"Tour in the Dimension"

By Aika Asakura

Ninguno de los personajes de Shaman King me pertenecen, es más si así fuera no sufriría esperanzada por una segunda temporada. Es gracias al ingenio de Hiroyuki – el autor y dueño de los derechos reservados de Shaman King- que mi mente vuela para escribir esta secuela nacida de mi loca cabeza. !Gomen por la demora!

Esto es un MalexMale, Así que si no eres partidario de este género del anime, mejor no sigas leyendo. Por el resto disfrútenlo n.n !Un capitulo diez extenso!

En el Cap. Anterior:

-¡Centroamérica está siendo atacada!- alertó de inmediato con preocupación.

Pronto las alarmas empezaron a escucharse en todo el recinto.

-Soy tu rival – replico sin mucho interés—tendrás que vencerme para poder obtener una de las estatuillas- explico cruzándose de brazos.

-¿Vencerte?...- pregunto alzando una ceja- eso será muy sencillo- alardeó el chico violáceo.

-Lo dices por esa presencia – sin inmutarse preguntó Anna.

-Usted, también la sintió.

Con Ustedes el capitulo diez de:

Cáp.10: "El Secreto de Lobo "

¿Quién puede asegurar que el frío de las montañas no impregnan en tu piel, dolor? El aullido de rencores flotan en el viento.

Demonios posesionan tu alma y te obligan a revelar el animal que cercena tu corazón.

Él, aspiro con dificultad.

-¡Ajas!...

Todo se había detenido.

-¡Ahs!...

Su cuerpo cayó sin reparo contra la fría nieve golpeando la parte frontal de su cabeza con una prominente roca.

¡Clic! – Rebotó su cabeza.

Los recuerdos revolotearon sin orden en su memoria, ahora quebradiza, a tientas uniforme.

Con pocos segundos de propinarse contra el suelo Len intentaba colocarse de pie. Amenazaba contra su personalidad.

-¡Ajas!

Por su lado el Ainu, permanecía inerte con las pupilas temblorosas clavadas en el charco de sangre que vertía del cuerpo del Tao.

Su corazón se desbocaba ligero. Sin temor a sentirse quien era. Con renovadas sensaciones.

En aquel demoníaco ataque se había desprendido de tanto odio. Su alma estaba tranquila como sedada. Indiferente pero temerosa.

Intentaba procesar información de lo sucedido. Y lo único palpable, un Len mal muerto.

Las doradas gemas del Tao estaban opacadas. Su memoria no se desprendía de la anterior faz desvirtuada de Lobo.

Esa desfigurada máscara que escupía odio por todo rasgo.

-¿Suficiente?...- pronunció Lobo consciente de la situación, aunque extrañamente ajeno a ella.

-¡Grks!... por supuesto que no – escupió con molestia por simple inercia mental.

Sintió como se aproximaba cierta aura espiritual. Su visión era borrosa por las copiosas gotas de sangre que caían de la herida en su frente.

-¡Vamos Neko! Estas por desfallecer...- replico con sorna- es mejor dejarlo hasta aquí... tú no eres rival para mí- le susurro.

Len abrió con desmesura sus ojos. Ese canalla se estaba mofando de él y lo patético del asunto era que no podía hacer nada para oponerse.

Nada...

Y Algo se estaba ocultando en su cerebro...

Estaba perdiendo la secuencia de los sucesos...

Empezaba a divagar...

La grotesca imagen de Lobo fusionada con el de aquella bestia seguía intacta.

Y a la vez una cálida sonrisa en aquella misma faz luchaba por dominar.

-¡Horohoro!- musito con dicha.

Lobo le vio asombrado.

-Horohoro...- le replico alzando su ceja derecha.

-¿Qué¿Ahora deseas ver al miserable Ainu? – la mención de su alter ego lo despabiló.

Len agacho su rostro, ocultándolo entre los mechones de su cabello.

-Está cerca... – musito al Ainu.

La presencia del bi color se aproximaba a gran velocidad. Iba por él.

-¿Qué? – pregunto extrañado.

"Horohoro está cerca..."- palpitó el pensamiento de Len.

Lo sabía, lo sentía, su amigo Ainu estaba a pocos metros de él.

Para ser exactos parte de él estaba frente suyo, extrañándose de sus palabras.

-¡Deja de decir estupideces Len Tao¡Tu amiguito no puede estar cerca! – rabió el incrédulo Lobo.

Por su parte Len había logrado incorporándose y con paso vacilante se dirigía hacia el arisco Lobo.

-¡Por supuesto que lo está!- musito.

La sangre seguía brotando de sus heridas. El último ataque de Lobo, esa técnica especial que le abrió los sentimientos frustrados del bi color lo había dejado mal trecho con múltiples heridas en su cuerpo, pero la de cuidado era la de su frente, la cual no dejaba de sangrar.

-¡Admite tu derrota Tao y marchémonos de aquí!- suavizo su tono de voz.

"Está muy lastimado.. si no regresamos pronto con Tamao-sama.. puede ponerse peor" – medito sintiéndose culpable por el estado sangriento del Tao.

-¿Marcharnos¿Por qué si esto acaba de comenzar?- respondió el chino cuyo andar asimilaba el de un zombi.

-Tonterías...- dijo.

Sus palabras se acallaron al percatarse lo próximo que estaba Len de su cuerpo.

-¡Mirai Len dijo muchas cosas!- replico el Tao- pero nunca habló de tu malestar por Yoh- insistió con sus suposiciones.

La espinita volvía a pinchar el corazón del Ainu.

-¿Por qué no había nada que decir?- respondió inclinando el rostro.

