OK EH AQUÍ EL SEGUNDO CAPITULO QUE NO SERA PUBLICADO HASTA QUE MAKI LO VEA, PERO COMO NO LA EH VISTO EN UN BUEN RATO QUIEN SABE CUANDO SE PUBLIQUE JIJIJI

ADVERTENCIAS SHOMEN AI ES DECIR HOMOFOBICOS FUERA DE ESTE LUGAR, GRACIAS…

FORBID LOVE 2

Ren llega a su habitación, esta cansado después de lo sucedido en la playa ah estado esquivando a Horo toda la noche, no bajo a cenar, se baño antes que todos, y de ahí corrió a su habitación donde ah permanecido encerrado, que habría pasado si Yoh no hubiera intervenido. Ren cierra los ojos mientras recuerda el abraso de Horo y piensa en que ah sido un cobarde, pero en parte el chico le hace sentir cosas que jamás ah sentido y eso lo pone muy nervioso

Tocan la puerta de su cuarto.

-Ren, puedo pasar...?

Ren escucha la voz, pero tiene excusa alguna, simplemente se acuesta en su futon y finge estar dormido. Yoh, preocupado, vuelve a llamar.

-Ren No vas a cenar? te estamos esperando...

Ren sigue sin moverse, digo después de hacerse el dormido no hay marcha atras. Después de un rato, fuera del cuarto de Ren solo hay polvo. Una hora después, la casa estaba sumida en silencio; excepto por una cosa: Ren con mayor seguridad al creer que están todos dormidos, se levanta y empieza a bajar por las escaleras, la verdad si tenia mucha hambre, pero no deseaba ver a Horo por ningún motivo. En su cuarto, Horo escuchó un ruido en el pasillo y decidió averiguar de quien se trataba después de todo no podía dormir pues en su mente los hermosos ojos suplicantes de Ren no abandonaron su cabeza en ningún momento. Ren abrió el refrigerador y tomo su leche tratando de olvidar los mágicos momentos que vivió esa tarde en la playa

-Supongo que de ahora en adelante me gustara más el mar

Dijo riendo con cierto cinismo que escondía sus sentimientos

-Y se puede saber por que te gustará más de ahora en adelante...?

Interrumpió una voz a sus espaldas

-Porque me ahogué! O casi...?

Ren casi se ahoga con la leche, al escuchar la voz de Horo pero trata de ignorarlo volteando a otro lado "Genial, Dios no puedes ser más cruel" Piensa Ren

-No tonto si te hubieras ahogado ya viviría en el mar...!

Dice Ren en forma de broma

-...En ese caso, desearía ser el mar...

La voz de Horo sonaba triste. Ren se sonroja al escuchar eso, pero no sabe que hacer, se pone nervioso, le encanta lo que dijo Horo pero no sabe como reaccionar, se levanta y camina al lavabo escondiendo su cara sonrojada de la hermosa mirada de Horo. A pesar de que no se perdió la reacción de Ren, Horo está tan desanimado y desilusionado que no hace nada para acercarse al chino. Sólo contempla la blanca espalda que parece que nunca será suya.

Y espera, en silencio. El silencio incomoda a Ren y voltea a ver a Horo y reuniendo todo su coraje se acerca a el y toma su mano suavemente

-Yo…

La voz se le corta y siente un nudo en la garganta, levanta su mano y acaricia la mejilla de Horo suavemente. El gesto de Ren hace que el corazón del peliazul dé una voltereta hacia atrás, pero como Ren no dice nada, decide tomar la iniciativa. Inclinando la cara para sentir aún más la mano de Ren, acerca sus labios y le besa el cuello suavemente, para apartarse después. A ver qué pasa

Sus ojos recobran el brillo perdido mientras se sumerge en la dorada mirada del chico enfrente de él. Ren lo mira con una sonrisa pero a la vez una lágrima sale de su ojo derecho, da un suspiro y besa suave y tiernamente al chico de cabellos azules. Ahogando un hondo suspiro, el ainu abraza fuertemente a Ren lame un poco sus labios, intentando separarlos para profundizar el beso

Ren sede al beso del ainu, un beso que siempre había deseado, pero al separarse Ren dice:

-Lo siento Horo

y sale de la cocina y regresa a su habitación donde dejándose caer en su futon comienza a llorar

Horo se deja caer en el suelo

-No comprendo a este muchacho

Yoh vé a Horo tirado en el suelo y escucha lo que dice.

