Perdon perdon perdon por el retraso, pero ya me conoceis... :) Bueno, como no os poníais de acuerdo en el que final que queríais (que ya os vale eh?…), pues al final he escrito un poco mitad y mitad… final agridulce para todos los gustos.

0

0


Capítulo 14: Tres lugares para tres finales.

0

0

0

0

0

0

El cielo estaba encapotado. Era evidente que no tardaría mucho en llover, pero en aquel momento esa era la menor de sus preocupaciones. Hacia tal vez demasiado tiempo que no pasaba por allí y aunque eso algunos lo consideraran una bendición, para ella era un error. Nunca quiso enfrentarse a esa realidad a pesar de que un día la aceptó, sin embargo, tenia que hacerlo. Ya iba siendo hora de cerrar las heridas.

Con paso firme avanzó hasta una de las lápidas de aquel solitario cementerio. Tenía muchas razones para no seguir, y tal vez la principal era que cada vez que miraba la fría losa se sentía invadida por una soledad y tristeza indescriptibles. Con delicadeza depositó la rosa que portaba entre sus manos sobre la piedra a la vez que una tímida lágrima se formaba en sus ojos. Ahora era todo diferente.

-Deberíamos marcharnos, parece que va a llover… -Dijo una voz detrás de ella.

Cameron miró por ultima vez la tumba y se giró para coger la mano que Chase la tendía.

-Si, ahora si.

El rubio sonrió cogiéndola de la mano mientras comenzaban a caminar hacia la salida, alejándose de aquella losa donde se leía:

"Alan Cameron"


Princeton General...

Llevaba horas sentado en la misma sala de espera. Estaba claro que había sido una dura jornada pero al menos ya había pasado lo peor, ahora solo quedaba esperar…

Una mano le acercó una taza de café.

-Jones, em… gracias.

-Se te ve cómodo –Dijo el policía tomando asiento al lado de Thompson.

-¿Te he dicho alguna vez que odio los hospitales?

-Solo un par de veces en la ambulancia –El sargento sonrió -pero tranquilo, creo que por hoy ya hemos acabado.

-¿Ya ha salido del quirofano?

-Si, y mis chicos están ahora custodiándole. La verdad es que... es irónico, verdad?

-El que?

-No te has enterado?

Thompson le miró con recelo.

-Bueno pues según el informe de quirófano la bala ha sesgado una gran parte muscular y nerviosa de la pierna, no soy médico pero…

-Se ha quedado cojo.

Jones asintió mientras una sonrisa se dibujaba en los labios de Thompson.

-Al menos ya hay algo de justicia antes de juicio.


Princeton Plainsboro...

Foreman comenzó a entrar, no sin temor, en la habitación de House. Estaba más iluminada de lo que pensaba o de lo que hubiera preferido, aunque en aquellos momentos, nada ni siquiera la iluminación podía encubrir el daño en la figura de su jefe.

Estaba intubado, al parecer su función respiratoria aun estaba comprometida. El rostro del médico solo tenía algunas magulladuras de poca importancia, pero lo que casi no podía mirar era las marcas, ahora casi moradas, que se extendían alrededor de su cuello. Apartó rápidamente la mirada solo para encontrarse con Wilson, dormido en una de las sillas de acompañantes.

-Os he traído algo para comer. –Dijo en voz baja extendiendo una pequeña bolsa.

-Gracias, pero no tengo demasiada hambre… -Dijo Cuddy con un tono bastante cansado y apagado.

Foreman suspiró. La decana no era capaz de abandonar ni por un momento aquella habitación, no es que hubiera cambiado algo por estar allí. Habían pasado ya 24 horas y House seguía en el mismo estado comatoso que cuando ingreso.

-Creo que deberíamos hablar. –Dijo el neurólogo cogiendo otra silla y sentándose frente a ella.

La decana le miró cansada. Sabia perfectamente lo que se avecinaba y no quería escucharlo.

-No me voy a ir a ningún lado –Dijo ella.

-No… yo… -Foreman suspiró. Tenía planeado sugerirla un pequeño descanso pero estaba claro que ese no era precisamente su área así que volvió al campo de la medicina. Se aclaró la garganta, percatándose que iba a ser un tema muy duro…

-Su nivel de respuesta no ha cambiado en las últimas veinticuatro horas. Solo el quince por ciento de los pacientes que siguen comatosos tras ese tiempo…

Cuddy le interrumpió tajantemente.

