Weeee…. Al fin pude terminar este capitulo, no es por excusar la tardanza, pero ustedes no saben que tuve que reescribirlo varias veces hasta que me gusto, y no fueron pocas, creo que como mínimo fueron ocho veces, además este ultimo mes estuve atascado hasta la mier… digo, muy ocupado con la escuela. Se que algunas partes son algo trilladas, pero como son las que pegan pues las puse.

Por cierto, quiero agradecer mucho a cada uno de los Reviews que me mandaron, incluyendo a ese tal Sherman, el fue el que mas me inspiro. Gracias por su apoyo y por sus comentarios… los agradecería uno a uno, pero me dijeron que no podía hacerlo en esta pagina, a ver como le hago.

Un agradecimiento especial a Floody, Xubose y Sherman el kritico (no es broma, también inspira ese tío)

En verdad, gracias por su apoyo.

….

Las pesadillas son realidad.

La luz del día caía suavemente en el jardín… En el lago… unos metros mas aya… se podían ver los cisnes que nadaban sobre la superficie gallardamente.

Frente a él… Taichi Yagami lo veía con deseo en los ojos…

-Me… me gustas –dijo la vos muy bajito- me gustas mucho –y calló una vez mas mientras estrujaba su camisa.

El tiempo paso… y el rubio solo lo vio unos segundos… grabando la imagen con carbón incandescente en su mente… Los árboles de cerezo estaban floreciendo y sus pétalos cayendo sobre Taichan aumentaron su perfección.

Levanto una mano y acaricio su mejilla.

-A mi también… -agrego mientras acercaba sus labios para probar los del moreno- a mi también me gustas.

Y en cuanto hubo apenas rosado esos labios tan exquisitos… un frió viento trajo las nubes que obscurecieron el cielo, el aire se volvió pesado y frió y se escucho un gruñido desde fuera.

Yama salto al darse cuenta que no había mas lago… ni mas pétalos de cerezo cayendo… ni mas Tai…

Todo se había vuelto frió…

-Hhhhggggggrrrr

Un ligero rugido se escucho en el aire… Yama esperaba que fuera solo el viento… pero antes de que siquiera pensara otra cosa… unos golpes fuertes se escucharon… un sisear y…

-HHHHHGGGGGGRRRRR –un rugido más fuerte y más cerca que el anterior.

Su corazón se detuvo unos instantes y cerro los ojos con miedo… sin poder abrirlos… Los pasos se acercaron desde su derecha y el ruido de algo al ser arrastrado los acompañaron… tal vez una cola.

-Ffffhhhhhuuu

Un respiro choco contra su mejilla mientras él tembabla de pies a cabeza… el aliento de algo gigante… y su corazón disminuyo su velocidad o mas bien la aumento… pues sus latidos le parecían muy fuertes y muy distantes el uno del otro… una lengua rugosa recorrió su mejilla… probándolo.

-Él Es Mío –susurró la voz de la criatura en un sonido rasposo… justo en su oreja, mandando miles de señales de alerta sobre su espina- Tócalo… y me complaceré en destruirte parte a parte…

Estuvo ahí… unos segundos al lado… esperando un movimiento del rubio, que se moría del miedo y temblaba de pies a cabeza.

-Fffhhuuu! –un soplido, con mas fuerza que el anterior le golpeo la cara, pero aun así Yamato no se movió… y el ser comenzó a retirarse por donde había penetrado a su sueño.

'Un sueño… solo es un sueño', se dijo el rubio, y en un lapso de coraje, abrió los ojos y vio a la criatura alejarse…

Un Dragón… Rojo o café… difícil decirlo, caminaba hacia la oscuridad de la noche… Se movía en cuatro patas aunque era obvio, por la forma de sus garras frontales, que podía caminar en dos. Sus alas no estaban abiertas y una gran cola golpeo el piso al tiempo que se detenía.

-…. –la criatura se detuvo unos segundos en su lugar y levanto la cabeza con cuatro cuernos hacia arriba… aspiró el aire y –gggrrrrraaaaaaaa!

En un micro segundo giro y se abalanzó contra el chico con toda majestuosidad… pues aunque terrorífica, la bestia inspiraba respeto

Yamato cerró los ojos… esperando el ataque.

