Capitulo 2: No pienses tanto y actúa!

Por fin el gran día estaba tocando la puerta de su apartamento.

Despertó temprano, impaciente por lo que se venia aquel día, por fin, por fin se cumplía lo que mas estaba anhelando, saldría con ella y no habría impedimentos, era muy luego para pedirle que fuera su novia pero para eso existía lo que se le llama tiempo, una palabra que lo había tenido impaciente durante tanto tiempo…

Tomare un baño – y así lo hizo.

En quince minutos termino su baño y busco una ropa adecuada a una cita, unos jeans, y una playera a rayas café claro y blancas, lucia muy bien, se dejo el cabello desordenado parecía un joven adolescente.

Tarareaba una canción, cosa nunca había hecho, podríamos decir que esta muy feliz – ufff... ya quiero que sea noche, por favor llega luego, estoy impaciente- suspiro – que linda es, si muy linda, y su sonrisa y su sonrojo ayer, y sus ojos y su fino cabello, y su delgado cuerpo, su boca, su largas piernas, aunque no es muy alta, es perfecta – dijo embobadamente enamorado – bien a dormir… tal ves así se pase mas pronto el día – no paso ni un minuto y…

La cita es al medio día – grito levantándose y buscando las llaves de su auto - pero que idiota… son las once y treinta no llegare, no llegare – dijo mientras salía lo mas apresurado posible hacia el ascensor, diez segundos y el ascensor no llegaba, veinte segundos y no llegaba – maldito ascensor… las escaleras- y termino bajando por las escaleras…ya en su auto – estoy y que no llego, no puedo llegar tarde – conducía arrasado con cualquiera que se le cruzara, una abuela iba cruzando y casi le pasa encima de no ser por que alcanza a frenar – por que se le ocurre cruzar a esta hora… rápido, rápido – decía mentalmente , mientras era apurado por la hora.

5, 4, 3, 2, 1… Medio día, justo a la hora.

Se bajo del auto, y toco a la puerta, feliz de su puntualidad, pregunto por Sakuno.

Si joven espere un segundo – dijo una señora, al parecer su madre – pase la llamo en un segundo – dijo yéndose un busca de su hija – Sakuno hija, te busca tu cita.

Mamá- dijo dándose a mostrar, y con un leve rubor cubriendo sus mejillas – hola, Ryoma - Kun – dijo besándole la mejilla

Ho…hola, saku – dijo atontado, mirándola de pies a cabeza, vestía una falda corta de jeans, con unas pantys negras y una polera ajustada celeste sin mangas.

Que…que sucede porque me ves así? me veo… mal? mejor me cambio – pregunto triste.

No – grito – te ves genial, te ves muy bonita es solo eso – río – no te cambie estas bien así – dijo ruborizado.

Y bien hija no me lo presentaras? – dijo su madre apareciendo.

O claro…mamá el es Ryoma, Ryoma ella es mi madre, Sakura Ryuzaki – los presento Sakuno.

Le sonrío levantándose del sofá

Mucho gusto señora, no se preocupe su hija estará en buenas manos- le aseguro - por que no nos vamos saku? - dijo Ryoma.

Claro – tomo su bolso, su polerón y salio seguida de Ryoma – adiós mamá.

Que les vaya bien – le respondió su madre – Adiós.

Espera saku yo te abro – le dijo haciéndola subir, para luego hacer lo mismo – bien nos vamos, tengo una reservación, en una restaurante de comida japonesa, esta bien?

Si, estupendo, me encanta la comida japonesa – le dijo feliz.

Genial – sonrío.

Guo… es muy fino Ryoma – dijo asombrada cuando llegaron.

Si, uno de los mas finos, entremos - dijo tomándole la mano.

Se sentaron en una zona de no fumadores, y ordenaron, Sakuno pidió ensalada con pollo, y una Ponta de uva, por favor.

Nada mas?- dijo Ryoma asombrado de su poco apetito.

No gracias, debo cuidarme recuerdas? – le sonrío.

Cierto, pues yo quiero…prime una sopa de tomates, luego pollo con papas fritas, luego una ensalada de tomate con lechuga y palta, una Ponta de uva también, y el postre lo pediremos al final – gracias.

