Capítulo 19

Construyendo el Comienzo

Irene abrió los ojos y tarda en reconocer a aquellas figuras alrededor de ella. Lentamente reconoce a Docko, Nestor, Alseci y Philip

- Vosotros ... ¿acaso ha sido un ... sueño o una pesadilla? ¿que ... ha acontecido?

- Le debemos la vida mi señora - le dice Alseci - el enemigo ha huido y está en plena retirada ... hemos vencido

Ciertamente. Tanto mercenarios como venecianos se retiraban en desorden. Tras aquel hecho portentoso, los atacantes abandonaron sus armas y huyeron siendo perseguidos por los atenienses y demás defensores hasta mas allá de la derruida muralla de Adriano, reconquistando lo que quedaba de la Ciudad Nueva. Solo Omar y sus yenni consiguieron llegar hasta el campamento del duque para apoderarse del botín. Pero fue poco lo que encontraron aparte del hedor de los cadaveres y las pilas de moribundos amontonados alrededor del campamento

- ¿Que sucedió realmente? - vuelve a preguntar Irene

- Irene - le dice Docko - vuestro poder despertó y emergió tal cual vos lo manifestasteis ... en todo su esplendor ... nosotros lo canalizamos y lo dirigimos en contra del duque ... fue la única forma con la que pudimos derrotar al duque Hipólito de Macedonia ... el ya no existe y el enemigo ya se retira

Irene quiso alegrarse pero es cuando cae en cuenta de algo

- Pero ¿Donde está Aristos? El ... acudió a luchar contra el duque y lo vi sufrir tratando de sostener a alguien que destruía los muros con la fuerza de Leviatán ¿Como Aristos pudo ...?

- Mi señora ... Aristos fue alguien especial ... vuestro amor y el de el hacia usted hizo despertar el mismo poder que vos teneis ... fue por eso que pudo detener al duque igualando su fuerza

- Pero ... ¿donde está? Acaso ...

- Lo siento mi señora ... no pudo apartarse a tiempo cuando aquel poder que salió de vos la dirigimos contra el duque ... el murió junto con el

Irene inclina la cabeza y las lágrimas brotan de sus ojos por un rato cuando vuelve a mirar a Docko

- ¿Y Yazín? ¿También lo perdí?

- Junto con Aristos ... su espada también detuvo al duque ... ambos lucharon por vos, por nosotros y por Atenas ... bendita será su memoria

Irene comienza a derramar lágrimas y vuelve la cabeza

- Por favor ... quiero estar sola ... dejadme ahora

Nadie quiso replicar y nadie quiso escuchar aquel amargo llanto de Atenea

Comenzaba el penoso trabajo de contar a los muertos y atender a los heridos. Las mujeres atendían a aquellos que estaban mal heridos y entre ellos estaba Enrique de Guzman. El valiente castellano jamás recobró el sentido después de que Philip lo rescatara pero sus últimas palabras fueron "Castilla". Nestor no pudo curarlo y los caballeros dorados velaron por el hasta que entregó su alma a Dios. De sus caballeros de Calatrava solo habían sobrevivido treinta, quienes, cumplida su misión, aceptaron regresar con las cenizas del conde a España.

Mohamed llama a los caballeros para que vean a alguien caido. Robert de Norfolk reposaba sobre un tosco camastro. Aún inconciente, había perdido un brazo pero estaba vivo

- ¿Y Reynald? - pregunta Alseci

- Murió al lado de su hermano ... no se como pudo aguantar con tantas heridas pero lo vi luchar como un león - responde Mohamed

Philip estaba en silencio y Docko se le acerca

- ¿Que os preocupa, noble Philip?

- Muchas cosas ... tengo muchas dudas con respecto a lo que pasó y una de ellas es que Carmesina jamás fue la Atenea profetizada en los anales de los templarios ... para liberar el poder que liberó Irene es porque ella siempre fue Atenea ¿no es cierto?

- Lo es ... pero Alseci me dijo que la última voluntad de Carmesina fue que aquello no le sea revelado a Irene ¿podremos contar con vuestra discreción?

- Si ... siempre y cuando me digais porque sobreviví yo

- ¿A que os referis?

- Enrique, Roger, Yazin, Kemal, Reynald ... caballeros dorados que conmigo compartimos una travesía y un entrenamiento en Asia y Chipre ... ellos han partido y yo no

- Tampoco Robert ...

- Jamás será el mismo

- Vos perdisteis un ojo y mejorasteis ... Robert no será la excepción

- Eso no responde a mi pregunta

- No tengo respuestas, noble Philip ... además yo también estoy aquí ... tal vez aún tengais un camino que recorrer ... no lo se

- ¿Tendrá algo que ver el que haya podido canalizar el poder de Irene?

- Tal vez ... vos debeis encontrar vuestras respuestas

- También tengo otra duda ... vos le mentisteis a Irene

- ¿En que?

- Jamás le advertimos a Yazin y a Aristos que se apartaran ... se que hubiese sido imposible pero ni lo intentamos ... ¿porque?

Docko calla ... la última revelación recibida después de derrotar a Vilonga vino a su memoria ¿como pudo Aristos liberar el cosmo para desarrollar la fuerza suficiente para detener el poder de Leviatán? eso era inexplicable para el ¿era el poder que el amor de el hacia Irene pudo despertar? Yazin amaba a Irene y el no acudió a luchar por Atenea sino por Irene pero no pudo liberar ese poder. Pudo ver algo en la última mirada que le dio Yazin antes de disparar y que el solo pudo ver. Aquella mirada como pidiéndole que ataque decidió a Docko a lanzar la exclamación de Atenea contra los tres. Tal vez Yazin sabía algo que el no ¿porque ese extraño acercamiento del mongol hacia su rival de amores? ¿Porque Yazin no le pidió luchar juntos y mandó lejos a Aristos para que el solo enfrentara a Hipólito? ¿Porque no dudó en atravezar a ambos con la espada sabiendo que eso condenaría a Aristos? Eran preguntas que tardarían en tener respuestas

Pero para eso tendría mucho ... muchísimo tiempo

Aún pensaba en ello cuando compareció ante Irene. Ella había endurecido su mirada y caminaba con dificultad. Pese a todo parecía estar bien y casi no habló cuando salió y se dejo ver por todos quienes se inclinaron a su paso. Los cuerpos de Enrique, Reynald, Roger, Schelotto estaban frente a ella para darles el último adios. Alseci creyó conveniente sepultar el cuerpo de Roger y Schelotto en Atenas, mientras Roger había pedido incinerar el cuerpo de Reynald para llevarlo a la cripta de los Norfolk en Inglaterra. Enrique era preparado para el viaje hacia España

- Al menos algo les queda - dice tristemente Irene - yo ni siquiera tengo algo de Aristos y Yazin

- Lo que tiene en su corazón es lo que cuenta, mi señora - le dice Alseci

- Lo se ... pero no basta para consolarme

Irene pone la antorcha sobre los leños que sostenían los cuerpos de Reynald y de Enrique ...

Todos trataban de recuperarse de la larga lucha. Habían pasado cinco días desde que el último invasor había huido. Omar no había vuelto a hablar de la autoridad del Sultán y ayudaba con los hombres que le quedaban a reconstruir la ciudad y a enterrar a los muertos. El recuento final era que Atenas había perdido dos mil trescientos hombres y los enemigos aproximadamente doce mil. Fue cuando el clarín de alarma sonó y todos tomaron sus armas. Alseci y Philip se ponen al frente ya que era probable que fuera el ejército veneciano que había estado sitiando Adrinópolis y no sabían si Irene sostendría la promesa dada por Carmesina al difunto Dándolo. La Dama de Atenas sale con su arco y flechas

- Si son los venecianos ¿que hareis? - le pregunta Philip

- Ningún veneciano volverá a poner los pies en Atenas mientras yo viva ... lo juro

No hubo necesidad de luchar nuevamente ya que las enseñas hicieron notar quienes eran

- ¡Dejad vuestras armas! - grita Omar - ¡Son mis compañeros! ¡el ejército del Sultán!

Ciertamente, los escuadrones de sipanhis avanzaban a paso marcial y Omar corre a inclinarse ante el que comandaba al grupo quien se apea del caballo y levanta de los hombros con sus brazos a Omar. Era Bayazid

- ¿El Sultán en persona? - se sorprende Alseci - no puedo creerlo ... ¿Porque viene personalmente?

Todos estaban mas que sorprendidos. El Sultán avanza con su escolta y aunque estaba sonriente, los atenienses se asustan. El vencedor de Nicópolis se adelanta a su grupo y todos se ven obligados a inclinarse ya que conocían el temperamento de los turcos con respecto al respeto hacia los jefes y lo que menos querían era luchar contra ellos. Alseci levanta la vista ya que se da cuenta que a su lado, Irene permanecía de pie desafiante

- ¡Arrodillate mujer! - le grita un dignatario - ¡Estas ante la presencia de tu señor el Sultán Bayazid!