…..

-Yamato…. Yamato…. Despierta

Abrió los ojos y lo golpeo la realidad… aun temblando, dirigió la mirada hacia la voz y una cabellera pelirroja lo recibió.

-Kou… shiro?.

-Si… parece que tuviste una pesadilla –dijo ayudándolo a sentarse.

Estaban en un parque… algo parecido a su sueño, al parecer.

Izzi, harto de esperar a que el rubio invitara a salir a Tai, había invitado a Joe, Hatsu, Sigure, Yama y Tai a un parque que se encontraba un poco alejado de la ciudad.

Mirando alrededor, uno nunca imaginaria que un lugar así se encontraba a solo diez minutos fuera de la carretera… El lugar era muy tranquilo, la poca gente que había, la mayoría familias, estaban distribuidas alrededor de un lago claro que guardaba como joyas a algunos cisnes, y todo estaba teñido de verde hasta unos pocos metros antes de llegar al lago.

Shiro había dicho que el lugar no era muy conocido porque era algo así como privado y que solo algunos ejecutivos tenían derecho a entrar… obviamente, estaba presumiendo los contactos de su padre, y aunque eso le resto algunos puntos en la lista del rubio, los recupero con creces cuando vio lo bien que le sentaba a Tai-chan el lugar… pues últimamente parecía muy cansado y en cuanto vio el lugar se fue corriendo por el lugar.

-¿Qué soñaste Matt? –pregunto la voz del pelirrojo, sacándolo de sus pensamientos.

Pero el rubio todavía pensaba en su sueño, mirando hacia la orilla del lago… perdido

-…mmmm… no, -dijo finalmente- no es nada importante… ¿Qué hora es? –preguntó para cambiar el tema… no le había gustado nada ese sueño… bueno… tal vez el principio.

-No se –el pelirrojo vio claramente sus intenciones… pero decidió dejarlo para luego… total, tal vez no era nada- le dije al chofer que pasara por nosotros a las seis y media… me pareció que seria mejor no preocuparse por la hora, aunque supongo que no falta mucho –agregó mientras miraba hacia el cielo.

-Será mejor buscar a los demás… ¿sabes donde esta Tai? –pregunto como quien no quiere la cosa.

Sin decir una palabra, el pelirrojo señalo hacia los márgenes de lago, donde se podía apreciar una figura echada en la hierba…con unos cisnes acercándose lentamente.

-¿Se volvió a dormir? –pregunto Yama.

-Si

Fue todo lo que dijo Izzi, aunque una mirada de reocupación curio su rostro… Llevaba ya varios días que el moreno se la pasaba en ese estado… al principio le causo un poco de gracia, pues se había dormido en clase de Eruda… la profesora de biología, y aunque era la mas estricta de todos… al ver a Tai… arrullado por el sonido de la calle amortiguado por el salón, y arropado por el sol de medio día, no se atrevió ni siquiera a perturbarlo una sola vez, y solo advirtió al salón, que a la primera persona que hubiera la boca se las vería con ella… un poco preocupante… pero nadie se había reído o contado su debilidad a los demás.

-Lo malo es que ya lleva varios días así –concluyó sus pensamientos sin fijarse tirándolos al aire… y Yamato asintió con él.

-Le haz preguntado que pasa? –dijo una voz tras ellos… Era Joe, que venia cargando una cesta de picknick.

-Si… pero no me ha querido decir nada… solo me dijo que-

-Dijo que ya se le va a pasar –término por él Shigure, que apareció al lado del peliazul- lo mismo me dijo hace un rato antes de que se durmiera.

-Pues… yo opino que deberíamos hacerle caso por ahora… no se ve enfermo en ningún otro sentido… tal vez tiene flojera –Hatsuharu apareció detrás de Joe y metió la mano a la canasta buscando los últimos restos de comida

-…mmmmm –Yamato miro hacia el lago, en dirección a Taichi…

-Oye… a donde… -Joe dijo cuando lo vio partir hacia el moreno, y lo iba a seguir cuando lo detuvo el pelirrojo.

-Mnnnj –dijo negando con la cabeza… Tal vez al fin el rubio se iba a atrever.

….