-Pero opino lo contrario- musito agitado. Aire exigía sus pulmones y coherencia sus pensamientos.

Un revoloteó de nauseas rodeó su cuerpo. En definitiva ese ataque seguía martillando su cerebro.

-No insistas con tonterías...- exclamó.

Pero ya no podía seguir negándolo, en el último ataque reveló ante el Tao la cruz que oprimía su corazón.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-. Flash Back-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Sus suposiciones al parecer habían sido falsas. Lobo se enardecía con él en cada ataque y por más que su espíritu de lucha lo motivaba a permanecer en la pelea.

Sus fuerzas decían otra cosa.

-¡Ya veo! – replico – Ahora comprendo por qué Mirai Len, nos buscó – proliferó.

-¿Por qué?, según Tú- pregunto en el instante en que los filos de sus respectivas armas chocaron.

-¡Grks!.. él sabía que no podría contar con tu apoyo... por eso nos buscó – gruñó.

-¿Novedad?- pregunto con ironía.

Aunque la intención de Len no era agredirlo sino descubrir el objeto de odio del Ainu.

"Desea venganza, tiene rencor.. lo sé porque así fui cuando estaba preso en la oscuridad... cuando odiaba a mi padre"

Un azote más del fornido Lobo lo impulso contra el tronco de un árbol.

-¡grks!- brotó sangre de su boca- ¡Je! Sabía que solo en Tokio alterno estaba la persona indicada... en la cual podía confiar – masculló con su espada en alto.

-¿En serio y quién?- pregunto con seriedad... el jueguito de palabras del chino ya no le parecía gracioso.

-¿En verdad quieres saberlo Lobo?- espeto con malicia. Horaiken desprendía un aura dorada impregnada del poder del Tao.

-¡Grks!...- la rabia contenida punzaba poco a poco.

Sentía hastío, molestia. ¿Por qué?... presentía que lo que diría el chinito no le agradaría para nada.

Quien indeciso hablaría... pronunciaría al posible responsable del odio del guerrero o Tal vez se equivocaba y el odio de Lobo se debía a otros motivos... aún así...

-Mirai Len sabe que solo puede contar con Yoh Asakura...- pronunció con lentitud el nombre.

-En serio-dijo- pues que le aproveche...- termino respondiendo con suma tranquilidad.

¿En verdad el Ainu detestaba tanto a su alter ego (Mirai Len) por ello el brillo de vacuidad en su mirada?. El hastío , la rabia ante su presencia.

Sin embargo los vellos de su piel se erizaron. La temperatura bajo de golpe. El frío cubría de hielo todo a su alrededor. El cuerpo inmóvil de Lobo desprendía un aura plateada con haces celestes negruzcos.

Un par de destellos eléctricos rodearon el torso de Lobo. Y la imponente figura del lobo blanco se prendió a su espalda. Una bestia de pelaje níveo, garras afiladas y un par de ojos azul oscuros, rugía desgarradoramente.

-Lobo...- replico extrañado Len, la actitud del bi color no le inspiraba confianza.

-Así...que Yoh... – respondió.

El viento sopló con tal vehemencia que copos de nieve se alzaban cual hojas en otoño.

-Terminaré con esto- replicó enternecido y con los ojos entrecerrados.

Un magnifica esfera de poder se acumulaba entre sus vacías manos. La espada de hielo similar a Horaiken había sido disipada. Las ropas del Ainu se oleaban en la intensidad del viento. Los largos mechones bi color se alborotaban en esa intensidad de poder.

-Lobo...- volvió a decir Len.

Horokeu clavó sus pupilas en su oponente.

"Len"- pensó. Sin embargo la imagen del chino frente a su rabia no era la del Tao de Tokio alterno sino el de su ex Koi.

El violáceo de cabellos largos, postura sensual con una mirada destellante... "ese brillo" el brillo que sus pupilas habían recuperado después que regreso del alter mundo.

¿Había sido por ese traidor de Yoh Asakura?

-Siempre Yoh...- refunfuñó

-¡Grks!... Siempre él...- grito liberando la energía negativa.

-¡Aaaaaaaaah¡TE DETESTO! – prolifero con despecho. Mientras los haces de poder destruía todo a su paso. Hielo, iceberg, polvo, explosión.

El pequeño bosque de la montaña de Hokkaido, se congelaba paulatinamente.

-¡YOH¡YOH¡SIEMPRE EL IMBÉCIL DE YOH! NO LEN... SIEMPRE TU AMIGUITO DEL ALMA... ESE IDIOTA TRAIDOR... – reprochaba .

Instintivamente la bestia guiaba los potentes golpes del Ainu contra el pequeño cuerpo de Len. Quien con sus orbes desubicadas escuchaba atónito las palabras de Lobo.

-"YA ESTOY CANSADO DE TODO"- ¡grks! – gruñó histérico.

Era espeluznante la escena. El cuerpo de Horokeu se convulsionaba de tanto poder desatado. Su imagen se fusionaba con el de la enorme bestia a su espalda. Las extremidades del Ainu, se tornaban bestiales y l as de la bestia se antropomorfizaban.

El colapso de energía negativa no solo afectaba su medio, sino a su poseedor. Por un instante temió.

-Él lo detesta... –atónito replico Len. Estaba en lo correcto Lobo sentía celos por Yoh...

No simples celos...

era un sentimiento más allá... era odio.

¿Por qué¿Qué sucedió entre ellos dos? Si el Yoh de ese mundo había muerto hace tiempo.

¡Lo averiguaría!

El instante se detuvo para ambos en esa espeluznante coalición. Cuyos destellos fueron percibidos por ciertos shamanes a pocos metros de ahí.

