. Pues… quiero agradecer mucho a las musas que me mandaron algunas autoras y no contesto a los comentarios porque me dijeron que ya esta prohibido…

Por favor, perdónenme por el gran retraso, y no podría decir que la próxima espera no va a ser tan larga, aun así disfruten el capi y ya vamos un poco más adelante en la historia, en el próximo capi ya va aparecer voldie…. Espero, a menos que suceda algo raro.

Disfruten:

HARRY POTTER Y EL GUARDIAN DEL CONOCIMIENTO

…..

NO LO QUIERO PENSAR

Si te duele pensar en una realidad, lo mejor será que la ignores por un momento, guárdala hasta que tu mente te diga: "Oye, ya esta bien de jugar". Así por lo menos estarás preparado y… no saldrás tan lastimado…

…¿Verdad?...

…..

Ron paseo la mirada una vez más por el salón, dándose temporalmente por vencido, es que… estar sentado en el suelo callado, meditando y concentrando su magia no era lo suyo.

Fyyyyuuunn…

Un zumbido, acompañado de una ligera ráfaga de viento se sintió en el salón, Ron giro la vista hacia el muchacho, solo para verlo respirar con dificultad mientras se limpiaba el sudor.

Además, eso de desprender mucha magia se veía cansado.

Fyyyyuuuuuuuuuuun…

Otro chispazo y esta vez el chico de ojos azules miro dos metros hacia su derecha, donde Harry estaba sentado en la misma posición que él.

El chico giro los ojos cuando McGonagall le dio literalmente la espalda a todo el salón para "curiosear" a su amigo. Vale, que era raro que no se cansara como los demás y ya fuera su séptimo chispazo pero ¿qué no se cansaban de lo mismo, últimamente todos los profesores solo reparaban en tres cosas:

1.- Harry.

2.- Harry y su tarea.

3.- Harry y sus caprichos.

Y, aunque al principio le pareció gracioso que la maestra Honey le concediera cada capricho que salía de la boca del moreno (eso, claro, sin afectar sus clases de canto, que por cierto, no servían), ahora le preocupaba soberbiamente que todos los profesores y muchos alumnos le hubieran seguido el ejemplo.

Estaban MALCRIANDO a Harry.

Fyyyyyyuuuun…..Fyyyyyyunnn

Dos zumbidos se dejaron oír, uno proveniente del fondo del salón de un alumno de quinto y otro de nuevo de Harry, la profesora ni vio al primero.

Ron comenzó a tener sueño, y estaba por dar un gran bostezo, que al fin y al cabo, la profesora ni cuenta se daría, cuando lo sintió.

El pelirrojo, lentamente, y sintiendo como si su cuello hiciera ruido al hacerlo, volteo hacia atrás en un ángulo muy raro para ver a Hermione.

HABIA PUESTO UNA MANO EN SÚ GLUTEO.

Y la chica solo lo miraba sonriendo, sabiendo que nadie les prestaba atención.

Ron, oyendo una vez más ese sonido que producía su cuello, miro hacia delante, donde ese maldito pescadito que le habían echo hacia apenas unos días hacia piruetas en el aire.

La mano apretó su presa.

'No pienses en eso, no pienses en eso, no pienses en eso…'

Y Ron cerró los ojos fuertemente, intentando, para evadirse del mundo, hacer su ejercicio de clase…

¿Cómo era?... forzar la magia a circular por todo el cuerpo mientras… la mano apretó y su mente sufrió una especie de corto circuito… formar la magia a circular mientras… y ahora la mano había subido unos centímetros y ahora, justo ahora estaba entrando por su pantalón… mientras juntas suficiente par… dios, la mano de la castaña paso de la retaguardia, como si solo fuera un punto de espera, hacia delante, estaba por llegar a su zona púbica y…

-Grgrgrgrgggrgrgrr

Un sonido, un ronroneo salio de su garganta y la mano se retiro rápidamente.

….

Desde el primer día con el incidente de la planta, las cosas habían sido muy diferentes en el salón de la señorita Honey, ahora los alumnos trabajaban enserados, ya sea solos o en grupos, en burbujas insonorizadas.