Camino hacia él, decidido… Shiro ya había ayudado mucho y el tenia que poner de su parte….

-Además… -además…- Tengo que quitármelo de enzima (este…. Si, supongo que un Shiro ensimoso es molesto ¬¬)

Dijo para si mismo antes de llegar al lado de Tai-chan… (Ya mejor dime que no me meta)

El moreno dormía suavemente contra el pasto, a sus pies, las ya tan mencionadas aves estaba observándolo con cautela, y se alejaron rápidamente, pero de manera silenciosa cuando vieron acercarse al rubio…

'Perfecto', fue su pensamiento mientras lo miraba tontamente… Sin hacer ruido se acerco y se puso en cuclillas mientras lo miraba embobado…

No se había dado cuenta de lo que hacia, hasta que descubrió que una de sus manos estaba delineando juguetonamente su perfil, recorriendo con el índice de la base del pelo a la punta de la nariz.

-Mmmm….. –Tai abrió los ojos lentamente para que la luz del sol no lo golpeara- Hola Yama… ¿Qué estas haciendo?

'!Yo nunca tendría un pensamiento sucio contigo… lo juro¡'

-Nada –dijo calmadamente.

Después de que Tai se sentara, estuvieron callados viendo el lago durante unos segundos.

-¿Quieres salir conmigo? –pregunto de pronto el Rubio con una voz que lo asusto a él- Algo como una cita…. Bueno… yo digo, solo si tu quieres –su voz se hacia más pequeña cada vez-… -abrió la boca para agregar algo mas, pero ya no pudo y espero

Espero hasta que fue insoportable el silencio… y sintiendo como su corazón se secaba agrego aun sin tener el valor de mirarlo:

-En verdad… -su vos parecía jovial- si no quieres salir… esta bien.

Sin intentarlo, había volteado hacia él y ahora lo veía morder sus labios…pensando algo.

Finalmente, tomo una decisión.

-No –dijo Tai.

'Bien, no quiere salir conmigo', su corazón se rompió en pedazos.

-No es eso… -continuo y lo miro a los ojos-… a mi… - se acerco un poco- me… -otro poco- encantaría –concluyó besándolo en los labios… lentamente

….

Y ahora se preguntaba… ¿Cómo rayos acabó todo así?

El beso lo había exaltado mucho más que cualquier otra cosa que él pudiera recordar… se sintió en el cielo… y ahora se sentía en… un lugar muy alejado del cielo?.

-Pajaritos a volar, cuando acaban de nacer….

'Las alitas a mover'… Pensó sin querer el rubio mientras veía la escena ante sus ojos

Habían acordado que su primera cita seria en el parque donde se conocieron por primera vez… idea de Taichi, y todo iba de maravilla.

Llego un poco ansioso, con su mejor ropa y su mejor peinado y su mejor amuleto de la suerte (un cacahuate chupado por Britney Spears), y solo tuvo que esperar unos cinco minutos en su lugar cuando vio al moreno llegar con una canasta de comida…

-Si un pollito quieres ser, la colita haz de mover y gritar…

'Pio pio… piopiopiopio'

Yamato se giro para no seguir distrayendo su retrospectiva con lo que presenciaban sus ojitos

'¿En que iba…?' Ha, si.

Cuando lo vio cargando esa canasta con dificultad le pareció de lo mas tierno pues su cara demostraba que le costaba trabajo, y como buen caballero que se consideraba… pues corrió a ayudarlo, solo para darse cuenta de lo pesado que era… Tai era mucho más fuerte de lo que parecía…

Pero en fin, haciendo un esfuerzo sobre humano, cargo la canasta sin presentar nunca una mueca en la cara… Todo sea por el bien de su cita.

Dieron un par de vueltas por el parque que parecía sorprendentemente lleno de personas, y después de mucho pensar, decidieron sentarse al lado de una fiesta infantil…

Flash Back

-Taichi… -dijo el rubio mientras un rubor ligero se implantaba en su cara.

-Si?... –pregunto el moreno al tiempo que lo miraba levantar una mano con el puño cerrado, la abrió y dejo ver una hermosa pulsera de metal negro.