-¡Grks!- rugía. El alma de Lobo luchaba contra un poderoso espíritu. Contra un ente violento. Y en dado caso se desquitaba con incesantes ataques hacia len.

Quien entre golpes y aruñazos, no impedía recibirlos. Sus energías y esfuerzo se contraía contra sí mismo. No apartaba de su cabeza su nueva intriga, el odio de Lobo hacia Yoh.

Además, la desesperación, el sentimiento de traición que albergaba Lobo, de cierta manera los trasmitía en sus poderes. Len se vio penetrado en los vagos recuerdos de aquel Ainu.

Horokeu Usui odiaba/ odia a Yoh Asakura por robarle el amor de Mirai Len. Ambos lo traicionaron.

-¡No puede ser posible!- musito para sí.

"¿Entonces Mirai Len no está enamorado de Horohoro? Solo quiere jugar con él" – sonrió con tristeza.

En esa laguna Estigia cargada de odio, donde dos almas se oponían, Len se sintió identificado con el Hokkaideño. La traición es la peor de las recompensas.

"Fuyu- Dark- Ice Soul" – escuchó el temible ataque.

Su cuerpo fue prisionero en una esfera de poder. En el interior recibió cuantos golpes fueron posibles sumados a la fuerza de gravedad al ser alzado por los cielos.

-¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!- el grito desgarro su garganta.

-¡Crack!- y quebró el corazón de otro.

El torbellino de hielo que protagonizo Lobo se disolvía.

El caos imperante en cuestión de segundos se acalló.

Len!- suspiro Lobo.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.- Fin del Flash Back.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

El silbido natural de la montaña retorno.

El resplandor que avistaron Anna y compañía desde la cabaña se esfumo.

-Al parecer los combates se están tornando muy en serio- fue el temeroso comentario de Manta.

-¡Señorito!- exclamo preocupado Bason. El hilo de vida que se extinguía no era otro que el de su apreciado shaman.

Koloro, Tokagero, Amidamuru y Morphin tiritaban. El poder destructivo de Fuyu Ryo rayaba en maldad.

Incluso la sacerdotisa percibió el demoníaco ataque de Lobo.

-¡Joven Lobo!- exclamó desconcentrando a la rubia.

-¡Nunca aprendes¡Es necesario que se desprenda de todo ese rencor¡Solo así Lobo podrá ver las cosas con mayor claridad!- replico Anna.

-Sí... ¿pero a que precio? – confrontó.

-No subestimes las fuerzas de Len Tao...- fue lo último que respondió.

Si deseaban ayudar a los shamanes a salir victoriosos de un combate más aterrador que ese, necesitaban romper los cincos sellos para llevar a cabo la técnica especial, pero antes retendría ese espíritu rencoroso que se colaba entre ellos.

-"Annita"- ambas sacerdotisas escuchaban el sollozo de ese espíritu.

Alma en pena cuyo amor lo mantenía atado a este mundo. Un conjuro poderoso aprisionaba el éter de dicho espíritu en un vacío inaccesible a todo entidad humana o espectral, excepto a la creadora de tal hechizo.

-¡Anna Asakura!- suspiro entre jadeos Tamao-sama – ella... – vio a la rubia sentada frente suyo.

-¡Tendremos que hacerle una visita a la ilustre esposa de Hao Asakura!- con copiosas gotas de sudor expreso Kyoyama con ironía.

En tanto.

-Ese destello – Mirai Len corría a toda prisa seguido con cierta dificultad por el Ainu.

Ambos pospusieron su combate al sentir la presión del "Fuyu- Dark- Ice Soul" de Lobo. Mirai Len conocía la potencia de aquel poder.

Y Horohoro presentía lo peor. Aquel choque de poder espiritual heló su sangre. El destello de uno de los shamanes era el de Len.

No podía equivocarse su alter ego, "ese mal nacido de Lobo" se enfrentaba a su amigo.

"Resiste Len... pronto estaré contigo"- se decía al correr más a prisa.

Mientras tanto en el amanecer de Centroamérica.

Las fuerzas de los apaches, equipos de hielo y fuego hacían frente a las fuerzas de Hao. El endemoniado rey de los Shamanes tenía planeado exterminar a los restantes seres humanos con el objetivo de sacar a Yoh Asakura, el alter ego de su hermanito, de su escondite.

Con Lyserg en sus manos, lo que sucediese al grupo de ineptos poco le importaba. La orden explícita era exterminar al castaño.

Turbín y Nicrom al mando de las tropas se deleitaban en la masacre. Combate donde la resistencia disminuía.

El poder mítico y legendario de los apaches a penas hacía frente al colosal ejército.

Natsumi, la aprendiza de Lobo, en compañía de Aidé y Maki luchaban a más no dar.

La peli negro no permitiría decepcionar a su tutor, le demostraría al bi color lo capaz que era y cuanto había aprendido.

En el fondo, su secreto deseo perfilaba en conseguir la simpatía del Ainu. Tanto para Aidé como al chico de cabellos café claros las intenciones de su colega no era un secreto.

Ambos habían presenciado esas demostraciones exageradas de admiración de la pupila hacia su mentor. El cual para desdicha de la chica no muestra indicio de corresponderle.

-"Seré la mejor de los shamanes"- era el lema de la peli negro.

Digna poseedora de un espíritu acompañante legendario – Mago Azul (Tensai Ao)- sostenía formidables batallas contra sus colegas, entre ellos la mejor, pero aún lejos de las habilidades de los mentores.

En especial de Tao-san... el principal rival de la shaman.

