Hola a todos, estamos aquí para entregarles éste, nuestro segundo fic en conjunto, a diferencia del anterior este constará de varios capítulos, el fic esta situado al final del manga, aclaramos que los personajes no son nuestros si no de la gran Rumiko Takahashi (Pero si nos prestara a Ranma haríamos un par de cosas con él…).

Esperamos les guste

-kkk- los personajes hablan

-kkk- los personajes piensan

Capítulo I La aparición de un "desconocido"

Era otro día en la ciudad de Nerima, el cielo estaba increíblemente despejado y el sol resplandecía de manera asombrosa, había pasado una semana desde la boda fallida, las cosas estaban relativamente tranquilas, solo uno que otro inconveniente, de vez en cuando un chico que volaba por los cielos cortesía de su adorada prometida y su mazo, pero nada muy relevante. En cierta forma se había establecido una pequeña tregua en el grupo de artistas marciales. Lo que hacía que en la ciudad se respirara un aire de mucha paz, aunque…

Como todos los días…

-Ranma apresúrate llegaremos tarde otra vez.- expresaba Akane al muchacho que corría sobre la baranda mientras devoraba el último bocado de lo que parecía ser su desayuno.

-Sí, sí lo que tú digas- decía el joven de coleta ya acostumbrado a ese tipo de comentarios, -de todas formas ya estamos retrazados- agregó sin el más mínimo interés en apurar su paso.

Como era de esperarse luego de llegar a clases el par de jóvenes fueron castigados por su tardanza, ambos cargaban un par de cubetas en el pasillo afuera de su salón. Algo mal humorados con la vista desafiante sobre el otro.

-¡No me mires así, esta vez tú tardaste en arreglarte!- decía el oji-azul aparentando inocencia.

-¡Sí claro, como si hubiera sido yo la que se quedo dormida!- expresó volteando el rostro para no verlo.

Al cabo de unos minutos, sin más que decir ambos se miraron y sonrieron bastante relajados.

-¿De todas maneras ya solo quedan diez minutos no?- dijo Ranma de lo más normal.

-Si tienes razón, agregó volteando y dedicándole una calida sonrisa- ¿además aunque estés en la clase tú no nunca prestas atención, así que supongo que es lo mismo no?-

El joven no tuvo tiempo para reclamar ya que el profesor los había llamado para que ingresaran de nuevo al salón…


Al cabo de un par de horas, se escucho un golpeteo en la puerta del salón de clases del 1ª F.

-Adelante…- dijo el profesor mientras acomodaba sus gafas y dejaba la tiza sobre su mesa.

La puerta se abrió en forma lenta, dejando ver poco a poco a un muchacho. Éste ingresaba al salón de manera cautelosa y con la cabeza gacha, al parecer en ese momento el suelo resultaba bastante interesante, el muchacho era bastante alto de más o menos 1,75 m. de complexión delgada, su cuerpo denotaba que el chico cuidaba bastante de su apariencia, aunque no era mucho lo que mostraba por el uniforme escolar, se podía apreciar en el un cuerpo bastante atlético y bien formado. Su cabello era de un negro azabache que cubría levemente su frente. Sus ojos denotaban una mirada increíblemente tierna y segura, de un color verde profundo.

Su atractivo físico no pasó desapercibido por ninguna de las féminas del salón de clases, ya que varios suspiros se escuchaban desde que el apuesto joven había ingresado al lugar.

-Buenos días¿usted debe ser el alumno nuevo, verdad?- agregó el profesor observando al recién ingresado.

Éste último al escuchar al profesor viró su rostro hacia los alumnos del salón observándolos por primera vez -Sí, buenos días, mi nombre es….-

En ese momento el muchacho quedó estupefacto, observando un punto fijo y en especial a una jovencita en particular del salón, sin decir una sola palabra se acercó lentamente hacia aquel puesto del salón. Ranma observó por primera vez al muchacho, algo curioso por la actitud de éste, sin embargo su expresión de curiosidad cambió rápidamente a una de completo enfado al ver que el lugar al que se dirigía él era precisamente el puesto de Akane.

-¡Que demonios¿Ese que se cree cómo se atreve a acercarse así a Akane…?!- pensó el ojiazul

-¿Ak…Akane…Tendo… Eres tú?- preguntó sin apartar su vista de una igualmente sorprendida Akane.

-¿Re…Reita?- agregó Akane mirándolo con una clara mirada de sorpresa.

