Un centímetro más cerca

Por Syroran Li

N/A: Antes de empezar, muchas gracias por su cálidos comentarios, en verdad me animan a seguir trabajando en una historia que realmente me apasiona. Ahora bien, no sé qué tan acostumbrados estarán a las historias narradas desde el punto de vista de un personaje; el capítulo anterior fue narrado por Sakura si quedaba alguna duda. Ahora bien, creo que no es necesario indicar al inicio de cada capítulo quien está hablando; se va haciendo obvio conforme avanza el primer diálogo. De todas formas, si lo encuentran un poco incómodo, háganmelo saber. Continuamos.

Letra en negrilla itálica representa recuerdos

"Letra negrilla entre comillas" representa letras de una canción.

Letra enitálica representa pensamientos

Capítulo II

"…el 8 de Agosto de 1945; dos días después de ser lanzada la primera bomba atómica sobre Hiroshima; alrededor de 90 bombarderos B-29 sobrevolaron la ciudad de Fukuyama…" Por más que intentara hallarle gusto a su clase de Historia; a Sakura le resultaba difícil mantener los ojos abiertos cuando dicho período de clase llegaba cada semana. Desde su punto de vista, que relevancia traería a su vida saber que bombarderos destruyeron esta ciudad cuando apenas lleva viviendo en ella dos meses. Dos meses… dos meses desde que se mudaron con su padre desde Tomoeda; dos meses desde que lleva sintiéndose incompleta; dos meses desde que no ha recibido noticias de Tomoyo.

"Tomoyo-chan…"

Claro, porque ha de recibir noticias de Tomoyo, cuando ella no tuvo el coraje de visitarla el mismo día que no asistió a clases; porque no pudo llamarla por teléfono antes de partir rumbo a la estación. La única culpable era ella y nadie más. Sintiéndose deprimida ante dicha realización, Sakura hizo a un lado su libro de texto y desvió la mirada por la ventana, tratando de buscar algo en el cielo, algo que la ayudara a comprender porque las cosas se habían tornado de esa forma. Extrañaba mucho a Tomoyo, pero acaso era solamente eso…

Por suerte para Sakura, los últimos veinte minutos de la lección pasaron desapercibidos para ella; mientras contemplaba con detenimiento los árboles de cerezo situados a la entrada de la escuela. Por un momento la imagen de Tomoyo sonriéndole vino a su mente; cuando habían hecho la promesa de ir a contemplar los árboles de cerezo cuando éstos estuvieran floreciendo. Han pasado 3 meses desde entonces, poco tiempo después se enteraría de su transferencia a Fukuyama gracias al trabajo de su padre. Por primera vez sintió deseos de contradecir a su padre y pedirle que considerara de nuevo su decisión; sin embargo, qué excusa podría darle, qué motivo tenían para permanecer en Tomoeda, qué motivo podía darle a su padre para persuadirlo.

"Tomoyo-chan…"

Por supuesto que tenía una razón más que justificada para desear quedarse en Tomoeda. Luego de seis años de conocerse, Sakura había dado por seguro que ella y Tomoyo podrían ser amigas por mucho tiempo, al menos hasta terminar la escuela preparatoria y; si coincidían en la misma vocación, irían juntas a la misma Universidad. Claro, nada puede ser igual a como se desea, al menos si la decisión no está en nuestras manos. Sin embargo no pudo, no fue capaz de charlar con su padre sobre ello; o acaso Tomoyo era más importante que su familia; que su padre.

Te extraño Tomoyo… ¿por qué no puedo encontrar el valor de llamarte? No entiendo que sucede conmigo; tenía tantas ganas de verte el día que partimos con mi padre de Tomoeda, sin embargo ni siquiera me tomé la molestia de llamarte; despedirme como merecía nuestra amistad. ¿Tan poco valoro nuestra amistad?

Yurushite Tomoyo-chan…


Un silencio sepulcral envuelve a la mansión de los Daidoji, por supuesto, el reloj marcaba alrededor de las dos de la madrugada; hecho que no impedía a Tomoyo Daidoji permanecer despierta en su habitación; recostada sobre su cómoda cama mientras su mirada se pierde en la oscuridad de la habitación.

"What must I lose to be forgiven?"

-Acaso te has olvidado de mi Sakura-chan…

Por más que intento apartar de mi mente estos pensamientos, no puedo evitar sentirme olvidada, aunque no tengo motivo alguno para reprochar sus acciones. No tuve las agallas de ir a despedirme en la estación; de hecho no tuve el coraje suficiente para verla en nuestro último día de clases como estudiantes de 5to curso. Estaba segura de no poder contenerme de haberla visto partir. Acaso algo de lo que pudiera decir habría cambiado el hecho de su partida…

"How much pain must I endure if I want to meet you?"