Los demás shamanes incrementaban sus poderes espirituales. La balanza empezó a equilibrarse cuando el equipo del viento hizo acto de presencia junto a los aprendices restantes, subordinados de un jovencito de cabellos azul oscuros alborotados y pupilas rojizas, Yoshua, el poseedor de la simbiosis dragón.

-¡Eh! Por fin hemos llegado- replico el jovenzuelo a su superior.

-¡A tiempo! – respondió Aidé ante el descortés silencio de Natsumi.

-¡Oso¿Y cuántos tíos son?- siguió preguntando el chico desde el cielo encima de su doble dragón.

-El batallón va desde Turbín hasta Nicrom – espetó Maki con su fusión de almas con un arrogante Júpiter –dios antiguo griego, Zeus- "Tremulantes Relámpagos"

El joven griego se deshacía sin dificultad de sus rivales.

-¡Que Guay! Haz mejorado esos relámpagos Maki-san- elogio el peli azul. Provocando un leve sonrojo en el castaño.

-¡Un poco de ayuda por estos lados no estaría mal Yoshua-san!- molesta replico Aidé.

-¡Ea! Disculpa tía... pero me he entretenido con los ataques... no os preocupéis que Duble y yo haremos de las nuestras.. observad – respondió sonriente el shaman desplegando un par de alas doradas de su simbiótico dragón plateado.

-"Antalgia Celestial" (1)– en un abrir y cerrar de ojos el peli azul fusiono su cuerpo con el dragón.

-¿Antalgia celestial?- extrañada Natsumi detuvo su ataque para presenciar la nueva técnica del carismático Yos-chan.

El legendario dragón expandió su longitud alrededor de un escuadrón completo de Turbín, cubriendo con sus alas doradas el campo.

Haces de luz multicolor se escapaban entre las escamas de Duble. En lugar de una explosión masiva, el poder combativo del espíritu acompañante de Yoshua hizo implosión.

-¡Wao! – asombrado Maki y sus allegados no creían ver la capacidad del shaman español en suprimir el dolor de sus enemigos para derrotarlos.

El enfrentamiento continuo equilibrándose, para desagrado de los hombres de Hao. Castaño peli largo que recibía las nuevas malas de sus tropas.

De regreso en la montaña de Hokkaido.

Ya estaban cerca podía percibirlo. A los lejos desde la empinada de rocas, Horohoro vio con angustia a ambos shamanes en un devastado ambiente con riachuelos de agua descongelada combinada con gotas de sangre-

-"!Len!"- descubrió atónito.

Este parecía susurrarle algo al odioso de Lobo y esté insistía en negarlo. Mirai Len permanecía en la copa de uno de los árboles del devastado bosquecillo.

-¡No es necesario que gastes tus energía Len Tao!- irrumpió Mirai Len incapaz de soportar el espectáculo de su alter ego y menos en la postura en que se encontraba, casi encima del Ainu.

Lobo permaneció en silencio. La presencia de su ex Koi lo descolocó.

En cambio Len sintió desprecio.

Estaba seguro que Mirai Len había traicionado la confianza del Ainu y no permitiría que sucediese lo mismo con Horohoro.

Lobo permanecía incauto. Len le advirtió que su otro yo estaba cerca y así fue. Y si sus habilidades no le engañaban el bi color estaba a espaldas suyas.

Ainu, cuyo corazón se oprimía al ver que el sangrado de Len no paraba...

El violáceo perdía la conciencia y las palabras de Mirai Len le fueron apenas audibles...

...una imagen de un chico con ropas tradicionales corriendo hacia él, pronunciando un nombre, lo conmovió...

...-Horohoro...- extendió su mano para alcanzar al bi color que se aproximaba, pero nunca llegó.

...la oscuridad lo cubrió.

-"¡LEN!"- el aullido sucumbió en el silencio de Hokkaido.

El violáceo cayó desmayado en brazos de Lobo.

-Necesitamos hablar...- dijo a su ex Koi, mientras sostenía con ternura el cuerpo del Tao.

-No tenemos nada que hablar- expresó Mirai Len.

-Te equivocas...- agrego sin poder continuar ya que un afligido Horohoro llegó para arrebatarle de sus brazos el ensangrentado cuerpo de Len.

-¡Len!... ¡Len... vamos háblame!...- las lágrimas corrían por sus mejillas.

-¡Len!... ¡Vamos arrogante, respóndeme¡Neko!- reprochó sacudiendo levemente el cuerpo inmóvil del chino.

-Hay que trasladarlo con Tamao-sama- replico Lobo aproximándose con notable aflicción.

-¡Grks! ... no te acerques- gruñó despectivamente Horohoro hacia el shaman.

El aura de calidez con que cubría el cuerpo de su amigo, se torno frívolo. Rechazaba la presencia de "ese inhumano" que causó el estado de Len.

-¡Esto es culpa tuya!- recriminó clavando con desprecio sus pupilas en Lobo quien con desacierto calló.

-¡Tranquilízate Horohoro¡Lo importante es llevar a Len para que Tamao-sama lo sané – intervino Mirai Len poco deseoso de ver un enfrentamiento entre sus amores.

-Si... – asintió. No sin antes ceder un poco de su poder espiritual al cuerpo de Len, novedad para los shamanes.

"¿Cómo puede hacer eso?"- se preguntaron ambos Mirai.

-¡Ya estás a salvo Len!- susurro el Ainu a su amigo, mientras lo acomodaba a su espalda y a su vez se equilibraba sobre su tabla.

Desliz abajo descendieron lo antes posible de la montaña. Horohoro hacía todo lo posible por no perder el control en el estrepitoso descenso.

"Pronto llegaremos Len"- era su pensamiento.