- Yo soy la Dama de Atenas y junto con estos hombres hemos defendido esta tierra contra los venecianos que contaban con fuerzas muy superiores a las nuestras ... hemos ganado esta tierra en contra de los enemigos del Sultán y no me inclinaré ante otro conquistador

Todos se asustan ante esas palabras tan poco amables de bienvenida y el dignatario reacciona haciéndole un gesto a los soldados pero el Sultán con un ademán violento detiene a los esbirros y avanza hacia Irene. Ante la sorpresa de todos, se arrodilla y le besa la mano

- Teneis razón, hermosa Dama ... soy yo quien os rindo homenaje porque, si bien me enfrenté a un enemigo poderoso y numeroso, vos lo habeis hecho en desventaja y habeis vencido cuando creía que venía a recuperar Atenas de los venecianos ... se que el duque Hipólito, mi enemigo, ha encontrado su castigo aquí en Atenas y la lucha que se dió aquí permitió que mis enemigos no pudieran tomar Adrinópolis ... os rindo mi admiración y respetos ante vos y vuestros caballeros

Irene no sabe que decir ante esa reacción del Sultán quien levanta los brazos y exclama

- ¡Aquí ha habido valor! ¡Una mujer dirigiendo un grupo de guerreros entre los cuales habían algunos que portaban mis enseñas! Omar ... ¿cuantos yenni quedan?

- Treintaseis, mi señor ...

- ¡Y yo mande aquí trescientos! ¡trescientos que derrotaron al duque en Tesalia y lo volvieron a derrotar en Atenas! ¡Omar! ¡Ocupareis un lugar de honor en la entrada a Brusa junto con estos hombres quienes son ascendidos a oficiales de mi ejército y mandarán cada uno cien hombres! ¡Ahora os nombro gobernador de Grecia pero os ordeno respetar la autoridad de la Dama de Atenas!

Antes de que nadie pudiera decir nada, el Sultán vuelve a tomar la mano de Irene y la besa

- Os pido ahora que me acompañeis a Adrinópolis y os ruego que acepteis convertiros en mi esposa ... sereis la satí principal y gobernareis el imperio a mi lado

Irene no parecía entender lo que sucedía y mucho menos los caballeros, mas aún los cortesanos del sultán. Irene sonríe y se inclina ante Bayazid

- Mi señor ... habeis demostrado vuestra grandeza al prodigarme tantos dones pero me siento indigna de ellos ... os ruego que me perdoneis pero creo que no es el momento de matrimonios en medio de tanta desolación. No podría marchar tranquila si dejo Atenas en estas condiciones y vos, vuestro imperio que gime por la guerra que vos habeis ganado, además que muchos hombres entre ellos a quien yo amaba han muerto ... reconstruid vuestro imperio y yo reconstruiré Atenas ... luego de eso hablaremos

- Alá el Sabio y Misericordioso sabe lo que hace ... vos habeis hablado con su sabiduría y respetaré vuestros deseos ... El sabe que soy impetuoso y mis palabras obedecen al ver a una mujer tan bella que defendió parte de mi imperio como el mejor de mis generales ... de acuerdo ... ¡jaja! es bueno que alguien de vez en cuando tenga la audacia de decirme no y eso es saludable, pero mi oferta sigue en pie y cuando se hayan vencido los plazos que nos hemos fijado ahora, volveré y os haré recordar la palabra dada

Bayazid monta en su caballo y vuelve a dirigirse a todos

- Quedarán aquí tres mil hombres que ayudarán en la reconstrucción de Atenas y barcos para que comercien o se movilicen para hacer mas rápida esta reconstrucción ... obedecerán vuestras órdenes y espero que con eso los tiempos corran mas rápido y yo ... prepararé la dote para que vos no dudeis en ser mi esposa ... si ... creo que conozco la dote que vos mereceis ... Constantinopla ... si ... cuando regrese será para ofreceros Constantinopla como dote ... espero que para ese momento os hayais repuesto de la pérdida del duque Ettore ... hasta la vista

Bayazid se retira con su séquito, dejando a los sorprendidos atenienses con la palabra en la boca

Todos nuevamente se reunen en el Gran Salón. Irene lucía seria lo mismo que los demás. Omar se siente con derecho a participar y entra sin pedir permiso

- ¿No aprobais lo que acabo de hacer? - pregunta Irene

- Mi señora ... habeis aceptado el vasallaje al Sultán quien considera ahora a Atenas como parte de su imperio - responde Philip

- Eso es lo que pensaba Carmesina cuando aceptó la protección de Venecia ¿Querriais oponeros al Sultán? Solo he aceptado algo que ya de por si era una realidad

- ¿Y el emperador Manuel?

- Enviaré un mensaje para explicarle esta situación al emperador ... supongo que no sabe de la muerte de la princesa y que el linaje bizantino aquí se perdió ... soy y seré por siempre respetuosa de la autoridad del emperador pero es ilusorio pensar que seguimos formando parte del imperio ... al menos los turcos son mas tolerantes que los señores cristianos. Atenas podrá prosperar con tranquilidad

Todos guardan silencio un momento y luego Alseci toma la palabra

- Creo que el Sultán os ha confundido con la princesa ... cree que sois la viuda del duque Ettore

- ¿Y creeis que debamos decirle la verdad?

Todos se miran y luego miran a Omar que estaba apoyado en una de las columnas

- El Sultán me ordenó obedecer a la duquesa de Atenas y vos lo sois ¿no? ... por mi no sabrá nada

Dos días pasaron y Atenas trataba de regresar a la normalidad. Los víveres enviados por el Sultán llegaron así como mucho oro para pagar la reconstrucción. Arquitectos del Sultán venían con cientos de esclavos para trabajar en la ciudad, entre ellos habían cruzados prisioneros de Nicópolis. Alseci reconoció algunos camaradas suyos pero nada podía hacer por ellos mas que asegurarse que no fueran maltratados. Mohamed recibió un barco que Irene quiso darle y junto con sus cincuenta piratas se aprestaba a zarpar. Antes de ello, el y Omar fueron nombrados caballeros de la orden dorada de Atenas. Robert se avino a viajar con el, al igual que los veinte caballeros de Calatrava sobrevivientes llevando las cenizas de Enrique y Reynald

- ¿Que hareis vos, Maese Alseci? - le pregunta Irene al italiano

- Regresaré a Roma para informar al Papa de todo lo acontecido

- ¿Y después?

- Quisiera regresar, mi señora ... si vos lo permitís

- Este es vuestro hogar ahora, noble Alseci ... os ruego que volvais y os quedeis ... os necesito aquí para ayudarme a gobernar, lo mismo que vos Philip ¿acaso pensais regresar a Rodas?

- No mi señora ... ni yo ni mis compañeros ... hemos renunciado a la orden y nos ponemos a vuestras órdenes

- Os lo agradezco pero deseo que seais vos quien le hagais llegar mi mensaje al emperador Manuel ... luego podreis volver cuando deseais

Luego se pone de pie y se acerca a Nestor

- Vos podeis quedaros y vivir aquí ... este es vuestro hogar ¿y vos Robert de Norfolk? ¿regresareis algún día?

- Lo haré mi señora - le contesta el inglés - pero debo poner en orden mis asuntos en Inglaterra tras tantos años de ausencia y cumplir con Reynald de darle el lugar que le corresponde en la Casa Norfolk ... luego de eso, regresaré

- sereis bienvenido, lo mismo que vos Mohamed

- Mi hogar es el mar pero vendré a veros de vez en cuando

- Os lo agradezco ... ¿y vos Docko? ¿que habeis pensado?

- No creo que la vida me alcance para volver a China y regresar ... si vos no os oponeis quisiera quedarme aquí

- Seais bienvenido entonces ... necesitaré vuestro consejo y guía

Los días pasaron y todos, lentamente abandonaron Atenas con la promesa de regresar. Solo Nestor y Docko se quedaron y Atenas iniciaba su vida bajo la égida de los otomanos

Philip se encontraba frente al emperador Manuel quien leía la carta de Irene con suma atención. Al teminar, solo baja la cabeza y ahoga un sollozo. Philip aguarda a que el emperador le dirija la palabra

- Mi hermosa prima ... cuanto lamento que su destino haya sido el morir tan joven y fuera de esta que fue siempre su ciudad ... fui yo quien le pidió a los genoveses que la convencieran de traerla pero ella era demasiado conciente de su misión, lo mismo que el noble Basilio y los caballeros y soldados que murieron por Atenas

- Alteza Imperial - le dice Philip - ¿Vos sabiais la verdad?