Harry entro al salón, y, aunque la maestra ya estaba ahí, bajo la mirada adorablemente apenado y se fue derecho hacia su esquina donde su espécimen ya lo esperaba. Hermione ya se encargaría de explicarle a la profesora

Deposito al lindo gatito rojizo en la mesa, miro al pececito que le acompañaba y un poco preocupado, le dijo:

-Anda ya, ve a esperar a Hermy –señaló a un lugar vació lejos de él pues la chica estaba explicándole a la profesora el "ligero inconveniente".

El gato solo lo miro, dándole a entender que el enfado que tenia con la pelirroja por quien sabe que cosa todavía no pasaba.

-Entonces ve y ándate con cualquier otro tío, conmigo es peligroso –dijo el chico señalando a nadie en particular.

El gatito, pensativo, paseo la mirada por el lugar, después de una minuciosa inspección, lo miro de nuevo y se abalanzó a sus brazos, donde por poco y Harry no lo atrapa.

Harry respiro profundo y luego levanto una esfera insonorizante.

-Bien, pero si te pasa algo, no va a ser mi culpa.

-Myyyaaa –el gato movió la cola como de un lado a otro en sus brazos con energía.

Harry lo miro…

-Debiste de haber sido perro –concluyó.

Con resignación bajo al animalito y lo colocó sobre la mesa, al lado de su dichoso fríjol germinado, resultado de su fracaso con una mala hierva que la profesora Sprout le hizo el "favor" de cederle.

-¿Qué será después? –dijo para el gatito mientras acariciaba su cabeza- ¿un trozo de musgo?.

Calló al darse cuenta que eso seria lo más probable, paseo la mirada por el salón, ya tenían algunos días con eso y la mayoría de los alumnos habían echo muchos progresos, de echo, ya habían comenzado a trabajar con heridas pequeñas. Algunas mesas con ratones con pequeños cortes lo probaban.

-¿No quieres uno? –dijo en broma y casi al instante una mirada ofendida del gato respondió- No es para tanto, era solo una idea.

Pasaron unos minutos de silencio en lo que el moreno decidía que hacer, se suponía que tenia que trabajar con su espécimen, pero con él como compañero no quería arriesgarse a nada, además estaba el echo de que lo más probable seria un fracaso… otra vez.

El chico se levanto y decidió que lo mejor seria dejarlo pasar por un día así que colocó un hechizo desilusionador a la burbuja antes de sentarse, seguía preocupado por lo que le había dicho Harvey hacia dos días.

Flashback

-¿Cómo que… ¿qué? –Harry lo miro de arriba abajo- no es cierto –subió una mano e hizo un gesto extraño en su cabello- no puedes…

El chico frente a él tenía la mirada clavada en el suelo y daba la apariencia de que era lo más importante del mundo.

-…

-Trece… -Harry cayó al tiempo que un solo pensamiento se formaba en su cabeza: 'Soy un ASALTA CUNAS'.

-…rse

El murmullo del muchacho frente a él lo saco de sus pensamientos, y cuando lo miro dudo incluso si habia abierto a boca, pues seguía viendo al suelo.

-Son… casi catorce –se sonrojo y eso le dio una apariencia más infantil que nunca.

-SOY UN ASALTACUNAS –el ojiverde ya no sabia que hacer, estaba desesperado.

-No no Harry –El chico, más alto que él dio un paso hacia delante y obligo al moreno a verlo hacia arriba- ¿no te das cuenta? –comenzó a hablar mientras tomaba su mano con sutileza- soy más alto que tú… soy más maduro y más… más… más grande.

Una chispa alumbro la mente de Harry.

-Soy un asaltacunas chaparro e inmaduro –dijo con toda la resignación del planeta.

-No no –El profesor sonrió un poco más avergonzado, pero esperanzado por el hecho de que el chico no saliera corriendo como loco gritando por todo el pasillo, como él había pensado- yo… esto…

-…Si?

-Esto tiene que ver con el echo de que esté dando clases, con el echo de que este preparado y… tiene… mucho que ver con todo. El punto es –dijo cuando vio la cara de interrogación que ponía el moreno- que, aunque tenga catorce, yo no soy un niño.

Lo dijo con tal seguridad que tuvo que creerle…

Fin del Flashback

Pero…. Cada vez que se ponía a pensar en ello, y no estaba Harvey al lado para espantar sus dudas, se deprimía, y ahora que lo pensaba, sus conversaciones eran cada vez más forzadas.