Tanto Mirai Len como Lobo le seguían de cerca, saltando de un árbol hacia otro.

"Todo esto es inconcebible"- se recriminó Lobo. Siendo invadido por la flaqueza.

Estaba cansado, agotado de todo esa carga negativa. "Ya no..."- detuvo su avance. Vio como Horohoro se deslizaba con Len en su espalda.

-Si tan solo- dijo al ver la escena con nostalgia.

¡Crash! - ¡Glups!- una convulsión pulso sus costillas.

De inmediato arrojó de su interior una sustancia amarillenta- ¿Qué demonios? – empezó a contraerse- ¡Grks¡Arks!

-¡Déjalo salir!- escuchó la voz familiar.

-¿De qué hablas?- preguntó a la presencia.

-Es tiempo que sea liberado Horokeu- prosiguió el ente.

-Después de todo lo que ha sucedido, deseas que me deshaga así de fácil de él- retó a su interlocutor.

-Yo te lo di... y yo misma puedo arrebatártelo. Ahora que Hao tiene lo que deseaba no se detendrá en cumplir sus objetivos- explico.

-¡Maldita Bruja¡Grks!- lánguido, sostuvo su abdomen con desespero al intensificarse el dolor en su interior.

-Además tu afable sacerdotisa está empezando a irritarme- expelió la rubia.

Un alce de mano en dirección al cuerpo intranquilo de Horokeu fue suficiente para dejar inmóvil al guerrero.

-¡Horohoro!- presintió Mirai Len deteniendo su curso. Viró hacia atrás en busca de su compañero.

-¿Dónde...?- detuvo su aflicción. La salud de Len Tao, era más importante.

Aunque, el horrible sentimiento de angustia le oprimía el corazón. "Horohoro" – pensó al cerrar sus ojos con dolor.

A pesar de todo, seguía amando al "cabeza hueca".

Por otro lado en la cabaña, tanto Manta como Pilikka aguardaban la llegada de sus amigos.

Hacía poco Dark Ryu había arribado dando favorables referencias de Lyserg. Pilikka, la shaman, permanecía en su escondite en espera de uno de los guerreros quizás Ryu.

-¡Espero que no demoren mucho!- Replico Manta.

-¡Muju!- asintió Pilikka.

-según Ryu, Lyserg logró obtener su estatuilla, pero no tenemos mayor detalles de los demás- continuo diciendo el bajito.

-Solo espero que mi hermano no salga tan lastimado como Ryu- preocupada comento la peli celeste acariciando la mejilla de Koloro.

Los espíritus acompañantes de nuestros amigos no dejaban de estar inquietos.

Tanto Anna como Tamao-sama retornaban de su encierro, para sorpresa de Manta quien estaba acostumbrado a las largas horas de meditación de la Rubia, sin embargo esta vez no les tomo mucho tiempo descubrir lo que deseaban.

-¡Por favor, joven Manta prepare la cama del Joven Len!- pidió la rosada con aspecto agotado y el cuerpo sudado.

-¿la cama de Len?- extrañado por la petición- ¿Pero para qué?- quiso saber.

-Deja de hacer preguntas tontas y hazlo- intervino Anna.

El desliz de la tabla de Horohoro se escuchó de inmediato y reconocido por la Ainu, salió a prisa al encuentro de su hermano, temiendo por su bienestar.

-Llegaron- musito Anna tras Pilikka.

-¿Eh? Yoh y los demás- emocionado corrió Manta.

Los espíritus acompañantes ya estaban afuera. Bason sacudía su cuerpo entre ligeros escalofríos.

-¿¡Señorito?!- las lágrimas empezaba a brotar.

-¡Ajas¡Anna! – llamó Horohoro sin saber a quien acudir exactamente.

-¡Hermano¡Len!-atónita vio Pilikka. El cuerpo de su hermano mayor estaba bañado en sangre y Len lucía muy lastimado.

-¡Hermano!- volvió a decir aproximándose a este- te encuentras bien.. qué sucedió- dijo afligida sin estar segura de quien provenía tanta sangre.

-¡Cálmate Pili!- expresó Horohoro al permitir que Mirai Len tomará entre sus brazos el cuerpo del chino para trasladarlo al interior de la cabaña.

-Yo estoy bien... pero Len- viró con tristeza hacia el inconsciente rostro del Tao.

-Fausto no demorará en llegar, mientras tanto haré todo lo posible- consoló Tamao-sama.

La espera daba inicio en tanto Tamao-sama con ayuda de Anna y auxiliadas por Manta y Tamao atendían a Len.

Horohoro aguardaba en la pequeña sala de la cabaña en compañía de Bason, Koloro, Pilikka y un ausente Mirai Len. "¿A dónde habrá ido?"

Y de acuerdo a las ordenes de Anna, Morphin, Amidamaru, Tokagero fueron en busca de sus shamanes, lo acontecido con Len modificaba las cosas, además era imprescindible reunirlos a todos para darles a conocer lo recién descubierto por las sacerdotisas.

-¡Si no me equivoco todos habrán luchado!- respingo la rubia.

-No todos, el joven Ryu y Horohoro están pendiente- espetó Tamao-sama.

-Se puede solucionar. Además Él debe estar enfrentándose contra ella.

-La señora Asakura es muy escurridiza, creé que podamos...-

-Solo es cuestión de esperar- le interrumpió Anna.

En la Montaña de Hokkaido.

-¿Amidamaru?- Yoh sintió a presencia de su espíritu.

-¡Amo Yoh!- chilló el espíritu abrazándose a su shaman.

Amidamaru me hiciste mucha falta- musito el castaño a su amigo.

- ¿Sucedió algo?- pregunto Manta.

