Nuevamente decir que por mucho en que me empeñe, House sigue sin ser mío. ¿Es que la madre de Brian no le enseño que hay que compartir? xD

Por cierto, deciros que como buena friki que soy, me he leído el libro de Laurie… Que decir, me encanto de principio a fin (no es porque sea de Laurie, ni la editorial me pague por promocionar jajajaja ya quisiera yo… ) pero me gusto bastante la forma en que esta escrito, tan casual y a la vez tan cercano (hay ocasiones que te ries de los propios pensamientos del prota), una trama brillante que engancha y bueno… se que la escribió hace 10 años… pero el protagonista, Thomas Lang, si que tiene algo de House, no se, serán cosas mías pero… seguramente Hugh ha aportado muchísimas cosas a house que tal vez no estuvieran como tal en el guión original. xD

Bueno, que me lio. Deciros, que con esto de los novatos, cometí el error (mas bien no me di cuenta) que estaban desactivados los reviews anónimos. Así que ya no tenéis excusas para no dejarme algun review, snif, snif sino me pondré muy triste y deprimida (muchas gracias, sara kovak :) )

Y aquí va el segundo capitulo…


Capitulo 2: Actos y consecuencias.

Al día siguiente Cuddy estaba organizando los papeles de las consultas, cerca del vestíbulo, cuando vio aparecer a House por la puerta principal. Sabía que llegaría sobre las 10, para que variar, y le estaba esperando por ello, para algo era la jefa. Pero lo que realmente la sorprendió fue verle de nuevo con el bastón y con ojeras de no haber dormido nada. Se mordió el labio inferior y se dirigió hacia el, no muy segura de que decirle.

-Llegas tarde, cuantas veces voy a tener que repetírtelo? –Dijo al fin en tono jovial, al menos, para intentar no preguntarle por el bastón.

-Hoy no estoy de humor –Dijo House pasándola.

-De todas maneras no iba a preguntarte por eso…

-Se lo que me ibas a preguntar, y no es que me duela, es que echaba de menos el bastón –Dijo apresurando el paso, pero Cuddy le agarró del brazo para hacer que la mirara a la cara.

-Sabes donde esta Wilson?

House se paró y la miró detenidamente.

-No ha llegado aun?

Cuddy le miró extrañado.

-No ha venido esta mañana, ni siquiera ha llamado diciendo que llegaría mas tarde como suele hacer, pensé que vendría contigo.

-Y porque iba a venir conmigo? Normalmente cuando alguien d…

-Porque eres su amigo, por ejemplo… -Dijo Cuddy cortándole, tampoco tenía humor aquella mañana.

-Claro como no, ya te lo ha tenido que contar… parece un niño de cinco años y como a ti te encanta hacer de la supernanny pues…

-Wilson me llamo anoche. Bastante preocupado y…

-No quiero oir mas. Después de todo, puede que os hayáis preparado otro improvisado numerito "Barrio-princetown": El valor de la humildad… no gracias. Prefiero ver al epi y blas de toda la vida, que al menos tienen más moral que vosotros dos.

Cuddy miró al suelo.

-House lo siento, lo sentimos. Pero no has pensado que tal vez estas dramatizando un poco? Que tal vez James…

¿Dramatizando un poco¡Dramatizando un poco! Que se había creído. Sin dudarlo cortó su sermón, le empezaba a doler la cabeza.

-Lo que haga Wilson es problema suyo.

Cuando iba a seguir su camino las puertas principales se abrieron de par en par y varios auxiliares de ambulancia entraron llevando una camilla.

Cuddy se abrió paso entre ellos.

-Contadme.

-Varón, de 37 años, un accidente de trafico, al parecer se salio de la carretera por embriaguez. Contusiones y hemorragias internas.

-Oh Dios mío! –Dijo observando el rostro ensangrentado e inconsciente de la victima –Wilson!

Cuddy ayudo a llevar la camilla hacia el ascensor rumbo a los quirófanos, pero House aun seguía plantado en el vestíbulo sin apenas saber muy como reaccionar, aquello era lo último que esperaba presenciar aquella mañana.


El tiempo siempre pasa en una sola dirección, pero lo que para unos puede significar una eternidad, para otros son instantes. En aquellos momentos, Gregory House parecía estar sumido en la eternidad de sus pensamientos, no se atrevió si quiera a conocer el estado de Wilson, sabía que era posible que en esos momentos se estuviera debatiendo entre la vida y la muerte y aún así, no se atrevió a contemplar los hechos que… ¿El había provocado? No… era estúpido relacionarlo, no tenía la culpa… ¿O si?


En aquellos mismos instantes la decana se esmeraba por subir los pocos peldaños que le quedaban para llegar a su destino. Sabia que aquel lugar siempre había sido el refugio de su diagnosticador cuando no quería ver a nadie… pero esta vez necesitaba hablar con el. Así que decidida abrió la puerta de la azotea. Allí estaba él, apoyado sobre la cornisa mirando al infinito, pero aun si, pensativo.

-Déjame solo.

Cuddy se acerco hasta él.

-No quiero que cometas el mismo error dos veces.

House se rodeo para mirarla aunque después volvió a fijar su vista hacia nada en particular.

-Se que estas enfadado y disgustado por lo de tu pierna, pero no lo relaciones con lo que te hizo Wilson.

-Mira, si vienes a psicoanalizarme…. –Dijo Greg comenzando a marcharse, pero Cuddy fue más rápida y le arrebato el bastón de las manos.

-Que demonios haces?!

-Solamente te pido que me escuches

El médico se apoyo dolorosamente sobre su pierna buena mientras miraba su bastón en las manos de su jefa.

-Se que es un momento muy duro para ti, que tal vez estés deprimido y furioso porque el tratamiento con Ketamina no ha funcionado, pero no lo pagues con Wilson, sabes perfectamente que si te engañó no fue a mala idea, es tu amigo desde hace muchos años y estas alejándolo de ti por que el dolor de la pierna te llena de furia y no puedes discernir bien, cualquier pequeñez hace que te moleste como la mas terrible ofensa… como hiciste con Stacy… No quiero que eso se vuelva a repetir, tu mejor que nadie sabes lo mal que acabara la historia si continuas por ese camino.

House quedo silencioso, pero pronto recobró su compostura.

-Se a lo que me atengo sin que nadie me lo diga.

-Solamente quiero… que elijas bien.

La decana le devolvió el bastón y se marcho, dejándolo solo, sumido en sus pensamientos. La pierna comenzó a dolerle horrores e instintivamente echó mano a su bolsillo en busca de sus preciadas vicodinas, pero cuando puso un par de píldoras en su mano se quedo pensativo mirando el frasco mientras recordaba las palabras de Wilson.

"Si nuestra amistad significa algo para ti en este momento, dame las pastillas"

Su mano apretaba con fuerza el bote, mientras cerraba momentáneamente los ojos…

¿Qué demonios estaba haciendo?


Si habéis llegado hasta aquí, gracias por leer xD

¿Debo continuar? O… no?