Ah, los quiero mucho, a todos ustedes que me han apoyado con sus comentarios, de verdad que los quiero mucho.

Intentare actualizar esta historia pronto… pero solo hay una verdad para mi… la inspiración no me llega mas que cuando quiere… y si no me gusta un capitulo, intento no publicarlo… espero que les guste este pequeño tomo de dos capis… son dos porque pensé que era mejor separarlos ahí y luego continuar, ósea que debían leerse juntos pero no revueltos… ha que tonterías digo…

Tomo 2

Deseo que mueras

Si pudiera pedir uno, un solo deseo en este mundo y en esta vida y todas las demás, seria que ese rubio que seguramente padeció hipoxia neonatal (1) cayera muerto.

Lo odiaba, lo odiaba, lo odiaba, lodiabalodiabalodiabalodiaba…

-¿Pasa algo Shigeru? –preguntó el moreno mientras lo veía extrañado.

Gary no pudo responder de inmediato porque, como siempre, sus pensamientos se disiparon un poco cuando lo miro, con esa cara de inocencia que poseía, su piel tersa y morena, su cuerpo de proporciones exactas sin ser muy musculoso.

Totalmente… Deseable.

¿En que estaba pensando?

-Si Gary, pasa algo? –preguntó un muchacho rubio, tremendamente apuesto y resbaloso mientras se colgaba del brazo de SU chico perfecto… -(a quien me suena?) el chico solo negó con la cabeza mientras rezaba internamente porque cayera fulminado por un rayo- bueno, Pikapi… quiero comer un helado.

-¿Cómo le llamaste?

Kouki lo miro nervioso.

-¿De que sabor quieres tu helado? –intervino la voz de Sato.

Lo ODIABA con todo su alma, lo ODIABA.

¿Por qué rayos si el chico habría la boca obtenía la atención y consentimiento de Sato así de fácil, ¿Le daba drogas o que?.

Estaba tan metido en su propio universo alterno de odio que no cayó en cuenta que ambos chicos ya estaban comprando el helado unos metros más haya.

-Fresa.

-Chocolate

Dijeron dos voces simultáneamente mientras dos helados aparecían a su lado

Dirigió una mirada interrogante a ambos chicos.

-Es que… Sato-chan y yo apostamos que nuestro helado era tu favorito así que te compramos un cono de cada uno… ¿Quieres? –pregunto tendiéndole el cono de chocolate que tenía en sus manos.

Rayos… porque tenía que atinarle el retrasado mental… odiaba el helado de fresa.

Pero… también odiaba al rubio… y el otro helado no le pasaba… ha, bueno…

-El de chocolate me gusta.

Que al fin y al cabo era un helado, y si tienes a tus amigos cerca, a tus enemigos más cerca…

-Genial –Kouki salto hacía el.

… no tan cerca.

Un escalofrío lo recorrió cuando sintió el otro cuerpo pegarse al suyo.

-Me embarraste el helado –dijo mientras lo separaba y veía el desastre en su ropa… ha… que horror.

-Lo siento…. Lo siento –dijo el rubio mientras también veía su propia ropa…

-Kouki… mira lo que hiciste… Shigeru… perdón, no era nuestra intención mancharte.

'¿Que?'

-Nuestra? –preguntó incrédulo- no Sato, tú no me manchaste, fue este torpe que no deja de hacer tonterías cada cinco segundos.

Aunque eso no era ni la cuarta parte de lo que quería soltarle a la cara, se arrepintió al segundo que las palabras salieron de su boca. Kouki, totalmente rojo, lo miro una vez más…

-Perdóname… de verdad… perdóname… -se levantó y se alejo, la verdad todo paso muy rápido y solo reacciono cuando…

-¿Se puede saber que te pasa, él solo quería agradarte…

Gary se llevó las manos a la cara para esconderla al tiempo que deseaba soltar una barbaridad, que ¡?&$°" puede ser la vida.

-Voy con él… y quiero que le pidas una disculpa –dijo el moreno antes de ir hacía el chico que se había detenido muy deprimido y apenado a unos doce metros más lejos.

¿Es que de verdad que le estaba ganando alguien así?

Quiso creer que esa mirada que le había dirigido había sido fingida, justo como los gestos que hasta hacía unas cuantas horas creía que eran para manipular a Sato, pero no pudo, y le dio mucho coraje… Al parecer aparte de idiota era ingenuo…

Levantó la vista y los vio.

Kouki estaba sentado en el primer escalón de la escalera que daba a la planta baja, y Satoshi estaba agachado a su lado intentando animarlo, no podía escuchar lo que decían, solo veía como el moreno decía un par de comentarios mientras Kouki negaba deprimido, hasta hizo un movimiento con la manga que le indico que seguro tenía los ojos llorosos.

Gary se levantó de su lugar y caminó hacía ellos.

Ash levantó la vista y lo vio acercarse, le hizo una señal para que continuara.

-… pero no me quiere… -decía mientras cerraba los ojos- no le agrado ni poquito pikapi… y ahora seguro que tiene ganas de matarme… -Shigeru tosió para hacer notar su presencia y el chico rubio saltó en su sitio, lo vio de frente y dijo con ojos llorosos- El chocolate no se quita –y dejo que Sato lo abrazara para lloriquear un poco en su hombro.