-La señorita Anna y Tamao-sama mandan por todos, el joven Len sufrió un fuerte ataque y...- preocupado Amidamaru daba los detalles a ambos shamanes.

Por su parte Morphin no lograba dar con el paradero de su shaman. Los gestos de su carita revelaban su aflicción. Aún así continuo buscándolo.

En tanto:

-No me explico por qué lo cancelan, era obvio que saldrían lastimados si no contaban con la suficiente habilidad espiritual- refunfuñaba molesta Pilikka por no poder utilizar sus poderes.

-Seguro paso algo importante. Conozco a doña Anna y se que no hace las cosas por que sí- replico Ryu a su acompañante después de ser encontrados por Tokagero.

-Es posible. Ella y esa niña llamada Tamao se encerraron en un conjuro muy poderoso- intervino el espíritu verde.

-¿Un conjuro?- cuestiono Pilikka- ¿a eso se deberá el ambiente tan pesado de la montaña?

-también lo percibes- espetó el espíritu acompañante.

-Desde que vimos ese gran destello, la naturaleza parece estar inquieta. Algo malo esta sucediendo y apesta a ello- refutó Ryu con seriedad.

"Hermano"- pensó la shaman celeste para si. Ella conocía a perfección los poderes malignos de Fuyu.

-Debemos llegar lo antes posible – recordó Ryu- ¡Serpientes de agua!- invocando su posesión de objetos empezó a descender con mayor rapidez la empinada de Hokkaido.

-¡Bien¡Koloro¡Posesión de alas!- aplicó la peli celeste su posesión donde el pequeño Koloro, el Kropopus ex espíritu de Lobo, vestía su kimono tradicional de color azul oscuro con detalles verdes, solo que en esta ocasión su bandada era blanca.

Un par de hermosas alas de hadas, color verde, aparecieron en la espalda de la bella shaman dando alcance a la poderosa posesión de Ruy.

"Pilikka"- escuchó la voz de su hermano en su cabeza.- ¡Hermano!- buscó por sus alrededores el aura o poder espiritual del Ainu, sin lograrlo.

Pero la punzante fuerza psíquica de cierta intrusa igual perturbaban los nervios de la shaman.

Ryu retuvo su posesión con brusquedad.

-¡Está cerca!- gritó a la chica desviando su camino hacia el lado izquierdo.

Comprendiendo las palabras del shaman de Tokyo alterno, Pilikka le siguió.

Pronto los shamanes estarían reunidos en la pequeña cabaña de los Usui. Lugar al cual Fausto arribo en compañía de su esposa Elisa, ahora ambos atendían el cuerpo lastimado de Len.

En el interior y alrededor de la cabaña , todos guardaban silencio en una espera inquietante. Nadie proliferaba palabra. Culpables, causa, motivo, nada, no había preguntas, solo espera.

"Ya ha demorado"- Mirai Len no apartaba sus ojos del paisaje de la montaña- "Horohoro"

En sigilo mudo, Yoh también se preguntaba por Lyserg, Ryu, Pilikka y Lobo. "!Por favor muchachos no demoren!"

- En Centroamérica -

La resistencia no cesaba en los combates. Natsumi vigorosa instruía a los guerreros a resistir.

Todo marcharía bien, si aguantaban un poco más. Derrotando a Nicrom o Turbín, las tropas de Hao se retirarían, ya que al parecer ni el capitán Youme o el ilustre Asakura harían acto de presencia.

-¡Es una locura Natsumi-san!-reprocho la rubia Aprendiz.

-No voy a darme por vencida- reclamo la peli negro.

-Si esa es tu decisión, entonces yo me encargaré de Nicrom- replico Yoshua sonriente.

-¡Haz lo que quieras!- arisca respondió la chica.

-¡No puedes tomar decisiones apresuradas Natsumi-san. Si sucede lo peor, las tropas de la resistencia se quedará sin líder- aclaró Maki.

-Opino que nos comuniquemos con Manta-san, él sabrá que hacer- abogó Aidé.

-Pillé que si- apoyo el peli azul.

-Sin embargo, nosotros los apaches podemos terminar con esta batalla- habló por fin el líder de los apaches.

-¡Silver-san!- replico Maki- pero...

-Lobo no tiene por que enterarse que nosotros asumimos la responsabilidad de la batalla, pequeño Maki- acarició con ternura los mechones del peli claro.

-¡Joder¡Atrás con malicias y a darle castañas a estos tíos!- emocionado reaccionó Yoshua a su pariente.

-Yoshua...- murmuro Maki hacia su amigo.

El peli azul, solía ser muy peculiar. En especial por su sangre española y apache combinada.

-¿Entonces Natsumi?- pregunto el apache.

La peli negro permanecía en silencio.

-podemos confiar en ellos- musito Aidé a su superior.

Casi de mala gana, la pupila de Lobo buscó aprobación a los demás líderes, encontrándola.

-¡Bien! Aidé divulga a las tropas que se replieguen, los apaches se encargaran de todo.

-¡Si!- se apresuró la rubia.

-Maki, acompáñame. Nosotros nos encargaremos de Nicrom y Turbín- prosiguió diciendo.

-Como ordenes- respondió el castaño de cabellos claros.

-Y en cuanto a ti, Yoshua...- dijo.

-¡Vea Trigueña, Cuida de Maki y Aidé que yo apoyaré a los apaches!- con seriedad repuso Yoshua al elevarse por los cielos.

La custodia apache le cubrió del sonrojado rostro del griego. Yoshua era un imprudente y coqueto español que no reparaba en demostrar su aprecio a la personas, pero desconcertaba al pequeño griego, cuyo interés no iba más allá de Natsumi y su amiga Aidé.