La reacción del muchacho no se dejó a esperar, Reita tomó la mano de Akane embelesado, sorprendido, con una expresión en su rostro que denotaban claramente que ese encuentro lo hacía inmensamente feliz. La joven de los cabellos azulados por su parte lo observaba igual, poco a poco fue esbozando una sonrisa de esas que ponían muy nervioso a Ranma.

-¿Y este quién se cree que es? A mí por menos mucho menos que eso me manda a volar- pensó ya bastante irritado por la escena el artista marcial.

Lo que de verdad terminó de dejar perplejos a todos los del salón, en especial a un joven que ya parecía tener claros síntomas de fiebre por el carmesí de su rostro, fue el cariñoso abrazo que ambos se estaban ofreciendo en medio de la clase.

El vitoreo por parte de los demás alumnos no se hizo esperar, a lo lejos se escuchaban comentarios como -Es Reita Masashi, el chico de Hokaido…- y cosas por el estilo. Palabras que la pareja ni siquiera notó…

-Pensé, que jamás volvería a verte, no te imaginas lo feliz que me siento- agregó Reita solo para ser oído por Akane. En el momento que vió a la chica se olvidó por completo de todo y de todos los demás ahí presentes, estaba totalmente perdido en sus propios pensamientos y emociones, no quería dejar de sentir a la chica en sus brazos ni por un segundo, sentía que si la soltaba solo un poco volvería a perderla, temía que todo fuera un sueño, una ilusión o solo parte de su imaginación que anhelaba volver a ver a aquella jovencita.

Akane por su parte no vió venir la acción de Reita sin embargo al sentir el cálido abrazo que éste le estaba brindando, acompañado de tiernas palabras que denotaban que él la recordaba con el mismo aprecio que ella. Decidió responder a ese gesto de cariño olvidando por completo lo demás,

-A mi también me alegra mucho volver a verte Reita, de verdad…- agregó la peli-azul en un susurro.

En ese momento Ranma ya harto de la escenita que daba "SU" prometida, se levantó de su puesto e iba con claras intenciones de apartar "sutilmente" a la parejita, que en ese momento parecían bastante lejanos de todo lo demás. Sin embargo, Ranma no pudo realizar sus intenciones, ya que una voz interrumpió la escena, con un comentario bastante sugerente.

-Muchachos por favor, dejemos la escena romántica para el receso, ahora debemos continuar con la clase- dijo muy relajado el profesor -por cierto ¿cuál dijiste que era tu nombre?- agregó observando al alumno nuevo.

El comentario no paso desapercibido por ninguno de los ahí presentes, mucho menos para los dos jóvenes que aún continuaban muy cerca el uno del otro, ahora se observaban entre si, con una clara expresión de vergüenza y un sonrojo bastante notorio.

- Ah…lo sien…siento es que la emoción…hee, me disculpo…- dijo el recién ingresado de forma nerviosa, tras esto último se separó completamente de Akane y volvió a situarse al centro de la sala, no sin antes esbozar una pequeña sonrisa para la muchacha de cabellos azulados, quien al encontrarse sola otra vez volvió a tomar asiento, bastante sonrojada por lo recién acontecido.

Un par de puestos más atrás se podía dilucidar a un muy, pero muy enfadado Ranma que mascullaba palabras intenlegibles, que parecían ser maldiciones, por lo bajo.

-Mi nombre es Reita Masashi, tengo 16 años y provengo de Hokaido, llegué hace un par de días a Nerima, espero que podamos ser buenos amigos…- dicho esto último se inclino levemente ante sus compañeros y profesor, luego volvió a erguirse y sus ojos automáticamente se posaron sobre Akane.

La muchacha sonrió otra vez por la mirada del joven, luego bajó su rostro y comenzó jugar en forma nerviosa con sus dedos pulgares. Podía sentir claramente la mirada de todos sobre ella, pero se sentía muy contenta con este reencuentro.

Las clases siguieron en forma normal con una que otra mirada por parte de Reita y Akane, además con uno que otro suspiro por parte de algunas chicas. Mientras Ranma torturaba lentamente su lápiz y lo rompía pedazo por pedazo, imaginando que era la cabeza de Reita.

El tiempo parecía transcurrir más lento de lo normal, al fin llegó la hora del receso y el anhelado timbre sonó. Un grupo de jóvenes se acercaron a interrogar a Reita, mientras que otro grupo de muchachas arrinconaba a Akane y lanzaban frases como -¿pero siempre dijiste que solo eran amigos?- y otras mas sugerentes como -¿cuéntanos como besa?-

Ranma no tuvo tiempo de escuchar los comentarios que realizaban las jóvenes dentro de la clase. Apenas hubo sonado el timbre se limitó a salir del salón a tomar algo de aire, en ese momento parecía necesitarlo con urgencia, ya pediría explicaciones de lo sucedido entre su prometida y el nuevo chico más tarde.

