N/a: Irasshai minna-san, este es mi primer fanfic que publico de esta maravillosa serie que es Naruto, y bueno…lo escribí sobre una de mis parejas favoritas y más extrañas. Como ya ven el Summary adelanta todo, espero tenga buena acogida porque me he esforzado mucho. He leído algunos fics de esta pareja en inglés, pero no es lo mismo que leerlo en tu propio idioma, por lo tanto quiero ver más llena nuestra sección en español de esta pareja y aquí está mi granito de arena (literalmente)

Ahora les dejo para que lean y ya saben, si les gustó, dejadme review para continuarlo XD

Summary: No hay amor más fuerte que el que siente una hija por su padre…Aunque puede que ella esté equivocada '¿Puede haberlo?...Gaara-sama…' [InoxGaara

Disclaimer: No, ninguno de los personajes me pertenece. Son propiedad de Masashi Kishimoto-sensei x.x y sólo los tomé prestados para saciar de un modo 'sano' mi hiperactiva imaginación

Predilection

Nijuuhachi-ji no yoru wo kiritoru

Las 28 horas de la noche han sido cortadas

mado wo toshimetara hajimaru

y comenzarán cuando abras la ventana

ichido shikaketara tokenai wana wo

De una trampa que no pudo ser realizada una vez descubierta

ma ni awanai PROTECTION

Ahí todavía no hay suficiente protección.

Capítulo 1. La noticias de la arena

El campamento de las armadas de Konoha supuestamente debía estar asentado en aquellas formaciones rocosas, conocidas como 'El Paso de la Serpiente'. Pero el paisaje que se podía observar era el de una total masacre. Las tiendas de campaña destruidas, rasgadas y manchadas con sangre, cuerpos sin vida regados en el suelo siendo lentamente cubiertos por las ráfagas de arena que corrían en ese lugar y los zopilotes revoloteando en el cielo despejado, esperando por una buena comida. Todo eso y más fue lo que encontraron los ninjas del Sunagakure cuando llegaron a la primera frontera.

Los shinobis de Konoha habían sido enviados por la Gondaime como refuerzos para el país aliado. Éstos debían asentarse en los puestos fronterizos del país del viento para ayudar al actual Kaze-kage a prevenir un posible golpe de estado. Grupos rebeldes y ninjas traidores del Sunagakure, llamados vulgarmente 'Areneros', estaban planeando invadir la aldea y quitarle el poder a la fuerza al actual líder de la aldea, y lo más curioso es que parecían tener apoyo de otros países, no era nada extraño que otras aldeas estuviesen conspirando contra la arena. Y ante esta evidente amenaza, Sabaku no Gaara se vio en la necesidad de pedir ayuda a sus aliados: los ninjas de Konoha, para reforzar sus formaciones en las fronteras para frenar los ataques de éstos rebeldes…pero ya habían pasado varios días y ninguno de los ninjas de Konoha se había reportado con alguna carta ni mensaje. Preocupante.

Debido a la falta de comunicación con los shinobis, el kaze-kage mandó equipos médicos de la arena con provisiones para auxiliar a los ninjas de Konoha, pero ninguno del Sunagakure estaba preparado para lo que encontraron en lugar del campamento…

Montones y montones de cadáveres liquidados con certeros shurikens y kunais en los puntos vitales, y cuerpos mutilados sin la más mínima piedad en las depresiones de las grandes rocas.

-Hoshigaki- llamó el líder del equipo, rompiendo el mortal silencio que se había instalado en su grupo- informa al Kaze-kage que hemos hallado los cuerpos sin vida de los ninjas de la hoja en El Paso de la Serpiente, pide un escuadrón de ninjas médicos y dos escuadrones Ambu para el levantamiento de los cadáveres-

-Sí, Tsurigame-sama- respondió Hoshigaki desapareciendo al instante-

-Esto…es horrible- gruñó el líder- Una emboscada, muerte a sangre fría…¿Qué clase de demonio pudo haber hecho esto? Incluso algunos de los cuerpos están despedazados…

-¿Qué hacemos nosotros, señor?- preguntó uno de los más jóvenes

-No toquen nada, los Ambu se encargarán de identificar a los caídos y mandar un informe detallado al Kaze-kage y a la Gondaime-