- No ... si vos no me hubieseis entregado la carta que el príncipe de Moscovia le dirigió a mi padre, no me hubiese enterado y mucho menos aceptado que el ducado de Atenas esté en manos de la que fue esclava aquí ... pero es obvio que las cosas se dieron como debieron darse ... Atenea está ahora nuevamente después de tres mil años donde debe de estar y os juro que jamás le diré a la nueva duquesa la verdad

- ¿Que hareis ahora Majestad?

- No lo se ... con Atenas se pierde también parte del imperio ...aún me queda la Morea, Mistra, Tesalónica y esta ciudad ... los genoveses se han retirado pero sus intereses comerciales junto con las venecianas continuan estrangulándonos sutilmente mientras que el Sultán lo hará con su ejército ... la cruzada fracasó y no se si alegrarme o lamentarme ... no se cuanto durará esta agonía

- Tened fe en Dios Majestad ... nosotros la tuvimos para defender Atenas

- Si ... salvaron Atenas de un peligro aterrador pero eso les ha costado ahora ser vasalla de Bayazid ... ¿ese será el destino de Constantinopla? No lo creo ... vasallos somos y lo que quiere Bayazid es sentarse en este trono y no se detendrá ante nada ahora que sus enemigos de Occidente han sido derrotados ... esta trayendo tropas de Asia ¿para que? ¿querrá acabar con los húngaros o con nosotros?

Manuel se pone de pie poniendo fin a la entrevista pero antes de salir le dice a Philip

- Rezad por mi noble Philip y por mi desventurada ciudad ... os ruego pasar por Mistra donde mi amado hermano os entregará algo para Atenas ... que sea el último recuerdo que Atenas tenga de Constantinopla

Roma lucía distinta a como Alseci la recordaba tras largos años de ausencia. El Papa lo recibe personalmente y permite que Alseci se siente frente a el

- Os debo felicitar por haber concluido esta difícil misión con éxito ... se que han tenido terribles sufrimientos pero la leyenda sobre vuestro valor se ha dejado escuchar en Roma

- Agradezco a Vuestra Santidad estas palabras de elogio pero creo que debo informaros lo que ha sucedido en Atenas

- Lo se, amigo mío ... lo se ... Irene de Moscovia es la nueva duquesa y Dama de Atenas ... en ella está el antiguo poder que protege aquel lugar por la Gracia de Dios ... la oscuridad ha sido derrotada y pasará mucho tiempo hasta que una nueva batalla se de inicio

- ¿Vos sabiais la verdad?

- Los únicos que lo sabíamos eran el Príncipe Vasili, el Patriarca de Constantinopla, el emperador Juan y yo ... es un secreto que se ha mantenido desde la época del emperador Augusto cuando Atenas pasó a ser provincia romana ... los sacerdotes atenienses le entregaron el secreto al emperador a condición de que sea Roma quien proteja a las herederas de Atenea ... estuvieron protegidas en Delos y luego en Roma hasta que las invasiones bárbaras obligaron a ciertos cambios ... las herederas se perdieron con el paso del tiempo pero esa misión fue recogida por ciertos hombres de la primitiva Iglesia cristiana, con el suficiente entendimiento para que se dieran cuenta de la verdad ... misión que me fue informada cuando la noticia se dio a conocer en Moscovia

- ¿Porque nos hizo creer que era Carmesina?

- Era necesario proteger a Irene ... estaba demasiado cerca de la oscuridad para que su vida corriera peligro pero vos la protegisteis bien y vos reconocisteis en ella la grandeza ... la princesa bizantina fue informada de todo por el emperador y por el patriarca y aceptó su misión

- ¿Y ahora?

- El peligro ha pasado ... por el momento ... dejemos que la nueva duquesa continue su misión por si sola ... tal vez el peligro reaparezca cuando ella ya no esté y para entonces, una nueva Atenea surgirá ... pero eso ... ya no es de nuestra incumbencia ... nuestra misión ha concluido y ella está donde debe estar ... sea bajo la protección de la cristiandad o de los musulmanes, lo que sea será

No pasó mucho tiempo antes de que el Sultán se pusiera en acción. A fines de 1396, su ejército estaba nuevamente listo para la campaña y lo primero que hizo fue reconquistar el Oeste de Bulgaria. De nada le valió al príncipe Ivan Stratsmir los juramentos de lealtad para detener a Bayazid. Vidin, la ciudad que entregó a su guarnición turca a los cruzados para salvarse de ellos tuvo que rendirse sin condiciones e Ivan tuvo que comparecer ante el Sultán a implorar su perdón, pero Bayazid no estaba dispuesto a perdonar. Le quitó a Ivan la corona y lo envió a Brusa como prisionero y el Sultán se quedó con todas sus posesiones convirtiéndose en el amo absoluto de Bulgaria. No contento con eso, se extendió sobre el sur de Hungría, Macedonia y el Peleponeso, imponiendo vasallaje a los griegos aún súbditos del emperador

Manuel no perdió la serenidad. Concertó alianzas, entrenó a sus tropas y mantuvo una diplomacia hábil con el Sultán. Bayazid estaba dispuesto a cumplir su promesa hecha a Irene de entregarle Constantinopla como dote y empezó a hacer los preparativos para el sitio de la ciudad. Es cuando sucede un hecho fortuito. El mariscal de Francia Boucicaut, aquel que dirigiò a los franceses en el desastre de Nicópolis, escapa de Adrinópolis y se refugia en Constantinopla siendo recibido por el emperador quien lo convierte en su asesor militar y le confiere honores bizantinos. Halagado Boucicaut, envía sendas cartas al rey de Francia para que lo ayude con hombres y un mes después, galeras armadas con dos mil franceses estaban ya en la ciudad

Aquel desafío era algo que Bayazid no iba a tolerar. En 1397, le pone sitio a Constantinopla

- Entonces el Sultán planea apoderarse de una vez de Constantinopla - habla Irene a Philip quien llegaba a presentar sus respetos

Mas de un año había pasado desde la batalla por Atenas. Alseci había regresado y junto con Docko, asistían a Irene en el gobierno de la ciudad

- La situación es desesperada mi señora - dice Philip - hay hambre en la ciudad y el pueblo sufre ... Bayazid no ha podido tomar ni una sola piedra de la ciudad pero no parece querer darse por vencido

- ¿Es que acaso el emperador espera nuestra ayuda? - pregunta Alseci

- Lo que sea, será bienvenido

Irene baja de su trono y se dirige a todos

- Preparad mi caballo y la escolta ... nos pondremos en camino

- ¿Hacia donde mi señora? - pregunta Alseci

- Hacia Constantinopla

El Sultán estaba muy impresionado cuando ve llegar a Irene junto con sus caballeros y sale personalmente a recibirla. Irene baja del caballo y se arrodilla ante el

- Mi señor ... he venido a cumplir la palabra empeñada cuando me propusisteis ser vuestra esposa ... el tiempo ha pasado y no quiero que un momento tan importante traiga un recuerdo triste ... a mis oidos llega el clamor de Constantinopla que gime por el sufrimiento de su pueblo ... levantad el sitio y os juro que aceptaré ser vuestra esposa

Bayazid la mira seriamente y la ayuda a levantarse

- ¿Tanto os importa esta ciudad que os entregais a mi por ella?

- Esta ciudad es la que amo también ... no puedo reinar sobre sus ruinas

- No pequeis de soberbia ¿Acaso creeis que tomaré Constantinopla solo por una mujer? Esta ciudad representa mucho para mi como futura capital de mi imperio y por la gloria del profeta quien pidió la caida de esta ciudad, yo juré hacerla mía algún día

Bayazid la suelta y se sienta en su trono y mira a Irene

- Volved a vuestra ciudad Dama de Atenas ... no levantaré el sitio solo porque me lo pedis y sois libre de elegir vuestro destino ... y si algún dia creeis que me amais tanto como amais a esta ciudad yo haré cuanto me pidais

Las palabras del Sultán fueron terminantes e Irene tuvo que retirarse sin lograr su objetivo

Al día siguiente, para su sopresa, supo que Bayazid se había retirado con su ejército y levantado el sitio de Constantinopla

Quizás fue el último acontecimiento importante en la vida de Irene. Nunca supo si Bayazid lo hizo por ella y que era demasiado orgulloso para reconocerlo. Después de 4 años, desde que tomó el lugar de Carmesina, su belleza aumentó y por Europa corría la leyenda de la Dama de Atenas que esperaba al caballero que la arrebatara del cautiverio turco