-Es un… regalo

Por un momento, Matt creyó ver una sombra en el rostro de Tai, un recuerdo… pero desapareció tan rápido que al final dudo que siquiera lo hubiera visto alguna vez.

El otro chico levanto la mano, tomo el objeto y lo envolvió en su mano al tiempo que lo acercaba a su pecho y cerraba lo ojos, pensando

-Yama… cierra tus ojos –dijo después de un tiempo.

-Ehhh… -el rubio accedió lentamente… Tal vez un beso.

-Habré la boca –dijo mientras un sonido extraño se dejaba oír y después una mano se posaba en su barbilla y lo obligaba a echar la cabeza ligeramente para atrás.

'Dios… creo que va a ser francés', pensó con emoción y abrió la boca… Solo para volverla ha cerrar…

-Mmmmm, que rico… -dijo mientras masticaba y una gota apareció en su nuca- ¿Qué es?

-Es Res cocida con arroz, canela, chocolate, mostaza y nuez moscada –dijo Tai-chan mientras el también probaba un poco del guisado que había en la canasta y lo saboreaba- creo que me falto Laurel

Yama dejo de masticar… pero después de que le llego suficiente sangre al cerebro… decidió que si sabia bien no habría problema… Total, no le había puesto veneno de víbora

-Lastima que se haya acabado el veneno de víbora –dijo el chico mientras tomaba otra cucharada.

-¡¿QUE!

-Que que lastima que se aya acabado el centeno por la visita de Sora –explico mientras lo miraba confundido- es una persona con la que tratamos unos asuntos últimamente… y ayer llego a comer y nos acabamos la mayoría de los cereales que teníamos porque…

-Cof, cof

Una tos se dejo oír a su espalda y Yama se dio cuenta que la niña de la fiesta llevaba tiempo tras ellos. Sostenía fuertemente sus manos tras la espalda, y la sonrisa que acompañaba sus bellas y tiernas facciones no presagio nada bueno para el rubio.

-Ho… hola –dijo Taichan mientras la miraba con curiosidad.

-Ho… hola –respondió ella muy bajito mientras miraba sus zapatos nuevos-…. Yo… me… -y se detuvo, parecía apenada, pero el rubio apostaría a que la pausa era ensayada (aunque solo es la imaginación del chico)

-Si, ¿dime? –dijo el chico con una tierna sonrisa que hizo sonrojar a la niña.

-Me preguntaba si quisieran venir a mi… fiesta –concluyó mientras mostraba un pequeño sombrerito de fiesta.

'NO… shu, shu… no molestes en una cita', pensó rápidamente Matt mientras se imaginaba hacia donde iba esto, 'Lo vas a arruinar'

-Pues… no se…

'Así es Tai… mándala a volar y dile que estamos en algo privado… Íbamos a besarnos y luego yo iba a raptarte y ponerte en un castillo con miles de sirvientes… bueno, mejor con miles de sirvientes viejos y arrugados y así nunca podrías poner tu vista en nadie mas que en…'

-No estoy vestido para la ocasión –concluyo mientras Yama detenía la lista de posibles sirvientes viejos y arrugados que se había comenzado a formar en su mente.

La niña solo negó vehementemente con la cabeza.

-No… no es necesario ningún tipo de ropa… así como estas te vez… bien… muy bien -se sonrojo un poquito más- y… si quieren venir? –pregunto de nuevo.

Tai volteo a verlo… una suplica callada en su mirada…

-¿Podemos ir Yama? –bueno… tal ves no tan callada como debería.

-….mmmm… -El rubio lo pensó un poco- Esta bien –dijo con una sonrisa falsa.

'Además… conseguir que un asilo trabaje por turnos no parece buena idea'

Fin del Flash back

….

Y aquí estaba… viendo como Tai y una bola de mocosos aleteaba mientras jugaban y cantaban "pajaritos a volar"… o como quiera que se llamase.

Gracias a dios… la fiesta terminó rápido… creo que tenia en parque que ver el echo de que la madre de la mocosa uno había visto ese brillo asesino que precede a la locura irracional en sus ojos.

Y después de una rápida despedida… Caminaron en silencio por unos segundos… Parecía que el moreno no se había dado cuenta del extraño comportamiento del rubio… pues caminaba moviéndose de un lado a otro con una sonrisa… de repente se detuvo, y su sonrisa fue reemplazada por una mirada aguda.