Algo suave y frió toco su mano y el moreno giro para ver al gato señalar con su pata la macetita con el fríjol.

-Olvídalo, no pienso intentarlo.

Y justo parecía que se iba a iniciar una pelea campal, cuando unos toques en la burbuja llamaron su atención. Del otro lado, Harvey le sonreía tímidamente mientras ocultaba algo tras él. Harry sonrió extrañado y levanto un agujero en la burbuja.

-Harvey, ¿qué haces aquí, deberías estar dando clase a…

Y las palabras murieron en su boca cuando el chico paso las manos adelante y le ofreció un paquete con letras impresas.

-Toma –dijo más fuerte de lo que esperaba- es… para ti.

El moreno no supo que decir y lo tomo.

-Gracias… -fue lo que salio de su boca luego de que el chico lo abriera y encontrara un equipo de cerdas especiales para reparar su escoba.

-Y… también… esto –Harvey hizo un giro con la muñeca y las flores más grandes rojas y extrañas que hubiera visto Harry aparecieron.

El ojiverde paseó la vista por el salón y enrojeció al darse cuenta de que muchos compañeros suyos lo estaban viendo estupefactos y la maestra solo estaba ahí, sonriendo. Estiro las manos y tomo el ramo que le ofrecía.

-Graci..

-Y también te traje una capa nueva –el profesor comenzó a mover la varita y un paquete apareció en la mesa, era una bonita capa verde envuelta en papel transparente, Harry, un poco más confundido, comenzó a levantar la mano para tomarla- y un hipogrifo de felpa.

Crack… El animal de peluche apareció al lado del gato, que dio un salto ligeramente asustado, Harry estaba seguro que el profesor ni si quiera había reparado en el animal.

-Y un libro nuevo de Quiditch.

Crack… el volumen apareció justo al lado del hipogrifo y casi aplasto al gatito.

-Y un reloj de cuarzo

Crack

Harry miro aterrorizado como su profesor seguía levantando la varita.

-… vasta… -dijo en un susurro apenas audible.

-Y unos pasteles del caldero cho-chorreante –su voz comenzó a sonar estrangulada.

Crack…

Y Harry vio que estaba comenzando a llorar.

-Vasta –dijo sintiendo que él también comenzaba a llorar.

-Y helado –Harvey ya no miraba a Harry o a nada, había cerrado los ojos y los limpiaba con la manga de su túnica mientras que con la otra mano seguía apareciendo cosas.

Los alumnos veían la escena con fascinación y temor, todos parecían congelados por lo que presenciaban.

-T-Te te tra-traje…

Crack

-… un collar de plata de la joyería.

Crack…

-Y u-un ick.

-¡VASTA!

-Y un portacelular –sonrió tristemente mientras seguía llorando.

-Para tu celular nuevo.

Crack.

Las cosas, una a una fueron apareciendo lentamente por toda la mesa, bonitos empaques de colores variados y estampados con su nombre, sus iniciales, tarjetas de dedicación, bolsas, las cosas se estaban saliendo completamente de control.

-Vasta… VASTA ¡VASTA, ¡VASTA! ¡VASTA!VASTAVASTAVASTAVASThh

Cuando Harry reacciono, tenia agarrado al muchacho contra la pared de la dichosa burbuja, sostenía sus manos a los lados para que el ojigris dejara de aparecer cosas y aun así…

-Te traje unos lentes oscuros, -seguía hablando- y una ja-jaula para Hedwig y un portarretrato y un….

Harry lloraba, le dolía tanto no saber que lo lastimaba, que estaba llorando, lo beso para callarlo, y cuando lo hizo, el sabor salado de las lagrimas lo asaltó, lo beso un par de segundos más y después, todavía apretándolo contra el muro, bajo su rostro y apoyo su frente en la barbilla del chico.

-Dime… que tienes –sus palabras le sonaron tristes y suaves.

-No… –una lágrima grande mojo su frente- no me dejes.

Harry no entendió, creyó haber escuchado mal y cuando volteo a verlo, lo vio temeroso.