Iaaack… ahora entendía porque Sato no veía como lo manipulaban… si ese chico podía intoxicar a alguien con tanta ternura.

-Oye… ya –dijo empalagado, el moreno lo miro feo y suspiro… mejor hacerlo con tacto- no es para tanto, aunque el chocolate no se quite lo puedo usar para ropa de trabajo –Kouki dejo de aferrarse a Sato y lo miró expectante- además yo soy el que exageró, es que… eh tenido estrés del trabajo y no he podido contenerme.

-Pero yo no te agrado –'¿Cómo sabía?'- se te nota por como me miras.

Era el turno de Gary para enrojecer.

-Es que… -¿Cómo negar lo obvio?- no me gusta que estés cerca de Satoshi –'que estaba diciendo… se iba a arrepentir'- parece que estas aprovechándote de él y… me molesta, porque Sato, es… muy importante. Soy su amigo…

-El no… –comenzó el causante de todo, pero el rubio lo interrumpió.

-Pero yo no me estoy aprovechando de Sato-chan –dijo algo apenado- se que tal vez eso parezca… pero… yo… no… aprovecho… -mientras iba hablando, bajo la mirada al suelo, hasta que se detuvo- no me crees… ¿verdad? –dijo levantando la cabeza.

Mierda… mierda…mierda…mierda….

El moreno también lo miro interrogante… esperando su respuesta…

Pero… cual era?... es que… ya ni sabía… le gustaba mucho… Sato le gustaba mucho y era obvio que este tonto ahora le venía a arruinar la vida… pero… pero…

-No importa… si no me crees ahora esta bien… -se salvó de contestar por el mismo que le había echo la pregunta- que bueno que Sato-chan tiene buenos amigos, además… solo era por hoy… mañana pensábamos ir a visitarlos… Shi-Shigeru…

Las siguientes palabras que saldrían de la boca de Kouki, le provocarían las más extrañas sensaciones que jamás creyó posibles…

¿Eso que significaba?

¿Qué debía perdonarlo por ser quien era, ¿Qué debía sentirse aliviado porque tal vez lo había mal interpretado?... ¿Que?.

-Shigeru... yo soy el pikachu de Ash… convertido en persona.

….

Mío y de nadie más.

No le pasó por la cabeza no creerle, después de todo, Ash siempre regresaba con historias increíbles… y si era el caso… todo encajaba perfectamente… el "Pikapi"… el que se entendieran por medio de miradas extrañas, su actitud sospechosa… lo de la tienda… lo de la tienda… lo de la tienda…

Su cerebro se quedo trabado.

-Lo de la tienda… -totalmente trabado.

-Eso… se me salió –dijo sin estar muy seguro el rubio.

-Ah…

-Geru… -Ash al fin se incorporo y se acercó un poco- te vez pálido… estas bien?

-Si, estoy bien… solo… solo para estar seguros… están seguros que eres Pikachu? –los chicos asintieron- ah, es que como que me cayó muy fuerte la noticia… -bajo la mirada y vio su ropa- me tengo que ir ya… tengo que cambiarme.

Se dio la vuelta y comenzó a caminar…

-Este… si nos crees… verdad? –preguntó Sato.

Se detuvo y miró hacía atrás.

-Si…

Y el incomodo silenció se hizo de nuevo.

-Perdón por lo del helado… no quería mancharte… -asintió sin decir nada- no quieres quedarte un poco más?... podemos comprar un par de playeras…

-No… así está bien –su corazón ya se estaba acostumbrando a la idea, ahora pensaba que iba a hacer.

-Pues… nosotros también nos vamos… tenemos que bañarnos Kouki.

El rubio tontito sonrió hacía él un poco apenado todavía, pero lo olvido cuando cayó en cuenta de algo.

-Pikapi… Quiero lavar tu cabello mientras nos bañamos… -comenzó a jalarlo en la dirección contraria- y luego quiero tallarte la espalda y luego… ¿me dejas lavarte los pies?

Mientras se alejaban… Shigeru tuvo su momento de iluminación…

Por mucho que fuera Pikachu, ese chico quería tirarse a Satoshi… sonrió para si mismo.

-Jeje… Kouki… no puedes bañarme tu… ya estoy grande.

Si pudiera pedir un solo deseo en este mundo y en esta vida… seria que… que Satoshi fuera muy feliz.

Pero…

Su sonrisa se hizo un poco más grande.

Ni ese Pikachu humano iba a evitar que intentara quedárselo para él.

Porque Sato… sería suyo. Solo suyo

Gracias por leer

1.- Hipoxia neonatal es un trastorno que se presenta en los recién nacidos, su consecuencia es un retraso mental.

Kyyyyaaaa…. No puedo creérmelo, estuve haciendo este capitulo tantas y tantas veces que hasta me maree, y luego me llega esta idea, que nada tenía que ver con las anteriores y termino el capitulo a las doce y cincuenta de la noche en tres horas… ha… que chingon soy.

Los quiero mucho y muchas, muchas gracias por sus comentarios… los quiero mucho T-T