Fueron muchos los pretendientes pero todos fueron rechazados. Caballeros ingleses, franceses, españoles, italianos, desfilaron por Atenas esperando ser atendidos pero solo se quedaron con la fugaz visión de una hermosa mujer que agradecía sus atenciones pero no aceptaba ninguna oferta y se retiraba sin dar mayores explicaciones. Irene cada vez se recluía mas en la Acrópolis y Alseci se preguntaba si realmente esperaba a Bayazid quien aún continuaba sus conquistas tanto en Europa como en Asia

En el año de 1399, el 12 de diciembre sucedió un hecho imprevisto. El emperador Manuel, junto con su esposa Elena e hijos llegaban al Pireo. Irene salió de su reclusión a recibirlo y por primera vez ambos se vieron después de los sucesos de 1396. Fue un diálogo corto a bordo del barco del emperador a lo cual Alseci fue el único testigo. Elena no fue muy cordial con ella ya que al parecer la consideraba aún una esclava pero el digno emperador Manuel la atendió como si fuera su prima fallecida. Le dió su bendición y parabienes pidiéndole que velara por Atenas y cultivara la cultura bizantina y permaneciera fiel al recuerdo de Carmesina. Irene asintió y besó las manos del emperador quien partía rumbo a Europa en un viaje en busca de ayuda contra los otomanos. Alseci se animó a acompañarlo a pedido del propio emperador

De una carta de Giacomo Alseci a Irene

"os escribo después de dos años de viaje intenso por Europa. Hay mucho que contar pero prefiero hacerlo en detalle cuando esté frente a vos. Debo confesaros que aún me encuentro impresionado por la forma como el emperador Manuel ha sido recibido en los lugares donde ha llegado. Es la primera vez que un emperador de Constantinopla visita Europa y todos veían el recuerdo de los antiguos emperadores romanos, dignidad de la cual es el legítimo heredero y todos reconocen, mas aún al ver las insignias imperiales de los antiguos Césares. Pero no es solo por ese hecho del respeto que sienten por el emperador. El es una persona culta e ilustrada además de hábil diplomático y persona simpàtica que genera admiración de cuantos lo conocen

Llegamos primero a Venecia. Resulta desconcertante e hilarante a la vez estar en la ciudad que nos atacó hace cuatro años. Es curiosa la forma como los venecianos conciben sus relaciones. Todo en términos comerciales. Entregar las cenizas de Dándolo para ellos fue algo que tenían que pagar de alguna manera. Solo Vincenzo se mostró conmovido y me tendió la mano como olvidando los rencores. El emperador fue esplendidamente recibido y su flota de guerra escoltó al emperador por el Adriático hasta llegar a Venecia, donde el senado lo colmó de honores y regalos. Las preciosas reliquias sagradas como la túnica de Cristo fueron obsequiadas por el camino pero es obvio que poco o nada podemos esperar de Venecia ya que un senador nos informó de manera confidencial que ya habían firmado un tratado secreto con los turcos y es por ello que Bayazid no había invadido las posesiones venecianas del Peleponeso

En nuestro camino por Italia, nos alojamos en la casa de Manuel Crisoleras en Milán, un bizantino emigrado y amigo personal del emperador. Fue en su hermosa finca que tuvimos una visita inesperada pero a la vez importante. El Papa Bonifacio se presentó de incógnito para hablar con el emperador. Fue una entrevista privada y ni el ni el Papa me contaron nada de ella. Supongo que habrán hablado mucho sobre la difícil situación del imperio y seguramente el Papa habrá insistido en la unión de las Iglesias. Pero estoy seguro que un tema de conversación entre estos dos grandes hombres habrá sido vos y Atenas

Luego, tras un largo viaje, llegamos a Paris el 3 de Junio donde fuimos recibidos por el rey Carlos y toda su corte. El pueblo de París nos recibió apoteósicamente. El mariscal Boucicaut fue recibido como héroe pese al descalabro de Nicópolis. El rey nos alojó en las mejores habitaciones del Palacio de Louvre y colmó a la familia imperial de toda clase de honores. Pero es necesario decir que no se pudo llegar a nada concreto. El rey Carlos pasaba todo el tiempo indispuesto y sé de buenas fuentes que sufre fiebres cerebrales y su comportamiento es impredescible. Aunque debo destacar el esfuerzo de los cortesanos para que ese comportamiento no ofenda al emperador. Manuel no quiso permanecer mucho tiempo en París y nos pusimos en camino hacia Inglaterra, pasando por Normandía y siendo escoltados por el camino por caballeros franceses e ingleses

Tras la travesía en mar, llegamos a Londres y fuimos recibidos por el nuevo rey Enrique de Lancaster quien se portó también con mucho respeto con la familia imperial. Debo decir que la situación en Inglaterra es delicada ya que muchos nobles se oponen al nuevo rey. Además se respiran aires de guerra ya que la situación con Francia no es la mejor que digamos. Pese a todo, el rey le prometió ayuda al emperador al menos en dinero. Pasamos las navidades en Londres y nos quedamos en Inglaterra hasta febrero de 1401

Un episodio importante para mi fue encontrarme con Robert de Norfolk. No se encontraba en la mejor situación ya que sus años de ausencia habían provocado grandes cambios en su casa y no pudo hacer valer su condición de heredero, mas aún que su madre murió antes de que el llegara por lo que su primo William tomó el título. Pero a Robert no le interesaba ser el Barón sino el solo quería poner las cenizas de Reynald en la cripta familiar. Apeló al rey no por su título sino por el derecho de Reynald el ser considerado un Norfolk y este dejó que una justa decidiera. Pese a contar con un solo brazo, derrotó a su primo y el rey lo reconoció como Barón nuevamente pero Robert lo rehusó y no solo le perdonó la vida a William sino que le legó su título a condición de que las cenizas de Reynald descansaran en la cripta de los Norfolk lo cual le hizo jurar ante el rey

Fui con el a dejar las cenizas de su hermano en una urna dentro de la cripta familiar. El propio emperador estuvo presente y luego, Robert le pidió permiso para regresar con el porque su deseo era volver a Atenas. Robert está ahora conmigo rumbo a París donde el emperador acude para saber si Francia apoyará su causa. Hemos recibido respuestas de Aragón y Castilla de apoyo con dinero y hombres para defender Constantinopla. No se si eso salvará al imperio o solo prolongará su agonía pero Manuel siente que es su deber e incluso planea regresar nuevamente a Venecia y también acudir a Génova para obtener aunque sea un poco de ayuda

Debo dejar de escribiros en este momento. Me anuncian que el emperador ha recibido una noticia importante. Cerraré esta carta y la enviaré de inmediato mientras aún quedan mensajeros. os volveré a escribir inmediatamente que me entere de las novedades

Dios Guarde a Vuestra Excelencia

Giacomo Alseci"

Irene deja de leer y algunas lágrimas caen de sus ojos. Sabía muy bien cual era la noticia a la que se refería Alseci

Carta de Philip de Rodas a Irene de Atenas desde Esmirna en Anatolia

"Mi queridísima señora. Os hago llegar este último mensaje, que como testigo presencial de lo que sucedió el 15 de mayo de 1402 en los campos de Ankara en los cuales estuve a pedido vuestro, obedeciendo los deseos del Sultán Bayazid de acompañarlo en la campaña que emprendió contra el poderoso Tamerlán

Encontrándome en Brusa junto con el Sultán, llegaron mensajeros del gran Timur en la cual, el gran guerrero pedía un encuentro para resolver las diferencias, entre ellas la entrega del fugitivo Ahmad Jalayir, que había tomado Bagdad y rebelado contra el para luego huir y refugiado en Brusa junto con otros enemigos de Timur. Timur manifestaba no tener nada en contra del Sultán y su promesa de no tomar los territorios otomanos en su guerra contra persas y mamelucos. El mensajero tomó el camino equivocado al hablarnos vividamente de las victoriosas campañas del conquistador y a mis oidos llegó la destrucción de Delhi en la India, Damasco en Siria y finalmente Bagdad, ciudades que han sido destruidas y recordé las palabras que Docko dijo en Bagdad, tal como me contó Robert alguna vez. Recordé la belleza de Damasco y no pude concebir la descripción que hizo aquel hombre de la destrucción de esa ciudad y las cabezas de sus habitantes amontonadas. Bayazid tomó aquello como una velada amenaza y regresó al mensajero con el mensaje mas insultante que podía recibir un musulmán. Si Timur no le rendía homenaje el se apoderaría de todo su harém