-Yo… lo he visto, ti-tienes dudas de que yo… yo…

Tienes dudas de que yo no sea ideal para ti, ¿no te gusto, si me dejas no lo soportaré. Perdóname, no soy perfecto, perdóname, yo… yo…

-… yo te daré lo que quieras –ya no lloraba, y ahora Harvey se había aferrado al chico con desesperación- te diré lo que quieras, seré lo que quieras… podr…

El muchacho se detuvo cuando el moreno se separo un poco de él y miro alrededor.

La maestra y los demás habían intentado acercarse en un punto, pero Harry había puesto una barrera circundando el campo inconcientemente, Ron estaba sepultado entre los regalos y Harvey estaba aferrado a él. Cerró los ojos y se concentro solo en el chico que tenia frente a él.

-Yo… nunca pensé que te afectaría tanto… perdón… -respiro profundo una vez más y sus miradas se encontraron- nunca… -sus ojos se nublaron con lagrimas una vez más- te prometo, que, a partir de ahora, nunca voy a dejar de amarte.

Harry, Ron y Hermione caminaban hacia su siguiente clase, ya había pasado la hora de la comida y, para perturbación de Harry, el chico extrañaba y a la vez agradecía el no tener que cargar por más tiempo con su amigo.

-Eso fue lo más cursi que nunca jamás creí escuchar –el comentario de Ron le valió la mirada reprobatoria más grande de Hermione- ¿Qué, tu no estabas enterrada en un montón de regalos. Además –agrego con suficiencia- todavía no te perdono por lo del apretón, por tu culpa tuve que pasar toda la mañana en mi –lo pronuncio resaltándolo- forma animaga.

-¿Estas enojado con Mione porque te apretó? –el comentario congelo al pelirrojo.

-Este… si… veras…

-¿Y cómo esta eso de que por su culpa, la profesora McGonagall te dijo que tenias que aprender a destransformarte y hasta te dio cien puntos por ser el primero.

Harry ahora miraba directamente al pelirrojo con curiosidad.

-Este…. Ha, si que tonto he sido, claro que Hermione no tiene la culpa por apretarme cuando me convertí en gato, es que estaba confundido.

La castaña solo giro los ojos.

-Y entonces… -apremio la castaña pues ella no había podido escuchar nada por el hechizo- ¿Qué fue lo que hizo cuando le dijiste eso? –y agregó girando hacia el pelirrojo- y ojala y me dijeras cosas igual de bonitas.

-Pues nada, me abrazo y eso fue todo, tu lo viste –miro al piso y se sonrojo al pasar frente a unos chicos de cuarto que lo vieron y se rieron tontamente- todo mundo lo vio.

-Entonces –concluyó la castaña- básicamente se salto todo el día de clases para ir a comprarte toda clase de cosas a todos lados y descubrió que estaba mucho más ansioso, inseguro y enamorado de lo que esperaba.

-Sip, pero ya hablamos y va a devolver todo lo que compro, -Ron izo un sonido extraño- y lo que no pueda, pues, ya veremos.

-Pues –Ron estiro sus brazos y los paso por su nuca- me alegra que todo aya terminado bien, así por lo menos no voy a tener que soportarlos a los dos.

Harry lo miro molesto unos segundos y hablo.

-Ron…

-Mmmm?..

-No lo dices en serio, o si? –pregunto con una suplica en los ojos.

-Claro que no amigo –sonrió el pelirrojo hacia él sin dejar de caminar.

El moreno se llevo las manos al pecho y respiro en paz con una sonrisa tierna.

-Que bueno, porque si no –siguió con una sonrisa tímida- hubiera tenido que castigarte.

Ron le creyó.

….

Harry estaba en la regadera, el sonido del agua cayendo lo estaba relajando y lo llevo, sin querer, a hacer un recuento de los últimos días.

Para el cumpleaños de Harvey, Dumbledore decidió que le concedería al muchacho la planeación de los eventos de Hallowing, dado que las fechas coincidían. Así que el profesor presento la idea de una fiesta de disfraces ya que, como el mismo dijo, siempre había echo eso todos los años antes de venir a Inglaterra.

Lo que le dio a Hermione una pista más y ahora estaba buscando en la sección de costumbres mágicas en otras regiones del planeta, lo que la verdad le estaba dando un dolor de cabeza al pelirrojo de su novio.

Naaaaa, como sea, era mejor ignorar temporalmente las cosas y disfrutar de su baño matutino.

-Ron, pásame el jabón si?

