¡Hola! ¿Cuánto tiene ya que no actualizo por aquí? Ya años jeje, perdón por eso.

Bueno me ha dado por actualizar este fanfic, cambiarle unas cosas y por consiguiente terminarlo. Espero que aun sigan por ahí aquellos lectores que pedían continuación, y les pido paciencia, ya tengo parte del tercer capitulo pero no lo subiré hasta terminar de editar y mejorar el segundo. Sin as les dejo el prologo y el primer capi.

Mi Deseo Y Tu Adiós

Por: Wyll

Advertencia: Yuri/Fem Slash -si no eres simpatizante de este genero, pido de la manera mas amable salgas de aquí, ya que puedes encontrar contenido que no te agrade o encuentres ofensivo, si no es así, adelante, pasa bajo tu propio riesgo, pero no acepto criticas respecto a la pareja, he avisado con anticipación.

Ha pasado ya tiempo desde la batalla con el terrible demonio Trigon, quien quiso destruir mi nuevo hogar, tiempo desde la batalla con la hermandad del mal y de lo sucedido en Tokio. Tanto tiempo que nunca me di cuenta que fuiste cambiando, controlándote de una manera en la que ya podías expresarte de mejor manera entre nosotros.

Puedes sonreír de una forma tan dulce, que jamás creí ver en ti. En un principio me extraño pero a la vez me alegraba, has aceptado muchas veces acompañarme al parque, centro comercial, a cualquier lugar donde que lo pidiera. Convivías mucho con el resto del equipo, pasabas tiempo jugando con Chico Bestia y Cyborg la consola de videojuegos, en realidad, aun no puedo creer que seas mejor que ellos, a mí aun me cuesta trabajo moverle tan rápido a la palanca y los botones al mismo tiempo. Cómo juegas bola apestosa en vez de ser el réferi, no puedo creer que hayas cambiado tanto en tan poco tiempo.

También decir que pasas tiempo con nuestro líder, en un principio, se me hacía normal el cómo comenzaste a convivir mas con él, como cada mañana ambos madrugaban e iban a ver el amanecer, entrenaban siempre juntos... como observaban juntos el entrar y salir del sol. Nunca me sentí mal por eso, aunque yo fuera su novia.

Conforme pasaba el tiempo, tus sonrisas hacía mi, comenzaron a tener efecto, el verte pasar tiempo con Robin, me hacía sentir incomoda, verte sentada en la orilla del mar con Chico Bestia, disfrutando de una leve discusión sobre gustos literarios, tú sonriendo como siempre, me haces sentir intranquila. Verte pasando mucho tiempo con Cyborg en su taller, a veces jugando ajedrez. Lo que fuese que pudieras hacer, me pone incomoda el verte disfrutar tantas cosas junto a ellos.

Pero en los momentos que pasamos juntas, las horas sentadas al pie de un árbol, me pone alegre, feliz. Nunca lo entendí en esos momentos, recuerdo cuando te recostabas en mis piernas para poder leer cómodamente uno de tus libros, creando una oleada cálida que recorre mi cuerpo, alejando este al jugar con tus cabellos, nunca he podido sacarme tus bellos ojos de mi cabeza.

Así pasa el tiempo ahora que las cosas cambiaron, pero tú sigues pasando mucho tiempo con los demás, manteniendo ese sentimiento de incomodidad en mí. Hubo una vez que le pregunte a Cyborg ¿qué era lo que me pasaba?, Nunca le mencione lo que sentía al estar junto a ti, me daba pena, pero si mencione lo que siento al verte junto a Robin tanto tiempo. Me comento que ese sentimiento que tanto sentía al verles juntos tenia por nombre: celos. En realidad no me molesta que paces tiempo con mi novio, lo que pone tristeza en mi corazón es que él pase tiempo contigo.

Sé que te extrañara lo que pienso, pero desde hace tiempo, pensé que lo amaba, que sería el único ser que abarcaría totalmente mi corazón, como su único y completo dueño, pero después, me di cuenta que yo solo le tenía cierto cariño, no el amor que decía tener, solo es una buena amistad. No puede creer que lo que en realidad siento son celos, y si lo son, no son por Robin, si no, porque temo que en algún momento, te olvidarías de mi, pasarías mas tiempos con ellos y a mi lentamente empezaras a olvidar, me tendrás tan solo como un recuerdo vago y lejano.

No entiendo desde cuando comencé a sentir esto por ti, no sé qué día tus sonrisas, los momentos junto a mí, comenzaron a ser tan importantes e indispensables. No puedo pensar con racionalidad si no tengo tu fragancia, tu perfume a lavanda, un instante sin ver tus bellos ojos y jugar con tus cabellos cerca. Verte sonreír, alegre por cualquier tontería. ¿Por qué nunca sentí esto antes? ¿Acaso tus sonrisas fueron las que me cautivaron? ¿Tú forma de actuar? ¿O es solo mi imaginación que fue tomándote como un bello ángel?

Pero aun así no puedo dejar de pensar de que lentamente te enamoras de Robin, pensar que tal vez así nunca me veras en esta habitación iluminada por esperanzas de que un día, me dirás algo que anhelo con todo mi corazón.