Una lejana sonrisa resplandeció en lo alto. La sangre apache en las venas de Yoshua ardía.

-¡Guay!- grito.

-¡No te preocupes Yos-chan!- despidió la rubia a su galante compañero.

-Demos inicio- replico Natsumi con indiferencia.

-Si- asintió con una leve sonrisa la aprendiza.

Los apaches se desplegaron a lo ancho y largo del campo de batalla dando espacio para la retirada de los shamanes centroamericanos. Los líderes de las tropas de Hao aprovecharon para dar grito de ejecución total del enemigo.

-¡Eso esta por verse!- Natsumi intercepto a Turbín a media orden.

-¡Que sorpresa! La pupila de Lobo- burlesco replico el shaman.

-la misma- espetó para dar de inmediato inicio a su enfrentamiento.

A poca distancia de ellos. Nicrom fue testigo del desafío. Maki no demoro en aparecer a sus espaldas.

-Si Natsumi ataca a Turbín, quiere decir que tú serás mi rival- confiado replico Nicrom.

-Asi es- respondió suave el griego.

-Interesante... aunque a mi preferencia, Yoshua es el mejor de sus shamanes- malicioso indicó al voltearse.

-¡Lo lamento, pero él tiene mejores cosas que hacer!- explico con un extraño calor en su pecho.

-¡Muh!- gimió- comencemos.

El despliegue de las posesiones de cada shaman ilumino el vacío cielo. Desde tierra, los miembros del equipo de viento, fuego y aprendices eran testigos de las proezas de sus compañeros.

-¡Alegría o Tristeza, no son de mi interés!- la voz de Yoshua empezó a escucharse.

Una armoniosa melodía compuesta por tambores, flautas y un coro módico de los apaches secundaban la talentosa voz del peli azul.

En cuanto en la montaña de Hokkaido.

Una elegante túnica, color amarillo, protege del frío de la tarde el cuerpo de la sacerdotisa.

-¡Acabo Lobo!- dijo.

-¡Grks!- a duras penas el guerrero gemía. Su cuerpo estaba atado en forma de cruz a invisibles, pero letales, picos de la estrella de David.

-¡Los sellos de los cinco espíritu deben ser liberados!- proseguía.- para recuperar su alma y su cuerpo.

-¡Es..tás..- des..qui..!Arks!..cia..da!- tartamudeo con dificultad.

-¡Quizás!- dijo inclinando su rostro con indiferencia- pero eso no viene al caso.

-¡Y...o...h! Es..tá... mu..er...to- agregó.

-"!Te equivocas!" ¡Arks! "¡Todos se equivocan, él no... él espera a que le ayude a regresar y lo haré!"- La sola mención de su amado en fatales circunstancia desequilibrio los orbes oscuros de Kyoyama.

-¡Grks!- forcejeo el bi color.

Su espíritu estaba quebrantado.

-"ESTAS MUERTO"- grito en un esfuerzo violento- ¡MUERTO!-sacudió su cuerpo. Movimientos peligrosos que introducían las punzas afiladas del hechizo de la estrella- Muerto- musito mareado.

La sangre que broto de sus heridas dio color la nieve.

¡PLASH! –

-Te equivocas- pausada replico la rubia, tras atinar su temible cachetada al rostro de Horokeu.-

Los atónitos ojos de Lobo perdieron visión. Las articulaciones de sus músculo estaban siendo invadidas por el conjuro de la sacerdotisa, cuyo propósito era liberar al antiguo espíritu sellado en Fuyu.

-¡Te equivocas y te lo demostraré!- repitió con lágrimas mojando su rostro.

"Ya no más"- pensó Horokeu en su interior-"Len.. por favor"- evoco el recuerdo de su ex Koi provocando sus propias lágrimas-"perdóname"- pidió.

-¡Fuego¡Lluvia¡Viento¡Rayo¡Tierra!- la esposa de Hao empezaba a recitar la oración de liberación.

-¡Espíritus Sagrados¡Esencias de la vida!- la estrella de cinco picos que ataba a Horokeu le cubrió de un aura celeste.

La naturaleza entera en Hokkaido tembló al orar de la rubia. La temperatura incremento de golpe; En sus secretos escondites los espíritus sagrados sacudían sus esencias.

-¡Ah¿Qué rayos?- replico Ryu al ser sacudido por la violenta ráfaga de viento.

-¡Ah¡Shis!- Pilikka intentaba continuar con su vuelo- esto... ah- con los ojos entrecerrados insistía en avanzar.

-¡Pilikka-san!- llamó Ryu.- "la situación es peligrosa, no debemos permitir que salga lastimada"- albergo el imitador de Elvis.

-"Ryu, este poder..."- replico Tokagero- es él mismo que sentimos en lo alto de la montaña- temeroso reveló.

-Peor aún mi estimado amigo- viendo al frente- es una energía muy familiar.

-¿Eh?- sin entender.

-¡Allá vamos doña Anna!- gritó el osado- "a lo que sea"

-¿Qué Anna?- sorprendida la shaman adoleció su mirada- "entonces viene por él"

-"!AGRKS! AHHHHHHHHHHHH" – grito Lobo.

-"¡AHHHHHHHHHHHH!"- queja dolorosa- "LEN"

-¡Horohoro!- chilló Mirai Len, desconcentrando a los presentes.

-Si...- apenado respondió el bi color cerca suyo.

-¿Len?- preguntó Yoh con el semblante serio y su estatuilla en mano.

-¡No!- sollozó el chino. La debilidad le invadió cayendo de rodillas con los puños de sus manos sosteniendo su sien.

