A la mañana siguiente, Elizabeth despertó con una sonrisa, hacia mucho pero mucho tiempo que no despertaba de tan buen humor, claro ya no estaba sola, ahora estaba Jack, cuando termino de arreglarse salio a cubierta y vio a algunos de sus hombres, empezó a dar ordenes debido a que pronto zarparían, debían reabastecerse más rápido de lo previsto, le extraño mucho no encontrar a Jack ya despierto.

Comenzó a pensar como había dudado de sus sentimientos por Will, como la brújula de Jack le había mostrado que lo que más quería en el mundo era a él, a ese Pirata, y eso la frustraba, no le permitía pensar en otra cosa, cada vez que miraba esa brújula reapuntaba directamente a Jack. Y ya se estaba dejando llevar, pero Will volvió con ellos y dejó esos pensamientos a un lado.

Supuso que Jack aun dormiría por todo lo que bebieron, sin embargo dudo, y pregunto a uno de sus hombres si el capitán Jack estaba aún durmiendo en su camarote, pero el hombre le respondió que el capitán Sparrow había salido hacía una hora del barco, y dijo que pronto regresaba. Luego escucho esa voz tan familiar.

"No te preocupes por mi, amor. Ya estoy en casa" cuando Elizabeth volvió la mirada hacia él vio como traía a rastras un hombre "No podíamos partir sin un gran amigo". Elizabeth se acercó buscando la cara del hombre que traía Jack.

"¿Sr. Gibbs?" pregunto mirando al borracho. Jack lo dejo caer al piso y tomó un tobo con agua que estaba cerca y se lo hecho encima al hombre.


El barco ya estaba zarpando de la isla Tortuga, Jack miraba por un costado del barco hacia el horizonte, estaba pensativo, se sentía feliz, había extrañado muchísimo a Elizabeth, cada vez que veía o intentaba utilizar su brújula la recordaba, pero ahora la tenía cerca seguramente podría utilizar su brújula y le apuntaría donde se encontraba el Perla Negra y no donde se encontraba ella. Hacia mucho tiempo que su brújula no apuntaba otra cosa que no fuera la ubicación de la chica, de hecho hubo un tiempo en el que tuvo que entregársela a ella para que la usara para poder encontrar el cofre con el corazón de David Jones, nunca se lo dijo a nadie, pero la brújula la apuntaba a ella. Empezó a notar esto luego de haber conseguido el dibujo de la llave.

Deseaba desear encontrar la llave y saber donde estaba, pero la brújula apuntaba a Port Royale, ese no era lugar para la llave y lo sabía, simplemente había estado pensando mucho en Elizabeth y sabía que la brújula la apuntaba a ella, esto realmente le molestaba, porque estaba interrumpiendo sus metas. La cosa se puso peor luego del incidente de los caníbales, cuando Will le dijo que ella estaba presa a punto de ser colgada. La brújula simplemente daba vueltas a todas partes, ciertamente él no sabía lo que quería, quería la llave, pero quería a Elizabeth, aparentemente, y la brújula no podía apuntar dos cosas a la vez.

Cada vez era más obvio lo que sentía, por eso no le importo mucho enviar a William con David Jones, era una forma sencilla de deshacerse de él. Aunque no resulto como pensó. Recordaba aquella vez en que Elizabeth le mostró la patente firmada por Lord Becket para liberarlo y hacerlo trabajar para la "East India Trading Company", la primera pregunta que le vino la cabeza fue como ella lo había conseguido, ella simplemente respondió "persuasión", la verdad se lo imaginaba sintió celos de que por alguna razón ella hubiese sido "amistosamente persuasiva" con algún hombre, claro ella respondió que no había sido de esa forma pero sintió celos, cuando guardó la patente y ella la exigió de vuelta sus mismos celos lo hicieron decir "Persuádeme", para probar, sería interesante. Pero ella simplemente respondió que Will la había enseñado a usar la espada, al escuchar ese nombre no pudo evitar sentirse decepcionado pero insistió.

Las cosas se complicaban, las cosas se ponían cada vez más interesante cerca de ella, poco a poco la estaba convenciendo, era una mujer difícil, pero sabía que se sentía atraído por él. Tanto que se atrevió a sugerirle casarse con ella ahí mismo en ese mismo lugar, claro que no dio resultado, pero unos minutos después estuvo a punto de besarla por primera vez, iba a ser perfecto y deseaba hacerlo, la deseaba. Pero en el último momento notó en su mano la marca de David Jones y se retiró arrepintiéndose hasta los huesos, solo la escucho decir que estaba orgullosa de él¿pero orgullosa por no haberla besado?, si eso era lo que mas quería hacer, y lo hubiese hecho, y más cuando fue ella misma la que lo había buscado, pero quizás ese no era el momento, quizás estaba destinado que su primer beso con ella fuera su ultimo beso antes de morir. Pero ahora estaba de nuevo aquí cerca de ella, y Will no estaba, solo existía el pequeño problema del casamiento, pero Will no estaba….De pronto Jack meneó la cabeza como tratando de alejar esos pensamientos cuando escucho su ahora voz favorita cerca de él.

