Detrás de Las Mascara

Era de noche, en un salón de baile, todos elegantemente vestidos, la música era balseada, la gente, hombres y mujeres ocultando sus rostros en mascaras bailaban animados.

En una mesa a un rincón, se encontraban dos chicos solitarios, ambos con mascaras algo diferentes a las de los demás, uno de cabellos morados y largos y agarrados en una cola por supuesto, tenia un traje azul, de esos que singularmente se usan en esos tipos de bailes, el otro de cabellos agua-marina y largos también, pero estaban sueltos y tenia un traje azul, ambos veían como la gente se paraba y bailaba con las parejas que escogían

-Camus, estoy cansado de estar aquí ¿bailamos?- le dijo el chico de cabellos morados que ya se empezaba a aburrir en la fiesta

-Baila tu si quieres Mu, aquí yo estoy muy bien- Le contesto algo frió el de cabellos agua-marina

-Pero Camus….- Decía Mu mientras veía a Camus, termino por cansarse y levanto –Haz lo que quieras Camus, si por alguna razón te logras aburrir estaré bailando con aquel rubio- Dijo señalando a un rubio sentado al lado de un peli-azul, quienes platicaban animosamente

-Como quieras- Contesto fríamente Camus

Y dicho y echo, Mu fue a donde estaba ese rubio y lo invito a bailar, no tarde mucho en contestar que si el rubio y en pocos segundos Mu y el rubio bailaban en la pista de baile como los demás.

Mientras que Camus, sumiso en sus pensamientos no se dio cuanta que el chico de cabellos azules que estaba con el rubio que hace pocos minutos Mu había sacado a bailar se sentó a su lado

-Hola- Le dijo el chico sonriente, tenia una mascara muy peculiar, solo cubría sus ojos, parecía mas bien un antifaz brilloso, ya que tenia escarcha dorada, su traje no iba tan deacuerdo con el baile, parecía fuera de lugar el chico, peor no se veía tan mal, el traje blanco que llevaba lo hacia verse realmente hermoso aunque fuera de lugar

-Hola- Le contesto Camus al igual que siempre, frió

-Veo que tu amigo invito a bailar a mi primo, cosa que nos dejaron solos jejeje- Sonrió abiertamente el chico, Camus lo miro de reojo, no le había parecido gracioso el comentario, pero prefirió no decir nada –Dime algo ¿eres de aquí?- Le pregunto el chico

-Si- contesto Camus sin ninguna expresión

- Ahhhhhh fíjate que yo no soy de aquí, yo soy de Grecia- Le dijo con un sonrisa

-Que bien- Dijo Camus fríamente

-Oye amigo eres muy serio ¿verdad?- Dijo el chico ya cansándose de sus contestaciones frías

-MMMM- Solo hizo así Camus

-Oye ¿y no bailas?- Le pregunto el chico

-Si, pero ahora no me gusta- le contesto Camus

- A mi se me hace que no sabes por eso no te paras a bailar- Le dijo con una sonrisa el chico, tal pareciendo que lo incitaba a que bailara con el

-Jajaja cree lo que quieras, yo se mas de estos bailes que tu- Le contesto Camus al presuntuoso

- Aja si ¿si tanto sabes bailar porque no invitas a alguien?- Le pregunto el chico

-Por que ya no hay chicas que invitar- Le contesto

-Bueno quizás yo no sea una chica pero puedo bailar contigo- Le contesto el chico con una sonrisa

-Jajaja ¿pretendes que te invite a bailar? Estas loco- le contesto Camus

-Pues yo no veo el problema, mi primo esta bailando con tu amigo ¿hay algo raro? –Le dijo el chico algo molesto por la contestación de Camus

- No, no hay nada raro, solo que no me gusta bailar mucho- Le dijo Camus

- Si como no, lo que pasa es que no sabes bailar, es eso- Le contesto el chico

Camus se levanta molesto y toma el brazo del peli-azul obligándolo a que se levante

-Haré que te tragues tus palabras chico listo- Le dijo Camus sonriéndole perversamente, mientras lo lleva a la pista de baile y lo toma de la cintura, empezando así su baile

- Ahhhhhh vaya me retracto de lo dicho, si eres bueno bailando- Le dice el peli-azul con una sonrisa mientras bailaba con el llevando ya un buen rato en la pista con el

-Lo se, por cierto, hay algo que no me habías dicho ¿Cuál es tu nombre?- Le pregunto Camus ya mas amigable

- Milo, me llamo Milo- Le contesto el peli-azul – ¿Y el tuyo cual es?-

-Camus, me llamo Camus- le contesto Camus con una sonrisa, no sabia porque, pero ya empezaba a sentir algo especial por el, era algo difícil de explicar, pero era algo muy bello y puro, algo excitante y la ves tranquilo, era demasiado bello para poder creerlo

En eso una voz llama al chico peli-azul, era el rubio con el que estaba hace unos momentos, le había echo señas de que ya se ivan, Milo asiente y mira a Camus

-Perdóname Camus, ya me tengo que ir, fue un placer conocerte- Le sonrió y para de bailar, suelta a Camus y se da la media vuelta

Pero Camus reacciono rápidamente y le toma del brazo

-Espera Milo- Lo voltea haciendo que quede de frente suyo - ¿Nos volveremos a ver?-

-Claro que si Camus- Le respondió Milo con una sonrisa

-Milo- llamo el rubio desde lejos

-Perdona Camus, me tengo que ir- Volvió a darse la media vuelta pero volvió a ser detenido por Camus, quien esta vez no hablo, si no que deposito un suave beso en sus labios, Milo le mira con los ojos bien abiertos, mientras acaba de terminar su beso

-Espero verte muy pronto Milo- Le dijo Camus al terminar el beso, soltándolo y alejándose de el, perdiéndose en la multitud

Mientras que Milo, tacaba sus labios con la yema de sus dedos y veía como Camus desaparecía –Claro que nos volveremos a ver Camus… aunque no sepa como eres, yo sabré encontrarte- Dijo Milo con una sonrisa y se da la media vuelta, esta vez sin que nadie moleste su paso, para irse con el rubio que antes le había llamado

Continuara….