Timur acudió, pero con todo su ejército, asolando la Anatolia. Bayazid salió a hacerle frente, juntando como siempre a sus aliados a quienes puso en vanguardia. Entre ellos estaban los tártaros vasallos de los otomanos y los serbios al mando del príncipe Esteban que había decidido la batalla en Nicópolis. El ejército era poderoso, pero Bayazid olvidó que no luchaba contra los arrogantes franceses o el indeciso Segismundo sino contra Tamerlán. Bayazid estalló en colera al ver al lado de los mongoles a los griegos con enseñas de Bizancio, que después supe eran de Trebizonda y enviados por el regente Juan VII, sobrino del emperador. Jurò destruir Coinstantinopla y lanzó a la caballería tártara contra las líneas mongolas pero para su sorpresa, las líneas mongolas se abrieron y la caballería pasó de largo y se unió a la retaguardia de Timur. En su arrogancia olvidó que tártaros y mongoles eran hermanos de raza y era muy difícil que lucharan el uno contra el otro por el. Inmediatamente lanzó a la infantería pesada serbia muy superior a la infantería mongola, pero Timur ordenó atacar a su caballería que detuvo a los serbios a flechazos y luego la rebasó para atacar a los yenni que estaban enfrente. Los serbios trataron de seguir avanzando, pero Timur los deshizo con sus elefantes. Esteban Lazerevich y los serbios huyeron y hasta ahora deben seguir haciéndolo

El ejército, con Bayazid a la cabeza, luchamos durante todo el día, completamente cercados por los mongoles. Los yenni fueron aniquilados por completo muriendo con ellos dos de los hijos de Bayazid. Este resistió cuanto pudo pero fue inútil. El gran ejército vencedor en Nicópolis fue aniquilado y Bayazid trató de escapar pero fue capturado por los letales jinetes mongoles y según sé, fue entregado a Tamerlán. Yo alcancé a huir con pocos caballeros cristianos y buscamos refugio en Esmirna, baluarte de los caballeros de Rodas, donde fui reconocido y apresado

Fui sometido a juicio por la orden y ahora aguardo en prisión mi destino. Aquí pude oir las noticias de la destrucción de Brusa por Tamerlán y de la muerte de Bayazid. Timur lo colocó en una jaula de oro y quiso exhibirlo frente a sus antiguos súbditos. Eso fue demasiado para el orgulloso Bayazid quien murió de un ataque. Así termino aquel hombre que puso en jaque a la cristiandad pero que nos ofreció su protección aquella vez en Atenas. El poderoso Timur ha continuado con su campaña y destruido las ciudades otomanas y todo cuanto encontraba a su paso. Los cristianos en Anatolia le enviaron mensajes de amistad y alianza para acabar con los turcos de una vez por todas pero el ha contestado poniéndole sitio a Esmirna. En este momento, las tropas mongolas atacan las murallas y tal vez se me saque de prisión y se me obligue a luchar por la ciudad. supongo que no tengo mas remedio

No se si esta carta llegará a su destino, pero tenga siempre presente que la llevo a vos en mi corazón y su imagen me ha servido de consuelo en estas horas de infortunio. No os culpeis si mi destino es morir aquí. Vos cumplisteis con vuestro deber y el mío es justamente el actuar como un guerrero y caballero dorado de Atenas

Por siempre suyo

Philip

Alseci se enteró de las noticias al regresar junto con Robert a Atenas. Era ya el 9 de junio de 1403 cuando la travesía por Europa junto con el emperador había terminado. Manuel no se detuvo en Atenas y con lo poco que pudo reunir entre dinero y soldados se encaminó a Constantinopla ya que necesitaba enterarse de las últimas noticias sobre la guerra entre mongoles y turcos

De Philip no se habían vuelto a tener noticias. Nestor no quiso contestar ninguna pregunta y Docko les dijo que al aparecer, el noble caballero que fue Philip había muerto en el sitio a Esmirna

- No os peseis mi señora - dice Docko a todos - muy en el fondo, Philip quería volver a luchar por las enseñas de los caballeros de Rodas. Es por eso que fue a Esmirna pese al peligro

- Pero yo lo envié allí - contesta Irene - mi soberbia al considerar que sería la esposa del Sultán me cegó ... no nos interesaba estar allí y sin embargo ...

Alseci decide cambiar el tema

- Creo que hay cosas en que pensar - le dice - El imperio turco se desmorona y estoy seguro que Venecia y Génova aprovecharán la oportunidad

- No me interesa si alguien desea Atenas ... hay una guarnición turca aquí y ellos se encargarán ... para nosotros terminó el tiempo de luchar ... al menos para mi

Irene se pone de pie y se retira. Alseci piensa si ella se estaba desmoronando al igual que los turcos y si era necesario que ellos tomaran las decisiones

Alseci se equivocó al pensar que los turcos serían destruidos. Pese a los intentos de alianza con Tamerlán por parte de Manuel y otros señores cristianos, este no parecía interesado en aliarse con los cristianos. La verdad, tal como se lo dijo años antes al conde Enrique de Guzmán, Europa no le interesaba. Timur regresó a Samarcanda abandonando la Anatolia. Junto con el estuvo una nueva embajada de Enrique III de Castilla encabezada por Ruy Gonzales de Clavijo quien le transmitió al conquistador la muerte del conde Enrique a lo cual el le contesta

- Supongo que habrá caido como el gran guerrero que fue y supongo que debe estar satisfecho ya que al igual que tu, europeo, buscaba que algún día acabara con Bayazid y su ejército y ya lo he hecho

- Me temo que el poder de los otomanos aún es fuerte, poderoso señor - contesta el embajador - su poder aún es fuerte en Europa

- Bueno ... no esperaras que acuda a salvarlos nuevamente ... el Sultán está muerto y su ejército debilitado ¿Acaso los cristianos no podrían hacerlo mejor ahora que en Nicópolis?

El embajador calló. Era obvio que Timur estaba mucho mejor enterado que el

Dos años después, el poderoso Timur decide realizar la meta de su vida. La conquista de China. Para ello alistó un poderoso ejército y se encaminó hacia Oriente, pero el 17 de febrero de 1405 en Utrar, aquel nómade que se convirtió en un poderoso conquistador, aquel analfabeto que se rodeó de intelectuales con los cuales aprendió a hablar de cualquier tema, aquel gobernante que mostró generosidad con sus amigos y crueldad con sus enemigos, aquel estratega que jamás conoció derrota, perdería su primera y última batalla contra la muerte. La fatiga de sus años y de tantas guerras lo llevó a la tumba a los 69 años de edad. Su imperio era el mas grande y poderoso de su época y el recuerdo de su poderío quedaría en la memoria de generaciones en aquella parte de Asia

Su hijo no pudo mantener el control de sus tropas ni la lealtad de sus generales. Murió luchando contra sus rivales y sus descendientes no tenían ni por asomo las capacidades de Timur para dirigir tan vasto imperio. El imperio timúrida, a diferencia del imperio otomano, desaparecería para siempre

Un año antes muere el Papa Bonifacio IX. Hombre que con su habilidad pudo ayudar en la protección de Atenas. ferviente defensor de la Iglesia, luchó sin éxito contra el cisma y moría sin poder ver la unión de las iglesias. En su lugar es elegido Gregorio XII

Manuel hizo un último intento para salvar al imperio. Organizó un pequeño ejército y conquistó parte del Peleponeso. Sin esperanzas de alianza con Timur y sin mas apoyo de Europa, consideró mejor apoyar a uno de los hijos de Bayazid en la guerra por el trono. El primer Sultan fue Solimán quien agradeció el apoyo del emperador devolviéndole Tesalónica y muchos otros territorios, pero Soliman es derrotado por su hermano Musa y ejecutado. El nuevo Sultán odiaba a los bizantinos y les declara la guerra por lo que Manuel ayuda a otro hermano de Musa llamado Mehmet, con la esperanza que eso le diera la amistad del futuro Sultán cosa que consiguió. El nuevo Sultán, Mehmet I consolidó su posición, derrotando a Musa y mantuvo una amistad con Manuel durante toda su vida

Manuel también hizo lo posible para que sus hijos mantuvieran un amor entre ellos como familia. Quizás fue uno de los grandes méritos de Manuel, el de conseguir que sus hijos siempre estuvieran unidos y no lucharan entre ellos por migajas de poder. El ejemplo lo dio el, al perdonar a su discolo sobrino Juan y darle la regencia durante sus años de ausencia en Europa, y también por el gran amor que lo unía a su hermano Teodoro, déspota de Mistra. Al morir este en 1405, Manuel hizo traer su cuerpo a Constantinopla donde lloró ante su ataud y le dedicó un hermoso discurso

Los años pasan y Manuel se va haciendo cada vez mas viejo, los años pasan también en Atenas

En 1420, Manuel deja los asuntos del imperio a su hijo Juan y se retira a la vida contemplativa. La inexperienia de Juan al apoyar a Mustafá, hijo de Bayacid y pretendiente al trono hace que el sucesor de Mehmet I, Murat II se lanzara contra Constantinopla y la asediara en 1422. El ataque fracasó pero las regiones aún dependientes del imperio fueron arrasadas, a excepción de Mistra y Tesalónica que resistieron. Era evidente que la situación para Constantinopla era nuevamente muy difícil. la falta de decisión de las naciones cristianas había permitido a los turcos recuperarse