"Estas muy pensativo…" Jack volteo a mirarla, estaba hermosa, habian pasado solo dos años pero se veía más madura más mujer aún. "¿Ya sabes hacia donde debemos dirigirnos¿Revisaste tu brújula?" preguntó la chica

"De hecho aún no la he revisado" tenía miedo de sacarla y que la apuntara a ella.

"Es buen momento¿no crees?" dijo Elizabeth sonriente. Jack algo dudoso sacó la brújula de su bolsillo y la miró, luego trato de abrirla con cuidado, tratando en lo posible que ella no viera hacia donde apuntaba. Cuando la tuvo abierta espero que apuntará algo y al detenerse su aguja, tal como esperaba la apuntó directamente a ella. Con mirada preocupada empezó a moverse por la cubierta con la brújula en la mano y sin importar donde se moviera siempre estaba ella detrás de la aguja. Cerró la brújula rápidamente y la guardo en su bolsillo, Elizabeth lo miró interrogante.

"Te haré saber cuando tenga seguridad, amor" le respondió dándole la espalda.

"Bueno seguiremos el rumbo que tenemos hasta que sepas algo" Elizabeth le respondió sonriente y se dirigió nuevamente a su posición el puente de mando.

"Oi Jack gracias por arrástrame al barco con ustedes" dijo Gibbs acercándose a Jack.

Si había alguien que había notado lo que pasaba entre Elizabeth y Jack ese era él. Presenció muchas cosas y nunca lo comento ni con el loro de Cotton, y sabía porque Jack siempre ponía en peligro el pellejo de Will sin dudarlo dos veces, y vio varias veces como Elizabeth y Jack se coqueteaban, y hasta vio aquel apasionado beso que se dieron Jack y Elizabeth antes de abandonar el Perla Negra, fue el ultimo en entrar en el bote y al notar esto apuro a Will en bajar para que no viera lo que ocurría. Luego cuando Elizabeth bajo sola al bote supuso que el apasionado beso fue de despedida ya que Jack había decidido quedarse en el barco. Ahora estaba de nuevo con esos dos en un barco. Noto como ahora Jack no dejaba de mirar cada movimiento que hacia Elizabeth, pero esta vez no pudo quedarse más callado.

"Ella es casada¿sabes Jack?" dijo mirando también los movimientos de ella con la mirada. Jack pareció sorprendido pero al mismo tiempo se relajo, era Gibbs.

"No se suponía que la vería de nuevo, eso no estaba en mis planes" respondió cambiando la mirada de nuevo hacia el mar dejando de ver a Elizabeth. "Y no debería estar casada, me ausenté del barco por 5 minutos y eso ocurrió" dijo divertido

"Si hubieses estado ahí ¿lo hubieses evitado?" pregunto el Sr, Gibbs curioso.

"Tal vez" respondió casi en un susurro.


Elizabeth miraba el techo de su camarote, ya casi todos en el barco estaban durmiendo a excepción de los pocos en guardia, no podía dormir, no podía dormir porque estaban volviendo todas estas sensaciones que alguna vez tuvo cuando estaba cerca de Jack. Estaba convencida que no era la persona correcta para ella, aunque ahora no tanto, pero estaba Will….amaba a Will, pero de alguna forma sabía que aunque el sentimiento no era igual amaba a Jack también, eso le complicaba las cosas. Decidió finalmente salir y tomar algo de aire fresco, así que subió a la cubierta.

Estaba bastante desolada, se acercó a una de las barandas, cerró los ojos y respiro profundamente, pero fue interrumpida por un "¿No podía dormir capitán Swann?"

"Ahora es Capitán Turner" respondió con una sonrisa, Jack por su parte no pudo evitar un dejo de desilusión al escuchar esto.

"Bueno capitán Lizzie….tengo que confesarle que tengo un problema con la brújula" Elizabeth lo miró extrañada…. "y le voy a pedir por segunda vez que intente usarla usted por mi"

"¿Por qué yo?" preguntó sabiendo la respuesta pero quería saber con que retahíla de palabras le contestaba.

"Primero podemos empezar por el simple hecho de que eres el capitán de este barco, segundo hay cosas que no le puedo confiar a todo el mundo, tercero yo confío en ti porque estas convencida de que soy un buen hombre" Elizabeth sonrió y tomó la brújula en sus manos.

Al abrirla la aguja comenzó a dar vueltas, pero en pocos segundos ya estaba escogiendo una posición. Jack no podía ver que decía la brújula, pero notó que Elizabeth se quedo pensativa antes de cerrarla y guardarla en su bolsillo.