Como ordene joven- dijo el mozo retirándose.

Y Sakuno… que te gustaría hacer luego de que almorcemos?- pregunto el ambarino.

Pues… no lo sé, a donde me quieres llevar? – pregunto mirándolo.

Pues estaba pensado que fuéramos al parque de diversiones, luego un paseo en la playa y nos tomemos un café o algo… y luego si no es muy tarde vamos al cine – dijo mirándola para ver si aceptaba.

Me parece genial, me encantan los parque de diversiones, y la playa y el cine también – le dijo emocionada – no te rías por lo que te diré pero es la primera vez que tengo una cita, así… ósea con un chico tan apuesto como tu, antes había salido pero eran solo para hacer un trabajo y cosas así… realmente gracias, me hace muy feliz haberte conocido – le confeso con un sonrojo y desviando la mirada avergonzada.

Ey, no te apresure – río tomándola del mentón haciendo que lo mirara – me estas dando las gracias muy apresurada, recién comenzamos el día… además no tienes que dármelas yo quería invitarte a salir desde hace tiempo sabes? - luego recapacito sus palabras, y enrojeció.

Pero como… - enrojeció Sakuno también, el silencio fue interrumpido por el moso que traía el primer plato y las bebidas – gracias – hasta que el silencio fue roto por Sakuno – no te apenes, pero dime como es eso de que querías de antes invitarme a salir?- le sonrío.

Bueno… cuando yo me cambia a mi apartamento hace más o menos 7 meses, veras a mi me encanta mirar el mar, y pues me puse a observar, y me fui fijando que todos los días que yo miraba al mar, tu pasabas trotando por al frente, y me daba mucha curiosidad, así que se me convirtió en un habito mirar por la ventana, y pues me propuse invitarte a salir para conocerte y conocer la razón por la que siempre corres y pues ya lo se – río - y aquí estamos almorzando como bueno amigo – le sonrío.

Así que… cuando ayer me preguntaste desde cuando que corro, tu ya sabias la respuesta – le dijo riendo.

Pues… - la mira – ya lo sabrás tu.- ''Ufff...…- pensaba Ryoma – casi me descubre o peor, creí que pensaría que yo la espiaba por alguna otra razón, aunque si hay otra razón, pero no estoy dispuesto a decírselo, recién la estoy conociendo y se asustaría si le digo que la amo, no, no, no, aun no es tiempo debo conocerla mas, tal ves al final del día me le declare, pero primero tendré que ver como va la cita, y si es un fracaso, no , por favor Kami- sama haz que todo sea perfecto, nunca te pido nada, solo mírala es la mujer que quiero, no la engañare le seré fiel hasta el final, no hagas que llueva por favor…''

Ryoma? – lo llamo

Si? – dijo volviendo en si.

No nada, es que estabas como ido – le miro preocupada – estas bien?

Si, mejor que nunca – dijo terminando de comer.

Bien – ''vaya nunca me lo imagine, no pensé nunca que existiera alguien como el y menos que me invitara a salir, tal vez esta ves si me termine enamorando, aunque con la mala suerte que tengo esta cita termine mal, no, no, no Sakuno el salio contigo porque algo deberás de interesarle, pero y si no soy lo que pensaba, tal ves viéndome bien no soy lo que creía, después de todo soy una flacucha sin gracia, así me dijeron en mi ultima cita, por favor Kami que todo salga bien, quiero que este hombre que tengo en frente sea el amor de mi vida… ojala así sea''

Sakuno? – la llamo.

Si? – dijo volviendo en si.

No nada, es que estabas como ida – le miro preocupado – te preguntaba si querías algo de postre un helado?... no se tu elige.

Si, un helado esta bien, de piña por favor – dijo avergonzada de su despiste.

Yo quiero un helado de piña también en conos, si es posible, y me trae la cuenta – pidió.

Claro, en seguida – se fue el mozo.

Conos? – dudo.

Si para que los vayamos comiendo en el auto, ya llevamos casi dos horas y media aquí y ya van a ser las tres, no alcanzaremos a hacer los planes – dijo entusiasmado.

Si, tienes razón –

En pocos minutos ya estaban tomando su helado en el auto, y rumbo a divertilandia.