El ejército turco era ahora muy distinto al anterior. Totalmente profesional, en su vanguardia estaba la herencia que Bayazid dejó a sus sucesores. Los yenni, que ahora formaban un cuerpo de elite y eran mas conocidos como los yenni zere. Europa entera temblaría ante ese nombre que se transformaría en "jenízaro"

Francia e Inglaterra iniciaron una nueva guerra que concluyó con la total derrota francesa y la caida de Paris en manos de los ingleses. Irene escuchaba con atención las historias sobre una hermosa joven que con su talento consiguió salvar al rey de Francia y unir a los ejércitos de Francia consiguiendo cambiar la guerra a favor de los franceses. Su nombre era Juana de Arco

Muchos años han pasado y en 1425 el digno emperador Manuel, aquel hombre que dedicó su vida al imperio y que mostró tan altas cualidades había muerto. Irene sale de su encierro para rendir el último homenaje al emperador que tan importante fue en su vida. Al pasear por la desolada Constantinopla supo que ya no sería nuevamente la misma y recordaba aquellos difíciles pero brillantes tiempos en que Manuel jugaba con Carmesina ante la mirada del viejo emperador Juan

Había ahora un nuevo emperador. Juan VIII, hijo de Manuel. Su primogénito Andrónico había muerto de niño y por suerte, nadie discutió su derecho al trono, que ya había ido ejerciendo en vida de su padre quien le fue delegando el mando. Difíciles momentos para el nuevo emperador, que pese a sus habilidades similares a las de su padre, la situación se había ido agravando mas aún cuando las pretensiones otomanas sobre Constantinopla despertaban nuevamente

Era el año de 1433 cuando Giacomo Alseci, aquel sacerdote guerrero muriera, siendo atendido en sus ultimos momentos por Irene. Aquel bravo guerrero murió tranquilo a los 88 años de edad. A su lado, Nestor con 48 años, ya hecho un hombre y un brillante caballero y al lado de Irene ya de edad avanzada y manteniendo su rango de duquesa de Atenas pero nuevamente bajo la égida de Florencia tras el repliegue turco por la guerra civil

En cambio Docko no parecía mas viejo de lo que era cuando todos lucharon por Atenas. Para no llamar la atención se había colocado una mascara que usaba todo el tiempo a excepción de ahora que acudía a despedir a su amigo

Alseci fue sepultado en el mausoleo de los caballeros dorados de Atenas

Aque mismo año muere Mohamed. Aquel pirata musulmán perseguido por la tragedia, supo conservar el recuerdo de su amigo Roger Guiscardo. Durante años sirvió a los berberiscos pero luego se retiró a vivir a Argel. Sintiéndose morir, tomó un barco y fue a Atenas donde se despidió de Irene y los demás. Pidió que a su muerte fuera quemado con su nave, cosa que sus amigos cumplieron

Murat II hizo las paces con Juan VIII y se dedicó por completo a la lucha con los húngaros y valacos. Fue cuando surge la figura de Jan Hunyade, caballero hungaro quien derrota a los turcos en varios encuentros y los obliga a firmar la paz. Murat, ya agotado accede a la paz y decide retirarse dejando a su hijo a cargo del imperio

El nuevo Papa Eugenio IV no era partidario de la paz con los turcos y envía al obispo Cesarini, discípulo de Orsini quien aún vivía muy anciano, a Hungría. Para eso ya había hablado con Ladislao, rey de Polonia para una ofensiva contra los desprevenidos turcos. Pese a la oposición de Hunyade, Ladislao acepta y rompe el tratado sin previo aviso y lanza los ejércitos de Polonia y Hungría a la guerra en 1444. El hijo de Murat, Mehmet II alista precipitadamente su ejército y presenta batalla en Varna. Cuando todo parecía perdido para los turcos, aparece en la batalla el viejo sultán Murat con veinte mil jenízaros y cambia el curso de la batalla. El rey de Polonia Ladislao muere lo mismo que el discípulo de Orsini, Cesarini. Lo anecdótico de aquella batalla fue que el anciano obispo Orsini se hizo llevar pese a su edad. Cuando se produce la fuga, Orsini hace el esfuerzo de detener a los húngaros que huían pero fue aplastado por la caballería cristiana. Así murió aquel hombre que trató de destruir Atenas

Con la derrota en Varna, se pierde el último intento por ayudar a Constantinopla. Juan VIII hace un pacto con Murat por lo que pudo disfrutar de paz hasta el final de su reinado. Murat hace un último esfuerzo de conquistar Hungría pero Hunyade consigue resistir en la fortaleza de Belgrado. Los turcos no volverían a lanzar un nuevo ataque contra Hungría en mucho tiempo

En 1449, el emperador, Juan VIII muere también tras días de agonía y poco apreciado por su pueblo. En nombre del imperio accede a las exigencias del Papa para unir a ambas iglesias bajo la autoridad papal lo que no fue aceptado por ellos. Su hermano Constantino asume el trono con el nombre de Constantino XI Dragarces

El 15 de abril de 1452, el nuevo Sultán Mehmet II empieza a construir una enorme fortaleza frente a Constantinopla en el lado asiático. Constantino XI trata por todos los medios de disuadirlo pero solo recibe esta respuesta "fuera de los muros de la ciudad, el imperio me pertenece"

Ningún país quiso o no pudo prestar ayuda pero por primera vez, Génova y Venecia se unieron para ayudar a Constantinopla y enviaron algunos soldados y las guarniciones de ambos estados se pusieron bajo las órdenes del emperador. Ya para fines de 1452, Mehmet no solo había terminado la fortaleza y se apoderaba del Bósforo, sino que exhibía un poderío nunca antes visto. Un gigantesco cañón mas varias piezas de artillería. Una nueva arma volvía a aparecer en escena. Las historias de los sucedido durante el sitio de Atenas eran ya de conocimiento del Sultán

El 12 de diciembre de 1452, los habitantes de Constantinopla asistían a la iglesia y se dieron con la sorpresa de escuchar la misa en latín y no en griego. La unión de las iglesias era ya una realidad la que el emperador cedió para tener ayuda de Occidente y mucha gente se retiró indignada exclamando "mas vale usar el turbante turco que la tiara del Papa". la relación del desesperado emperador con su pueblo se hizo mas difícil

El 31 de enero de 1353, llega a Constantinopla, burlando el bloqueo turco un gran soldado genovés llamado Giovani Giustanini, junto con 700 hombres. Tanta era su fama que hasta los venecianos aceptaron ponerse bajo su mando y el emperador lo recibió entusiasmado y le dió el mando absoluto de la guarnición

Pero el temor era absoluto. Mehmet ordenaba disparar su colosal cañón todos los días para intimidar a los defensores. Tanto temor causó que muchos venecianos desertaron y huyeron durante la noche. El comandante veneciano Gabriel Trevisano avergonzado, juró morir por Constantinopla junto con los hombres que le quedaban

Mientras en Constantinopla faltaban defensores, el 2 de abril de 1453, se plantaban frente a las murallas de Constantinopla un ejército de 180,000 soldados entre bashibazouks, soldados de linea y jenízaros. se dice que en el ejército otomano habían mas griegos que los que iban a luchar por la capital. El 5 de abril, el Sultán envía un mensaje exigiendo la rendición de la ciudad y prometiendo respetar la vida de todos pero el emperador Constantino responde que el honor le impide rendirse

El 6 de abril, el Sultán ordena cañonear la ciudad, dando comienzo al sitio de la ciudad mas famosa de su época. Tras dias completos de intenso fuego, el Sultán se da cuenta que los ingenioso griegos reparaban las murallas con algodón y lana para amortiguar el efecto de los disparos. Furioso, destruye dos fortificaciones a cañonazos y mata a todos los defensores y empala a los sobrevivientes

El 20 de abril, aparecen cuatro galeras que acuden con hombres a ayudar a Constantinopla. Los turcos tratan de interceptarlas pero fracasan y Mehmet ordena azotar al almirante y advirtiendo a todos sus subordinados que el siguiente error se pagaría con la muerte. Pese al refuerzo, los marinos le dieron una mala noticia a Constantino. Diez galeras enviadas por el Papa han sido retenidas por el rey de Nápoles quien quiere usarlas cuando Constantinopla caiga para ser el nuevo emperador

Hasta el 4 de mayo, los ataques fueron esporádicos. Mientras los turcos hacían gala de ingenio y esfuerzo sin precedentes como el de hacer pasar barcos por tierra para llegar al Cuerno de Oro, los griegos hacían gala de valor, rechazando cada ataque turco e incluso haciendo salidas sorpresivas contra los atacantes. El Consejo le pidió al emperador que abandone la ciudad pero el contesta "Estoy dispuesto a morir con vosotros"