-No puedo creerlo, este es un día negro para las relaciones entre la hoja y la arena- se lamentó el muchacho- Esto se verá muy mal en el informe que le pasemos a la Hokage, no quiero ni pensar…en lo que pasará con las familias de aquellos que han caído en batalla…de seguro se sentirán resentidos contra nuestra aldea-

-¡Murieron cumpliendo su deber! ¡Es todo lo que ellos necesitan saber, ahora deja de lamentarte y sal de mi vista, Hikaru!- exclamó Tsurigame alejándose de su subordinado. El hombre levantó la vista al cielo, devastado, el jovenzuelo aquel sí tenía razón…aquel hecho no se vería bien entre las dos aldeas…y traería problemas…serios problemas.

. .

Se sentó tan rápido que sus cobertores salieron volando de su cuerpo, y cayeron arrugados en el suelo de su habitación. Estaba respirando agitadamente, y tenía la frente bañada en un aperlado sudor…eso sin mencionar el temblor de su cuerpo y las cristalinas lágrimas en sus ojos.

-…fue un sueño…sólo…un sueño- jadeó la joven rubia, apretando sus puños con fuerza y tratando de acompasar su respiración. Tardó unos minutos en calmarse para asimilar que el reloj de su mesita de noche marcaba las 7 de la mañana. Y que aquellas horribles visiones sólo habían sido un sueño…

Se levantó aún con miedo y se vistió para bajar a la florería. El día de hoy debía realizar dos turnos seguidos en el negocio de su familia, y seguro su madre estaría furiosa si no los realizaba…pero Ino tenía los pensamientos tan revueltos que no creía poder atender correctamente la florería…

Buenos días, cariño- le saludó su madre cargada con ropa limpia y planchada- El desayuno ya está en la mesa. Come rápido, abre la tienda y entrégale ese arreglo de rosas que está sobre el aparador a Takashi-Kun cuando venga a recogerlas, dáselas por mí ¿Si? se me hizo tarde…y tengo que ver a Kadeshi-sama en el mercado

-Hai…-dijo desganadamente llegando a la cocina. Vacía como siempre, antes al menos su padre estaba sentado a la mesa leyendo el boletín de noticias de la aldea mientras bebía café o se quejaba de las prisas de su madre. Pero ahora, él estaba en esa importantísima misión en el Sunakagure, y no habían recibido noticias de él hacía semanas.

Se sirvió una taza de té caliente…esperando que éste la relajara un poco…

-Ohayo ya Ino-chan- saludó alegremente alguien entrando por la puerta trasera de la cocina- Mmm…huele delicioso ¿No nos invitas a desayunar?

-Chouji…-murmuró ella volteándose para ver a sus dos compañeros de equipo- ¿Qué hacen tan temprano por aquí, muchachos?

-Nh…Se suponía que desayunaríamos en casa de Chouji, pero su padre salió en la madrugada a una misión urgente y no hizo el desayuno…osea…estamos hambrientos, y se nos ocurrió venir a hacerte compañía- dijo desganado Shikamaru sacando dos tazas más.

-Se les ocurrió comerse mi desayuno, más bien- aclaró ella, feliz por tener algo que apartara su mente de aquella horrible pesadilla. Unos minutos después ya no había rastro alguno de los tomates, huevos, salchichas o de las tostadas con mantequilla, a la mamá de Ino le gustaba experimentar con todo tipo comida, y esta semana había sido la de probar comida extranjera (Americana XD). Por esto, a los chicos les gustaba venir a casa de la rubia Kunoichi, siempre podía esperarse un festín de sabores nuevos.

-Muchas gracias Ino, estuvo muy bueno- dijo Chouji satisfecho y con migajas en la ropa

-Si, deberías aprender de tu mamá, si supieras cocinar tan bien como ella de seguro no tardarías en conseguir un novio- bromeó Shikamaru, y al no recibir un golpe con algún utensilio de cocina, volteó preocupado para ver a su compañera- ¿Ino? ¿Me escuchaste? ¿Qué tienes?