-No quiero oír las estadísticas. Yo también soy medico, crees que no lo se? Que me sugieres que debo hacer? Quitarle el respirador y… dejarlo morir?

Foreman se quedó silencioso durante unos momentos.

-No estoy diciendo eso. Pero… sabes que debes ser realista. Las posibilidades de que despierte son muy pocas. Y suponiendo que lo haga, su cerebro estuvo privado de oxigeno casi seis minutos, al menos hay un setenta y cinco por ciento de probabilidades de que tenga daño cerebral. Cuanto mas tiempo este en coma, peor será el resultado. Lo sabes tan bien como yo.

La decana sintió como la costaba respirar. No quería seguir escuchándole. Había estado observando el magullado rostro de House durante las últimas horas y no quería perder la esperanza por estúpidos números escritos en un libro. House no era un ejemplo más. Era diferente… especial.

-Hou… Greg… aun sigue ahí. Lo se. –Dijo mirándolo.

Foreman suspiró. Echó una ojeada a las constantes de su jefe y se dirigió hacia la puerta.

-Espero que tengas razón. –Dijo poco antes de abandonar la estancia.

Cuddy se acercó a la cama. Sabía que House no se inclinaba demasiado a la búsqueda del consuelo a través del contacto físico pero no pudo soportarlo más. Lisa le cogió de la mano mientras sus ojos se humedecían.

-Yo también lo espero.


La oscuridad lo invadía todo, aún así no sentía nada. El pánico y el dolor habían desaparecido y eso le llevo a sentir un gran alivio, al fin las manos alrededor de su cuello habían desaparecido.

La paz y la tranquilidad estaban perfectamente equilibradas. Así que… eso era lo que había tras la muerte? El no sentir nada en medio de la oscuridad infinita? La verdad es que estaba decepcionado, siempre espero que ni hubiera nada, pero estar en la nada era una cosa diferente. Siempre se habia representado la muerte desde otra perspectiva, y de haber algo más, esperaba una pradera verde donde el sol siempre brillara, realmente sonaba un poco cursi pero el no tenía la culpa, así lo describieron los romanos… los campos elíseos, que mas tarde derivó en "el cielo"…. Donde lo único que irrumpiría la paz sería el cantar de los pájaros… si, definitivamente cursi... pero es que en aquella oscuridad no había nada verde y además lo que estaba oyendo no era precisamente el canto de los pájaros, era algo grave, como un globo gigante que se hinchara y desinflara con un ritmo pausado y continuo. ¿Qué seria eso? Le intrigaba tanto como la molestaba.

-Esto es absurdo –Pensó.

Incluso en aquel estado, su cerebro trataba de buscar una solución lógica. Al menos dentro de aquella nada, habían sido compasivos dejándole un último puzzle que resolver…

Al principio, aquel ruido sonaba como algo lejano pero pronto se fue aumentando el volumen como si aquella cosa se acercara¿Cómo iba a saber lo que era sino veía nada¿Estaría en el infierno y por eso le molestaban de esa manera? Entonces a ese sonido se le unió otro nuevo, un pitido leve que se repetía cada cierto tiempo. Ese pitido si que lo conocía solo que no recordaba que era… no le molestaba demasiado, pero el otro sonido "globo" le estaba matando… bueno no, ya lo estaba, solo era una expresión… o… un momento… tal vez no…


Cuddy seguía con la mano de House cogida entre las suyas. Tenia la romántica pero estúpida idea de que así el nunca podría abandonarla. No podía culparse, llevaba casi 48 horas sin dormir y la nueva situación no ayudaba nada. Tenía que velar por Greg, pero sobre todo, es que hubiera sido imposible con Wilson al lado…

-Tus ronquidos podrían despertar a los muert… -No acabo la frase. Las maquinas empezaron a emitir un sonido leve pero constante… sabia perfectamente lo que significaban, incluso podía sentir como sus propios latidos se aceleraban.

-Greg?

La respuesta fueron unos desorientados ojos azules que finalmente la miraron.

Cuddy sonrió.

FIN


Espero de verdad que hayáis disfrutado con esta historia, o al menos me conformo con la milésima parte de lo que he disfrutado yo escribiéndola. Pero enserio, muchas gracias por vuestro apoyo, habéis sido geniales. Y por eso os propongo otra votación (aunque dado el fracaso de la anterior no se yo… xD ¿Que os parece una segunda parte? Ahí lo dejo en el aire… vosotros diréis si ya estáis cansados o si queréis guerrear un poco mas. Por cierto, mandar reviews y tal es gratis, eh? xDDD