Sin esperanzas de ayuda inmediata, los bizantinos enfrentan un nuevo peligro. Una gigantesca torre de asalto que ataca las murallas de la ciudad pero los defensores consiguen incendiarla y reparar los daños. Las bajas fueron tantas en el lado turco que Mehmet pensó seriamente en abandonar el sitio

El 24 de mayo, una lluvia y granizada atípica para la época del año, acompañado de un eclipse lunar, afectó la moral de los bizantinos quienes lo consideraron de mal presagio. Las imagenes sagradas fueron paseadas en espera de un milagro. El 27 de mayo, los defensores hacen una salida desesperada y empujan a los turcos lejos de las murallas pero al regresar, el último soldado cerró mal una pequeña puerta. Al día siguiente todo fue calma, la calma que precedía a la tormenta. Ambos bandos oraban y meditaban y veían en cada señal del cielo un presagio funesto. Constantino escuchó misa en la majestuosa Santa Sofía y luego, al amanecer, se despidió de su familia y amigos y acudió al combate

Antes que rompa el alba, los turcos atacaron. la primera oleada de bashibazouks fue destrozada. La segunda linea consigue abrir una brecha en la muralla pero los que intentaron cruzarla acabaron muertos. Era tan vehemente la resistencia que a las 8 de la mañana, el ataque turco había fracasado y nadie había puesto un pie en la muralla

Mehmet II ordena s sus mejores soldados, los jenízaros, a comandar el siguiente ataque prometiendo grandes recompensas a quienes logren tomar la muralla. Los mejores soldados del mundo consiguen llegar a lo alto de la muralla donde se produce un feroz combate y finalmente son rechazados. Al mediodía en medio del combate, los jenízaros descubren la puerta mal cerrada y consiguen romperla para empezar a entrar a la ciudad

Se combatía ya en las calles cuando Giustanini es herido de gravedad y pide no lo dejen morir en la ciudad. Sus camaradas consiguen abordarlo en uno de los barcos y fue la señal para que los defensores italianos abordaran otras naves y huyeran de la ya condenada ciudad. Los turcos consiguen ya penetrar por todos lados. Ante esta escena, el último emperador de Bizancio, Constantino XI Dragarces, se arrancó las insignias imperiales, empuñó su espada y junto con los pocos leales que le quedaban se lanzó contra los jenizaros muriendo como digno representante de la estirpe imperial que se remontaba desde Augusto. Pese a que el propio Sultán buscó su cuerpo personalmente, para rendir homenaje a su valor, no fue encontrado

La masacre y el saqueo no se hicieron esperar. Todo hombre con armas en la mano fue muerto. La población huía por todas direcciones tratando de abordar las naves italianas que en un acto honorable trataron de recoger a cuantos pudieron mientras el incendio se desataba por toda la ciudad. Por la tarde, en medio del saqueo y la desolación, Mehmet II entra a la ciudad y llega hasta la iglesia de Santa Sofía donde se arrodilla y agradece a Alá por aquel triunfo, mientras los gritos de agonía anunciaban la muerte de un imperio

El imperio romano de Oriente, único vestigio de la pasada gloria de los césares había llegado a su fin y con ello una era finalizaba

"¡Oh, ciudad, ciudad, cabeza de todas las ciudades! ¡Oh, ciudad, ciudad, centro de las

cuatro partes del mundo! ¡Oh, ciudad, ciudad, orgullo de los cristianos y espanto de los

bárbaros! ¡Oh, ciudad, ciudad, segundo paraíso puesto en Occidente, rica en plantas de

toda especie que se curvan bajo el peso de los frutos espirituales! ¿Dónde está tu belleza,

paraíso? ¿Dónde la fuerza, bienhechora del espíritu y la carne, de tus gracias espirituales?;

Dónde los cuerpos de los apóstoles de mi Señor? ¿Dónde las reliquias de los santos, dónde

las reliquias de los mártires? ¿Dónde las cenizas del gran Constantino y de otros

emperadores?" (Ducas, 1453)

El 03 de Junio de 1453, Irene recibe la noticia de la caida de Constantinopla y el fin del imperio. Estaba mirando el mar desde un balcón y de pronto se vuelve y ve alrededor de ella a todos aquellos que fueron importantes en su vida. Carmesina, el emperador Manuel, los zares de Moscovia y los doce caballeros dorados y en primera fila a Yazin y Aristos quienes se inclinan ante ella. Ella los recibe con una sonrisa

Con esa sonrisa la encuentra Nestor sobre su cama. La llamó y no respondió. Nestor le besa la frente y anuncia luego a todos que la Dama de Atenas había muerto. Era la hora de cumplir su última voluntad

Mehmet convirtió a Constantinopla en su capital pero eso no detuvo sus conquistas. Todos los territorios del antiguo imperio cayeron en sus manos. Al enterarse de la muerte de Irene, envía un representante a brindar sus respetos pero mas que eso era para reclamar la ciudad. Ya desde tiempos de su padre había recibido la orden de "no molestar a Atenas mientras la Dama que la gobierna viva". Cuando el sultán decide apoderarse de ella, Florencia se la obsequia en 1456

No fue el último acto de conquista de Mehmet II. Después, en 1460, conquista el último baluarte bizantino que era Mistra, casi sin lucha, respetando la vida del hermano del finado emperador Constantino, a quien dio otras tierras en compensación. Pero si tuvo que luchar por Patras donde estaba otro Paleólogo llamado Constantino a quien perdonó la vida y despidió con honores diciendo "Es el único hombre que encontré en el Peleponeso"

Pero quizás, la guerra mas terrible y sangrienta fue la que libró en Valaquia y Transilvania contra el hijo de Vlad. El príncipe Vlad fue nombrado por Segismundo como caballero de la Orden del Dragón y sus contemporáneos lo conocieron como Vlad Dracul. Su hijo Vlad Tepes, cuya ferocidad lo hizo conocido como "el empalador" provocó graves daños al ejército de Mehmet II quienes lo consideraban el "hijo del demonio" o Drácula. la leyenda del conde Drácula fue aterradora para los turcos hasta que una emboscada acabó con la vida de tan temible príncipe

Cuando el Sultán entró a Atenas, no encontró a nadie mas que una población sumisa que aceptaba a los nuevos amos. La Acrópolis estaba vacía y señales de la antigua señora del lugar no se encontró nada. Mehmet II se preguntaba si su existencia habría sido cierta

En 1480, Mehmet sufre su primera y última gran derrota. Ante la isla de Rodas, con un ejército de 80,000 hombres no pudo conquistar la isla de los caballeros de Rodas quienes lo derrotaron y demostraron a Europa entera que los turcos no eran invencibles. Durante los años siguientes se mantuvieron como baluarte de la cristiandad

En una lejana comarca del principado de Moscovia, tres hombres arrojaban cenizas al aire. respetando el último deseo de Irene, Docko y Nestor arrojaban sus cenizas en su tierra natal. Nestor reprime unas lágrimas que Docko advierte

- No reprimas tu pena ... ella sabe cuanto la extrañas

- Lo se ... siempre nos rodeo el cariño pero lo que nunca pude expresarle era cuanto la amaba

- Tal vez debiste decírselo ... ella necesitaba a alguien

- No lo creo ... jamás necesitó a alguien ... pero me hubiese gustado ... cuanto me hubiese gustado tener a Irene como parte de mi vida ... si ... me hubiese gustado

Los tres hombres se inclinan y besan el suelo que vió nacer a Irene. Nestor y Robert de Norfolk lucían viejos mientras que Docko parecía menor que el

- ¿Que haremos ahora? - pregunta Nestor

- Os invito a conocer China ... tal vez sea una oportunidad para vosotros de conocer algo diferente

- ¿Me alcanzará la vida? - pregunta Robert

- No os preocupeis por ello ... uno necesita una vida para aprender ... tal vez mas

- Vida que a vos os sobra - le dice Nestor - me gustaría poder tener algo de vuestra vitalidad

- Con el tiempo amigo mío ... con el tiempo

- ¿Y Atenas?

- No os preocupeis ... Atenas está en nuestro corazón ... pero si os interesa saber, yo regresaré

- ¿Cuando? ¿Despuès que yo muera?

- Cuando sea el momento propicio ... y aún hay mucho que hacer antes que nos volvamos a reunir en Atenas

Los tres hombres caminan juntos hacia el futuro ...