-Ah? No nada…estoy bien- mintió terminándose su último pedazo de tostada-

-¿Tu padre aún no ha regresado de la misión que tenía en el Sunagakure?- preguntó Chouji logrando que ella se atragantara con la tostada-Si…bueno…no ha vuelto…aún- balbuceó

-Debes estar preocupada, pero no tienes porqué, él es un gran shinobi, seguro la misión se ha retrasado un poco, y no ha tenido tiempo de escribir, pronto estará de regre…

-¿Cómo lo sabes, Chouji? ¿Quién te lo asegura? ¡Además, ese no es asunto tuyo!- contestó ella ásperamente.

-Tranquila- murmuró Shikamaru, su voz estaba llena de afecto y preocupación- Deberías verte al espejo, no luces muy bien esta mañana-

-Si, quizás- dijo ella sintiendo la reconfortante mano del Nara sobre la suya- perdóname, Chou-Kun no debí gritarte, no es culpa tuya que no haya regresado, es solo que…tuve un sueño…tan horrible…sobre él…

-Ya, no te pongas así…venga, a modo de compensarte…te ayudaremos a lavar la vajilla-ofreció el Nara arremangándose su ropa- No…no es necesario, Shikamaru…yo…-

-Baka, no seas problemática…- dijo éste mientras Chouji le pasaba las tazas y platos de la mesa. En su interior Ino se sintió muy halagada con aquel gesto, ambos podían llegar a ser tan maduros…a veces, claro.

Unos golpes en la puerta de la cocina, llamaron la atención de Ino y ésta fue a abrir, encontrándose con un ninja-cartero vestido estrafalariamente en la puerta- ¿Disculpe, señorita? ¿Esta es la residencia Yamanaka?

-Sí…sí señor-

-Traigo correspondencia urgente desde la aldea de la arena para la señora Yamanaka- el hombre le entregó un sobre amarillento antes de hacer una reverencia- Entréguesela cuanto antes, ahora…con su permiso-el ninja-cartero siguió su carrera directamente hacia la mansión de la Hokage-

-¿Qué es eso Ino-chan?-preguntó el Akimichi al verla tan concentrada viendo el sobre amarillento de la carta- ¿No vas a abrirlo?

-No lo sé…-susurró ella pasando sus dedos sobre el sello del Sunagakure- Está dirigido a mi madre ¿Serán noticias de mi papá?

-Si no lo abres no lo sabrás- indicó Shikamaru- Dale ábrelo, tu madre no se puede enojar contigo solo por revisar el correo- Ino asintió desgarrando el sobre y extrayendo un pergamino. Era todo un documento oficial, no una carta de su padre. Nunca creyó que una tan impecable caligrafía con elegantes arabescos pudiese traerle las peores noticias de su vida…

-Papá…no…no puede ser – sollozó dejando caer ríos de lágrimas que empaparon el pergamino. Detrás de ella los muchachos leían igual de atónitos las desastrosas noticias, pronto tuvieron que recibir de golpe el cuerpo de su amiga que se había desmoronado inconciente en sus brazos-

-¡Ino, Ino! ¡Reacciona, por favor!- gritaron Shikamaru y Chouji, pero todo era inútil…

. .

Le costaba mucho permanecer sentada en su cama, le dolía mucho la cabeza a pesar de haber despertado hacia ya varios minutos. Talvez no era solo su cabeza…le dolía el corazón, su corazón ahogado de nostalgia.

-Bebe un poco de esto, te hará bien- aconsejó Asuma pasándole una taza con un líquido amarillento- Nos has dado un buen susto- dijo éste viéndola tomar obedientemente-

-Lo lamento- balbuceó ella-

-¡No tienes porqué disculparte! Para nada fue tu culpa, tu reacción es más que entendible- exclamó Shikamaru sentado al pie de su cama de sábanas rosadas-

-Nadie la está culpando Shikamaru, cálmate muchacho, no estés tan a la defensiva- el joven Nara se sintió apenado ante las palabras de su sensei-

-¿Y mi mamá?-

-Ella está en su habitación, tampoco se ha tomado muy bien la noticia- explicó Chouji- ya le llevamos un poco de té relajante de jazmín, pero tiene los nervios muy crispados aún-