Ah, si, lo había olvidado, ahora Ron y él se bañaban juntos de vez en cuando, y aunque al principio al moreno le preocupo un poco por lo que pudiera pensar del pelirrojo, decidió que estaba bien que lo hicieran de vez en vez, así hablaban de cosas de hombres.

-Se me cayó la barra, la podrías recoger por mi, es que esta enfrente de ti.

Harry la levito desde el suelo y comenzó a tallarse.

-Y ya decidieron que disfraces usar para Hallowing?

-Mmmm, no –por un segundo, la voz de Ron le pareció ligeramente molesta- pero Mione dice que esta pensando que tal vez los cuatro deberíamos disfrazarnos en conjunto, ya sabes, disfraces de una misma temática. Ven.

Harry sintió como Ron lo jalaba ligeramente y lo sentaba en un banco de los tantos que había en el baño.

…..

Cuando miro a su alrededor, descubrió que todo parecía más grande, y también se veía y sentía diferente, el aire olía diferente.

-Myyyyaa –su voz le sonó extraña, más bien no le sonó siquiera a voz.

Y mientras él intentaba todavía pensar en lo que había pasado, sus compañeros se fueron acercando a él mientras hacían toda clase de sonidos.

Al fin, justo cuando volteo a ver a Hermione y a todos sus compañeros de cerca, y los vio como los gigantes que eran, lo comprendió. Se había transformado, y por las expresiones de las chicas a su alrededor, se había transformado en algo tierno. Algo tierno y molesto.

Volteo enojado hacia su novia, y cuando esta levanto la mano para tocarlo, el instinto se apropio de él y levanto la garra de manera defensiva.

-Ghhhrrraa –su sonido de ataque hasta a él le pareció tierno, bajo la mirada resignado a lo que fuera.

Clap, clap clap.

Eso le extraño, un par de aplausos levantaron su mirada y se encontró a la mismísima McGonagall aplaudiendo de buena gana, después de un momento de duda, el resto de sus compañeros se le unieron y ron se sintió enrojecer.

-Muy bien señor Weasley –dijo la bruja una vez hubieron bajado los aplausos- cien puntos por ser el primero en transformarse.

Ron, en su forma gatuna, asintió y espero a que siguiera hablando.

-Supongo –dijo un tanto dudosa- que ya sabe como volver a su forma original.

-(¬¬u)

Silencio…

-Si no sabe como hacerlo, puede quedarse todo el día así –dijo la profesora y el pelirrojo casi se muere de la vergüenza cuando sus demás compañeros intentaron esconder una risita.

-Vamos Ron –la voz sonó alentadora- no es tan malo.

El pelirrojo solo volteo a Harry, parecía una isla en medio de la tormenta, con su sonrisa tímida y relajante, y no le importo cuando todo el resto del salón salto en una carcajada o el gesto de celos que su malvada y caliente novia soltó. No pudo evitar lanzarse a Harry y comenzar a maullar como desesperado.

Termino la clase, y aunque en un principio intento caminar al lado de Harry, pronto descubrió que cuando todo se ve mucho más grande y tienes un montón de gente intentando acariciarte, un chico lindo que te cargue es la mejor opción.

Así se dirigieron a su siguiente clase y Harry tuvo que cargarlo dado que el pelirrojo no dejaba a la bruja de su novia acercarse.

-Anda ya, ve a esperar a Hermy. –Ron solo lo miro- Entonces ve y ándate con cualquier otro tío, conmigo es peligroso.

Ron lo vio un segundo y comenzó a pasear la mirada por sus compañeros al tiempo que meditaba, ¿Qué no podía tener un poco de autoestima, ya estaba arto de que el moreno no quisiera dejar a nadie escucharlo cantar, pues… haciendo la prueba.

Se decidio y salto al aire para que Harry lo cachara, y valla que por poco y no lo hace.

-Bien, pero si te pasa algo, no va a ser mi culpa

Genial, ahora por fin podría volver a oírlo cantar, nunca, y cuando digo nunca es nunca, lo había escuchado cantar en otra ocasión mas que en el comedor y el primer día de clase, parecía que tenia un bloqueo o algo.