"Mucho tiempo ha pasado desde que partimos de Atenas. Mi amigo Nestor murió después de conocer la Gran Muralla, La Ciudad Prohibida y finalmente ver el misterioso mar en las costas de China. Su muerte fue apacible y sus últimas palabras fueron "Irene"

"Robert murió al año siguiente, cuando regresábamos de tan largo viaje. Curiosamente murió en Samarcanda donde pidió ser sepultado. Nunca me dijo que recuerdos le traía la que fue capital de Tamerlán"

"Yo espero regresar algún día a Atenas. Aprovecho la oportunidad para meditar y prepararme. Es pesada la carga que he recibido pero la he aceptado y si debo pensar en el futuro debo trabajar desde ahora

"Europa esta muy distinta ahora después de tantos años de ausencia. Los turcos aún gobiernan Los Balcanes y el nuevo sultán llamado Solimán El Magnífico, ha conseguido conquistar al fin Hungría después de derrotar a su último rey Luis en la batalla de Mohacs. Todos pensaban que estaría a un paso de conquistar Europa ya que esta se encuentra dividida en una guerra civil entre los católicos y los seguidores de una nueva fe llamada protestantismo"

"El imperio otomano se hace mas grande y poderoso que nunca. Conquista toda Palestina y Egipto derrotando a los mamelucos. La sagrada Jerusalén cae en sus manos lo mismo que las ciudades sagradas del Islam como La Meca y Medina. Derrota a los persas y toma Bagdad donde es reconocido por todo el Islam como el nuevo califa. Finalmente en 1522 consigue lo que no pudo Mehmet II, conquistar Rodas y apoderarse de todo el mediterráneo oriental. La flota turca domina los mares y los argelinos el resto del mediterráneo al mando del temible Khair - El - Din a quienes los europeos llamaban "Barbarroja". Europa entera tiembla ante la posibilidad de que los musulmanes caigan sobre la Europa dividida en guerras religiosas"

"El Sultán llega a ponerle sitio a Viena pero sufre su primera gran derrota. Aún así, Solimán pretende conquistar Europa pero su gran enemigo es el emperador Carlos V de España. Un nuevo continente ha sido descubierto por los europeos y las riquezas robadas a las nuevas culturas destruidas se amontonan en Europa"

"Iré a Malta. El último refugio de los vencidos caballeros de Rodas que han perdido su isla quedando en manos del Sultán. tal vez allí encuentre algo"

"Tal vez después decida ir al Nuevo Mundo ... seguramente habrán nuevas cosas por aprender"

París, 1791

Las calles bullían de gente y las proclamas se daban en cada esquina. Europa entera miraba sorprendida lo que ocurría en Francia. Un movimiento llamado "Revolución" había derrocado al rey y a los nobles cansados de la espantosa tiranía que sufrían y ahora el pueblo era quien mandaba y dirigía al país. Jóvenes entonaban el himno de la Revolución mientras se alistaban para luchar contra las naciones de Europa en defensa de su libertad

La cara terrible de aquella revolución era que mucha sangre se había derramado. Los nobles y sus familias eran decapitadas en la tétrica guillotina en espectáculos públicos y tanto el rey Luis XVI como la reina Maria Antonieta habían sufrido terrible destino. Todo aquel que hablara en contra de aquellas muertes era tildado como sospechoso y los tribunales revolucionarios no tardarían en juzgarlo. Personas ilustres como el sabio Danton y madame Bovary habían caido bajo la guillotina

tal vez un destino peor les esperaba a los niños. Incapaces de acusarlos de traición y mucho menos de ejecutarlos como criminales, los hijos de los nobles eran entregados a familias para que se ocupen de ellos y los "reeduquen". Algunos tenían suerte y eran bien acogidos por familias amorosas, pero otros, eran obligados a hacer de sirvientes en las casas donde caían como había sido el destino del hijo del rey, el pequeño Luis XVII

Muchos hombres y mujeres se agolpaban en la puerta de las cárceles donde esos niños eran arrebatados de sus padres y entregados a extraños. Algunos iban a rescatar a los niños, antiguos sirvientes, parientes lejanos, madres que querían un hijo o personas caritativas que se compadecían de ellos. Otros en cambio buscaban brazos jóvenes para el trabajo pero otros tal vez eran servidores vengativos que buscaban desquitarse de sus antiguos amos en la persona de los niños y tal vez otros con propósitos mas viles

- ¿Esta dispuesto a reeducar a esta niña en los principios de la revolución y que olvide su origen y se convierta en un ciudadano útil para Francia?

- No se que si pueda reeducarla ... es solo un bebe

- Responda si o no, ciudadano

- Si ...

- Firme aquí ... y ponga adonde la llevará ... debo advertirle además que sereis responsable de lo que haga en el futuro ... tampoco piense que manteniendo a esta niña pueda usted reclamar derechos sobre tierras o propiedades

- Lo se

- Adios y buena suerte

El hombre se lleva a la niña quien no parece sentirse incómoda en sus brazos y sale antes de que alguien cambie de opinión

Atenas, 1792

El barco atraca en El Pireo y Docko piensa que hay cosas que se repiten pero que no necesariamente pueden ser las mismas. Es cuando un grupo de niños lo recibe y entre ellos se destaca uno un poco mayor que los demás, quien mira con atención a la niña que Docko llevaba en brazos

- ¿Como se llama? - le pregunta a Docko

- Ivette ... o así se llamaba en Francia

- No parece muy diferente de los otros niños

- No lo es ... para ello deberá ser formada ...

- ¿Y porque estás tan seguro que ella es?

- Solo lo se ...si no descuidaras tanto tu entrenamiento lo sabrías tan bien como yo

- Si tu lo dices ...

- No seas irrespetuoso Shion ... recuerda que tenemos solo 14 años para que ella pueda enfrentar lo que se viene

- Catorce años es mucho tiempo

- Ya verás que el tiempo pasa rápìdo ... vamos ... llevemos a Atenea con su nueva nana y preparate que comenzaremos de inmediato con el entrenamiento

Docko mira la Acrópolis y le parece ver allí a doce caballeros de armadura de luz dorada entre los que reconoce a sus antiguos camaradas. Aquellos que formó desde Samarcanda hasta Chipre y que lucharon con el en Atenas y vio el rostro de Irene en la niña que llevaba en brazos y supo que todo nuevamente comenzaba pero esta vez recibe todo con alegría porque sabía que se volvieron a encontrar

Y sabía que todo se repetiría nuevamente cuando el y Shion se levantaban victoriosos sobre las ruinas del santuario después de vencer a los espectros de Hades y recordó a aquellos que cayeron luchando contra Leviatán

Y recordaba esas historias mientras le hablaba a Shiru en los Cinco Picos cuando lo entrenaba para ser un caballero

Y Docko recordaba ese día cuando Shión de Aries se disolvía en el aire trescientos años después y derramó una lágrima por el y por todos los que partieron en defensa de Atenea

Cuando se pone de pie piensa que el círculo nuevamente se cerraba cuando Kanon de Géminis le anunciaba estar listo para la batalla ...

FIN DE LA SAGA DE ATENEA

Notas del autor

En 1522, la isla de Rodas sería conquistada finalmente por Solimán el Magnífico quien rendiría homenaje al valor de los caballeros y dejó partir a los sobrevivientes vistiendo con un manto púrpura al último Gran Maestre. Carlos V les entregaría la Isla de Malta donde formarían una nueva orden aún vigente hasta hoy. Solimán tal vez se arrepentiría de su generosidad ya que los caballeros de Malta se convertirían en una espina clavada durante todo su largo reinado y consiguieron desquitarse al vencer a Solimán en la batalla de Malta

Debo reconocer que este fic fue el que mas trabajo me dio. Poder escribir creando personajes nuevos es un poco mas difícil que usar a personajes creados por otros que uno conoce y los demás también. Si bien es cierto puede resultar pesado de leer no es eso lo importante sino el poder transmitir una vez mas algo que para mi es completar un sueño. Quienes asuman este reto se que quedarán complacidos y es justamente lo que persigo. Aquellos que realmente disfrutan de la lectura puedan encontrar en este fic una forma de continuar con esa afición que últimamente se ha reducido

Agradezco como siempre a aquellos que me animaron y apoyaron en todo este camino. A Coré quien fue el que me dió la idea de usar al personaje de Leviatan mencionado en el fic "Fundamentos del Poder". Retroceder en el tiempo a partir de esa referencia fue lo que me llevó al siglo XIV y a una época tan convulsionada para Grecia y Atenas me permitió recrear el panorama necesario para la aparición del Santuario. Agradezco también a Akane Kinomoto por ser una lectora y amiga fiel para hacerme llegar siempre sus comentarios. A Carmen (Ulti) por ser siempre mi editora consentida y amiga después de seis años continuos. A Jose Luis Quiroz por sus comentarios, lo mismo que a Falcon, Songbird y demás amigos por su apoyo

Debo reconocer