-Tai… ¿Qué pasa?

Y hubiera esperado una respuesta, pero al tiempo que terminaba la pregunta, lo sintió. El mismo frió que recorría los rincones de su sueño, un frió que venia de dentro.

-Creo que alguien nos sigue –dijo el moreno mientras buscaba entre un árbol que había a su izquierda y giraba la cara.

Matt en medio de todo, se fascino por el cambio que había operado en el chico, se veía mucho más serio, e incluso parecía que su rostro había cambiado para darle una expresión más adulta.

-Je je je je

Una risa se dejo oír de entre las ramas del árbol, una enorme Jacaranda que estaba floreciendo, y cuando Yama pudo enfocar la vista, pudo ver a un chico de ojos grises, y cabello negro, tenia aproximadamente un par de años mas que ellos.

-Kouji –dijo Taichi a modo de saludo y de una manera tan cortes que el rubio se saco de onda, más por el hecho de que el moreno se relajo un poco, aunque todavía se percibía esa esencia pesada en el ambiente.

-Hola Ta-chan –dijo el chico al tiempo que saltaba desde la rama en la que estaba apoyado y caía al suelo- desde hace rato que te ando buscando. Quien es el tipo? –pregunto de manera poco cortes mientras lo señalaba con ligera curiosidad- na, no importa –no espero contestación- ¿Quieres jugar un juego?

Tai solo lo miro molesto y dijo:

-Es muy descortés… le diré a kouchi –concluyo mientras se cruzaba de manos de manera resentida y giraba la cara sobre su hombro

Y la atmósfera se corto de repente.

-No, Ta-chan… no puedes hacer eso –dijo de manera desesperada mientras ponía cara preocupada- Lo siento, no lo volveré a hacer –suplico colgándose de su manga.

-Bueno… tal vez también seria conveniente decirle a Keru y a Yumi, les voy a decir que te portaste mal con Yama.

Los ojos del chico se agrandaron mientras suplicaba aun más fuerte.

-Pero ya pedí disculpas… ¿qué mas quieres que haga? –el rostro de Kouji se ilumino y comenzó a buscar como desesperado en su pantalón- Aquí esta! –exclamó mientras extraía algo de ella- mira, es mi ultima barra de chocolate –dijo al tiempo que la ponía frente al rostro del chico.

Yama se fue de espaldas… aunque pensándolo bien, debió haberlo previsto.

-Mmmm –Tai ya dudaba, pero luego de unos segundos la tomo- Bien, pero tendrás que pedirle una buena disculpa a Yamatto –concluyo mientras comenzaba a desenvolver la barra.

Y la atmosfera se volvió fría de nuevo mientras el chico lo volteaba a ver resentido y molesto, no dijo ni una palabra. Y Matt se pregunto que podría haber echo para molestar a…

-Te estoy viendo, Kouji –sonó la voz melosa del moreno mientras saboreaba su dulce.

-Lamento… haber sido descortés contigo –lo dijo con una expresión que indicaba todo lo contrario y que Tai no pudo ver por estar masticando con ojos cerrados.

-Está bien –el rubio trago seco, pero lo miro de igual manera.

Pasaron unos segundos de incomodo silencio, hasta que el moreno termino y dijo con una gran sonrisa.

-Esta bien –dio la ultima mordida- ¿Qfé Fjuegfo quefias fugar?

-O.O -Kouji

-n.ñ –Yama- Tai?... que no te enseñaron a no tragar y hablar al mismo tiempo?

El chico pareció apenado, y bajo la vista al tiempo que un ligero rubor se instalaba en su rostro. Trago.

-Perdón… ¿Qué decías de jugar?

El chico se tardo un poco en reaccionar, pero cuando lo hizo, volvió a poner un rostro frió y dijo con vos cansada:

-Ha, olvídalo, se me quitaron las ganas –Tai y Yama lo miraron con rostro de interrogación y Tai levanto una manita hacia su manga y jalo de ella con rostro preocupado.

-Lo siento… pero es que… te portaste mal con Yama… yo… -bajo la vista avergonzado.