Pero espero, y espero, y ya se estaba hartando de esperar, no quería molestarlo porque parecía estar pensando una vez más en su Harvey, pero cuando lo comenzó a ver deprimido, como últimamente estaba desde que el dichoso tipo le había dicho su edad, 'por dios, si no es tan grave que el tipo fuera más joven', decidió que lo mejor seria distraerlo un poco.

Se levantó, toco su brazo y le indico que cantara para el germinado de fríjol, lo cual le resulto deprimente, hasta él podía hacer una ligera sanación a estas alturas.

Tock tock tock.

La interrupción no le molesto, pero se apenó un poco cuando Harry, en vez de recibir a su novio con su habitual sonrisa, lo miro con extrañeza, como venia haciendo desde hace tiempo, ha veces, hasta creía que Harry evadía ligeramente al chico.

Crack.

La capa aparecio a un lado de él y se comenzó a extrañar.

-Graci… -dijo Harry igual de extrañado que él.

Crack

-Y un hipogrifo de felpa.

Y la locura comenzó.

Crack.

Crack

Crack

Uno a uno, los regalos fueron apareciendo, y cuando Ron reaccionó e intentó ayudar a su amigo se vio rodeado de pronto en una multitud de objetos, el olor de los perfumes, mezclados con todos esos alimentos lo marearon.

-Vasta… VASTA ¡VASTA, ¡VASTA! ¡VASTA!VASTAVASTAVASTAVASThh

El pelirrojo se asustó cuando escuchó a su amigo tan alterado, y cada frase que fueron componiendo lo fue llenando de dolor y pena, por escuchar una conversación que no era suya.

¿Qué no podía ver el moreno cuanto lo querían, le gustaría decir que su relación con la castaña era igual de profunda, pero no estaba seguro, ahí tenia Harry a un chico perfecto que le ofrecía bajarle las estrellas y comprarle el sol; ser, decir y hacer cualquier cosa y… y…

-Yo… nunca pensé que te afectaría tanto… perdón… nunca… -Ron se sintió más intruso que nunca- te prometo, que, a partir de ahora, nunca voy a dejar de amarte.

….

Y después de eso, en el pasillo, al fin había recordado lo que había dicho la profesora que tenia que hacer para regresar a ser él mismo. Al principio le pareció que era fácil, solo era cuestión de dar otro de esos chispazos y pensar completamente como humano, pero después de que varios intentos fallidos descubrió que para empezar, nunca había podido dar otro chispazo.

Se relajo y comenzó a concentrarse, y una hora después lo consiguió, de lo que no se dio cuenta fue que lo hizo cuando Harry lo estaba cargando hacia él comedor después de su última clase y casi aplasta al pobre chaval. Pero bueno, ¿Qué se le hacia?. Iba a extrañar que el moreno lo cargara.

¿El quinto, Ron se llevo un dedo a la barbilla, ligeramente dudoso.

Sip, ese era el quinto baño que tomaban Harry y él juntos y el chico estaba orgulloso de no salir corriendo… siempre.

-Ron, pásame el jabón, si?

El pelirrojo iba a extender la barra y, sin querer, esta se resbalo de su mano y fue a parar frente a Harry. Deglutió un poco fuerte.

-Se me cayó la barra, la podrías recoger por mi, es que esta enfrente de ti.

'no imagines nada, no imagines nada, no imagines nada', pero el moreno no cumplió ningún pensamiento fuera de lugar y solo la levito.

-Y ya decidieron que disfraces usar para Hallowing?

-Mmmm, no –'No deberías molestarte'- pero Mione dice que esta pensando que tal vez los cuatro deberíamos disfrazarnos en conjunto,-El pelirrojo pensaba que tal vez la idea de Hermy de disfrazarse de animalitos era muy infantil- ya sabes, -dijo mientras buscaba una botella de shampoo- disfraces de una misma temática. Ven.

Lo tomó de la mano y lo sentó en un banquito, tomo un poco de la botella y comenzó a tallar suavemente la mezcla por el cabello.

-Y… ¿que dices, ¿te gusta la idea?

El cuerpo de Harry se tensó y echó la cabeza hacia atrás, comenzó a reír como un loco.

…..

Una sensación extraña de victoria, realización, maldad, dolor y gozo….

Lord Voldemort estaba feliz, lo suficientemente feliz como para olvidar usar oclumacia y dejar que el niño que vivió alertara de sus emociones a todos los que pudiera.

….

Gracias por leer.