-Gracias…muchachos-dijo ella limpiándose las pegajosas lágrimas de la cara-

-Sabes que lo lamentamos mucho- dijo Asuma-sensei acariciándole la frente-

-Lamentarse no servirá de nada- dijo ella cortantemente-

-¡Obvio que no!- secundó Chouji - Esto no puede quedarse así, no podemos quedarnos de brazos cruzados, Inoichi-san es parte de nuestra familia también. Para lo que necesites, Ino, cuenta conmigo-

-Ya veo…-dijo la rubia encontrando en su mesita el funesto pergamino. Nuevamente lo tomó entre sus manos y leyó la fina caligrafía…:

Yamanaka Haruhi-sama:

Es mi deber informarle que la misión que llevaba a cabo su esposo, Yamanaka Inoichi, ha fracasado. Las circunstancias que afronta actualmente el país del viento hacen imposible entrar en detalles sobre lo acontecido durante la misión fallida.

La armada de Konoha fue víctima de una emboscada y muerte a sangre fría en el primer puesto fronterizo, en el cual su esposo era líder de equipo. No se ha confirmado la presencia del cuerpo sin vida de su esposo entre los demás caídos, pero no hemos podido dar con él ya que se ha hecho una extensa búsqueda en todo el perímetro sin poder hallar restos suyos. Dados los hechos recientes, las probabilidades de que Inoichi-sama siga con vida son mínimas aquí en el Sunakagure, por lo tanto la búsqueda ha sido suspendida. Sentimos mucho su pérdida, y nos disculpamos atentamente por lo ocurrido

Sabaku no Gaara

Kaze-kage

-Maldito…-gimió ella arrugando la carta y poniéndose de pie-

-¡Ino! ¿Qué crees que estás haciendo?- la reprendió Asuma tomándola del brazo- No puedes salir todavía, estás muy débil-

-Le voy a pedir que por favor me suelte, Asuma-sensei- murmuró ella liberándose de su agarre y abriendo la puerta- y que no me detenga, tengo asuntos importantes que atender-

-¡Ino!- Ella no hizo caso y siguió por el pasillo, se detuvo en un puerta que estaba entornada y escuchó los sollozos de su madre. Desesperados, desgarradores…-

-¡No hagas una locura Ino..-le dijo Shikamaru apareciendo de repente, pero ella le tapó la boca con su mano- Y tú no hagas ruido, sólo te pido que no me detengas esta vez Shikamaru, tengo que hacerlo…es mi padre…es mi deber-

-¿Puedo saber qué es lo que quieres hacer, al menos?- dijo él después de que la rubia lo soltara

-Tengo que hablar con Tsunade-sama- El Nara suspiró aliviado dándose la vuelta para dejar que ella se fuera- Y luego…iré al Sunagakure para arreglar cuentas personales con el Kaze-kage-

-¡I…Ino!- exclamó sorprendido el muchacho dándose cuenta de que su amiga iba a encontrar una muerte segura si seguía con esa idea. La escuchó bajar las escaleras velozmente y luego un portazo final en la puerta le estremeció…¡Ino no tenía idea de a quién estaba yendo a enfrentar!

Shikamaru había conocido a Sabaku no Gaara en persona, recordaba que a él y a Naruto les había helado la sangre, ese tipo era de temer. Era verdad que quizá Gaara hubiese cambiado un poco, pero seguía teniendo ese instinto asesino…y conociendo a Ino, ella no tardaría en agota su casi inexistente paciencia y se encontraría cara a cara con el mismo demonio de la arena.

La visión de Ino apresada por un puño enorme de arena, siendo asfixiada lentamente…le hizo hervir la sangre.

-¿Shikamaru?- preguntó Chouji saliendo de la habitación de Ino junto con su sensei. El Nara se dio la vuelta pálido como un papel- ¡Tenemos que traerla de vuelta Asuma-sensei, está por cometer una locura, tenemos que traerla de vuelta!

. .

TO BE CONTINUE…

N/a: Owari! Ya estuvo XD, allí termina el primer capítulo, no sé si está muy corto o muy largo, porque generalmente por capítulo me tomo 9 hojas de Word y éste me ha entrado en 5, depende de lo que diga mi querido público puedo alargarlo más si gustan XD, pero eso lo sabré en la cantidad de reviews que me dejen ¿Si? Dadle una oportunidad a esta pareja ¿Ok?

Se despide Sami-chan

Matta ne!