-No pienso hablar ahora con ella o seré muy obvio, pero cuando lleguemos a casa no se salva… ¿Cómo es que deja que un chico la toque así como así?-


Así pasaron las siguientes clases, sin mayores imprevistos. En cada oportunidad que se presentaba, las amigas de Akane atosigaban a ésta con preguntas y comentarios de todo tipo relacionados con el que suponían sería su "ex".

Reita la observaba desde su puesto con una clara expresión de fastidio, llevaba toda la mañana intentando acercarse a Akane sin poder lograrlo.

-No me esperaba volver a verla y menos encontrarla aquí, está más linda de lo que recordaba- pensaba Reita.

Así fue hasta que sonó el timbre que indicaba que las clases acababan, al menos por ese día. Reita recogió sus cosas y se dirigió rápidamente al puesto de Akane, esta vez no quería volver a ser interrumpido por alguien más. Sin embargo cuando estaba a un paso de lograr su cometido fue interceptado por un muchacho de su misma altura que vestía de ropas chinas y que tenía los cabellos atados en una coleta.

Solo pudo divisar como éste último se llevaba casi volando a la chica de ojos marrones. Todo lo que pudo hacer al verlo alejarse del lugar fue lanzar un sonoro suspiro. -No puede ser… Otra vez perdí mi oportunidad…-

-Creo que será algo difícil hablar con ella, al menos por hoy ya no lo logré, creo que mañana no será mejor… ni siquiera pude preguntarle dónde vive, cielos…- expresó por lo bajo mientras veía su objetivo alejarse…

-¿Talvez eso pueda remediarse, no crees?- dijo una voz a su espalda.


-¿Se puede saber que te pasa ¿por qué demonios hiciste eso?- enfatizó Akane claramente enfadada.

-¿A mí que me pasa ¡Y lo preguntas así tan tranquila…¡Sí fuiste tú la de la escenita ¿Oh es que ya lo olvidaste, porque yo NO?- soltó en una sola frase y sin siquiera recobrar el aliento.

Pícaramente la chica de los cabellos azulados se acercó al rostro de su prometido -¿No me digas que estás celoso?-

-¡Yo¡Celoso de una chica tan fea y poco femenina como tú ¡Ya quisieras!- agregó el joven con un tono de enojo incontrolable en la voz.

-¿Cómo te atreves…?- masculló por lo bajo Akane mientras alzaba su puño lista para mandar a volar su prometido, pero antes lanzó otra pregunta -¿Por qué no admites de una buena vez que estas celoso, sino para que reclamas?-

Ranma con desesperación y sin poder contenerse agregó -¡Nadie está reclamando nada boba ¿Sólo quiero saber que fue todo eso que pasó esta mañana en la escuela?-

La joven nunca había sido buena para entender las indirectas de su prometido, sin embargo algo en su interior le hacía creer que la actitud de enfado del muchacho se debía a los celos.

-¡No debes de ponerte así por eso Ranma, no seas tonto!- exclamó con furia, luego bajo su rostro y mirando al suelo más calmada agregó… -solo fue un abrazo de amigos.-

-¿Cómo que un abrazo de amigos, la violenta y poco romántica de Akane nunca se deja abrazar por nadie…?-

Ante esta respuesta Ranma se acercó peligrosamente a la chica. Quería que ella le diera con lujos y detalles las explicaciones pertinentes por su actitud en la mañana, sin embargo al tenerla tan cerca y sentir sus ojos marrones clavados en los suyos olvidó todo por completo.

El choque de miradas se intensificó, sus rostros se acercaban automáticamente sin que ninguno de los dos lo impidiera solo un par de centímetros los distanciaban hasta que…

Continuará…

Notas de las autoras:

AkaneRed

Para todos y todas los que han leído este primer capítulo les agradecemos por su tiempo, esperamos poder actualizar pronto los siguientes. Si quieren saber ¿quién es la persona que hablo a Reita? O ¿qué va a suceder entre Ranma y Akane? Lo sabrán en el siguiente capítulo que estará cargado de romance, humor y mucho RXA :-P

AkaneKagome

Pues que alegría poder llevarles este primer capítulo, gracias AkaneRed por hacerme parte de tu proyecto, es un honor escribir a tu lado. Espero que al público le entusiasme esta idea tanto como a mí. Gracias a los lectores por leer, esperamos con ansias sus comentarios.

No olviden dejar reviews, sus sugerencias y opiniones son súper valiosas para nosotras…. Hasta Pronto