Kouji lo miro y sonrió manteniendo su rostro cansado.

-No es eso Ta-chan –levanto una mano y señalo a la Jacaranda- haya atrás, -comenzó una explicación- hay unos matones que me deben un favor, y planeaba mandar darte una golpiza –soltó como si nada y el rostro de Yama se contrajo con asombro, pero el moreno mantuvo la vista en el suelo- Por… ya sabes… -siguió viendo de reojo al rubio- además como esta de visita el sueño en tu casa, pense que no podria haber otra oportunidad… mañana llegan no?.

Más que una pregunta fue una afirmación y Tai solo asintió, respiro un poco mas relajado y levanto el rostro.

-Si ese es el caso, está bien –una gran sonrisa apareció.

-Tai… acaba de decir que planeaba darte una golpiza –aclaro el moreno.

El chico negó con la cabeza vehementemente.

-No importa Yama… yo… -bajo una vez mas la cabeza- me lo merezco.

El rubio iba a preguntar… lo iba ha hacer, en verdad, abrió la boca, intentando que la frase se formulara, pero la cerro y solo consiguió parecer un tonto.

Es que… se dio cuenta, de que aunque preguntara no iba a obtener respuesta. Los miro de arriba abajo, cerró los ojos y los abrió enojado. Cerró los puños y los apretó fuertemente hasta el punto de hacerse daño, para no llorar, para mitigar el dolor creciendo dentro, y comenzó a caminar.

-¿Pasa algo… Yama? –la pregunta le llego débil pero clara a sus oídos, apenas había dado unos pasos.

Giro.

-¿Pasa algo, ¡¿Qué si pasa algo! –y se detuvo un poco, al ver el rostro de Tai asustado- lo que pasa, es que no puedo creer lo que me haces.

-¿Qué…? –comenzó Tai.

-Que, ¡Que, ¡Que, ¿Es todo lo que sabes decir, pues te diré lo que haces. Me lastimas, me duele no saber que pasa contigo, me duele que tengas tantos secretos y que no puedas contármelos, porque se que no puedes –dijo rápido al ver como el chico habría la boca, camino hacia él y lo sostuvo con fuerza por los brazos, haciéndole daño sin pensar- Tal vez, podría ignorarlo –continuo con un tono venenoso mientras el chico ocultaba la vista en el suelo- hoy solo quería tener una cita… ¡una cita, y se presenta una ridícula niña con una ridícula invitación tonta y tu me jodes la…

Una sola lagrima cayo sobre su agarre, una lágrima que lo golpeo mas fuerte que un auto y lo saco de su transe mas rápido que un balde de agua helada. No se había dado cuenta de que el chico lloraba hasta que…

Taichi levanto su cara llena de lagrimas y lo vio con… miedo.

…Fue muy tarde.

Paso el tiempo… y solo se escucharon los sollozos del moreno que traspasaban el silencio y se clavaban en el corazón del rubio.

-Yo… hic… yo… lo si-hic… siento… no-hic… no quería-hic –y ya no pudo decir más.

-No… -dijo preocupado Matt suavizando su voz todo lo que podía- por favor… no llores –y estaba por limpiar su rostro de las lagrimas que no había limpiado ni una sola vez, cuando Tai se alejo de el y lo miro asustado- ¿Por qué…? –'¿Por qué me tienes miedo?'

Tai lo miro aterrado… quería acercarse a él, pero no pudo decir, hacer o sentir nada más que… ni sabia lo que sentía.

Así que solo dejo caer la bolsa con algunos sobrantes de la comida y salio corriendo de ahí, sin mas. Dejando a un niño confundido, pues así se sentía Matt por el momento, un niño entupido y perdido.

-Que… tonto –se escucho una voz y el chico levanto la vista.

Kouji, mirándolo sobre el hombro sonreía de manera sadica. Yamato pensó que tal vez el chico lo golpearía por la osadía de lastimar a alguien tan puro, pero Kouji solo camino hasta perderse de vista.

A veces… las palabras duelen mas que los golpes. Y muchas veces, duelen mas a quien las pronuncia.

Y Yamatto Ishida supo muy bien que era verdad.

…..

Las pesadillas son realidad.

…..

Gracias por leer