-Piensa Horo, Ren siempre ha sido frío, el revelar sus sentimientos le es difícil a de más la imagen es importante para él, que dirá el mundo si sabe que se enamoro y de un chico

Dice Yoh sentándose en el suelo frente al ainu con la sonrisa boba que siempre trae. Horo pega un brinco de dos metros

-YOH! que demonios haces aquí?

Yoh mira a Horo con su tonta sonrisa y con su voz de niño dice

-Nada, solo baje por un baso de agua y los encontré aquí, pero no quise interrumpir jijiji...

El pobre ainu se sonroja hasta las raíces de los cabellos, pero no dice nada solo se queda mirando el suelo, pensativo

-Jijiji... No te apenes Horo no tiene nada de malo el que te guste un chico

Dice Yoh despreocupadamente. Horo está tan acostumbrado a que Yoh se dé cuenta de todo que esta vez no se sorprende de la franqueza del shaman enfrente de él.

-Es que, Ren…

Horo está sin palabras. Yoh lo mira tranquilamente sin presionarlo, espera que su amigo aclare sus ideas, mientras lo sigue viendo con su gran sonrisa. Cuando Horo Horo levanta la cara, en sus oscuros ojos se pueden apreciar las lágrimas que luchan por no salir.

-Es que si Ren no me quiere entonces porqué dejó que le besara…? A veces quisiera que me lo explicara… A veces quisiera nunca haberlo conocido...

Horo comienza a llorar. Yoh se acerca a su amigo y poniendo una mano en su espalda dice con calma

-Ren es frío como una roca, o al menos aparenta eso, pero por dentro es un niño chiquito preocupado por todo y todos, él te ama Horo, pero tiene miedo de hacerse débil por ese amor

-Pero por otro lado, si no hubiera sido por ti, Yoh...

Mira a su amigo esbozando una pequeña sonrisa

- ...No habría sabido nunca nada de Ren Tao Jamás habría visto sus hermosos ojos dorados, ni habría sido tan feliz con él... gracias

Yoh solo sonríe y se pone de pie mientras dice

-Bueno, tu tranquilo Horo, ahora déjame llevarle su vaso de agua a Anita antes de que me mate

No puede evitarlo: Horokeu estalla en carcajadas.

- Sí ve antes de que me mate a mí también por demorarte

Horo ve a Yoh alejarse, mientras piensa que si es verdad lo que Yoh le ha dicho, debe pelear para que Ren lo acepte así que toma nuevos ánimos, Horo sube las escaleras, hacia el cuarto de su Ren Tao...

Pero lo encuentra en la puerta con una cara medio seductora, sus ojos están algo hinchados mas aun así su porte es medio sensual, Ren mira a Horo y sonríe con delicadeza. Las manos y piernas de Horo parecen de gelatina, mientras que su cara parece que va a explotar. Se arma de valor y da un paso hacia el chico de ojos felinos. Ren extiende la mano y toma suavemente la de Horo y lo jala hacia dentro de la habitación lentamente

Con su mano libre, Horo-Horo cierra la puerta detrás de él. En el cuarto de enfrente, Yoh sonríe mientras cierra la suya propia.

-Esos dos son el uno para el otro, no hay duda...

Ren acaricia suavemente el mentón del chico y le sonríe con ternura, mientras despacio acerca su rostro al chico de cabellos azules.