-Ai shiteiru Sakura-chan…

Cuantas veces no he repetido esas palabras en mi mente. Cuantas veces no imaginé que dicho sentimiento era recíproco, que era posible llevar una vida junto a ti. No puedo impedir a mi corazón que sienta esto por ti, cuando ha sido gracias a ello que mi mundo cobró significado desde el momento en que me di cuenta de él; cuando la amistad se transformó en amor, cuando las palabras de aprecio pasaron a ser de profundo cariño; cuando todo mi mundo estaba única y exclusivamente en movimiento gracias a tu sonrisa. Ahora que ya no estás a mi lado, no sé como continuar…

Y sin poder contener más sus lágrimas; Tomoyo vuelve a desahogarse contra la almohada como lo ha hecho durante los últimos dos meses.

"One more time; season please don't change."

-Vuelve a casa, vuele a mi lado…

"One more time; to the time when we were having fun…"

-Vuelve a mí… Sakura-chan.


-Espero que no olviden estudiar para su prueba de mañana. – Toda la clase responde al unísono, a excepción de una persona. Sin antes de que el maestro pueda reprochar dicha falta de atención, la campana se escucha resonar por el aula, marcando el final de la lección.

-¡De pie!

-¡Saluden!

Luego del respetuoso saludo al profesor, toda la clase vuelve a sentarse, no obstante de nuevo hubo una persona que no prestó atención al mismo. Preocupada por esta falta de atención; Sakaki; la representante de clase, se propone averiguar lo que está sucediendo con la nueva estudiante; Sakura Kinomoto.

-Sakura... Sakura… S… A… K… U… R… A.

Aún absuelta en sus pensamientos, Sakura dirige su mirada a la persona quien está hablándole, y de nuevo no puede evitar pronunciar su nombre…

-Tomoyo-chan…

-De nuevo me llamas por ese nombre. Acaso tengo que recordarte que mi nombre es Sakaki, no Tomoyo.

Avergonzada por su error, Sakura se apresura a disculparse.

-En verdad lo lamento Sakaki, como ya te lo he dicho antes… - Sin permitir que la vergüenza de Sakura siga en aumento, Sakaki se apresura a interrumpirla. – Si, lo sé muy bien, no puedes evitar confundirme con tu amiga de la infancia; no es así. – Su pregunta recibe una tímida afirmación.

- Siempre me lo he preguntado qué tan estupenda es Tomoyo; ya que siempre pareces estar pensando en ella.

-Claro que no.

-¡¿Acaso tratas de engañarme¡No hay día que pase sin que te vea con la mirada perdida; siempre mirando por la ventana! Llevas un mes ya en esta escuela y esta es la décima vez que me confundes por Tomoyo.

-Lo lamento… - fue lo único que Sakura pudo decir ante enérgica afirmación. Viendo el cambio de actitud en la chica, Sakaki se sintió un poco culpable por haber alzado su voz.

-Perdona, creo que me he extralimitado.

-Descuida, soy yo quien debería disculparse por siempre estar causando problema.

Inquieta por la curiosidad, Sakaki decidió preguntar lo que llevaba buen tiempo meditando en su cabeza.

-Dime algo Sakura; ¿cuándo fue la última vez que hablaste con tu amiga Tomoyo?

Al no haber una respuesta rápida por parte de Sakura, Sakaki decidió oportuno dejar a un lado su curiosidad; sin embargo cuando estaba por disculparse por la indiscreción de su pregunta, la chica de pelo castaño respondió.

-Hace 3 meses, un día antes de terminar el 5to curso en Tomoeda.

-Espera un momento… me quieres decir que no has hablado con ella desde que llegaste a Fukuyama.

De nuevo una tímida respuesta confirmó la duda de Sakaki. Comenzando a formular las posibilidades dentro de su cabeza, de nuevo se atrevió a preguntar.

-¿Te habrás despedido de ella, verdad?

-No… no lo hice… no pude…

Finalmente con esas palabras, Sakaki comprendió la razón por la cual Sakura se comportaba de esta forma. Deseando estar equivocada una vez más, una nueva pregunta escapó de sus labios, una simple e inocente pregunta.

-¿La extrañas?

-Yo… no lo sé…

Y con esto la última barrera que impedía a Sakura contener su deseo de llorar fue derribada. Valiéndose de las pocas fuerzas que aún le quedaban antes de entregarse al llanto; Sakura se puse de pie; tomó su mochila y salió a toda prisa fuera del salón; dejando a una Sakaki aturdida, aún asimilando la reacción de su compañera.

-Sakura, lo siento.

Sin prestar atención a su camino, Sakura continuó corriendo por los pasillos de la escuela hasta arribar al salón de músico, el mismo que estaba desocupado en ese momento. Cerrando la puerta con fuerza, dejó caer su mochila para luego desplomarse recostada contra la puerta.

-Por qué me siento así… por qué duele tanto cada vez que escucho su nombre… por qué la extraño tanto… por qué tuve que separarme de ella… ¡¿POR QUË?!

-Itai… kokoro itai, doshitte?

-Oshiette onegai shimazu.

Continuará…

Apéndice:

Yurushite: modo formal para pedir perdón

Ai shiteiru: modo formal para decir "te amo".

Itai… kokoro itai, doshitte?: "Duele… el corazón me duele¿Por qué?"

Oshiette onegai shimazu: "Dímelo por favor"