Lo escuchaba, experimentaba el dolor que padecía Horohoro y el constante llamado de este a su persona.

-¡Ajas¡Grks!- jadeo tembloroso aferrándose al suelo-¡Grks¡Basta!-grito sin evitar compartir las molestas cuchilladas a su esencia.

-¡Len!- alarmados se le aproximaron los demás shamanes.

La convulsión del violáceo los desconcertada.

-¡Ha comenzado!- reveló Anna al intercambiar miradas con Tamao-sama quien se limito a asentir.

-¡Annita?- le observó Yoh.

-No podemos esperar por más tiempo- prosiguió al sacar su rosario de su cuello.

-¿Qué está sucediendo?- molesto Horohoro.

-¡Ittai! – se quejó Mirai Len intentando por recobrar la compostura- "Horohoro"- pequeños riachuelos salados surcaron su faz.

-¡Anna!- Manta, Pilikka se preguntaban lo mismo.

-El sello de cinco poderosos espíritus antiguos está a punto de ser roto- empezaba a explicar la sacerdotisa rubia al apresurarse a trazar diversos Kanjis alrededor de la cabaña.

-¿Qué¡Tan pronto!- alarmado farfulló Oyamada- ¡Es imposible, Hao no sabe de ellos!- proliferó a su superior- Tamao-sama.

-Hao no...- negó- la técnica secreta de la familia Asakura solo es de conocimiento y dominio...

-De las sacerdotisas...- el shaman de cabellos claros completo la frase, en shock, de la rosada.

"Sus palabras...ella"- Oyamada memorizaba la última vez que converso con Anna Kyoyama, la actual esposa del shaman King.

Aunque tuvo que interrumpir sus pensamientos a causa del repentino estremecimiento de la montaña.

-¡Es... es...!- una atónita Pilikka no cabía en su asombro.

-¡Glups!- Dark Ryu junto a un gélido Oyamada tensaron sus cuerpos.

-¡Está aquí!- con seriedad Anna clavaba sus pupilas en la recién llegada.

Sin embargo para algunos él de mayor sorpresa era su acompañante.

-¡Horohoro!- suspiro Mirai Len casi histérico.

Con los mechones de sus cabellos erizados a causa de la electricidad y friolenta aura, paso a paso Lobo descendía de la montaña.

Protegía con su campo espiritual, la imponente figura de Fuyu Ryo, el lobo blanco de Hokkaido, a la elegante sacerdotisa de cabellos largos rubios y un envidiable cuerpo de doncella.

-¡Por fin!- musito la esposa del shaman King, cuya mirada, bajo los mechones rubios, se enternecía en la figura del asombrado Yoh Asakura.

Con Obcecación Horohoro descubría que aquel Lobo ya no estaba de su lado.

¡PUM¡TUM!LUM!PUM!

Los acelerados latidos de Mirai Len oprimían su corazón.

"... no te he dicho… cuanto te Amo" – escuchó la voz de Horokeu en su recuerdo.

-¡Yo también te Amo Horohoro!- replico cabiz bajo. Ardido.

Con los puños de sus manos cerradas. Dispuesto a darle fin a su martirio.

Continuará…

Notas de la Autora:

!KYAAAAAAAAAAAAAAAA!FELIZ NAVIDAD!FELIZ HANUKA!FELIZ PEREGRINACION A LA MECCA!HAPPPY AÑO NUEVO!FELIZ REYES MAGOS! y que mas?... - asi FELIZ CUMPLE - para quien haya cumplido añitos ñ.- de corazon !DIOS LOS BENDIGA!-

Despues de varios meses sin actualizar, finalmente ... he podido... - los examenes, navidad, reyes magos y ahora la enfermedad de Okansa y Onee-chan U.U es dificil concentrarse y poder continuar...y lo mejor que es un capitulo largo, comparado con los anteriores...

!ITAAAAAAAAAAAAAAAAA! GOMEN A TODOS - aika-chan pide disculpa una y otra,y otra, y otra.. otras - T.T ya me duele la columna- vez-

En fin mil gracias a todos por sus lindisimos comentarios... a los que siguen leyendo por ahi escondiditos y MUY EN ESPECIAL A ONEE-CHAN quien insistia en la actualizacion de este fanfic y el de Full Class,a MIGUEL - !Tomodashi Kawaii, Arigato por los animos!- i- ALEJAMOTO DIETHEL espero que te agrada este capitulo., NICKY- HITOMI -n.n hola, solo deseo que esta entrega sea de tu totalisimo agrado, aguardo tu comentario - KIKY USUI- !Si! Creo que sip... en este capi. Si prestas MUCHA ATENCION el HoroxLen esta presente! O y MARYN-CHAN- Bueno, sip... Yasha y Hao como que comparten el mismo cuerpo... ahora que la tipa de pelo verde no le haga nada a Lyz... eso esta por verse -

!GOMEN NASAI! Por no responder sus reviews a como Dios manda... pero comprenderan que tengo que respetar las leyes en fanfiction... !Por otro lado es tiempo de vacaciones y prometen SORPRESAS...! Por cierto Chicas y chicos, se percataron que ya CUMPLIMOS UN AÑO CON TOUR IN THE DIMENSION - estoy tan emocionada ...snif, un añito, snif... aunque eso tambien significa un año casi cumplido de la muerte de mi estimado amigo bello Carlos- q.e.p.d- planeo un capitulo especial para ese dia, el cual coincide con los acontecimientos dramaticos de la historia-

Bueno... mucha vibra, peleas, sangre, muertes, secretos revelados y Amor en el siguiente capitulo de Tour... !No se lo pierdan!

Con Cariño Aika-chan